Twitter Facebook RSS Email App de iOS App de Android

Categorizado | Libre Mercado

Chipre se hace un islandés

Publicado el 25 marzo 2013 por Juan Ramón Rallo

Tanto reclamó la izquierda que la solución para Chipre era dejar quebrar a los bancos, como supuestamente se hizo en Islandia, que al final la Troika parece haberle hecho caso. Así, en el acuerdo de no rescate cerrado ayer por la noche, se pactó que los accionistas de los bancos lo pierdan todo, los bonistas también, y que finalmente los depositantes de más de 100.000 euros sufran una quita cercana al 40%, que les será compensada con nuevas acciones de las entidades financieras (con lo que se convirtirán en los dueños de los bancos chipriotas).

Imagino que a estas alturas todos los indignados patrios estarán aplaudiendo a Alemania por, finalmente, aplicar la medicina islandesa en Chipre. ¿O qué otra cosa pensábamos que significaba aquello de “¡Dejemos quebrar a los bancos!”? Pues simplemente que las pérdidas de sus carteras de inversiones y préstamos (el activo) se trasladan íntegras, y según los órdenes de prelación preestablecidos, a sus financiadores: accionistas, bonistas júnior, bonistas sénior y depositantes. Acaso algunos descubran hoy que “dejar quebrar a los bancos” no es un procedimiento que le salga gratis al ciudadano de a pie.

En cualquier economía, los principales agentes que proporcionan financiación a los bancos son gente como usted, estimado lector; como sus vecinos, sus familiares y sus amigos. Es decir, los depositantes. En el caso de Chipre, los depositantes no es que fueran los principales inversores en la banca, es que eran prácticamente los únicos. Motivo por el cual una vez el Gobierno griego impagó su deuda pública (tal como los syrizófilos nacionales y extranjeros le imploraban) los bancos chipriotas, que la habían adquirido en grandes cantidades, se toparon con un monumental agujero que trasladaron a sus acreedores, entre ellos y de manera destacada los depositantes.

Claro que tal vez a estas alturas de la película los mismos que habían tomado las calles protestando contra la socialización de pérdidas intrínseca al rescate de la banca española sacralicen una análoga socialización de pérdidas para la isla mediterránea: a saber, que el parado soriano o malagueño paguen, a través de ese monstruoso 21% de IVA, las pérdidas de los oligarcas rusos con depósitos en Chipre. Desde luego, no parecería lo más coherente, pero cuando se trata de protestar indignadamente tanto valen una privatización o una socialización de pérdidas.

Es verdad que a nadie le gustaría estar en la posición de los depositantes chipriotas con más de 100.000 euros. De hecho, a nadie debería gustarle vivir en un sistema bancario tan poco respetuoso con la propiedad privada como el actual. Pero una privatización de las pérdidas derivadas de ese perverso esquema financiero siempre será más justa que una socialización de las mismas. Mejor Chipre que Irlanda, por mucho que ello deje al ciudadano con una fuerte sensación de incertidumbre. Y es que la única forma de proteger nuestros ahorros no pasa por confiar nuestra hacienda y nuestra libertad a los políticos: la principal responsabilidad sobre cómo manejar nuestro patrimonio es nuestra. Chipre nos ha mostrado que los supervisores no son infalibles (a decir verdad, esto ya lo habíamos descubierto con nuestro Banco de España) y que el Estado no va a ser capaz siempre de cubrir nuestros errores con dinero ajeno. Quien tiene un patrimonio no puede aspirar a que el Estado se lo blinde frente a cualquier contingencia; y si lo espera, si hace dejación de sus responsabilidades y abraza una fe ciega en los gobernantes de turno, que luego no proteste cuando los descubiertos en cuenta hagan su aparición. La integridad personal se demuestra asumiendo los errores propios, no cargando el muerto a los demás.

En suma, si hay alguna lección que asimilar en el caso de Chipre es ésta: aprenda a cuidar sus ahorros y no encomiende su protección ni a rescates estatales (“pagará el contribuyente”) ni a quiebras a lo islandés (“pagarán los capitalistas extranjeros”). La demagogia sale gratis; las malas inversiones personales, no.

16 Comentarios para este artículo.

  1. Y en la champions aquella ¿Como quedamos? Says:

    El voyager ha llegado a los limites del sistema solar; aqui nos han metido en la heliopausa (no confundir con menopausia),y alla que vamos de cabeza.
    A partir de aqui el que lo pueda contar y tenga ganas,podra decir como el replicante que “he visto cosas que no podeis ni imaginar”.
    Lo malo es que aun estan por ver

  2. Dakar Says:

    JR: Entiendo que estás de acuerdo con este “no rescate”, es lo que has propuesto varias veces..no?

