El populista y contraproducente Hollandazo

Al grito de “Que paguen los más ricos”, se han coligado los socialistas de todos los partidos para defender ese confiscatorio tipo marginal del 75% aprobado por Hollande para las rentas de más de un millón de euros. No se llega a imponer el salario máximo (tipo marginal del 100% a partir de cierta renta), con el que coqueteó elprogresista Franklin Delano Roosevelt, pero desde luego se le acerca.

Es de suponer que nuestro mandatario gallego, tan cercano ideológicamente a su par galo y tan o más entusiasta que él en lo que a subidas de impuestos a todas las clases productivas se refiere, estará tomando buena nota. Si ya le ha copiado la nefasta Tasa Tobin a Sarkozy, nada –ni siquiera su cada vez más sonrojante discurso electoral y preelectoral– le impedirá aprobar algo similar para nuestro país, a poco que ese liberal de pata negra que tenemos por ministro de Hacienda asiente con gesto aprobador. Lograría así Rajoy dar un pasito más hacia el que parece objetivo único de su Gobierno: emular en cada detalle lo que habría sido un Ejecutivo de Zapatero o Rubalcaba. De hecho, el líder socialista acaba de reclamar un tributo para las grandes fortunas. Como tantas otras cosas, éste es el auténtico pensamiento único que nos aplasta.

Mas uno desearía que Rajoy tomara buena nota para no emularlo. Al cabo, el movimiento de Hollande es sólo un coletazo populista para institucionalizar el odio y la depredación entre clases sociales, como rápidamente ha sabido captar Liberation, que ha mandado a tomar viento a los millonarios que acaso piensen en no ser devorados por un monstruoso Leviatán que ya consume cerca del 60% del PIB francés.

Y lo llamo “ramalazo populista” porque no cumple ninguno de los dos objetivos que teóricamente persigue: ni sirve para reducir el déficit ni resulta mínimamente ejemplarizante.

No contribuye a reducir el déficit porque, en el mejor de los supuestos (asumiendo lo que no puede asumirse, a saber, que no habrá desbandada de capitales y que no se destruirá mucha más riqueza en el sector privado), apenas serviría para levantar 2.000 o 3.000 millones de euros en un país cuyo déficit ascendió a 90.000 millones. Algo similar podría decirse de España: en nuestra economía, sólo el 0,05% de todos los contribuyentes tributa por rentas superiores a 600.000 euros anuales (proveyendo al Fisco de 3.000 millones de euros; lo mismo, por cierto, que el 25% de contribuyentes con menor renta), de modo que una medida similar sólo cosecharía —de nuevo en el mejor de los mundos— un incremento recaudatorio de 1.000 millones de euros. Comparen eso con nuestro déficit potencial, de 100.000 millones, y descubrirán que el problema no está, precisamente, en nuestros bajos impuestos

Pero, desde luego, lo que no puede decirse es que un tipo marginal del 75% sea algo ejemplarizante. Primero, porque para que los ricos paguen más impuestos que los pobres no es necesario implantar un sistema progresivo, basta con uno proporcional: si el tipo medio de la renta es del 20% tanto para quien gana 20.000 euros como para quien gana un millón, el rico pagará 50 veces más que el pobre. Y, segundo, y sobre todo, las subidas de impuestos nunca son ejemplarizantes: salvo que nos refiramos a que nos muestran el camino hacia la pobreza, la destrucción de capital y el sometimiento al Estado. Lo ejemplarizante sería bajar los impuestos a todos los ciudadanos, pero jamás subírselos.

Estos incrementos fiscales, lejos de ejemplarizar, anestesian. Las clases medias reciben un huesecillo para calmar su ira ante los sablazos tributarios que periódicamente les inflige el Estado. Al gravar más a los ricos, el Estado calma un poco el malestar que su propio intervencionismo genera, y aquéllas se contentan con la paupérrima suerte de seguir trabajando para costear un Estado mastodóntico mientras otros con sueldos mayores pagan impuestos auténticamente delirantes. Pues de lo que se trata es de eso: de distraer el debate y de hacer creer a la ciudadanía que las clases medias dejarán de ser las auténticas víctimas y paganas de nuestro engordado Hiperestado por el hecho de  que se expoliará con más encono a los ricos. Como si, repito, el 0,05% de los contribuyentes pudiera sostener unos Estados modernos que copan más del 50% de las riquezas nacionales. No, no es posible, y cuanto antes entendamos la perentoria necesidad de que las tijeras entren en el sector público y no en el privado, tanto mejor nos irá a todos.

Mientras tanto, sigamos con la comidilla de que una crisis causada y agravada por el intervencionismo gubernamental se va a solucionar por lanzar al Fisco contra los ricos. Sin duda, lo que más interesa a los gobernantes franceses o españoles es igualarnos a todos en el mismo nivel de pobreza. Para eso, y para poco más, sirve esta renovada demagogia contra los creadores de riqueza.

También te puede gustar

86 comments

  1. Dinamita pa’los pollos.

    Carnaza para la chusma.

    Demagógia barata.

    Sacrificio inútil y destrucción de buenas iniciativas.

    Aviso a navegantes.

    Cortina de humo.

    Sigue poniendo mucho una horca, una guillotina.. mejor una lapidación.

  2. Este tipo de demagogias confiscatorias les viene muy bien a los multimillonarios del poder. Así pueden hacerse las victimas y hacer creer a la gente que el Estado les persigue. Por supuesto, los multimillonarios del poder seguirán sin pagar impuestos –ni mucho ni poco, casi nada-. Y sobre todo, seguirán saqueando el presupuesto a través de negocios y regulaciones que imponen a sus amaestrados y serviles políticos. Ahora vemos como lo hacen con todo el descaro, caso de las subvenciones a empresas de energía y precios inflados sin competencia, y caso de la compra por todos a la banca de sus activos inmobiliarios devaluados. Nunca viene mal un poquito de demagogia para tapar el verdadero robo de los multimillonarios del poder. Solo perjudica a unos pocos profesionales de muy altos ingresos, y dentro de ellos a lo vinculados con los multimillonarios del poder ya les compensaran estos para que les sigan sirviendo.

    Cifra el profesor Rallo en 1.000 millones de euros el posible resultado fiscal de una medida similar en España. Solamente a Botín le han sacado -¿quién y para que?- que tenia 2.000 millones de euros en secreto en Suiza, sin que se conozca el origen de este dinero. Si este tipo de medidas no fuera una farsa se empezaría por exigir a Botín –como a cualquiera, como hoy mismo a Oubiña- que justifique la procedencia lícita de este dinero y si no lo puede hacer se le confisca y para las arcas publicas. Claro que el asunto es al contrario, son los políticos de ambos partidos los que dependen de Botín, que los mantiene. Y a la vista de todos, que con absoluto descaro sostenía al destructivo ZetaP y le daba órdenes, igual que le pone un chiringuito oenegero a De la Vega, acompañado de Isabel Tocino, como el secretario Renovales de su consejo pasa a subsecretario de SSS. ¿Qué le suben los impuestos a los multimillonarios de la oligarquía catalana, que le suben los impuestos a Lara a Andic y demás? Vale, que se están partiendo de risa, que les hemos apoquinado entre todos 24.000 millones para que su Sabadell se quede con la CAM bien limpita de cualquier toxicidad. Y las clases medias de la derecha madrileña encima a comprarles La Razón. Mas tontos y no nacemos, que parece que solo nacemos para que estos listos se rían de nosotros. Esto es la economía, estupido, que más o menos decía Clinton.

  3. Antes de nada decir que yo también creo que el estado debe de “adelgazar” mucho en España, y me parece que por lo que dice Rallo también en Francia.

    También por supuesto que los impuestos bajasen, los directos y los indirectos.

    Ahora bien, en una situación desesperada como en la que estamos junto a los recortes en gastos en la administración, 1/3 parte de 33000 millones en el caso francés, prefiero la filosofía de Hollande de que colaboren más los que mas tienen, 1/3 parte las rentas más altas y la última tercera parte las empresas que no reinviertan en la economía productiva, a la filosofía ZP y Rajoy de que sean los pensionistas, las clases medias y las trabajadoras las que lo hagan.

    También creo que en España sólo con que se persiguiese el fraude como en el resto de países europeos y reduciendo al mínimo posible los gastos corrientes de la administración bastaría, no haría falta subir los impuestos a nadie ni bajar las pensiones o sueldos públicos de 1200 euros.

    De todas formas en un par de años veremos los resultados de las dos políticas, como estamos viendo que EEUU está creciendo y creando empleo, (si bien no lo suficiente), mientras Europa está otra vez en recesión y destruyendo empleo.

    Con unos tipos nominales iguales para todas las rentas es cierto que el que más tiene paga más, pero no es el mismo esfuerzo fiscal el 20% de 20000 que de 1 millón.

  4. No Carlax, no es el mismo esfuerzo, por eso el tipo debería ser del 10% para todos, como mucho.
    Ponían como ejemplo de “robo al pueblo” los diezmos y primicias. Ríome yo de los diezmos y primicias; actualmente nos roban más del 50% a todos, y eso para mantener unos servicios que no queremos (yo casi ninguno), que además hacen una competencia injusta a profesionales independientes (médicos contra el Leviatán ineficiente y ruinoso de los servicios de salud; colegios privados no subvencionados contra colegios públicos nefastos y subvencionados patéticos).
    Lo único bueno es que, para muchos de estos cerdos, cada vez falta menos para su San Martín

  5. Hemos de reconocer TODOS que un 75% de impuestos es una barbaridad con independencia de cualquier otra consideración (ingresos, renta, posición social, o lo que sea). Es un expolio. Un robo. Que a muchas de las grandes fortunas nunca se les llegue a aplicar por cuestiones de ingeniería financiera, no significa que sea justo. Es un expolio en toda regla.

    Uno puede ser todo lo socialdemócrata que se quiera, pero hay unos límites que una vez sobrepasados, deberían hacer saltar todas las alarmas. Y en el tema de impuestos hasta los socialdemócratas deberían empezar a poner el grito en el cielo. Estos niveles impositivos solo se pueden entender desde una defensa del comunismo y de una economía centralizada y dirigida por el estado. Cuando estas propuestas demuestren su ineficacia, ¿que se propondrá?,¿subir los impuestos a la rentas más altas al 80%, al 90%……..? ¿y a las rentas medias al 50%, al 60%……?

    El objetivo de estas políticas es claro: sacarle todo el dinero posible, a toda la gente posible, por todos los medios posibles, para utilizarlo en el mantenimiento de unas estructuras de poder. Menuda mierda.

    @Carlx

    Yo no estoy de acuerdo con el concepto de esfuerzo fiscal, me parece falso. Sin embargo quienes lo utilizan para justificar que una fiscalidad del 40% en España es superior a una del 50% en Dinamarca, si que deberían justificar porque ese mismo razonamiento no les vale para las personas individuales dentro de un mismo país.

    Saludos.

  6. No es una cuestión Sr. Rallo de cargar todo en los más ricos. El tema central es la enorme concentración de rentas y vehículos para evadir que se ha establecido en los últimos 30 años. Hemos pasado a una situación en la que los ricos o la gente con altas remuneraciones no pagan impuestos. Famosa fue la frase de Buffet que él pagaba menos impuestos que su secretaria. Es de sentido común que esto ha de ser abordado pues si en la etapa expansiva los más ricos hicieron más dinero que nunca no tiene sentido que en la recesiva se cargue todo el peso de la recuperación en las clases populares.

    Respecto a la cuantía todo son estimaciones, si le preguntamos a un liberal como usted dará una cifra ridícula y si le preguntamos a un socialdemócrata encontraremos la solución a todos los males. Tan poco dinero no es cuando muchos defraudadores alemanes han preferido pagar multas millonarias antes de que el fisco (y la fiscalía) alemana hiciera uso de los famosos dvds con datos privados altamente comprometedores. Montañas de dinero hay en paraísos fiscales, cuentas opacas, sicavs y toda la maraña de vehículos amparados en legislaciones varias.

  7. La frase de Buffett es demagoga porque, como ya he explicado muchas veces, olvida que antes de pagar impuestos por rentas del capital, esas rentas ya han tributado, al menos, por el Impuesto de Sociedades: 30-35%.

    Por otro lado, es muy poco dinero pero que le supone un muy considerable sablazo a poca gente. En España lo pagan menos del 0,05% del total de contribuyentes. Ni para pipas.

  8. La única razón por la que Buffett paga pocos impuestos es que mantiene sus inversiones durante 40 años. No ha realizado esas plusvalías.

    Por la misma razón cualquiera podría decir que si su vivienda ha subido un 100% y todavía la mantiene su carga fiscal es 0.

    Pero claro, si se intentaran gravar las plusvalías no realizadas sería de locura. Los valores cotizados se gravarían dependiendo de su valor de cierre a 31 de diciembre, los inmuebles tendríamos que calcular su valor justo de mercado ( si es que esto es posible) y las sociedades no cotizadas, el 99%, no sé como coño se podrían calcular. Habría que vender esos activos para poder pagar los impuestos asociados que incluso podrían provenir únicamente de la inflación.

    El impuesto de Rajoy de las plusvalías tiene poco que ver con la especulación (por otra parte la demonización de la especulación, si es que alguien puede definir exactamente en que consiste, demuestra una ignorancia muy sorprendente en un dirigente). Va dirigido contra aquellos que son personas físicas y además tributan en España y grava cualquier tipo de plusvalía, no en particular las posiciones cortas.

    Hablar de posiciones cortas y derivados da mucho juego demagógico porque nadie se entera de que le hablan ni comprenden para que sirven.

    Se trata de atacar nuevamente al ahorro, donde mas han subido los impuestos con mucha diferencia. En un país donde no hay ahorradores es un desastre total, claro que como no hay ahorradores tampoco pierdes muchos votos. Es el ahorro lo que hace subir los sueldos de los españoles y lo que presiona los tipos de interés a la baja.

    Así que, por mucho que nos aburran con discursos ideológicos todos los juanes de este foro, que representan a la inmensa mayoría de los españoles, los derechos (derechos de recibir dinero y servicios gratis, porque los verdaderos derechos importan poco)nunca se podrán pagar gobierne quien gobierne. Ahora que España se ha empeñado en hacer todo lo posible por destrozar su economía, las ideologías sobran, España nunca será Alemania y sólo hay miserias por repartir.

    Se termina ya la esperanza de intentar ayudar a los demás españoles, y empieza el ayudarse a uno mismo. Quizá haya ya que plantearse que hay que abandonar el país si se quiere prosperar, no están echando.

    Hollande debe estar borracho si piensa que alguien va a aceptar un 30% impuesto de sociedad + 75% irpf+ patrimonio + resto impuestos. Un trato en el que el estado se queda con 9 de 10 € no va a ser aceptado y ya se ha intentado antes y fracasó.

    Igualmente debe estar muy borracho si piensa que decretando alquileres máximos y subiendo la indemnización por despido arreglará la vivienda y el paro. Es de sobra conocido que hará lo contrario. Es tan pueril pensar que Hollande cree que puede terminar con esos problemas de esta manera que me parece hasta patético.

  9. A tomar viento la curva de Laffer.

    Creo que el impuesto de sociedades en Francia es del 36%.

    75% del 64% que queda.

    Tenemos que ser estúpidos porque no hay otra explicación.

  10. Hace poco un socialista me decia que la subida del I.V.A., a parte de nefasta (que tenia razón) no iba a conseguir la recaudación que los políticos en el poder dicen ya que la gente o bien no consumira o se tirará por el mercado NEGRO. Le daba la razón.

    Ahora bien, estaba a favor de cosas como esta, subir impuestos a los “ricos”. Y le dije: y no crees, al igual que en la situación del I.V.A. que los ricos, los ricachones, que tienen mayores medios para evadir la subida, bien comprando fuera o cojiendo su dinero y pirándose a cualquier paraíso fiscal haga que la recaudación no sea la que el político demagogo espera??

    Se piensan que los ricos (a lo mejor no la mayoria) van a estar ahí para lo que los socialistas de todos los partidos digan. Como dijo uno el otro dia: no se que pasa que cuando un político dice de subir los impuestos a los ricos y no recauda lo esperado la bofestada es mas fuerte para los pobres…

    Y en cuanto a los malditos paraísos fiscales:

    Si existe el bien es porque existe el mal y al contrario.
    Si existe el cielo es porque hay un infierno y al contrario.
    Pues… SI HAY PARAISOS FISCALES ES PORQUE EXISTEN INFIERNOS FISCALES.

    Y qué gracioso que el socialismo cada 4 años saque a relucir su lucha encarnizada contra los ricos… durante sus mandatos bien que acuerdan y los ricachones condenan deudas de éstos y les guardan un silloncejo…

    POPULISMOS Y DEMAGOGIA SOCIALISTA!!

  11. No sé si fue juan o Socialista el que dijo hace tiempo que no teniamos de qué preocuparnos, que el liberalismo habia triunfado y que se iba a imponerse en toda Europa. Madre mia…

    Cada día somo más exclavos de unos estados cuya voracidad es insaciable y que hasta que no impongan un impuesto sobre el 100% de la renta, no van a quedar satisfechos.

  12. Vamos al final de la película. Podrán los liberales defender lo que quieran y por los intereses que sean, pero cuando uno ve el tamaño de las manifestaciones independentistas en Cataluña o como la población se va a quedar sin atención básica en capítulos importantes creo que lo más inteligente es optar por una solución mixta, de control del gasto y reparto solidario de las cargas. Y al igual que el extremo socialista nos arruinó el extremo liberal hará florecer el populismo, las actitudes radicales en la población y la envidia generalizada hecha política. Han iniciado un desmantelamiento de todo aquello que hacía que la gente tuviese algo y esto a la larga no nos saldrá gratis.

    No sé si algún día harán ejercicio de autocrítica porque si surgen continuamente movimientos en contra de las políticas liberales es por la cantidad de fallas que tiene el modelo así como por la insatisfacción y las carencias que genera entre la población.

    Y los políticos se nutren de estas carencias, de la legión de insatisfechos y frustrados, del voto de descontentos y desfavorecidos. En el fondo a muchos de ustedes les molesta la democracia y en su fuero interno quisieran eliminarla pero por coherencia no pueden defender una tiranía por un lado mientras se les llena la boca con vocablos liberales para asuntos económicos. Ya esto sucedió en el pasado, sucede en muchas partes del mundo y por ello muchos identifican Capitalismo con explotación y falta de libertades. Y por eso en su momento los comunistas abominaban de la democracia “burguesa” a la que identificaban como una simple coartada para crear leyes que favorecieran a los poderosos vistiendo un disfraz de defensa de los intereses generales.

