Twitter Facebook RSS Email App de iOS App de Android

Categorizado | Mi blog, Riqueza y pobreza

Una muy engañosa definición de ‘pobreza’

Publicado el 15 febrero 2013 por Juan Ramón Rallo

Habitualmente escuchamos que en tal o cual país ha aumentado el número de familias que viven por debajo del umbral de la pobreza y rápidamente nos echamos las manos a la cabeza. No es para manos: que en Occidente no sólo siga habiendo pobres sino que estos aumenten cada vez más es algo realmente preocupante. Por ejemplo, se dice que en España una de cada cinco personas viven por debajo del umbral de la pobreza, lo que parece dar a entender que el 20% de la población vaga por las calles muriéndose de hambre. Los de elmundo.es, por ejemplo, lo tuvieron muy claro en 2011, cuando tras conocerse que el 16% de los estadounidenses eran pobres antetitularon que “el 16% [de los estadounidenses] vive en la indigencia”.

Lógicamente, algo falla en estos mensajes apocalípticos tan del gusto del periodismo patrio: no es que no haya personas que no lo estén pasando fatal durante esta crisis originada por el intervencionismo estatal, pero que el 20% de la población española se esté muriendo de hambre significaría que tendríamos a 10 millones de personas mendicantes, y ése evidentemente no es el caso. ¿Dónde está el error?

Pues en que, deliberada o inconscientemente, se confunden dos definiciones de pobreza: la pobreza absoluta y la pobreza relativa. La primera es el número de personas que tienen unos ingresos inferiores a 1 o 2 dólares internacionales (tienen en cuenta el distinto poder adquisitivo por país) al día, y en España se halla prácticamente extinta (no, el 20% de la población no gana menos de 50 euros al mes). La segunda, la relativa, es en realidad una medición de desigualdad: se define como el número o porcentaje de personas que ganan menos del 60% de la renta mediana. Era de acuerdo a esta segunda definición por la que se afirmaba en prensa que el 16% de estadounidenses eran indigentes: indigentes por ganar menos de 24.000 dólares anuales. ¿Alguien con el sueldo medio de España vive como un indigente en EEUU? Parece claro que no. Expliquemos un poco más las trampas del cálculo de pobreza relativa.

La renta mediana (que no renta media) es aquel nivel de renta que permite dividir a los individuos de una sociedad en dos grupos exactamente iguales. Por ejemplo, si tenemos a tres personas que ganan 1 euro, 2 euros y 10 euros, la renta media sería de casi 4,5 euros, pero la renta mediana sería de 2 (la mitad de las observaciones quedan a la izquierda del 2 y la otra mitad a la derecha). Si tomáramos el 60% de la renta mediana en este ejemplo, entrarían en la definición de pobres aquellos que ganaran menos de 1,2 euros (el 60% de 2), es decir, sólo una persona (que representaría el 33% de la sociedad).

Como podemos ver, la definición de pobreza relativa no nos informa de si cada vez hay más o menos pobres en sentido absoluto y, por tanto, si una parte significativa de la gente vive cada vez mejor o peor. Lo único que nos ofrece es una medición muy imperfecta de las diferencias internas de renta de una sociedad, pero esto puede dar lugar a conclusiones muy erróneas. Por ejemplo, supongamos una sociedad de nueve individuos: el primero gana 1.000 euros al año, el segundo 2.000 euros, el tercero 3.000 euros, etc. hasta el noveno, que gana 9.000 euros. En esta sociedad, la renta mediana serán 5.000 euros y el umbral de pobreza se ubicará en 3.000 euros, de manera que los individuos “pobres” serán los los individuos que ganen 1.000 y 2.000 euros; es decir, la tasa de pobreza será del 22% de la sociedad.

Asumamos además que cada año la renta del individuo más pobre se incrementa un 10% (pasa a ser 1.100), la del segundo individuo un 20% (pasa a ser 2.400), la del tercer individuo un 30% (pasa a ser 3.900), hasta la del noveno que se incrementa anualmente un 90% (pasa a ser 17.100). Pues bien, en esta sociedad, al segundo año la renta mediana habrá pasado de 5.000 euros a 7.500, con lo que el umbral de la pobreza se incrementará de 3.000 a 4.500; o dicho de otro modo, el tercer individuo, aunque gana un 30% más que el año anterior, pasará a ser considerado estadísticamente “pobre” (¡cuando ganando un 30% menos no lo era!), de manera que la tasa de pobreza sube del 22% al 33% de la sociedad. Pero es que, siguiendo con esta progresión, en seis años el cuarto individuo también pasará a ser considerado pobre… pese a que haya visto multiplicada por más de cinco su renta anual.

