Histeria anti-austeridad

A tenor de las noticias, parecería que la crisis económica ha abocado a España y al resto de naciones europeas a padecer la mayor y más insufrible de las austeridades públicas jamás narradas. Extrema austeridad estatal que, se nos dice, es la responsable del notable agravamiento de la crisis económica que hemos vivido desde mediados de año a esta parte. Sólo hay una pieza que no encaja en este rompecabezas intervencionista: salvo en Grecia, Portugal, Irlanda y España, trece de los diecisiete países de la Eurozona habrán gastado en 2011 más que en ningún otro año de su historia; e incluso estas cuatro excepciones han disfrutado este ejercicio de un presupuesto más amplio que en 2007, el año en el que la orgía crediticia que nos ha arrastrado al desastre actual estaba en todo su apogeo.

En España, por ejemplo, las administraciones públicas habrán gastado en términos nominales un 17% más que en 2007 (un 7% más, descontada la inflación), fecha en la que disfrutábamos de abundantísimos —y ficticios— ingresos tributarios procedentes de la burbuja inmobiliaria y nuestros políticos prometían a trote y moche cheques-bebés, revalorizaciones insostenibles de las pensiones, rentas de emancipación, etc. Repito: en 2011 hemos gastado un 17% más que en 2007. Austeridad del sector público, dicen. ¡En los huesos se habrá quedado!

Sí, ya sé que el catecismo keynesiano dicta que precisamente, tras el desplome del gasto privado que hemos vivido desde 2007, es el sector público el que debería haberse hecho cargo de esa demanda que se ha esfumado y, por tanto, que un incremento nominal del gasto del 17% peca incluso de timorato. ¿Y qué no peca de timorato cuando Krugman et alii han llegado a propugnar déficits públicos superiores al 15% del PIB? Sea como fuere, no es momento de exponer aquí todas las múltiples razones por las que este simplista pensamiento es erróneo y peligroso. Pero, eso sí, al menos déjenme constatar que unos y otros no estamos hablando el mismo lenguaje: cuando los partidarios de la austeridad defendemos una reducción del gasto público que coadyuve —en lugar de contrarrestar— el proceso de desapalancamiento y saneamiento del endeudadísimo sector privado, no estamos desde luego hablando de que el Estado siga gastando casi un 20% más que hace cuatro años y que incurra en un déficit cercano al 7% del PIB. Desde cualquier perspectiva, uno diría que estas cuentas públicas son tremendamente expansivas; incluso insosteniblemente expansivas.

Todo lo cual, claro, no obsta para que los estatólatras recurran al alarmismo más demagogo para enrocarse en su posición despilfarradora. La estrategia es muy sencilla y ya la han utilizado con inquietante éxito en su explicación de la génesis de la crisis: primero, buscamos en la circundante realidad alguna traza —por insignificante que ésta sea— de aquello que deseamos denostar (sea la austeridad o la desregulación de los mercados); segundo, magnificamos su entidad hasta volverla irreconocible (“vivimos en la era del fundamentalismo de la austeridad” o “vivimos en la era del fundamentalismo de la desregulación”); y tercero, asociamos cualquier catástrofe con el muñeco de paja que hemos creado (“la recaída en la recesión es consecuencia de la austeridad extrema” o “la crisis es culpa de la desregulación financiera”). Quod erat demostrandum

Un ejemplo histriónico y ridículo de esta treta argumental podemos encontrarla en un reciente artículo del prestigioso semanario británico The Economist (y si esto lo hacen las publicaciones con prestigio, imaginen qué harán las abierta y desacomplejadamente ideologizadas). Rezaba así: “Un énfasis demasiado grande en la austeridad acarrearía el riesgo de mandar al continente derechito hacia una profunda recesión; los últimos datos de la producción industrial italiana del pasado mes de octubre muestran un descenso interanual del 4,1%, incluso antes de que los recortes presupuestarios hayan sido implantados por el nuevo ejecutivo”. Pasamos de las relaciones causa-efecto a las relaciones efecto-causa: si hay recesión, sólo puede venir provocada por los recortes. Sublime.

Mas acaso la tergiversación italiana no es ni la única ni siquiera la más lamentable de todas. ¿Les suena Grecia? Sí, ese país con una deuda del 150% del PIB, con un presupuesto en crónico déficit, con una clase política oportunista, mentirosa y desacreditada, con una economía asfixiada por las regulaciones y, por tanto, con unos tipos de interés leoninos para refinanciar sus pasivos. Uno diría que una economía así se enfrenta a una inminente suspensión de pagos estatal, al desmoronamiento de su sistema bancario y, claro, a una salida del área monetaria europea (lo que supondría devaluar su nueva divisa más de un 50%). Y uno también diría que éstas no son las condiciones más propicias ni para que los de dentro mantengan sus ahorros invertidos en el país ni para que los de fuera los lleven allí entusiasmados. Al contrario, lo que uno esperaría ver —que es justo lo que se ha visto desde hace muchos meses— es una sangrante y generalizada fuga de capitales que erradica cualquier posibilidad de crecimiento.

Una economía así se encuentra permanentemente en el filo de la navaja mientras no se adopte una de estas dos vías: o entra en bancarrota —asignando las pérdidas potenciales entre los distintos agentes— o sanea de manera creíble y muy intensa sus cuentas. La última vía sería la deseable, pero no siempre es la políticamente factible; aun así, es la vía por la que los políticos europeos y griegos afirman haber optado. ¿Pero dicen la verdad? Sólo hace falta echarle un vistazo al último informe del FMI al respecto: tras una minúscula reducción del gasto público en 2010 (inferior al 10% y, desde luego, muy inferior a la que habría permitido cuadrar las cuentas), el gobierno heleno no ha hecho en 2011 nada: ni en materia de gastos, ni en materia de ingresos, ni en materia de liberalizaciones. Bueno sí, han hecho algo muy propio de los políticos: prometer aquello que no tienen la más mínima intención de cumplir.

Dicho de otro modo, el país, lejos de salir de la situación de insolvencia, sólo la ha agravado: ha vivido otro año de prestado (y van…) a cambio de financiar su deuda a tipos de interés estratosféricos (que lo son precisamente por no superar de manera creíble su estado próximo a la suspensión de pagos). Pero, y esto es lo ditirámbicamente sorprendente, para el alarmismo anti-austeridad propio de los keynesianos el principal problema de Grecia, por el cual su economía está decreciendo a marchas aceleradas, no es ése, sino que su déficit público para este año será sólo del 10%, cinco puntos menos que en 2009 (y apenas un punto menos que en 2010). Sí, una notable tragedia que sin duda hace palidecer al cada vez más probable riesgo de colapso de su sistema bancario, monetario y tributario. ¿Alguien puede seriamente sostener que si Grecia hubiese mantenido su colosal déficit de 2009 el país estaría hoy en mejor forma?

Lo dudo mucho, pero la histeria anti-austeridad va de oficio en unos políticos cuyo poder deriva de gastar tanto como pueden. No creo que nadie se llame a sorpresa por el hecho de que nuestros gobernantes se resistan con uñas y dientes a ceder poder y apretarse el cinturón. Lo llamativo no es eso, sino toda la corte de economistas cortesanos que le bailan el agua.

También te puede gustar

60 comments

  1. Hay un episodio de Los simpson que es genial. Aquel en que en Springfield aprobaban una ley para expulsar a los inmigrantes. Algunos os acordaréis del episodio. Lo que no recordaréis es cómo se llegaba a tal situación.

