Obama se merienda la triple A

Dos mitos se derrumban con la rebaja de la calidad de la deuda de EEUU por la agencia de rating Standard & Poor’s (S&P). El primero, que existe una conspiración entre las agencias yanquis para degradar solamente la deuda europea y enterrar al euro como divisa rival en la dominación monetaria internacional; como mucho, del hecho de que la francesa (Fitch) le haya ratificado la triple A y una de las estadounidenses (S&P) no se haya bajado los pantalones, podremos colegir una mayor laxitud o cobardía, por decirlo suavemente, de nuestros pares, pero poco más. ¿Por qué se degradaba a la solvente España y no al insolvente EEUU? Fin de la milonga.

Segundo mito que cae: que los problemas de sostenibilidad fiscal del país no son una invención racista del Tea Party, ese movimiento ultraderechista que lleva por nombre un término tan reaccionario como el de una revuelta organizada contra la monarquía absoluta. El problema es real o al menos lo es para estratos crecientes de la sociedad y del mundo financiero. Toca revisar los dogmas de keynesianos, socialistas, izquierdistas y demás ralea del Gran Gobierno: no se puede gastar y asumir deuda ilimitadamente sin que haya consecuencias. Porque no, la rebaja no se debe a las refriegas entre republicanos y demócratas a propósito del techo de deuda sino, como por aquí mismo expusimos, a lo decepcionante del acuerdo alcanzado. Lean si no a la propia S&P:

A pesar del amplio debate que se ha abierto este año, desde nuestro punto de vista las diferencias entre las formaciones políticas se han mostrado extraordinariamente difíciles de reducir y, al final, el acuerdo resultante se ha quedado corto al no adoptar el programa fiscal integral que algunos analistas habían anticipado recientemente. Republicanos y demócratas sólo han sido capaces de acordar recortes del gasto discrecional muy modestos, delegando a un comité aparte la posibilidad de adoptar medidas de mayor calado. Por ahora, parece que los nuevos ingresos se han venido abajo y que sólo se han introducido cambios meramente cosméticos al Medicare y a otros programas sociales cuya contención nosotros y muchos otros analistas consideramos clave para la sostenibilidad fiscal a largo plazo.

Acaso lo sorprendente de la izquierda fue que durante tanto tiempo mantuviera a la vez dos proposiciones tan contradictorias: que EEUU merecía una rebaja del rating por su delicada situación financiera y que esa delicada situación financiera era pura invención del Tea Party para desprestigiar a Obama. Todo, claro, con el espíritu servil de justificar que el gasto público no tenía que tocarse ni allí ni aquí: allí, porque en verdad Estados Unidos era solvente; aquí, porque estábamos siendo injustamente penalizados por una agencia que no otorgaba la misma medicina al Impero.

Pero precisamente por derrumbar dos mitos muy de la conveniencia de la izquierda, es de esperar que asistamos, primero, a una negación sistemática de los cargos y, segundo, a una ofensiva sin cuartel, basada fundamentalmente en la propaganda, contra S&P. Porque ni un solo socialista se atreverá a poner en solfa los problemas reales de las agencias de rating: las enormes barreras de entrada que imponen las regulaciones estadounidenses y europeas; al contrario, lo que se les cuestionará es que todavía sigan guardando alguna independencia, rigor y vergüenza con respecto a los Estados que les dan de comer. Al tiempo, tampoco se tomarán en serio el certero mensaje de fondo de S&P y, si acaso, lo entenderán como una justificación no para recortar el gasto con la intensidad debida, sino para subir aún más los impuestos y lastrar con ello las posibilidades de crecimiento del país.

Y después de esto, ¿qué? Es difícil de decir; la mayoría de analistas y el sentido común sostienen que, tras un cierto pánico bursátil, un leve debilitamiento del dólar y una revalorización del oro, habrá escasas consecuencias adicionales. Al cabo, de momento no se ha puesto ni mucho menos en duda la solvencia de un país que, a pesar de los pesares, sigue siendo, en su escala, el entorno institucional y económico más seguro y fiable del mundo. En momentos de tensión y depresión, los agentes suelen refugiarse en los activos más seguros para al menos conservar su capital; y el activo más seguro de todos sigue siendo la deuda estadounidense.

Sin embargo, no despreciemos las consecuencias que la rebaja del rating pueda tener en unos mercados ya muy revueltos por los acontecimientos de la última semana (estancamiento de EEUU e insolvencia de la Eurozona) ni, sobre todo, los riesgos a largo plazo de la progresiva insolvencia yanqui. Que de momento no peligre su posición no significa que el Gobierno estadounidense disponga de barra libre para seguir emitiendo deuda. Al final, es el mercado, cada inversor individual, quien decide qué activos son los idóneos para no descapitalizarse, y si el despilfarro obamita continúa por sus fueros, bien podría terminar descartando a los bonos USA como activo de reserva, del mismo modo que ha descartado a los bonos España. Algunos llevamos diciendo años que Europa y Estados Unidos, con su adicción al gasto y al endeudamiento desbocado, están jugando con fuego. Si la progresiva erosión de la solvencia de la economía más importante del mundo condujera a la desmonetización de su deuda pública, sólo nos quedaría el oro como activo de reserva. Pero una huida generalizada y masiva hacia el metal amarillo supondría el colapso del sistema financiero y la mayor de las crisis imaginables. Estamos todavía muy lejos de ese escenario, pero la irresponsabilidad del Zapatero estadounidense y de la prensa cómplice nos van acercando sin necesidad alguna hacia él.

Por una vez, y sin que sirva de precedente, la izquierda debería controlar su impulso natural de matar al mensajero y, más bien, acusar el recibo. No lo harán y por eso la recuperación mundial seguirá en vilo, al menos, hasta 2012. Por desgracia, con Obama en el poder, Estados Unidos no levantará cabeza, pues una crisis de mala deuda no puede combatirse con más y peor deuda. Y eso, más gasto y más deuda, es lo único que Obama puede ofrecer. Standard and Poor’s no se equivoca por hacer lo que debe, sino por haberlo hecho con mucho retraso.

También te puede gustar

64 comments

  1. Osea, que su recomendación fundamental es que, ante una recesión el Estado no haga nada. Menos aún que ayude a los parados, lo que en USA equivale a decir personas sin ninguna capacidad de obtener asistencia sanitaria gratuita. Me parece una gran idea: si los pobres no tienen asistencia, se mueren y así quedan menos parados (con el asco que dan). Le aporto otra que aún permitiría mejorar más la situación económica: que el Estado obligue a los parados a realizar trabajos forzados. Así aún se morirán antes.
    Grandes ideas, sin duda.

  2. Al contrario, mi recomendación es que reduzca impuestos y gasto público para acelerar la recuperación, el crecimiento y la creación de empleo, en lugar de subir impuestos y gasto publico para retrasarla y condenar a millones de personas al paro.

  3. Imaginemos que usted es un americano que AHORA MISMO está en el paro, tiene un hijo con leucemia y no puede pagarle el tratamiento si no es a través de un subsidio. ¿Qué haría usted en tal caso? ¿Decirle que se muera, que es por el bien del país? Le puedo asegurar que, en esa situación, yo reclamaría que el Estado le pagara la asistencia.
    Decir que un Estado no debe endeudarse para preservar los derechos básicos de sus ciudadanos es económicamente absurdo, moralmente despreciable y socialmente desastroso.
    Si en una familia normal se da una situación como la descrita, lo lógico es que se endeude todo lo que pueda para cuidar a su niño, aunque ello suponga que otros hijos no puedan ir a la universidad.
    Desde un punto de vista moral, la solución contraria será, desde mi punto de vista, inadmisible.
    En un contexto social, yo le hago una pregunta: si el orden social no sirve para garantizar derechos básicos, si no permite a los ciudadanos asegurarse una mínima solidaridad por parte de sus conciudadanos, ¿qué les impide quebrar unas leyes que no les aportan nada?

  4. a) Pregúntese qué sucede cuando la intervención del Estado es la que frustra que los ciudadanos puedan satisfacer esos “derechos básicos”. Por ejemplo, si retrasa la recuperación y sigue enviando a millones de personas al desempleo (convirtiéndose, por tanto, en dependientes de la caridad estatal). b) El déficit de Estados Unidos no procede, ni muchísimo menos, de una necesidad para defender derechos básicos… a menos que llames derecho básico a todo programa de gasto del Gobierno, lo cual es absurdo. c) El sistema de protección social en EEUU está pésimamente planificado. No por ser privado, sino por ser excesivamente público e intervencionistas. Hay modelos mejores para sanidad (Singapur) y para pensiones (Chile).

    Lo que no tiene sentido es que nos coloque en un escenario consecuencia del intervencionismo estatal (crisis), con unos individuos desamparados como consecuencia de ese mismo intervencionismo (paro + Seguridad Social) y con un déficit ocasionado por el expansionismo gubernalmental en todos los ámbitos, y preguntes que qué haríamos en ese caso los insolidarios liberales. Primero y principal, no crear esos problemas artificialmente.

  5. Vamos, que no ha respondido a mi pregunta amparándose en que no tiene sentido. ¿No tiene sentido preguntarle cuál es su receta en un ejemplo como el que le he puesto? ¿O lo que no tiene sentido es decir que el nene se muere y punto?
    Ustedes los liberales siempre se amparan en las mismas coartadas para no responder a las preguntas que duelen. Debe ser que lo enseñan en alguna clase a la que yo no asistí.
    En cuanto a su aseveración sobre el déficit de USA… Deje que me ría un poco. El déficit de USA lo empezó a disparar Reagan (republicano), lo incrementó Bush padre (republicano), sufrió una cierta bajada con Clinton, que tuvo varios superavits seguidos (demócrata) y entró en barrena con Bush hijo (republicano también). Y, desde luego, el déficit actual proviene, en todo caso, de tener que tapar los agujeros que surgieron por una política muy del gusto liberal: tipos bajos para hinchar burbujas y de tener que pagar los gastos de unas guerras que, para sorpresa de los republicanos, no han sido productivas.
    Y, por cierto, me encantan sus comentarios sobre el modelo de protección social americano. ¿Cómo habla usted de planificación siendo liberal? Y una última pregunta: sigue usted creyéndose los modelos de expectativas racionales o ya empieza a introducir en sus cálculos los modelos de conocimiento deficiente en su análisis de mercados financieros?

  6. Por cierto, no deja de ser curiosa la tesis que defiende en su texto.
    Permita que le cuente una historia. Hace unos años, en los 80, se empezaron a crear las titulaciones de hipotecas, muy útiles para la banca si se mezclaban con los SPV Y las MBS. Aquello encantó a Greenspan y a las agencias de calificación de riesgo, que les dieron una calificación impresionante a esos productos que, en realidad, eran puro veneno.
    A partir de esos productos financieros, que se transmitieron sin problemas dada la falta de regulación de los mercados financieros (eso es otra de las joyas del liberalismo), se originó una burbuja descomunal, que se llevó por delante buena parte de nuestro sistema financiero. Y eso que los centros de pensamiento liberales no paraban de hablar de las bondades de una política monetaria basada en tipos de interés bajos…
    Obama heredó un problema descomunal originado por políticas liberales. Ahora las mismas agencias que fracasaron vilmente con los activos tóxicos dicen que USA tiene que reducir su déficit? Francamente, es como para pedirle YA a Krugman que funde su propia agencia calificadora. El mundo se lo agradecerá.