Es decir, esta próspera sociedad (donde el individuo más pobre está ganando un 60% más que seis años antes), las mediciones habitualmente usadas de pobreza indicarían que la tasa de pobreza se ha duplicado del 22% (2 individuos pobres en el año 1) al 44% (4 individuos pobres en el año 6), transmitiendo la imagen de que están retrocediendo y de que se encuentran cada vez en una situación más precaria, cuando es justo al revés. En EEUU ha sucedido algo parecido, por ejemplo.

Por tanto, mucho cuidado con querer extraer conclusiones sobre el nivel de vida de una población sólo a partir de estas engañosas mediciones y, sobre todo, a la hora de establecer comparaciones internacionales. No sería el primer caso donde confundiéramos pobreza con desigualdad: es decir, que concluyéramos que en un país no existen pobres (en su sentido relativo) cuando toda (o casi toda su población) es mucho más pobre (en el sentido absoluto) que los numerosos pobres (en su sentido relativo) de otro país.

21 Comentarios para este artículo.

  1. Mazarino Says:

    De acuerdo, lo que significa que si la renta media de una sociedad (como la española) esta bajando, que aumente el numero de personas por debajo del umbral de la pobreza son sin duda pésimas noticias. Dicho esto, y a la vista del articulo, no entiendo la utilidad del parámetro de pobreza relativa, mas allá de un indicador cualitativo de desigualdad de renta. Pero tampoco entiendo el de pobreza absoluta, pues debería estar proporcionado al coste de la vida en cada país.

  2. Juan Ramón Rallo Says:

    Son dólares internacionales, es decir, por paridad de poder de compra.

  3. zuppi Says:

    Yo creo que se escogió esta manera de medir la pobreza para que los burocratizados organismos encargados de “luchar” contra ella siempre tengan la excusa de que la pobreza no disminuye para perpetuarse.
    Algo parecido a lo que ocurre con los organismos de “igualdad”, siempre buscando algún signo de desigualdad en la sociedad por insignificante que sea…

  4. Víctor Says:

    Imagino que esto es lo mismo que cuando se dice que la pobreza en el mundo está aumentando a pesar de que en China, India y Brasil cientos de millones de personas están dejando de ser pobres.

    Y como el IPC y el PIB, magnitudes que cada vez me creo menos

  5. Martí-Sabadell Says:

    Totalmente de acuerdo, por otro lado deberíamos mirar si él % de pobreza es antes o después de ayudas o subsidios sean en la forma que sean, si una persona con ingresos dentro del umbral considerado de pobreza, le pagan la guardería, recibe ayudas para el alquiler, no paga impuestos por tanto la sanidad se le paga etc…. en cualquier empresa eso estaría computado como coste, salario y en el IRPF también.

  6. EL BARAJAS Says:

    Sí. Pero tengo una duda al respecto, relacionado con el tema desigualdad-pobreza. ¿Las rentas más altas no hacen que el nivel de vida suba, al estar dispuestos a pagar más dinero por bienes y servicios?. Por ejemplo, ganar 2.000 euros al mes no me sirve de mucho si la barra de pan cuesta 5 euros.

  7. José Manuel González Says:

    Todas estas estadísticas sobre la pobreza (absoluta y relativa) están muy sesgadas (en favor de los paises pobres) porque sólo incluyen a las personas que sobreviven, es decir, que si eres tan pobre que te mueres de hambre, no te cuentan como pobre.
    Por otra parte, en una sociedad pobre donde los que viven mejor apenas consiguen superar el nivel de subsistencia (lo normal antes del capitalismo), es materialmente imposible sobrevivir con el 60% de la renta mediana; así que tenemos sociedades en que todos (los que sobreviven) son pobres y la gente muere como moscas, pero que no hay ningún pobre en términos relativos (porque están muertos).
    En los paises pobres hay mucha más pobreza de la que ninguna estadística transmite.

  8. Marqués Says:

    Entiendo que hablando de grandes números la mediana debería de ser prácticamente igual a la media ¿no? La distribución de las rentas, tenderá a ser una distribución Normal ¿no?

    En su ejemplo (muy didáctico), esto no se cumple, ya que las rentas están muy poco agrupadas en torno a un valor central (media, moda o mediana). Si partimos que la distribución de rentas en USA es una distribución Normal, aumentos muy grandes en las rentas de las capas más ricas de la población ( o disminución muy grande de la rentas en las capas más pobres) apenas moverían la mediana, y muy levemente la media.