    Todo empezaba con un oso, que se liberaba accidentalmente del zoo. Como el oso estaba bien comido, bien dormido y, probablemete, hasta bien f… -ejem- y además estaba acostumbrado a tratar con humanos, no pasó nada. El oso se limitó a sentarse en el jardín de los Simpson, hasta que llegaron los operarios del zoo y se lo levaron de vuelta. Pero vivimos en una época en que la gente ya no es que no acepte que le pueda pasar algo, sino que no acepta ni la posibilidad de que le pueda pasar algo. Así que se van a ver, indiginados, al alcalde Quinby y este les propone crear una patrulla anti-osos. Todos contentos… hasta que, a mes vencido, les llega a casa la factura del impuesto municipal para pagar la patrulla anti-osos. Nuevamente, se van a ver al alcalde Quinby, que les pregunta: “ustedes, ¿quieren tener la patrulla anti-osos?”. “Sí” -contestan todos-. “Pero, ustedes no quieren pagar la patrulla anti-osos…” -insiste el alcalde. “Nooooo, los impuestos son muy altos” -contestan todos. Vuelve Quinby: “entiendo… ¿saben de quién es la culpa de todo? ¿De los osos, de los impuestos, de tu calvicie y de que tú seas viejo? La culpa de todo es de los inmigrantes.”

    A partir de ahí, se pone en marcha esa gran picadora de carne humana que es la sociedad y acaban aprobando la ley. En Los Simpson se saltan un paso, que es en el que los políticos recurren a la deuda. Así pagas la patrulla anti-osos y no subes los impuestos. Todo arreglado. Al menos, la gente está encantada y cantará y contará lo gran político que eres y las grandezas de nuestro modelo social. El problema vendrá cuando vayas acumulando deuda y más deuda y llege el día en que ya no te presten más. A partir de ahí, empiezan los problemas.

    ¿Le subimos los impuestos a la clase media?: no, porque son muchos votos. ¡Pues a los ricos!: no, porque se van de Springfield. Pues paguemos la patrulla anti-osos con impuestos, en vez de con deuda: no, porque no quiero que me bajen el sueldo. Pues eliminemos la patrulla anti-osos: no, porque hay familias que viven de ellos y, además, los empleados públicos del sector anti-oso tienen mucha formación (jojojooooo) porque se han sacado la oposición de patrullero anti-oso (juasjuasjuaaaas). Pues… ¡algo habrá que hacer! Sí: indignémonos mucho y echémosle la culpa de todo a ese sector de la sociedad que ya no nos gustaba antes, pero como corría el dinero… me lo callaba.

    Si los culpables son los imigrantes me salvaré. Pero, como los culpables seamos los que escribimos en el blog de Rallo… ¡Ay, ay, aaaaaay!

  2. Si alguien quiere verlo (porque el episodio tiene muchas más enjundia aún), es el episodio 23 de la temporada 7.

  3. Bueno, vamos a ello. Ahora toca Grecia, otro caso muy recurrente para demostrar la inepcia pública y el gran futuro que nos espera con los adalides de la pretendida libertad.

    Podía usted contar en sus artículos algunos hechos por todos conocidos y que no relata. Por ejemplo, fue un socialista Papamdreu (curiosamente cesado tras negarse a seguir los viles planes para su población) el que denunció la falsedad de las cuentas públicas griegas, justo antes de la crisis ya la deuda era del 95% del PIB. Esto afectaba al conservador Karamanlis que falsificó las cuentas, sin embargo este señor ni sus ministros han sido juzgados que se sepa, ni siquiera fueron obligados a dimitir, tuvieron que perder las elecciones. Es conocido que Goldman Sachs estuvo involucrado en dicha falsificación y ayudó a tapar el déficit de las cuentas. Y mire Sr. rallo, que casualidad Mario Draghi, actual presidente del Banco Central Europeo, era vicepresidente para Europa de Goldman Sachs, de hecho Draghi fue citado por el Parlamento Europeo por sus actividades en Goldman Sachs, en relación al truqueteo en Grecia. Pero de esto no se ha vuelto a saber :)

    Lo que si sabemos es que la deuda griega se produjo, ya antes de la crisis, por los gastos en las Olimpiadas y sus gastos en armamento, es decir en corrupción y despilfarro con pingües beneficios para unos pocos de chorizos. Sobre esto último hay bastantes datos disponibles pero no quiero aburrirles. Lo que queda claro es que el gasto sirvió para enriquecer a unos pocos y está bastante alejado de ese concepto sobre el que nos insisten continuamente: “es insostenible el Estado del Bienestar”.

    Lo que no nos cuenta Sr. Rallo es que la deuda griega era en 2010 de unos 300.000 millones de euro, enorme sin duda, pero no es menos cierto que las pérdidas en 2008 de las “subprime”: 700 000 millones de euros, cantidad que los bancos centrales y los gobiernos cubrieron sin obligar a medidas draconianas a los banqueros, ejecutivos, etc. Más bien los contrario, aprovecharon esos fondos para repartirse suculentos estipendios por su gran labor.

    Claro, y no podía faltar el tópico. Los griegos están de cachondeo, riéndose de los alemanes jua jua jua. Mire usted Sr. Rallo, dese una vueltecita por Atenas y vea las consecuencias sobre los sectores más humildes, o sobre la clase media, y después opine.

  4. 1) Estamos en las de siempre. Que esto no es un partido entre “políticos conservadores” buenos vs. “políticos socialistas” malos. Todos son políticos encargados de robar y manejar el dinero ajeno. Usted querría que lo gastaran en sanidad y ellos prefirieron gastarlo en JJOO. Cuitas internas dentro de la familia estatista. Y sobre los hechos que presuntamente oculto, pues no sé a qué vendría ocultarlo cuando simplemente ilustra el perverso maridaje entre el Gobierno y la banca. De hecho, fíjese, aquí lo cuento: http://juanramonrallo.com/11/07/2011/grecia-un-parque-tematico-socialista/
    2) El Estado de Bienestar no es sostenible ni insostenible, depende de su tamaño. Lo que es insostenible en Grecia es su Estado actual, con su enorme nivel de deuda derivado de ingentes gastos pasados. Si ese Estado se reinventa y se reduce enormemente, aunque se dedique sólo a gasto social, pues será sostenible.
    3) ¿Las consecuencias de décadas de socialismo sobre las clases medias y humildes? Sí, no es complicado verlo.
    4) Y sobre los rescates bancarios, cómo si tuviera que pronunciarme en cada artículo: http://juanramonrallo.com/09/09/2009/si-habia-alternativa/ ; http://juanramonrallo.com/06/12/2011/no-al-banco-malo/

  5. Sr Rallo

    Llevaba tiempo intentando conocer cual era la opción austriaca a salvar a la banca con dinero público, leyendo el enlace que pone en el punto 4 ahora conozco una.
    Otro día con más tiempo intentaré entenderla mejor y contrastarla con opiniones de economistas de otra ideología a la suya para ver sus pros y sus contras pero en principio parece coherente.

    1º Que los partidos políticos, sean liberal-conservadores o sean socialdemócratas, hace mucho que no sirven a los ciudadanos sino al poder financiero es algo evidente, y es de donde surge toda la indignación de las sociedades occidentales, indignación por cierto cada vez más creciente y que puede acabar en revueltas muy serias como se cumplan los pronósticos de gran depresión en toda Europa para 2012.

    Ahora bien Señor Rallo, ¿cual es su solución si ya los “mercados” son los que ponen y quitan presidentes en los antes denominados países democráticos europeos?. ¿Más poder todavía para el poder financiero que es el que lo controla todo ya?

    2º ¿Una vez eliminada la clase política actual y sus socios del sistema financiero por corruptos, ….., que nos queda?. Estamos en lo mismo, .., ¿cual es la solución?. ¿Que deben de hacer los ciudadanos griegos para prosperar si sus políticos son corruptos y sus amos – complices del sistema financiero también?

