Por qué el rescate europeo es un error

La respuesta política a la crisis se ha basado en acudir al rescate de los dependientes de un crédito artificialmente barato y abundante. Si los bancos quebraban, se socializaban sus deudas; si ciertos trabajadores y ciertas empresas quedaban súbitamente inactivos, se aprobaba un plan de despilfarro público (tramposamente denominado “de estímulo”) para proporcionarles, con cargo al endeudamiento estatal, ingresos durante unos meses más; cuando la propia solvencia de los Estados se ponía en duda, otros Estados más solventes acudían a refinanciarlos.

Parece que nadie quiere asumir que la burbuja se ha desinflado y que alguien distinto del contribuyente ha de cargar con las milmillonarias pérdidas.

Esta política, sin embargo, tiene un error conceptual de base: si el Estado impide que se materialicen las pérdidas y, en cambio, sigue inyectando fondos a una mayoría de deudores para que perseveren en las antieconómicas actividades que desarrollaban durante la burbuja, el país no hace sino acaparar más deuda a cambio de… seguir destruyendo riqueza.

La salida a la crisis no es sencilla. No hay soluciones mágicas e instantáneas, pero sí existen remedios para los desequilibrios de fondo… y parches que no harán sino perpetuarlos. La piramización de la deuda es un parche con el que se gana cada vez menos tiempo, acaso porque hemos sobrepasado los umbrales de saturación de deuda y los agentes económicos son conscientes de que los países al borde de la suspensión de pagos sólo pueden hacer una cosa para tratar de sobrevivir: dejar de endeudarse y comenzar a reducir sus pasivos.

En suma, el rescate europeo a la banca española nace del error de no entender que la economía española no puede absorber más deuda y que, por el contrario, lo que necesita con urgencia es una considerable reducción de sus obligaciones. Por eso la concesión de un préstamo de 100.000 millones de euros al Gobierno por parte del Eurogrupo para recapitalizar el sistema financiero no debe ser considerada un éxito que salvará a nuestra economía, sino como una manera perversa de redistribuir las pérdidas derivadas de las malas inversiones gestadas durante el boom crediticio.

El Ejecutivo del PP ha logrado financiación para acometer una operación que se nos vende como provechosa –prestar a nuestros bancos infracapitalizados para sanearlos y luego recuperar los créditos con suculentos intereses– pero que, mire usted por dónde, ningún agente privado está dispuesto a acometer. Si tal inversión resulta fallida –y en buena medida lo será–, los que cargarán con el coste de devolución del préstamo de 100.000 millones (más los correspondientes intereses) serán los contribuyentes españoles. Así pues, la deuda pública de nuestro país, ya en niveles peligrosamente altos, habida cuenta de la endeblez de nuestra economía y del tremendo déficit, se elevará en 10 puntos del PIB: sanearemos nuestras entidades financieras y condenaremos a la insolvencia al sector público (y de rebote al financiero, pues si aquél cayera, también lo harían inevitablemente los bancos). Todo ello sin un plan de ajuste adicional para una consolidación presupuestaria creíble –no los faroles de austeridad lanzados hasta la fecha–. ¿Cómo no va a cundir la desconfianza en nuestra deuda?

Traspasar el agujero financiero de una parte de la economía a otra no mejora en absoluto la solvencia general del Reino. De ahí que el auténtico remedio sea otro: la capitalización de la deuda bancaria, tal como ha propuesto el Instituto Juan de Mariana. Esta vía de salvamento de entidades financieras no sólo tendría un coste cero para el contribuyente, sino que –aun más importante– las deudas del conjunto de la economía se reducirían y las pérdidas habrían de asumirlas sus responsables últimos (que se verían forzados a modificar y readaptar su comportamiento).

Mientras no reduzcamos la deuda, asignemos las pérdidas y modifiquemos las pautas de comportamiento que seguimos durante la burbuja, la economía no sólo no mejorará, sino que se irá hundiendo peligrosamente en la insolvencia. Gran parte del sector privado ya ha hecho su ajuste: su problema es, justamente, que los sectores público y financiero no han hecho lo propio –al contrario, han acumulado nuevos desequilibrios–, y tamaña distorsión les está impidiendo salir adelante. El capital y la inversión huyen de España justamente porque no entienden cómo vamos a saldar un endeudamiento improductivo que no deja de crecer. Y encima optamos por endeudarnos todavía más. Así, no es extraño que fracasemos.