    Si hay un liberalismo que convenza a la población de sus beneficios ese no va a ser ese el que salga de las posturas que aquí se defienden. Un liberalismo consciente de sus defectos que haga todo lo posible para llegar al máximo número de personas posibles y que escuche y atienda a aquellos que se quedan en el camino es el liberalismo que más oportunidades tiene de calar y permanecer largo tiempo. El radicalismo que plantean ustedes traerá otro tipo de radicalismos, confrontación y violencia.

  13. “El radicalismo que plantean ustedes traerá otro tipo de radicalismos, confrontación y violencia.”

    O sea…. que tu argumento queda reducido a que o nos doblegamos en lo que pensamos o simplemente nos mataran…

    Bueno. Dicho así no me parece mal porque lo que viene a decir es que si la democracia es tratar de imponer por la fuerza lo que piensan unos frente a los que piensan otros aunque la mayoría piensa que todo debe ser A aunque no sea posible….

    Bien… es la mejor manera de reconocer que no se tiene ni idea sobre lo que se está hablando.

    El problema no es que la masa diga o deje de decir, sino si lo que se dice o se deja de decir es posible o no. La realidad es la que es y por muchas vueltas que les des a eso de que los ricos pagan poco, que hay diferencias de rentas, que se evaden impuestos… Lo cierto y verdad es que tu argumento, tu ´único argumento es que o claudicamos o habrá violencia.

    Pos fale.!!

  14. Sr. Rallo, con todos mis respetos, como pretende desarmar los argumentos de una adversario del que no se molesta en tratar de entender porqué defiende lo que defiende. ¿Piensa acaso que la izquierda, los sindicatos, los movimientos populares, etc surgieron un día porque la gente decidió ir contra la libertad de individuo o atacar todo aquello que era creación de riqueza? ¿Piensa que a lo largo de la historia todos esos movimientos lo que pretendían era acabar con la riqueza, la iniciativa, la creatividad, la libertad de la gente? Eso es absurdo.

    El día que los liberales se hagan preguntas más que criticar sin ponerse en la piel del otro puede que obtengan respuestas interesantes. La izquierda lo hizo y ahora la mayoría (hasta IU) defiende una posición socialdemócrata con más o menos intervención. Le puedo adelantar que muchas de esas respuestas se dan de bruces con los intereses de las naciones de proteger su tejido empresarial, su banca, su comercio, sus finanzas, su posición en el mundo, su ejército y su futuro. Llegado a un punto todo se vuelve más complejo y las respuestas ya no son tan fáciles. Y cuando uno ve que potencias como China o las bananeras latinoamericanas o las corruptas árabes de Oriente Próximo tienen el poder que tienen no te queda otra. La comprensión de toda esta parte internacional y de toda la historia que nos precede explica muchas cosas e inutiliza parte de sus argumentos por muy correctos que sean sobre el papel.

  15. Juan si surjen criticas al modelo liberal como dices es porque nadie quiere aceptar su responsabilidad. Y ya me da igual que sea el mayor de los ricachonas al mayor de los pobres, nadie quiere perder y como nadie quiere perder actúa el Estado imponiendo perdidas a según su criterio. Que un rico se ha equivocado en su inversión y ya sabe lo que le toca, toc! toc! en la puerta del ministerio de turno y a llorar se ha dicho. Que una persona ni ha estudiao ni ha trabajado en su vida ni lo quiere hacer? Toc! Toc! a la ayuda de turno por derecho.

    Cuantos jóvenes y de esos me he topado con algunos que hace tiempo, en las vacas gordas, decian que todavia no era su tiempo para currar, que eso para luego!! Y ahora quieren!!! Ahora que no tienen ni un duro les entra las prisas!! Y lo gracioso es que cuando llovía el dinero, cuando se trabajaba hasta en lo más absurdo no curraban y ahora, sí, ahora les entran unas prisas que para qué contarte, claro, tienen ya una edad y…

  16. Bastiat

    Me refiero al sentido común. Mañana no puede llegar alguien y eliminar de un plumazo las prestaciones por desempleo defendiendo aquello de que cada palo aguante su vela porque al final va a ser peor el remedio que la enfermedad y tendríamos un paisaje urbano de guerra. Y eso no nos conviene a nadie. “Que cada palo aguante su vela” es un argumento moral de primer orden, válido y lo respeto, que nos conduzca a un mundo feliz eso ya es más que discutible. Y así con algunas otras cosas (no muchas) que no salen tan caras en proporción al dinero que se mueve diariamente en el mundo aunque usted diga que no lo hay. La gente no quiere una aerolínea pública, ni supermercados públicos,…quiere cuatro cosas garantizadas. Y al igual que un capitalista defiende sus intereses por encima de todo lo demás la gente tener cuatro pilares básicos cubiertos por el bien de su familia. Se puede discutir el cómo conseguirlo, la calidad de lo que se recibe por una u otra vía pero veo que un siglo de la gente discutiendo y dándose ostias todavía no le sirve a usted para entenderlo. Y por apretar al máximo surgen populismos, delincuencia y violencia.

    No hay que ser un iluminado para saber que el mercado no funciona en la realidad como ustedes lo venden.

  17. sepe

    ¿A un empresario que quiebre le interesa que su familia se quede sin cobertura médica y sus hijo sin poder asistir el colegio privado? Respuesta: no.

  18. Juan… Si todos fuéramos conscientes de que lo justo es que cada palo aguante su vela el mundo sería mucho más justo.

    Y no se va a tratar de quitar las prestaciones por desempleo o las pensiones o los sueldos de los funcionarios. Quitar, un acto de la voluntad. NO se trata de que no se vayan a poder pagar.

    Todo lo demás que cuentas, tu Xel, y otros, sobre los impuestos y la evasión, y la coacción de las masas no es más que literatura. La realidad es que o somos conscientes de lo que hay, de que cada uno debe ser responsable, que no debe exigir a otros que le sufrague o le libere de sus necesidades o eso simplemente no funciona. No funcionará.

    Evidentemente que todos queremos vivir en la ensoñación de que si nos pasa algo alguien vendrá a salvarnos. La cuestión es si es posible. La cuestión es de qué manera. Si es sostenible y, para mí el aspecto mas importante, de si es moralmente aceptable vivir a costa de los demás.

    Mira, de mas joven decidí dejar un empleo en el que veía cosas en mis compañeros que no me gustaban. Simplemente estaban engañando al Jefe y, encima a mi costa. Porque no podían consentir ellos que yo tuviera mas tiempo libre y por esa causa debíamos trabajar a pleno sol en una obra. Yo al jefe no le dije nada. Y cuando fui firmar los papeles del fin del contrato el jefe me dijo que no tenía derecho a indemnización porque era yo el que me iba. Sorprendido le dije… No te he pedido nada. Soy libre de seguir o no y me voy.

  19. Juan,

    Yo entiendo perfectamente que la gente quiera vivir de la riqueza acumulada por los demás. Es un error de percepción muy común confundir riqueza y renta y, por tanto, no plantearse los problemas y riesgos a largo plazo de socavar la acumulación de capital. En cierto modo es como la burbuja: querer vivir por encima de nuestras posibilidades durante unos años aun a costa de armar un problemón después. La inmensa mayoría de la gente no tiene una formación económica demasiado especializada y, sobre todo, está más preocupada por el corto plazo que por el largo plazo: dicho de otro modo, ni saben ni se preocupan por cosas tan raras como la estructura productiva, la coordinación intertemporal y pacífica de los planes de los agentes económicos o la capitalización de la economía. Sólo quieren vivir mejor y creen que pueden lograrlo sostenidamente haciendo que los ricos vivan un poquito peor. Todo eso lo entiendo, pero precisamente me dedico a objetar en contra de la veracidad y metarracionalidad de ese planteamiento.

  20. Pues no estoy nada de acuerdo. Creo que la gente, la inmensa mayoría, tiene dignidad y no gusta de vivir a costa de los demás. Es más, estamos acostumbrados a vivir de nuestro trabajo, incluso emigrar si no lo hay en nuestra tierra. Y nuestra historia está llena de ejemplos donde los intentos por progresar han sido cercenados una y otra vez por nuestra clase dirigente que está dispuesta a todo con tal de mantener sus privilegios.

    Entiendo que la gente sea consciente de la gran mentira que sustenta la riqueza de muchos individuos, la mamandurria, el choriceo, el tráfico de influencias, el robo de guante blanco, la estafa bancaria, … sólo hay que echar un vistazo para ver día a día como se ganan la riqueza algunos.

    Y entiendo que los de la mamandurria quieran mantener sus privilegios, incluso que intenten convencernos que su riqueza ha sido obtenida por el fruto de su capacidad y creatividad, por eso mismo me dedico a objetar contra la veracidad de esos pretendidos generadores de riqueza, cuando lo que son “vampiros económicos”.

  21. Pues acepta de una puñetera vez que esos vampiros económicos, los ricos, pero también aquellos que no se esfuerzan lo suficiente para salir adelante, que reclaman una y otra vez como derechos lo que no es otra cosa que sean otros los que les paguen lo que ellos llaman servicios básicos, acepta que sin el Estado entendido como garante de esos servicios no existirían.

    Hablas de dignidad. Si claro. Pero no hace falta ir al caso grave, al cuasi delito, no. Con escuchar a un compañero decir que lo que tiene uno que hacer para que no le descuenten parte de la nómina si cae lesionado lo que tiene que hacer es disfrazarlo de accidente laboral uno se da cuenta hasta que punto la sociedad creada por el Estado Niñera pudre la moral.

  22. Pues acepta que eso la gente lo aprende de los defraudadores que tanto os gusta aplaudir, lo que pasa es que el común de los mortales no tiene acceso al capital para evadir, y se conforma con hurtar unas horas o escaquearse del curro ya que les han enseñado bien desde esos medios de comunicación, que no controlan precisamente trabajadores honrados, pero que les muestran continuamente que lo que vale es el beneficio, sea como sea hay que mantener la tasa, y en caso contrario emigrar hacia aquellos campos que nos la mantengan o la superen

  23. Juan, Socialista,

    ¿Estamos acostumbrados a vivir de NUESTRO trabajo?

    Más bien estamos acostumbrados a vivir de las ideas y negocios de otros. Y cuando eso falla exigimos al Estado que les quite lo que han ganado para seguir viviendo.

    ¿Cuantos sentimos la responsabilidad de encontrar una idea de negocio, arriesgar nuestro patrimonio, intentar ser dueño de nuestro futuro?

    ¿Es que aquí solo algunos son responsables y otros se han ganado, por algún derecho infuso, el vivir a remolque?

  24. ¿En qué quedamos? por un lado nos enseñáis un vídeo donde se demuestra que el trabajador da muchas horas de su trabajo al Estado en forma de innumerables impuestos (está gracioso, porque si cambias Estado por Capital te sale un vídeo marxista), pero por otro lado, cuando ese mismo trabajador cae en paro, o enfermo, o es subsididado, entonces se convierte en un ser chupador, un mantenido, …

    Y dado que resulta que hay muchos chupopteros queda la pregunta ¿por cuáles empezamos?

  25. Socialista,

    No tergiverses.

    Chupador será el que se siente a verlas venir.

    Te pregunto, ¿cuantos sienten la responsabilidad de tirar del carro de su vida, creando ideas, arriesgando lo suyo, no lo del vecino?

  26. Te respondo. La inmensa mayoría.

    ¿Conoces algún currito que pueda mantenerse del cuento sin dar ni palo al agua? No conozco ni uno.

  27. ¿Me muevo poco? No sé. Por qué no empezamos por privatizar la clase política, los curas, la casa real, los sindicatos y la patronal, el sector energético, el transporte (lo de los taxis estaría bien :) ), los medios de comunicación, la cultura, … Empezamos por ahí, vemos como resulta y luego nos planteamos la educación y la sanidad.

  28. EN mi entorno en Asturias el 90% de las familias se lo llevan trabajando muy duro desde después de la guerra para salir adelante. La mayoría como autónomos o trabajadores por cuenta ajena como en todos los lugares del mundo.
    No veo por ningún lado que los trabajadores españoles sean peores que los de otros sitios. En Londres donde vivo estamos muy valorados porque trabajamos duro, somos serios y además sociables que aquí lo valoran tanto o más que la formación que tengas, ellos te forman si tú tienes la actitud correspondiente.

    Yo no demonizo a los empresarios ni mucho menos, son tan importantes o más que los trabajadores, ……, pero la clase empresarial española es patética y ahí están los datos y las grandes empresas que tenemos. La mayoría constructoras o inmobiliarias que vivieron de los pelotazos, de la corrupción o de los regalos de compañeros de pupitre que regalaron las mejores empresas públicas que ahora ya no son españolas.

    Vamos que ejemplos de grandes empresas en España pocos, El Corte Inglés, Zara, Cooperativa Mondragón y poco más, porque las eléctricas o telefónica lo fueron o lo son porque es un oligopolio.
    Así que muy bien, los empresarios son muy importantes, …, ¿pero donde están?. ¿Cuantos de los que habláis tan bien del emprendedor, del empresario lo sóis?

    Para mi cuando una persona hace lo contrario a lo que dice pierde credibilidad, decir que se es anarcocapitalista con lo que ello implica, estar todo el día alabando a los emprendedores, a los empresarios y después ser funcionario pues como que no.

    Los empresarios son muy importantes, los trabajadores también, en ese diálogo social, en ese tira y afloja entre estas dos clases sociales, en que la cuerda no se tense demasiado para un lado ni para otro está el éxito de una sociedad y por tanto de los individuos que la forman.

    En cuanto a lo de Hollande es una medida de emergencia, evidentemente un 75% de impuestos es un robo, un 50% también, …., pero si hay que apretarse el cinturón y teniendo en cuenta que todos en mayor o menor medida fuímos responsables de este colapso del sistema, tenemos que apretárnoslo todos, el estado, los empresarios, las grandes fortunas y los trabajadores. Allí lo van a hacer así, en España sólo son los trabajadores los que están pagando por la crisis e incluso salvando a la banca y por tanto a las grandes empresas que son las que tienen el 80% de la deuda con su dinero.

  29. Te respondo, mas de lo que debería. Con contrato blindado (fijos o funcionarios).

    Si la inmensa mayoría sienten la responsables de sus economías personales ¿de qué estais hablando? ¿porqué determinadas personas exigen que sean otras las que paguen lo que consideran su propia responsabilidad?

    ¿Empresario es sinónimo de defraudador?

    Cuando hablais de defraudadores supongo que os estais refiriendo a empresarios defraudadores y a trabajadores defraudadores. ¿O es que la bondad y la maldad se mide por la iniciativa empresarial? ¿Por el patrimonio?

  30. Os he dados dos ejemplos de auténticos caraduras. No creo que haya santos por ningún lado. Eso si, son caraduras porque hay leyes que les protegen diciéndoles encima que tienen derechos…

    Menos lobos… porque si en España la clase empresarial es patética eso se debe a la continua demonización de la labor empresarial, de leyes que atentan contra la libertad de mercado en el ámbito laboral y la presencia de un estado hiperregulador que acaba convirtiendo la labor empresarial en una odisea cuando no un camino sólo expedito para los corruptos.

  31. Carlx,

    Yo lo soy.

    38 trabajadores.

    Ni uno menos desde que empezó la crisis, sin congelación salarial.

    Mi sueldo como gerente: 25.000 al año (congelado desde 2006). No hay más.

    Todos los beneficios reinvertidos.

  32. @el loco

    ¿Intentar ser dueño de tú futuro?, jeje.

    Mira, desde que naces no eres dueño de tu futuro, antes de nacer ya eres un esclavo que o vendes tu fuerza de trabajo o te mueres.

    A ver si dejamos de leer tantos cuentos del sueño americano que ya somos mayorcitos, antes de que todos nosotros naciésemos ya estaba todo repartido y pocos muy pocos de los que se lo repartieron lo hicieron de forma honesta y justa.

    Yo admiro a Bill Gates y a Steve Jobs, al de facebook, pero son uno en un millón y ninguno de los que comentamos aquí nacimos con su genialidad ni posiblemente pudiésemos pagarnos una carrera en Harvard.

    Hacéis de la anécdota algo universal, puro idealismo.

  33. No hijo. en un mundo libre puedes intentar ser empresario….

    ¡Ah….perdón!

    Que no habíais caído en ello.

    Normal. Tenéis mentalidad de esclavo.

  34. @el loco

    Te admiro y te respeto mucho por ello, sin ninguna duda. Yo tuve un bar durante años y se lo duro que es ser emprendedor. A tú nivel ni me lo imagino, te admiro de verdad y es cierto que lo que necesitamos en España es más gente como tu porque gente con ganas de trabajar, formada y honesta hay muchísima, lo que hacen falta es más gente como tú.

    Pero no me negarás que las grandes empresas de este país, las del Ibex son unos arrimaos al poder que vivieron del pelotazo. Que no tenemos una cultura empresarial y que no tenemos empresas competitivas.

    Yo lo que no tolero es demonizar a los trabajadores, a los autónomos o a las PYMES, el problema está más arriba, en los “grandes empresarios” y por supuesto en los políticos. Pero no porque la política o el estado sean Leviathan, sino porque somos una sociedad corrupta y ellos son el reflejo de ella, …, y encima con poder.

    Los electricistas, fontaneros, camareros, …, etc españoles les meten mil vueltas a los que hay aquí en Londres que es un desastre. A nivel de ingenieros, economistas etc no lo se pero los que vienen progresan, el problema es que no tenemos empresas punteras con alta productividad que generen valor añadido.

  35. @ Carlx,

    Algunos en mi casa dormíamos en camas plegables. Estudié en colegios y universidad pública mientra trabajaba (sigo estudiando mi segunda carrera, ahora en la UNED). Para crear la empresa mi padre tuvo que empeñar nuestra casa.

    Es cierto, no soy un genio, Bill Gates, Steve Jobs, la inmensa mayoría no lo somos.

    ¿Crees que yo siempre debo crear puestos de trabajo mientras que otros solo deben exigir que exista uno para ellos? ¿Qué clase de derecho obtuvieron cuando nacieron?

  36. @Bastiat

    “Un mundo libre”, queda muy bonito decirlo y es muy bonito imaginárselo, por supuesto es bonito también el luchar por ello.., pero una vez de vuelta a la realidad es que el mundo no es libre.

    Yo monté mi primer negocio con 20 años, me fue bien, el segundo hace 3 años me fue mal, los dos modestos pero se lo que es pelear por ello y no tiene nada que ver con la libertad.

    Yo lo repito, cuando naces o vendes tu fuerza de trabajo o te mueres, esos son los grados de libertad para el 95% de la población mundial.

    El sistema capitalista es todo lo contrario a la libertad, con esto no estoy defendiendo la URSS, el feudalismo o el esclavismo que quede claro. Me parece el menos malo de los sistemas hasta la fecha, pero libertad poca y por supuesto no es el fin de la historia, seguiremos evolucionando hacia cosas mejores. Yo también tengo un punto de idealismo.

