En defensa de los vientres de alquiler comerciales

En la mayoría de países europeos, los vientres de alquiler (o maternidad subrogada) con motivos altruistas están prohibidos. En todos ellos, los vientres de alquiler con motivos comerciales se hallan ilegalizados. La avanzada España no es, desde luego, una excepción. Sí lo son, afortunadamente, ciertas regiones de esa carca Nueva Europa que son los Estados Unidos, donde ya sea por disposición legal o por jurisprudencia, la maternidad subrogada es una actividad libre y consentida entre adultos que puede practicarse sin demasiadas cortapisas.

Los vientres de alquiler no son más que una extensión de la división del trabajo –tanto en su acepción más económica como en su más amplia concepción de cooperación humana de carácter voluntario y simpático (a la Smith)– pero aplicada al campo reproductivo: la identidad de la gestante no coincide con la de la madre biológica; una cede su carga genética (junto con la del padre), la otra da cabida al desarrollo del embrión. Aunque para muchos esta separación entre traspaso de la carga genética y gestación sea una aberración antinatural, no tiene nada de extraordinario salvo que el desarrollo económico y tecnológico del capitalismo han logrado abaratar lo suficiente el proceso como para que cada vez esté al alcance (monetario, que no legal) de más gente. Los aparentes problemas morales que suscita no deberían ser tales, pues podríamos llegar al absurdo extremo de afirmar que la propia naturaleza es inmoral.

De entrada, lo que permite la maternidad subrogada es que la madre biológica pueda externalizar el proceso de gestación del embrión. En la naturaleza, sólo el padre es capaz de separar las funciones de transmitir y de gestar su herencia genética: la gestación se externaliza sobre la madre biológica y gestante. La maternidad subrogada sólo supone dar un paso más allá y permitir que la madre biológica también pueda externalizar la gestación a una tercera persona (la madre gestante).

Por otro lado, si colocamos todo el proceso reproductivo en un continuum –emparejamiento, fecundación y gestación– nos daremos cuenta de que “la naturaleza” ya ha sido alterada desde hace décadas con absoluta normalidad sin que (casi) nadie clame al cielo. Las donaciones de óvulos o esperma hacen que el proceso de emparejamiento pueda diseñarse unilateralmente sin que medie violencia (algo imposible en el “estado natural”). En la naturaleza, además, la fecundación se desarrolla en las trompas de Falopio, pero hoy no es nada inhabitual realizarla por separado en un laboratorio (Fecundación in Vitro). Quizá en el futuro también se pueda acometer la fase de gestación en el laboratorio (la investigación en úteros artificiales sigue su curso), pero de momento sólo cabe practicarla en el útero de una mujer, que no necesariamente ha de ser el de la madre biológica. ¿Existe algún motivo por el que se pueda desnaturalizar el emparejamiento y la fecundación pero no la gestación? Sólo se me ocurren dos: seguridad jurídica y derechos adquiridos de la madre gestante sobre el embrión.

Lo primero hace tiempo que dejó de ser un problema: asumir que madre es la que pare no tiene sentido cuando disponemos de técnicas asequibles que nos permiten delimitar sin atisbo de duda quién es la madre genética. Lo segundo, esa especie de usucapión sobre el embrión, tampoco tiene demasiado sentido: por un lado, porque aunque hubiese derechos adquiridos, la gestante podría renunciar contractualmente a ellos; por otro, porque la madre gestante, por serlo, asume tantos derechos sobre el embrión como la tata que sustituye a la madre biológica en la crianza de un niño, es decir, ninguno.

Mi opinión es que el vientre de alquiler se terminará legalizando en Europa, pues no encuentro buenos argumentos para oponerse a ello. Como dice Bryan Caplan, “para algunos la maternidad subrogada es repugnante. Para mí no sólo es lógica, sino que reivindica la vida”. Los prejuicios tienden a desaparecer con la información, sobre todo cuando dispones de un vivo ejemplo de su normal y correcto funcionamiento al otro lado del charco. Cuándo sucederá es una incógnita, pero pasar terminará pasando.