  6. 1) Es que eso de personificar a “los mercados”, diciendo que quitan o ponen presidentes… Lo que ha sucedido en Grecia o Italia es simple: sus Estados están al borde de la bancarrota y lógicamente nadie les quiere prestar, de modo que la clase política nacional y europea ha intentado salvar los muebles para seguir gastando (y endeudándose) casi tanto como antes colocando a alguien que piensan que será de confianza de sus acreedores. Pero eso ni significa que “los mercados” (¿quiénes? ¿usted, yo, el vecino?) coloquen a nadie ni que ese alguien sea capaz de restablecer la confianza con un plan de austeridad verosímil.
    2) La base de la creación de riqueza es un marco jurídico estable y previsible que respete la propiedad privada y los contratos (también en el ámbito monetario). De momento en Grecia no tienen eso, lo cual es gravísimo en medio del caos actual.

  7. El Hayek del vídeo-clip de ayer decía que: “los economistas, ¿hacen ciencia de verdad o confirman sus prejuicios?”. La verdad es que esa pregunta vale para todos, no solo para los economistas. Lo digo porque me llama la atención que el encamamiento del sector público con el privado, en el caso del sector financiero y las grandes fortunas, es utilizado tanto por liberales como por socialistas como arma dialéctica arrojadiza contra el otro.

    Para mí, como liberal, este encamamiento siginifica que no hay libre mercado porque el poder público manipula y domina el sector privado. Para un socialista -como nuestros amigos Socialista y Xel- este encamamiento siginifica que no hay socialismo de verdad porque el sector privado manipula y domina al poder público.

    ¡Je! ¡Interesante!

  8. ¡Leches! ¿Y qué significará que me haya sobrado dos veces una “i” en “significa”? ¿Que aún estoy dormido? ¿O que estoy confirmando mis prejuicios?

    Jeje.

  9. Aprovecho la oportunidad para felicitar al joven profesor Rallo por el premio Miguel Catalán. Y se lo digo con toda sinceridad, creo en una sociedad que sabe recompensar y reconocer a los individuos brillantes que con su meritorio trabajo nos aportar luz y conocimiento. Una sociedad que no lo hace es una sociedad condenada al fracaso.

    Pero por supuesto aprovecho para también reivindicar una sociedad que no abandona a los menos privilegiados y que mantiene unas estructuras y servicios que permitan una igualdad real de oportunidades.

    Enhorabuena profesor Rallo.

  10. @aversiahora
    “Para mí, como liberal, este encamamiento siginifica que no hay libre mercado porque el poder público manipula y domina el sector privado. Para un socialista -como nuestros amigos Socialista y Xel- este encamamiento siginifica que no hay socialismo de verdad porque el sector privado manipula y domina al poder público.”

    Tienes razón, solo que el mejor “desempate” a final también es liberal:

    – Si eliminas el exceso del poder público, al sector privado dejará de serle rentable pelotearle o aliarse con el (o a intentar manejarlo, según lo vea cada uno)

    – Los bancos centrales, el descalce de plazos, y la emisión de papel moneda no redimible por un valor real (oro o un bien muy líquido a corto), deberían ser ilegales para TODOS, privados o públicos.

    En realidad, si la ley fuese igual para todos, incluido el propio Estado, no existirían estos abusos de poder, vengan estos de donde vengan.

  11. Xel

    La realidad es tozuda y, al igual que la ley de la gravedad se empeña en mantenernos constantemente pegados al suelo, la realidad económica se empeña en recordarnos que no podemos gastar más de lo que ingresamos de forma crónica (ni nosotros, ni las empresas, ni los Estados. Nadie queda al margen de esta realidad). Podemos indignarnos, hacer oídos sordos, señalar con el dedo a un ser etéreo llamado “mercado” y luchar contra esa realidad (aunque no por ello dejará de ser menos cierta) o podemos describirla y adaptarnos a ella.

  12. Como bien dice Victor y en palabras de Homer Simpson:

    “… in this house we obey the laws of thermodynamics!”

    Y es que las leyes económicas se acaban cumpliendo inexorablemente, igual que las de la física.

    La única diferencia es que en la ciencia económica estamos menos avanzados:

    – Aun tenemos supersticiones como el keynesianismo, equiparable con las de los “físicos” de la edad media que se empeñaban en sangrar a los enfermos.

    – Aún las leyes no están tan claras, hasta la escuela austriaca tiene sus lagunas, que el profesor estudia y explica de vez en cuando.

    – No parece que la escomía sea tan matematizable ni predecible como otras ciencias más tradicionales, pues dependen del comportamiento humano de miles de millones de personas que cada día inventan cosas nuevas y cambian en cierto modo las reglas del juego.

  13. Hola Socialista.
    Dices: “aprovecho para también reivindicar una sociedad que no abandona a los menos privilegiados y que mantiene unas estructuras y servicios que permitan una igualdad real de oportunidades“.
    Y yo digo: Los de izquierdas, los de derechas y los liberales, pretendemos todos esa SOLIDARIDAD y esa IGUALDAD, pero parece que sólo los de izquierdas os creéis que defendéis.
    Yo era ligeramente de izquierdas, como muchos liberales, y me alejé, en parte, por esa arrogancia de mis correligionarios que, por cierto, luego no se llevaba a la práctica en la vida real.

    Yo asumo que tú buscas la solidaridad y la igualdad, pero yo también. Lo que nos diferencia es en el camino a seguir para conseguirlo.

    La desgracia de los liberales es que nuestros planteamientos no son intuitivos, y tenemos el rechazo del ciudadano medio. Mientras que los vuestros son fácilmente comprables; tanto que llegan a ser populistas.

  14. Señor Rallo,

    Tanto el mercado libre como la democracia creo que son dos utopías, sinceramente pienso que en occidente vivimos bajo una dictadura de la oligarquía financiera.
    Los mercados evidentemente son ellos, los que ponen las reglas que después los políticos aplican a costa de la libertad, de la democracia y de muchos derechos conseguidos por los ciudadanos a base de mucho sufrimiento.
    Podemos discutir de si más liberalismo, o más socialdemocracia, que si más o menos impuestos, … ,etc, ., pero siempre bajo las normas de un estado democrático.

    “Pero si en España ganó las elecciones por mayoría absoluta un partido que reconocía en la campaña electoral que no podían decir lo que iban a hacer cuando gobernasen porque eso les quitaría votos”

    ¿de que estamos hablando?, ¿para quien trabajan?, para los ciudadanos que los ponen ahí sin duda que no

    Para mi lo que pasó en Grecia y en Italia fue todavía peor, dos golpes de estado del poder financiero a la democracia. Y las disculpas que se den para intentar justificarlo a mi personalmente no me valen al igual que no me valen las de ningún golpista. El fin núnca justifica los medios para mi y la realidad es que en esos países los presidentes legitimamente puestos ahí por sus ciudadanos fueron apartados del poder de forma antidemocráticamente.

    Aunque los nuevos presidentes de Italia y Grecia consiguiesen mejorar la gestión de los anteriores presidentes elegidos por el pueblo mi opinión sería la misma, .., pero es que encima eso no va a pasar ya que están puestos ahí por quien están puestos para favorecer sus intereses. Y los intereses del poder financiero no son los mismos que el de los ciudadanos. Ellos van a salvarse con la ayuda de la clase política a la que hace mucho que controlan y pasando por encima de los ciudadanos.

    Esta es mi humilde opinión de lo que estoy viendo, …, creo que perdí la inocencia, jeje.

  15. aversiahora

    Pues si, creo que tanto “vosotros” como “nosotros” somos unos idealistas y los que manejan los hilos hace mucho que se aprovechan de ello, jeje.

    Yo ahora mismo creo que soy más antisistema que otra cosa la verdad, es cierto que me parece que el estado del bienestar de los años 60-70 en los países del norte de Europa es el sistema socio-económico más exitoso hasta la fecha y también los países donde sus ciudadanos tuvieron más libertad.
    Pero es que creo que ahora vivimos bajo una dictadura de la oligarquía financiera, y los ciudadanos no tenemos capacidad de decisión.