  7. Ah, y un último apunte, que espero le ayude a entender lo pobre de su respuesta anterior.
    Imagine que el líder de la oposición avisa inútilmente de los riesgos de seguridad de una central nuclear. Hay un accidente y miles de personas quedan en una situación deplorable (le suena?). Imaginemos que el presidente dimite y el lider de la oposición es el nuevo mandatarios. Ante esa tesitura alguien le pregunta: ¿qué va a hacer usted para proteger a los supervivientes?
    Y él responde: esa pregunta es injusta y no tiene sentido. Tendrían que haberme hecho caso antes.
    ¿Le parecería un presidente cabal? Pues, curiosamente, esa forma de razonamiento se parece mucho a la suya…
    Le dejo incubando su respuesta.

  8. Es que esa pregunta es irrelevante para lo que estamos discutiendo. Que no, que el gasto de Estados Unidos no viene de los casos de gente con leucemia sin ingresos. Si quitáramos todo el gasto estatal salvo el puramente asistencial para casos extremos, ¿qué gasto crees que quedaría? Prácticamente irrelevante.

    Yo no defiendo a los republicanos, no se equivoque. En materia de gasto son bastante similares a los demócratas, salvo por el detalle de que ahora algunos republicanos piden reducirlo y por tanto cuentan con mi apoyo. Lo mismo haría si quienes lo propusieran fueran demócratas.

    La crisis actual proviene de un sistema financiero absolutamente intervenido y privilegiado por el Estado (http://juanramonrallo.com/25/05/2010/el-sistema-financiero-no-es-libre/) y las agencias de calificación son un oligopolio privado generado por el Estado (http://www.elcato.org/desregulen-las-agencias-de-calificacion). La respuesta keynesiana que ha dado Obama a la crisis, tirando del gasto y del déficit, ha sido lamentable y contraproducente, como todo el programa keynesiano (http://juanramonrallo.com/03/04/2011/refutacion-expres-de-keynes/).

    Yo, como value investor y economista austriaco, nunca creí en la hipótesis de los mercados eficientes. Debería de informarse mejor.

  9. “[…] es de esperar que asistamos, primero, a una negación sistemática de los cargos y, segundo, a una ofensiva sin cuartel, basada fundamentalmente en la propaganda, contra S&P.”

    Habría que añadir una posible tercera reacción: -ignorarlo todo, para volver a atrincherarse justificando el deficit, a través de un argumento moral del tipo: “hay que endeudarse para salvar a los parados”-

    Saludos,
    Antonio

  10. ¿Es irrelevante? No fastidie, hombre. Usted confunde el origen del problema y su consecuencia. Ya sé que el problema no viene de ahí. Ojalá hubiera sido por eso, pero con mentes privilegiadamente liberales en el poder, pensar en un problema de déficit por asistir a los que más lo necesitan es, desde luego, descabellado. Pero eso no significa que no hay qeu afrontar un problema de pobreza real y actual.

    Frente a eso, usted dice que USA debe recortar su gasto. Es curioso, cuando le ponen ante un asunto complejo ya empieza usted a decir que no, que esa parte del gasto público no la quitaría. ¿Y el presupuesto en defensa? ¿Lo reduciría usted como han hecho ahora, con la situación que estamos viviendo? ¿Y entonces quién nos defenderá de los que no entienden de liberalismo? ¿De dónde quiere usted recortar el gasto, entonces? ¿De las subvenciones para educación o investigación? ¿O de las pensiones? Díganos, hombre, díganos. Y, sobre todo, convenzanos de que cuando las cosas vayan mal no saldrán los militares a decir “ya os lo dijimos”.

    ¿Y qué ganamos con que los ricos no paguen impuestos? Yo estoy con Gates: deberían pagar mucho más. No veo ningún problema en que su renta disminuya lo suficiente como para que no tengan más de una mansión por cabeza. ¿O es que cree que eso les va a llevar a genera menos riqueza? Ah, no, que pueden escaparse a un paraíso fiscal de los que algunos liberales defienden a capa y espada.

    La parte más entretenida de su comentario es que parte de la idea de que las agencias de calificación son un oligopolio fraudulento. Si es así, ¿qué demonios importa lo que haga Obama para su calificación? Su argumento es flojo.

    En cuanto a un sistema financiero absolutamente intervenido, no me haga reír… Pregúntele a Krugman o a Stieglitz si a ellos les parece que el sistema estaba muy intervenido o no y cuánto lo hubieran intervenido ellos.

    Y, desde luego, la burbuja que originó la crisis no surgió de una política fiscal, sino de una política monetaria liberal. ¿O me va usted a decir que Geenspan era el hijo perdido de Keynes?

    Por cierto, como liberal de pro, ¿cómo considera usted que debería actuarse para que la recuperación no sólo fuera sólida, sino que, además, permitiera asegurar un reparto justo de la riqueza? ¿O no tiene una buena respuesta para esto? Ah, sí, ya sé: generamos más riqueza y así ganamos todos. Fíjese que yo soy más pesimista: creo que si nadie dice cómo repartir un pollo, muchos morirán de hambre y uno de indigestión.

  11. Es muy sencillo, Krugman habría tomado las mismas decisiones que Greenspan porque de hecho le instó a que hiciera justamente lo que hizo: http://revista.libertaddigital.com/las-burbujas-y-las-mentiras-de-krugman-1276237651.html

    Y en la actualidad sigue instando a Bernanke a que mantenga su política de bajos tipos de interés y de monetización de deuda pública, generando una nueva burbuja en la misma.

    De todas formas, más allá de argumentos de autoridad que no aportan nada, espero razones contrarias a las que doy en mi artículo para convencerme de que el sistema financiero no está absolutamente intervenido y privilegiado. Lo que tenemos hoy ha sido el sueño de la izquierda desde finales del s. XIX, así que menos rasgarse las vestiduras.

    Sobre los impuestos a los ricos, es una cuestión de Introducción a la Economía: http://juanramonrallo.com/17/06/2011/%C2%A1que-paguen-los-mas-ricos/

    Y con respecto al presupuesto, no he hecho un análisis pormenorizado del de EEUU, pero para España, esto para empezar: http://www.libertaddigital.com/opinion/juan-ramon-rallo/un-sencillo-plan-para-acabar-con-el-deficit-54786/

    Se podría hacer muchísimo más, sin embargo.

  12. Introducción a la economía para gente que se cree que elevar el IRPF a las rentas más altas y dividir el patrimonio a través de las tasas sobre la herencia no genera riqueza, claro. Fïjese lo buena idea que sería entonces concentrar toda la riqueza en una sola persona para maximizar el retorno. ¡Qué terribles entonces las leyes anti-monopolio! ¡Qué tontos los que dicen que la acumulación de capital improductivo debe impedirse!

    Sigo echando de menos una respuesta al caso que le he puesto. Es bonita su reflexión en la que reconoce que no tiene idea de cómo reducir el gasto americano. Imaginaba ya que no sabía de qué hablaba. Si sabe de Eapaña, escriba de España, no de USA.

    Tampoco me responde usted a la curiosa paradoja de que diga que las agencias son oligopolios corruptos y, al tiempo, dé pábulo a sus argumentos. Curioso.

    Krugman pudo alentar a Greenspan a crear una burbuja. De hecho, eso no es malo. El problema es no saber pincharla a tiempo. Lea a De la Dehesa a este respecto. El problema es que con diez años de tipos bajos no hay quien evite eso. Eso sí, si usted me dice que subiría los tipos a día de hoy, me quito el sombrero.

  13. Señor Íñigo, precisamente un estado despilfarrador es el que auspicia que los tratamientos graves como el típico de un niño americano con leucemia (le ha faltado añadir negro) puedan no llegar a pagarse porque antes se han gastado miles de millones del presupuesto en otro tipo de chorradas. En EEUU hay tropecientas mil fundaciones que se ocupan de los casos que a usted tanto le procupan.
    Ha citado un ejemplo de manual,pero no es suyo…Felipe González lo usa muy a menudo.

  14. Voy a meterme por el medio del debate, no para aportar algo a la discusión, que considero muy reduccionista, sino precisamente para cambiar la diana, puesto que el problema está mucho más allá del formalismo economicista. Digo también que entendería que Rallo, que es el anfitrión, considerara mi escrito fuera de lugar; por eso no me quejaré si me borra el comentario. Me hago cargo.

    Siempre leo con atención a los economistas liberales porque los considero muy buenos en el diagnóstico, aunque circunscritos al campo de análisis en el que están reflexionando. También leo a quienes no son liberales, y en este caso creo que Íñigo tiene razón en que es prácticamente imposible recortar gastos en Estados Unidos y Europa sin caer en una recesión de caballo. Es posible que después de esa recesión comience el crecimiento, sin embargo hasta entonces nadie desea permanecer dentro del grupo de quienes tengan que padecer la crisis de manera más dramática, que afectará de lleno a la clase media y excuso decir a las clases más desfavorecidas. Y es que todos somos más pobres que hace diez años y nadie lo quiere reconocer.

    Por eso mismo Íñigo también está obligado a dar las explicaciones que le exige a Rallo, en su caso cómo se detiene la espiral de endeudamiento, porque da la impresión de que muchos ciñen el problema exclusivamente al pago de la deuda generada hasta 2007, y no a la posterior. Wall Street Journal: “183 billones (millones de millones) de dólares. Eso representaba 13 veces el tamaño de la economía de Estados Unidos. Si suena una locura, lo era. Desde entonces, hemos tenido cuatro años de pánico, una presunta reforma y el retorno a la sobriedad financiera. Ahora bien, ¿a cuánto asciende la cifra ahora? Unos 248 billones. En serio. Ah, los buenos tiempos.

    Y no sólo es la deuda pública:

    Las corporaciones de EE.UU. han tomado prestado US$513.000 millones en el primer trimestre. Están pidiendo el doble de préstamos que a fines del año pasado, cuando la deuda corporativa ya estaba en alza.

    Periódico comunista que transcribe un artículo del WSJ:

    http://www.deverdaddigital.com/ver_articulo.php?art=11461

    Ahora voy a sacar los pies del tiesto. Esto lo envié por mi correo-e el 15 de junio de este año (repito: entendería que no lo colgaran):

    La crisis económica (no solo financiera) desde una perspectiva filosófica materialista y frente al reduccionismo economicista

    ¿Cómo entender de una manera amplia y a la vez rigurosa la crisis que envuelve al mundo desarrollado? Y digo ‘desarrollado’ porque el mundialismo suele acabar en el pensamiento Alicia de Zapatero, tal y como dice uno de los intervenientes en el diálogo que les voy a pasar. Crecen económicamente Iberoamérica, el sureste asiático, Rusia, India, Suráfrica y hasta

    Turquía; por tanto la crisis no afecta por igual ni en lo mismos sectores a todo el mundo.

    No nos queda más remedio que tomar los conocimientos que aportan los economistas en sus diversas especialidades, los historiadores (de los que nunca se habla), los analistas políticos y un largo etcétera, y procurar extraer de ellos la visión conjunta que nos sitúe en el camino adecuado. En el fondo no es otra cosa que hacer filosofía, aunque a algunos esto les parecerá absurdo y hasta pedante.