En este sentido, resulta altamente loable el esfuerzo que están realizando un grupo de lucenses para promover una iniciativa legislativa popular que legalice los vientres de alquiler en España. Su génesis resume una de tantas historias que ilustran el absurdo de que nuestros políticos se inmiscuyan no sólo en nuestra cartera, sino también en nuestra bragueta: su promotora, Marta, perdió a su hijo a las 38 semanas de embarazo y le tuvo que ser extirpado el útero. Con ello perdió la posibilidad de ser madre gestante… pero no la de ser madre biológica. El ordenamiento español, sin embargo, hace de un primer drama una doble tragedia: dado que exige irracionalmente que concurran ambas circunstancias, Marta no podía ser madre… en España. Porque, en efecto, en la mayoría de estados de EEUU la antinaturalidad se ha vuelto algo natural y no tiene vetado este más que legítimo curso de acción. ¿Por qué en EEUU sí y en España no? Disparates intervencionistas dirigidos a complicar la vida a los individuos y a la sociedad. Desde aquí, pues, todo mi apoyo a este embrión de iniciativa legislativa popular que, a diferencia de alguna otra, no pretende conculcar los fundamentos de una sociedad libre sino apuntalarlos.

Sucede, sin embargo, que el desarrollo de la iniciativa legislativa popular se topa con otros prejuicios más antiguos como el desfasado principio de “madre es quien pare”: nos referimos a la virgiliana sacra auris fames, a saber, la execrable sed del dinero. Así, resulta que el letrado encargado de la redacción de la ILP no quiere que

en ningún caso esta iniciativa se convierta «en una industria», lo que, a su juicio, ocurre ahora, con agencias que buscan países en los que llevar a cabo esta técnica, como Ucrania o la India, con mejores precios que California –«el sitio que parece más fiable científica y legalmente»– y quizás «con un mayor margen de beneficio» para ellas, dice. «Es una situación con la que hay que acabar por el bien de todos, de los padres que pretenden acogerse, de los menores y las gestantes», asevera.

A este respecto, subraya la importancia de fijar unos límites e insistir en que nunca se habla de retribución o negocio, sino que se da una compensación a la gestante, igual que se compensa la donación de óvulos o de esperma, por los gastos que le suponga, todo ello desde «un sentido ético pero también práctico, de que nadie se va a dedicar a ello por dinero».

Dicho de otro modo, el actual proyecto de ILP rechaza la maternidad subrogada comercial y se limita a aceptar la altruista. Desconozco si se trata de una estrategia para conciliar apoyos buscando un acuerdo de mínimos o si los impulsores de la ley piensan de verdad que resulta deseable acabar con la subrogación comercial. Lo primero sería en parte entendible en un país como España, antiliberal también en lo económico y donde el desprecio al comercio está demasiado arraigado; lo segundo constituiría un error de base que contaminaría desde su misma redacción la regulación jurídica del vientre de alquiler en España que están impulsando.

Primero, que de una actividad pueda hacerse un negocio no significa que necesariamente vaya a hacerse siempre y en todos los casos: legalizar la subrogación comercial no es prohibir la subrogación altruista. Segundo, el hecho de que entren consideraciones monetarias en un contrato –en cualquier contrato– no significa ni que sea el único motivo por el que ambas partes suscriben el contrato ni tampoco que sea el motivo principal: basta con que sea el motivo decisivo. Cuando echamos un cubito de hielo en un vaso lleno de agua y éste se desborda, la razón principal del desbordamiento es que el vaso estaba lleno de agua, no que hemos lanzado un cubito: pero el cubito es lo que termina por inclinar la balanza hacia el desbordamiento. Prohibir el libre pacto de la remuneración de la gestante no sólo expulsaría a las gestantes potenciales cuya única motivación es la de ser incubadoras andantes, sino también a aquellas que les gustaría ayudar a otras familias pero que no encontraría suficientes incentivos económicos para hacerlo.