  37. No toleras…..

    Propio…. muy propio.

    Somos una sociedad corrupta…. Pero los ricos mas.

    ejem.

    Los fontaneros, camareros, electricistas, chapistas…. todos perfectos. Ninguno te pone piezas de peor calidad, ninguno te pone el café que se lleva un rato aparcado por un error o la pulga del día anterior… No. Como las faltas de estos son de poca monta son gentes a alabar porque son… trabajadores.

    Vale.

  38. Claro, a ambos por igual. No entiendo como defendéis al empresario que evade impuestos y no al trabajador que en lugar de evadir capital que no tiene evade lo que le queda: trabajo. Así de simple.

    También debía ser por igual, siempre apuntáis a liberalizar los salarios, horas y jornadas de trabajo, despido, escuela, hospitales, subsidios, pensiones, … en esto os aplicáis con denuedo y continuamente. Sin embargo sois más suaves cuando toca al otro bando, a los de la mamandurria que llevan instalados en nuestro país muchas generaciones.

  39. No defendemos al que evade impuestos. Nunca lo hemos hecho. Lo comprendemos porque nadie quiere trabajar para otro, ni el trabajador que pretende tener mas derechos de los que ha firmada en un contrato.

    Lo que defendemos es que haya menos impuestos.

    No pongan en nuestra boca palabras que no hemos dicho.

  40. @ Carlx,

    A ver, personas que intenten atajar siempre habrá, tanto empresarios como trabajadores (no me gusta esa distinción, prefiero “personas que han encontrado su idea” y “personas que aún no han encontrado su idea” pero es demasiado largo, y el Estado siempre enfrente, fastidiando), y a todos los niveles.

    Pero lo que lo permite es la corrupción es la corrupción del Estado. En un Estado bien controlado (pequeñito) no debe existir amigotes, ni fraudes, ni clientelismo. Desde el ayuntamiento al consejo europeo.

  41. @el loco

    No creo en el derecho a exigir un trabajo, por supuesto que hay que currárselo, pero es que creo que la mayoría de la población española lo hace, o lo hacía hasta hace 15 años. Nuestros padres y nuestros abuelos se esforzaron muchísimo para sacarnos adelante, lo pasaron muy mal pero lo consiguieron con mucho esfuerzo.

    Yo me niego a ningunear a los trabajadores y pequeños empresarios españoles y los admiro, nuestro problema está en las élites, siempre estuvo ahí. Los gobernantes, los terratenientes y las grandes fortunas núnca tuvieron la filosofía de mejorar su país como tuvieron los protestantes.

    Yo no estoy de acuerdo con la política de los sindicatos o de los trabajadores que tienen la filosofía de que tienen derecho a que les den un trabajo y en unas condiciones determinadas. Creo que es un tira y afloja entre vuestros intereses como empresarios y los de los trabajadores, pero siendo conscientes de que los que dáis el trabajo sóis vosotros y por lo tanto tenéis que tener más fuerza en la negociación.

    Lo que hace falta en España es más gente como tú, porque buenos trabajadores sobran.

    Cuando hablo de gente como Jobs, quiero decir que en España no tenemos ni tuvimos núnca ese tipo de empresarios de élite y que el 99% de la gente no nace como ese talento.
    Pymes si tenemos muchas y de hecho son las que generan el empleo y a las que hay qye ayudar, pero con sólo Pymes no podemos estar en la misma división que Alemania o Francia.

  42. @Bastiat

    Si tolero y no sólo eso, respeto y admiro a todas las personas que honestamente se ganan la vida.

    Hay muchos trabajadores corruptos o vagos, cuando se generaliza siempre se cometen errores, .., pero es que no conozco una docena de grandes empresarios españoles a lo largo de la historia que no hubiesen sido corruptos, .., y ya llevamos 3 siglos desde la revolución industrial eh ¡¡
    Lo mismo me pasa con los gobernantes, la mayoría corruptos, eso me hace pensar que la sociedad es corrupta o tolera más la corrupción que otras sociedades que casualmente funcionan mejor, casi todas las protestantes.

    Para mi en España el problema siempre fueron y siguen siendo las élites, en otros países no, los políticos son más honestos, los empresarios también y tienen otra filosofía de vida.

    Mi ideal de sociedad sería el anarquismo y “de cada uno según sus posibilidades y a cada uno según sus necesidades”. O sea la verdadera libertad, pero eso es imposible.

    De todas formas con la España de los 80 y hasta mediaos de los 90 me valdría, lo máximo a lo que podría aspirar siendo realista serían los países nórdicos, creo que es lo mejor de sí que dio el capitalismo. Y digo que lo dio porque lo están desmantelando.

    Pero bien, modelos más liberales como Suiza, Canadá o Australia no parece que sean mal sitio para nacer tampoco.

  43. En España ha nacido y nace gente con enorme talento, tremendo talento. Lo que es evidente es que si Jobs hubiese nacido en España y hubiese acudido a buscar apoyo y capital se hubiese encontrado con un gran NO por respuesta. A no ser que hubiese ido apadrinado o rogado favor a alguno del régimen, ya sea Pepero, sociata o nacionalista. Pero claro, en ese caso no hubiese sido Jobs, sería un pelota baboso colocado por el partido o por nuestros botines y cia

  44. Thomas Sowell dice: “Una de las aparentemente invencibles falsedades de nuestros tiempos es la creencia que las rebajas de impuestos de Ronald Reagan causaron los déficit en los años 80. La realidad es que hubo mayor recaudación durante la presidencia de Reagan que nunca antes”.

    Eso se puede comprobar mediante datos estadísticos que Rallo seguramente podrá linkear.

    No creo que los ricos paguen ese 75% ya que los amigotes de Hollande seguramente se acogerán a alguna serie de leyes y excepciones (de esas que nunca reciben mucha atención médiatica) para defraudar al fisco…si siguen dando dinero para las futuras campañas de Hollande (que segurito que ira para su reelección) pero en cuanto den menos dinero…se les acabarán los “favores de amigos” y entonces sí que tendrán que pagar de verdad. No hay mejor modo de que Hollande tenga mucho dinero para hacer campaña, los ricos paguen menos dinero (en la realidad, no sobre el papel) y los de clase media y pobres hale, a satisfacer una necesidad emocional y a seguir haciendo los bobos como siempre, y a pagar, porque para ellos no hay favores de amigos. Claro.

    @Xel y Socialista; les dejé dos posts en la entrada de la educación. Me gustaría que los leyeran.

  45. @ Carlx

    Ni han aparecido grandes genios ni aparecerán mientras la mentalidad mayoritaria sea esa.

    Empresario=Deshonesto, incompetente, corrupto, explotador.

    Trabajador=Honesto, competente, cumplidor, explotado.

    Salimos de los prejuicios religiosos y caímos en los ideológicos.

    Ya se han encargado desde partidos y sindicatos de crear ciudadanos dependientes, incapaces de vivir por sus propios medios.

    No me puedes decir que las relaciones laborales en España son beneficiosas para el empresario.

    Cuando un tío sin formación, con una renta de 5 dólares diarios, es capaz de montar un negocio en Burkina Faso, no me podeis decir que una persona con un IPhone y un portátil no puede.

  46. @el loco

    SI, está claro que siempre va a haber corrupción y que yo estoy de acuerdo contigo en que en nuestro país y viendo lo visto, lo mejor es un estado lo más pequeño posible y que nadie tenga demasiado poder, sobre todo los políticos porque la mayoría de ellos son simples licenciados en derecho que llevan en el aparato desde que son adolescentes, de buenas familias, que en su vida dieron palo al agua ni saben lo que es el mundo real.

    Pero es una pena que los españoles con lo trabajadores, creativos y sociables que somos, núnca hayamos podido ser una civilización avanzada. Y ahí os doy también la razón a los liberales, el excesivo paternalismo estatal, de la dictadura y del PPSOE nos hace ser demasiado poco emprendedores y de querer que nos lo den todo al lao de casa casi hecho.

  47. Pero aclaraté… Que los países nórdicos no son capitalistas, ahora un poco mas, sino que eran socialdemócratas. Y Fracasaron. No lo olvides. aunque te empeñes en negar la evidencia y a Mauricio Rojas.

    Y mira, la forma de acabar con la corrupción, concepto inequívocamente unido al concepto de Estado, lo mejor sería que éste fuera mucho mas pequeño y que no fuera a salvar ni a bancos ni a empresas ni a nadie.

    Y por dios… no mezcles anarquismo con la frase socialista por excelencia: “de cada uno según sus posibilidades y a cada uno según sus necesidades”

    Como mucho sería cada uno vivirá con arreglo a sus posibilidades para satisfacer sus necesidades.

  48. Ay, Xel, aquí te copio y pego un pedacito de Ayn Rand sobre ese lema tuyo que tanto te gusta:
    ————————————————————————
    -En la fábrica donde trabajé veinte años ocurrió algo extraño. Fue cuando el viejo murió y se hicieron cargo sus herederos. Eran tres: dos hijos y una hija que pusieron en práctica un nuevo plan para dirigir la empresa. Nos dejaron votar y todo el mundo, o casi todo el mundo, lo hizo favorablemente, porque no sabíamos en realidad de qué se trataba. Creíamos que ese plan era bueno, o mejor dicho, pensamos que se esperaba de nosotros que lo creyésemos bueno. Consistía en que cada empleado en esa fábrica trabajaría según su habilidad o destreza, y sería recompensado de acuerdo a sus necesidades. Nosotros… pero ¿qué le ocurre, señora? ¿Por qué me mira de ese modo?

    -¿Cómo se llamaba esa fábrica? – preguntó Dagny con voz apenas perceptible.

    -Twentieth Century Motor Company, señora. En Starnesville, Wisconsin.

    -Continúe.

    -Votamos por el plan en una gran reunión a la que asistimos unos seis mil, es decir, todos los que trabajábamos allí. Los herederos de Starnes pronunciaron largos discursos, no demasiado claros, pero nadie hizo preguntas. Ninguno estaba seguro de cómo funcionaría ese plan, pero todos pensábamos que nuestros compañeros lo habían comprendido. Si alguien tenía dudas al respecto, se sentía culpable y debía mantener la boca cerrada, porque todo aquel que se opusiera al plan hubiese parecido un desalmado, al que no era justo considerar humano. Nos dijeron que aquel plan significaba la concreción de un ideal muy noble. ¿Cómo íbamos a pensar lo contrario? ¿No habíamos oído decir durante toda nuestra vida, a nuestros padres y maestros, y a los pastores religiosos, leído en todos los periódicos y visto en todas las películas, y escuchado en todos los discursos públicos que aquello era recto y justo? Quizá nuestra conducta en la reunión podía ser comprensible hasta cierto punto. Votamos por el plan, y conseguimos lo previsto. Usted sabe, señora, que quienes trabajamos durante los cuatro años del plan en la fábrica Twentieth Century somos hombres marcados. ¿Qué se supone que es el infierno? Maldad, pura y simple, ¿verdad? Pues bien, eso es lo que vimos allí y lo que ayudamos a construir. Creo que estamos condenados por eso y quizá no se nos perdone nunca…

    “¿Sabe cómo funcionó aquel plan y cuáles fueron sus efectos en nosotros? – continuó explicando el vagabundo –. Es como verter agua en un depósito en cuya parte inferior hay un caño por el que se vacía con más rapidez de la que usted lo llena y cada balde que echa dentro ensancha ese desagüe cada vez más, entonces cuanto más uno duramente trabaja, más se le exige; primero trabaja cuarenta horas semanales, luego cuarenta y ocho, y, más tarde, cincuenta y seis, para pagar la cena del vecino, la operación de su mujer, el sarampión del niño, la silla de ruedas de su madre, la camisa de su tío, la educación de su sobrino, o para el niño que ha nacido en la casa de al lado, o el que va a nacer; en fin para cuantos lo rodean, y que han de recibirlo todo, desde pañales a dentaduras postizas, mientras uno trabaja desde el amanecer hasta la noche, un mes tras otro y un año tras otro, sin tener más para mostrarles a esas personas que el propio sudor, sin otra expectativa que la complacencia de los demás para el resto de su vida, sin descanso, sin esperanza, sin fin… De cada uno según sus capacidades, para cada uno de acuerdo con sus necesidades…

    “Nos dijeron que formábamos una gran familia, que todos participábamos en la empresa juntos, pero no todos trabajábamos ante la luz de acetileno diez horas diarias, ni padecíamos a la vez un dolor de vientre. ¿Cómo establecer, de un modo exacto, la capacidad de unos y las necesidades de otros? Cuando todo se hace en común, no es posible permitir que cualquiera decida sobre sus propias necesidades, ¿verdad? Si lo hace, pronto acabará pidiendo un yate, y si sus sentimientos son los únicos valores en que podemos basarnos, nos demostrará que es cierto. ¿Por qué no? Si no tengo derecho a tener un auto, hasta que caiga en una sala de hospital por haber trabajado para proporcionarle un coche a cada holgazán y a cada salvaje del mundo, ¿por qué no puede exigirme también un yate, si aún sigo de pie, si no he colapsado? ¿No? ¿Por qué no? Y entonces, ¿por qué no exigirme también que prescinda de la crema de mi café, hasta que él haya podido pintar su habitación…? ¡Oh, bien!… Acabamos decidiendo que nadie tenía derecho a juzgar sus propias necesidades o sus propias convicciones, y que era mejor votar sobre ello. Sí, señora, votábamos en una reunión pública que se celebraba dos veces al año. ¿De qué otro modo podíamos hacerlo? ¿Imagina lo que sucedía en semejantes reuniones? Bastó una sola para descubrir que nos habíamos convertido en mendigos, en unos mendigos de mala muerte, gimientes y llorones, ya que nadie podía reclamar su salario como una ganancia lícita, nadie tenía derechos ni sueldos, su trabajo no le pertenecía sino que pertenecía a ‘la familia’, mientras que ésta nada le debía a cambio y lo único que podía reclamarle eran sus propias ‘necesidades’, es decir, suplicar en público un alivio a las mismas, como cualquier pobre cuando detalla sus preocupaciones y miserias, desde los pantalones remendados al resfriado de su mujer, esperando que ‘la familia’ le arrojara una limosna. Tenía que declarar sus miserias, porque eran las miserias y no el trabajo lo que se había convertido en la moneda de aquel reino, así que se convirtió en una competencia de seis mil pordioseros, en la que cada uno reclamaba que su necesidad eran peor que la de sus hermanos. ¿Qué otra cosa podíamos hacer? ¿Quiere saber lo que ocurrió? ¿Quiere saber quiénes mantuvieron la calma, sintiendo vergüenza y quiénes se aprovecharon de la situación?

    “Pero eso no fue todo. En la misma reunión se descubrió otra cosa. La producción de la fábrica había disminuido en 40 por ciento en el primer semestre, y se llegó a la conclusión que alguien no había trabajado ‘de acuerdo con su destreza o capacidad’. ¿Quién era? ¿Cómo averiguarlo? La ‘familia’ votó también sobre eso. Así se determinó quiénes eran los más capacitados, y a éstos se los sentenció a trabajar horas extra cada noche durante los siguientes seis meses. Horas extras sin paga, porque no se pagaba por el tiempo trabajado, ni por la tarea realizada, sino tan sólo según las necesidades.

    “¿Quiere que le cuente lo que sucedió después? ¿Y en qué clase de seres nos fuimos convirtiendo, los que alguna vez habíamos sido seres humanos? Empezamos a ocultar nuestras capacidades y conocimientos, a trabajar con lentitud y a procurar no hacer las cosas con más rapidez o mejor que un compañero. ¿Cómo actuar de otro modo, cuando sabíamos que rendir al máximo para ‘la familia’ no significaba que fueran a darnos las gracias ni a recompensarnos, sino que nos castigarían? Sabíamos que si un sinvergüenza arruinaba un grupo de motores, originando gastos a la compañía, ya fuese por descuido o por incompetencia, seríamos nosotros los que pagaríamos esos gastos con horas extra y trabajando hasta los domingos. Por eso, nos esforzamos en no sobresalir en ningún aspecto.

    “Recuerdo a un joven que empezó lleno de entusiasmo por ese noble ideal, un muchacho brillante, sin estudios, pero con una inteligencia asombrosa. El primer año ideó un plan de trabajo que nos ahorró miles de horas-hombre y lo entregó a ‘la familia’, sin pedir nada a cambio, aunque tampoco hubiera podido hacerlo. Se portó como creía correcto, lo hacía por el ideal, según dijo. Pero cuando en una votación lo declararon el más inteligente de todos, y lo sentenciaron a trabajar de noche porque no habíamos conseguido extraerle aún lo suficiente, cerró la boca y el cerebro. Le aseguro que el segundo año no aportó ninguna idea nueva.

    “¿Qué era eso que siempre nos habían dicho acerca de la competencia descarnada del sistema de ganancias, donde los hombres debían competir por ver quién realizaba mejor trabajo que sus colegas? ¿Cruel, no es así? Deberían haber visto lo que ocurría cuando todos competíamos por realizar el trabajo lo peor posible. No existe medio más seguro para destruir a un hombre, que ponerlo en una situación en la que no sólo desee no mejorar, sino que, además, día tras día se esfuerza en cumplir peor sus obligaciones. Dicho sistema acaba con él mucho antes que la bebida o el ocio, o el vivir haciendo malabares para tener una existencia digna. Pero no podíamos hacer otra cosa, estábamos condenados a la impotencia. La acusación que más temíamos era la de resultar sospechosos de capacidad o diligencia. La habilidad era como una hipoteca insalvable sobre uno mismo. ¿Para qué teníamos que trabajar? Sabíamos que el salario básico se nos entregaría del mismo modo, trabajáramos o no, recibiríamos la ‘asignación para casa y comida’, como se la llamaba, y más allá de eso no había chances de recibir nada, sin importar el esfuerzo. No podíamos planear la compra de un traje nuevo para el año siguiente porque quizá nos entregarían una ‘asignación para vestimenta’, o quizá no. Dependía de si alguien no se rompía una pierna, necesitaba una operación o traía al mundo más niños, y si no había dinero suficiente para adquirir ropas nuevas para todos, no lo habría para nadie.

    “Recuerdo a cierto hombre que había trabajado duramente toda su vida porque siempre había querido que su hijo fuera a la universidad. Bueno, el muchacho terminó la secundaria durante el segundo año del plan, pero ‘la familia’ no quiso entregar al padre ninguna asignación para que siguiera sus estudios. Dijeron que su hijo no podía ir a la universidad hasta que hubiera suficiente dinero para que los hijos de todos pudieran hacerlo. El padre murió al año siguiente en una riña de bar. Una pelea sobre nada en particular, en la que salieron a relucir navajas. Ese tipo de altercados se estaban haciendo muy frecuentes entre nosotros.

