La reformilla financiera de Luis de Guindos

Acaso la parte menos mala de esa reformilla de nuestro sistema financiero que pretendía limpiar definitivamente de polvo y paja los balances de nuestras entidades crediticias haya sido que apenas se hayan comprometido recursos públicos para rescatar bancos y cajas. La peor, que precisamente por tratarse de una reformita con escaso contenido y menos ambición, no servirá para cerrar definitivamente los milmillonarios agujeros de la banca y, por consiguiente, la amenaza de que en cualquier momento se eche mano a la menguante cartera de los españolitos seguirá muy viva.

Pérdidas previsibles del sistema financiero español

Echemos unas cuentas algo conservadoras. Primero, de los 303.000 millones en créditos a promotores, probablemente jamás llegue a cobrarse al menos el 60% (pérdidas cercanas a 180.000 millones de euros); de los 102.000 millones de créditos a constructores, podemos considerar unas conservadoras pérdidas del 40% (40.000 millones); de los 794.000 millones en créditos a hogares para, por un lado, adquirir vivienda con garantía hipotecaria y, por otro, financiar otro tipo de desembolsos (automóviles, vacaciones, mobiliario…) podemos asumir perfectamente unas pérdidas del 5% tras la ejecución y el resarcimiento de las correspondientes garantías (40.000 millones); y de los otros 550.000 millones de créditos a actividades productivas distintas del ladrillo, también cabe prever unas pérdidas de alrededor del 10%, sobre todo si la coyuntura sigue deteriorándose (55.000 millones de euros).

En total, estamos hablando de unas pérdidas que podrían superar los 300.000 millones de euros; y eso asumiendo que no habrá quebrantos derivados de los 250.000 millones en préstamos a las administraciones públicas españolas y en 230.000 en créditos al extranjero (incluyendo los 80.000 millones a Portugal). Dado que ahora mismo la banca española cuenta con unos 330.000 millones entre fondos propios y provisiones, pongamos que tras padecer todas las pérdidas esperables se queda en 25.000 millones. ¿Significa ello que hemos superado las dificultades? En absoluto, pues para que nuestros bancos posean algo de credibilidad necesitaríamos restablecer unos fondos propios de entre 150.000 y 200.000 millones de euros.

Estamos hablando, por consiguiente, de que el sistema financiero español necesita capitalizarse a día de hoy en un importe de unos 150.000 millones de euros (justo las cifras que se venían manejando cuando se hablaba de la creación de un banco malo) y la reformilla De Guindos apenas se limita a presionar a los bancos para que se las arreglen a provisionar 50.000 millones, lo que equivaldría a alrededor de dos años del beneficios brutos antes de provisiones del sistema financiero español. ¿Puede la banca capitalizarse en esos 150.000 millones sólo a partir de sus beneficios brutos? Es dudoso, pues la economía necesitaría resistir seis años de estrangulamiento crediticio que deteriorarían de tal manera su salud que terminarían afectando a los propios resultados de las entidades (amén de que ellas se verían impedidas para, por ejemplo, pagar un solo dividendo y deberían proceder a una poda brutal en sus gastos operativos).

En resumen: el sistema financiero español, en su conjunto, es dudosamente solvente. ¿A qué viene entonces que la gran apuesta de De Guindos sea promover fusiones internas entre entidades españolas? Podemos cambiar la organización societaria de ese sistema financiero, pero en cualquier caso seguirá siendo dudosamente solvente.

La alternativa razonable: recapitalización privada

Ante esto, sólo existen dos alternativas a la quiebra del sistema o a su niponización: la primera es una recapitalización pública por 100.000 millones que el Gobierno de España no está en posición de ofrecer y para la que requeriría del apoyo financiero del FMI y del fondo de rescate europeo; la segunda es una recapitalización privada que convierta en acciones parte de las deudas del sistema financiera en español. La primera vía, aparte de nada justa por socializar las pérdidas del sector financiero, me parecería una torpeza, pues pondría contra las cuerdas la solvencia del Reino de España. La segunda, que ya propuse hace unos pocos meses, sería en cambio la solución claramente preferible.