    Filosofar no se reduce a estudiar historia de la filosofía, qué es el arjé de los presocráticos o el noúmeno kantiano; de ser así los griegos nunca habrían iniciado ni desarrollado ese saber, y sin embargo a día de hoy seguimos moviéndonos con las mismas ideas que ellos elaboraron. Voy a decirlo de una manera campestre, que a fin de cuentas es mi Ley Natural: las ideas son los hilos, y filosofa mejor el que más paños junta y sobre todo mejor los zurce. Y para demostrar lo que digo voy a ponerles un ejemplo: hace dos años dos jovencísimos filósofos presentaron el problema de la crisis mundial desde un perspectiva muy lejana del imaginario mundialismo armónico que el zapaterismo dice que ha de presidir toda acción de gobierno. Y lo hacen de una manera tan certera que difícilmente en cualquier medio de comunicación con sus miles de artículos lograrán ustedes encontrar. Véanlos. Se lo pongo en la intervención más importante, la que hace Lino Camprubí, luego, si quieren, pueden verla desde el principio. Es tan breve como esclarecedora:

    http://www.youtube.com/watch?v=V6UnzjTEr8A&feature=player_detailpage#t=189s

    Ahora comparen con las limitaciones de la explicación que dan periodistas especializados, los cuales son capaces de pasarse horas y días hablándonos de que hay que bajar salarios (cosa que es cierta), pero en cuanto les presentan el problema en otra escala económica y cuya explicación requiere abordar el problema político, lo despachan aprisa y corriendo.

    Cabrillo dice que la economía norteamericana está muy mal pero que el dólar lo quiere todo el mundo, cosa que no ocurriría con la moneda griega si Grecia pudiera emitir. Tiene razón, pero lo que no dice es que aceptamos euros porque así nos lo imponen, de la misma manera se aceptan los dólares a nivel mundial (que le pregunten a los iraquíes qué les pasó cuando Sadam Husein decidió vender el petróleo en euros, y hay quienes sostienen que a Gadafi también le están atizando por querer emitir moneda con respaldo en oro, incluso en oro). Se acepta el dólar porque así lo imponen los portaaviones norteamericanos, no porque la economía norteamericana tenga la solvencia que exige una moneda patrón a escala mundial como es el dólar, de ahí que los países emergentes quieran reactivar el DEG (Derechos Especiales de Giro). Esos países emergentes dejarían de exportarle a Estados Unidos si cayese el dólar, pero países como China o India probablemente dispongan ya de la suficiente acumulación de capital como para continuar creciendo dando más importancia a sus mercados internos, excuso decir regionales, de toda Asia.

    Y además, dice Emilio J. González, el bono a diez años de los Estados Unidos está por debajo del bono alemán. Ya. ¿Y quién está comprando esos bonos cuya calificación es de triple A porque así lo dicen las agencias de calificación norteamericanas? Pues la FED y los demás bancos centrales, y estos cada vez menos, y lo hacen todos por razones donde no se sabe si pesa más la política o la economía.

    Cabrillo sostiene que a pesar de la inflación en ciernes en la que está la economía norteamericana sin embargo seguirán comprándoles bonos, y además en el supuesto caso de un incremento de los intereses de los bonos de deuda norteamericanos Estados Unidos lo compensará con la inflación, que es el impuesto que se le cobra a todo ahorrista. Pregunta: ¿aceptarían los demás países comprar bonos en esas condiciones? Me temo que no ¿Entonces lo seguirá haciendo la FED? De momento todos lo bancos centrales están comprando oro, y desde luego si Bernanke sigue amenazando con que si devalúa el dólar hundirá las reservas en dólares de muchos países, es posible que estos le acaben respondiendo que se vaya a la Antártida a ver si los pingüinos le compran más deuda.

    Los economistas –tal y como ocurre en todas la profesiones, en todos los campos del saber– eluden los problemas que consideran fuera de su jurisdicción, o bien los reducen a de tal manera que resultan irreconocibles. Ocurre con todas las ciencias, de ahí que muchas veces no sepamos desde qué campo analizan algunos; por eso es muy frecuente, sin ir más lejos, que los físicos o los biólogos se pongan a hablar de Dios o los psicólogos de la salud moral de los ciudadanos. En este caso no se quiere reconocer que son los Estados los motores de la economía, y que el keynesianismo ha sido la única política económica aplicada en todo el mundo desarrollado cuando menos desde el final de la segunda guerra mundial, bien mediante el endeudamiento del sector público, o bien del privado, el cual nos ha traído hasta aquí, porque a fin de cuentas el sector público es el que ha tenido que digerir la deuda de las empresas y bancos.

    http://www.youtube.com/watch?v=n_zSqse978o&feature=player_detailpage#t=1092s

    Lino Camprubí citó a Brenner, pero no me voy a extender para no abusar del blog. Sin embargo sería muy interesane debatir si es real o no esa ley que postuló Marx, me refiero a la Ley de Caída Tendencial de la Tasa de Ganancia (LCTTG) y que se manifiesta en el hecho de que los países ricos estemos estancados mientras los pobres prosperan, precisamente porque las inversiones realizadas allí son más rentables, puesto que sus márgenes de ganancia son mucho mayores.

  15. Lo del Iñigo es de traca. Primero los estados socialistas e intervencionistas que a base de inflar a creditos a la gente y despilfarrar el dinero publico y no tener ni idea de gestión por incultura económica crean el problema y cuando dejan a la administración sin un duro salen con el cuento del padre con el hijo que tiene leucemia y no tiene para pagarse el tratamiento, solución: NO HABERSE GASTADO O TIRADO EL DINERO COMO LO HUBIERAN HECHO Y HABER PENSADO ANTES EN ESTAS COSAS.

    Pues ese padre tendría que poneros una demanda criminal porque por culpa de vuestro despilfarro no podrá tratar a su hijo.

    Pero tranquilos ya sangrareis a la clase trabajadora a impuesto, si, a esos que tanto defendeis y lo único que haceis es “putear” con vuestros miserables sueños del todo es gratis en la vida, no hace falta trabajar, porque al final todo te llegará.

    Siempre sereis un cero a la izquierda. No teneis valor.

  16. Hay que gastar en millones de asociaciones diversas y variopintas, tales como los amigos de los topos etc etc. Hay que inflar a cuartos a los gays de mozambique o zimbaue (porque el principal problema de esa gente es la discriminación sexual, ojo!)Hay que inflar a cuartos a Ong’s afines al régimen, hay que dar 20 millones para una cúpula en la Onu que se desprendia al día siguiente. Hay que mantener televisiones públicas ruinosas y sectarias. Hay que construir AVES lleven 100 o 9 pasajeros, aeropuertos fantasmas por el mero hecho de competir entre autonomias, el estado tiene que subvencionar hasta el papel higiénico con el que nos limpiamos las partes intimas, vamos a urgencias por tener los trigliceridos altos, damos subsidios de paro por mayor importe que si estuvieras trabajando y luego dichos parados pidiendo prestamos de 20 mil euros para un coche de buena gama, los politicos subiendose el sueldo, miles de lujosos coches oficiales (algunos para recorrer tan solo 10mts) Una administración pública sobredimensionada con duplicidad de trámites administrativos. Manutención de 18 gobiernos (17 autonómicos y el central), las diputaciones, el senado que no se quede, si hay comarcas y con ello hay que colocar a los amiguetes y familiares diversos que hay que repartir. Una educación desastrosa e ineficaz todo un derroche para tener un 30% de abandono escolar y todavia siguen pensando en regalar títulos solo para conseguir votos.

    Millonarias partidas a partidos politicos, sindicatos y patronal. Y lo de los sindicatos de traca, llevamos toda la vida con el mismo modelo de negociación y es un atuténtico fracaso pero ellos erre que erre, solo quieren vivir del cuento y del Estado porque si tubieran que vivir de los afiliados lo llevaban claro.

    Y te atreves Íñigo a contar el cuento del padre y su hijo con leucemia?

  17. Sepe de verdad crees que Bush hijo que dejó en herencia un déficift descomununal al señor Obama se le puede acusar de socialista o que Alan Greespean en otro socialista encubierto?.
    Lo que es de traca son los análisis políticos de los liberales.
    Sepe los republicanos consumieron deuda a montones y el señor Clinton goberno con superavit, la desregulación financiera en EEUU hizo que los capitalistas se devorasen unos a otros y después llego Obama y les salvó el culo, quién maquilló las cuentas en Grecia?, la derecha Sepe la derecha, solo veis los errores de la izquierda y los de la derecha se ovbian o se pasa de puntillas verdad profesor Rallo.
    Esta claro que el sistema de amontonar deuda sobre deuda no nos va a llevar a ningun lado pero cualquier alternativa debe buscar el bienestar de la mayoria si no estará condenado al fracaso.
    Europa esta derrunbandose y EEUU y UK más de lo mismo, en esas naciones a gobernado la derecha y la izquierda alternativamente por lo tanto dejemonos de culpas y reproches que en nada ayudan a tener una visión clara del problema.
    Profesor Rallo si lee esto y tiene un minuto, sinceramente, cree usted que Italia tiene alguna opción de salvarse, ojo no le pregunto si economicamente es posible, le pregunto si usted cree que en el contexto actual Italia no será el incendo definitivo a partir del cual entraremos en otro escenario.
    Un saludo.

  18. “[…] pero con mentes privilegiadamente liberales en el poder […]”

    Si comenzamos confundiendo el “liberalismo” con la “derecha”: estaremos condenados a ser doblemente “proletarios”.

    Proletarios porque le conviene a la derecha, para que paguemos el rescate de sus empresas mal gestionadas; y proletarios -otra vez- para que paguemos luego, las deudas de los gobiernos despilfarradores de izquierda.

  19. Interesante discusión la que Íñigo mantiene con Juan Ramón.
    ¿Cómo reducir el Gasto?

    La verdad es que esa acción es casi imposible en un sistema democrático indirecto que, nos guste o no, es un esquema muy complejo de compra de voto a base del presupuesto.

    USA conoce bien el paño dado que le dió nombre: “Pork Barrel State”. Ni unos ni otros tienen posibilidad de reducir gasto y salir elegidos. Una cosa u otra.
    No lo han hecho en 40 años como para comenzar ahora tras subirse el límite de deuda por enésima vez (creo que lo han hecho setenta veces en esos años)

    Como paliativo insuficiente se trata de ocultar esta impotencia tras la ficción de que lo que cuenta es el déficit. Si no hay déficit, –se supone–, no hay problema. Falso.

    La situación competitiva también depende de las fiscalidades relativas. No sólo, pero sí de modo muy importante. Y si no se resuelven los déficits de balanza todo termina en deuda de uno u otro tipo. No hay fiscalidad neutra.

    Por esto tenemos el problema que tenemos. Porque no es un problema económico. Es un problema previo que se deriva de la naturaleza del poder político y de cómo éste ha establecido los principales subsistemas de gestión.
    Desde el monetario al laboral y desde la formación de capital humano hasta el sistema bancario, financiero y fiscal.

    No nos hagamos ilusiones: No se va a resolver porque no van a tirarse un tiro en cada pie y además el liderazgo político no entiende el problema ni está capacitado para abordarlo.

