Miremos al Báltico para cambiar de rumbo

Algunos venimos defendiendo desde 2007 la necesidad de salir de la crisis mediante dos premisas: austeridad del sector público y liberalización del sector privado. Las depresiones son momentos en los que es necesario amasar un enorme volumen de ahorro para amortizar deudas y reorganizar la economía, para lo cual el peso del Estado debe reducirse y las regulaciones que bloquean la recolocación de los factores productivos deben desaparecer. España, sin embargo, lleva cuatro años poniendo en práctica lo contrario: amplios déficits públicos y mantenimiento de todas las rigideces económicas (alias “derechos sociales”). El resultado no puede ser más desolador, pues no sólo no hemos salido del estancamiento recesivo sino que nos hemos embarrancado más en él, añadiendo a nuestra crisis de deuda privada otra superpuesta de deuda pública.

¿Acaso no ha llegado el momento de cambiar de rumbo? Totalmente. De los países europeos, aquellos que más se han acercado a nuestras recomendaciones han sido los bálticos (cuya población conjunta no es demasiado grande, pero sí es mayor que la de Irlanda y sólo un 30% menor que la de Grecia o Portugal). Estonia, Letonia y en menor medida Lituania han hecho gala de la austeridad pública y de la flexibilidad privada y los resultados han sido los que cabía prever: duros en la etapa de ajuste, espectaculares en la de recuperación. Por ejemplo, el PIB de estos tres países cayó entre un 17% y un 22% desde 2008 a 2010, pero gracias al ajuste interno en 2011 ya está aumentando a ritmos de entre el 6% y el 8% anual. ¿Y en que ha consistido ese ajuste interno? En la austeridad pública y la flexibilidad privada.

El saneamiento del sector público ha sido tan intenso como requerían las circunstancias: en Estonia y Letonia, el Estado redujo sus gastos, desde su punto máximo, en más de un 10% (en España sólo un 3%), lo que les ha permitido o bien prácticamente eliminar su déficit (en el caso de Letonia, que alcanzó un déficit de hasta el 8% del PIB) o bien amasar un superávit (en el de Estonia, que apenas se permitió padecer un déficit del 2%). Y, oh, la perversa austeridad no ha afectado en lo más mínimo su crecimiento. ¿Cómo es posible, señores keynesianos? De hecho, Lituania, el país más rezagado de los tres en reducir los gastos (un 3% desde su máximo), no crece más que sus vecinos pese a que su déficit sigue en torno al 7,5% del PIB (eso sí, tiene margen para endeudarse sin, de momento, poner en jaque la solvencia de su Estado, pues su deuda total apenas llega al 40% del PIB).

Y es que más importante que el ajuste del sector público ha sido el del sector privado, sobre todo en materia laboral. Ya explicamos el otro día que lo que necesita España no son salarios bajos, sino salarios libres: la diferencia es crucial, porque una cosa es rebajar artificialmente los salarios y otra, muy distinta, ajustarlos a su nueva productividad. En algunos sectores, los salarios pueden tener que caer mucho, en otros poquito y en algunos incluso subir; es decir, hay que reajustar los precios y salarios relativos, no machacar de manera indiscriminada a todos los trabajadores.

Eso es justo lo que ha sucedido en los países bálticos. Desde 2008, los costes laborales de Estonia han aumentado un 1%, una media que esconde importantes diferencias internas: los salarios en la construcción caen un 7% (llegaron a reducirse un 15%), pero los de la electricidad o los de las industrias de la información aumentan más del 10%. Algo similar sucede en Letonia: los costes laborales medios se han reducido un 1,7%, pero los empleados públicos ven minorarlos un 20%, la banca un 6% y la construcción un 3%, mientras que en la electricidad y el gas o en los servicios profesionales aumentan más de un 10%. De nuevo, también algo muy parecido a lo que ha ocurrido en Lituania: los costes medios caen un 4,5%, pero en la construcción se desploman un 32% y en las industrias de la información aumentan un 12%. Es decir, los salarios se reducen en aquellos sectores que deben adelgazar y aumentan en aquellos que deben expandirse.

