“España no puede competir en un mundo globalizado”

A buen seguro hemos oído en más de una ocasión que la crisis económica española no tiene remedio alguno, por cuanto no se trata de una crisis coyuntural sino estructural: España no desempeña papel alguno en un mundo globalizado, por lo que está incapacitada para competir, bien con países emergentes como China, Brasil o Turquía, bien con otros más acaudalados y productivos como Canadá, Suiza o Australia. Estamos, suele decirse, en el peor de los dos mundos posibles: ni somos competitivos en coste laboral ni lo somos en productividad de la mano de obra.

Como sucede con muchos razonamientos económicos, a partir de dos o tres observaciones parcialmente ciertas suele construirse unargumento falaz pero en apariencia indisputable. En este caso, las premisas más o menos ciertas desde 2007 han sido:

  1. España tiene que modificar en profundidad un modelo productivo basado excesivamente en el consumo interno, la construcción y el endeudamiento exterior.
  2. Ese nuevo modelo productivo lo hemos de encontrar en un mundo cada vez más especializado individual y territorialmente, sobre todo tras la aparición de nuevos y gigantescos centros de producción.
  3. España tiene una mano de relativamente obra cara en relación con su productividad.
  4. El marco institucional restante de España –electricidad cara, elevados impuestos, barreras institucionales, etc.– tampoco contribuye a que los empresarios encuentren claras oportunidades de negocio.

La conclusión errónea es que España estaba irremediablemente condenada e incapacitada para encontrar su lugar en el mundo y que, en consecuencia, debíamos aislarnos de ese mundo con devaluaciones (en caso de haber sido posibles) o barreras arancelarias.

Tan mercantilistas conclusiones fueron puestas en jaque en el s. XIX por el brillante economista francés Jean Baptiste Say, quien se encargó de demostrar que no es la demanda lo que crea la oferta, sino que es la oferta lo que posibilita la demanda; es decir, que los agentes económicos produzcan cada vez más no implica que irremediablemente alguno de ellos tenga que vender cada vez menos, pues cuanto más produzcan los demás, más ricos se volverán también para ser capaces de demandar más. O, como decía Say:

No es perjudicial para la industria y la producción nacional que importemos mercancías extranjeras, pues no podemos comprar nada a los extranjeros que no paguemos con productos nacionales que coloquemos en el exterior.

Por supuesto, la introducción del crédito bancario artificialmente barato dentro de la ecuación ralentiza enormemente el ajuste: hoy sí es posible comprar sin pagar de momento (endeudándonos). Pero a largo plazo la Ley de Say se impone inexorablemente: para comprar hemos de vender, y que los demás nos vendan mucho significa que podrán comprarnos mucho.

Así, y pese a todos los grilletes fiscales y regulatorios que atenazan a la economía española, ésta ha sido capaz de incrementar susexportaciones un 20% desde el año 2007 (y un 50% desde el año 2009). Ahora bien, lo llamativo no es tanto la variación agregada de nuestras exportaciones como la descomposición regional con respecto a 2007. Entre los países en desarrollo, vendemos un 150% más a Algeria, un 115% más a Brasil, un 75% más a China y Marruecos y un 65% más a Turquía. Entre los países más ricos y productivos, exportamos un 140% más a Australia, un 115% más a Singapur, un 91% más a Canadá y un 87% más a Suiza. Ciertamente, buena parte de esa mejora puede deberse a un incremento de nuestra competitividad –vía congelación salarial y lenta pero progresiva reestructuración productiva–, mas la mayor parte se debe a algo más simple: como esos países son más ricos que en 2007, también gastan más en el exterior. El error siempre estuvo en creer que China se terminaría convirtiendo en la fábrica de todas las mercancías mundiales: si producen y venden tanto al exterior, inevitablemente tendrán que comprar al exterior aquello que no consumen internamente.

La expansiva riqueza y la competitividad internacionales no suponen una amenaza para España, sino nuestra tabla de salvación. No hemos de desear un hundimiento de las economías emergentes, para ver si de ese modo somos capaces de competir con ellos: al contrario, hemos de desear que se desarrollen lo más rápido posiblepara que así pasen a comprarnos muchas más mercancías. Como también explicó Say:

Cualquier individuo está interesado en la prosperidad general, pues el éxito de una rama de la industria promociona el éxito de las restantes.

