Nos han mentido

Dos habían sido los mensajes principales del Partido Popular durante sus cuatro años de fundada crítica a la política económica zapateril: la primera, la falta de credibilidad del gobierno socialista derivada de la ausencia de un plan global para atajar la crisis, lo que a su vez lo arrastraba a una continua improvisación; la segunda, el tremendo error que suponía querer salir de la crisis mediante subidas de impuestos. Bastó, sin embargo, un Consejo de Ministros para que los populares hundieran su credibilidad, demostraran que carecen de un plan consistente para fomentar la recuperación y rebasaran por la izquierda a los comunistas de Izquierda Unida (IU) en lo que a voracidad tributaria se refiere.

En este sentido, el descontento de una parte de sus votantes no sólo es un reflejo de su honradez, sino también de una independencia ideológica que les lleva a no resignarse ante el imparable avance del pensamiento único socialista: subir impuestos es una injusticia y un profundo error lo haga quien lo haga, ora Zapatero, ora Rajoy, ora el sursuncorda. Si algo no necesitaba nuestra languideciente e hiperendeudada economía privada eran unos impuestos todavía más elevados para sufragar nuestro sobredimensionado sector público; si algo no necesitábamos era que, con tal de minimizar la poda del tinglado estatista legado por Zapatero, Rajoy y su equipo económico optaran por vampirizar a las clases medias.

No. No es admisible que, como acaba de poner de manifiesto el Instituto Juan de Mariana en un reciente informe, España padezca los tipos impositivos más elevados de Europa, con la única excepción de Suecia. No es admisible que la promoción social y económica haya sido proscrita de facto en este país al gravar con tipos que van del 40% al 52% (más los recargos autonómicos) toda renta por encima de 33.000 euros. No es admisible que los ahorradores españoles hayan pasado a ser un colectivo apestado al cual se persigue desde todos los flancos imaginables: cuando generan la renta que desean ahorrar, pagan Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) por rentas del trabajo; cuando la invierten en las acciones de una empresa, tributan indirectamente por el impuesto de sociedades y directamente por rentas del capital dentro del IRPF; cuando lo conservan en su haber, se ven forzados a abonar el impuesto sobre el patrimonio; y, por si todo lo anterior fuera poco, ahora se les pretende gravar con la infausta Tasa Tobin.

Por supuesto, el PP ha intentado vestir con los ropajes de la responsabilidad institucional semejante atentado contra su programa electoral y, lo que es mucho más importante, contra la libertad económica y las perspectivas de recuperación de nuestra economía. Se nos ha dicho que no había alternativa, que era o subir impuestos o el caos; léase, nuestro descrédito exterior, suspensión de pagos, expulsión del euro y colapso económico. Ante semejante disyuntiva, ¿quién puede estar tan sumamente loco como para criticar su responsable aumento de tributos?

Pues cualquiera que mire los engordados presupuestos de nuevas administraciones públicas. Porque sí, sí existía alternativa a la subida de impuestos: aplicar un contundente y audaz recorte en el gasto. ¿En qué partidas? Les diré sólo unas pocas para no agotarles: inservibles cursos de formación para los parados (7.300 millones), manipuladoras televisiones públicas (2.600 millones), distorsionadores subvenciones varias para la industria y el carbón (2.100 millones), pauperizador gasto en cooperación y desarrollo (2.000 millones), innecesarias ayudas a la promoción de vivienda (1.100 millones), injusto Plan de Empleo Rural (PER) agrario en Andalucía (750 millones), clientelares ayudas al cine, danza, teatro, etc. (500 millones) o incalificables subvenciones a los partidos políticos (130 millones). Sólo estas partidas suman unos 16.000 millones de euros: el triple de lo que espera —con sumo optimismo— recaudar el PP con su “recargo solidario” en el IRPF.

En realidad, sin embargo, lo que toca es revisar todo el sobredimensionado gasto público que practican nuestras administraciones, incluyendo los 100.0000 millones anuales en nóminas a los empleados públicos (menos de la mitad de los cuales son funcionarios) o el gasto social en sanidad y educación (los desembolsos en educación se ha duplicado desde 2002 aun cuando el alumnado sólo ha crecido un 15% y los resultados no han mejorado). Para que nos hagamos una idea de por dónde empezar: el gasto no financiero de las autonomías creció entre 2006 y 2010 en 35.000 millones de euros, una cifra superior al enorme déficit con el que cerraron 2011.