    “También, había un viejo viudo y sin familia que tenía una afición: los discos fonográficos. Creo que era todo cuanto pudo desear conseguir de la vida. En otros tiempos solía ahorrar en comida para poder comprar algún disco nuevo de música clásica. Pues bien: no le dieron “asignación” para discos por considerarlo ‘un lujo personal’ pero durante esa misma reunión, una niña fea y desagradable, de ocho años, llamada Millie Bush, que era la hija de alguno, consiguió que votaran para comprarle un par de aparatos de oro para sus dientes, porque se trataba de una ‘necesidad médica’ según el psicólogo que consideró que sino se enderezaban sus dientes, la niña tendría un complejo de inferioridad. El viejo amante de la música se dio a la bebida, hasta tal punto que rara vez lo veíamos sobrio. Pero había algo que no podía olvidar. Cierta noche, mientras se tambaleaba por una calle, vio a Millie Bush y empezó a darle puñetazos hasta dejarla sin un diente, ni uno solo.

    “La bebida era lo único que nos proporcionaba algún consuelo y todos nos volcamos a ella en mayor o menor grado. No pregunte de dónde sacábamos el dinero. Cuando todos los placeres decentes quedan prohibidos, existen siempre medios para llegar a los vicios. No se entra a robar a un bar durante la noche ni se registran los bolsillos de un compañero para comprar sinfonías clásicas o adquirir accesorios de pesca, pero sí para emborracharse y olvidar. ¿Accesorios de pesca? ¿Escopetas de caza? ¿Cámaras fotográficas? No existían asignaciones para ese tipo de pasatiempos. La ‘diversión’ fue lo primero que quedó descartado.

    “¿Es que acaso no se supone que uno debe avergonzarse por cuestionar cuando alguien nos pide que dejemos algo que nos da placer? Hasta nuestra ‘asignación para cigarrillos’ quedó reducida a dos paquetes mensuales, porque, según dijeron, el dinero debía usarse para comprar leche para los niños. La producción de niños fue la única que no disminuyó, sino que, por el contrario, se hizo cada vez mayor. La gente no tenía otra cosa que hacer y, por otra parte, no tenían por qué preocuparse, ya que los niños no eran una carga para ellos, sino para ‘la familia’. En realidad, la mejor posibilidad para obtener un respiro durante algún tiempo, era una ‘asignación infantil’, o una enfermedad grave.

    “Pronto nos dimos cuenta de cómo funcionaba aquello. Quien quisiera jugar limpio, tenía que privarse de todo, perder el gusto por los placeres, aborrecer fumar o masticar chicle, preocupado de que hubiese alguien que necesitara más esas monedas. Sentía vergüenza de la comida que tragaba, preguntándose quién la habría pagado con sus horas extras, pues sabía que esa comida no era suya por derecho propio y prefería ser engañado antes que engañar. Podía aprovecharse, pero no hasta el punto de chupar la sangre de otro. No se casaba ni ayudaba en sus hogares para no ser una nueva carga para ‘la familia’. Además, si conservaba cierto sentido de la responsabilidad, no podía casarse y tener hijos, puesto que no le era posible planear, prometer, ni contar con nada. Pero los desorientados y los irresponsables se aprovecharon. Trajeron niños al mundo, se casaron, y trajeron consigo a todos los indignos parientes que tenían en todo el país, y a cada hermana soltera que quedaba embarazada y con el fin de obtener ‘asignaciones por incapacidad’, contrajeron más enfermedades de las que cualquier médico podía atender, arruinaron sus ropas, sus muebles y sus casas, pero ¡qué importaba!: ‘la familia’ pagaba todo. Así, encontraron más modos de tener ‘necesidades’ que los que nadie hubiera podido imaginar, desarrollaron una habilidad especial para eso, la única habilidad que mostraban.

    “¡Por Dios, señora! ¿Se da cuenta de lo que sucedió? Se nos había dado una ley con la cual vivir y que llamaban ley moral, que castigaba a quienes la cumplían. Cuanto más tratábamos de vivir de acuerdo con esa ley, más sufríamos y cuando más la burlábamos, mayores recompensas obteníamos. La honestidad era una herramienta entregada a la deshonestidad ajena. Los honestos pagaban, mientras los deshonestos cobraban. El honesto perdía y el deshonesto ganaba. ¿Cuánto tiempo puede un ser humano permanecer bueno con semejante ley? Éramos un buen grupo de personas decentes al principio. No había demasiados oportunistas entre nosotros. Conocíamos bien nuestra tarea, nos sentíamos orgullosos de ella, y trabajábamos para la mejor fábrica del país, propiedad del viejo Starnes, que sólo admitía en su plantel a los más selectos obreros. Al cabo de un año del nuevo plan, no quedaba entre nosotros ni una sola persona decente. Aquello era maldad, la clase de maldad horrible e infernal con la que los predicadores solían asustarnos, pero que uno nunca imaginamos que existiera. No es que el plan haya incentivado a algunos cuantos bastardos, sino que transformó a la gente decente en cretinos, sin que se pudiera obrar de otra manera… ¡y a eso llamaban ideal moral!

    “¿Para qué habríamos de desear trabajar? ¿Por amor a nuestros hermanos? ¿Qué hermanos? ¿Para los aprovechadores, los sinvergüenzas, los holgazanes que veíamos a nuestro alrededor? Si eran simuladores o incompetentes, si no querían trabajar o estaban incapacitados para hacerlo, ¿qué nos importaba a nosotros? Si quedábamos reducidos para toda la vida al nivel de su capacidad, fingida o real, ¿para qué preocuparnos? No teníamos manera de saber cuáles eran sus verdaderas condiciones, carecíamos de medios para controlar sus necesidades. Lo único que se sabía era que estábamos convertidos en bestias de carga, luchando ciegamente, en un lugar que era mitad hospital, mitad almacén, sin marchar hacia ningún objetivo, excepto la incompetencia, el desastre y las enfermedades. Éramos bestias colocadas allí como instrumentos de aquél que quisiera satisfacer las necesidades de otro.

    “¿Amor fraternal? Fue allí cuando aprendimos a aborrecer a nuestros hermanos por primera vez en la vida. Los odiábamos por todas las comidas que ingerían, por los pequeños placeres que disfrutaban, por la nueva camisa de uno, el sombrero de la esposa de otro, una salida familiar, o la pintura de la casa, porque todo eso nos era quitado a nosotros, era pagado con nuestras privaciones, nuestras renuncias y nuestro hambre. Empezamos a espiarnos unos a otros, con la esperanza de sorprendernos en alguna mentira acerca de nuestras necesidades y disminuir las asignaciones en la próxima reunión. Y empezamos a servirnos de espías, que informaban acerca de los demás, revelando, por ejemplo, si alguien había comido pavo el domingo, posiblemente pagado con el producto de apuestas. Empezamos a meternos en las vidas ajenas, provocamos peleas familiares para lograr la expulsión de algún intruso. Cada vez que veíamos a alguno saliendo en serio con una chica, le hacíamos la vida imposible, y así arruinamos numerosos compromisos matrimoniales, porque no queríamos que nadie se casara, no queríamos más gente a la que alimentar.

    “En los viejos tiempos, el nacimiento de un niño era celebrado con entusiasmo y generalmente ayudábamos a las familias a pagar sus facturas de la clínica si estaban apretadas. Pero luego, cuando nacía un niño, estábamos varias semanas sin dirigirle la palabra a sus padres. Para nosotros, los niños eran como las langostas para los agricultores. En otras épocas ayudábamos a quien tuviera enfermos en su casa, pero luego… Voy a contarle un solo caso. Se trataba de la madre de un hombre que llevaba con nosotros quince años. Era una anciana afable, alegre e inteligente, que nos llamaba por nuestros nombres de pila, y con la que todos solíamos simpatizar. Un día se cayó por la escalera del sótano, y se fracturó la cadera. Sabíamos lo que eso significaba, a su edad, y el médico dijo que tenía que ser internada en un hospital de la ciudad para someterla a un tratamiento costoso y prolongado. La anciana murió la noche antes de ser traslada a la ciudad para su internación. Nunca se pudo establecer la causa de su fallecimiento. No sé si fue asesinada, nadie lo dijo, nadie hablaba del tema. Todo cuanto sé es que… y esto es lo que no puedo olvidar… es que yo también deseé que muriera. ¡Que Dios nos perdone! Tal era la hermandad, la seguridad, la abundancia que se suponía que el famoso plan nos iba a brindar.

    “¿Qué motivo había para que se predicara esta clase de horror? ¿Sacó alguien algún provecho de todo esto? Sí, los herederos de Starnes. No vaya usted a contestarme que sacrificaron una fortuna y que nos entregaron la fábrica como regalo, porque también en esto nos engañaron. Es verdad que entregaron la fábrica, pero los beneficios, señora, dependen de aquello que se quiere conseguir. Y no había dinero en el mundo que pudiese comprar lo que los herederos de Starnes buscaban porque el dinero es demasiado limpio e inocente para tal cosa.

    “El más joven, Eric Starnes, era un sometido, sin valor ni energía para hacer nada en especial. Resultó electo director del departamento de Relaciones Públicas que no hacía nada y tenía a sus órdenes a un personal ocioso, por lo cual no tenía por qué quedarse en la oficina. Su paga, en realidad no debería llamarla así, porque no se ‘pagaba’ a nadie… la limosna que se votó para él, era muy modesta, algo así como diez veces mayor que la mía, pero a Eric no le importaba el dinero, porque no hubiera sabido qué hacer con él. Pasaba el tiempo entre nosotros, demostrándonos su compañerismo y su espíritu democrático. Le encantaba que la gente le demostrase afecto. Su mayor empeño consistía en recordarnos a cada instante que nos habían dado la fábrica. Ya no podíamos soportarlo.

    “Gerald Starnes era nuestro director de producción. Nunca pudimos averiguar la medida de su rastrillaje de ganancias, pero hubiéramos necesitado todo un equipo de contadores y otro de ingenieros para saber de qué modo todo aquel dinero pasaba por una tubería directa o indirectamente a su despacho. Sin embargo, nada figuraba como beneficio particular, sino como medios con los que pagar los gastos de la compañía. Gerald tenía tres automóviles, cuatro secretarias y cinco teléfonos, y solía organizar fiestas con champán y caviar, que ningún gran magnate que pagara impuestos en el país podía permitirse. Gastó más dinero en un año que el que ganó su padre en los dos últimos de su vida. En su despacho encontramos unos cuarenta kilos de revistas, llenas de artículos sobre nuestra fábrica y nuestro noble plan, con grandes retratos de Gerald Starnes, en los que se lo mencionaba como un ‘gran paladín social’. Por la noche le gustaba entrar en las tiendas vestido de etiqueta, con gemelos de brillantes, del tamaño de monedas, desparramando la ceniza de su puro por doquier. Un bruto con plata que no tiene otra cosa que exhibir aparte de su dinero, ya es un tipo desagradable, pero al menos no necesita mostrar que el dinero es suyo y uno puede contemplarlo con la boca abierta si lo desea. Pero cuando un bastardo como Gerald Starnes se exhibe de ese modo y declara una y otra vez que no le preocupa la riqueza material y que sólo sirve a ‘la familia’, que todos aquellos lujos no son para él sino en beneficio del bien común porque es preciso mantener el prestigio de la firma y del noble plan de la misma… entonces es cuando uno aprende a aborrecer a esos seres como nunca se ha aborrecido a ningún ser humano.

    “Pero su hermana Ivy era peor. A ella realmente no le importaba la riqueza material. La asignación que recibía no era mayor que la nuestra, y siempre iba con zapatos chatos y faldas simples y camisas, con el fin de demostrar su indiferencia. Era directora de Distribución, a cargo de nuestras necesidades, la que, en realidad, nos tenía agarrados del cuello. Se suponía que la distribución se realizaba por votación, por la voz de la gente, pero cuando la gente son seis mil voces roncas que tratan de decidir sin ningún criterio, medida o razón, cuando no existen reglas y cada uno puede pedir lo que quiera sin tener derecho a nada, cuando cada cual ejerce el derecho sobre la vida ajena pero no sobre la suya, todo acaba como efectivamente terminó: Ivy Starnes acabó siendo la voz del pueblo. Al finalizar el segundo año, abandonamos aquella farsa de las ‘reuniones de familia para proteger la eficacia productora y economizar tiempo’, que solían durar diez días, y todas las peticiones fueron enviadas directamente a la oficina de la señorita Starnes. No, no eran enviadas. Mejor dicho, cada peticionante en persona debía presentarse allí y ella elaboraba una lista de distribución que nos leía en una reunión que duraba tres cuartos de hora. Luego votábamos. Había diez minutos para la discusión y las objeciones, pero no formulábamos ninguna, para ese tiempo ya nos habíamos dado cuenta. Nadie puede dividir la renta de una fábrica entre miles de obreros, sin una norma con que medir el valor de la gente. La de la señorita Ivy era la adulación a su persona. ¿Desinteresada? En los tiempos de su padre todo su dinero no le hubiera permitido hablar al tipo más bajo de su empresa en el modo como ella solía hablarles a nuestros más hábiles obreros y a sus esposas. Tenía unos ojos pálidos, vidriosos, fríos y muertos. Si se quería conocer la maldad absoluta, bastaba con observar cómo resplandecían sus ojos cuando alguien le respondía a un cuestionamiento para entonces ya no recibir más que la “asignación básica”. Al observar aquello, comprendíamos el motivo real de quienes fueran capaces de apreciar la consigna: ‘De cada cual según su capacidad; a cada cual según sus necesidades’.

    “Allí residía el secreto de todo. Al principio no dejaba de preguntarme cómo era posible que hombres educados, justos y famosos, pudieran cometer un error semejante y presentar como buena tal abominación, cuando cinco minutos de reflexión les hubieran indicado lo que sucedería en caso de que alguien pusiera en práctica semejante idea. Ahora comprendo que no obraron así por error, porque errores de este tamaño no se cometen nunca inocentemente. Cuando alguien se hunde en alguna forma de locura, imposible de llevar a la práctica con buenos resultados, sin que exista, además, razón que la explique, es porque tiene motivos que no quiere revelar. Y nosotros no éramos tampoco tan inocentes cuando votamos a favor del plan, en la primera reunión. No lo hicimos sólo porque creyéramos que la vieja y empalagosa farsa que nos presentaban fuera buena. Teníamos otro motivo, pero la farsa nos ayudó a ocultarlo de nuestros vecinos y de nosotros mismos. La farsa nos daba una posibilidad de hacer pasar como virtud algo de lo que nos hubiéramos avergonzado. Ninguno votó sin pensar que dentro de una organización de tal clase participaría en los beneficios de quienes eran más hábiles que él. Nadie se consideró lo bastante rico y listo para no creer que alguien lo sobrepasaría, y este plan lo participaría de la riqueza y la inteligencia ajenas. Pero pensando conseguir beneficios de quienes estaban por encima, olvidamos que había seres inferiores, que buscaban lo mismo de nosotros, olvidamos a los inferiores que tratarían de explotarnos del mismo modo que cada uno intentaría explotar a sus superiores. El obrero impulsado por la idea de que sus necesidades le daban derecho a un automóvil como el de su jefe, olvidó que todo pordiosero y vagabundo de la tierra empezaría a exigir un refrigerador como el del obrero. Ése fue nuestro motivo real cuando votamos. Tal es la verdad pero no nos gustaba reconocerlo y cuanto más lo lamentábamos, más alto gritábamos nuestro amor hacia el bien común.

    “Conseguimos lo que nos habíamos propuesto, pero cuando nos dimos cuenta de lo que aquello representaba, ya era demasiado tarde. Estábamos atrapados, sin lugar adónde huir. Los mejores de entre nosotros abandonaron la fábrica en la primera semana del plan. Así perdimos a los mejores ingenieros, supervisores, capataces y obreros especializados. Todo el que se respete no quiere verse convertido en vaca lechera de la comunidad. Algunos intentaron impedir el proyecto, pero no lo consiguieron. Los hombres huían de la fábrica como de una zona infectada, hasta que no quedaron más que los necesitados, sin habilidad ni condiciones.

    “Si algunos de nosotros, dotados de ciertas cualidades, optamos por quedarnos, fue porque llevábamos allí muchos años. En los viejos tiempos, nadie renunciaba a Twentieth Century y no podíamos hacernos a la idea de que aquellas condiciones ya no existieran más. Transcurrido algún tiempo, nos fue imposible marcharnos, porque ningún otro empresario nos habría admitido, y no se los puede culpar. Nadie, ninguna persona respetable, quería tratar con nosotros. Los dueños de las tiendas donde comprábamos empezaron a abandonar Starnesville a toda prisa, hasta que no nos quedaron más que los bares, las salas de juego y algunos comerciantes estafadores y aprovechadores, que nos vendían bazofia a precios exorbitantes. Nuestras asignaciones fueron perdiendo valor a medida que aumentaba el costo de vida. En la empresa, la lista de los necesitados se fue estirando, al tiempo que la de sus clientes se acortaba. Cada vez era menor la riqueza a dividir entre más y más gente. En los viejos tiempos solía decirse que Twentieth Century Motors era una marca tan buena como el oro. No sé qué pensarían los herederos de Starnes si es que pensaban algo, pero tengo la impresión de que, igual que todos los planificadores sociales y los salvajes insensatos, estaban convencidos de que aquella marca era en sí misma una especie de emblema mágico dotado de un poder sobrenatural que los mantendría ricos, igual que a su padre. Pero cuando nuestros clientes empezaron a notar que nunca lográbamos entregar un pedido a tiempo, y que siempre había algún defecto en los que entregábamos, el mágico emblema empezó a operar en sentido inverso: la gente no aceptaba un motor marca Twentieth Century ni regalado. Llegó un momento en que nuestros únicos clientes fueron los que nunca pagaban ni pensaban hacerlo, pero Gerald Starnes, embrutecido y engreído por su propia publicidad, empezó a ir de un lado a otro con aire de superioridad moral, exigiendo que los empresarios nos pasaran pedidos, no porque nuestros motores fueran buenos, sino porque necesitábamos esos pedidos urgentemente.

    “Por aquel entonces, una ciudad fue testigo de lo que generaciones de profesores pretendieron no observar. ¿Qué beneficios podría reportar nuestra necesidad a una central eléctrica, por ejemplo, si sus generadores se paraban a causa de un defecto en nuestros motores? ¿Qué beneficio reportaría a un hombre tendido en una camilla de operaciones, si, de pronto, se le cortara la luz? ¿Qué bien haría a los pasajeros de un avión si el motor fallaba en pleno vuelo? Y si adquirían nuestros productos no por su calidad sino por nuestra necesidad, ¿la acción moral del propietario de la central eléctrica, del cirujano y del fabricante del avión sería buena, justa y noble?