    No me creo ni que vivamos en una democracia ni que los mercados sean libres vamos. Me gustaría que la política volviese a estar por encima de casi todo, y que las decisiones las tomasen los ciudadanos democráticamente

    Y aquí enlazo con lo que tú dices, es cierto, para mi los que tienen el poder no son los políticos, sino las empresas privadas. Creo que son las transnacionales y el poder financiero los que marcan las reglas de juego, los medios de comunicación sus relaciones públicas y los políticos occidentales de los partidos mayoritarios su brazo ejecutor.

    En ningún caso pienso que el problema sea que los estados tienen demasiado poder, creo que es al revés, creo que desde hace 30 años el poder ya no lo tienen los ciudadanos, (que son el estado), sino el sector privado que lógicamente lo utiliza para sus intereses que muchas veces no son los mismos de los de la sociedad como se está viendo todos los días.

    PD – Un ejemplo de mucha actualidad, si el poder lo tuviesen los estados el BCE compraría directamente deuda de los países, no regalaría nuestro dinero a la banca privada para que esta después hiciese negocio con nuestra deuda pública. Eso para mi es una estafa de los políticos europeos a sus ciudadanos para favorecer a sus jefes del poder financiero.

    …que bien lo tienen montao por cierto, que fácil es hacer dinero así no?

  16. Victor

    Estoy de acuerdo en que no se puede gastar más de lo que se ingresa y hacerlo siempre.

    Estoy de acuerdo en que hay que exigir a los gestores públicos un rigor con las cuentas por lo menos igual que en las empresas privadas, y que tengan responsabilidades civiles y penales.

    Pero no estoy de acuerdo en hablar de gasto público como algo general, no es lo mismo una cena de navidad pagada con dinero público a todos los concejales de un ayuntamiento, que una inversión en infraestructuras, sanidad, educación o I+D+I. De todas formas y en todos los casos debería de estar muy controlado para no tener aeropuertos sin aviones por ejemplo.

    Tampoco estoy de acuerdo en abrir un debate sobre las cuentas públicas sin tener en cuenta los ingresos.

    No se si estoy de acuerdo con el señor Rallo en que el sector público no tiene los mecanismos del sector privado para digamos “acertar en la inversión”. No lo se porque es algo a lo que no llegan mis conocimientos, ….., “estoy trabajando en ello”, jeje. Tengo que leer mejor su artículo y contrastarlo.

    De todas formas somos el país de la Eurozona que menor gasto público tenemos, ¿así que otros problemas tendremos aparte de ese para estar tan mal no?

    PD – No me gusta que se aproveche toda esta estafa de la crisis para que los ciudadanos tengamos que trabajar más por menos, tengamos peor sanidad, educación, .., etc, .., mientras los consejos de administración de muchas de las empresas causantes de esta crisis o los políticos cada vez se reparten más dinero.

  17. juanC

    Los liberales en España tenéis un problema muy grande, .., sóis una nueva tribu urbana, jeje.

    Me explico, ., en España hasta hace 30 años vivimos siempre bajo regímenes absolutistas, salvo quizás los periodos de las 2 repúblicas, por tanto el liberalismo es algo nuevo en nuestra sociedad. Ló único que conocíamos hasta hace 4 días era la derecha nacional-católica y la conservadora siempre al lao de las monarquías absolutas y de las dictaduras y los prohibidos PCE y PSOE.

    Por tanto sóis algo nuevo, y desde luego la relación con el PP no os favorece mucho, con un PP que viene de donde viene, cuyas familias más importantes estuvieron al lao de quien estuvieron y que a día de hoy, .., en pleno siglo 21, cuando tienen que formar un gobierno, …, de 14 salen 7 del Opus Dei………??????

    Si a eso le sumamos los radicales que van de abanderados del liberalismo patrio, tipo Losantos, Pio Moa, .., etc, …, lo tenéis crudo, .., muy crudo.

    La relación con la iglesia católica os hace perder también mucha credibilidad, .., habrá algo menos liberal que las religiones, .., habrá algo menos liberal que la Iglesia Católica en particular.

    Y vamos a ver, .., yo soy un fan de las revoluciones inglesa, francesa y estadounidense, …., pero después los burgueses se olvidaron del resto de la sociedad eh ¡¡
    Yo no se si todos los liberales sóis de “familias bien”, jeje, .., pero desde luego lo parece por la poca sensibilidad social que demostráis y por lo poco realistas que sóis en muchos de vuestros argumentos.

    Yo soy treintañero y os respeto y creo que os entiendo, a mi hay cosas que me gustan y otras que me chirrían de vuestras ideas, pero desde luego es un placer discutir con vosotros. Con los que lleváis de socios es un rollo que siempre acaba en si fue primero el huevo o la gallina…

  18. @Xel

    ¿De verdad crees que el gobierno puede hacer I+D+I? El que tiene que promover este tipo de cosas son las empresas privadas, que son las únicas que saben de su viabilidad y pueden calcular los beneficios de emprender ese tipo de investigaciones y innovaciones. Que sabrá el gobierno de qué tipo de innovaciones nos conviene, es una de las cosas más ridículas de las que oigo en todos los medios. Si hay una partida del gasto público que conlleve más despilfarro que ninguna sin duda esta se lleva la palma.

  19. @Blindsmile

    Yo intento no ser fundamentalista, ni lo público ni lo privado tienen cuernos para mi y seguramente en la cooperación entre los dos sectores esté la clave.

    Yo no alcanzo a saber si el sector privado tiene más y mejor información donde invertir y porqué pasa eso, pero si se de la importancia de la NASA por ejemplo, también de la inversión pública en la industria armamentística, en medicina..,en energía, ..,, etc.

    A nivel global Suecia invierte un 3.74% de su PIB en I+d+I, EEUU un 2.82 y España un 1.34%, http://datos.bancomundial.org/indicador/GB.XPD.RSDV.GD.ZS, .., por tanto ahí tenemos otro problema y me imagino que debemos de invertir más tanto a nivel público como privado.

  20. Ese era un dato que estuve buscando y no encontré, gracias.

    ¿Y cual es la razón según usted para que pase esto?, ¿es sólo un problema del sector público y de legislación o también el sector privado español tiene parte de culpa?

    Es un dato interesante porque a simple vista no concuerda con la imagen que tenemos de los sistemas socio económicos de EEUU y de Suecia. ¿Lo lógico según los tópicos sería una mayor inversión pública en los países escandinavos y mucho menor en EEUU no?

  21. En los próximos dos o tres meses espero que aparezca un libro que estoy coordinando sobre recomendaciones de reformas liberales para España donde podrá encontrar un capítulo dedicado a la I+D y la dirección en que debe ser reformada. Le emplazo a ese momento.

    Sobre la imagen: ya lo he dicho bastantes veces. Los países escandinavos son bastante libres, salvo sobre todo por el enorme coste de su Estado de Bienestar. Un coste que pueden permitirse porque son libres y ricos.

  22. El otro día estuve cenando con un montón de amigos de toda la vida y, por supuesto, salieron temas como este en la conversación. Como yo soy bastante friki, invierto más tiempo en pensar por qué la gente piensa lo que piensa que en intentar convencer al prójimo de sus errores (porque, evidentemente, la razón la tengo yo, jaja).

    Me di cuenta de una cosa: los padres de todos los que estábamos allí son todos de la mismma clase social. Unos un poco más ricos… otros un poco más pobres… Pero todos han llevado vidas muy parecidas: se pusieron a trabajar con veintipocos, se casaron pronto, tuvieron hijos y a edades muy parecidas, se independizaron jóvenes…

    Sin embargo, entre sus hijos (nosotros) había 3 grandes bloques: los que ganan buenos salarios, de 30.000 para arriba; los típicos mileuristas y los parados. Unos están casados, otros solteros. Unos tienen hijos, otros no. Unos se independizarón con veintipocos, otros hace poco y otros aún no.