El resultado de este ajuste salarial y de esta recomposición del empleo no ha tardado en dejarse notar: durante la crisis, el paro en Estonia aumentó del 4,5% al 17,9% pero a mediados de este año ha vuelto a caer al 12,8%. En Letonia se disparó del 6,6% al 19,8% pero ya ha mejorado al 16,5%. Y en Lituania explotó del 4,5% al 18,5%, minorándose ya al 15,6%. Es decir, mientras el desempleo sigue lentamente incrementándose en el resto de Europa, la flexibilidad laboral de los bálticos les ha permitido abandonar unos niveles de paro propios de España. De hecho, no caigamos en la trampa keynesiana de pensar que el desempleo se ha reducido porque el crecimiento ha aumentado: al revés, los bálticos han vuelto a crecer porque han readaptado su estructura productiva, ajustando costes y recolocando a sus factores productivos desde las industrias hipertrofiadas a las atrofiadas. Basta darse cuenta del importantísimo cambio que ha sufrido la composición del PIB de esas economías: si hasta 2007 todas ellas importaban brutalmente capital (sus déficits exteriores se ubicaban entre el 15% y el 20% del PIB, duplicando el déficit español o el estadounidense), mientras que hoy los tres países disfrutan de superávits exteriores de entre el 2% y el 3%. ¡Y todo ello sin necesidad alguna de devaluar!

En definitiva, los resultados de un modelo (despilfarro público más rigidez en los mercados) y los de otro (austeridad pública más flexibilidad privada) son muy claros. Tanto como lo son las medidas que necesita España. Ahora sólo falta que el PP tenga tiempo y, más importante, se atreva a ponerlas en práctica: desde luego, no será por falta de ejemplos de su exitosa aplicación.

También te puede gustar

18 comments

  1. Si en estos paises se ha tripicado el paro al flexibilizar el mercado para luego reducirse ¿Qué pasaría en españa? ¿a qué cotas de paro llegaríamos? ¿sería viable un estado con un 60% de paro?

    Tambien se observa en su artículo que los salarios han disminuido levemente pese a triplicarse el paro, de lo que se deduce que tendrán que seguir bajando para poder llegar al pleno empleo.

    Teniendo en cuenta estos efectos combinados ¿Es posible hacer una estimación gruesa de lo que deberían bajarse los salarios para llegar al pleno empleo? ¿Existen estudios al respecto?

    Un saludo.

  2. He visto que en estos paises se han privatizado empresas estatales,seguro que esto tambien ayuda a cuadrar las cuentas,tambien tienen energia electrica y nuclear, y madera que exportan y seguro que no tienen 6 niveles de administracione.
    Quiero decir que no somos grecia,perdon lituania

  3. @rberzal
    En un año o dos sabremos como siguen.

    Yo creo que seguirán bajando el paro y los sueldos subiendo más en unos sitios que en otros, pero seguramente con el ritmo que llevan en menos de 3 o 5 años desde ahora estarán donde estaban cuando empezaron a caer, si no cambian de política o les afecta algo que hagamos en el resto de Europa claro.

  4. Escuchando a Mariano Rajoy en el debate me pareció escuchar a un socialista, con la cantinela de siempre: “no tocaré pensiones, educación y sanidad”, y lo dijo incansablemente, machaconamente …

    ¿Hará lo contrario cuando gobierne? Tal vez no le quede más remedio, pero desde luego estará completamente deslegitimado, y por supuesto acciones contrarias a lo prometido en situación de grave crisis económica supondrá un gran conflictividad social, y esto no es Grecia, aquí las ostias se dan de verdad, más cuando contamos con dos movimientos nacionalistas tremendamente fuertes.

    Aquí ningún líder tiene la suficiente confianza para decir la verdad y decirle a la gente que se ponga a trabajar y levantar esto. Aquí nuestros líderes se preocupan más de la poltrona, de favorecer a los suyos, de “mojar” la tostada, … y así nos va.