En el fondo, la restricción legal de la compensación/remuneración que puede recibir una gestante no es más que una forma de control de precios: en concreto, un precio máximo. Y la literatura económica tiene bastante bien documentada cuál es la consecuencia de los precios máximos: carestía de bienes, en este caso, carestía de madres gestantes, que inevitablemente iría acompañada de un racionamiento (habría gente que se quedaría fuera aun cuando podría alcanzar un acuerdo mutuamente beneficioso con alguna gestante potencial). En suma, se busca legalizar la maternidad subrogada en España para que esté disponible al máximo número de personas y, con posterioridad, se raciona normativamente la cantidad de gente que puede acceder a ella. A menos que se fijen límites muy flexibles a la “compensación altruista” que la ley permita abonar a la gestante (lo ideal sería que no existieran), todo apunta a que muchas familias tendrían que seguir marchándose fuera de España aun cuando la ILP saliera aprobada: simplemente, porque no encontrarían gestantes. Y a este respecto, no es correcto comparar la situación actual de la donación de esperma u óvulos con la oferta de gestantes: es evidente que el coste de oportunidad de un caso y del otro no son asimilables y, por tanto, que los límites máximos a la compensación no afectan a ambos de un mismo modo.

Pero, además, del discurso del letrado se desprende un marcado sesgo antiempresarial que tampoco tiene mucha razón de ser. La maternidad subrogada es un complejo y dilatado proceso sanitario y jurídico que requiere de una intensa profesionalización. Y para que la gente se profesionalice –para que se especialice y se dedique laboralmente a ello– tendrá que cobrar. Y si cobran los abogados, si cobran los facultativos, si cobra la madre gestante, si cobran los organizadores, si cobran los directivos, etc. ¿por qué no van a cobrar los que posibilitan toda la alta inversión inicial que hace falta para montar este sector económico, esto es, los capitalistas de las distintas compañías? Si las compañías estadounidenses quisieran instalarse en España debido a “los mayores márgenes” de la actividad, bienvenidas: más rápidamente se desarrollaría toda la infraestructura necesaria. Es más, cuantas más vinieran y más compitieran entre sí, más caerían los márgenes del sector, ya sea porque los servicios ofrecidos se abaratarían o porque los costes (por ejemplo, la compensación libre de la gestante) subirían. Al final, la rentabilidad tendería a igualarse con la del resto de industrias españolas, aun cuando por tratarse de un sector con un componente claramente más altruista (menos focalizado en los beneficios monetarios) podría ser algo menor.

Frenar este sano proceso empresarial sería condenar a esta actividad al amateurismo y a la infraprovisión. De hecho, me sorprende que el letrado ponga como ejemplo de “sitio más fiable científica y legalmente” a California… cuando allí la maternidad subrogada comercial es perfectamente legal. Y esta correlación no es casualidad: ¿o acaso se habría convertido California en ese paradigma de buen funcionamiento del sector restringiendo su foco a los vientres de alquiler altruistas? En absoluto. No olvidemos que los motivos que hacen a EEUU un destino tan atractivo y seguro (aunque caro por su alto nivel de vida) para los vientres de alquiler es que su comercialización no está prohibida en gran parte de los estados. ¿Buscan los promotores de la ILP alcanzar ese mismo nivel de accesibilidad y profesionalidad en nuestro país (con costes de España y no de EEUU)? Imagino que sí: pero entonces tendrán que abrir la puerta a que la gente haga negocio con ello. La posibilidad de codiciosa mala fe  no se resuelve prohibiendo a priori toda actividad (de hecho, esa es una de las falaces justificaciones que se emplean hoy para prohibir todo tipo de maternidad subrogada), sino con organizaciones profesionales que establezcan óptimos mecanismos de control internos (por ejemplo, evaluaciones psicológicas de las gestantes) y que se hallen sometidas a la voluntad de sus clientes mediante contratos libres con niveles de desarrollo y sofisticación cada vez mayores (y con tutela judicial de esos contratos, claro).

En resumen: bienvenida la iniciativa legislativa popular. Esperemos que el inconcluso proceso de redacción la pula de perjudiciales prejuicios anticomerciales.