    “Sin embargo, tal era la ley moral que profesores, directivos y pensadores habían querido establecer. Si esto fue lo que ocurrió en una pequeña ciudad donde todos nos conocíamos, ¿imagina lo que hubiera sido a escala mundial? ¿Imagina lo que hubiera ocurrido si hubiéramos tenido que vivir y trabajar, sujetos a todos los desastres y a todos los inconvenientes del planeta? Trabajar pensando en que si alguien fallaba en cualquier lugar, era uno quien debería pagarlo. Trabajar sin posibilidad alguna de progreso, con la comida, la ropa, el hogar y las distracciones pendientes de una estafa, una crisis de hambre o una peste en cualquier lugar del mundo. Trabajar sin posibilidades de una ración extra, hasta que los camboyanos tuvieran alimento suficiente o hasta que todos los patagónicos hubieran ido a la universidad. Trabajar con un cheque en blanco, en poder de cada criatura nacida, hombres a los que nunca vería, cuyas necesidades no conocería, cuya laboriosidad, pereza o mala fe nunca podría llegar a aprender o cuestionar. Tan sólo trabajar, trabajar y trabajar, dejando que las Ivys o los Geralds del mundo decidieran qué estómagos habrían de consumir el esfuerzo, los sueños y los días de su vida. ¿Es ésta la ley moral a aceptar? ¿Es éste un ideal moral?

    “Lo intentamos y aprendimos la lección. Nuestra agonía duró cuatro años, desde la primera reunión hasta la última, y todo terminó del único modo que podía terminar: en la quiebra. Durante la última reunión, Ivy Starnes fue la única que intentó forcejear un poco. Pronunció un corto, desagradable y agresivo discurso en el que dijo que el plan había fracasado porque el resto del país no lo había aceptado, que una sola comunidad no podía llevarlo a la práctica y triunfar en medio de un mundo egoísta y avaro; que el plan era un ideal noble, pero que la naturaleza humana no estaba a su altura. Un joven, el mismo que había sido castigado por habernos dado una idea útil durante el primer año, se puso de pie, mientras todos seguíamos sentados en silencio, y se dirigió a Ivy Starnes, que ocupaba el estrado. No dijo nada, sino que la escupió en la cara. Y ése fue el fin del noble plan de Twentieth Century.

  49. el loco

    Yo no digo que las condiciones en España sean buenas para los empresarios, creo que se deberían de bajar los impuestos de sociedades y las cotizaciones. Pero también creo que los sueldos de los trabajadores son bajos y los impuestos altos.
    Y eso es porque no tenemos un tejido industrial con alta productividad que genere valor añadido.

    Yo no pienso que los empresarios sean demonios y los trabajadores ángeles, mi crítica va a las élites, la política, la financiera y la empresarial, .., ahí es donde tenemos el problema no en las PYmes o en los trabajadores que estamos axfisiados.

    Ahora mismo en España es muy dificil montar un negocio, en Asturias por lo menos está todo el mundo muy mal, no recuperas la inversión ni puedes afrontar los gastos en casi ningún sector.

    ¿Uno de cada cuantos proyectos empresariales salen adelante en España?

    Es cierto que tenemos que cambiar la mentalidad, ahí estoy de acuerdo y sino emigrar a buscarse la vida como hicimos en el pasado.

    Los sindicatos y los partidos políticos son indefendibles en España, pero yo me pregunto, ¿y porqué en otros países tienen sindicatos más fuertes y empresas mas fuertes también?

  50. En Alemania los sindicatos no cobran del Estado, sino de sus afiliados. La mentalidad socialista esta muy arraigada que en España. Pero la parte del vivir de los demás, la de aprovecharse lo que se pueda. La de farolear. Es intrínseco a nosotros país de hijosdalgo sin fortuna pero con mucha apariencia.

    Y un Refrán….. el que a buen árbol se arrima buena sombra le cobija. No buscamos el beneficio porque se demoniza el beneficio. No buscamos la independencia porque hemos creado un monstruo llamado estado con sus múltiples tentáculos que nos chupan la sangra y todo con el beneplácito de un pueblo adormecido por un Estado del Bienestar mediocre basado en todos los argumentos que tu usas. Los ricos malos.

  51. Para Xel y Márques sobre la progresividad y el esfuerzo fiscal.

    Dos cosas.

    1) En toda sociedad hay un nivel mínimo de pobreza, un dinero mínimo sin el cual es muy penoso salir adelante. Por ello la fiscalidad en los tramos de ganancia como autónomo o salaria más bajos no es que sea reprochable, es que es CRIMINAL.

    2) Y a partir de ahí lo que ocurre es que hay dos conceptos distintos y que no tienen NADA que ver uno con el otro.

    A- El Esfuerzo que significa para alguien más pudiente pagar cierto impuesto y lo que le compense o no intentar evadirlo.

    B- La justicia, o mejor dicho injusticia de gravar más CON INQUINA a quien, en la mayoría de los casos, se han tenido que esforzar más o ha conseguido generar mayor riqueza para si y el resto de la sociedad.

    Son dos conceptos distintos.

  52. El primero explica porque hay más evasión en unos sitios que en otros, no depende de la ideosincrasia o la picaresca, sino que la picaresca es proporcional al ESFUERZO.

    Y el segundo explica porque el expolio genera incentivos perversos, el no querer mejorar o directamente genera la huida de la gente y sus capitales.

  53. Aquí algunos listillos no se dan cuenta de lo que significa no quejarse o incluso aplaudir cuando el Estado aplasta (o lo intenta) a otros.

    Es como aquello de:
    “vinieron a por los judios, como yo no lo era no dije nada…
    vinieros a por los homosexuales, como yo no lo era no dije nada…
    … cuando vinieron a por mi ya no había nadie para defenderme”

    Pues eso. Y además en este caso pasa que los ricos, ¡jo.der!, lo bueno que tienen precisamente a su favor es que son ricos, ¡co.ño!, que parece que a los socialistas no les entra en la sesera.

    Atacarlos es como intentar agarrar un chorro agua con las manos.

    Cuando “los ricos” de más de un 1M€ huyan, Hollande quizá relaje “su definición de rico”. Y en algún momento Socialista, Xel, Juan , etc se darán cuenta de que, de repente y sin ganas más (o ganando menos) se han convertido ellos también en… ¡”asquerosos ricos”!

    (Por ejemplo, con un paro del >40%, ser asalariado será ser “un asqueroso rico que se puede permitir el lujo pagar impuestos…”)

    Y por cierto, si tanto odian las castas… ¿porque defienden esta mostruosidad que esta PRECISAMENTE diseñada para SOSTENER a las castas y no cambiar NADA de lo que ahora las alimenta desde el Estado?

    Y para terminar… ¿de que liberalismo habla Juan?
    ¿Del de ZParo?
    ¿Del Marianico el Breve que SOLO ha subido impuestos y NO ha liberado NADA, ABSOLUTAMENTE NADA en todo la economía?
    ¿De subir los impuestos a lo Hollande?
    ¿De que liberalismo habla?
    ¿NO se ha aplicado NADA de liberalismo?
    Si se hubiese aplicado ALGO, otro gallo nos cantaría, como a los suecos desde los 90 o a los países bálticos, más recientemente.

  54. Carlx,

    Dices: “los sueldos de los trabajadores son bajos y los impuestos altos.
    Y eso es porque no tenemos un tejido industrial con alta productividad que genere valor añadido”

    Te adjunto la nómina de uno de mis trabajadores:

    QUE VE EL TRABAJADOR EN SU NOMINA:

    Salario Bruto 1512,82
    Retención IRPF: – 30,26
    Cotización SS: – 82,51
    Liquido a cobrar: 1400,05

    QUE VEO YO EN MI LISTADO DE COSTES:

    Salario Bruto: 1512,82
    Aportación Empresarial a la SS: 422,87
    Total Coste Trabajador: 1935,39

    Te aseguro que pocas cosas me gustaría más que pagarle a mi trabajador sus 1935,39 y que él hiciese lo que quisiera con ellos.

    ¿De verdad crees que esto es porque no tenemos un tejido industrial con alta productividad que genere valor añadido?

  55. Lástima que mi texto haya sido tan largo: me parece que nadie lo ha leído. Bueno, mea culpa. Pero me gustaría mucho que Xel sí que lo leyera: estaba especialmente dedicado para él.

  56. Alamein,

    Carlx-Xel te dirá que es una caricatura novelada del marxismo, que ni eso ni lo de China, URSS, Corea, Camboya o Cuba es comunismo. Que el comunismo es una gran idea pero menos idea que el liberalismo.

    Pd. No solo lo hemos leido sino que nos ha echo pensar mucho.

  57. @josvazg
    Lo siento pero no he entendido su respuesta. Creo que estamos hablando de distintos conceptos de “esfuerzo fiscal”.No obstante ,y por no repetirme, he dejado una pregunta en el siguiente blog, que supongo conocerá, con respecto al concepto de “esfuerzo fiscal”. Por si quiere contestar algo….

    http://procesos-de-aprendizaje.libremercado.com/2012/09/12/bateria-de-enlaces-ayuda-exterior-a-israel-desarrollo-economico-e-inflacion/#comment-5748

    Por si tiene interés le dejo otro mensaje, de ese mismo blog, donde explico lo que entiendo yo por “esfuerzo fiscal” , para así estar seguros de que hablamos del mismo concepto.

    http://procesos-de-aprendizaje.libremercado.com/2012/03/15/replica-a-ignacio-escolar/#comment-3800

    Por supuesto la invitación a contestarme es para todos los presentes.
    Saludos.

  58. ¿Hay algún truco para que no se queden pendientes de moderación los mensajes que llevan incluidos algún link? Me acaba de volver a pasar.

    Perdón si es una pregunta que ya halla sido contestada en otras ocasiones. :)

    Gracias.

  59. ¿Un tejido Industrial de alta productividad? La productividad depende en gran medida de la inversión en capital en la industrial y el capital es el ahorro.

    ¿Como es posible que los Españoles tengan sueldos altos sin ahorro?

    ¿De donde va a salir el dinero que hay que prestar a las empresas para financiar el desarrollo de una industria altamente capitalizada?

    Y si España tiene un grave problema de ahorro, ¿como es posible que un ahorrador con un sueldo de unos 50.000€ vea su fiscalidad por ahorro subir del 18% al 47%?

    Y sabiendo el gobierno que no conseguirá recuadar más, y sabiendo que perjudicará también los intereses de trabajadores y pensionistas ¿Por qué lo hace? ¿Para dar satisfacción a los bajos sentimientos de la población? ¿A sabiendas de que les perjudica?

    ¿Que sentido tiene ahorrar?¿Como poder competir con fondos internacionales y nacionales que no se ven afectados por esta medida?¿Para que restringir nuestro consumo y financiar empresas con la esperanza de que el exito de esa empresa redunde en nuestro beneficio si la losa de los impuestos lo convierte en una estrategia perdedora?¿Para que tanto estudiar, pensar, arriesgar..?¿Para que tanto trabajo?

    ¿Y ahora que?¿Bucar trabajo fuera de España para poder cambiar la residencia fiscal?¿Aceptar que el porvernir de nuestras familias dependerá de la caridad del Estado porque ahorrar no es una opción?

  60. P.D.: Es increible que después nos vengan con paridas de leyes de emprenderos o con ideas felices para tirar el dinero subvenvionando y organizando la producción, iluminándonos sobre a donde hemos de encaminar la industria para tener un futuro esplendoroso.

    Como si estos incomptetentes tuviesen la más mínima idea de ello y demostrando una ingeniudad pasmosa y desconocimiento total del funcionamiento de la economía.

  61. @Marqués

    Puedes poner los link sin las www o http y que cada uno copie y lo pegue en el navegador

    @Luis

    No deja de sorprenderme que la gente siga teniendo confianza (o que se extrañe) en la casta neofranquista que nos gobierna a todos los niveles (político, ejecutivo, empresarial, sindical, judicial, …). Esta gentuza es capaz de todo para poder seguir devorando y saqueando la riqueza de este país. No os imagináis hasta donde, … , incluso apuesto a que son capaces de llevarnos a un conflicto armado.

    Es condición necesaria para intentar solucionar los problemas de este país iniciar un proceso constituyente que cambie el sistema político con una constitución liberal y con un sistema electoral mayoritario.

  62. “¿En qué quedamos? por un lado nos enseñáis un vídeo donde se demuestra que el trabajador da muchas horas de su trabajo al Estado en forma de innumerables impuestos (está gracioso, porque si cambias Estado por Capital te sale un vídeo marxista)”

    Pues allí esta la tragedia de todo: en que tantos izquierdistas hallan sido tan ciegos por tanto tiempo a la explotación del trabajador por el estado. Simplemente se han negado a reconocerla durante años. Y digo que es una tragedia porque no he entendido nunca como es posible que precisamente los izquierdistas hayan caído en esa ceguera ante la explotación…cuando es del estado.

    Totalmente de acuerdo en que la casta neofranquista que tenemos en españa no sirve para nada, pero es que si vamos a eso, el problema no es sólo que cobren tantos impuestos, sino también que se los gasten en lo que a ellos (y no al pueblo) le viene bien. De gastar el dinero público en chorradas, hay que reconocer que los españoles para nuestro mal, sabemos un tanto. Y lo hemos visto unos cuantos años.

    Pero hay que ir cientifícamente a la raíz de los hechos: un problema grave que nadie ve o nadie quiere ver, es que el estado tiene una pésima tasa de retorno para la sociedad. Si comparas con EUA que recauda una barbaridad en impuestos en los 50 estados (recauda más dinero bruto que Francia) y además tiene una deuda colosal y encima tiene un gasto público keynesiano (“ellos no tienen la odiada austeridad y miren que bien les va”) para “estimular la economía” (se han gastado trillones de dólares en eso) al final de cuentas…han logrado unos resultados lastimosos en “redistribución de la riqueza” en “justicia social” y en demás chorradas.

    Pero aquí esta la tragedia: que no se quiere admitir que el estado siempre ofrecerá esa pésima tasa de retorno por cada céntimo de dinero invertido. Por la sencilla razón de que no es SU dinero, sino el dinero de los demás. Y comoquiera que puede recurrir a la emisión de dinero inórganico (la inflación es culpa de todos y de ninguno) y a endeudar a nuestros hijos para que el siguiente gobierno tenga que resolver ese problema, pues claro, no se les puede pedir que se preocupen por lograr una tasa de retorno favorable. ¿Y por que habrían de hacerlo?

    Sólo si se limita el tamaño del estado y se minimizan sus funciones se puede esperar que el dinero de todos (el tuyo y el mío) se invierta en cosas que realmente beneficien a la sociedad. La historia del liberalismo no es otra cosa que la historia de la lucha del ciudadano contra los abusos (robos) del estado. Justo lo que se dice la lucha de los explotados.

    Pero a nuestros amigines de izquierda eso no les entra en la cabeza. Para ellos el estado es el defensor de los pobres. Y así nos va.

  63. A Marqués:

    Pues creo que no estamos hablando de cosas distintas y lo que quizá haya pasado es que yo no me explique muy bien.

    Lo que digo es que UNA COSA es que a la persona A o al país A le cueste MENOS pagar un 40% en impuestos que otra persona o país B (y tengan menos incentivos para defraudar A que B)…

    Y OTRA DISTINTA ES QUE SEA JUSTO que pague ese 40% (aunque le cueste menos) o que sea JUSTO que se use un sistema PROGRESIVO que GRAVE CON AUN MÁS % a los que han conseguido ganar más, normalmente gracias a un mayor esfuerzo o ahorro (aunque no siempre, claro pero no van a pagar justos por pecadores).

    Y además introduzco una variable nueva ajena al esfuerzo fiscal lineal (renta per-capita vs presión fiscal):
    El Coste Mínimo de Vida.

    El Coste Mínimo de Vida NO es una cifra exacta e igual para todos, es más bien un rango de mínimos en los que, según la zona o el país, ya se sabe que es muy difícil mantener una vida digna que no roce la pobreza pura y dura (tener que escatimar en comida para llegar a fin de mes, no llegar a juntar para pagar la vivienda o habitación más básica, etc)

    Tomando un Coste Mínimo de Vida medio de referencia en un país, lo lógico es que NO se sangre a impuestos a la gente que está cerca de esos niveles de ingresos.

    Pero esto es “una condición de corte”, “un mínimo que no empieza en 0”, no es lineal.

    Lo que yo digo es que un país serio y coherente debería rediseñar su Estado para que se mantuviese SIN PROBLEMAS cobrando A TODOS los ciudadanos SIN Excepción MUY POR DEBAJO de lo que es un ESFUERZO FISCAL excesivo para TODOS ellos.

    Lo explico con un algoritmo.

    Los impuestos, de existir, DEBERÍAN ponerse así:

    1) ¿Cual es el Coste de Vida Mínimo más o menos en el país? ¿X?
    Vale, pues no recaudar impuestos directos para ingresos por debajo de 1.3*X
    (Por ejemplo si X=600€, no se recauda para ingresos por debajo de 780€)

    2) ¿Que porcentajes? ¿progresividad?
    Para el resto de impuestos, directos o indirectos, la suma de ambos cuando se apliquen encadenados, no debería ser tal que el ESFUERZO FISCAL DE LOS MENOS ACAUDALADOS sea alto en ningún caso.
    Un ejemplo, se fija el 10% de IRPF y el 10% de IVA para todos. El esfuerzo fiscal de incluso los que ganan 800€ no es excesivo y se premia el esfuerzo en mejorar o producir / ganar más NO con menos impuestos, pues se pagará más, sino con un menor esfuerzo aún para pagar ese mismo 10%. (Y el que gana 8M€ paga 800.000€ frente a los 80€ que paga el de 800€)

    3) ¿Que porcentajes poner al ahorro?
    0%, COMO MUCHO cobrar solo el tipo universal (el 10% del ejemplo) a las plusvalías una vez retiradas.

    Y este es el algoritmo que se usa AHORA:

    1) ¿Cual es el Coste de Vida Medio y Máximo en el país?
    ¡Nos la pela!, ¡hay que sacarles hasta el último céntimo a todos!
    Bueno, dejamos que algunos de los menos acaudalados no hagan la declaración si no quieren (sobre todo si les sale a que les paguemos), pero cobrarles les cobramos igual.

    2) ¿Que porcentajes? ¿progresividad?
    Bueno pues a “los asquerosos ricos” en este país se les puede sacar hasta el 52% sin que SU ESFUERZO FISCAL sea tan excesivo que huyan TODOS (bueno algunos huirán, pero de todas formas son pocos)
    Pero claro, ahora tenemos que ser progresivos, no queda otro remedio, porque ese 52% la clase media no nos lo soportaría ni de coña, nos ahorcarían y ellos son las autenticas “gallinas de los huevos de oro”… y para hacerlo menos evidente pondremos varios escalones progresivos bajando desde el 52% al…. ¿10%? ¡ni de coña! ¡hasta el 20% como poco y que den gracias esos desarrapados!