    El que tenga pasta que se la lleve a Alemania … :)

  5. Y por cierto estimado profesor, no dude que los salarios tienden a ajustarse y ese proceso se está produciendo en nuestro país, concretamente en el único mercado libre que existe, lo que algunos listos llaman mercado negro o economía sumergida, y que nos salva de entrar en un conflicto civil.

    Mientras contemplamos con resignación como en el mercado estatal grandes empresarios como Urdangarín o Dorribo hacen pingües beneficios atracando la hacienda del Estado, y por supuesto con el beneplácito de la clase política de uno y otro lado (aunque en realidad es el mismo).

  6. – Los países bálticos al igual que Islandia tienen una población pequeña que en caso de Lituania tiene 3 millones de habitantes. No es lo mismo su estructura de PIB, nivel de prestaciones sociales previas, deuda privada, ni como miden el nivel de desempleo,etc.

    – No se olvide que en España pudimos salir de la recesión de los 90 gracias a las devaluaciones, los ingresos extraordinarios de las privatizaciones y la reforma de la ley de suelo en un contexto de bajos tipos de interés y expansión crediticia. Ahora mismo por las privatizaciones de lo que nos queda nos darían una miseria, no podemos devaluar y el grifo del crédito está cerrado para bastante tiempo.

    – A día de hoy y con la ley en la mano un empresario puede contratar y despedir a la carta. El problema son los indefinidos que tienes en plantilla que no puedes quitártelos de encima por la elevada indemnización, pero ahí se puede hacer bien poco. La rebaja de salarios lleva ya tres años haciéndose, independientemente de reforma alguna gracias al poderoso argumento de los 5 millones de parados. Los trabajadores han renunciado a parte importante de su sueldo, reducciones en el sector público, eliminación de complementos y seguros, aumento de horas extraordinarias sin remuneración,etc. El ajuste al alza en determinados sectores es testimonial pues tenemos la oferta de trabajo que tenemos en base a nuestra población activa, a la emigración y a un nivel tan elevado de paro que todo el mundo está dispuesto a hacer de todo y a aprender de todo para poder sobrevivir.

    – Los costes de transición a un sistema de capitalización en las pensiones son a día de hoy inasumibles por el Estado. Luego la posibilidad de hacer reformas en el sistema de pensiones sólo pasa por recortes en las mismas.

    – A diferencia de otras épocas con las devaluaciones nos volvíamos más competitivos porque estábamos en un mundo que iba a más, que consumía de todo por parte de todos, de expansión crediticia, de hipotecas y bajos tipos. Ahora no vamos a poder colocar todo lo que queremos, existe una competencia a la baja en todo tipo de condiciones (sobre todo con países con estructura de PIB similar a la nuestra).

  7. Juan: si lo que quieres decir es que los “recortes” que hay que hacer son muy duros y, por tanto, mejor no los hacemos, pues… ¿Qué quieres que te diga? Es que va a suceder de todas formas. O por las buenas, o por las malas. No es una elección.
    Intenta imaginarte esto: te recortan el 30% de tu sueldo, pero tú decides que no vas a bajar tu nivel de vida, porque es una conquista social, un derecho adquirido y blablaba… ¡Bueno! Pues a corto plazo irás bien y “vacilarás” un montón: “¿Ves, Rallo? ¿Eh, Aversiahora? ¿Veis cómo sí que se podía? No había que hacer recortes. ¡Si es que soy chachi! (¿te acuerdas?)”. El problema es que te estarás gastando tu sueldo del año en 8 meses. A partir de agosto ya no cobrarás y… ¡te vas a enterar de lo que es un ajuste por las malas!

    Ahora bien, si lo que quieres decir es que mucha gente piensa que aquí se hacen dos reformitas y ya todo se arregla sin que yo resulte muy perjudicado, y que eso no va a ser así… Si lo que quieres decir es que, por las buenas o por las malas, nos vamos a un empobrecimiento general de tal magnitud a corto plazo que, sumado a los enormes desequilibrios sociales que ya teníamos antes, nos mete en una situación de violencia social cuasi bélica, tipo años 30… entonces estoy de acuerdo contigo.