El sistema financiero español está en condiciones de hacer afluir capital por un monto de 100.000 ó 150.000 millones de euros simplemente convirtiendo una pequeña parte de sus pasivos en fondos propios. A la hora de la verdad, esto significaría que prácticamente todas nuestras cajas y una parte de nuestros bancos pasarían a manos de nuestros acreedores extranjeros (fundamentalmente bancos alemanes que invirtieron en deuda bancaria española durante los años de la burbuja), pero ¿qué sentido tiene forzar la fusión de una debilitada entidad española con otro banco nacional saneado que simplemente ‘pasaba por ahí’ cuando existe la mucho más lógica alternativa de una adquisición o adjudicación del debilitado banco español al saneado banco alemán que invirtió en su deuda?

En su momento escribí contra la selectiva bancarrota del sistema financiero islandés. Resulta del todo punto inadmisible que el impago se cebe en los acreedores extranjeros para minimizar las pérdidas de los acreedores nacionales. Pero, por la misma regla de tres, también resulta inadmisible que los acreedores de, pongamos por caso, BBVA se vean perjudicados porque se presione la fusión de este banco con Bankia cuando quienes realmente han apostado por esta entidad y han invertido su dinero en ella han sido otros bancos alemanes. No es “España” como país quien debe dinero a “Alemania” como país (dejado de lado la deuda pública), sino entidades concretas españolas a entidades concretas germanas: que entre ellas se las arreglan.

En suma, el sistema financiero español necesita una enorme inyección de capital que de momento sólo puede proceder del extranjero. No mareemos más la perdiz; es hora de sentarse con Merkel y poner las cartas sobre la mesa: “pagaremos toda la deuda pública pero no socializaremos ni una sola de las pérdidas de la deuda privada: que vuestros bancos se cobren quedándose con los nuestros”. No sólo nos quitaríamos un muerto de encima, sino que nuestra banca ganaría acceso al muy pujante mercado alemán. Esa sería una verdadera Reforma del sistema financiero español.

También te puede gustar

26 comments

  1. Yo no veo tan mal el sistema financiero español:
    1) El 60% está en manos de Santander, BBVA y la Caixa, que serán los encargados de dar crédito a los particulares cuando acabe el desapalancamiento de las familias, Alfredo Saez ha dicho que eso será aproximadamente para mediados del año que viene
    2) El resto de la Banca está especializada en Pymes: También podrán empezar a dar crédito
    3) Finalmente las Cajas: Acabarán uniéndose en aproximadamente 8. Ahora son insolventes pero hay que contar que tienen 3 años para tomar dinero prestado al 1% y ofrecérselo al Estado al 6%. Ganando un diferencial que en 3 años les dará para reponer la línea de flotación (Hay que recordar que a algunos bancos americanos les bastó un año con este sistema para volver a tener beneficios)
    4) La política fiscal del gobierno va encaminada a fomentar la compra de Bienes Inmuebles y penalizar el ahorro. Lo que dará un impulso adicional a la eliminación del balance de los bebes inmuebles.Hay que tener en cuanta que a medida que liberen inmuebles liberarán reservas…
    En fin: No soy tan negativo.

  2. ¿Y si a estos bancos extranjeros no les parece buena la idea de hacerse accionistas a la fuerza de algunos de los bancos mas solidos del universo?
    ¿Y si los accionistas de los bancos españoles no quieren compartir la emocion del riesgo de su inversion ?
    ¿Y si en el caso de que ,obligados por la necesidad,se hicieran socios y no se pusieran de acuerdo en repartirse o valorar lo que haya?
    Leo que el estado avala con 89.000 millones a la banca,entre eso y las ayudas,rescates e inyecciones en efectivo hay comprometida y gastada una cantidad de dinero que,aun siendo menor que la empleada en otros paises,alguien deberia sentirse obligado a explicar algo.

  3. dsklp me ha sacado las palabras de la boca. ¡Bueno…! Las letras del teclado, más bien. Yo, cuando se anunció lo de convertir las cajas en bancos, pensé que era porque habían acordado eso con Alemania: “Oiga, Seña Merkel, ¿por qué no se quedan sus bancos con nuestras cajas a modo de dación en pago? Si tenemos mucho en común, al fin y al cabo, nosotros tenemos una expertos en germanías. ¿Eh? ¿Eh?”. Y seguro que Merkel se carcajeó “ja, ja” y ZP se pensó que era “sí, sí” en alemán.