También te puede gustar

101 comments

  1. Pues todo suena muy lógico y bonito y loable. Los problemas surgen porque los seres humanos somos muy complejos, y resulta que en todo esto aparece un tercero que es el hijo. Y que ocurre con este hijo cuando adquiere conciencia de todo el proceso? Ya, claro, le explicaremos que todo fue muy legal y que su madre gestante (que lo tuvo nueve meses en su vientre) no tiene nada que ver con el. Quizá sea muy maduro y lo entienda, pero…y si resulta que es un pesado y le pica la curiosidad y quiere conocerla? Ya, que no pasa nada si es así, tomaran un café y listo, pero… y si resulta que se hace una película mental con respecto a esa persona y es rechazado….? Que implicaciones psicológicas tendrá? Cruzar esta raya, y asumir que no pasa nada, supone olvidar a Hazlitt: “El arte de la Economía consiste en considerar los efectos mas remotos de cualquier acto o política y no meramente sus consecuencias inmediatas; en calcular las repercusiones de tal política no sobre un grupo, sino sobre todos los sectores”

  2. Estimado Mazarino: Pues me imagino que eso mismo le ocurrirá al hijo que ha sido adoptado legalmente o al que ha sido abandonado por su madre biológica en cualquier sitio, etc…Si ese hijo siente la necesidad de conocer a su madre gestante debería de tener esa posibilidad, lo cual no quiere decir que tenga adquirido ningún derecho al respecto. La experiencia me dice que más bien es al contrario: los hijos que han sido adoptados o abandonados pueden llegar a tener esa curiosidad vital pero en todos los casos que conozco ninguno tiene la necesidad de reconvertir a su madre biológica desconocida en la madre que le ha dado amor y cuidados durante la etapa más vulnerable de un ser humano. La realidad es que las personas desarrollamos vínculos afectivos y emocionales con quien nos lo da y no con personas ajenas a dicho desarrollo. Por poner un ejemplo propio: soy padre de un precioso niño de 8 años, si al día de hoy me dijeran que se equivocaron en el parto y lo cambiaron por otro, para mi seguiría siendo mi amado y adorado hijo y no lo cambiaría (si lo tuviera que hacer, claro) por el hijo biológico, (aunque conociéndome haría todo lo posible por hacerme con su guarda, custodia y patria potestad).

  3. Mazarino,

    Aparte de lo que comenta kajopu (tu argumento llevaría a prohibir los procesos de adopción), no veo cómo la protección del interés de ese menor puede consistir en que ese menor no nazca.

  4. Tengo curiosidad profesor ¿cuál es su postura sobre la compra-venta de órganos?

  5. El ejemplo es muy ilustrativo:

    Perdió de forma simultanea su hijo (me gusta que se use esa palabra para referirse a un ser humano de 38 semanas) y su capacidad para gestar nuevos niños. Una posible solución: le pido a mi hermana que geste por mí. Ella lo hace como favor y todos contentos, la mujer con su hijo, la tía con su sobrino y el niño sobre todo. Muy bien.
    ¿Quién podría oponerse a ello? ¿Qué mal causan?
    Y si no causan mal alguno, ¿por que ha de ser la hermana? Podría ser otra mujer. ¿Por qué ha de ser gratis? Una gestación es un tema complicado, incomodo, etc…es lógico que se compense adecuadamente (es decir lo adecuadamente que quiera la madre de alquiler, que es la que pondrá el precio o aceptara el que le ofrezcan)

    Hasta aquí todo bien. Pero,…… siempre hay algún pero,…..

    Y el pero no tiene nada que ver con el vientre de alquiler, si no con la fecundación artificial “in vitro” previa a la implantación del embrión en el útero receptor ( sea el de la madre biológica o el de la de alquiler). Ese es el quid moral de la cuestión y no otro.

    Como dice el artículo:” “la naturaleza” ya ha sido alterada desde hace décadas con absoluta normalidad sin que (casi) nadie clame al cielo”.Pero ese “casi” es muy importante. Y ese “casi” no clama al cielo por la ruptura del continuum en el proceso reproductivo. No, clama por que en el proceso de fecundación “in vitro” previo, no se implantan en muchas ocasiones todos los embriones que se “producen” en laboratorio.