Margen para recortar lo hay y mucho. Otra cuestión es que la mojigatería socialdemócrata del Partido Popular les impida coger el toro estatista por los cuernos y, en su lugar, opten por lanzar al miura contra la indefensa ciudadanía. Pero en tal caso que sean claros: no quieren rectificar a Zapatero, sino hacerlo bueno.

También te puede gustar

27 comments

  1. Una cuestión adicional que está pasando bastante desapercibida entre los liberales españoles es el incumplimiento de la promesa electoral de que no iba a subir los impuestos.
    ¿Es una promesa electoral un contrato entre los políticos y sus votantes? Los liberales europeos sostienen que sí lo es.
    Y si lo es ¿Que consecuencias debe tener la ruptura contractual?
    En otros países, por ejemplo Inglaterra: El incumplimiento de una promesa electoral trae consigo graves consecuencias, incluso la destitución.
    En España, se ve como algo normal ¿No podemos hacer nada para cambiar esto?

  2. Sí, no votar. Pero se ve que en la transición los políticos tuvieron éxito haciendo circular la leyenda urbana de que si no votabas ibas al infierno. Aunque sea al menos malo hay que votar, y así nos va.

    Un saludo.

  3. Si uno analiza fríamente los números, parece evidente que la tan “imprescindible” subida de impuestos vía IRPF, no tiene ningún sentido. En presupuestos de más de 350.000 M€, 6.200 M€ no representan nada (o muy poco). Solamente (como se indica en el artículo) los gastos en cursillos de formación a parados ya superan esa cifra. Entonces ¿por qué el PP toma esta medida?¿como puede romper una promesa electoral tan claramente formulada, si es conciente que el ratio coste/beneficio a nivel electoral va a ser desastroso? El coste electoral entre sus votantes va a ser muy alto y los beneficios económicos (ya se que son nulos, me refiero exclusivamente a reducción del déficit), prácticamente inexistentes. Y los políticos no son precisamente héroes que lo hacen todo por la patria, sino que piensan mucho en la reacción de su electorado cuando hacen algo.
    Otra cosa es que, en plena fiebre socialdemócrata, se hubieran “mojado” por ingresos de 50.000M€,¿ pero tirar por la borda tu credibilidad por 6.000M€?
    Es evidente que habrán subido los impuestos vía IRPF por algo, pero ¿Por qué?
    Aunque se puede especular con muchas opciones yo me decantaría por una como la más plausible:

    Rajoy se ha rendido. Se ve incapaz de gestionar el desastre económico español. El creía que esto se arreglaba con un poco de sentido común y un poco de control en el gasto, y ha visto que por el contrario queda por hacer una labor de demolición muy importante. Y se ha dicho así mismo, ya que esto yo no lo puedo arreglar, que lo arreglen entre Europa y el resto del mundo. Como el resto del mundo (BCE, UE, Sarkozy, FMI, etc..) solo entienden políticas socialdemócratas, pues es lo que toca. Si voy a pedir ayuda y dinero al FMI, al menos que crean que soy uno de los suyos.
    ¿Qué hay que subir impuestos? Los subo aunque sea poco lo recaudado y no valga para nada. ¿Qué hay que aprobar la tasa Tobin? Lo apoyamos ¿Qué hay que gastar fondos en subvencionar empleos? Yo el que más, etc…. Una rendición económica en toda regla.

    Perdon por la extensión del comentario.