    3) ¿Que porcentajes poner al ahorro?
    “¡Leña al mono que es de goma! ¡lo que aguanten sin pirarse!”

    ASÍ es como NOS ponen los impuestos, forzando el esfuerzo fiscal a tope del de todos, no buscando que sea holgado y llevadero incluso a los menos pudientes.

    ——–

    Y repito las ideas centrales para que queden claras espero esta vez:

    1) A los pobres pobres, que apenas llegan a fin de mes, ni porcentajes ni nada, HABRÍA que dejarlos en paz a ver si así consiguen salir del agujero, porque con impuestos está claro que lo van a tener peor. Para ellos no hay ESFUERZO FISCAL sino CRIMEN FISCAL, se les está quitando el pan de la boca directamente (con impuestos o inflación).

    2) Al resto una cosa es lo que PUEDEN SOPORTAR sin EXPLOTAR (Esfuerzo Fiscal) y otra que SEA JUSTO que se intente apurar al máximo el concepto para sacarles lo máximo posible A TODOS. SOLO con esa lógica se justifica realmente (de manera practica pero no moral) la progresividad salvaje, la pura codicia y voracidad fiscal del estado.

  64. @alamein: “Pues allí esta la tragedia de todo: en que tantos izquierdistas hallan sido tan ciegos por tanto tiempo a la explotación del trabajador por el estado. Simplemente se han negado a reconocerla durante años. Y digo que es una tragedia porque no he entendido nunca como es posible que precisamente los izquierdistas hayan caído en esa ceguera ante la explotación…cuando es del estado.”

    Es impresionante como se ha ocultado la historia reciente de nuestro país y de su movimiento obrero. Mi abuelo fue anarquista, mi padre de la CNT y de la FAI y durante los 70 estuve en CNT. El movimiento obrero español fue anarquista, aquí no tuvo chances Marx, aquí se leía a Bakunin o a Kropotkin. Estos obreros crearon sus escuelas, sus ateneos, sus negocios, … eran gente increíble … y a punto estuvieron de conseguir eliminar el Estado … pero como siempre la bicha ganó la partida y fueron masacrados.

  65. Socialista:

    Yo no tengo ninguna confianza, y no me creo que medidas tan contraproducentes se tomen por ignorancia. Por eso me planteo irme, un exilio al fin y al cabo.

    Creo que esto se hace para dar gusto a los españoles que como vosotros se sienten felices si aun quedándose ellos tuertos dejan a otros ciegos.

    Aquí podemos dedicarnos a decir memeces pero me cuesta creer que los estados tomen decisiones que perjudicarán a la totalidad de su población porque son ignorantes.

    Creo que hay mala fe, que actúan mirando a los votos y que sólo porque los españoles son lo suficientemente ignorantes como para pedir a sus gobiernos que les suman en la pobreza es esto posible.

    Yo me preparo para que con mis ahorros pueda ser capaz de competir con los grandes fondos de inversión, algo que por cierto no es tan difícil. Pero el Estado, dando cumplimiento al clamor popular, decide que la partida esté amañada.

    Y lo que es mas amargo, a los que de verdad podemos ayudar, a los que estamos dispuestos a luchar y tirar del carro, y si, también a pagar una cantidad importante de impuestos, se nos estigmatiza y vapulea para júbilo de nuestros conciudadanos.

    Ni Merkel, ni los mercados, ni estrafalarios planes de competitividad e industrialización. Son los españoles. Solamente con dejarnos tirar de España con fuerza era suficiente, esto no es posible. La discusión agota hasta ser insoportable. Ver para creer, un desastre gratuito, todo para nada.

  66. Uy, y esto no es nada: aquí les copio y pego un artículo de Walter Willams de fecha de…¡5 de enero del 2001!
    ——————————————————————-

    El informe concluye que las naciones con bajos impuestos dañan la economía mundial y procede a identificar a 35 países, culpándolos de “competencia impositiva dañina”. Según la OCDE, tal competencia maligna ocurre cuando los impuestos de un país son tan bajos que atrae los ahorros y las inversiones de los miembros de la OCDE. Por lo tanto, la OCDE insiste en que naciones tan diversas como Panamá. Liberia y Bahrein, lo mismo que los paraísos fiscales del Caribe y del Pacífico, eliminen sus dañinas políticas de bajos impuestos.

    Según la OCDE es malo que los canadienses se muden a Estados Unidos para escapar de sus altos impuestos, o cuando un francés invierte su dinero en ultramar para evitar los altísimos impuestos de Francia. El objetivo de la OCDE es establecer un cartel impositivo, donde las naciones se pongan de acuerdo en la imposición de altas tasas de impuestos.

    Como Estados Unidos es un país con impuestos relativamente bajos y se beneficia inmensamente de los ahorros y de las inversiones de los extranjeros, uno pensaría que Washington no quiere nada con la OCDE. Pero la realidad es otra.

    La administración Clinton piensa que los estadounidenses pagan pocos impuestos y que nos debemos parecer más a Suecia o a Francia, donde el gobierno consume 60% de PIB. El secretario saliente del Tesoro, Larry Summers, está de acuerdo con la agenda de la OCDE, afirmando que “hay que combatir el problema de la dañina competencia impositiva”.

    Summers considera que la habilidad del contribuyente de proteger su dinero es “la parte oscura de la movilidad del capital internacional”. Evidentemente que en nuestro país también hay políticos que comparten la manera de pensar de la OCDE en cuanto a que “la globalización, sin embargo, también ha tenido un efecto negativo en abrir nuevas maneras en las que las empresas o los individuos puedan minimizar sus impuestos… Tales acciones inducen distorsiones potenciales en los patrones de intercambio comercial y de inversiones, reduciendo el bienestar mundial”.

    La OCDE no es otra cosa que el portavoz del estado benefactor. Si los países con altos impuestos son afectados por la competencia de países con bajos impuestos, ello amenaza el financiamiento de su estado benefactor. Entonces se ven obligados a reducir sus impuestos. Eso precisamente fue lo que sucedió a raíz de las rebajas masivas de los impuestos en Estados Unidos bajo el gobierno de Reagan. Ahora, las naciones con altas tasas impositivas quieren imponer sus prácticas al resto del mundo.

    La manera como la OCDE planea imponer sus prácticas impositivas es a través de diferentes presiones, sanciones, aranceles, cuotas y demás restricciones al libre comercio. Ya Bermuda, Chipre, Malta, Mauricio, San Marino y las Islas Caimán han cedido, prometiendo cumplir los edictos de la OCDE.

    Otras víctimas de la agenda en contra de los contribuyentes serán la privacidad financiera y, peor aún, la soberanía nacional. Si triunfan las ideas de la OCDE, los países que queremos eliminar el impuesto a la muerte y reducir el impuesto a las ganancias de capital para fomentar el crecimiento y el progreso económico tendríamos primero que conseguir el visto bueno de los burócratas de la OCDE en París o en Bruselas.

    No hay que ser economista para darse cuenta de que todos los intentos de eliminar la competencia, incluyendo la competencia en los impuestos, amenazan nuestro bienestar y nuestro futuro.
    ————————————————-

    ¿Les gustó?

  67. Alamein, ya sabemos que aquí la democracia se entiende como un sistema donde las mayorías machacan a las minorías. Si esas minorías no aceptan esas imposiciones y se van, hay que obligarles a soportar el yugo, todo en nombre de la democracia y la justicia. Para al final, como tantas veces en la historia, culparles porque los resultados no fueron los previstos.

    EEUU tiene un impuesto de IRPF muy bajo, pero un impuesto de sociedades bastante alto, no siendo posible que un fondo o institución sace gran ventaja fiscal a los particulares. Curioso, parece que resolver el tan cacareado problema de las SICAVs es tan sencillo como tener un impuesto de sociedades similar al americano y un IRPF lo suficientemente bajo como para no echarles del mercado.

    En EEUU por cierto, los ahorradores,ya sea de manera directa o indirecta controlan la mayoría de los activos tanto de deuda como de bolsa. Tienen sus pensiones en activos reales y tangibles. Aquí suponemos que las futuras generaciones tendrán a bien hipotecar su futuro para mantenernos.

  68. @josvazg

    Perfecto. Ahora se le ha entendido muy bien y sus propuestas podría suscribirlas perfectamente.

    @Socialista

    Muchas gracias.

  69. Buff que animado está el foro ultimamente, me alegro por Rallo y por todos los comentaristas.

    @el loco

    Estoy de acuerdo contigo en que en España pagamos demasiados impuestos los pequeños y medianos empresarios, (que sóis los que generías el 90% del empleo creo), los trabajadores y que lo de los autónomos es directamente un robo.
    A mi me salía por poco menos que a tí un ayudante de camarero, y tenía que ponerles la categoría de ayudante porque si los subía a camarero se disparaba el asunto.

    Pero por otro lao creo en el Estado del bienestar y en los impuestos progresivos, unos impuestos más bajos que los que tenemos y un estado del bienestar que nos podamos pagar.
    ¿Como se hace esto?, pues por el lado de los gastos por supuesto recortando la administración, el gasto público corriente, cerrando la mayoría de empresas públicas empezando por las deficitarias, suprimiendo todos los puestos públicos de libre designación y sustituyendo sólo los imprescindibles por funcionarios de carrera, etc.

    Y por el lado de los ingresos bajando como dije los tipos nominales a las rentas del trabajo, los tipos nominales a las empresas y las cotizaciones de estas a la seguridad social. Unido por supuesto a perseguir el fraude fiscal hasta converger con la UE 15, igualando los tipos de las rentas de capital a las del trabajo, fuera las SICAV’s, subiendo los impuestos de patrimonio y subiendo el IBI a las segundas viviendas y sobre todo a las viviendas que no están alquiladas o a la venta.

    Estamos en una situación dramática, la única forma de salir es repartiendo los sacrificios.

    España es un país desindustrializado, el sector primario y el secundario tienen cada vez menos peso en el PIB, y eso es la ruína. En los años 70 la industria representaba más o menos un 30% del PIB, ahora creo que está en el 12 y bajando.

    Así no vamos a ningún lado, el ladrillo y el sol sólo nos vale para que Europa siga empezando en los Pirineos. Sólo los países industrializados como EEUU, Italia o Francia van a salir de esta crisis, el resto de PIGS y por ejemplo UK que también está desindustrializada estamos condenados por muchos años.

  70. @josvagz

    Para decir que no son justos los impuestos progresivos, primero tendríamos que ver como se hicieron las grandes fortunas en España, si se hicieron de forma justa o no.

    Si entramos en temas de justicia, apliquémosla a todo, a los terratenientes, a mundo financiero, a los empresarios del ladrillo, de la obra civil…….

    Lo que si está claro para todos creo, uno de los principios del liberalismo que yo suscribo es que las leyes son iguales para todos. Pues persigamos el fraude fiscal y recuperemos el dinero y metamos en la carcel a los delincuentes. Pero no, a los grandes delincuentes se les amnistía en este país.

  71. @Alamein

    Yo creo que Ayn Rand estaba trabajando en un factoría en Siberia no en EEUU, jeje.

    Bien, Bastiat me preguntó cual es mi sistema utópico, yo le respondí que el anarquismo. Yo no lo veo viable, por eso es utópico, como también veo utópico el anarcocapitalismo aunque este además me parece perverso.

    De todas formas Ayn Rand tuvo la opción de dejar ese trabajo, podría haber ido a Foxcomm a ensamblar iphones para su adorado capitalismo. Sería interesante que nos contase que tal le fue con la experiencia.

    Repito, para mi el capitalismo es el mejor sistema hasta la fecha, pero tiene muchos, muchos problemas como todo en la vida. Por tanto no soy un fan boy del capitalismo como los que seguís la escuela austriaca ni pienso que sea el fin de la historia. De hecho en 2007 con la caída de Lehman Bros el capitalismo como lo conocimos hasta ese momento colapsó y se vio que era inviable, ya nada va a ser igual. Lo que no se es hacia donde nos dirigimos, pero desde luego la dirección que nos está marcando el Bundesbank no me gusta nada.

    Tengo muchas ganas de que haya elecciones en Alemania y en UK para que se vayan fuera los conservador-liberales, nos va a venir muy bien a los españoles, a los europeos y al mundo en general. Como nos fue a todos mucho mejor el modelo de los años 60 y los años 70 que el neoliberalismo que vino después y que colapsó hace 5 años.

  72. @Socialista: Muy buena respuesta. El problema de la izquierda que tenemos en españa es que no es pragmática: sigue erre que erre con los topicazos de la culpa es de los ricos, el mercado es malo, lucha de clases, bla bla bla y no aprende a mirar sin ideologías el proceso de lucha contra la pobreza que se ha realizado con el dinero del contribuyente a cargo del estado todo este tiempo, ni el récord de resultados realmente obtenidos. Si analizaran reslutados con sentido críticos y realmente preocupados por la lucha contra la pobreza, si intentaran regular al estado con apenas la mitad del odio fánatico con que insisten en regular al mercado, si en fin, miraran con imparcialidad el crecimiento ecónomico logrado gracias a un mercado verdaderamente libre y pensaran en compararlo con la riqueza creada por el estado, y actualizaran sus teorías en base a este principio, no tendrían necesariamente porque convertirse en liberales…¡Pero por Dios que por lo menos serían más realistas!

    Y no es que la derecha en españa esté mejor, que va. De hecho, gracias a los pecados de la casta neofranquista es que tenemos tantos izquierdistas que no ven más allá de sus narices. Pero bueno, es lo que hay y así nos va.

    Ya lo decía JFK El mejor programa social para los pobres es un buen empleo. Era un tipo con muchas lagunas, (al fin y al cabo un típico hijito de papá que no supo que era eso de trabajar para ganarse el pan fíjate) y con bastantes deficiencias en su gobierno, que ha sido a mi parecer injustamente idalizado, pero por lo menos tenía ese pragmatismo que tanta falta hace aquí.

    El mismo Deng en china por lo menos vio que “no importa el color del gato mientras caze ratones”. Y se dejo de fanatismos. (Y era otro político muy imperfecto en muchas cosas) Pero por lo menos era realista.

  73. @Xel: “De todas formas Ayn Rand tuvo la opción de dejar ese trabajo, podría haber ido a Foxcomm a ensamblar iphones para su adorado capitalismo. Sería interesante que nos contase que tal le fue con la experiencia.”

    Ayayay Xel; lamento decirte que Mauricio Rojas no es la única fuente de los liberales sobre Suecia: también tenemos al buen Norberg que nos regala con este artículo. OJO que es largo y excepto Xel todos los demás pueden saltarlo, porque no guarda relación con el tema de los impuestos, pero no puedo resisitir la tentación de restrgarle a Xel en la cara, je je je.
    ———————————————————————–

    El movimiento anti-globalización fue inaugurado en Seattle en 1999, cuando miles de activistas y sindicalistas protestaron contra una nueva ronda de negociaciones de la Organización Mundial del Comercio. Millones de personas fueron arrastradas a estas protestas debido a la declaración de principios en contra de la OMC que fue distribuida en el Internet y firmada por alrededor de 1.500 grupos diferentes, desde iglesias hasta militantes comunistas. La primera denuncia contra la OMC en la declaración afirma que el libre comercio y la globalización:

    han contribuido a la concentración de la riqueza en las manos de unos pocos ricos; han incrementado la pobreza de la mayoría de la población del mundo; y mantienen patrones insostenibles de producción y consumo”.

    La pobreza también es uno de los grandes temas cuando uno lee a los escritores y teóricos anti-globalización. Su visión es que la globalización está haciendo al rico más rico y al pobre más pobre. Si esta es su principal preocupación, entonces definitivamente deberían cambiar de opinión sobre el proceso globalizador si recibieran información nueva que no sólo muestra que la globalización no está aumentando la pobreza, sino que de hecho es una manera eficiente de reducir la miseria humana. Eso es lo que voy a exponer en este ensayo, y también presentaré el debate actual en términos de medidas de pobreza. ¿Qué ha sucedido con la pobreza en esta era de globalización, y por qué?

    ¿Relativa o absoluta?

    Para empezar, debemos definir a qué nos referimos cuando hablamos de pobreza. A menudo se presenta la discusión sobre si la pobreza absoluta o relativa es la medida más relevante. La pobreza absoluta no es una medida de miseria, sino de inequidad. En lugar de medir qué tan pobre es una persona, esta medida nos dice qué tan pobre es ese individuo en relación con otros. Una medida de pobreza frecuentemente utilizada por el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas califica a una persona como pobre si gana menos de la mitad de un salario promedio en el país en que vive. Eso significa que una persona que es catalogada como “acaudalada” cuando vive en un país pobre como Nepal, sería considerada tan pobre como un ratón de iglesia si viviera en el rico Estados Unidos. Estos datos relativos, consecuentemente, no pueden ser comparados internacionalmente.

    Pero el problema más grande con el concepto relativo es que distorsiona completamente nuestra visión de la pobreza. La miseria en China ha sido reducida a una velocidad jamás vista en las últimas dos décadas. La gente tiene salarios más altos y niveles de vida mejores que nunca antes. Pero al mismo tiempo la diferencia de ingresos dentro de China se ha ensanchado y, por lo tanto, la pobreza relativa ha aumentado, aún cuando todo el mundo es más rico que antes. ¡Definitivamente debe haber algo malo con una medida que indica que la pobreza está creciendo cuando todo el mundo se está haciendo más rico! Únicamente aquellos que consideran a la riqueza como un problema más grande que la pobreza pueden encontrar algo malo en que algunos millonarios se estén convirtiendo en multimillonarios mientras que otros salen de la miseria.

    Es preferible entonces el concepto de pobreza absoluta, por ejemplo, una línea monetaria específica. Pero esa visión también ha sido desafiada. Como lo ha enfatizado Amartya Sen, un economista indio y premio Nóbel, la pobreza no es sólo un problema material. Ésta es algo más amplio, ya que consiste en no tener posibilidades, de haber sido negado de oportunidades básicas de libertad y escogencia. Los ingresos pequeños son a menudo sintomáticos de la ausencia de estas cosas, de gente que está sujeta a la coerción y a la marginalización. El desarrollo humano significa llevar a cabo una vida razonablemente sana y segura, con un buen nivel de vida y libertad de escoger un estilo de vida propio.

    Pero aún cuando acepto en gran parte estas críticas, la investigación del desarrollo material es importante. Tanto porque indica cómo se han desarrollado estos condicionantes, así porque también contribuye al desarrollo de los mismos. Son los recursos materiales, individuales y de la sociedad, los que les permiten a las personas liberarse, educarse, obtener salud y dejar de ver morir a sus hijos. Pueden y deberían ser combinados con otros indicadores de bienestar humano, sin embargo son unos de los más importantes.