    Ahora en serio: si aquí en España le dices a la gente que le han canjeado el 10 o 15% de sus ahorros por acciones de cajas en quiebra… se acaba hasta la Liga de fútbol. Imagínate si le dices a los ciudadanos alemanes que se lo han hecho por cajas extranjeras. ¿Que al final los ciudadanos acabaremos asumiendo pérdidas de ese jaez por una u otra vía (probablemente por varias vías distintas, para que se note menos)? Sin duda. Pero quiero ver cómo acaba el gobierno al que le pase eso. ¿Cómo que el gobierno? El régimen.

    Lo bueno es que me parece que ya estamos en ese punto a partir del cual, todo lo que tenga que pasar va a pasar a velocidad de vértigo.

  4. ¿Lo de -quitarnos el muerto de encima- lo dice porque los nuevos socios exigirían puestos en el consejo que sustituirían políticos por gestores alemanes?

  5. -Ahora en serio: si aquí en España le dices a la gente que le han canjeado el 10 o 15% de sus ahorros por acciones de cajas en quiebra… se acaba hasta la Liga de fútbol-

    Esto es una visión subjetiva suya. El éxito de la colocación entre minoristas nacionales en las OPV de Bankia y Banca Cívica, y no forzado sino de manera voluntaria, es totalmente objetivo.

  6. Tienes tooooooda la razón: es una visión subjetiva mía. Yo, con lo que dice Rallo en el segundo párrafo -el de las pérdidas- coincido con todo menos con los dos últimos apartados. Cuando digo que coincido, me refiero a trazo muy grueso (o sea, 50.000 arriba), que no es moco de pavo. ¡Buf! Yo no me atrevo a calcular la pérdidas por las hipotecas, pero las del no-ladrillo… de 100.000 millones no bajo. ¿Un 20% de mora?, diréis. ¡Y llegará a ser más aún! Y esto trabajando con las cifras que dan los bancos, porque vete a saber la cantidad de chiringuitos que habrán creado para sacar cosas del balance.

    Y todos parten de que en 2 o 3 años se volverá a crecer. Yo parto de que si en el próximo lustro no perdemos un 10% de PIB (o al menos de capacidad de gasto, por usar expresiones nada académicas, lo cual es mi única especialidad) nos podemos dar con un canto en los dientes. ¡Y no cuento con las quitas de deuda soberana, que estoy convencido de que se acabarán produciendo!

    ¿Bankia y Banca Cívica? ¡Bueno! Quien haya comprado voluntariamente, que se las apañe, pero Bankia es precisamente el mayor problema financiero que tenemos hoy en día. Y espera a ver Novagalicia (como se llame). Salieron todas con un descuento de más del 50%, pese a todo el apoyo institucional, y ya veremos como acaba la cosa. De momento, aun apuntaladas por el BCE y el FROB, están más o menos planas con respecto al precio de salida.

    Yo qué sé: la verdad es que entre el oscurantismo con el que se está llevando todo esto y que van dando palos de ciego, tanteando a ver qué pasa si hacemos esto, pero solo un poquito, por si acaso, resulta muy difícil hacer vaticinios concretos. Un vaticinio genérico que puedo hacer es que de esta no salimos.

  7. Eso sí, reconozco que no puedo aportar ningún fundamento teórico irrebatible… Porque si digo que lo he visto en los posos del café no me lo aceptáis como científico, ¿no?.

  8. @aversiahora
    “Un vaticinio genérico que puedo hacer es que de esta no salimos.”
    No si salir si saldremos, saldrá hasta Japón. Otra cosa es que lo veamos nosotros… No es lo mismo pasarse un lustro o una década fastidiados que medio siglo. Pero al final salir se sale.

  9. Desde mi muy humilde punto de vista, lo que se propone en este artículo no deja de ser un peudointervencionismo más. Es decir, una persona (en este caso Don Juan Ramón) postula lo que a su entender debería ser la reforma del sistema financiero y critica lo que otra persona (Don Luís) postuló.

    Lo que se necesita es la “no reforma y juego limpio”, es decir, sí el sistema financiero español esta en riesgo de insolvencia y quiebra, tendrá que ser el mismo sistema financiero el que busque sus propias soluciones, sin necesidad de recurrir al dinero publico. Cada banco sabrá que hacer o que no hacer, y si no lo sabe peor para el. Es decir la reforma se podría resumir en : “No va a haber dinero publico para salvar entidades financieras” y a partir de aquí que cada cual decida lo que quiere hacer. Habrá bancos que opten por la capitalización de deudas, habrá bancos que no lo necesiten , otros podrán refinanciarse en Australia, en fin que cada cual haga lo que LIBREMENTE considere oportuno. Y conste que lo de la capitalización de deudas me parece una solución optima , pero por que a mi me lo parezca no quiere decir nada.

    dsklp:

    “¿Y si a estos bancos extranjeros no les parece buena la idea de hacerse accionistas a la fuerza de algunos de los bancos mas sólidos del universo?”