    De hecho, esto de encarar el problema de verdad, aún no lo ha hecho nadie

  20. SVINTUS:
    El que haya fundaciones que puedan ayudar no significa nada. Lo que yo defiendo es que una persona que necesita asistencia sanitaria tiene DERECHO a recibirla. DERECHO significa que el Estado ha de proporcionársela, que no está al capricho de que alguien magnánimamente quiera dársela.
    Si no existen esa clase de derechos, ¿de qué sirve el Estado? Hobbes le diría que si un Estado no puede garantizarlos, pierde toda su legitimación. Y Rawls le diría que nunca sería un Estado justo.
    Así que no me cuente lo de las fundaciones.
    SEPE:
    Ni me molesto en contestarle. Sólo le recomendaría que consulte con su médico.
    ANTONIO:
    ¿Me va usted a decir que Bush no era nada liberal? ¿Ni un poquito? ¿Ni siquiera en la parte de bajar los impuestos a los ricos?
    EN GENERAL:
    Decir que los mercados financieros estaban demasiado regulados no deja de ser curioso. Digo yo, ¿no hubiera sido mejor que se interviniera aún más, aunque sólo fuera para asegurarse que las hipotecas fueran mínimamente realistas?

  21. @Ínigo, que dijo:

    “… lo que en USA equivale a decir personas sin ninguna capacidad de obtener asistencia sanitaria gratuita.”

    “Imaginemos que usted es un americano que AHORA MISMO está en el paro, tiene un hijo con leucemia y no puede pagarle el tratamiento si no es a través de un subsidio. […] yo reclamaría que el Estado le pagara la asistencia.”

    Lo que sugiere con esa frase es propaganda pura; y por ello muy sesgada. No hay por qué invocar la necesidad del desconocimiento de la realidad USA sobre el terreno. Hace tiempo preparé unos datos sobre el gasto público y privado en sanidad per capita relativos al PIB USA/España, con datos de los presupuestos de las CCAA y El Mº de Sanidad, de la SS USA y de una ONG pro Obama, y eran muy interesantes a pesar de todo. A la postre, allí, la sociedad, en su conjunto, paga la sistencia porque dispone de los resortes apropiados. Conoce Ud. algo en directo sobre la red de asistencia social USA o habla de oídas. En rigor no hace falta plantear esa exigencia al Estado, ni conviene. Las fuerzas que desata el riesgo moral son sutiles y muy densas.

    Yendo a lo concreto de la hipotética cuestión que plantea: lo importante es si quien lo necesita recibe atención sanitaria. Tejas es quizás el estado USA más conservador, y en el vestíbulo de todo hospital podrá ver un cartel bien grande que viene a decir: “Usted tiene derecho a atención médica en este hospital y el hospital está obligado a prestarsela sin mediar pago anticipado. ES LA LEY”. Una vez prestado el servicio ya habrá alguien que lo pague, sea de su bolsillo, sea con seguro privado, sea la Seguridad Social (que la hay: MEDICARE/MEDICAID), sea con un subsidio (que se obtienen) o sea a traves de muchas otras vías.

    ¡Ah! En USA la universidad no es gratis excepto para los buenos estudiantes que no pueden pagársela. Allí no hay nada gratis desde luego. Ni un miserable cohete festivalero es pagado con dinero público.

    Aquí se quiere que todo valga, empezando por las fiestas y eventos lúdicos (comentario apropiado en agosto: cuánto dinero que no tienen tiran nuestros 8.000 ayuntamientos en sus saraos veraniegos). Aquí se derrocha. Aquí el dinero público es de nadie y por eso por doquier se enseña a gritar que “Nadie lo está derrochando”. Qué astucia la de los astutos, y así “Nadie despilfarra a manos llenas”. Y es que aún no hemos aprendido que el Estado es “Nadie” mientras que hacienda somos todos.

  22. Sobre el eventual resultado de la eventual intervención de Krugman de que se habla, no se que instrumentos y criterios vendría a uitilizar. No me olvido de la autoridad de Krugman. Pero no tengo más remedio que recordar las recomendaciones que hizo (según luego el mismo escribió en NY Times), pero como esas recomendaciones se derivaran de sus hallazgos pubicados en 1992 (MIT Press) ibamos listos. Si mal no recuerdo esas recomendaciones se basaban en una devaluación indirecta vía reducción de salarios del orden del 20%/25% (descartaba el incremento de la productividad, parece). Según los hallazgos teóricos y estadísticos a que me refiero, esa devaluación podría haber estado dentro de una horquilla de entre el 10% y el 50%, con probabilidad sensiblemente uniforme; o sea el juego de la ruleta. Salvo que desde entonces halla modificado sus métodos de cálculo o encontrado datos más precisos, o lo que publicó fuese sólo un borrador sin mucha pretensión.

  23. Donde dice “halla” tiene que decir “haya”. y donde dice “ibamos” debe decir “íbamos”, y no sé si más. ¡Dita sea!

    Me irritan las erratas y los cambios traicioneros del corerctor de Word

    Pero quien no se consuela es porque no quiere.

    Off Topic

    Donald Knuth es probablemente el científico práctico de la computación más prestigioso de la actualidad (aparte los pioneros Alan Türing, Von Neumann, etc., que ya no están entre nosotros)

    Donald Knuth ha escrito una compleja obra titulada “The Art of Programming Computer”. Prometió 7 volumenes; dijo después que no pasaría del III, y sólo ha producido 4 a la fecha. Este hombre prometió desde el principio pagar 2.65$ mediante cheque a todo aquel que le descubriese una errata en sus libros. Pese a que el proceso de edición en USA es muy exigente, como resultado de la promesa ha enviado muchísimos cheques y al final decidió crear un banco virtual bajo la forma de página web, así que, ahora, a todo aquel que le comunica una errata le abona en cuanta virtual los 2.65$ haciendo figurar su nombre en la página web.

    http://en.wikipedia.org/wiki/Knuth_reward_check

    Me irritan las erratas y los cambios traicioneros del corerctor de Word

  24. Señor Martín Serrano:

    Disiento profundamente de su afirmación de que “En rigor no hace falta plantear esa exigencia al Estado, ni conviene”. Si yo no puedo plantear al Estado como exigencia que sufrague los gastos sanitarios que genera un hijo mío con leucemia, ¿de qué me sirve el Estado? ¿O es que sólo está para proteger una propiedad privada? En mi opinión, el Estado tiene sentido porque asegura derechos básicos, de los cuales el derecho a la vida sin duda forma parte. De ahí su legitimidad para pedirnos un cumplimiento de las normas. Si no es así, como diría Hobbes, que reine la anarquía y que el más fuerte triunfe sobre el débil (esto ya es mas de Niestzsche, un filósofo, por cierto, que encaja bien con el pensamiento liberal, aunque no creo que apoyase la herencia como mecanismo)!

    Lo que usted dice de que “Una vez prestado el servicio ya habrá alguien que lo pague, sea de su bolsillo, sea con seguro privado, sea la Seguridad Social (que la hay: MEDICARE/MEDICAID), sea con un subsidio (que se obtienen) o sea a traves de muchas otras vías” viene a significar tanto como que un ciudadano debería conformarse con pensar que, con un mínimo de suerte, alguien pagará sus facturas” lo calificaría yo de muy realista. Fíjese que, siendo tan sencillo, no sé muy bien por qué tantos amigos míos americanos sienten terror ante quedar si empleo no tanto por el desempleo en sí sino por la pérdida del seguro sanitario. Les tengo que decir rápidamente que no se preocupen, que usted dice que si tienen cáncer seguro que encuentran a alguien que les pague el tratamiento.

    Esto, desde luego, hace más comprensible su apelación a la reducción de la cobertura estatal del gasto de urgencia: total, si siempre hay alguien que paga, para qué ir a lo superfluo? Serán tontos los demócratas, que se obstinan en dotar de cobertura a quienes, en caso de no tenerla, podrían beneficiarse de la buena voluntad de alguien que pase por ahí! No, si va a resultar que Nozick era el único visionario!

    En cuanto a lo de que la universidad sea gratis, qué quiere que le diga. Esto de que si uno es idiota, pero nace en una familia rica pueda ir sin problemas y si otro, en cambio, nace en una familia pobre tenga que pagar sí o sí (Lo de que en USA la universidad sea gratis para los pobres que son brillantes me impresiona. Se ve que todos los pobres que piden préstamos para hacer la carrera no se han enterado de esto), cuando para un sistema lo ideal es maximizar el talento, aunque ello suponga una redistribución de recursos, no lo acabo de ver. Ah, lo olvidaba, ¡la redistribución no es buena! Siempre se me escapa ese punto.

    En cuanto a lo que me dice de España, sólo le comentaré una cosa: en este país no se ha aplicado una política de redistribución equitativa, sino de asalto a lo público. En los dos partidos, por cierto. Pero eso no significa que un modelo que busque la equidad no funcione. Sölo queire decir que en ocasiones nos ha gobernado una panda de chorizos, corruptos o ineptos. Hay otros países en los que un sistema socialdemócrata funciona admirablemente bien. ¿O quiere que le diga cuáles son los países con menor corrupción y más justicia social del mundo?

  25. Sobre la eficiencia del gasto Estatal:

    En los años 30-40, cuando la mujer aún no se había incorporado al mercado laboral, es decir, que había menos porcentaje de población activa, y teníamos una tecnología mucho más pobre e ineficiente que ahora, los Estados consumían un 20-30% del PIB. En esos años y después, hasta nuestros padres, con un solo salario a jornada completa se pagaba la casa, la manutención, los estudios, etc

    En los 80 y aún primeros 90 la educación pública era bastante decente, mucho mejor que la actual, que cada vez que se hace una prueba de nivel internacional los resultados son pésimos. Entonces se gastaba mucho menos en educación y el Estado consumía mucho menos de PIB (quizá hasta un 10% menos que ahora)

    Hoy en día hacen falta dos sueldos a tiempo completo para pagar hipoteca, manutención y estudios PORQUE el Estado consume casi el 50% del PIB y, no precisamente para pagar a enfermos de leucemia, sino para subvencionar las cosas más estúpidas, intervenir el mercado del suelo para financiar a los ayuntamientos y el de préstamos (cajas, que así han quedado) para aumentar aún más la burbuja de precios del ladrillo y hacer que las hipotecas se coman gran parte del aumento de riqueza y productividad que nos da la tecnología y la incorporación de la mujer al mercado laboral.

    Por otro lado se han cargado la educación pública ahogándola en gasto inútil y con reformas estúpidas que ahora obliga a que pagues educación privada a parte de la pública que ya pagas vía impuestos si quieres que tus hijos vayan a formarse y no a “aparcarse” un rato.

    Los sitios donde interviene el Estado, mercado financiero, el suelo, las hipotecas de las cajas, etc se hunden o directamente petan.

    Los que el estado libera, aunque sea solo un poco, bajan su precio y se “democratiza” su uso, como el sector alimentario, el trasporte aéreo, las telecomunicaciones, etc

    Los sectores con mejor salud, donde cualquiera puede obtener bienes a precios mejores cada día, son aquellos donde el Estado ha intervenido poco casi nada desde siempre o desde hace tiempo. Por ejemplo, la electrónica y la informática son sectores donde no se ha intervenido tanto y por ello funcionan tan bien. Se dice que es la tecnología, pero es que es la libertad y la ausencia de barraras de entrada la que genera competencia que es a su vez la que induce al progreso técnico y la bajada de precios.