    ¿A que no sabéis qué cosa tan graciosa pasaba? Las quejas de los “ricos” sobre la conciliación de la vida familiar y la laboral cabreaban sobremanera a los pobres: “sí, hombre, a esta pareja, que ganan entre los dos 60.000€, aún por encima se les va a dar más”. Las quejas de los pobres sobre que no hay trabajo u oportunidades reales eran percibidas por los ricos como los lloriqueos del perdedor y el inútil. Hubo, incluso, varios momentos de tensión, donde parecía que se iba a llegar a las manos.

    ¿A que viene todo este rollo? A que “el pueblo” no existe. No existen “los trabajadores”. Aquí cada uno tiene su visión de la realidad. Esos años 70, que para Xel fueron la cumbre del estado del bienestar, no es más que que esa generación era una generación muy homogénea, que vivieron vidas muy parecidas y que tenían los mismos problemas y las mismas ideas sobre lo que el Estado debe hacer (ahora podemos ver que esas ideas fueron la ruina para sus hijos, pero ese es otro debate). Hoy en día, la generación de la gente de mediana edad está complemente fracturada en tres grupos, que han llevado vidas muy distintas y ven, por tanto, realidades muy distintas.

    Si os fijáis, el PSOE y el PP ya se han adaptado a esto: en el caso del PSOE, ZP hacía mucho ruido, pero luego solo legislaba cosas que afectan a muy poca gente, como el matrimonio gay, la memoria histórica, la alianza de civilizaciones, el nuevo aborto… El estilo del PP es el de no mojarse: como saben que, digan lo que digan, va a gustar solo a un tercio de los votantes y va a desagradar a los otros dos tercios… Mejor no decir nada.

    Hay otro tema: la generación de la transición siguie siendo un rodillo electoral. Si os fijáis, la última reforma de las pensiones no lo puede decir más claro. Se reconoce que las pensiones son excesivas en función de lo que la gente cotiza, pero no se recortan las actuales… ¡se recortan las futuras! O sea, que los jóvenes parados y mileuristas de ahora cotizan el máximo para pagar las mejores pensiones de la historia (las de sus padres), ¡pero ellos van a cobrar las peores! Dejadme poner más énfasis en el estupor (¡¡¡¡¡!!!!!!). Ya está. Se reconoce que los convenios colectivos generan paro, pero solo se cambiarán para los nuevos contratos, no para los actuales. (Aquí vendría más estupor). Eso es lo que pasa cuando tienes una generación homogénea y otra fragmentada.

    El PSOE ya ha “pagado”. Ahora “pagará” el PP. Y el futuro es un futuro de partidos muy pequeños que solo pueden gobernar para colectivos muy reducidos, insuficientes para gobernar. El modelo social sudamericano ya está aquí.

  23. Xel… Es muy bonito hablar al mismo tiempo de. Estado del Bienestar, de la democracia, de la falta de democracia y del poder de los grandes grupos económicos.

    Lo que no se os ocurre, a esos que ahora son “un poco antisistema”, es en tratar de averiguar el porqué las grandes empresas acaban dominado a los estados.

    Y para mí, hace ya tiempo, la razón está clara. Cuando una ministra del anterior gobierno, ya afortunadamente del anterior gobierno, va y dice eso que debería de quedar para la antología del disparate político, sobre todo de los antisistema, “el dinero público no es de nadie”, tendríamos que tener claro que el dinero, sea cual sea, es de quien lo tenga en el bolsillo o pueda tomar decisiones sobre él. Y si el dinero público no es de nadie, y las decisiones sobre él pertenece a los políticos, el beneficio personal es lo más normal que prime a la hora que decidir sobre él

    Y cuánto más dinero gestionen los políticos mas posibilidades hay de que esa gestión acabe produciendo esos efectos indeseables de que se favorezca él y su grupo político y de amistades económicas y financieras en mayor grado que el común de la población a la que se le ha quitado el dinero, gracias a esa abultada presión fiscal y, como te gustaría, perseguir a todos aquellos que traten de evitar que el Estado les robe un parte significativa de su dinero.

    Y digo robo adrede. Porque cuando lo que a uno le quitan no va, y no puede ir, destinado para lo que se supone que a uno le gustaría según sus criterios de solidaridad y del cómo gestionar sus necesidades vitales, educación y sanidad…. no se puede considerar nada más que como un robo.

    Y Xel esto no puede ser nada más que así porque por mucho control democrático que se quiera tener hay que luchar contra dos realidades incuestionables. El ciudadano medio sólo quiere que le den las cosas lo más fáciles posibles y que le cuesten lo menos posible. Pasa de estar todo el día “controlando” el diario de sesiones, estudiarse de cabo a rabo el BOE, o los innumerables diarios oficiales donde se publican las leyes, normas, concursos de traslados, contratos del la administración sin contar con la imposibilidad de controlar los contratos públicos considerados como de obra menor, de esos que se dan a discreción de la administración, del alto cargo político.

    Pues toda la gente que cobra o que logra un contrato con la administración en condiciones favorables, aun teniendo que pagar una considerable mordida…está deseando que el Estado sea aún más grande para poder vivir más a costa de ese dinero que “no es de nadie”. No hay dinero mejor invertido que aquel que logra hacer que un político te permita vivir del dinero público.

    Eso no lo podéis olvidar. Y cuanto más grande el Estado mas posibilidades.

    Esa es, básicamente, la principal razón por la que los liberales nos hacemos liberales. No porque seamos insolidarios. Que va. Creemos en la solidaridad cercana, aquella que surge de mi bolsillo y va a parar a una ONG con la que colaboro voluntariamente, o al cestillo de la parroquia a la que nadie me verá nunca si doy mucho o doy, poco, o a la función benéfica a la que voy porque la asociación de ex alcohólicos me parece que hace una obra social inmejorable. Lo ideal sería que el Estado me desgravara todo aquel dinero que diera para esas acciones sociales en vez de gestionarlo él para favorecer a sus adláteres y someter a otros al chantaje que puede suponer el retirarle dicha subvención.

    Somos liberales no porque creamos en el gran capital, si no porque creemos en la libertad de mercado. Una libertad de mercado en la que los ciudadanos han de ser iguales ante la ley, iguales ante los jueces. Iguales y no dependiendo de la capacidad del empresario de hacer doblar la voluntad del político que fuerza al juez y a la judicatura para lograr salir prácticamente indemne o directamente indultado debido a los muchos favores que entre ellos se tienen que pagar.

    Y soy liberal porque creo que si yo puedo elegir quien me presta la educación de mis hijos y la sanidad para salvaguardar mi salud, evito que quien me lo preste a cambio del dinero que nos ha quitado a todos se beneficie sin ofrecerme una calidad que haya yo elegido. Y que sólo será la adecuada cuando se esfuerce por hacerme su cliente y no vivir a costa de mi como si fuera su súbdito.

    No es cuestión de ideologías, Xel. No es cuestión de comparación con países con los que no tenemos nada que ver, que si el PIB, que si la inversión en I+D+i, que si el gasto social o el número de funcionarios. Es cuestión de libertad si o no.

  24. ¡Ay, la I+D! ¡Ay, ay, ay!

    Imagínate que tengo una gran empresa y dedico un 10% de mi negocio a I+D. Eso no lo haré por amor al arte… La I+D no es un fin en sí mismo. Se supone que se invierte dinero en I+D para inventar algo que permita a mi empresa ganar más. Ahora, imaginemos que -¡eureka¡- mi departamento de I+D tiene éxito e inventa algo… una nueva tecnología que permite fabricar más, mejor y más barato. ¡Albricias! ¡Pongamos en marcha esa tecnología!

    ¡Ahí va! Que hay un 20% de trabajadores que aprendió a usar la tecnología vieja y no se adaptan a la nueva (¿a que nos suena a todos?). ¡Ahí va! Que ni pagándoles cursos de formación (de los de verdad) aprenden. ¡Bueno! Pues habrá que despedirlos para contratar jóvenes, que se espabilan rápido para estas cosas. ¡Ahí va! Que remozar plantilla me sale caríiiiiisimo, por las indemnizaciones por despido. ¡Ahí va! Pues para eso, que invierta en I+D Rita.