También te puede gustar

17 comments

  1. Una duda me corroe:
    ¿Por qué se produce ahora este gran problema de la insolvencia de los bancos cuando hace un año, y dos y tres… la situación era prácticamente la misma y no planteaba este drama? Si hace dos años aguantábamos más o menos bien ¿por qué ahora ya es inaplazable darle una solución? ¿qué ocurría hace tres años que nos permitía seguir sin abordar la insolvencia? ¿si hace tres años funcionaba , por qué no seguir del mismo modo e ir abordando poco a poco el problema? Seguro que todos sabéis la respuesta pero a mí no se me alcanza.

  2. Simplemente ha saltado la liebre. Sin lo de Bankia, habríamos engañado al personal más tiempo. Pero en algún momento tiene que estallar el fraude. Siempre puede preguntarse uno “por qué ahora”.

  3. ¿Y cómo convencemos a los acreedores internacionales de eso Sr. Rallo? ¿Usted cree que lo van a aceptar y que en el caso de que no lo hagan y lo apliquemos forzosamente esa decisión no tendría otro tipo de consecuencias nefastas para nuestro país?

    No me desagrada para nada la idea del Instituto Juan de Mariana, incluso le confieso que me parece realista y justa, otra cosa es que se pueda llevar a la práctica sin cabrear a tan poderosos intereses.

  4. @Juan

    Quizas si desde un principio sólo se le hubiera dado la opción de saneamiento financiero haciendo accionistas a los acreedores puede que, resignados, tendrían que hacerlo. Pero al haber abierto el melón de las ayudas públicas los acreedores habrán visto la vía de escape. Es a lo que acostumbras.

    Quizás de las dos maneras la confianza futura en nuestro sistema se resienta y no nos financien tan alegremente.

    Dicho ésto, la opción del Instituto Juan de Mariana es la más realista, la más sensata y la más lógica. Por qué ha de pagar un contribuyente que ni tiene dinero metido en el banco o caja afectado?

  5. Juan,

    Pues del mismo modo a cómo ha conseguido Rajoy un rescate de 100.000 millones sin condiciones para el Gobierno: amenazando con hacer default descontrolado. El problema del PP es que utiliza esa baza para el bienestar de la casta y en perjuicio del de la ciudadanía.

  6. @robert

    El problema ha estado ahí siempre. Lo que pasa es que el anterior gobierno socialista dió la siguiente solución: Poner una alfombra encima de la basura y a esperar a que escampe milagrosamente. Se la jugaban a una recuperación de la economía milagrosa y emprendida por el resto de Europa.

    Ahora, los actuales socialistas, han tenido el valor de afrontarlo pero la prepotencia de saber a ciencia cierta la solución y ha explotado o ha saltado la liebre como dice el profesor. Solución que pasa por exquilmar aún más al contribuyente.

    Con Zapatero no había crisis. Con Rajoy no hay rescate. Con Zapatero si decias que había crisis eras un antipatriota. Con éstos eres antiespañol. Quién diría que son gemelos la leche!

  7. Y todo este proceso de socialización de pérdidas con deuda se ha hecho, además, creando unas bolsas de pobreza y paro tercermundistas. No es que tirar de deuda para salvar las ineficiencias de los diferentes sectores privados -o el propio gasto público- sea algo bueno, pero, de hacerse… ¡hombre!… que al menos sea para darle trabajo a los parados, no para mejorar o mantener los sueldos de los que ya trabajan. ¡Que es que aquí somos más brutos que un arado!

    Ahora tenemos dos problemas: 1) aprender a vivir con nuestro verdadero nivel; y 2) ver qué hacemos con toda esta gente (lo cual también afectará a dicho nivel) porque ya es tanta gente que, a lo mejor, son ellos los que deciden qué van a hacer con nosotros.