    Comparase con otros sectores claramente tecnológicos donde no ha habido tanto avance, como la energía, tradicionalmente muy intervenida por “estratégica”.

  26. Sr. Íñigo

    Le contestaré cuando vea que ocurre con un “off topic” que acabo de poner y ha sido retirado por el moderador (para moderación). Y hasta puede que no le conteste precisamente por la misma razón.

    Gracias de todos modos por su respuesta.

  27. Sobre la falacia de que el mercado financiero no está (suficientemente) intervenido:

    1) Metase la mano en el bolsillo.

    2) Saque la cartera.

    3) Busque algún billete.

    4) Obsérvelo.

    5) Búsquense palabras como BBVA, Santander, GoldmanSachs, ING, HSBC, etc

    6) Una vez NO encontradas fíjese en lo que SI pone; Fed o BCE y USA o EEUU o United Kigdom etc.

    ¿Como puede decirse que un mercado donde la cantidad y tipo de interés inicial de la mercancía básica, el dinero, está directamente controlado por la intervención política de los estados vía bancos centrales NO ESTA INTERVENIDO?

    Y NO, a los monetaristas que hablan de recetas mágicas para la economía controlando el flujo de dinero y el tipo de interés, se les puede tachar de todo menos de liberales, ya que abogan por controlar desde el Estado coactivamente a que se llama dinero y que precio o cantidad debe tener este.

    En libertad el dinero sería escogido por TODOS los seres humanos a la vez, seguramente ganaría de nuevo el oro, como ya ganó en su momento, hasta que POR LEY se introdujo el uso de papel moneda por el curso forzoso.

    En libertad cualquiera emitiría moneda y sería legal mientras que no hubiese fraude con el cambio de mercado al peso en cada momento.

    Podría emitirse también moneda con base no de oro sino respaldada por mercancías ya producidas u otros bienes con un valor líquido muy alto.

    En libertad NADIE tendría potestad para cambiar la cantidad de dinero en circulación de manera apreciable, más allá de retirar sus ahorros del mercado o producir más riqueza o encontrar más oro, pero no podrían crearse trillones de créditos (o billetes de monopoly) para tapar agujeros que lo único que consiguen es retrasar y agravar los problemas.

  28. Pregunta para los demás habitantes de esta discusión: ¿Comparten las palabras de Josvazg? ¿Creen que el liberalismo aboga por la eliminación de la acuñación estatal del dinero?

    Señor Martín-Serrano:
    Lamento no poder ver su off-topic. Le aseguro que aprecio sus planteamientos y su deseo de discutir razonablemente. Si en algún momento mi tono le ha parecido demasiado agresivo, lo lamento (sirvan mis disculpas también para quienes se puedan haber sentido ofendidos, sin ser el citado). Estoy acostumbrado a la forma de discutir de la academia anglosajona y eso en España no se lleva bien.

    Espero que podamos continuar.

  29. Sobre la falacia el “Estado” es Caritas:

    El Estado es muchas cosas menos Caritas, de hecho Caritas y las distintas organizaciones similares PRIVADAS son a las que realmente se acude cuando la cosa se pone fea y el Estado ya no da más de si, porque tiene que pagar condones en países donde se pasa hambre, embajadas de regiones donde ya hay embajadas estatales, o directamente dar dinero a dictadores que mantienen a su población medio muerta de hambre.

    Por otro lado, ¿hace falta casi un 50% del PIB para “la red asistencial”?

    1) Calculase el número de casos de enfermedades graves y caras en porcentaje.

    2) Sustraigase de estos los casos el porcentaje que afecten a personas con los suficientes recursos como para pagar el tratamiento de su bolsillo.

    3) Sustraigase un de estos casos el porcentaje que afecte a personas que obtiene los recursos necesarios de la familia.

    3) Sustraigase luego el porcentaje que NO tenga recursos ahorrados suficientes propios o familiares pero este cubierto por un seguro o pueda conseguir un crédito o una ayuda privada para terminar de pagar el tratamiento.

    4) ¿Que porcentaje queda? ¿Justifica un gasto del 50% del PIB?

    Si es que sí, ¿que narices hacemos gastando en otras tonterías?
    Si es que no, como será más probable, ¿porque se roba la diferencia a los ciudadanos en impuestos?

    Y eso por no hablar de porque todos los sectores intervenidos tienden a funcionar cada vez peor, mientras que los no intervenidos cada vez mejoran más sus precios y calidad.

    ¿Porque Singapur puede ofrecer una sanidad de calidad occidental, si no mejor, con la mitad de gasto? ¿como es posible?

  30. Sobre “los socialistas de todos los partidos”:

    La única diferencia relevante entre la izquierda y la derecha es EN QUE quiere cada una que se gaste el dinero que se ha quitado coactivamente al contribuyente. Ninguna de las dos defiende la Libertad.

    Los de izquierdas o tradicionalmente socialistas, quieren usar el dinero de los impuestos para una agenda de igualdad que suele crear más desigualdad, protección laboral que suele crear más paro, redistribución de la riqueza que acaba redistribuyendo la miseria, y no de manera igualitaria, porque, al igual que los intervencionistas de derechas, siempre los que “reparten se llevan la mejor parte”.

    Y por otro lado los de derechas o socialistas conservadores o si se prefiere intervencionistas conservadores, quieren usar el dinero para mantener el “status quo” (en esto se suelen confundir con los izquierdistas ahora, porque muchos de izquierdas ya han conseguido cambiar el status quo a su conveniencia y también “legislan” para mantenerlo así, ejemplo, subvención sindical con impuestos), suelen tener más complejos para usar la intervención para más cosas, pero también lo hacen si les renta votos y les permite seguir en El Poder.

    Desde el punto de vista del votante amante de la libertad, que sean de derechas o izquierdas es lo de menos. Lo importante es saber o intuir que opción será menos intervencionista y agresiva con la libertad individual.

    Esa opción suele coincidir siempre con el partido que menos poder haya tenido en las ultimas décadas, por ejemplo, en España cualquiera menos el PSOE.

  31. Estimado señor:
    ¿Entonces no sería mejor que el votante amante de la libertad se fuera a vivir a Somalia? Que yo sepa, es lo más parecido a un lugar en el mundo en el que el Estado no existe. Impuestos 0.
    Jo, qué raro que aún no hay ido usted a ese paraíso liberal (algunas regiones de México también podrían servirle, por cierto. O de Colombia. O incluso podría trasladarse a regiones remotas del Amazonas).
    Permita que no siga respondiendo a sus post. Entiendo su posición demasiado alejada de lo posible.

  32. Sr. Íñigo

    Usted no me ha ofendido en absoluto. En absoluto.

    My off-topic no tenía que ver nada con su comentario que me parece razonable como todo comentario que pretenda aportar

    Mi off-topic era sólo una ampliación muy breve con enlaces al banco virtual de Donald Knuth, que parece algo muy interesante cualquiera que venga a ser la materia sobre la que se discute. El Dr. Knuth es una de las mentes provilegiadas de nuestro tiempo, que hace ciencia, y no menos importante, que está a disposición de quien quienquiera que le escriba. Y antes de la era email siempre respondía de su puño y letra (a pluma); doy fe y puede deducirse de las páginas que enlazaba en mi off-topic. Eso era todo.

    Yo, como Ud,. también estoy acostumbrado al modo anglosajón y su comentario no es ocioso desde luego; por aquí las cosas son verdaderamente diferentes.

  33. Sobre la falacia de que el Estado es el único enemigo de la libertad:

    En Somalia no habrá Estado, como lo conocemos aquí, ero no hay libertad, no hay Seguridad Jurídica (tienen menos incluso que en España, que ya es decir), pero si hay unas castas que dominan o más bien mantienen la zona en perpetua guerra, con la falta de libertad que ello conlleva, la imposibilidad de que haya respeto a la vida, los contratos voluntarios o la propiedad privada.

    Los Somalíes no pueden abrir negocios, no pueden invertir en desaladoras, por ejemplo, y encima nosotros se lo ponemos más difícil con aranceles a su agricultura (que es lo que hoy día podrían exportar)

    Lo mismo sirve para regiones de Mejico u aisladas en el Amazonas o la selva.

    No es lo mismo Libertad que ausencia de Estado, por mucho que el Estado sea un violador o depredador natural de la Libertad.

    Para que haya Libertad es necesaria la Seguridad Jurídica, que por cierto, no es el objetivo de los Estados, sino como mucho una coartada o excusa que ponen. Fíjese como Hacienda siempre funciona MUCHO MEJOR que el Poder Judicial. España es un ejemplo bastante extremo de ello.

    Somalia empezará a prosperar cuando sus élites gobernantes, que allí son los que cuentan con la fuerza, dejen en paz al resto de los Somalies y les permitan trabajar, abrir negocios, ahorrar, invertir. Para ello pueden proporcionales seguridad jurídica o dejarles que la generen ellos, pero para eso deben cesar las matanzas y las guerras en la zona.

    El enemigo de la Libertad no es solo el Estado, sino El Poder.

    El Poder es, por definición, la antítesis de la Libertad, significa que uno o unos pocos deciden por el resto. Pero El Poder puede adoptar muchas formas, desde el cavernícola con la porra más grande a los Estados actuales, pasando por monarquías, señores feudales, absolutismo, o simplemente caciques locales mejor armados que los demás.

  34. Por cierto, hay estudios que demuestran que los países africanos que están en mejor situación o están saliendo de la pobreza no lo hacen gracias a las ayudas externas, sino más bien a “pesar de ellas” y gracias a hacer las cosas mejor en casa. Para empezar son países estables, sin guerras o matanzas y con gobiernos lo suficientemente serios como para dejar a la gente trabajar, ahorrar y prosperar, liberando sus mercados y abriéndose al comercio exterior, a la tan denostada globalización.

    Por cierto, globalización a la que solo se oponen en los países ricos porque ahora claro, hay que competir con los emergentes que antes NO contaban. ¿Será que prefieren que los pobres sigan siendo pobre siempre y calmar su mala conciencia con ayudas y subvenciones mientras suben los aranceles a sus productos?

    Esto en Asia ya ha ocurrido, dentro de unos años países que antes no contaban (Y no solo China entre ellos, china contaba hasta cuando era pobre) serán los más importantes centros de negocios del mundo, y no por ayudas, sino por competir en el mercado y hacerlo mejor que los demás.

  35. Lo mas parecido a un “político liberal” que yo he visto en mi vida es Ron Paul. Se presenta muchas veces como republicano, pero no es el típico republicano, por ejemplo lleva decadas diciendo que EEUU debería dejar de “apatrullar” el mundo y ahorrarse ese enorme gasto en defensa para ahorrar, reducir deuda o simplemente resolver otros problemas domésticos más acuciantes. Que el “imperialismo yanki”, lejos de mejorar su seguridad no solo les acerca más rápido a la quiebra sino que además empeora la imagen de EEUU fuera e incluso da pie a dictadores foráneos a usarles como “chivo expiatorio” de sus propia miseria.