    Otro enfoque para esto: a los españoles no nos gustan las grandes empresas. Son malas, malas, malas. ¡Ya lo decía la Bruja Avería!: viva el Mal, viva el capital. A los españoles nos gustan las empresitas… la tiendita de barrio… ¡Hay que machacar a la gran empresa y proteger, ayudar y subvebcionar a la pequeña! Porque somos guays. ¡Ahí va! Que las empresas pequeñas no pueden permitirse invertir en I+D, que eso lo hacen las grandes. ¡Ahí va! Que esto de planificar la Economía mola más cuando solo teorizas. La realidad es mala. Mala, mala, mala. Realidad, mala.

    ¡Ahí va!

  25. Estoy buscando un gráfico para refutar eso de la austeridad en España, a ser posible oficial. A ver si alguien me puede ayudar.

  26. ¿No te vale con que llevamos ya casi el deficit del año cumplido y que vamos a llegar al 80%-90% de Deuda sobre el PIB este 2012?

    Supongo que quiere un desglose más detallado, quizá el profesor tenga algo a mano…

  27. @Josvag y Teddy. Pues no se crean: yo estaba buscando ese mismo dato. Y me gustaría de veras si me pueden decir donde encontrarlo. Es lo mejor para hablar con gente que asocia todo lo malo a una doctrina, no importa cuál sea. Hechos objetivos. La lógica es lo más democrático que hay. Sea quién sea que la use funciona para todos. Por cierto acabo de leer a Sowell, Williams y Elder y la verdad es que me interesa mucho saber si además del de Rallo hay otro blog donde se hable de economía liberal. Sobre todo donde se pueda preguntar e interactuar, algo muy importante para mí, porque leer artículos no me llena tanto como poder preguntar sobre su contenido y recibir respuestas.

  28. @Teddy y Josvag: muy bien. Pero tendremos que darle un poquito la tabarra:-)

    Hay un punto un poqutio off topic pero que me ha llamado mucho la atención y es que en los gobiernos de Kennedy, De Reagan Y Bush se bajó el tipo impositivo (Es decir, se bajaron los impuestos) haciendo que la cantidad de dinero recaudado fuera mayor tras la rebaja de los impuestos que antes de ella. En los tres casos, el bajar los impuestos supuso más y no menos ingresos para el estado. Es una paradoja. ¿Cómo se explica eso? ¿y porque no lo hacen Hollande ni Rajoy?

    ¿Alguien me lo podría explicar?

  29. ¿Tabarra? Aquí todo desde la libertad, nadie obliga a nada. Pero bueno, de vez en cuando suena la flauta :)

  30. @Osito Teddy:

    Dos gráficos muy buenos, son los usados en este artículo, y son de fuentes oficiales (eurostat)
    http://www.cotizalia.com/opinion/informacion-privilegiada/2012/07/10/la-burbuja-de-la-administracion-publica-7247/

    @ Tigran:

    Sigue Vd. haciendo preguntas genéricas que solo buscan crear discusiones reiterativas. Sabe Vd. perfectamente por que al bajar impuestos se aumenta la recaudación y viceversa. No discuta por discutir.

    Por seguir con articulos en español de liberales americanos:

    http://www.libertaddigital.com/opinion/john-stossel/

    Blogs tan movidos como este, enfocados a la economía y en español, yo no conozco ninguno más. Claro que en España, economistas como el señor Rallo, tampoco hay muchos.

    Saludos.

  31. Tigran,

    esa pregunta o preguntas similares me las he hecho muchas veces, porque parece absurdo que los gobiernos tomen medidas en contra de ellos mismos, algunas explicaciones no del todo convincentes podría ser:

    – Los dirigentes, por increible que parezca, tienen una ignorancia económica de tal calibre que les lleva a tomar decisiones que lejos de ayudarles en sus objetivos cualesquiera que sean estos, les alejará de ellos. Ejemplos muy evidentes serían los de Hollande que pretende recaudar mas con tipos del 75%, facilitar el acceso a la vivienda con imposición de precios máximos o eliminar el desempleo elevando las indemnizaciones por despido.

    – Los dirigentes toman medidas que piensan son populares y que les mantendrán en el poder a sabiendas de que esas medidas perjudican al pueblo en general (incluidos o en especial a los mas pobres), al fin y al cabo ellos hacen lo que quiere la gente y que por tanto merecen sus consecuencias. Total, si hicieran algo distinto les echarían y vendría otro a hacerlas.

    – Se prima la ideología sobre cualquier otra consideración. Lo importante no son los resultados sino hacer lo que uno subjetivamente considere mas o menos justo, moral o acorde a su ideología.

    – Son muy cortoplacistas. Una medida podría tener un efecto positivo a corto plazo y muy negativo a medio/largo plazo, siendo el corto plazo un paso en una cadena de acontecimientos que acabará mal. Piensan que: 1º A varios años vista ellos estarán jubilados dando conferencias. 2º Los ciudadanos no serán capaces de relacionar las consecuencias con las medidas que tomaron al estar separadas en el tiempo.

  32. Si suben mucho los impuestos al final los gobiernos recaudarán menos pero no creo que sea posible saber el punto exacto donde recaudarán menos.

    Pero como decía Milton (Si una reducción de impuestos aumenta los ingresos del gobierno, es que no se han reducido los impuestos lo suficiente).

    http://es.wikipedia.org/wiki/Curva_de_Laffer

  33. Yo creo que la cuestión no es tan sencilla, por ejemplo:

    – No existe un nivel de impuestos ideal fijo, el nivel se mueve constantemente.

    – Los impuestos se mueven con la coyuntura económica y no es fácil desagregar que parte de la mayor/menor recaudación es debido al nuevo impuesto.

    – No hay un nivel de impuestos en si, hay un compendio de diferentes impuestos. Con unos puedes estar recaudando y con otros no.

    – Hay que diferenciar el corto plazo del largo plazo. Si un impuesto tiene un efecto de menos recaudación a corto plazo es que obviamente te has equivocado. En el largo plazo y llevado al extremo en el muy muy largo plazo, el nivel de impuestos debería ideal debería ser muy bajo. Luego la cuestión ya no es que nivel de impuestos me hará recuadar mas a 20 o 30 años vista, sino cuantos ingresos fiscales futuros estoy dispuesto a sacrificar a cambio de los actuales. ¿Cuanto bienestar futuro está dipuesto a sacrificar el ciudadano a cambio de bienestar actual?Habría que descontarlos al igual que se hace con el ahorro y la inversión

  34. Para Tigran:

    Le recomiendo que siga también al Profesor Rodriguez Braun, a través del que conocí al Profesor Rallo.

    Y para que no le regañe Marqués tan a menudo, le aconsejo que se pase por el IJM y el cato y lea los artículos que le interesen en Español.

    Si leyera usted inglés, le recomendaría también learnliberty o cato en inglés.

  35. @Luis: efectivamente, yo creo que la cosa no es tan sencilla…por eso no lo considero una pregunta genérica ni la hago por discutir. Sowell y Willams mencionan datos muy exactos, pero no hacen un análisis de cómo se puede pronosticar que una reducción en los impuestos elevará la recaudación, ni en que medida, ni en cuáles casos concretos.(Es importante recordar que como bien se ha dicho, no hay un impuesto único sino una serie de impuestos diferentes) Tampoco proponen una teoría de impuestos claramente definida, aunque sí defienden que los impuestos bajos son a la larga el mejor estímulo para la economía, eso sí lo demuestran, a mi juicio bastante bien, pero no ofrecen una medida de calcular qué deben ser impuestos exactamente adecuados y cómo subirlos o bajarlos según las variaciones de la economía en un momento dado, más que de una manera muy general, que no me deja satisfecho del todo, porque no ofrecen una guía clara de que técnica seguir ni que unidades de medida exactas utilizar, según las circunstancias, y por allí iban los tiros en mi pregunta.