    En resumen que para que se produzcan movimientos en las medidas de tendencia central, son las rentas de la mayoría de la población las que se tienen que desplazar en un sentido u otro. Un aumento significativo en la cantidad de pobres relativos, podría indicar entonces que hay una porción de la población que no esta consiguiendo prosperar al ritmo de la mayoría de la población (no de la minoría rica). Esto obviamente no implica que este perdiendo ingresos o que no los este incrementando, simplemente que no hace al ritmo de la MAYORIA de la población. Si se produjera un empobrecimiento general de la población y un aumento de la riqueza en las capas más ricas, las medidas de tendencia central bajarían de forma simultanea al empobrecimiento general , no aumentando significativamente el número de pobres relativos. habria un empobrecimiento real con gran desigualdad y este tipo de calculos, no lo detectaría.

    Es decir no es que los pobres mejoren un poco a costa de que los ricos mejoren mucho (interpretación errónea que se podría llegar a hacer de su ejemplo), si no que los una parte de la población, mejora poco con respecto a la gran mayoría de la población.

    Espero haberme explicado.

  9. aversiahora Says:

    Yo iba a comentar dos cosas. Una ya lo ha hecho Marqués, y la otra es que este tipo de medidas tienen otro problema: ¿a quién contamos para la media?

    Por ejemplo: si yo tengo 20 años, estoy en la Universidad y vivo con y de mis padres, ¿cuál es mi renta? ¿Y la de un ama de casa? Tienen cero de renta, pero ni se mueren de hambre, ni viven en la calle. Y si mi padre me paga el carnet de conducir y me deja el coche y dinero para salir de copas, ¿soy un indigente?

    Es como lo del sueldo medio: 500.000 millones de masa salarial divididos entre 16 millones de trabajadores nos da un sueldo medio de 30.000 euros, incluyendo cotizaciones. ¿Y si metiésemos a 6 millones de parados en el denominador? Mismo numerador, pero denominador más de un tercio mayor.

    Y, ¿cómo contaríamos esos parados? Porque, a lo largo de un año, muchos entran y salen del mercado laboral, por lo que contarían como trabajadores para esta estadística, aunque solo trabajasen una semana en todo el año.

    ¡Pues eso! Que las cifras macro son necesarias, pero hay que cogerlas siempre con mucho cuidado.

  10. ArturoPerez Says:

    Excelentes aportaciones de don J. Ramon Rallo y @Marques. Las estadisticas estan para ser interpretadas, y por eso a mi me gustan mucho mas las nuevas normativas de eurostat, que esta basada en percentiles. Visualmente se puede entender mucho mejor cuanta gente pertenece a cada grupo. Las estadisticas basadas en medias, modas y desviacion estandar, son utiles, pero facilmente interpretables de diferente forma.

    Saludos

  11. josvazg Says:

    Pues yo la verdad es que os digo una cosa.

    Todas estas cosas se explican y se ven mucho mejor con gráficos. Una imagen dice más que mil palabras. Sin embargo, buscas en internet “distribución de renta” y solo aparecen tochazos de texto sin un solo grafico.

    Y no pasa solo con esto, sino con todas las cifras macro o importantes. El muy difícil obtener gráficas fiables de evolución de paro, o del PIB o del gasto publico o de la deuda, etc

    Es más, la mitad de las veces solo hay cifras cocinadas y, si aparece un gráfico, la mayor parte de las veces, está totalmente manipulado para contar algún cuento Keynesiano.

    Por ejemplo, recuerdo los gráficos de un artículo de J.C. Díaz, donde mostraba lo “responsables que habíamos sido en España e incluso lo parecidos o mejores respecto a los alemanes”. Una de las gráficas más importantes era la de evolución de gasto publico, que aparecía casi plana… porque era respecto al PIB que se había disparado!
    ¡Menuda caradura el sr Diez!
    Vamos, que si te toca a la loteria un año 10M€, ya puedes consolidar un gasto del 60%, como el año anterior que solo ganaste 20.000€ y gastaste 12000€. Y lo que es mejor, cuando al año siguiente vuelvas a ganar más bien 20K€ que 10M€, te pones como una fiera porque ya te endeudas para poder gastar los 6M€ que te toca gastar ya “pa” siempre…

    Otro ejemplo, el grafico de Krugman contra los países bálticos, donde pretendía demostrar que el PIB no se había recuperado del batacazo por culpa de la “austeridad”… cuando si cogías ese grafico desde unos 5 años más veías claramente “el grano de pus” que representaba la burbuja que habían explotado con éxito los bálticos y ya estaban recuperando el crecimiento normal y real previo a la misma.

    ¿Porque no hay más gráficos crudos, y sin cocinar?