    Habría que verle si gobernase, claro, pero este señor no gobernará nunca, porque ni los demócratas NI SOBRE TODO los republicanos dejarán que alguien tan opuesto al pensamiento único establecido pueda llegar a realizar si quiera una mínima parte de lo que promulga, eso les recortaría demasiado su Poder y sus redes clientelares.

    ________________________________

    La crisis actual solo se soluciona si los gobernantes dejan de gastar a manos llenas el dinero que sus súbditos NO TENEMOS AUN. Ya que no van a dejar de darnos por saco, al menos tienen que tener la decencia de esperar a que generemos realmente la riqueza ANTES de expropiarnosla.

    Ahora mismo hacen todo lo contrario, preparan unos presupuestos, no ya optimistas en ingresos, sino totalmente irreales y cubren la diferencia con deuda (=impuestos futuros).

    Luego cuando los mercados (es decir, la gente que directa o indirectamente invierte en deuda soberana o NO lo hace) les dicen “que hasta aquí” encima les insultan y en lugar de recular en gasto intentan maximizar sus ingresos con expropiaciones aún mayores de los pocos recursos que nos quedan a sus “súbditos”, que no ciudadanos.

  36. Sobre porque el Estado es siempre crecientemente ineficiente:

    Porque está “ciego”, no puede ver si satisface las necesidades reales de sus supuestos ciudadanos, a los que más bien trata como súbditos, y si lo está haciendo de mejor o peor forma.

    ¿Y porque está ciego?

    Porque su financiación, inmoral por cierto, a través de impuestos, le impide saber de la satisfacción de la gente con los servicios que presta. Para empezar un servicio que es tenido por gratuito, aunque en realidad no lo sea sino que realmente se pagando obligatoriamente, se use o no, tiende a usarse aunque realmente no tenga mucha demanda o incluso puede llegar a abusarse de él.

    Por otro lado, los precios en el mercado sirven para saber si la gente desea más o menos un bien o servicio. El precio no tienen que ver con los costes, sino con lo que la gente está dispuesta a usar de sus recursos para obtener ese bien respecto a los recursos que posee y las otras opciones que hay en el mercado.

    Cuando no hay precios, esta información desaparece. Un funcionario, gracias a o por culpa de los impuestos que lo sustentan, puede trabajar toda su vida en el mismo puesto de trabajo sin saber realmente si su trabajo sirvió para algo, no fue necesario o fue incluso contraproducente para la sociedad.

    Un trabajador o un empresario del sector privado cuya actividad no generase riqueza real para la sociedad acabará en el paro o cerrando la empresa porque la inexistencia de demanda suficiente así lo exigirá.

  37. Estimado Íñigo,

    Llevo toda la mañana buscando el enlace a un documental sueco, que resume un poco el resultado de la política intervencionista de republicanos y demócratas durante la década pasada (2001-2010).

    Se trata de éste vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=4ECi6WJpbzE

    Con esto quería responder a su pregunta: No, Bush no fue nunca un liberal.

    Estimado E. Martín-Serrano,

    Yo sí puedo leer el off topic con el enlace al “Knuth reward check”; como informático aprecio el trabajo de Donald Knuth, y este no los conocía. Muchas gracias por la información.

    Saludos,
    Antonio

  38. José, en el mundo hay dos variantes de socialistas, los de izquierdas y los de derechas, si analizas a los socialistas de derechas veras que son una corriente colectivista al igual que los de izquierdas, que haya un ramal que tiende al liberalismo no te lo discuto.

    Pero en España el sector ha estado regulado y teledirigido por los gobiernos y el sector publico se ha dejado de la mano de Dios!

    En fin, cuando a un Estado lo metes de lleno en el círculo económico le puede suceder lo que a una empresa, que si lo malgestionas puede caer en quiebra. Vamos que los Estados tiene que dar mas libertad a los mercados y si yo en mi vida privada lo hago mal, me equivoco, no lo tiene por qué pagar toda una sociedad. Si un banco la ha cagado que la pague el banco no tienen por qué darle dinero de mis inflados impuestos para tapar sus errores, porque eso es lo que se hace, tapar sus errores no inducir a que los corrijan.

    En España lleva gobernando el PSOE poco mas de 20 años de 30 de democracia y lees la prensa afin y parece que la derecha ha estado toda la vida, vamos que van a estar llorando hasta el infinito y más allá. No paran de tomar decisiones en nombre de la sociedad y elegir lo que ellos creen que mas le conviene a cada individuo y ni siquiera dejan la capacidad de elección. Todo tiene que ser lo público o nada (como decian los comunistas, o comunismo o muerte, y casi siempre terminaba en muerte), habrá gente que le interese el sistema de pensiones públicas y habrá quién no, aqui como mucho te dicen que lo complementes con un plan privado si ves que es escaso el público pero no te dan la elección libre de elegir y que asuma el individuo la responsabilidad que ya somos mayorcitos.

    Pero en fin, vais a vivir eternamente en el país de nunca jamás.

  39. ….siguiendo con analogía del principio ¿Debe pagar el estado el tratamiento del niño con leucemia? pues depende.
    Si el estado tuviera dinero suficiente y para siempre, sí debería pagar; pero si el tratamiento de ese niño implica endeudarme de un modo que provoca un endeudamiento del estado que en medio-largo plazo será insostenible haciendo que otras muchas familias se vayan al paro y no puedan pagar los tratamientos de sus hijos enfermos, entonces no, no debe pagarlo.

    Lo que se intenta explicar aquí es que la capacidad de endeudamiento de los estados no es infinita y en algún punto debe parar el gasto público. Si no se paró a tiempo en su momento mejor pararlo cuanto antes que seguir engordando la bola, digo yo.

  40. @Íñigo
    Ahí va respuesta y mi respeto.
    Dice Ud que
    […] Lo que usted dice de que “Una vez prestado el servicio ya habrá alguien que lo pague, sea de su bolsillo, sea con seguro privado, sea la Seguridad Social (que la hay: [EDICARE / MEDICAID), sea con un subsidio (que se obtienen) o sea a través de muchas otras vías” viene a significar tanto como que un ciudadano debería conformarse con pensar que, con un mínimo de suerte, alguien pagará sus facturas” lo calificaría yo de muy realista. Fíjese que, siendo tan sencillo, no sé muy bien por qué tantos amigos míos americanos sienten terror ante quedar si empleo no tanto por el desempleo en sí sino por la pérdida del seguro sanitario. Les tengo que decir rápidamente que no se preocupen, que usted dice que si tienen cáncer seguro que encuentran a alguien que les pague el tratamiento. […]

    Y digo que digo lo que digo y no lo Ud. concluye.

    Pero, supongo que sobre el asunto no nos pondremos de acuerdo porque partimos de posiciones diferentes. Esto es normal, no tiene nada de extraño. Y eso está además bien. Y no ponerse de acuerdo en esto no excluye que podamos compartir muchos otros puntos de vista.

    Pero vamos a su argumento. Yo supongo que sus amigos le temen a quedarse sin empleo porque claro que pierden el seguro que les paga la empresa; aunque esa pérdida no es necesariamente automática (hay extensiones de cobertura que la empresa cubre como parte del paquete de compensación por despido). Yo tengo otros amigos que se cambian de empleo, y hasta lo pierden y no se quedan sin seguro por dos razones, (1) encuentran un empleo en prácticamente unos días y en el intervalo mantienen la cobertura del que tenían y (2) si la extensión de la cobertura expira se lo pagan ellos de su bolsillo hasta que encuentran otro empleo. Teniendo en cuenta que los derechos sobre la póliza pueden, en general, permanecer tras el despido, las primas son asequibles. El asunto es que lo del empleo allí no es como aquí. Recuerdo a un empleado de cierto nivel de Enron que habiendo perdido el empleo cuando la quiebra me despachó en un PC City algo de un teléfono móvil. De ejecutivo a dependiente. Lo sé porque me lo contó él mientras me despachaba. Desempleo del 9% frente al 21% a la fecha.

    Anteayer domingo paseaba con un amigo que me contó una historia USA sobre coberturas sanitarias, hospitales y facturas, historia real, como deben ser las historias. Una pareja de nacionalidad distinta, con formación universitaria ambos, se casa en España y se va a vivir a USA. La señora da a luz en un hospital allí al cabo del tiempo. ¡No tenían seguro! El hospital presta el servicio primero y pasa la factura después. Tampoco tienen dinero para pagarla. Bien, no importa, interviene el sistema y no la suerte, ¡que hay diferencia! La dirección del hospital los envía a la sede de la institución (quizás una universidad) dueña del complejo hospitalario. Allí reciben un cheque por el importe de la factura contra un compromiso de pago (uno de los cónyuges es ciudadano USA). Entregan el cheque en el hospital, factura pagada. Mucho más barato que comprar un coche medianillo. En USA hay casi un coche per cápita incluidos lactantes. Y se me olvidaba que parece que la deuda la está pagando algún familiar desde España. Esta historia tiene dos lecturas, (1) la que haría un intervencionista y (2) la que haría un no intervencionista. En realidad tiene hasta tres lecturas, añadido el apéndice español.

    Mi opinión, como en el caso que mencioné de la estrella del rock es que resulta increíble que se pueda estar sin seguro médico al tiempo que se tiene un coche per cápita (con seguro para cada coche; más caro que el seguro médico cada uno de ellos). Por eso no es fácil ponerse de acuerdo en cosas como ésta. Aunque por mi parte entiendo que se ha de buscar un punto de encuentro intermedio, si bien la distancia tal como está hoy parece bastante grande.

  41. @Antonio Alvarado

    Lo podía ver (el post) porque ya había sido repuesto.

    Sobre su profesión y Don Knuth, su obra “The Art of Computer Programming” es referencia de cabecera. Definitivamente imprescindible como consulta. Nadie le ensañará tanto si se dedica a programar computadores en serio.

    Me alegro de que mis enlaces le hayan sido útiles.

  42. Ante una situación tan dramática como que un hijo mío tenga leucemia se me ocurre que procuraría darle el mejor tratamiento posible, para ello previamente habría ahorrado para pagarme un seguro médico, pero supongamos que no lo tengo, entonces liquidaría mi patrimonio, si no fuera suficiente, pediría prestado al banco, a familiares, a amigos, mendigaría.

    Si me hubiera educado en la idea de que existe un Estado para resolverme la vida de la cuna a la tumba no habría ahorrado, no habría dado importancia a la conveniencia de desarrollar vínculos afectivos fuertes y, si el estatismo fuera la idea dominante, poco podría esperar de la caridad individual, para eso está el Estado, por tanto debería confiar en que el Estado robara por mí o hacerlo yo directamente. Pero mi padre me educó en la idea de que somos responsables de nuestros actos y que debemos ser previsores para afrontar los imprevisibles golpes de la fortuna, ni se me ocurre pensar que tenga ningún derecho a arrebatarle su propiedad a nadie para resolver mis problemas.

    El desarrollo de la civilización, entendido como el afán de que cada vez más gente viva cada vez mejor, se consigue mediante la división del trabajo. Podemos optar porque ésta se lleve a cabo de forma voluntaria o que la realice un órgano de planificación central y la imponga por la fuerza. El primer procedimiento consigue su objetivo de forma rápida y generalizada, que el segundo lo consiga es científicamente imposible.