    Y no veo yo a la mayoría social con la actitud adecuada, no…

    Al final, perdón por repetirme, no tenemos tanto un problema económico (se puede ser más pobre, no pasa nada), sino sociológico (hay que aceptar que esto puede ocurrir). Acción humana se llama el concepto.

    (¿Otra vez, von Misses? ¡Que no! Que no te voy a pagar derechos de autor… ¡Leches! Vuélvete a la tumba).

  8. Hace quebrar a los bancos quebrados, oficializar, en otros términos, la situación real, que es lo que se propone aquí, implica la imposibilidad de abonar los saldos de las cuentas abiertas en tales bancos, cuentas cuyos titulares se habrían precipitado, además, a retirarenloquecidamente los fondos. Es evidente, además, que el Fondo de Garantía carece de dinero suficiente para cubrir semejante agujero, aparte de que su cubrimiento también iría a cargo del erario público. ¿No habría sido peor semejante remedio?

  9. No, lo que aquí se propone es convertir a los acreedores en accionistas/ahorradores forzosos para evitar la quiebra y liquidación del banco. No afectaría a los depositantes.

  10. @Profesor

    Sería bueno obtener algunas respuestas para las preguntas como las de Preguntón y otros en la misma línea (incluido yo) hemos hecho sobre el BAIL-IN.

    Quizá podría escribir un artículo “simulando un caso concreto”, por ejemplo como se hubiese implementado en detalle un BAIL-IN de BANKIA respondiendo a preguntas tales como:

    Sobre el pánico accionarial:
    1) Habría que suspender BANKIA de cotización en bolsa antes de empezar ¿no? ¿o no sería necesario? (muchos con información más fresca podrían pillar a algunos “primos despistados” y zaparse de sus merecidas perdidas)

    2) ¿Habría que suspender de cotización también a todas las cajas aunque no se vayan a tocar por evitar el contagio? ¿Y al resto de bancos, incluso los supuestamente “sanos”? Hay que tener en cuenta que la gente no está muy preparada para esto porque es muy nuevo y aquí en España no somos muy amigos de la innovación. Aunque también es verdad que suspender de más puede aumentar el contagio o incluso crearlo artificialmente. ¿Como economista experto que ve más conveniente?

    3) ¿Que pasaría con las acciones EN otras empresas que son propiedad de BANKIA? ¿habría razones para pensar que esas empresas se hundirían en bolsa? Cuando el banco X (BANKIA en este caso) tiene acciones de otras empresas, ¿quien puede venderlas?, solo los administradores concursales entiendo ¿no? ¿sería mejor vender para capitalizar BANKIA o mantener para no afectar la cotización de esas empresas?

    4) ¿No convendría distinguir entre accionistas con derecho efectivo de decisión y los que no lo tenían? Entiendo que es justo que los primeros lo pierdan todo directamente, mientras que los últimos podrían conservar opciones, por ejemplo, de manera que tengan la posibilidad de recuperar algo de la inversión si BANKIA (o el banco X) reflota en un futuro, sobre todo sabiendo que no influyeron en la quiebra y que las pérdidas las han sufrido como correspondía.

    Sobre el pánico de los depositantes:
    5) ¿Como se ataja este pánico? La credibilidad de los políticos está por los suelos (bueno tienen más de la que merecen, pero no la suficiente como para que les crean si dicen que los depósitos están asegurados pese a que no se va a usar dinero público para rescatar el banco) ¿habría que mentir u ocultar la verdad temporalmente para evitar el pánico y explicarlo después? ¿Que mecanismos o actuaciones habría que tomar en este tema?

    6) ¿Sería necesario cerrar los bancos temporalmente mientras se ejecuta la operación de saneamiento?

    Sobre el pánico de los prestamistas:
    Entiendo que estos no pueden gran cosa, el dinero que se les debe aún no lo pueden exigir, ni pueden vender esa deuda a otros (y si la vendiesen daría igual), mientras que la acción la podrán vender en cuanto la tengan, solo que si lo hacen muy al principio seguramente la tengan que medio regalar.