    La línea de pobreza más común a nivel internacional es la definición de pobreza absoluta del Banco Mundial. De acuerdo a esta definición, uno es pobre si su ingreso es menor a un dólar por día, $1.08 para ser exactos. Y esto es ajustado al poder adquisitivo, de tal forma que corresponda al mismo nivel en todos los países. Se escogió esta definición porque era el valor promedio de las definiciones de pobreza en los diez países más pobres en donde el Banco Mundial cuenta con estadísticas detalladas. Y quizás también porque es fácil de popularizar y recordar. Utilicemos esta definición para profundizar en los cambios históricos en los niveles de pobreza.

    La extensión de la pobreza

    En 1820, aproximadamente el 85 por ciento de la población mundial vivía con un equivalente de un dólar por día, convertido al poder adquisitivo contemporáneo. El mito más grande en el debate sobre la globalización radica en que la pobreza supuestamente es algo nuevo, y que las cosas están empeorando. No es así. Hace cien años todos los países eran naciones en desarrollo. Lo nuevo sobre el mundo moderno no es la pobreza, sino la riqueza; el hecho de que algunos países y regiones hayan escapado de la miseria.

    Algo sucedió a principios del siglo XIX y la pobreza empezó a disminuir. En 1910 el 65 por ciento de la población mundial vivía en la pobreza absoluta, cifra que cayó al 55 por ciento en 1950. Entonces aconteció otro gran cambio. El Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas ha observado que la pobreza mundial ha disminuido más durante los últimos 50 años que durante los 500 años que le precedieron. En 1970 la pobreza absoluta había sido reducida a un 35 por ciento, en 1980 era poco más de un 30 por ciento, y en la actualidad es de aproximadamente un 20 por ciento. (A menudo se menciona la cifra del 23 por ciento, pero eso es como proporción de la población en los países en desarrollo.)

    Aún cuando la proporción de personas en condición de pobreza ha venido disminuyendo en los últimos 200 años, el número de pobres ha aumentado debido a que la población mundial ha crecido constantemente. Lo especial con la reducción de los últimos 20 años es que por primera vez en la historia humana, no sólo la proporción, sino que también el número absoluto de pobres ha disminuido. De acuerdo al Banco Mundial, durante estas dos décadas la población mundial ha crecido en aproximadamente 1.800 millones, pero el número de pobres absolutos ha sido reducido en alrededor de 200 millones de personas. El desarrollo material de la última mitad de siglo ha tenido como resultado que el mundo tenga más de 3.000 millones de personas que han sido liberadas de la miseria.

    Sin embargo, incluso estos resultados alentadores probablemente sobreestiman la pobreza mundial, ya que el Banco Mundial utiliza información de sondeos como base para sus mediciones de consumo. Esta información es notoriamente poco confiable. Por ejemplo, sugiere que los surcoreanos son más ricos que los suecos e ingleses, y que Etiopía es más rico que la India. Además, los sondeos captan menos y menos del ingreso de un individuo. La persona pobre promedio en exactamente el mismo nivel de pobreza en las encuestas de 1987 y 1998 en la realidad ha visto aumentar su ingreso en un 17 por ciento. Uno de los problemas más básicos es que la gente comienza a olvidarse de lo que consumió hace tan solo un día atrás, pero los sondeos son hechos sobre el consumo de las personas de hace una semana o un mes. Un sondeo indio del año 2000 mostró que preguntas sobre el consumo en un período más corto cambiaba las respuestas dramáticamente. Cuando acortaron el período a tan solo los últimos días, la extensión de la pobreza rural en la India “cayó” del 43 por ciento al 24 por ciento.

    El ex economista del Banco Mundial Surjit S Bhalla publicó recientemente sus propios cálculos que complementan los resultados de los sondeos con datos de informes nacionales (en el libro Imagine There’s no Country, Institute for Internacional Economics, 2002). Bhalla encontró que la meta de las Naciones Unidas de reducir la pobreza mundial por debajo del 15 por ciento para el año 2015 ya había sido alcanzada y superada. De hecho, la pobreza absoluta ha caído de un nivel del 44 por ciento en 1980 a un 13 por ciento en el 2000. De acuerdo con los cálculos de Bhalla, 800 millones de personas han salido de la miseria absoluta en 20 años. De ser cierto, acabamos de atestiguar una reducción de la pobreza de tal magnitud que probablemente nunca más presenciaremos.

    Crecimiento económico

    Resulta extremadamente difícil realizar cálculos globales sobre la pobreza, así que es imposible decidir quién está en lo correcto y quién está equivocado sobre la verdadera extensión de la pobreza. Pero de lo que sí estamos seguros es de la dirección. Existe un consenso entre el Banco Mundial y Surjit Bhalla en cuanto a que el mundo nunca ha atestiguado una reducción tan grande en la pobreza mundial como la vista en los últimos 20 años. Y dicha disminución no ocurre arbitrariamente, es una consecuencia natural del crecimiento económico. Ningún país ha logrado reducir la pobreza exitosamente sin alcanzar un crecimiento sostenido a largo plazo. Ni tampoco existe ningún caso de lo contrario, es decir, de un país que haya contado con un crecimiento sostenido por mucho tiempo que no haya beneficiado a la población pobre. Si tenemos un crecimiento del 3 por ciento al año, esto significa que la economía, nuestro capital y nuestros ingresos se duplicarán cada 23 años. Este es un crecimiento de la prosperidad sin paralelo, y hace palidecer incluso a las medidas gubernamentales más enérgicas tendientes a redistribuir el ingreso.

    Esto hace que el crecimiento sea la mejor cura para la pobreza. Algunos economistas han hablado de un efecto “cascada” o “goteo”, en el sentido de que unos toman la delantera y se hacen ricos primero, y luego partes de esta riqueza caen a los pobres, como resultado de los ricos demandando la mano de obra de los pobres. Esta tesis recuerda la imagen de un pobre recogiendo las sobras que caen de la mesa de un rico, sin embargo, ésta es una visión completamente equivocada del verdadero efecto del crecimiento. Al contrario, el pobre obtiene beneficios del crecimiento en casi la misma extensión y la misma velocidad que el rico. La gente de pocos recursos se beneficia inmediatamente del aumento en el valor de su mano de obra y de los bienes que compra más baratos en relación a su ingreso.

    Dos economistas del Banco Mundial, David Dollar y Aart Kray, estudiaron 40 años de estadísticas de ingresos de 80 países. Sus investigaciones muestran que el crecimiento beneficia a los pobres al igual que a los ricos. Con un crecimiento del 1 por ciento los pobres aumentan sus ingresos un promedio de un 1 por ciento, con un crecimiento del 10 por ciento lo aumentan, en promedio, un 10 por ciento. No siempre y no en todas partes—hay excepciones y variaciones—pero en promedio.

    Esto también ha posibilitado combatir la miseria e incrementar los niveles de vida en general. Durante los últimos 30 años, la hambruna crónica y la extensión del trabajo infantil en los países en desarrollo han sido reducidas a la mitad. En el último medio siglo, la expectativa de vida ha aumentado de 46 a 64 años y la mortalidad infantil ha sido reducida del 18 por ciento al 8 por ciento. Estos indicadores son mejores en la actualidad en los países en desarrollo de lo que fueron en los países ricos hace cien años.

    No es una coincidencia que las grandes oleadas en la reducción de la pobreza también han sido los periodos de dos historias únicas de crecimiento. En su Reporte sobre Desarrollo Humano de 1997, el PDNU señala que la humanidad ha visto dos “grandes avances”. El primero empezó en el siglo XIX con la revolución industrial en Estados Unidos y Europa. El segundo comenzó durante el período posguerra y se encuentra ahora en pleno apogeo, especialmente con Asia alcanzando logros espectaculares en la lucha contra la pobreza, el hambre, la enfermedad y el analfabetismo. Seis de cada diez asiáticos estaban en la pobreza absoluta en 1975. La cifra hoy en día es menos de dos de cada diez.

    También es absolutamente necesario entender que estos fueron los dos períodos en los cuales Occidente, y luego Asia empezaron a globalizarse de manera integral. Déjenme escoger dos ejemplos que muestran el ligamen entre la globalización y la reducción de la pobreza. El ejemplo europeo es Suecia en el siglo XIX, y el ejemplo asiático es Taiwán en el siglo XX.

  74. Y sigo con el artículo…Xel, pobrecito te lo vas a tener que leer enterito.
    ————————————————————
    Milagro económico 1: Suecia

    En 1870, Suecia era más pobre de lo que hoy en día es el Congo. La gente vivía veinte años menos de lo que se vive en la actualidad en los países en desarrollo, y la mortalidad infantil era el doble de la del país en desarrollo promedio. Mis ancestros estaban literalmente muriéndose de hambre. La ausencia de comercio, mercados y comunicaciones en alguna región representaba que el fracaso de una cosecha ahí diera paso a una hambruna. La gente limpiaba los huesos de los pescados y otros animales y hacía sopa de ello.

    Si uno hubiera redistribuido todas las propiedades suecas a mediados del siglo XIX, aún así se le habría dado a todos los suecos una vida en la pobreza, al nivel del Mozambique de hoy en día. Pero Suecia se salvó gracias a la liberalización. En unas pocas décadas, un grupo de políticos liberales le dieron a Suecia libertad religiosa, libertad de expresión, y libertad económica, de tal forma que la gente pudiera empezar sus propios negocios y vender y comprar libremente en el mercado.

    Un acuerdo comercial con Inglaterra y Francia en 1865 hizo posible que los suecos nos especializáramos. No podíamos producir bien comida, pero podíamos producir acero y madera, y venderlos en el extranjero. Con el dinero que ganábamos podíamos comprar comida. Y debido a que contábamos con un mercado libre, las personas y las compañías tenían que pensar en nuevas y mejores ideas—de otra forma los consumidores le comprarían a otra gente. En 1870 comenzó la revolución industrial en Suecia. Nuevas compañías exportaron a otros países alrededor del globo y la producción creció rápidamente. La competencia forzó a nuestras compañías a ser más eficientes, y viejas industrias fueron cerradas de tal forma que pudiéramos satisfacer nuevas demandas, tales como mejor vestimenta, servicios médicos y educación.

    Para 1950, antes de que se forjara el Estado Benefactor sueco, la economía sueca se había cuadruplicado. La mortalidad infantil había sido reducida en un 85 por ciento y la expectativa de vida había aumentado milagrosamente en 25 años. Estábamos en camino a abolir la pobreza. Nos habíamos globalizado.

    Aún más interesante es que Suecia creció a una tasa mucho más rápida que la de los países desarrollados con los que comerció. Los salarios en Suecia crecieron de un 33 por ciento del salario promedio de Estados Unidos en 1870 a un 56 por ciento a inicios del siglo XX, aún cuando los salarios estadounidenses habían aumentado considerablemente durante el mismo período. Esto no debería sorprender a nadie. Los modelos económicos predicen que los países pobres deberían tener tasas de crecimiento más altas que los ricos si existe un flujo libre de capital, comercio e ideas entre ellos. Los países en desarrollo tienen más recursos potenciales que aprovechar, y se pueden beneficiar de la existencia de naciones más ricas a las cuales exportar bienes y de las cuales importar capital y tecnología más avanzada, mientras que los países más ricos ya han capturado muchas de esas ganancias. Esta es la razón por la cual la globalización es la esperanza de los países pobres.

    Milagro económico 2: Taiwán

    La transición que le tomó 80 años a Suecia la hizo Taiwán en 25 años. Esto debido a que Taiwán empezó en un mundo aún más globalizado, con países todavía más ricos con los cuales hacer negocios y copiar ideas. En 1950 Taiwán era un país extremadamente pobre con una población hambrienta. Taiwán era tan pobre como Kenia y otras naciones africanas; hoy es 20 veces más rico. La diferencia fue que Taiwán decidió globalizarse. En contraste con los países africanos y latinoamericanos, donde producían todo lo que ellos mismos necesitaban, Taiwán siguió la tendencia del Este Asiático y se especializó en las industrias en las que eran mejores, exportaban sus productos a Occidente, e importaban el resto. Las fábricas eran sucias, las máquinas peligrosas y los taiwaneses trabajaban largas jornadas.

    La transición de Taiwán del hambre a niveles de vida propios del sur de Europa es personificada en un anciano que conocí cuando visité ese país, el señor Wang. Sus padres eran agricultores pobres que obtuvieron derechos de propiedad sobre su finca en los sesenta, de tal forma que pudieron invertir y conseguir créditos. Es así como Wang empezó una fábrica de producción de juguetes como muñecas Barbie, implementos deportivos como patinetas, tijeras de hierro inoxidable con agarraderas plásticas, etcétera.

    Si el movimiento anti-globalización hubiese existido cuando Taiwán se industrializó, hubiera protestado contra las fábricas y nos habrían dicho que estábamos explotando mano de obra barata. Muy seguramente habrían organizado un boicot. Si suficientes estadounidenses y europeos se hubieran unido al boicot, Taiwán todavía sería pobre hoy en día.

    Esto se debe a que estas fábricas con malas condiciones laborales fueron las primeras piedras para el desarrollo de Taiwán. El señor Wang perdió dos dedos en una máquina, pero también se convirtió en un millonario. La decisión de globalizarse dio paso al milagro económico taiwanés. En tan solo diez años, el número de negocios se triplicó, y la pobreza se redujo a la mitad. A la fecha, el comercio internacional de Taiwán ha crecido 400 veces, y los salarios reales aumentaron 10 veces. En la actualidad es un país con estándares de vida cercanos a los del sur de Europa.

    Milagro económico 3: Vietnam

    A partir de estos ejemplos históricos podemos aprender que el crecimiento económico es necesario para la reducción de la pobreza. Y también aprendemos que la libertad económica y el comercio son esenciales para el crecimiento económico. Es por esta razón que las transiciones económicas de Suecia y Taiwán están siendo repetidas hoy en día por las naciones globalizadoras de nuestro tiempo. Los estudios muestran que en promedio, los países con mercados abiertos crecen de 3 a 5 veces más rápido que las economías cerradas. Las economías pobres que se abren crecen en la actualidad más rápido que Suecia y Taiwán.

    Déjenme escoger un ejemplo. Hace un par de meses visité Vietnam, un país comunista que está reconsiderando su modelo. Cuando las políticas socialistas condujeron a la hambruna de mediados de los ochenta, Vietnam empezó a abrirse y a liberalizar sus mercados. Desde entonces la economía del país se ha duplicado y la pobreza ha sido reducida a la mitad. La razón más importante es el surgimiento de las exportaciones de Vietnam. También lo ha sido la llegada de empresas multinacionales, ya que le han dado al país acceso a los beneficios de la globalización—ideas, capital y tecnología foráneos. Nike es a menudo catalogada como un enemigo de los pobres, pero cuando visité a un distribuidor de Nike en Raigón, el líder del sindicato local me dijo que incluso las autoridades del partido comunista usan las fábricas como ejemplos positivos de buenos negocios, donde los trabajadores obtienen salarios altos y un ambiente laboral bueno y saludable.

    Cuando Nike empezó operaciones hace 10 años, los trabajadores caminaban por horas hacia las fábricas. Luego de tres años con salarios de Nike, estas personas podían viajar en bicicletas; otros tres años más tarde todos viajaban en ciclomotores al trabajo.

    Visité a Tsi-Chi, una joven vietnamita. Su trabajo en Nike le ha permitido abandonar el pesado e insalubre trabajo en la finca de la familia, donde tenía que estar al aire libre todo el día, bajo el sol abrasador y durante los períodos de lluvia. Ahora gana 5 veces más de lo que hacía antes, y gana más que su esposo—lo cual, por supuesto, posibilita su independencia. Ella tiene ahora acceso a servicios de salud, compró una televisión y amplió su casa. Hace una generación, ella habría tenido que poner a su hijo a trabajar desde una temprana edad. Sin embargo, Tsi-Chi me dijo que ella quiere darle una buena educación, de tal forma que llegue a ser un doctor. Ella no es la excepción. El crecimiento ha triunfado donde una vez la prohibición fracasó: 2.2 millones de niños vietnamitas han pasado del trabajo infantil a la educación en los últimos 10 años.

    Si los anti-globalizadores se hubieran salido con la suya, y todos hubiéramos boicoteado las fábricas y los bienes producidos por mano de obra barata, Tsi-Chi habría perdido su empleo y hubiera tenido que volver a la finca, y poner a su hijo a trabajar. Si las multinacionales y los mejores salarios son una forma de explotación, entonces el problema en nuestro planeta es que los países pobres no están siendo lo suficientemente explotados.

  75. Y no te creas que he terminado, muchacho, apenas estoy tomando el gusto
    ——————————————————————

    Vietnam no es un caso exitoso aislado. Un informe reciente del Banco Mundial concluyó que 24 países en desarrollo con una población total de 3.000 millones de personas están integrándose a la economía global más rápido que nunca. Su crecimiento per cápita también ha aumentado de un 1 por ciento en los sesenta a un 5 por ciento en los noventa. Al ritmo actual, el ciudadano promedio en estos países en desarrollo verá su ingreso duplicado en menos de 15 años.

    Algo que merece la pena ser destacado es que los países industrializados durante este tiempo crecieron únicamente un 2 por ciento. En otras palabras, los países grandes en desarrollo están creciendo más rápido que las naciones ricas, lo que significa que la desigualdad mundial está siendo reducida. Pero esto no sucede en todas partes. Los principales problemas tienen lugar en África, donde la cantidad de pobres continúa aumentando rápidamente. Creo que existen dos explicaciones comunes pero erróneas acerca de este hecho. La primera es que la globalización es la culpable. El problema con este argumento es que África es la región del mundo menos democrática, menos liberal, menos capitalista y menos globalizada. Si la globalización es tan terrible, ¿cómo es que puede generar crecimiento y reducir la pobreza en todas partes, y al mismo tiempo ser responsable por la pobreza y la miseria en el lugar donde menos ha penetrado?

    La otra explicación errónea se basa en un tipo de diferencias de las características culturales o biológicas. Por ejemplo, se afirma que los asiáticos son más trabajadores o más inteligentes que los africanos. El problema con esta explicación es que no existe una diferencia así de clara entre las economías asiáticas y africanas. Podemos ver que excepciones en Asia, tales como Corea del Norte y Birmania, con políticas extremadamente aislacionistas y anti-mercado, no han seguido el éxito de la región. Están estancados en la miseria más profunda. Y también podemos ver que excepciones africanas que han intentado un enfoque más pro-mercado y pro-globalización, como Botswana, Uganda e islas Mauricio, han experimentado crecimiento económico y reducción de la pobreza.