    Echando mi cuarto a espadas yo creo que lo que dice Luis de que la verdad estaría más por el lado de que ” Los dirigentes toman medidas que piensan son populares y que les mantendrán en el poder a sabiendas de que esas medidas perjudican al pueblo en general (incluidos o en especial a los mas pobres), al fin y al cabo ellos hacen lo que quiere la gente y que por tanto merecen sus consecuencias. Total, si hicieran algo distinto les echarían y vendría otro a hacerlas.”

    Pero con un matiz importante: es muy posible que tomen medidas que les den popularidad a cambio de poder tomar otras que sean muy impopulares, pero que se aceptarán a cambio de ver el gesto realizado anteriormente. Es decir, si yo quiero que la clase media no proteste por mis fuertes impuestos le subo la tasa fiscal a los ricos como “gesto de cara a la galería” y así consigo que a mi gobierno le acepten cosas que de otro modo no se tolerarían ni de broma, pero que “como este gobierno por lo menos, exige sacrificios para todos” sí son aceptadas. Digamos que desde ese punto de vista los políticos no tienen un pelo de tondos, ni lesionan sus propios intereses, sino que juegan con un “te doy para que me des” con el votante a fin de poder hacer pasar otras medidas que no serían aceptadas sin las otras, las de “gesto de cara a la galería” que son lo que los políticos consideran “un pequeño precio a pagar” para poder hacer otras cosas. Y dado que no lo pagan ellos, pues es realmente pequeño…para ellos. También es posible que en efecto se tenga una mentalidad cortoplacista, ante la urgencia por ofrecer resultados rápidos se sacrifica lo demás. Nuevamente es un sacrificio…que como no lo hacen los políticos, pues para ellos es un pequeño precio a pagar.

    Bueno, ese sería mi punto de vista. No digo necesariamente que tenga por que ser así.

    ¿Ustedes que piensan?

  36. no son los link ahora yo he escrito un comentario sin links y no se ha publicado aunque debe estar almacenado por ahi porque la segunda vez me decia comentario duplicado

  37. Carlos Braun me parece muy divertido pero no se toma la molestia de “demostrar” tan rigurosamente la validez de su ponto de vista como lo hace Rallo. Sus artículos son muy breves y no tienen las cifras y los hechos precisos que veo aquí. Es la única pega que les veo.

    Los otros me los apunto, y veré de leerlos. Muchas gracias.

  38. “esa pregunta o preguntas similares me las he hecho muchas veces, porque parece absurdo que los gobiernos tomen medidas en contra de ellos mismos”

    Bueno, se podría intentar explicar también desde el punto de vista de la teoría de la estupidez. No es broma, es un trabajo muy científico del historiador económico Carlo Cipolla: Cipolla exploró el controvertido tema de la estupidez formulando su famosa Teoría de la Estupidez, expresada por primera vez en su ingenioso panfleto de 1988 titulado Allegro ma non troppo.

    En este escrito Cipolla desarrolla una visión de la gente estúpida como un grupo más poderoso que grandes organizaciones como la Mafia, el Complejo Militar Industrial (MIC), o la Internacional Comunista. El grupo de los estúpidos, sin reglamentaciones, líderes o manifiestos, consigue ejercer un gran efecto con una coordinación increíble.

    En el mismo libro pueden encontrarse las leyes fundamentales de la estupidez:

    Siempre e inevitablemente cualquiera de nosotros subestima el número de individuos estúpidos en circulación.
    La probabilidad de que una persona dada sea estúpida es independiente de cualquier otra característica propia de dicha persona.
    Una persona es estúpida si causa daño a otras personas o grupo de personas sin obtener ella ganancia personal alguna, o, incluso peor, provocándose daño a sí misma en el proceso.
    Las personas no-estúpidas siempre subestiman el potencial dañino de la gente estúpida; constantemente olvidan que en cualquier momento, en cualquier lugar y en cualquier circunstancia, asociarse con individuos estúpidos constituye invariablemente un error costoso.
    Una persona estúpida es el tipo de persona más peligrosa que puede existir.
    Por deducción, de la tercera ley, Cipolla identifica dos factores a considerar cuando se explora la conducta humana:

    Beneficios y pérdidas que un individuo se causa a sí mismo
    Beneficios y pérdidas que un individuo causa a los otros
    Creando un gráfico en el que se coloca el primer factor en el eje x y el segundo en el eje y se pueden obtener cuatro grupos de individuos:

    Inteligentes, (Benefician a los demás y a sí mismos)
    Desgraciados, (Benefician a los demás y se perjudican a sí mismos)
    Bandidos, (Perjudican a los demás y se benefician a sí mismos)
    Estúpidos, (Perjudican a los demás y a sí mismos)

    En política, dado que por definición no es una ciencia racional, eso juega un papel importante.

  39. A Tigran:

    CRB es más político y filosófico que económico, pero a veces conviene tener esa visión también, por ejemplo ese tema que ha abierto con Luis lo trataría en su blog con mucho gusto.

    Una tesis que sostiene CRB es que se da “la feliz coincidencia” de que la Libertad suele implicar Prosperidad, pero que aunque no se diese, perseguir la Libertad por si misma es lo realmente importante, y no por utilidad practica en primer lugar.

    Por ejemplo, los liberales del siglo XIX, aquellos que en inglés todavía eran LIBERALS y ahora serían más bien LIBERTARIANS, consiguieron convencer a todo el mundo de que el esclavismo NO tenía justificación alguna, por mucho que no se pudiese criticar económicamente. Estaba MAL y PUNTO, debía ABOLIRSE en lugar de apoyarse desde el gobierno y la legislación.

    Y estaba mal porque iba en contra de los “principios fundamentales del derecho” de igualdad de las personas ante la Ley, porque en caso contrario, si no fuésemos iguales, ¿quien decide quien es diferente a priori? ¿que le da “derecho” a ello?

    Esto es algo que los progres ni se plantean o incluso no entienden bien. Muchos identifican el esclavismo con “trabajar gratis”, lo cual es una tontería, porque:

    1- Los esclavos NO trabajaban realmente gratis del todo, les tenían que dar comida y cobijo, aunque solo fuese por mantenerles “en plantilla”.

    2- HOY en día, muchos “voluntarios” hacen trabajos gratuitos en esto o aquello y no por ello son “esclavos” (porque son “voluntarios”).

    NO, el problema del esclavo no era que no le pagasen un jornal, sino que NO PODÍA elegir NO trabajar (igual que ahora NO podemos elegir NO pagar impuestos).

    Y su esclavitud NO era solo un empecinamiento de su amo (si así fuese le bastaba con huir). El problema era que la esclavitud estaba institucionalizada, consentida, alentada y regulada por las costumbres, las leyes y los gobierno antes de su abolición. Es decir, si huías era DELITO (como no pagar impuestos) y podían e incluso “debían” detenerte.

  40. Bueno Tigran, ya sabes que muchos economistas y en especial algunos americanos son muy aficionados a recopilar y analizar datos para confirmar o refutar sus teorías.

    No creo que la economía tenga competencia para decir que nivel impuestos son mejores o peores, es decisión subjetiva de la gente. El problema está en que la gente no comprende a que renuncia, no calcula ningún coste y además pretenden que los impuestos los paguen otros y hombre eso no es.

    Si creo que los impuestos deberían ser equilibrados, en España se ha impulsado el consumo y la inversión (en particular la mala inversión) y se ha penalizado el ahorro. Y claro, el ahorro no es que sea importante es que lo mas importante, por no decir que lo es todo. Por otra parte si los impuestos llegan al nivel de confiscación los efectos adversos se hacen tan enormes y tan evidentes que está claro que no son responden a un deseo meditado de la población.