    ¿Porque se ocultan también los significados de las cifras o se las tergiversa? Como por ejemplo llamar “umbral de pobreza” a ganar menos que los que ganan más, sin tener en cuenta que se puede estar literalmente forrado aun así o que los que ganan más puedan ser aún más pobres que las ratas…

    ¿Alguien tiene la respuesta?

  12. Fernando Says:

    La verdad es que ese índice llamado “pobreza relativa” NO mide la pobreza de ninguna manera. Lo que mide, en todo caso, será la desigualdad. El nombre de dicho índice está mal puesto.

    El día en que el sueldo mediano sea de 100.000 euros (descontando la inflacción) una persona que gane menos de 60.000 euros ¡será pobre!

  13. Iñaki Says:

    Hay algo más que no dicen esos índices y que los medios de comunicación suelen interpretar fatal, (sobre todo cuando tratan demostrar con ellos, que los pobres son cada vez más pobres).

    Esos índices no dicen si “los pobres” salen de la “pobreza”. Y la realidad es que en países como Estados Unidos, si lo hacen. El grupo de personas que forman el 20% más pobre, no es el mismo en un año que el siguiente. Los pobres se van enriqueciendo rápidamente, y son relevados por personas que antes no estaban en el 20% más pobre, ya sea porque estaban en el extranjero (son nuevos inmigrantes, y por tanto estaban fuera de la población contemplada), o porque en años anteriores pertenecían al 80% más rico y han visto disminuir sus ingresos relativos.

    Y los datos no solo muestran que los miembros del 20% más pobres se enriquecen rápidamente en EEUU, sino que lo hace mucho más rápido que el resto de grupos más ricos. No existe ninguna trampa de pobreza en EEUU para el 20% más pobre de su población. Mejor interpretación de los datos, sería decir que EEUU representa una plataforma para enriquecerse, para mucha gente, entre ellos, muchos que llegan allí del extranjero.

  14. Discordante Says:

    Nunca he entendido estos baremos de pobreza. Me he leido la entrada en wikipedia sobre la paridad de poder adquisitivo y sigo sin entenderlo muy bien. ¿Cogen las distintas divisas y sus cotizaciones y las comparan con el dolar sin mas?

    Tambien he tratado de buscar datos sobre desde que fecha se considera esas barreras de 1 y 2 $ el limite de pobreza. 1$ de hace 5 años no es ni remotamente parecido a 1$ de hoy en dia. No digamos si retrocedemos 1 o 2 decadas. La inflacion mundial ha rondado el 5% anual. Y los productos basicos, alimentos etc han inflaccionado aun mas y son los que mas necesitan.

    Sinceramente no entiendo nada de estas cosas y esta forma de presentar los datos. Cada vez hay mas pobres y mas desigualdades por mucha gente que pase de cobrar 50$ porque lo que podian conseguir antes y ahora con ellos esta aun mas separado.

  15. Marqués Says:

    Siendo cierto que la inflación es un impuesto que afecta sobremanera a las capas más pobres de la sociedad y siendo cierto que esta se está manifestando últimamente, en las materias primas ( en gran medida por las políticas monetarias expansivas), que incluyen los alimentos, la realidad es que la pobreza en el mundo esta disminuyendo a ritmos espectaculares. ¿contradicción? , solo en apariencia.

    La realidad es que a pesar de las muchas trabas que a día de hoy se imponen al desarrollo pleno del capitalismo, la globalización esta permitiendo que en muchas partes del mundo se este pasando de siglos o milenios de una economía de supervivencia ( de consumo) a una economía incipientemente capitalista. Y este pequeño cambio, en ocasiones muy pequeño, que afecta a una grandísima parte de la población mundial, esta produciendo unos efectos impresionantes en cuanto a la reducción efectiva de la pobreza.

    Que en los sistemas económicos más desarrollados estemos ahora mismo viendo las consecuencias de impedir un desarrollo real del capitalismo, no implica que esto no se vea compensado en mucha mayor medida por el desarrollo de un capitalismo incipiente en el resto del mundo menos desarrollado. Grandes bolsas de pobreza están desapareciendo a ritmos muy elevados en el mundo gracias al……capitalismo.

  16. MrKurtz Says:

    La definición del umbral de pobreza como el 60% de la mediana de los ingresos es cierto para España (según el INE) pero NO para EEUU. Según la oficina del censo americana el valor para el umbral se calcula en base a una especie de “cesta de la compra” y se actualiza con la inflación. Así que si va usted a citar datos de EEUU no mezcle churras con merinas ni diga medias verdades. Su razonamiento, aunque correcto para España, no es válido para el caso americano.