  4. Es lo que pasa cuando te pegas 8 años en la oposición sin hacer una pizca de pedagogía. Que cuando llega tu turno o bien no tienes la aprobación popular o bien demuestras que eres más de lo mismo y no hablabas porque no tenías nada que decir, precisamente por ser más de lo mismo. :-(

  5. @GRN

    No se si Rajoy tiene la aprobación popular, pero lo que es seguro es que sus rivales tienen la desaprobación. El problema creo que es más de valentía. Rajoy no se ve capacitado para pasar a la historia como el gobernante que salvo a España del desastre, porque no tiene el coraje de aplicar a fondo las políticas en las que él (aunque de forma vaga e inconsistente, posiblemente crea). En resumen piensa Rajoy :” Sí yo no tengo el coraje de hacer mí política, ya que además me tocaría hacerla en solitario y sin ningún tipo de apoyo siendo posible que hasta una gran parte de mis actuales votantes repudiaran esa política de llevarla a sus consecuencias lógicas, lo mejor es que me pliegue a las políticas de los demás. Intentare llevar a cabo algunas reformas necesarias y seré comedido en los gastos, mientras doy a mi política un barniz socialdemócrata que no me haga parecer demasiado discordante con el resto de países e instituciones y de esta forma iremos tirando en compañía a ver como evolucionan las cosas. Mejor mal acompañado que solo”

  6. Sí sí Marqués, perdone que no dejara claro antes que lo entendí y que en gran medida comparto lo que dice. Pero quería aportar que esa situación -oh, estoy solo y me debo encomendar a lo de fuera- se debe, a mi juicio, a no haber realizado una labor pedagógica durante la oposición para formar masa crítica. Que es justo lo que necesita España. Explicar porque hay que liberalizar la economía, reemplazar función publica por iniciativa privada para dinamizar y elevar la eficiencia,… vamos, lo que en los periféricos por tradición cultural está mal entendido.

  7. @Marqués

    Pues yo creo que estás siendo demasiado generoso con “Marianico el Breve”, incluso muchos de aquellos que le votamos, para castigar al PSOE más que por votarlo a el, ya teníamos la sospecha más o menos arraigada de que en el fondo no era más que un Socialista reprimido con tintes conservadores.

    No queríamos que se confirmase, esperábamos que se le pegase algo de la Espe (sin que esto quiera decir que la Espe sea liberal, pero comparada con el resto de la tropa…). Y lo esperábamos no porque tuviéramos ninguna razón o prueba empírica para ello, sino por puro deseo de estar más cerca del final del túnel, puro “wishful thinking”.

    Al final se han confirmado nuestros peores temores, aún habiendo echado al desastroso PSOE nos encontramos ahora con un PP dirigido por un socialista a la izquierda del mismísimo Obama, por poner una referencia. La continuidad de las políticas Keynesianas y, por tanto, del desastre económico, sigue en la Moncloa.

    Solo ha cambiando el deseo firme de sortear la quiebra, pero la pericia para hacerlo realmente no ha mejorado mucho.

    No digo yo que algo del razonamiento que presentas no vaya muy bien encaminado, pero desde luego, como dijo el ya en su día, “que los liberales se vayan a otro partido…”

    Rajoy es Intervencionista, PUNTO

  8. En realidad lo que ha hecho “Marianico el Breve” es apostar, como ya hizo ZParo en su día, a que “los de abajo” le vamos a sacar de esta. Es decir, que dentro de 2 años va a poder deshacer la subida de impuestos una vez sorteada la quiebra soberana.

    Para ello hace como que hace algo, pero en realidad nos toca a los de la economía real (empresas, trabajadores y familias) hacer los ajustes que hagan falta para empezar a generar riqueza con la que pagar nuestra deuda y la suya.

    Y lo malo es que “no podemos defraudarles”, porque las consecuencias para nosotros de quebrar son peores que las que sufrirán ellos; jubilados de oro en 2015 (o antes), aunque los demás estemos comiéndo piedras.

    Grecia ya es seguro que quiebra, Portugal va camino de ello. De momento se cumplen todos los escenarios más sombríos. Como quebremos nosotros lo de menos será si nuestros políticos se lo llevan más o menos crudo en pensión, sino que vamos a pasar del primer al tercer mundo de sopetón.