    Pues nada, que no se hagan accionistas, dejen que el banco en cuestión quiebre al no poder devolver las deudas sin ayuda del estado y que asuman sus perdidas. Ante esta perspectiva es fácil que acepten hacerse accionistas. Ahora, sí saben que va a haber ayuda estatal , preferirán que el estado español esquilme a sus ciudadanos y cobrar sus deudas.

    “¿Y si los accionistas de los bancos españoles no quieren compartir la emoción del riesgo de su inversión?”

    Pues lo mismo, en ausencia de ayudas estatales, que quiebre y que pierdan todo. Ya vera como los accionistas españoles aceptan compartir la emoción con los alemanes.

    ¿Y si en el caso de que ,obligados por la necesidad, se hicieran socios y no se pusieran de acuerdo en repartirse o valorar lo que haya?

    Sería un problema interno de un banco. Con su pan se lo coman.

  10. marques.
    “Sería un problema interno de un banco. Con su pan se lo coman.”.
    Ese es el problema que se lo comeran;pero no con su pan,se lo comeran con bollos,como decia la francesa que “perdio” la cabeza,y los pagaremos nosotros.
    No se si habra pan,bollos o lo que sea para tanto…¿era chorizo o era chocolate para loros?

  11. Su propuesta es ideal pero para que se haga lo que usted quiere que se haga Sr. Rallo, antes las entidades financieras tendrían que poner sobre la mesa toda la porquería que tienen en sus balances. Porque usted entenderá que nadie se va a quedar con algo sin saber los muertos que tiene en el armario. Y los muertos son tantos que no van a quererlo. Por eso insisten en que hagamos todos los recortes necesarios para pagarles lo que les debemos. Sólo les importa que paguemos en plazo aunque para ello nos quedemos desnudos.

    Por un lado no debemos dejar quebrar a ningún banco porque generaría un tsunami sobre el resto del sector financiero y la economía real. Tampoco podemos con la idea que usted expone porque los alemanes no quieren nuestros bancos, a no ser que socialicemos parte de las pérdidas con un banco malo.

    La solución va a consistir en un popurrí: Ir cogiendo de aquí y de allá, parte provisiones, parte ayudas públicas, parte exprimiendo al cliente, parte haciendo ampliaciones de capital, parte vendiéndole a los alemanes algo y así.

  12. Pensándolo bien usted habrá hecho esta propuesta con la “mala idea” que los nuevos gestores alemanes no van a hace pinza con el “derrochador” Estado español. Por un lado no es mala la idea pues sería uno de los mayores éxitos de la diplomacia y la táctica comercial de nuestra historia económica reciente pues le colaríamos una montaña de basura a los alemanes. Aunque vamos a ver qué política adoptarían estas entidades respecto a todo para cubrir agujeros y obtener beneficios cuanto antes. No ha pensado usted en ello. Pero desgraciadamente no va a colar con los alemanes, que no son precisamente tontos y saben el chiringuito en el aire que hemos montado con todo lo que nos han prestado. Sabe usted perfectamente que parte importante de nuestro sector financiero está quebrado, que se han aprobado leyes para que los banco no contabilicen a precio actual de mercado todos los inmuebles que tienen y que la demanda interna y la morosidad se va a disparar.

  13. Y pregunto yo: ¿Si le dan a usted a elegir entre comprar una empresa competidora a punto de quebrar y dejarla quebrar para entrar a saco con la suya qué elegiría? Lo único que puede interesar a un banco aleman de nuestros bancos o cajas son las marcas, pero no creo yo que presentarse con la marca “Caja Castilla La Mancha” sea mejor que presentarse como Deutsche Bank. El hecho de que quiebren entidades españolas lo único que hace es beneficiar a la imagen de los bancos alemanes por lo tanto la idea que usted propone Sr Rallo me parece poco viable.