    Que se escoja un camino u otro dependerá de los incentivos predominantes en la sociedad y éstos, a su vez, de las ideas dominantes en la misma. Si se destruyen o debilitan los incentivos para una división del trabajo basada en la cooperación pacífica, a la larga, nos cargamos la civilización.

    Primero fue el muro de Berlín, ahora es el turno de la socialdemocracia, estamos asistiendo a su colapso en cámara lenta, tanto más lenta cuanto más rápidamente se imprime dinero de la nada.

  43. Estimado Martin:
    Gracias por su prolongado comentario.
    En mi opinión, el escenario que usted pinta dista del real, al menos en el sentido de que no todo enfermo halla los recursos para una asistencia sanitaria gratuita en USA. Más aún, y por encima de todo, la diferencia fundamental es que una persona no tiene el DERECHO a esa asistencia.
    Desde mi perspectiva, ese es un derecho fundamental que, de por sí, justifica la existencia del Estado, que funciona como una gran reaseguradora colectiva.
    Ustedes dicen que:
    a) si no existiera el Estado, tendríamos que ahorrar individualmente. Habría otra mentalidad y ahorraríamos.
    Esto es palmariamente falso y/o muy ineficiente. Es falso porque la gente tiende a no hacerlo. Y si fuéramos lo suficientemente racionales para hacerlo, aún tendríamos el problema de que nuestra información no es perfecta. Probablemente ahorraríamos demasiado o demasiado poco. En cambio, el Estado puede evitar ese problema haciendo de reaseguradora (un seguro privado es, como es de sobra conocido, mucho más ineficiente).
    b) Ese tipo de gasto no debería asumirse si colapsará en un futuro los presupuestos del Estado.
    Aquí tenemos el eterno problema de la anticipación del futuro y del límite del gasto. En mi opinión, si hay una situación crítica ahora, se debe afrontar con todos los recursos disponibles ahora. Si eso implica endeudarse, nos endeudamos.
    Me gustaría saber cómo encararían ustedes una situación como la de hace dos años sin endeudarse ni lo más mínimo, sin intervenir en el sector bancario y sin tocar los tipos de interés. ¿Podría esa intervención mínima solucionar esos problemas?

  44. Preferencia temporal, mayor o menor disposición a renunciar a consumo hoy a cambio de recibir más bienes en el futuro.

    En nuestra vida pasamos por una fase inicial, durante nuestra infancia y juventud, de elevada preferencia temporal, lo quiero todo y lo quiero ya. Cualquiera que tenga niños pequeños sabrá de lo que le estoy hablando, dígale un a niño que qué prefiere, si un caramelo ahora o dos dentro de una semana.

    Según maduramos vamos siendo más conscientes de lo incierto del futuro y, si el proceso de maduración progresa adecuadamente, sentimos la necesidad de afrontar dicha incertidumbre por nosotros mismos. Nuestra preferencia temporal disminuye.

    Al final de nuestra vida, por razones obvias, la preferencia temporal tiende a aumentar, frenada por el interés que tengamos en dejar algo a nuestros herederos.

    En un entorno vital dominado por la idea del Estado del bienestar nos quedamos estancados en la fase de elevada preferencia temporal, ¿para qué ahorrar, el Estado proveerá?, ¿para qué madurar e intentar afrontar mi vida como un adulto responsable?, he puesto mi vida en manos de un Estado niñera, al que debo entregarle el 50% de lo que gano (de momento), a cambio de tener derecho a unos servicios cuya calidad será decidida unilateralmente por dicho Estado, él se encargará de quitarle a Pedro, por la fuerza, si es preciso, para darle a Juan.

    El comportamiento de la gente responde a los incentivos de su entorno, se les puede vender que lo mejor para ellos es aceptar voluntariamente que sea una agencia, con los monopolios compulsivos de la jurisdicción, los tributos y la violencia, la que determine su nivel de vida y el coste asociado, la aceptación mayoritaria de este planteamiento dependerá de las ideas que maneje una parte significativa de la población. La tarea del economista es poner de manifiesto las consecuencias que tiene dicho planteamiento para el desarrollo de la civilización.

    Eso de que la gente tiende a no ahorrar, será ahora y en el entorno sociata, tengo aún viva en la memoria la actitud ahorradora generalizada de generaciones anteriores a la mía, de todos los niveles económicos, que se desenvolvieron en un entorno sin un Estado-niñera omnipresente. Fueron capaces de salir adelante ellos y darle las herramientas a sus descendientes para poder hacerlo sin ayuda del Estado. ¿Qué cotas de desarrollo y bienestar no se hubieran alcanzado si en vez de vernos expoliados por estados elefantiásicos, hubiéramos desarrollado nuestra vida en un medio donde primara la libertad y la responsabilidad individual? Los rusos podrían, seguro, contarnos algo al respecto.

    Para terminar, la capacidad mental humana es limitada, el resultado de sus acciones es siempre, en mayor o menor medida, incierto. Lo maravilloso es que permitiendo el intercambio libre de información, de manera espontánea, mediante un proceso de prueba y error, surge un orden cuya tendencia es que cada vez más gente disponga de más bienes para satisfacer sus necesidades. Pretender mejorar ese orden mediante la aplicación de mandatos coactivos emitidos por una o varias mentes es una tarea inútil, porque la información es de carácter tácito, no formal, dispersa en las mentes de los que actúan y que se crea en la medida en que se permite su libre intercambio, si se pretende dirigir lo que hay que hacer hoy en base a lo que pasó ayer, se interrumpe el proceso de creación de dicha información. En resumen, ninguna mente o conjunto de mentes, por mucho que se apoye en medios técnicos, es capaz de disponer de la información necesaria para dotar de carácter coordinador a sus mandatos coactivos. Aceptemos pues nuestras limitaciones, no seamos arrogantes y demos gracias al descubrimiento de que la propiedad privada de los bienes económicos y su intercambio libre crean un orden espontáneo que permite la expansión, me atrevería a decir sin límite, de una vida humana que sea digna de tal nombre.

  45. Estimado rawolf:

    Vamos, que si le he entendido bien, nenes y ancianos son aversos al ahorro. Teniendo en cuenta que, cada vez más, suponen el 40% de la población europea (la proporción a nivel mundial es mucho mayor), resulta que esto de que somos propensos a ahorrar es cuando menos curioso, sobre todo si tenemos en cuenta que muchos de los “maduros” tampoco tienden a ahorrar..
    Pero es que, aun cuando fuera cierto que la mayoría de la gente fuera capaz de hacerlo por inspiración personal, seguiría siéndolo también que difícilmente ajustarían correctamente la proporción necesaria para cubrir, por ejemplo sus gastos en salud. Si yo supiera hoy en día qué me va a pasar en un futuro y cuánto me costará la asistencia, fetén, pero no sucede. De ahí que siempre acabe ahorrando poco o demasiado. Que haya un Estado que me asegure frente a esa incertidumbre es un gran invento.
    También lo es, por descontado, que ese Estado sea capaz de gestionar las pensiones, o que permita que todos los niños, sean ricos o pobres, sean educados convenientemente.
    Lo que ustedes parecen indicar es que sería mejor que no fuera así. Si uno es pobre, hombre, pues que se fastidie, porque pagar impuestos para que pueda estudiar es horrible.
    Y digo yo, ¿no será que añoran el sistema de clases del Antiguo Régimen? ¿No es un tanto absurdo pensar que uno tenga que valerse sólo de sus propios recursos, aun cuando no sea culpable de ser pobre, sólo para que a usted no le metan la mano en el bolsillo?
    Que quiere que le diga, yo estoy con el mandato bíblico de repartir los bienes.
    Otra cosa, por descontado, es que luego el Estado lo gestione bien o mal. Pero eso es otra historia.

  46. Iñigo

    Existen compañías de seguros cuya actividad profesional consiste precisamente en determinar eso que a usted (y a mí) le parece tan difícil: el coste del mantenimiento de la salud de un grupo de personas. No les va mal, son capaces de evaluarlo, cobrar una prima asequible a los miembros del grupo y ganar dinero.

    Aunque le parezca increíble, no somos iguales, hay gente alta y gente baja, rubios, morenos, blancos, negros, listos, menos listos, etc… La división del trabajo permite que todos, en la medida de nuestras posibilidades, podamos colaborar en el proceso. Usted puede ser el mejor neurocirujano del mundo, el mejor anestesista y el mejor limpiador de quirófanos, pero lo mejor para usted y para todos es que se dedique exclusivamente a operar cabezas, contrate a un anestesista y a alguien para que limpie el quirófano. De esta forma habrá más gente que solucione sus problemas neurológicos, el anestesista que no estaba dotado para ser cirujano puede ganarse la vida y lo mismo el que limpia el quirófano. Obviamente, el que realiza la labor más valorada por la gente ganará más que el que hace una labor menos valorada. El que limpia el quirófano es más pobre que el cirujano… ¿y? ¿Qué cree usted que ocurriría si se impone por la fuerza que el cirujano gane lo mismo que el que limpia el quirófano? ¿Se operaría más, se operaría menos, se operaría algo?

    Políticas distributivas aplicadas por una agencia que dispone del monopolio de la violencia para hacerlas efectivas generan un esquema de incentivos que favorecen a los menos productivos respectos a los más productivos, se desincentiva la productividad, la división del trabajo basada en la cooperación pacífica.

    Las buenas intenciones no son suficientes para resolver los problemas, la economía (mejor dicho, la escuela austriaca de economía) aporta un cuerpo de conocimiento teórico que permite anticipar, en cierta medida, las consecuencias de emplear unos medios determinados para el cumplimiento de nuestras buenas intenciones.

    Quiere usted que los pobres tengamos los medios necesarios para que nosotros o nuestros descendientes mejoremos nuestra condición, favorezca la acumulación de capital, única vía mediante la cual los asalariados pueden aumentar sus ingresos; permita que se den las condiciones para que florezca la empresarialidad, que el proceso de prueba y error requerido para adquirir el conocimiento necesario para ser empresario (conocimiento que, al no ser formal, sino tácito, no puede adquirirse en ninguna universidad, solo mediante la práctica) no quede bloqueado por barreras de entrada o de salida insalvables para cada intento que se acometa.

    Los servicios prestados en régimen de monopolio (se utiliza la fuerza para impedir la competencia con el agente monopolista) tienden a ser cada vez peores y más caros, sea en la sanidad, la educación, la justicia, el mantenimiento del orden, la defensa, etc.

  47. Estimado:
    No se lo cree ni usted.
    Las compañías de seguros privados resultan mucho más caras que el sistema nacional de salud. En USA, la sanidad tiene un coste monstruoso y es mucho menos eficiente que en Europa. ¿Cuál de los dos sistemas le parece más intervenido?
    En cuanto al monopolio de la justicia, sólo le diré que estaría bueno que la decisión de meter a una persona en la cárcel o no estuviera en manos privadas.
    EN cuanto a lo que me dice de los pobres, pues qué quiere que le diga: pobrecitos los pobres si creen que un mercado liberalizado les hará vivir mejor. Lo que conseguirá, seguramente, será que aumente su jornada laboral, se reduzcan sus salarios y sus prestaciones, etc. Liberal era el mundo en el siglo XIX y los niños y las mujeres trabajaban 14 horas diarias, incluyendo los domingos. Tuvieron que surgir los sindicatos para que eso cambiara (no recuerdo que el libre mercado ofreciera impulsos a los capitalistas para cambiar este escenario).
    A otro perro con ese hueso.