    En definitiva un vientre de alquiler, “per se” no tiene ninguna connotación amoral evidente, siempre y cuando se implanten en la madre de alquiler todos los embriones producidos por la fecundación “in vitro”.
    Del mismo modo si se acepta la fecundación “in vitro” para la posterior implantación de los embriones en un útero, se debe admitir que ese útero puede ser de una persona distinta a la donante de los óvulos.

    Saludos.

  6. Hola Marqués,

    Coincido en tu apreciación general: si los vientres de alquiler tienen algún problema, ése es exactamente el mismo que pueda tener la fecundación in vitro. No otro.

  7. @Manzarino

    Como ya le ha dicho kajopu, más problema es aún una adopción legal, pues el hijo/a ni siquiera comparte ADN con los padres, y sin embargo se hace y se acepta sin problemas.

    Pero es que incluso aunque esto no fuese así, la cuestión NO es esa sino:

    ¿Quien es usted o el Estado para decirles a esta gente, los padres y la gestante de alquiler, lo que deben o no deben hacer y como deben hacerlo?

    Es más, hay otros comportamientos en los que NI usted NI el Estado debe meterse porque NO debe, ni tampoco puede realmente, inmiscuirse en el libre albedrío de las relaciones voluntarias la gente y los usos o tratos (malos o buenos) que hagan de su propio cuerpo:

    ¿Acaso no ve lo inútil, peligroso y contraproducente que resulta intentar prohibir que la gente se drogue?

    ¿Que tal la prostitución? Si una persona quiere ofrecer sus servicios sexuales a otros por dinero, nos podrá parecer lo que sea, pero no somos quienes para impedírselo. Como mucho podemos intentar persuadir o ofrecer otras opciones.

    Los suicidios no están prohibidos, es que no se pueden prohibir ¿y que hay más perjudicial que un suicidio? Lo mismo que antes, puedes persuadir, pero la ultima palabra la tiene el afectado/a.

    Que a usted o a mi me parezca que algo no se debe hacer, que hay problemas morales extras a considerar, etc no nos da pie a prohibir comportamientos que no afectan a terceros.

    Recuerde además que en este caso el único tercero al que afectaría el hecho, es un tercero que NO podría haber existido en la mayoría (si no todos) los casos. Altruista o no, esto es muy caro como para hacerlo si la madre biológica no tiene algún impedimento grave para la gestación.

  8. @Marqués

    Ese argumento no es tan robusto.

    La fecundación in vitro genera embriones que NO habrían podido existir de otra forma y que:
    1) NO pueden desarrollarse por si mismos.
    2) TAMPOCO tienen garantizada la supervivencia aunque sean implantados.

    Dicho esto, sería deseable afinar el proceso que no se produjesen más embriones potenciales que los que realmente sean necesarios/deseados y vayan a implantarse.

    La vida no es digital, 1 o 0, NO se genera en un instante, sino que se va arraigando poco a poco.

    Lo cual no quita para que un embarazo de MUY pocas semanas sin ningún riesgo previo conocido, no deba ser respetado a termino porque de lo contrario se estaría cometiendo un acto criminal.

    De hecho, les planteo la siguiente cuestión:

    Imaginen un futuro, quizá no tan lejano, donde la tecnología médica permita EXTRACCIONES embrionarias de forma muy segura.

    Esto daría lugar a nuevas posibilidades, como por ejemplo una madre con un embarazo no deseado puede donarlo o venderlo a una madre que no puede fecundar pero si gestar o a una que hace de vientre de alquiler para una tercera que será la madre.

    Con esta tecnología disponible y barata:
    ¿Que tal soportaría la conciencia de una madre que abortó el hecho de haber acabado con la vida de otro que no tiene la culpa de NINGUNO de sus problemas? Sobretodo sabiendo positivamente que podría haberse deshecho de su gestación, y haber llevado la misma vida posterior que tras el aborto, PERO SIN necesidad de acabar con nadie.