  3. Juan Ramón Rallo Says:

    Sí.

  4. ERS Says:

    “……Pero una privatización de las pérdidas derivadas de ese perverso esquema financiero siempre será más justa que una socialización de las mismas”.

    Pero oiga!, cómo puede decir semejante sentencia!…si sabrá usted que aquí llega un momento, en que nada se distingue de nada…la gran pinza del bogavante: Estado público-Banca Privada.

    Para plantearse el problema seriamente, No hay que fijarse en quién cubre las pérdidas si los inversores-acreedores del banco o los ciudadanos-deudores del banco. La mayoría de las veces, incluso son un mismo sujeto que tiene depósitos y tiene hipotecas o préstamos.
    Sino de dónde salen esas pérdidas. Salen del hecho que los privados (bancos) han invertido en deuda nacional (deuda griega) para que la sociedad griega sobreviviera. Al no cobrarse esa deuda, se han de hacer el harakiri…Pero no estaban los privados financiando a lo público?. Es justo esto? Encima de financiar a los Estados y a sus sociedades, encima dice usted que es “más justo privatizar la pérdida”??? Sería distinto si la quita o el agujero hubiera sido causa de los mercados de productos derivados y demás…pero creo que no es el caso.
    Por otro lado, remata la faena diciendo: “aprenda a cuidar sus ahorros y no encomiende su protección ni a rescates estatales (“pagará el contribuyente”) ni a quiebras a lo islandés (“pagarán los capitalistas extranjeros”.

    Radicalizando su mensaje final…..Esto es como decir, !vuelva usted, ciudadano de a pie, al trueque con pieza metálica! y huya de los bancos como de la peste. Ahora tampoco se dice que para poder encender la luz de la mesilla de noche o del salón, o a ducharte con agua caliente, el sistema te obliga a tener domiciliado todos los recibos en una cuenta bancaria.

  5. Víctor Says:

    No, los indignados no aplauden. Les parece mal rescatar a los bancos para salvar a los acreedores de sufrir perdida alguna. Pero también les parece mal que los acreedores -entre ellos los depositantes- sufran perdidas por no haber rescatado a los bancos.

    Es un cachondeo

  6. Fernando Says:

    Sólo dos cuestiones breves:
    1. No termino de entender cómo se solivianta tanto el personal porque los políticos le metan la mano en el fruto de su trabajo pasado (ahorro/depósitos) y no tanto porque se la metan en el fruto de su trabajo presente (impuestos). ¿Es acaso distinto?
    2. Creo que es no es correcto que los depositantes de más de 100 mil euros paguen la garantía que el Gobierno/Estado decidió otorgar a los depositantes de menos de 100 mil euros. ¿Acaso tienen ellos la culpa? En una liquidación estarían en el mismo nivel unos y otros y se aplicaría un porcentaje uniforme a todos ellos. Posteriormente que sea el Estado el que cumpla su garantía, porque de esta manera pone el Estado como colateral el culo de los que tienen más de 100 mil euros depositados y, lo que es peor, sin previo aviso…

  7. XeL Says:

    @ERS

    ¡ BINGO ! – Que ha dado en el clavo de lo que trata en gran medida la lucha y tema de la página del señor Rallo… La mafia de la estructura financiera usando la charada de los gobiernos (monopólicos de la fuerza) para “regular” la esclavitud del ciudadano de a pié, disfrazando de “benevolencia” el premio que se nos regresa a modo más bien de limosna . . . .

    El Estado es un Corporativo mal llamado Público, que atiende y busca el servicio de una élite sindicada. (Política)

  8. Fran Says:

    Partiendo de la base que no me considero una persona de izquierdas, no entiendo muy bien su párrafo “Acaso algunos descubran hoy que “dejar quebrar a los bancos” no es un procedimiento que le salga gratis al ciudadano de a pie”. Entiendo que en la solución chipriota están “pagando” los depositantes que confiaron en el Banco y no debieron confiar tanto a pesar de ser ciudadanos de a pie. En España por ejemplo, todos los ciudadanos estamos pagando los desmadres de nuestras Cajas de Ahorro (me niego a incluir a todos los Bancos) hayamos confiado o no en ellas

  9. Juan Ramón Rallo Says:

    En este caso hago una equiparación entre depositante y ciudadano de a pie, no entre ciudadano de a pie y contribuyente. Pero no es una crítica a la medida, sino al pensamiento ingenuo de muchos que creían que la quiebra de bancos era gratis para todos.