No nos centremos tanto en ver cómo metemos el dedo en el ojo a los extranjeros y prestemos más atención en no tirar piedras contra nuestro propio tejado: hemos de avanzar mucho más rápido en elreajuste productivo y financiero de nuestra economía, y para eso necesitamos mercados mucho más libres y administraciones (e impuestos) mucho más pequeños. Cuánto mayor sería el impulso a nuestras exportaciones si su mejora no procediera solamente de que los extranjeros, al ser más ricos, tienden a consumir un poco más de todo, sino a que estuvieran especialmente interesados en adquirirnos productos específicos de alto valor añadido. Pero para ello hay que fabricarlos, y para fabricarlos hay que completar una excesivamente lenta reorganización productiva. La recuperación podría haber sido muy rápida si nuestros políticos no se hubiesen empeñado en eternizarla y en conjuntarla con todo tipo de incertidumbres extremas (como la suspensión de pagos o la ruptura del euro), cuyo único propósito era evitar pinchar la burbuja del sector público. Esperemos que sus intromisiones no pesen más que la creciente prosperidad exterior, que está tirando de nuestro anquilosado carro.

También te puede gustar

18 comments

  1. Podria ser que el aumento de las exportaciones se debiera a acuerdos con esos paises.Si les compramos,ellos a cambio nos compran y asi se equilibra el intercambio.
    Y aqui,otra vez,podria ser que a la hora de comprar nuestras mercancias no se tuvieran demasiado en cuenta criterios comerciales,y si otros criterios politicos.
    Habria que ver de que cifras se partia en lo paises con los que ha aumentado tanto la exportacion.
    Lo que no se ve por ningun lado es la riqueza que nos deberia traer este aumento de los intercambios.Y creo que es por que una de las cosas que mas importamos es el dinero,y en esto no podemos compensar el trato con otra mercancia que no sea otra vez dinero.En esto no comerciamos con paises sino con bancos.
    El dinero que hemos comprado no ha servido para hacernos crecer,solo nos ha hecho engordar.Se ha gastado en fuegos artificiales,y al final nos ha dejado un dolor en el cuello de tanto mirar hacia el cielo.
    Necesitamos tiempo,para encotrar cosas que creen esa demanda en otros paises,aqui pienso que la artesania,las piezas unicas,podrian añadir valor a otros productos.Incluso a las viviendas ya construidas y sin vender.Singularizar las cosas a vender
    Lo que hace falta para todo esto es tiempo y eso no lo vende nadie.Relojes si,pero no es lo mismo

  2. Ciclogénesis, podría haber acuerdos entra paises, pero, a no ser que esos paises sean regímenes totalitarios que compran en nombre de sus consumidores, eso que dices es una gansada,
    Tenéis el cerebro empapado del control absoluto que en nuestro país ejercen los gobiernos regionales y central sobre nuestra economía, vía impuestos y subvenciones a los amigotes. Eso no es necesariamente igual en todo el mundo, como demuestra que el 25% de paro es casi exclusivo de España y de regímenes bananeros.
    Otra economía más libre es posible, aunque no este país de merde.

  3. El artículo debería haber especificado un poco más el tipo de bien que se importa para proporcionar equilibrio en la balanza de pagos. No es lo mismo importar bienes y servicios, que capital financiero internacional (crédito). Y si no que se lo digan a España y a Alemania (y sus pensionistas) desde el año 2000.

  4. El error de esa frase es elevarla a la categoría de absoluto, como si dijera: “España no puede competir en un mundo globalizado NUNCA”

    Quizá HOY no pueda competir, pero quizá MAÑANA sí. Y para ello habrá que hacer cambios. El mundo y la economía cambian constantemente, si te quedas quieto para preservar un sistema productivo te quedarás en la cola

  5. Hablando de otra cosa.

    Por más que lo pienso no entiendo cómo, con 6 millones de parados y la sensación de pobreza generalizada, el PIB sea, a día de hoy, superior al de 2007

    Me parece un pésimo indicador que sobrevolara bastante la actividad.