    La única salia más o menos creible en ese sentido es que alguien de fuera del mundo de la banca compre estas entidades, no por lo que valgan, sino por entrar en el negocio y evitarse tener que montar un banco desde cero, cambiarles el nombre y a partir de ahí tratar de sanearlas. Pero para alguien que es un banco, que conoce mejor que nadie el mundo de la banca y que está totalmente instalado que necesidad hay de comprar una ruina?

  14. Me debo haber expresado muy mal. No se trata de ofrecerles nuestras cajas a los alemanes a ver por cuánto las quieren compras gustosamente. No, se trata de que los acreedores alemanes de las cajas quebradas españolas se cobren sus deudas impagables convirtiendo forzosamente esas deudas en acciones de las cajas, pasando éstas a ser automáticamente de su propiedad. No hay nada que dar a elegir ni nada que sanear: hay que capitalizar la deuda de las entidades quebradas y ello supondrá, en la práctica, que nuestras entidades pasarán a manos alemanas (pues sus bancos son los principales acreedores de nuestras cajas).

  15. ¿pero porque “forzosamente”? ¿no deben tener los alemanes derecho a elegir entre capitalizar deudas o intentar cobrar ( aunque no lo consigan) y asumir sus perdidas?

  16. No se puede colocar en pie de igualdad a los depositantes de los bancos y a los acreedores a largo plazo. Una cosa es el mercado de capitales y otra el sistema de cobros y pagos de un país. No se puede proceder a liquidar el sistema de cobros de un país para resarcir a unos inversores a largo plazo. Los privilegios otorgados al sistema financiero le han llevado a contaminar todo el sistema de cobros (posibilidad de refinanciar sus deudas a corto aun cuando se activo esté compuesto por inversiones a largo), y no suena demasiado lógico que el corolario de esos privilegios sea que accionistas o acreedores a largo plazo (quienes se han beneficiado de esos privilegios) sean tratados en pie de igualdad con los depositantes.

  17. Pero los depositantes tienen garantizado su dinero hasta un maximo de 100.000 euros por cuenta y entidad,creo.¿Que impide que se cumplan esos contratos,que los acreedores cobren o asuman su riesgo y que cada uno haga frente a su responsabilidad?.
    Si estas entidades pasaran a manos alemanas,que por lo visto ya son suyas; y ojo suyas sin haber tenido intencion de comprarlas,entonces nada podria impedir que las liquidaran,todas o quedandose algunas,para intentar recuperar sus prestamos.En este caso los depositantes seguramente mantendrian esa garantia de los 100.000 e por deposito.
    Pero digo seguramente acordandome de esas participaciones de vencimiento perpetuo (que tienen nombre de condena).

  18. Hola a todos.

    Primero me gustaría puntualizar algo sobre mi segundo comentario. Que es este:
    -Ahora en serio: si aquí en España le dices a la gente que le han canjeado el 10 o 15% de sus ahorros por acciones de cajas en quiebra… se acaba hasta la Liga de fútbol-

    Esto es una visión subjetiva suya. El éxito de la colocación entre minoristas nacionales en las OPV de Bankia y Banca Cívica, y no forzado sino de manera voluntaria, es totalmente objetivo.

    Quiero aclarar que este apunte no tiene nada que ver con lo que se trata en el artículo puesto que una OPV no es el caso. Mi intención era señalar concretamente un argumento en contra de la postura de aversiahora. Mostrando que conversiones de deuda exigible en no exigible no es sinónimo de pánico social, y apoyándome para ello en el hecho de que hay personas partidarias de comprar deuda no exigible de entidades quebradas de facto siendo en su mayoría ya clientes de la propia entidad, es decir, depositantes.

    Dicho esto, ahora me gustaría señalar humildemente los dos factores que a mi juicio han embarullado el debate.

    1) Algunos no han entendido la propuesta y han confundido deuda a largo plazo para la actividad financiera del banco con depósitos de los clientes. Para aclarar este aspecto técnico de la propuesta es necesario, primero, abrir el enlace -que ya propuse hace unos pocos meses- y una vez dentro del mismo, abrir el enlace -bastaría- el cual te lleva a una entrada del blog de Rallo.
    Con esto se entendería que aquí el ahorrador alemán tiene muy poco que ver. Que quien manda es el gestor de patrimonio del ahorrador alemán. El que decidió invertir en deuda española y el que le tendrá que dar cuentas al ahorrador. Pero nunca España o cualquier agente español.