  10. Fran Says:

    Gracias. No entendí bien esa equiparación y efectivamente hay algunos “ingenuos” que piensan eso, ya sabe similar “Estamos manejando dinero público, y el dinero público no es de nadie.”

  11. Andrés Molina Says:

    Sin embargo Sr Rallo, si no me equivoco, no deja de ser un semirescate en tanto que los parados de Soria y Málaga siguen poniendo dinero a través del monto de 10.000 millones que pone la Troika, ¿no? Es decir, que no se trata de un bail-in puro.

  12. josvazg Says:

    Profesor, ¿que tal un artículo sobre bitcoin+chipre?
    ¿Parece que bitcoin ha llegado a 100USD la unidad gracias en parte a que muchos han caído del guindo?

    No deja de ser lamentable, en cierto modo que sea así, pues hasta ahora el “robo” se hacía al contribuyente o al tenedor de Euros en general. “Se ve que como te ayudaban a pagarlo entre todos (inflación o impuestos), les parecía que no lo pagaban ellos…”

    Por otro lado, no estaría mal comentar también si bitcoin tiene un impulso liberal/libertario detrás (más allá de las consideraciones monetarias aún en discusión) o solo es pura coincidencia.

  13. josvazg Says:

    Aquí hablamos mucho de como el Estado nos roba y nos manipula, pero la verdad es que se dan pocos consejos de que podemos hacer y usar para protegernos en lo posible de esos desmanes.

  14. josvazg Says:

    Me refiero a nivel individual y personal.

  15. javipeal Says:

    Me uno a la petición de artículo sobre bitcoin. Ya tiene uno, pero puede hacer otro actualizado tras el tifón Fekete, por pedir…..
    Tras leer un poco sobre el oro y el bitcoin yo he llegado a la siguiente conclusión:
    1_En el ámbito teórico y en condiciones ideales de libertad….etc, el oro parece ser el mejor dinero, sobre todo por ser mejor depósito de valor (también más estable) y tener valor intrínseco fuera de su valor monetario.
    2_ Los bitcoins lo superan en varios otros aspectos (coste de transporte, almacenamiento, seguridad, anonimato….etc).
    3_Deduzco que el mejor dinero sería una especie de bitcoin asociado al oro por tener lo mejor de cada uno.
    4_Concluyo que como no estamos en condiciones ideales o teóricas, dado que los gobiernos pueden confiscar e hiperregular el oro, el bitcoin le saca media cabeza de ventaja, al ser mucho más dificil de manipular y confiscar.
    5_Es labor de los teóricos monetarios identificar cuál sería el mejor dinero (el que se acerque a la perfección), teniendo en cuenta la vida real y el hecho de que los Estados siempre están al acecho confiscatorio, ponerse a crear una junto con los informáticos, como ha demostrado ya Nakamoto que se puede hacer. Intuyo que no faltarían inversores que apoyen esa iniciativa.

    Ya lo estoy viendo: Rallocoins, Feketecoins o HuertaSotocoins compitiendo en el mercado………:):):).

  16. aversiahora Says:

    Yo quiero Jessicabielcoins.

    Da lo mismo. Cuando el Apocalipsis entra por la puerta, la seguridad jurídica salta por la ventana. Si eres tan rico como para poder vivir de eso, saca tu dinero de Expaña. Si no, te da lo mismo, porque el Estado te lo quitará de una forma u otra.

    Si sacas tu dinero fuera, cuando necesites repatriarlo te pondrá un impuesto especial a la repatriación de capitales. Y si tienes orom te hará lo que Roosevelt a los americanos allá por los años 30: súbditos, estáis obligados a vendérselo al estado y al precio que yo diga, que es un 25% menos del que marca el mercado. Por el bien común y blablabla.

Deja una comentario

*

Conferencias

22 de abril a las 18.00 en Sevilla: Presentación de "Una revolución liberal para España" en Colegio Claret, Av. Padre García Tejero 8.

Una revolución liberal

Una alternativa liberal

El liberalismo no es pecado

Una crisis y cinco errores

Crónicas de la Gran Recesión II

Los errores de la vieja economía

Crónicas de la Gran Recesión

Colaboraciones en otros libros