  17. Fernando Says:

    @aversiahora
    ¿Y la de un ama de casa?

    En un ama de casa, si ella y su marido están en el regimen de gananciales, se puede considerar como su renta lo que le corresponda de la sociedad de gananciales.

  18. Marqués Says:

    En el comentario anterior yo planteaba que: “Si partimos que la distribución de rentas en USA es una distribución Normal”

    Ahora bien acabo de leer un artículo en el blog liberal, que me ha planteado algunas dudas. En el se dibuja una sociedad americana si no pobre, si muy desigual. Yo creía que en un sistema “capitalista” dicha desigualdad no era tan acusada. No se, me ha dejado un poco descolocado.

    http://diegosanchezdelacruz.wordpress.com/2013/02/25/expoliando-a-los-ricos-con-el-impuesto-sobre-la-renta/

    El articulo desmonta la falacia de que el problema de esta crisis es que los ricos pagan pocos impuestos, pero entre los datos que aporta hay uno que a mi personalmente me chirría mucho.

    Según los datos expuestos el 50% de los americanos, ingresa solo el 13% de las rentas totales y el 1% más rico gana el 17%. Es decir, el 1% más rico tiene más ingresos que el 50% de la población con menos ingresos en USA. O que el 5% más rico tenga ingresos prácticamente iguales al 75% de toda la población .Suena un poco tercermundista, a poca clase media.

    Parece un panorama, el americano, difícil de creer. En un país en el que el 50% de la población fuera pobre, tendrían sentido, pero es que en USA el 50% con menos ingresos no es pobre, y que aun así ganen menos entre todos ellos que el 1% más rico…..

    ¿Alguien me puede echar una mano a la hora de interpretar estos datos? Lo he dejado también en el foro.

  19. aversiahora Says:

    No tengo mucho tiempo ahora, pero sí creo que te puede servir de algo un detalle: no queda muy claro, pero creo que hablan solo de IRPF, no de todos los impuestos. Cada vez se recauda más por impuestos indirectos, de los que no se libra ni el niño de 5 años cuando compra chuches.

    Y en el caso de EEUU parece que solo habla de los impuestos federales.

    Demasiado confuso.

  20. Alamein Says:

    Hay que entender que una cosa es la pobreza y otra la desigualdad: un país puede tener mucha desigualdad y poca pobreza (si hay mucho Warren Buffet y mucho Bill Gates, pero poco muerto de hambre, la pobreza es poca, pero la desigualdad puede ser mucha). En respuesta a la pregunta de Marqués yo diría que allí existe mucha desigualdad, pero no tanta pobreza. Eso es lo que pasa. A la recíproca, una sociedad puede tener mucha pobreza Y poca desigualdad (si hay mucho muerto de hambre, pero muy pocos o ningún Warren Buffet).

    El tema se analiza mejor en esta entrada: http://www.desdeelexilio.com/2011/07/10/algunas-consideraciones-sobre-la-distribucion-de-la-riqueza-en-usa-1970-2010/

    Sobre la pobreza en general y su descenso en el mundo entero recomiendo este otro artículo: http://www.eco.uc3m.es/~andiaz/pdfs/macroiii/salaimartin.pdf

    Espero que no se caigan los links.

  21. Enrique Santini Says:

    Tan simple definir la extrema pobreza, está en extrema pobreza quien no puede adquirir la suficiente proteína que es esencial para la vida, es pobre extremo quien no le alcanza para comprar productos que le proporcionen un mínimo de calorías vía cereales.

    Es pobre quien vive al día, es decir sus ingresos no le alcanzan para ahorrar, para comprarse una casa propia y la mayoría de sus ingresos se van en alquiler y anda “mal vestido”, es decir con trapos viejos.

    Una manera de estimar la pobreza es ver que porcentaje de la población de determinado país tiene desnutrición proteica, si en x o y regiones se comen los gatos o perros por necesidad y no por cultura es que son pobres extremos o si dejan de comerse su ganado por razones culturales como en la india pero tienen carencia de proteína, en ese caso son tontos si no buscan una alternativa que satisfaga su necesidad proteica.

Deja una comentario

*

Conferencias

22 de abril a las 18.00 en Sevilla: Presentación de "Una revolución liberal para España" en Colegio Claret, Av. Padre García Tejero 8.

Una revolución liberal

Una alternativa liberal

El liberalismo no es pecado

Una crisis y cinco errores

Crónicas de la Gran Recesión II

Los errores de la vieja economía

Crónicas de la Gran Recesión

Colaboraciones en otros libros