    Sobre la cúpula saliente:
    Está claro que los que han quebrado la entidad, independientemente de que hayan cometido delitos (lo cual es más que probable) o simplemente sean una panda de gañanes, deberían salir de la dirección lo antes posible… pero no antes de pasar el testigo y toda la información necesaria para el saneamiento a los administradores concursales o los nuevos dueños; los tenedores de deuda del banco.

    7) ¿Como se gestiona esto? ¿Se negocias atenuantes en las posibles condenas a cambio de esclarecer los hechos (en colaboración con la Justicia)?

    8) ¿Cuanto tiempo debería pasar más o menos entre el inicio del saneamiento y la primera Junta General de Accionistas de los nuevos dueños?

    9) ¿Como se gestionan las posibles reclamaciones a la Justicia de los accionistas y los prestamistas obligados a tomar acciones en lugar de deuda? Ya que esto no estaba legislado previamente.

    10) ¿Que fases tiene y cuanto durarían cada una en un BAIL-IN?

  11. Para el Profesor:
    “No afectaría a los depositantes.”

    Es lo sabemos usted y yo y los cuatro gatos que le leemos a usted o a algún economista NO Keynesiano. Pero la cuestión es como hacérselo saber a la gente normal para que no acuda en masa a retirar sus depósitos, como hacían cuando no había rescates o bancos centrales.

    Si pudiera responder a las 10 preguntas estaría genial, tengo mucha curiosidad y a mucha gente le curaría su aversión debida al desconocimiento.

    Supongo que como esto ya se ha probado parcialmente en Dinamarca si podemos saber lo que pasó, como se llevó a cabo y que pánicos hubo (si los hubo) y si se cree que se gestionaron bien o se detectan posibles mejoras.

    En resumen, la filosofía del BAIL-IN está clara y les gusta hasta a muchos socialistas, el problema está en los detalles, en la implementación…

  12. en este año la banca española ya recibio 200.000 millones del bce de las subastas de liquidez.Ahora 100.000.Que si cubren la caida del valor de sus activos,que si piden al 1% y compran deuda al 6% (hoy va llegando al 7%).Excusas,esperemos que no sean las famosas excusas del mal pagador,no hay dinero desde hace demasiado tiempo para las empresas.
    A cambio de mantener unas empresas quebradas se ha arruinado a muchas otras.
    Y para acabar el esperpento que si amenazaban con la quiebra desordenada para “convencer” del nuevo prestamo-rescate.Y ceden,y al hacerlo mandan una señal “la ue es una mentira” y se avivan los ataques al euro.Aunque se hunda el mundo, el caso es ganar dinero ahora.Aqui todo el mundo va a su bola

  13. Sobre vuestra propuesta de capitalización de la deuda bancaria, deberías tener en cuenta la ley española sobre subordinación de deuda. Cuentas a la vista, depósitos, cédulas hipotecarias y pagarés están al mismo nivel de prelación en caso de quiebra. Por otra parte, es cierto que cuentas a la vista y depósito cuentan también con la garantía del estado hasta 100.000 euros por titular, pero los poseedores de cédulas hipotecarias tienen también doble garantía: la del banco y la de la deuda subyacente (los derechos de cobro sobre ciertos créditos hipotecarios)

  14. El rescate es un error porque 100.000 millones no llegan para tapar el agugero, aunque un tiempecito compraría, y cuando se habla de las garantías del estado a depósitos y cuentas y demás lindezas estoy de acuerdo siempre que os refirais a pesetas porque en Euros la Merkel ya a dicho que no responde y con el bono al 7 vamos listos.
    Un saludo.

  15. Dos interesantes aportaciones:

    maspublico.org/bce-la-mano-que-mece-la-prima-2/

    juantorreslopez.com/impertinencias/el-rescate-traera-mas-recortes-y-no-sirve-para-salir-de-la-crisis/

  16. Hay un artículo de Krugman que estoy analizando sobre el tema. Cuando lo termine de ver a fondo les diré que pienso.

    PD. No me hago responsable si alguien se muere de un infarto por tanto reír…es Krugman, así que ya saben que se puede esperar. :-)