  9. Hay una frase de la película “El crack II” en la que dicen que si buscas la verdad te la vas a encontrar envuelta en mierda. Si buscas la verdad de la política económica del PP eso es lo que te vas a encontrar “Mierda socialdemócrata”
    Yo también peco de “wishful thinking” y hay días en los que pienso: “No, no puede ser. A lo mejor es que en vez de ser unos malvados socialistas solo son unos acomplejados y cobardes pseudoliberales”. Por eso de vez en cuando me sale algún comentario blandito. Pero por desgracia se que no es así, lo han demostrado y lo volverán a demostrar. Dentro de unos meses subirán el IVA, restringirán pagos en efectivo y subvencionaran la creación de empleos para disfrute de los caza subvenciones.
    Eso sí, lo de haber votado al PP actual no tiene perdón. Una cosa es el “wishful thinking” y otra el no ver las cosas como son.

  10. @Marques

    Pues no me perdone usted, je je. Yo soy algo más flexible, por ejemplo, puedo entender incluso que se votase a ZParo en 2004 por castigo al PP gobernante de aquel momento (yo no lo hice, no lo vi claro en ningún momento y me abstuve), ahora bien lo que ya no entiendo es:
    1) Los que lo votasen otra vez en 2008.
    2) O los que cambiaron su voto en un solo finde antes del 2004.

    Además hay que ser pragmáticos alguna vez, sobre todo cuando estás ante una quiebra soberana y te dan a elegir entre:
    – Quiebra garantizada (PSOE de Rubalcaba)
    – O quiebra probable (PP de Rajoy)
    O entre:
    – NO castigar en las urnas a quien lo merecía desde 2008 (o antes)
    – O hacerlo por partida doble, no solo NO votándolos, sino votando a su oposición más probable.

    Además, si lo pensamos fríamente, el elector Español en las urnas ha hecho lo más razonable que se le podía esperar de el, es decir:

    1- Mandar a la calle a un gobierno desastroso y mendaz que nos ha llevado a la mayor ruina conocida por casi todos en España (quizá se merecían desaparecer del todo, pero bueno, no seamos tan optimistas)

    2- De las opciones alternativas PRINCIPALES, escoger aquella que prometía ser la más coherente y sensata respecto a lo que había que hacer para salir de la crisis. Es decir, no subir los impuestos, bajar el gasto con decisión, etc.

    Es decir, se votó por el fin del Keynsianismo, pero keynesianismo es lo que seguimos teniendo, PESE a que no es lo que pidió.

    Han sido otra vez los políticos (del PP en este caso) los que han incumplido su parte del trato (como siempre) pero no somos los votantes los responsables, sino ellos. Otra cosa es cuando alguien hace lo que prometió y luego eso es un desastre, entonces se puede hablar de responsabilidad o error del votante, lo otro es un simple engaño, se viese o no venir.

  11. Dicho de otra forma:

    Los Españoles han estado a la altura de las circunstancias, son sus políticos los que no lo están.
    ¿No están de acuerdo?

    Y esto no es ninguna tontería, por ejemplo en Grecia no pasa igual: Allí el socialismo están tan arraigado que hasta la gente de la calle parece que NO sabe, o no quiere saber, lo que significa que quiebre su país y la vida que les espera en ese escenario NI mucho menos quieren saber nada de la dura medicina que les hace falta para evitar dicha quiebra.

    Habrá liberales griegos o gente de derechas o izquierdas con algunos dedos de frente, pero deben ser muy poquitos allí, tan poquitos que ni sus gobernantes prometen austeridad ni rigor alguno (aunque solo fuese electoralismo), solo hacen de puertas para afuera y cuando no queda otra.

    En cierta forma estamos algo mejor que los griegos en eso.

  12. Los Españoles, actuando de buena fe, han estado a la altura de las circunstancias, son sus políticos los que no lo están ni han actuado de buena fe.

  13. offtopic

    Perdóneme Profesor, por abusar en este foro con esta pregunta personal.
    Me acabo de informar que mi banco (ING) no me permite hacer canje de acciones en una sola operación (desprenderme de X acciones de la compañía A para comprar con ese dinero Y acciones de la compañía B). Entiendo que mi banco no permita hacerlo, pues como intermediario prefiere que venda y luego compre y me cobre ambas operaciones en lugar de una sola.