  9. Corrección:

    “La fecundación in vitro genera embriones que NO habrían existido de otra forma y que:”

  10. @Socialista

    ¿Pretende vender su cerebro, corazón, páncreas, drogarse con cocaína o vender un riñón o prostituirse?

    Pues déjeme, con su permiso, que le aconseje que NO haga NINGUNA de estas cosas. Más que nada porque sería entre mortal a muy perjudicial para usted (y en este mismo orden según las preguntas que le hago).

    No obstante, ni yo, ni NADIE (tampoco el Estado, “un cura” o la Iglesia), somos quienes pare decirle a usted lo que debe o no hacer con su propio cuerpo, ¡faltaría más!

    Espero que me haya entendido bien el ejemplo que, como a usted, se puede aplicar a mi o a cualquiera.

  11. Me parece un gran artículo.

    Cualquier liberalización y/o desregulación en materia de reproducción me parece positivo. De hecho creo que contribuiría a que hubiera menos abortos.

    Recuerdo haber visto una película relacionada con este tema que me gustó, se llamaba Juno (http://www.imdb.com/title/tt0467406/).
    Creo que la posibilidad de dar un hijo no deseado en adopción sería también positiva.
    No se cual es la regulación actual en España, pero estoy seguro de que impide este tipo de actos.

    Por cierto, he visto este mismo artículo en su foro don Juan Ramón, y he de decir que últimamente ha decaído un poco. Quizá sustituir los comentarios introducidos por esta vía en favor de un enlace al foro volvería a darle vidilla. Aunque a lo mejor habrá gente a la que no le apetezca registrarse y demás. Bueno, en cualquier caso ahí queda la sugerencia.

  12. Partimos de la base de que lo que yo planteo es que la utilización de úteros de alquiler no debería plantear problemas morales, pero que si se planteasen, estos serían los derivados de la inseminación artificial, sean estos los que sean. Si vd. cree que la fecundación “in vitro” no plantea ninguno, o plantea muchos,….cada cual que decida.

    Ahora bien, sin ánimo de polemizar y solo por puntualizar algunas afirmaciones, le he contestado más ampliamente en el foro.

  13. ¿Y debería prohibir el Estado que una mujer llevase un trapo en la cabeza?

    No.

    Lo que si podría hacer un Estado, o cualquier particular, es exigir que en su establecimiento haya una etiqueta de vestimenta a su gusto o conveniencia, pues NADIE te obliga a acudir a ese establecimiento y dentro las reglas las pone el dueño del mismo. Si no te gusta no vayas.

    Por ejemplo, es lógico que un centro de formación, privado o publico, quiera verle la cara del alumno. Hay muchas razones, como por ejemplo que el o la que se presente al examen en el Burka no sea el/la alumno/a sino otra persona que lo hace en su lugar para falsear el resultado de la prueba.

    Por otro lado, una “maldición” del liberalismo es algo que ya hemos repetido muchas veces: NO se puede obligar a la gente a ser libre, (a no ir en burka, por ejemplo) deben quererlo por si mismos. Solo podemos PERSUADIR.

    Es un poco como hacerse daño, suicidarse o tener hábitos peligrosos o insalubres; podemos intentar PERSUADIR contra ello (o incluso desincentivar en lo posible), pero prohibirlo es inmoral, contraproducente y hasta inútil en muchos casos (ejemplo, suicidio).

  14. No soy liberal. Lo sabéis. Y lo que estoy leyendo aquí me empieza a dar miedo.

    Ahora dadme hostias hasta en el carnet de identidad.

  15. Privatta:

    El liberalismo que da “miedo” no es el económico, que es el que con más asiduidad se trata en estas páginas.

  16. Privatta, Marqués,

    El miedo del que hablais ¿no tendrá que ver con el miedo a la libertad?.

    Por una parte la libertad propia implica responsabilidad sobre los propios errores, eso siempre da algo de vértigo.

    Por otra parte, la libertad de los demás puede producir cierta sensación de “desprotección” frente al ajeno.

    Ambas cosas afectan a lo económico y a todo lo demás.