  48. ¿En qué se basa para decir que las compañías privadas son más caras que el sistema nacional de salud?

    ¿En qué se basa para decir que la sanidad en EEUU tiene un coste superior al de Europa?

    ¿Por qué el ejercicio de un monopolio compulsivo en el ámbito de la resolución de conflictos (incluso de aquellos en los que una de las partes sea un agente de dicho monopolio, pudiendo, además, cargar, el monopolio en cuestión, la cantidad que considere oportuna por su labor de árbitro de última instancia)es más eficaz que, por ejemplo, un arbitraje seleccionado en régimen de competencia y voluntariamente aceptado entre las compañías de seguros que cubran la responsabilidad de las partes en conflicto?

    ¿Cómo consigue un régimen socialista que cada vez haya menos pobres?

    Con qué situación compara la de los trabajadores en el siglo XIX, supongo que se refiere a la Inglaterra de la revolución industrial.

    ¿Cómo mejoran los sindicatos la situación de los trabajadores?

  49. Con respecto al coste sanitario de los seguros privados frente a los sistemas públicos, échele un ojo a cualquier estudio mínimamente serio sobre el tema.
    Con respecto a los sindicatos, sólo le daré una pista: en ausencia de presión sindical, los trabajadores pasan rápidamente a ver cómo sus condiciones laborales empeoran. Si no existe el sindicato, volvemos a la esclavitud.
    ¿O no cree usted que en las fábricas chinas la situación es la que es porque no existen sindicatos?

  50. ¿Qué estudio serio maneja?

    No ha contestado a mi pregunta sobre los sindicatos. ¿Cómo consiguen los sindicatos que haya trabajo para todos y en mejores condiciones?

    ¿Cuáles son las condiciones de trabajo en todas las fábricas chinas?, ¿es China un ejemplo de economía de mercado?

  51. Es absurdo lo que me dice. China es un ejemplo de economía en la que no existen los sindicatos libres.
    Si existieran los sindicatos libres, existiría también un salario mínimo y una limitación de horas de trabajo.
    No diga que yo he dicho lo que no he dicho. Los sindicatos no crean directamente empleos. Sólo consiguen que se reparta de manera más equilibrada. Si un sindicato consigue que dos personas trabajen ocho horas y no una dieciséis, cobrando ambas lo que la otra cobraba sola, ¿no han logrado algo?
    En cuanto al estudio serio, no le contesto, porque es demasiado obvio. Si quiere mantener lo contrario, busque usted uno solo en que diga lo contrario.

  52. O sea, que no existe un estudio imparcial que compare el coste de la sanidad privada de atención inmediata frente a una sanidad pública con enormes listas de espera y últimamente racaneo farmacéutico, de alguna manera haga a ambos servicios comparables y demuestre que el servicio público es más barato y mejor que el privado, menos mal, había empezado a pensar que miles de españoles estaban haciendo el gilipollas asumiendo el coste de contratación de dicho servicio además de ser expoliados por las SS, digo la Seguridad Socialista, digo Social.

    No tengo ni idea de la economía China, la agradecería que me indicara sus fuentes.

    Si el salario mínimo es una ventaja para los trabajadores, ¿por qué no lo ponen a 100,… no, mejor 1.000…, qué digo,… 10.000 €/hora?

    ¿A los trabajadores se les obliga por la fuerza a trabajar unas determinadas horas de trabajo?, ¿no se acuerda voluntariamente entre las partes?

    Pero el que trabaja voluntariamente 16 horas, ¿qué opina de que se le reduzca a la mitad también el sueldo? ¿o trabaja la mitad ganando lo mismo?

  53. Qué curioso su argumento de que a los trabajadores no se les obliga, sino que es un libre acuerdo entre las partes. Es el mismo que utilizaban los patronos del XIX para justificar que los niños trabajasen 14 horas, que no hubiese la más mínima seguridad en las minas, que las mujeres perdieran su empleo si se quedaban embarazadas… Qué gran patrono se ha perdido con usted.

    En cuanto a lo del estudio, y ya que insiste en ser rocoso, qué tal si mira el de la WHO de 2000, diciendo explícitamente que el sistema americano era el más caro del mundo y uno de los más mediocres en calidad? Igual alucina con esos resultados.
    Y qué me dice de listas de espera? Será en donde usted viva. Donde yo he vivido siempre, apenas se conocen. Ni en castellano ni en euskera.

  54. La organización mundial de la salud, ¿no es un órgano de las Naciones Unidas?, ¿con qué dinero se financia?, ¿de los estados, tal vez?, ¿los mismos que nos expolian para darnos los servicios que les de la gana y como les de la gana?, seguro que también han hecho un informe a favor de los impuestos.

    Respecto a la calidad de los servicios de la pública, será que usted vive en una comunidad con un nivel de riqueza tal que la acción destructora del Estado no ha hecho mella todavía. Donde yo vivo, una de las comunidades más pobres, socialista, por supuesto, las listas de espera son de 6 meses para una operación de rodilla, a la madre de un amigo la han tenido que ingresar tres veces, compartiendo habitación con una moribunda, porque están como locos por quitársela de encima en cuanto muestra el más mínimo síntoma de recuperación, si vas con un cáncer de pulmón y eres fumador, date por jodido, te aplican la mitad de la cara quimio que te daría alguna oportunidad.

    Le voy a poner ejemplos de obligar:

    Si no pago los impuestos que unilateralmente fija el Estado, me multa y puedo ir incluso a la cárcel.

    Si en un bar de mi propiedad, si puede llamarse así, permito que se fume, me lo pueden cerrar. Si me resisto, puedo acabar en la cárcel.

    Si incumplo cualquiera de los mandatos que por miles al año emite el Estado en virtud de su monopolio jurisdiccional (yo, Estado, decido en última instancia sobre los conflictos que pueda generar la maraña de legislación que creo continuamente), puedo ser multado o encarcelado.

    A mí nadie me obliga a aceptar las condiciones de trabajo que se ofrezcan, si no las acepto no puedo ser multado, ni encarcelado. No hay coacción física.

    Intentar llegar a conclusiones generales a partir de hechos históricos es tan absurdo como intentar enunciar leyes económicas mediante experimentos, los hechos históricos están condicionados por las circunstancias particulares de tiempo y lugar en las que se desarrollaron y no valen para obtener leyes generales. Si tiene una teoría coherente lógicamente sobre el asunto expóngala, si pretende ilustrarla con hechos históricos, al menos contextualícelos. Las condiciones penosas a las que hace referencia hay que ponerlas en el contexto en el que ocurrieron, pero siendo penosas vistas desde nuestra perspectiva, no se ha preguntado ¿qué les llevó a esos trabajadores a aceptarlas?, ¿no sería que la alternativa era peor?, ¿no sería que el capital acumulado hasta ese momento no era el suficiente para que la productividad del trabajo fuera tal que permitiera, por un lado, quitar a las mujeres y a los niños del trabajo y aumentar, posteriormente, los salarios de los trabajadores activos?, ¿no se alcanzó con relativa rapidez ese estadio? y ¿no se debió ello a la acumulación de capital productivo?, ¿no ocurrió ello, no gracias a los sindicatos, sino a pesar de los sindicatos?

    Una vez que el socialismo se demostró que carecía de base científica para conseguir lo que prometía con los medios propuestos, sus seguidores se convirtieron en creyentes de una nueva fe sin más justificación que sus buenas intenciones. Incapaces de demostrar la viabilidad de sus propuestas, ni en la teoría, ni en la práctica, sólo les quedó apelar a lo más vil de la naturaleza humana: el resentimiento, el odio y la envidia para propalar su falsa religión. El resultado: 170 millones de muertos.

  55. Pues sí que ha descubierto usted América. Por supuesto que aceptaban ser esclavos porque la alternativa era la muerte. Pero lo que usted defiende es que, en un mundo liberal, todo sería de color de rosa. Lo que yo le digo es que ese mundo ya existió y era un mundo de explotación laboral, falta de clases medias, lo que hizo que surgiera un proletariado marxista, revueltas sociales continuas, etc.
    Es lo que hay, le guste o no.
    Y, claro, ya sabía yo que la WHO no le parecería seria como organización. SE ve que no la conoce demasiado. En todo caso, yo le he dado un informe de primera linea que afirma que la sanidad USA es terrible. Deme uno que diga lo contrario.
    Y sobre lo de su comunidad, qué quiere que le diga: si son pobres, su sanidad será mala. Pero peor sería si no hubiera sanidad pública. Entonces, sería un desastre.
    Allí donde yo vivo, funciona. Así de simple. Así que, al final, parece ser que lo normal es que si un Estado es rico la sanidad sea buena y si no, no. Lo extraño es lo de los USA y se debe a una sola cosa: que la sanidad es privada.

  56. ¿Yo le cito un informe de la WHO y usted me envía las opiniones de un autor aislado? No lo veo muy compensado, ¿no cree?

  57. Iñigo, Colón era uno solo diciendo que el mundo era redondo, contra la Corona Española diciendo que era plano y sostenido por 4 elefantes y una tortuga gigante. Quién tenía razón? Galileo Galilei era uno solo diciendo que la Tierra no era el centro del Universo, contrario a lo que pensaban la Inquisición y todo el resto del mundo.
    Su argumento es falaz.

    Respecto del salario mínimo, no se puede decir por Ley que de repente todos seamos ricos, y que se cumpla mágicamente! Lo que sucede, por ejemplo, en el caso de que un grupo de obreros gane lo justo y necesario para la canasta básica (así le decimos en Argentina). La presión sindical hace que se tengan que elevar los salarios un 20%, por ejemplo. Lo que sucede inmediatamente después es que la empresa tiene que aumentar los precios de sus productos un 20% para poder mantener el margen de ganancias. Entonces, si esto lo extendemos a todas las empresas (que es lo que sucede), la canasta básica sube también un 20%, con lo cual volvemos a la situación inicial…

    Aquí hay un artículo muy bueno al respecto:
    http://independent.typepad.com/elindependent/2005/12/libertad_verdad.html

  58. Respecto de la situación de salud en EEUU: el Estado, mediante una ley, OBLIGA a todo el mundo a contratar el plan de salud.
    Entonces, como el sistema de salud tiene a los consumidores “prisioneros”, pueden elevar sus precios hasta donde se les ocurra y no pensar en procedimientos más eficientes y baratos. Si total, el Estado va a obligar a las empresas a que le paguen el seguro médico a sus empleados.

    En un sistema des-regulado, como es por ejemplo la telefonía móvil en EEUU, donde hay montones de empresas compitiendo, tiene sentido que cada empresa ofrezca planes más baratos, con mejores prestaciones, adecuados a las necesidades de cada uno. La competencia es lo que hace que los precios se mantengan bajos.

    El gobierno de EEUU, mediante el sistema de otorgamiento de licencias para ejercer, evita que entre nuevos prestadores médicos al mercado, con innovación y nuevos procedimientos que abaratan los costos.