    No obstante, leyéndole a usted me dio la sensación de que decía que se podían canjear acciones de manera directa. ¿Es posible? ¿como se gestiona las diferencias cuando los precios de unas acciones no son múltiplos de las otras? (es decir, casi siempre)

    Entiendo que este no es el foro adecuado y que no podrá darme una respuesta personalizada, pero me bastaría con un apunte a donde pueda leer sobre el asunto. Eso si, preferiblemente un artículo que vaya al grano y pueda leer en un rato. Tengo pendiente comprar y leer alguno de los libros de inversiones, como los que usted ha recomendado, pero esto me interesaría saberlo antes.

  14. Titular del Norte de Castilla: “Agricultura se compromete a garantizar por ley la rentabilidad de los agricultores”.

    Toma liberalismo.Esto ya es el colmo del surrealismo y del absurdo. ¿Y por qué no se garantiza también la rentabilidad de….que sé yo…., los bares, los abogados, fabricantes de profilácticos, electricistas o fabricantes de muebles? Ya puestos hasta de los canteros, por ejemplo. El Estado podría garantizar la rentabilidad a todo aquel que se dedique a fabricas hachas de piedra estilo neolítico, así, con esa rentabilidad garantizada la gente se dedicaría al oficio y se acabaría el paro.

    ¿Pero por qué tengo yo que garantizar con mi dinero la rentabilidad de nadie? Si la agricultura no es rentable que se dediquen a otra cosa, se hagan políticos, opositen a bedeles de algún ministerio, emigren como otros muchos, o cualquier otra cosa que les parezca. Yo también tenía un negocio, y como no era rentable tuve que cerrar y dedicarme a otra actividad. No comprendo por qué para unos rigen las leyes del mercado y, en cambio, otros privilegiados consideran normal que el Estado utilice su poder coactivo y su capacidad exactora para robar a los demás y metérselo a ellos en el bolsillo . O nos hacemos comunistas o nos hacemos liberales, pero todos una cosa u otra.

    Lo de la PAC es incomprensible, a menos que se considere que gran parte de los mandamases europeos son terratenientes. En la página web de la PAC se dice textualmente que ésta existe para “dar un nivel de vida digno a los agricultores”. O sea, un nivel de vida digno a cierta duquesa, por ejemplo.

    La huída del mercado es la solución para todo aquél que tiene vocación de garrapata. En mis tiempos universitarios los estudiantes de filología hacían huelga prácticamente todos los días. Querían que el Estado los hiciera catedráticos a todos. Así, había gente que había estudiado swajili o cosa parecida ,y querían que el Estado les proporcionara un pesebre académico, a ser posible de catedrático. Por supuesto el mercado, la sociedad, no demandaba esa asignatura, simplemente no había alumnos, pero eso les daba igual. Si el niño había estudiado swajili, había que hacerle catedrático de swajili aunque la sociedad no lo demandara. “Que me mantengan los demás” vendría a ser su divisa. Desconocían totalmente la existencia del mercado, o al menos fingían desconocerla porque así les convenía.

  15. @nosé

    Chapó!
    Estoy ansioso por ver si “Socialista” o “juan” pueden argumentarle algo en contra.
    ¡Lo ha bordado!

    [Es un poco parecido a lo que pasa ahora con las discográficas y toda la industria audiovisual tradicional, no quieren reinventar su modelo de negocio y patalean con ACTAS, SOPAs, PIPAs y demás memeces que sus amigos políticos “muy concienciados” le preparan, para “cuidar la cultura” y la “propiedad intelectual”]

  16. Totalmente de acuerdo. Sobre todo con la parte en que dices que “O nos hacemos comunistas o nos hacemos liberales, pero todos una cosa u otra”. Esto, para mí, es lo peor, porque luego la gente que se coloca en un “pesebre” subvencionado es la que más chilla cuando les dicen que les van a recortar el sueldo para “apesebrar” a los parados.

    En este país hemos alcanzado un nivel de esquizofrenia tal… que así no se puede seguir.

  17. Me gusta vuestra asimetría de pensamiento y conocimiento de la realidad. Si el Estado mantiene con pírricas ayudas a jornaleros o pequeños agricultores, incapaces de competir en un sector completamente controlado por oligopolios semiestatales, entonces bramáis con grandilocuentes palabras, se os llena la boca de libertad.

    Si Merkel viaja a China y se entrevista con los dictadores mientras las grandes multinacionales explotan sin ningún tipo de tapujo a obreros, niños, viejos, … y todo lo que entallan, entonces viva la libertad de mercado.