    Pero por otra parte, haciendo un balance global, las civilizaciones mas deseables son aquellas en las que hay mayores grados de libertad sin detrimento de la cohesión social. Y la evolución histórica apunta en esa dirección.

  17. Privatta:
    ¿A que tiene miedo?
    ¿A que no le obliguen a esto o aquello o a que no le prohíban esto o aquello?

    Recuerde que nosotros NUNCA le obligaremos a NADA ni le prohibiremos NADA que no esté perjudicando a terceros.

  18. @Juan Ramón Rallo,

    ¿matar a otro individuo de mutuo acuerdo, es una decisión liberal y que debería ser respetada desde las instituciones judiciales?

  19. A mi no me da miedo en absoluto el liberalismo. ¿No ha leido nunca comentarios mios anteriores?. A mi lo que me da “miedo” son determinados liberales. Por que no se equivoque, entre los liberales, como en todos sitios, hay de todo: listos, normales y tontos.

    No se cuanto tiempo llevo leyendo y poniendo comentarios en esta página y cada vez que se dice algo que se aleja lo más mínimo de postulados megaliberales, ya aparerce el “liberal” de turno a ponernos las cosas bien claritas……

    saludos liberales.

  20. @PedroPerez

    “¿matar a otro individuo de mutuo acuerdo, es una decisión liberal y que debería ser respetada desde las instituciones judiciales?”

    ¿Como se mata a otro individuo “de mutuo acuerdo”?
    Explíquese, porque en los detalles quizá esté la respuesta.

  21. Pedroperez,

    No estoy en contra de la eutanasia. De todas formas, creo que no es la manera correcta de argumentar. Es como si yo digo: “los contratos libres deberían amparar la compraventa de pan” y usted me responde: “¿y también la eutanasia? ¿también los órganos?”. Creo que es desviarse a un tema sobre el que no he desarrollado ninguna argumentación.

  22. @josvazg

    “Lo que si podría hacer un Estado, o cualquier particular, es exigir que en su establecimiento haya una etiqueta de vestimenta a su gusto o conveniencia, pues NADIE te obliga a acudir a ese establecimiento y dentro las reglas las pone el dueño del mismo. Si no te gusta no vayas.”

    Estoy totalmente de acuerdo con este argumento aplicado a “cualquier particular”, pero no aplicado a “un Estado”.

    El estado es, por definición, algo que impone normas a un grupo de gente que da la casualidad que ha nacido en una región geográfica determinada.

    Es decir, que no se aplica lo de que “Si no te gusta no vayas”.

  23. Marqués,

    Le cito: “El liberalismo que da “miedo” no es el económico, que es el que con más asiduidad se trata en estas páginas”

    Supongo que su último comentario, posterior al citado, responde al mío. Creo que me ha malinterpretado.

    Trato de seguir el hilo de su comentario, del que parece desprenderse que puede haber cierto liberalismo que da miedo, aunque no es el económico.
    Preguntándome sobre cual podría ser hice mi reflexión, en la que indico qué puede dar miedo del liberalismo (también del liberalismo económico)

    No es mi intención juzgar su postura. Tan solo seguía el hilo planteado, según mi interpretación, acaso equivocada, claro, pero en tal caso ¿a qué se refiere con “el liberalismo que da miedo…”?.

    Saludos liberales y cordiales.

  24. Trillu:

    A) “miedo”. Es decir entrecomillado.
    B) Los liberales que pueden llegar a dar miedo a gente como privatta son los que comentan cosas del tipo:
    “¿matar a otro individuo de mutuo acuerdo, es una decisión liberal y que debería ser respetada desde las instituciones judiciales?
    Por que hay muchos “liberales” que responderían afirmativamente a dicha pregunta. Y no se refieren a la eutanasia (Acción u omisión que, para evitar sufrimientos a los pacientes desahuciados, acelera su muerte con su consentimiento o sin él)……..
    La discusión acaba entonces en: ¿puedo amputarle a mi mujer un brazo y vendérselo a unos caníbales, siempre de mutuo acuerdo, para con ese dinero, y el que saque de la venta de los órganos de mis hijos (que lo harán de forma voluntaria y que luego también voluntariamente me darán el dinero así obtenido) irme de putas?