    En cuanto a que los políticos hacen un gesto para luego darte la de arena, no lo se, hemos visto a Zapatero y Rajoy tomar medidas de ahorro como algo que no pudieron eludir mas que algo que hicieron convencidos. Por otra parte, masacrar el ahorro por ejemplo es algo mas que un gesto. En definitiva gobiernen los conservadores o la izquierda, si no sigues las reglas económicas ya puedes ponerte del color que quieras y hacer el discurso que te parezca porque no podrás pagar los servicios que pretendes ( para gran drama de los estados socialistas/comunistas).

    Creo que son mas tontos de lo que pensamos, porque algunas de sus medidas no tienen ninguna lógica salvo la incompetencia. Usease, que de política saben un huevo pero no gestionar ni p…. ideal, es mas yo diría que se dedican al debate, el protocolo,a la vida pública. A gestionar se dedican poco, ni tienen tiempo.

  41. Mi opinión sobre el tema de los impuestos y porque los suben cuando luego recaudan menos es parecida a la de Luis, sin olvidar la razón que pueda tener Alamein con la teoría de la estupidez. ;-)

    Respecto a España ahora mismo me gustaría compartir un rayo de esperanza con ustedes, si me lo permiten.

    Durante toda la burbuja, los votantes en España nos hemos comportado como borregos dando lugar a lo que ahora tenemos en gran parte. No obstante, algunos acontecimientos recientes dan algunos síntomas de recuperación de la sensatez.

    1- En 2011, por suerte, no se votó continuar con los inútiles que habían gestionado y empeorado la crisis hasta dejarnos en cueros y debiendo hasta de callarnos. Si, vale que se confió en exceso en una alternativa que ha demostrado ser prima-hermana de los que echamos de la Moncloa hace menos de un año, pero echarles teníamos que echarlos y “los nuevos” podían aducir a su favor el beneficio de la duda y las credenciales de “no haberlo hecho tan mal” la ultima vez.

    2- En menos de un año estos otros “Estúpidos” (por seguir la nomenclatura de Alamein) han demostrado que NI merecían el beneficio de la duda, ni eran capaces de repetir antiguas gestas ya sea porque ahora son más inútiles (no son excatamente los mismos) o porque la crisis es más insalvable (o ambas).

    PERO LA BUENA NOTICIA es que eso, de momento, se está reflejando en las encuestas:
    A) El partido en el gobierno cae a plomo.
    B) Y la oposición NO se está recuperando en la misma medida.

    Moraleja: Parece que vamos aprendiendo.

    Lo mejor (o lo menos malo) que nos podría pasar es que en 2-3años (o menos), en las próximas elecciones, saliera uno de los partidos mayoritarios pero con una participación en las elecciones de menos del 50%. Intentarían no hacer caso, pero saber que no les apoya seguramente ni 1/4 de la población quizá les hiciese replantearse las cosas.

    Y lo peor que nos podría pasar, aunque de momento no lo veo en España, es que surgiese algún partido extremista que fuese una versión ampliada y empeorada de uno de los dos monstruos actuales. No lo veo en España, pero es lo que suele pasar en otros países cuando las cosas van tan mal, como por ejemplo en Grecia.

    Eso si, lo que seguramente acabe pasando es que ambos monstruos se recuperen relativamente pronto (eso si, nunca como antes, espero) y, con dos o tres carantoñas electorales, consigan volver a vender la moto a la mayoría. Nos sacarán del euro y se pondrán a estafarnos a base de inflaciones galopantes, al más puro estilo de la Pampa, como hacían antes del Euro.

  42. “Creo que son mas tontos de lo que pensamos, porque algunas de sus medidas no tienen ninguna lógica salvo la incompetencia. Usease, que de política saben un huevo pero no gestionar ni p…. ideal, es mas yo diría que se dedican al debate, el protocolo,a la vida pública. A gestionar se dedican poco, ni tienen tiempo.”

    ¿Han visto ustedes la primera de Harry Potter?

    Hay una escena donde los críos caen en una planta que los estrangula más fuerte cuanto más tensos se ponen:

    youtube.com/watch?v=iKlaT3tDFWk

    Siempre me acuerdo de esto con los políticos, sobre todo con Marianico el Breve. A medida que la cosas se pone peor solo se le ocurre subir más los impuestos, crear más tasas y ahogar más a la gallina de los huevos de oro, el sector privado y su ahorro.

    Los niños salieron ilesos de esa prueba, pero el político no nos sacará… seguramente porque no es su cuerpo si no los nuestros los que sufren la estrangulación.

  43. Para saber con exactitud cual es el momento en que subiendo impuestos dejas de recaudar más tienes que predecir con exactitud la cantidad de negocios que no se crearan, junto con la cantidad de nuevos puestos de trabajo o simplemente la productividad de dichos negocios.

    Es decir el gobierno necesitaria una consulta al mago Merlin.

    Lo cierto es que deberian bajar impuestos pero no para recaudar más si no menos

  44. A freeman:

    Estoy de acuerdo, la curva de Laffer en realidad es un dialogo de besugos entre Keynesianos.

    Los impuestos a corto plazo, tienen que bajar y a medio y largo plazo deberían tender a 0.

  45. @Freeman: Lo peor es seguir intentado cuando te sale comentario duplicado. Yo creo que el truco esta en no poner htlm. De todos modos a estas alturas puedes simplemente copiarlo y pegarlo en vez de poner un link, aunque te salga larguísimo (yo de eso se algo) es menos malo que no poder ponerlo en absoluto.

    Yo a veces casi prefiero que hubieran subido al poder los indignaos porque hubieran quebrado este país, pero por lo menos la gente hubiera quedado curada de espanto para toda la vida de esa ideología nefasta que tanto daño nos ha hecho de una buena vez por todas. A lo menos mis nietos me preguntarían: “¿Pero abuelito, cómo pudieron haber creído en eso? ¿Eran todos malos, o todos tontos, o nunca se les ocurrió lo que podría pasar?” Lo que me daría el consuelo de saber que aunque mi generación se hubiera ido a la m… por lo menos ellos aprendieron algo. En vez de (como mucho me temo) ponerse a pregutarme como lo harán cuando sean mayores “¿Pero porque no intentaron ustedes poner en práctica el magnifíco progama de los indignaos que hubiera salvado España?” Y entonces yo tendría que cometer un nieticidio…

    (Broma de humor muy muy muy negro: pero es que me río para no llorar)

    Ahora bien, la conducta de los españoles borregos durante la burbuja no fué un caso único de España, todos los países lo han vivido alguna vez: decía Tatcher que el socialismo no se acaba hasta que se acaba el dinero. Y aquí paso lo que tenía que pasar: se acabo el dinero, pero mientras tanto la gente estaba muy contenta. Sólo tenemos que leer a el bueno de Xel que siempre dice que “con todos sus defectos, el sistema nos dio un creciemiento y progreso ecónomico sin precedentes, luego los tiempos cambiaron (elegante eufemismo) y el sistema se agotó (Eufemismo más elegante aún.) pero se hizo lo que se tenía que hacer”.

    Sobre los partidos extremistas pues son una triste consecuencia de las crisis ecónomcas extemas. Grecia es un caso típico. Pero creo que en España no llegaremos a eso…espero.

    En cuanto a los impuestos, creo que sí hay algunas teorías de modelos mátematicos para fijarlos (como ocurre en el caso de las teorías de predicción del nivel de inflación) el problema es que no sirven muy bien. En todo caso no son muy confiables en la práctica.

  46. Gracias Alamein no puse ningún link así que no se que sería de todas formas ya he escrito lo que quería decir.

    Sobre el otro problema es que falta mucha divulgación de las ideas liberales. Incluso el simple entendimiento de lo que es liberalismo, muchos lo confunden con corporativismo.

    Alguien por aquí decía que unos liberales llegan por la izquierda y otros por la derecha lo que significa que se nos enseña previamente una cara de la moneda y no la moneda entera.