    ¿Estáis en contra del Estado?, o mejor ¿en contra de lo público? Creo que no entendéis que no es posible el Capitalismo sin Estado. ¿O sois anarquistas? pero anarquistas de verdad, los de Bakunin, los Durruti, Kropotkin, …

  18. “Creo que no entendéis que no es posible el Capitalismo sin Estado. ¿O sois anarquistas? pero anarquistas de verdad, los de Bakunin, los Durruti, Kropotkin, …”

    No entiendes tú que hay una importante diferencia entre una conducta anti-sistema y una conducta liberal, aunque ambas compartan la desconfianza en el estado. La primera desea destruir todo el sistema por defecto. La segunda parte de la base de que es justamente la desconfianza la que hace funcionar al sistema.

    La democracia se basa en la desconfianza, por eso tenemos tres poderes, tres pilares básicos separados que se vigilan y se sancionan entre sí, porque no se fían.

  19. ¡Ah, claro, la monserga de que el Estado sirve para poner límites a los intereses egoístas del mercado! Como si el Estado, las personas concretas que son Estado, no tuviera esos mismos intereses egoístas. Ambas minorías, los poderosos estatales y los poderosos sociales, se complementan bastante bien, no son muy proclives a hostilizarse entre sí, sus respectivos intereses suelen coincidir y sus ocasionales divergencias terminan en amistosos acuerdos:

    “Vamos, hoy por ti y mañana por mí. ¿Que para hacerte más rico necesitas que te preste el BOE…? No problem, y si es preciso te presto también la Guardia Civil; pero eso sí, resérvame, para cuando deje la política, una sinecura bien retribuida en el consejo de administración de una de tus sociedades,¿eh?”

    Sí señor, el Estado poniendo freno a los intereses egoístas del mercado. Y así, entre el Estado y un mercado bien sujeto, faltaría más, por el primero, resulta que….a los súbditos se les esquilma desde los dos flancos.
    La verdad es que sin la ayuda del Estado tus odiadas multinacionales no oprimirían o lo harían mucho menos.

    ¿Anarquistas? Pues tal vez…, como San Agustín cuando afirmaba que los Estados no eran más que una banda de ladrones, o como Nietzsche cuando escribía sobre “el frío Monstruo que todo lo que tiene es robado”, conocidos anarquistas ambos, como es sabido.

  20. A todo esto tengo que señalar una idea que me preocupa y es cómo esa desconfianza en el estado está desapareciendo. En los mismos Estados Undios el auge del colectivismo es tal que el individuo deja de partir de sus premisas y se abandona al grupo.

    Por ejemplo, si antes el “héroe norteamericano” no dudaba en administrar la jussticia por sí mismo si era necesario, del individuo enfrentado con el sistema, ahora hay que considerar el hecho de que se empiece a ver cómo delegan la administración de la justicia, porque ante un ambiente que perciben como extremadamente hostil, ya se ven incapaces de solucionar las cosas individualmente… CSI, Numbers, Mentes Criminales, House, Bones…

  21. ¡Sí! Me alegro de que lo comentes, porque yo también lo veo así. Es interesante ver qué cosas le gustan a la gente, porque eso es un indicador de qué ideas le pasan por la cabeza.

    Yo no me pierdo Mentes criminales por puro masoquismo. ¡Me cabrea sobremanera! Fíjate que los tíos son superpreparados, superprofesionales, lo saben todo (aunque su especialidad es enormemente dada al error) y superhonrados, porque los ha formado y seleccionado el FBI. ¿Cómo van a ser malos?

    Más aún, te dicen a la cara que tienen toda tu vida registrada en sus ordenadores, y que pueden acceder a ella sin tu permiso, pero no temas, que es por tu bien. Las cosas no son malas o buenas en sí, depende de quién las hace, y que el Estado te posea de esa manera es bueno. ¿No ves que gracias a ello te pueden salvar de los malos?