    La diferencia no radica en que algunos países fracasan porque sus habitantes son estúpidos o no trabajan lo suficiente. La diferencia radica en que algunos obtienen la libertad para utilizar su inteligencia, y para trabajar en beneficio propio y otros no. Anteriormente mencioné que Taiwán era tan pobre como Kenia hace 50 años, pero que en la actualidad es 20 veces más rico. Yo creo que las dos mejores explicaciones acerca de la pobreza en Kenia son los obstáculos domésticos y externos a la globalización y al capitalismo.

    Recientemente visité Kenia y vi a la gente trabajando duro y siendo innovadora, el problema es que tenían que dedicar toda esa energía, no a la producción, sino a evadir las regulaciones, las restricciones al comercio y la corrupción. Conocí a Simón, un agricultor pobre que sembraba repollo. Su sueño era mejorar su finca, conseguir riego para sus sembradíos, y construir una casa. Pero, ¿cómo podría alcanzar todo eso cuando el gobierno se niega a reconocer su derecho de propiedad sobre su tierra? En este caso él no puede pedir prestado el capital para invertir. Y aún si así pudiera mejorar su finca, él no se quedaría con la recompensa—sino el gobierno.

    El economista peruano Hernando de Soto ha explicado este problema de falta de derechos de propiedad en su innovador libro El Misterio del Capital. La gente en el Tercer Mundo ocupa terrenos comunitarios, construye casas baratas en barrios marginales las cuales están mejorando constantemente, y establecen pequeñas tiendas de abarrotes en las esquinas, justo como lo hacía la gente en el mundo Occidental hace un par de siglos. El problema es que en los países latinoamericanos y africanos es prácticamente imposible registrar un terreno como propiedad. De hecho, los pobres del mundo no son realmente pobres, pero los gobiernos no les reconocen sus riquezas, y debido a esto bienes raíces valorados en aproximadamente 9.3 billones de dólares no están registrados oficialmente. Esta es una suma colosal, superior al valor combinado de todas las compañías registradas en las bolsas de valores de los países ricos—Nueva York, Nasdaq, Toronto, Tokio, Londres, Frankfurt, París, Milán—y una docena más.

    También conocí a Pamela en los enormes tugurios de Kibera, en Kenia, quien me explicó cómo a ella no se le permite vender sus empanadas de carne sin un permiso del gobierno. Si uno no obtiene un permiso, la policía le puede exigir sobornos cada vez que lo vean. Como alguien dijera acerca de los barrios bajos: “No es seguro andar con dinero, hay muchos policías alrededor”. Sin un permiso ella no puede obtener créditos y expandirse. Obtener un permiso toma 11 procedimientos burocráticos, 61 días y el ingreso de medio año. ¿Quiere empezar un negocio para hacerse rico? Olvídelo, en Kenia se necesita ser rico para empezar un negocio. Como resultado dos tercios de todos los puestos de trabajo en Kenia se encuentran en el sector informal. La producción es a pequeña escala para el mercado local, a menudo oculta de clientes potenciales debido a que se tienen que esconder de las autoridades.

    Una vez más, este problema acontece en la mayor parte de los países africanos y latinoamericanos. Empezar un negocio en Argentina toma 15 procedimientos burocráticos y 68 días, en Paraguay toma 18 pasos burocráticos y 73 días. En Bolivia obtener un permiso oficial cuesta casi dos años de ingreso, en Nicaragua cuesta más de tres años de ingreso. Si, como lo sostengo, la globalización es una extensión de la economía de mercado clásica, con su especialización y competencia, entonces los países deben contar con instituciones básicas de mercado para estar en capacidad de participar completamente. Y, por lo tanto, la gente necesita mayor libertad y liberalización, no menos.

    Proteccionismo

    Pero a menudo incluso eso no es suficiente. También están los obstáculos externos. Fue difícil encontrar historias exitosas en Kenia. No hay sectores en expansión ni industrias en crecimiento, excepto una: la de las flores. Conocí a June, quien era administradora en un cultivo de flores y me explicó que Kenia es el principal exportador de flores a Europa. Cuando le pregunté cuál era la diferencia entre su sector y otros, ella me contestó que la Unión Europea había accedido a mantener bajos los aranceles a las flores de Kenia. Los europeos permitieron que el libre comercio funcionara. Sin embargo, éste es un éxito aislado de Kenia, y un ejemplo aislado de libre comercio. La vergüenza del Occidente es que no estamos practicando lo que predicamos. El problema no es que los países Occidentales están supuestamente tratando de engañar a los países pobres a que participen en un estilo de globalización neoliberal y de multinacionales, sino que estamos impidiéndoles participar en ella. El problema no es que no tengamos algo llamado “comercio justo”, sino que no tenemos libre comercio.

    Durante los últimos 50 años hemos liberalizado el comercio, pero tuvimos dos grandes excepciones: textiles/prendas y agricultura. Estos son precisamente los bienes de mano de obra intensiva que un país pobre está en capacidad de producir en las etapas tempranas de desarrollo. Es así como a los países en desarrollo les damos la oportunidad de vendernos todo lo que no pueden producir. La Conferencia sobre Comercio y Desarrollo de las Naciones Unidas calcula que los países en desarrollo podrían exportar $700.000 millones más cada año si los países ricos abolieran el proteccionismo. Eso es casi 14 veces lo que los países pobres reciben cada año en ayuda externa.

    Alguien dijo que tras la liberalización de la economía china en el mundo quedan únicamente tres economías con planificación centralizada, Cuba, Corea del Norte y la Política Agropecuaria Común de la Unión Europea. Esta política agrícola le cierra la puerta a los bienes de los países pobres a través de cuotas y aranceles, pero también subsidia a nuestros agricultores con miles de millones de dólares; y a través de subsidios a las exportaciones y la llamada ayuda alimentaria vertimos el superávit en los países pobres, de tal forma que sacamos de competencia a los agricultores en sus propios países. Suecia produce azúcar a partir de remolachas azucareras, en lugar de importarla de países con mano de obra barata y el clima y suelo adecuados. En promedio, una vaca en la Unión Europea recibe cada día más en subsidios que lo que 3.000 millones de personas en los países en desarrollo tienen para subsistir.

    Pero un fin a los subsidios y al proteccionismo no es un acto de generosidad; es un acto de racionalidad ya que nosotros mismos perdemos con estas políticas, y únicamente se beneficia un pequeño grupo de presión. Las barreras y subsidios a la agricultura y horticultura de los países de la OCDE cuestan casi $1.000 millones al día. Es difícil comprender una suma tan exorbitante; $1.000 millones es una fortuna, $300.000 millones es tan solo una cifra. Por eso es mejor ponerlo en perspectiva. A ese precio uno podría enviar alrededor del mundo por avión en clase ejecutiva a todas las vacas que hay en los países de la OCDE, 60 millones de ellas. Además, se le podría dar a cada una de las vacas casi $2.000 en efectivo para gastar en tiendas libres de impuestos durante sus escalas. Las vacas podrían tener esta clase de viajes cada año. Tanto dinero es lo que los contribuyentes y consumidores nos vemos obligados a pagar para destruir las posibilidades de competir de los países pobres.

  76. Ya algún día acabaré, pero todavía me falta: Xel esto me encanta…ponerte a hacer penitencia leyendo liberalismo puro y duro. Pido perdón a los demás por el off topic pero es que no todos los días tengo tiempo de darle caña a Xel—————————————————————-

    El problema con el proteccionismo no se limita a ser un simple inconveniente con las barreras de Occidente. Un problema aún mayor es el proteccionismo de las naciones pobres. Los países generalmente necesitan más comercio, y eso significa no sólo exportaciones sino también importaciones. Las importaciones son necesarias para los consumidores y para la competencia y la especialización en la economía, además para combatir monopolios. Y las exportaciones también necesitan de aranceles bajos a las importaciones. Aproximadamente un 40 por ciento de las exportaciones de los países en desarrollo van dirigidas a otros países en desarrollo. Si entonces los consumidores pobres se ven forzados a pagar precios altos por productos de compañías de sus propios países, no estarán en capacidad de comprar productos de compañías de países vecinos, en cuyo caso los productores también se verán perjudicados por esta política. Podrán conseguir un monopolio en su propio mercado, pero por otro lado se verán imposibilitados de vender en otros mercados. Esto destruye la especialización, la cual es el motor para el crecimiento. Los aranceles de los países en desarrollo contra otros países en desarrollo son más de dos veces y medio más altos que los aranceles de los países industrializados contra los países en desarrollo. Por lo tanto, más del 70 por ciento de los costos aduaneros que los países pobres se ven obligados a pagar son establecidos por otros países pobres. Las naciones en desarrollo se beneficiarían más de la liberalización de los países pobres que de la liberalización de los países ricos.

    Lo que dicen los pobres

    Usualmente al final de cada discusión sobre pobreza y globalización, los críticos dicen que las estadísticas brindan una visión superficial. La economía no lo es todo. También deberíamos preguntarles a los pobres sobre lo que ellos opinan acerca de la globalización. Estoy de acuerdo. Pero en ese caso, no podemos limitarnos a preguntarles a dos o tres personas escogidas por los anti-globalizadores. Necesitamos una amplia muestra representativa que sea estadísticamente sólida. Eso fue hecho recientemente cuando The Pew Center sondeó a 38.000 personas en 44 naciones, cubriendo al mundo en desarrollo en todas las regiones. El interesante resultado fue que la gente tiene una visión positiva de la globalización en todas las regiones, pero que las impresiones sobre la globalización son mucho más positivas en los países pobres que en los ricos. Si hay un grupo que simpatiza relativamente con las visiones anti-globalización es el de los acaudalados en los países ricos.

    Esta encuesta titulada Pew Global Attitude Survey señala que únicamente el 28 por ciento de la gente en Estados Unidos y Europa Occidental consideraba que un creciente comercio global y el aumento de los lazos empresariales eran “muy buenos”. En el Asia en desarrollo el 37 por ciento así lo consideró, y en el África sub-Sahariana no menos del 56 por ciento pensó que eran muy buenos. Más de un cuarto de los estadounidenses y europeos occidentales creía que la globalización tiene un efecto negativo sobre sus países. Menos de 1 de cada 10 personas en Asia y África sub-Sahariana pensaba igual. Apenas un poco más de la mitad de las personas en los países ricos consideraba que las empresas multinacionales tienen un efecto positivo en sus países, pero hasta un 75 por ciento de los africanos así lo veía. Más de un tercio de los entrevistados en los países ricos piensa que la anti-globalización tiene un efecto positivo, pero en África solo un poco más de un cuarto pensaba lo mismo.

    Parece que los estadounidenses y europeos, más que otros pueblos, toman por descontado la libertad, la riqueza y la tecnología, sin examinar o entender el proceso de mercados e internacionalización sobre las cuales dependen. Pero la gente que carece de libertades y oportunidades ve a la globalización como una forma de obtenerlas.

    Aún cuando hemos atestiguado la reducción de la pobreza más grande en la historia, la miseria está todavía con nosotros, y en muchos lugares se agrava. De acuerdo con el Banco Mundial, 1.200 millones de personas viven en la pobreza absoluta, y 900 millones padecen de hambruna crónica. La historia, las estadísticas, la teoría y los mismos pobres dicen que el problema no es la globalización, sino la falta de acceso a los frutos de ésta. Vale la pena entonces repetir las palabras del Secretario General de las Naciones Unidas Kofi Annan, brindadas en la conferencia de la UNCTAD en Bangkok el 12 de febrero del 2000, justo después de las demostraciones contra la OMC:

    Los principales perdedores en el muy desigual mundo de hoy en día no son aquellos que están muy expuestos a la globalización. Son aquellos que han quedado excluidos”.

    ———————————————————————–

    Ya acabé. ¿Que no te gusta Norberg y me vas a venir con críticas ad hominen en vez de refutarme lo que te he mandado leer? Bueno, pues entonces te sugiero que hagas este pequeño ejercicio que nos invita a realizar Walter Williams en mi próximo comentario, y DESPUES DE HACERLO me digas que opinas. Ahí va.

  77. Dice Walter:

    ¿Le enseñaron en la escuela que Estados Unidos es un país rico gracias a sus recursos naturales? No es así. Africa y Sudamérica probablemente son las regiones del mundo con más recursos naturales y sin embargo allí viven algunos de los pueblos más pobres. Por el contrario, Japón, Hong Kong, Taiwán e Inglaterra son pobres en recursos naturales y, sin embargo, su gente es de la más rica del mundo.

    Probablemente algún maestro le enseñó que el legado colonial explica la pobreza del Tercer Mundo. Incierto. Canadá fue colonia, lo mismo que Australia, Nueva Zelanda y Hong Kong. Estados Unidos también fue colonia. Por el contrario, Etiopía, Liberia, Tíbet y Bután nunca fueron colonias y sus habitantes se cuentan entre los más pobres del mundo.

    No hay una explicación completa de por qué unos países son ricos y otros miserables, pero hay varios buenos indicadores. Clasifique a los países según cuán libres son sus economías o cuán cercanos al ideal socialista de planificación y regulación económica. Entonces proceda a clasificarlos según el ingreso per cápita y se dará cuenta que surge un patrón donde los países con más libertad económica producen un nivel de vida mucho más alto que aquellos que tienden al socialismo y a la intervención gubernamental de la economía.

    Más impresionante aún es que si clasificamos a los países como lo hace Freedom House o Amnistía Internacional, según el respeto a los derechos humanos, constataremos que aquellos bajo una economía de mercado no son solamente más prósperos sino que a sus habitantes les respetan los derechos humanos. Aunque no existe una explicación completa de la interrelación del libre mercado, mayor prosperidad y alta protección de los derechos humanos, se puede apostar que no es una simple coincidencia.

    La mayoría de las naciones africanas goza de poca libertad individual y su miseria pareciera no tener remedio. Mi colega John Blundell, director general del Institute of Economic Affairs de Londres describe la situación de Africa en su reciente artículo titulado “La ayuda externa no resolverá la situación en Africa”.

    Zimbabwe antes exportaba alimentos mientras que ahora su gente se muere de hambre. El presidente Robert Mugabe declaró recientemente que va a nacionalizar todas las tierras agrícolas del país. Uno no tiene que ser un genio para saber que con ello empeorará el hambre en Zimbabwe. La situación en Sierra Leona no es mucho mejor, a pesar de sus riquezas naturales, especialmente en diamantes, tierras fértiles y uno de los mejores puertos del continente. El nivel de vida y la protección de los derechos humanos de su gente están hoy peor que cuando eran colonias extranjeras.

    John Blundell explica que aquellas instituciones que los occidentales damos como un hecho no existen en gran parte de Africa. Y no es que los africanos son incompetentes, sino que sin un estado de derecho, derechos de propiedad, un sistema judicial independiente, gobiernos limitados y una infraestructura básica de comunicaciones, agua potable, electricidad y comunicaciones nosotros también seríamos gente enferma, hambrienta y miserable.

    ¿Cómo los podemos ayudar? Lo peor es darles ayuda extranjera, la cual siempre fluye a manos de los gobiernos, respaldando así a regímenes corruptos para que puedan comprar más equipo militar, repartan privilegios a sus secuaces y continúen oprimiendo al pueblo. La ayuda extranjera también es una fuente para llenar de dinero las cuentas bancarias en Suiza de gobernantes corruptos. Inclusive la ayuda en alimentos a menudo es mal utilizada. Blundell cuenta cómo Mugabe reemplazó las etiquetas de los envíos de maíz y trigo de Estados Unidos y de Europa, repartiendo esos alimentos como benevolencia del dictador.

    Lo que más necesita Africa no puede ser aportado por occidente: el imperio de la ley, derechos privados de propiedad, jueces independientes y gobiernos limitados. En lo que sí los podemos ayudar es bajando nuestras barreras a la importación de sus productos.———————-

    Y ahora Xel, haz el sencillo ejercicio de tomar la lista que Williams te manda hacer, y luego ya no me vengas más con eso de que “De todas formas Ayn Rand tuvo la opción de dejar ese trabajo, podría haber ido a Foxcomm a ensamblar iphones para su adorado capitalismo. Sería interesante que nos contase que tal le fue con la experiencia.” POOOR FAAAVOOOR… :-)

    Perdón por la desviación del tema, pero es que me encanta darle caña a Xel, creo que sabrán comprender mi debilidad.

  78. Es que lo que describe Rand es una factoría en siberia precisamente; o sea lo que hubiera pasado en EU si el sistema de A cada quién según su necesidad y de cada cuál según su capacidad se hubiera aplicado. Ni más ni menos. Esa es la crítica.

    En su día se consideró exagerada. Hoy sabemos que era realmente lo que pasaba cuando se aplicaba ese lema. Sonaba muy bien, pero en la realidad…

  79. Alamein

    Te juro que lo leo en cuanto pueda pero por favor, …., no nos martirices con esos pedazo de posts, .., jaja. Pon los enlaces.

    Mira, yo te pongo uno para que veas quien corta el bacalao en China, ojo, que yo aborrezco el modelo Chino, http://izquierdahispanica.org/2012/china/

    Por lo de Deng en China y tal.

    PD – Si lo que intentas decir es que el modelo nórdico está agotado o que es lo que es gracias al liberalismo no vamos a ningún lado. Artículos hay en internet de todos los colores y sabores, …., la realidad es sólo una y núnca perfecta

  80. Juro que en lo sucesivo, si el artículo es largo pondré el link ahora que he visto que funciona. (No lo hacía antes porque se caía).

    Lo de Deng no lo dije, porque vea nada ideal en su política en china, sino porque en comparación a como estaban antes, pues alguna mejoría sí hubo. Y porque efectivamente lo importante es dejar atrás sesgos ideológicos, y Deng con todos sus defectos lo hizo… bueno, por lo menos mucho mas que los pogres de españa que se cierran en banda ante la realidad cuando esta no les gusta.

    Sobre tu posdata, pues lee primero y opina después y no te olvides de hacer la lista que te propone el último post. Estoy totalment de acuerdo contigo en que artículos hay en Internet para todos los gustos: por eso hay que tener sentido crítico y al mismo tiempo abrirse mentalmente a lo que no estamos acostumbrados a creer. Y no, ni el modelo nórdico me parece agotado ni me parece que es lo que es gracias únicamente al liberalismo, pero si comparas verás que la socialdemocracia sueca NO pudo evitar caer en una crisis igualita a la que tenemos ahora. (fin del mito de que todo lo malo que hemos tenido ha sido culpa de el neoliberalismo y de que todo lo bueno se lo debemos a la socialdemocracia, que me parece una manera muy sectaria e ideoligizada de ver sin sentido crítico la realidad) Y si salió de esa crisis fué gracias medidas relacionadas fuertemente con el liberalismo.

    Eso no es mi opinión subjetiva y personal: eso es un hecho.

    Y no lo cambias diciendo arbitrariamente que “Así no llegamos a ningún lado; artículos hay para todos los gustos”.

    ¿Que el liberalismo no es ninguna varita mágica y que hay que aplicarlo bien para que de resultados?

    ¡Pues claro que sí!