  8. Juan: Lo que dice usted de que los indefinitos son un problema por que para echarlos hay que indemnizarlos es cuando menos cuestionable. Debo decirle que en esto no hay nada de original por que estamos cansados de oir que el mercado de trabajo no es flexible y no sé cuantas cantinelas más que no por ser muy repetidas dejar de ser muy cuestionables.

    La indemnización al trabajador indefinido no es niguna carga para el empresario, es más, he demostrado que para quien es una carga es para el trabajador. Para el que esté interesado dejo el enlace al razonamiento:

    http://enlacalle.es/?p=123

    Lo dicho, animense ustedes da ponerme verde.

  9. ¿Por qué habríamos de ponerte verde?

    Tú imagínate un economista de éxito, es decir, uno de esos sabios a quienes los políticos llaman en situaciones como la actual para pedirles opinión. Esa persona no ha llegado a esa posición por saber mucho de economía, sino por saber mucho de “pasillos” y “despachos”. Es decir, por decirle a la gente lo que quiere oír.
    Si este señor tiene algo de dignidad puede que busque un punto intermedio entre la verdad y lo que su interlocutor quiere oír. A esto le llamamos eufemismo o vaguedad.

    Luego, estas vaguedades son “repicadas” por políticos y periodistas, pero eso sí, vaciadas de todo contenido inicial y rellenadas de lo que cada uno quiera.

    ¿A cuento de qué viene este rollo? Pues a que, cuando nos recomiendan que flexibilicemos el mercado laboral, no se refieren al despido. Eso, como tú bien dices, no es más que un pago -diferido- de salario. A lo que se refieren es a los salarios. Nuestros salarios suben muy fácilmente cuando crecemos (incluso cuando no), pero no bajan cuando decrecemos. O, al menos, no tan “flexiblemente”. Concretemos (simplificando un poco, lo reconozco, pero de buena fe): si tu empresa gana menos, tendrás que pagarle menos a tus trabajadores, pero, si tus trabajadores tienen su sueldo tasado por ley, solo te queda la opción de despedir. Si despedir a unos te cuesta más que a otros, despedirás a los más baratos. Si los más baratos son los últimos en llegar (normalmente los jóvenes)… Creo que se entiende.

    Es decir: cuando un sabio (de los de verdad) nos dice que flexibilicemos, quiere decir que bajemos salarios. No lo dice porque eso será mal recibido por la mayoría social de ese país (no olvidemos que la relación entre trabajadores y parados es -incluso ahora- de más de 3 a 1) y eso le hará dejar de ser un economista de referencia.

    Alguien dirá: “ya, los espabilados de siempre”. ¡Bueno…! Es humano. Mirémonos en el espejo: ¿no es lo que hacemos todos en nuestra empresa? ¿Quién dice en voz alta lo que piensa de verdad, a riesgo de caer en desgracia?

  10. “Es que son muy pequeños” es una razón patética. En España nuestras 17 autonosuyas son cada una de tamaños similares a esos países, unas son un Pelin mas liberales o menos socialistas que otras y ya con eso se ven 5 puntos de paro menos que la media o 10 o mas con las mas desbocadas como Andalucía. No hay peor ciego que el que no quiere ver.

    Los ajustes son inevitables y resistiendonos solo alargamos nuestra agonía, aumentamos las penurias y retrasamos la recuperación.

    De la crisis de los 90 no nos saco el PSOE devaluando y tocando el suelo, que ya hab
    Ia burbujeado hasta el 92-93. De hecho por eso se hecho a Felipe, de esa salimos cuando se controlo el gasto a partir del 96. Hasta conseguimos cumplir de verdad los requisitos para el ingreso en Europa, no como otros. Pero esa crisis no es ni la mitad de dura que esta.

    Es cierto que los sueldos han bajado, sobre todo si calculas la media con toda la población activa, o aunque solo lo hagas con la que había hasta que estallo la crisis en el 2007. El problema es que la bajada ha sido a lo bestia, es decir, como no se puede ajustar ni renegociar esperamos a quebrar y luego el ajuste es todos a la calle.