    Siempre que llegan a resolver un caso, se encuentran a alguien medio tonto, necesitado y desvalido. Que quede claro que los ciudadanos somos débiles y solo podemos encontrar refugio en los bondadosos brazos del Estado. Incluso hubo un episodio en el que había un pueblo que vivía de espaldas al Estado, con sus propias leyes. Por supuesto, eran malíiiiiisimos: violadores, pederastas, asesinos… de todo. Había gente buena, pero estaban engañados y sometidos, hasta que llegaba el Estado a rescatarlos de la secta. ¿Cómo si no la gente iba a volver la espalda al Estado? ¡Aghhhh!

    Aunque House no la encajo yo en este estilo, precisamente.

    A mí, evidentemente, las que me gustan son esas en que los tontos son los agentes del Estado, que cuando hay una gran crisis mundial se ven desbordados y tienen que recurrir a un montón de expertos, que son frikis que viven de espaldas a la oficialidad, semiclandestinos y que son los que resuelven la papeleta.

    Es obvio que EEUU lleva tiempo “europeizándose”. No sé si porque ya hay mucha gente establecida en todas partes, que le pide al Estado que le dé “estabilidad” y hace imposible empezar de cero a los demás; o si es por la inmigración latina; o si es que todas las sociedades viejas tienden a eso, y EEUU ya no es tan joven… Lo que está claro es que Obama no ganó las elecciones por sorteo. La mayoría social le votó.

  22. Pues sí, yo también pienso que los USA llevan tiempo europeizándose, por desgracia. Antes, no hace mucho, todas esas intrusiones del Estado eran calificadas como “antiamericanas”. Por ejemplo, salvar empresas en quiebra con dinero del contribuyente era algo antiamericano. Hace tiempo que no se oye ese reproche. Mal síntoma.

  23. Hemos empleado la palabra “europeizándose”, pero sería más exacto decir -creo yo- “socializándose”.
    Antes los USA eran un país viril, cuyo destino no era cosa del Estado sino del ciudadano, de su capacidad, de su trabajo, de su audacia, de su iniciativa…..Así se hizo el país, y así se hizo un Imperio. Pero el Estado, en su inevitable “querencia” totalitaria los ha ido castrando y hoy parece que todo el mundo quiere vivir en un entorno blandito, acolchado por el Estado. Pero claro, el precio a pagar ha sido la Libertad. La vieja y conocida dialéctica entre libertad y seguridad.

    Lo malo es que esa seguridad que supuestamente otorga el Estado no es tal. Que se lo pregunten, en el caso de España por no ir mas lejos, a todos los asesinados por eta, o a los pesqueros españoles que, a pesar de pagar sus impuestos para obtener seguridad -el contrato hobessiano, obediencia a cambio de protección- eran sin embargo apresados por cualquiera que tuviera a bien hacerlo, incluso en alta mar-el mare liberum de Grocio- por naciones “amigas” como Canadá. Vamos, que el Estado deja de cumplir su parte en el contrato -dar protección- y sin embargo exige que el súbdito siga cumpliendo la suya. Se ha roto la bilateralidad y la sinalagmaticidad del contrato. Por no cumplir el Estado no cumple ni la seguridad de que se someterá las leyes que él mismo hace -seguridad jurídica y Estado de derecho, lo llaman. Recordad, por poner algo de candente actualidad: el Estado os dio la seguridad de que os jubilarías con 65 años, que cobraríais una determinada pensión etc. Ahora todo eso está cuando menos en entredicho.

    Volviendo al caso USA, algo si se quiere secundario pero muy indicativo de lo que está pasando es la constante campaña mediática en el sentido de la necesidad de revisar el derecho a portar armas. Ya se sabe que los de la asociación del rifle son unos fachas irredentos. Menos mal que la izquierda -todo para el Estado- hará todo lo posible por redimirlos. La izquierda queriendo privar de un derecho a los ciudadanos que nació en el ámbito de la izquierda (la revolución francesa, la “nación en armas” y todo eso) ¡Qué vueltas da la vida! Una vez obtenido el Poder con las armas de los súbditos, ¿para qué queremos súbditos armados? Claro, que todavía hay algunos americanos que intuyen el desenlace de una situación en que la Nación esté desarmada frente a un Estado armado hasta los dientes; y saben también que el Estado te protege -en teoría, solo en teoría como hemos visto- de todo menos de Él mismo.