  6. @Victor,

    el PIB es totalmente ficticio. Pero se tienen que guardar las apariencias para los inversores extranjeros.

  7. Brotes verdeeeees, brotes verdeeeeeees.

    Imaginemos que yo tengo una empresa de… cacachuetes. Tengo una plantación (¿se llama así?) de cacahuetes. Ya he contratado ingenieros agrónomos… especialistas en todo tipo de abonos… la maquinaria más moderna…: estoy al límite de lo que mi plantación da de sí. Toda mi producción de cacahuetes la coloco en le mercado nacional y estoy hasta las narices de escuchar a charlatanes de feria que no han llevado una empresa en su vida diciendo que hay que exportar: pero, almas de Dios, si no puedo producir más.

    ¿Qué queréis? ¿Que le diga a uno de mis clientes, con los que llevo 15 años trabajando, que le voy a vender menos porque a una panda de charlatanes mediáticos le hace “ilu” que las empresas de su país exporten? Las cosas no funcionan así.

    ¡Ahora bien! Llega esta crisis. El mercado nacional -mi mercado- se hunde. Hay un 30% de mi producción que no coloco. ¡Ahora sí! Intentaré colocar fuera lo que pueda de ese 30%, que, probablemente, no será todo. A lo mejo, solo coloco un 10%. Y ya vermos con qué precios. A lo mejor, el primer año coloco ese 10% vendiendo con pérdidas, es decir, liquidando stock como pueda. Y el año que viene (o en 2, o en 3) ya he liquidado todo mi stock y no me compensa producir con costes españoles para vender a precios de fuera.

    Resumen: esta ruina entra en la balanza comercial como incremento de las exportaciones. Pequeño problema: el loable incremento de las exportaciones no compensa el hundimiento del mercado nacional. ¡Viva! ¡Vivaaaaa! ¡Estamos saliendo de la crisis! No sé por qué estoy mucho peor y con pocas expectativas de mejorar.

    Resumen (otro más): puede que el equilibrio de la balanza comercial no signifique que estemos haciendo las cosas mejor, sino que es solo la consecuencia lógica de la “caída libre”.

    Pd: no mezclemos balanzas, más que nada porque, hasta donde yo sé, los préstamos que nos hacen (como los 40.000 millones del rescate bancario) entran con valor positivo en la balanza financiera. Es decir, cuanto más nos presten, mejor balanza finaciera. Jiji. Cosillas que tienen las cifras macro…

    Pd2: o puede que no. Puede que yo sea muy pesimista y que solo quiera ver apocalipsis y ruina por doquier para confirmar mis prejuicios. ¡Quién sabe! We’ll live and we’ll see.

  8. Desde luego, los productores nacionales intentan colocar una mayor parte de su mercancía al exterior, pero que lo intenten no significa que lo consigan. Los promotores también querrían colocar sus centenares de miles de viviendas al exterior y no están siendo muy exitosos. Por tanto, que se esté logrando en otras industrias sí es buena noticia; de hecho, es parte del reajuste que tiene que vivir la economía española… por las buenas o por las malas.

    La balanza financiera es otra historia, que no entra ni en la comercial ni en la corriente.

  9. ¡Ajá! A eso me refería. Que la balanza comercial se equilibre tiene que ver más con el hecho de que la realidad nos obliga a importar menos y a exportar más. No a que hayamos hecho tales reformas y de tal magnitud que nos hayamos vuelto ultracompetitivos de la noche al día. O sea: no hay mejoría, sino solo consecuencias de lo que la realidad impone. No estamos mejorando, sino que seguimos empeorando, pero alguna de las consecuencias de ese empeoramiento es la mejora aparente de determinados desequilibrios.
    Tened en cuenta que Ex-paña es un país de “pymes”. Difícilmente va a exportar mucho la mercería Doña Juani de mi calle.

    En economía toto está conectado y cuando tocas una cosa afectas a otras.

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice Víctor del PIB.

    Para demasiada gente, la crisis se está llevando las dos últimas sílabas de sus cacahuetes y les está dejando solo con las dos primeras.