    2) El segundo punto recae en la importancia de entender que factor público interviene imprescindiblemente en esta operación. Y es el hecho de que aunque las entidades financieras objeto de la conversión de deuda ahora mismo sean bancos incluso con freefloat en bolsa, los propietarios mayoritarios de esos bancos siguen siendo cajas y por tanto personas jurídicas públicas. Vamos que somos todos.

    Un saludo.

  19. Ya, ya. Yo creo que te entendí bien la primera vez. Además, procuro esforzarme en buscar lo que la gente quiere decir, en vez de buscarle el errorcillo para fastidiar.

    Lo que yo te entendí es que tú ves factible el saneamiento de los balances de nuestro sistema financiero. Que aunque haya que hacerlo convirtiendo en accionitas a los acreedores (como cualquier empresa normal), el agujero no es tan grande como para ir más allá de las preferentes o la deuda subordinada. Y que aunque hubiese que ir más allá y “tocar” los depósitos, sería poca cosa, nada que asuste al ciudadano medio. Y, como prueba de ello, comentabas que mucha gente, voluntariamente, acudió a las OPAs, así que, si hay que forzar las cosas un poquillo, tampoco va a haber una corrida bancaria.

    El propio Rallo ya diseccionó aquí los pasivos del sistema financiero hace poco y cómo él llevaría acabo esta operación. Yo, también humildemente, soy mucho más pesimista con la marcha de la economía a medio plazo y con el tamaño real del “agujero”.

    Pero -¡claro!- eso es aventurar cálculos… ¡Y mira cómo los supuestos expertos que se dedican a esto modifican sus predicciones a corto plazo!

  20. Ah güay, entonces estabamos hablando de lo mismo. No obstante espero que haya quedado más claro para posteriores lectores.

    Ahora, no entiendo por qué condiciona la viabilidad de la operación a la magnitud real del agujero. La solución no es óptima por la dimensión del problema sino por ser la más ética respecto a ese problema. ¿No?

  21. Sí, es verdad. Pero yo distingo entre lo que me gustaría que se hiciese y lo que creo que la sociedad aceptaría que se hiciese. En este caso concreto, mi opinión es que, si los bancos han de quebrar, que quiebren. Nada de FROB… ni de barra libre del BCE… ni de banco malo… ni de avales… ¡A quebrar!

    Ahora bien, con la quiebra de los bancos, allá van mis ahorros, volatilizados en el aire como si nunca hubiesen existido (de hecho, es probable que nunca hayan existido… cosas del dinero fiduciario… pero ese es otro debate). Yo lo asumo. Pero creo que si le dices al tío Venancio que ha perdido los ahorros de la cartilla para siempre, mañana mismo arde Troya. Y en España los tíos Venancios son el 80% de la población.

  22. Y ya para irme a dormir, soy tan pesimista que estoy convencido de que esto no tiene solución. En el mejor de los casos, aun arreglando este tema bancario, no volveremos al nivel de crédito al que nos hemos acostumbrado. Creo que vamos a perder un buen pellizco de nuestro nivel de vida actual, vía sueldos… vía ahorros… vía inflación… vía impuestos… o un poquito de cada cosa.

    Así que me voy preparando para que un tío Venancio me arree con el garrote:
    – Oiga, tío Venancio, que yo no he hecho nada, que a mí también me han robado.
    – “Sigual”, por si “escaso” te arreo, pa’ que te calientes.

  23. Me cago en la Logse. Le puse diéresis a la u de guay. Aun me quedan años para arreglar este despropósito :-(

    A lo que iba, tenía entendido que el guionista del tío la vara era Goyo Jiménez. Y no puede estar aquí posteando porque tenía actuación en Barcelona. ¿No será usted su doble?

    Un saludo.

  24. Ja,ja. Intento compensar mi dramatismo con algo de humor para que la gente no pida que me expulsen del blog por cenizo.

    No te preocupes por la diéresis de “guay”, que yo he escrito “llevar acabo”, con el “a cabo” todo junto. Entre que escribes rápido, que no siempre relees antes de subir, y los errores de mecanogría, aquí todos metemos cada merluza…

  25. Se ha ganado tiempo. Y con tiempo, cualquier sistema financiero sale a flote:
    Con el manguerazo del BCE es casi imposible quebrar:
    5% de carry X coeficiente de multiplicación X 3 años = Rentabilidades de cerca del 100%