    Pero es que la cosa no va de bajar sueldos, va de que se reajusten libremente, es decir, primero es lógico que bajen desde la burbuja, luego que aparezcan sectores donde suben (los de futuro) y luego que los sectores en caída se estabilicen o frenen a medida que ya se van quedando mas desiertos ya que la gente se ha ido moviendo dentro de sus posibilidades donde se va pagando mas.

    Pero en España esto es muy difícil. Las indemnizaciones por despido son costes para unos y una especie de jaula de oro para otros. Con la que esta cayendo muchos aguantan en sus insulsos y sin futuro trabajos actuales por no perder la recompensa de su antigüedad marchandose vete tu a saber donde y a cobrar seguramente menos, mejor esperar a que su empresa pete del todo y luego, maximizados los ingresos en ese escenario, a buscar otra cosa.

    Si no se puede pasar a un sistema capitalizado entonces las pensiones morirán de ridículas, llegara un día que la gente diga: “¿Y dice que tengo que pagar un 45% de mi sueldo durante al menos 35años consecutivos para que me pagen 1/20 de lo que yo cobraba a partir de los 75años? Pues vasuste a la mie…da!” y nadie lo querrá. Ellos mismo se lo cargaran.

    Pues aunque ahora estamos en un mundo que va a menos los bálticos están exportando como nunca lo habían hecho, lo mismo tendríamos que imitarles…

  11. Triste ver como la experiencia de algunos realmente no es aprovechada por otros. No hay sabios.
    Yo vivo en Guatemala, nuestro nivel de vida en general es muy inferior a la de vuestras naciones y sin embargo el presupuesto del estado está en el orden del 18% sobre el PIB. Para una nación en “vías de desarrollo” (denominación ridícula ya que desde que tengo memoria así se nos llama) podrán decir que es “lógico”, hay que invertir pero sucede que el déficit es del 30%!
    O sea que dentro de unos 3 o 4 años estaremos igual que ustedes y, a diferencia de los países europeos, no tenemos a Alemania cerca que nos rescate.
    Por tanto, ni la experiencia negativa de los gobiernos gastando más de lo que ingresa ni la positiva de los países bálticos se está aprovechando. Bien dicen que el hombre es el único animal que comete el mismo error varias veces.

  12. ¿Tiene usted información sobre el modelo económico de Suecia, sus tasas de paro, distribución de su economía por sectores, nivel y calidad de su estado de bienestar, fiscalidad, etc…. ? Es que también he oído como prototipo de modelo a seguir, el modelo escandinavo (no tanto el báltico). ¿Podría aportarnos algunas cuestiones que nos clarifiquen este modelo?. Gracias.

  13. ¿Y cómo explica usted que Grecia, en el que las clases trabajadoras han perdido entre un 30 y 40% de poder adquisitivo, se han rebajado las pensiones, el salario mínimo, la prestación por desempleo y demás maravillas impuestas por el FMI (adalid de la ideología que usted predica) vaya de mal en peor?

  14. Grecia está en suspensión de pagos. Tiene una economía tremendamente improductiva y una deuda pública brutal. Frente a esa situación, no bastan medias tintas, como reducir tímidamente el gasto por aquí o subir, todavía más, los impuestos por allá. Es imprescindible una revolución del modelo de Estado y ni siquiera así es seguro que el país sea capaz de generar la riqueza con la que amortizar sus deudas. Pero Grecia no ha hecho nada de esto. Ha prometido mucho y no ha hecho prácticamente nada: http://www.libremercado.com/2011-12-17/grecia-se-rie-de-europa-ni-reformas-ni-reduccion-del-gasto-publico-1276444518/

    Por ello, su única solución es suspender pagos. Por cierto, no soy un seguidor del FMI, actualmente dirigido por una política socialista francesa. En mi opinión, habría que haberlo cerrado hace décadas. Por ejemplo: http://juanramonrallo.com/27/05/2011/%C2%BFy-si-cerramos-el-fmi/