    Otra puntualización: el gasto de los turistas extranjeros en Ex-paña cuenta como exportaciones desde hace… ¿cuánto?… ¿3 años?.

  10. A ver: que escribo mucho y me explico muy mal.

    Quiero decir, volviendo al ejemplo de los cacahuetes, que muchas empresas tienen ahora mismo sobrecapacidad de producción. Muchas han fabricado ya bienes de consumo que no consiguen vender. Intentan liquidar con pérdidas exportando ese excedente hasta agotar stock. Pero luego, se acabó. Producirán menos. Muchas de ellas. Otras no. Otras podrán aprovechar esto para convertirse en exportadoras.

    Pero esa mejora de las exportaciones puede ser muy coyuntural y no se suma a la actividad interna, sino que reemplaza una parte de ella.

    ¡Jo! ¡Qué fácil habría sido explicarlo bien a la primera…!

  11. creo que espana tiene 3 problemas principales:
    1)espana tiene la peor poblacion preparada de europa, y estoy hablando de los jovenes, ni hablo de los ya mayores.

    2)espana tiene una estructura empresarial basada en empresas familaires, sin tamano ni structuras modernas

    3) la mentalidad espanola, a partir de los anos 80 se ha creado una generacion de unos vagos que solo quieren vivir del cuento

  12. no comparto la ultima alinea del articulo, tambien en vender productos con poco valor anadido se puede ganar dinero,vease el ejemplo del textil, inditex, mango etc, no se trata que producto se hace , se trata que lo que se hace se tienen que hacer muy bien aun que sea zapatos , moda o vino, ademas repito espana no tiene la structura empresarial, para producir technologia, por el hecho de tener sobre todo empresas familiares, no puedes producir como los alemanes teniendo una estructura empresarial tercer mundialista

  13. vivo ya casi 40 anos en holanda, las empresas espanolas no hacen nada en este mercado, solo hay unas tiendas de inditex mango y nh tiene unos hoteles, no entiendo el CUENTO espanol de EUROPA si al final las empresas espanolas no hacen ninguna actividad en paises de la comunidad europea

  14. aversiahora

    Creo que las exportaciones llevan creciendo 2 o 3 años. Pienso yo que el stock invendible hace tiempo que se vendió.

  15. Puede ser. Pero no todas las empresas entran en crisis a la vez. Algunas lo hicieron hace 5 años, otras el año pasado, otras el que viene…

    Lo que pretendo explicar es que nosotros no estamos en una situación interior sólida y, además, empezamos a exportar. Sino que, como nos estamos hundiendo a marchas forzadas, las empresas que pueden intentan exportar como medida de emergencia para no quebrar. Y que, en la mayoría de los casos, lo segundo no cubre lo primero. Por ejemplo, parece que en 2012 la aportación positiva al PIB de la demanda externa solo compensó la mitad de lo que restó al PIB la evolución negativa de la demanda interna.

    Lo segundo que intento explicar, es que hay más balanzas que la comercial: en la financiera tenemos un boquete imposible.

    Y lo tercero es que todos estos necesarios ajustes se resumirán en una frase dentro de 2 siglos: dirán que después de décadas de deuda, Europa afrontó un proceso de saneamiento y modernización de sus vetustas sociedades y bla bla bla. Pero esa simple frase puede suponer, tranquilamente, 10 o 20 años. Esos años no son nada en términos históricos: se resumen en esa frase de antes. Pero en las vidas de demasiada gente es el Apocalipsis. Toda esa gente (entre los que podemos estar nosotros mismos) puede votar. No se van a quedar quietecitos esperando 20 años a ver si el ajuste da sus frutos, parar no molestar a los que estamos (de momento) dentro del sistema.

  16. ¿Se podría interpretar que el déficit público (100.000 millones/año) es en parte responsable de que estemos disfrutando todavía de crédito para importar “en exceso”?

  17. @Marqués

    No sé, pero yo siempre lo he interpretado así. Si no es por el estado que se endeuda, de dónde estaríamos sacando si no el dinero para importar en exceso?

    De la gran inversión neta extranjera en España creo que no es.

    Pero quizá se me escape algo…