    Creo que es fácil de entender que ese tipo de comentarios pueden dar miedo, y no miedo a la libertad, porque gente como Privatta no va a hacer esas cosas y nadie le va a obligar a hacerlas. Así que miedo en el sentido de no ser capaz de hacerse una responsable de sus actos, poco.

    Saludos.

  25. @josvazg

    Lo que si podría hacer un Estado, o cualquier particular, es exigir que en su establecimiento haya una etiqueta de vestimenta a su gusto o conveniencia, pues NADIE te obliga a acudir a ese establecimiento y dentro las reglas las pone el dueño del mismo. Si no te gusta no vayas.

    Si dentro las reglas las pone el dueño del establecimiento, ¿podría haber un local donde fuese obligatorio llevar un trapo en la cabeza? ¿Y otro local donde fuese obligatorio ir desnudo? ¿Y otro local donde fuese obligatorio ir vestido de caballero jedi?

  26. Juan Ramón Rallo

    Me ha encantado el articulo, desde las implicaciones legales y económicas del vientre de alquiler a las explicaciones asépticas del proceso sin carga religiosa alguna.
    Una cuestión si me ¿como se pueden parar las empresas q consiguen su negocio en China o India? no hace mucho vi un documental de las madres de alquiler indias y ahí te aseguro q la bondad empresarial estalla cual bomba de fusión

    Saludos

  27. @Fernando

    “Si dentro las reglas las pone el dueño del establecimiento, ¿podría haber un local donde fuese obligatorio llevar un trapo en la cabeza? ¿Y otro local donde fuese obligatorio ir desnudo? ¿Y otro local donde fuese obligatorio ir vestido de caballero jedi?”

    Por supuesto. De hecho seguramente ya hay establecimientos de este tipo… si va a un bar nudista le obligaran a entrar desnudo, si va a una convención de Star Wars le pueden obligar a ir vestido de Jedi… ¿cual es el problema?

  28. Alquila el vientre, y al nacer el niño lo entrega a cambio de un pago.
    ¿y porque no cuando tenga 20 años?

  29. No, se le paga al comienzo a cambio de que cuando nazca, lo entregue. Si lo entregara a los 20, se le pagaría no por el alquiler de vientre, sino por 20 años de servicios de canguro y tutor.

  30. ¿Y no podríamos ahorrar costes y evitarnos la fecundación in vitro? Es decir, podríamos simplemente pagar por el bebé :). Y en general: ¿Podríamos comprar-vender seres humanos? (se me ocurre, por ejemplo, como pago de deudas o simplemente como venta voluntaria)

  31. La fecundación in vitro o la maternidad subrogada son vías de acceder a la paternidad/maternidad biológica. Comprar el hijo de otro no es un sustitutivo de estas prácticas. No tiene nada que ver.

  32. “Comprar el hijo de otro no es un sustitutivo de estas prácticas”.Si pero ¿Quien es la madre?¿Hay dos?¿Progenitor a,progenitor b y progenitor c?

  33. De entrada la madre es la que pone el óvulo, no la que gesta el embrión. Si, por el motivo que sea (mujeres estériles o parejas homosexuales), el óvulo también lo pone otra mujer (maternidad subrogada gestacional), la madre es la que coloca el óvulo, pero cede su patria potestad a los padres (proceso de adopción previamente pactado).

    1. He intentado leer su artículo y le confieso que me costó: discrepo en poner al mismo nivel, fabricar un mueble o formar una familia, dirigir una fábrica o ser padre/madre… Por lo que intuyo, usted tiene una visión ultraliberal del mundo, que no puedo compartir… ni quiero.

      En cualquier caso, indicarle que el lenguaje utilizado en este artículo es incorrecto, a nivel científico, médico y jurídico, al utilizar expresiones como “madre de alquiler”, “vientre de alquiler”… Debería hablar siempre de GESTACIÓN SUBROGADA o POR SUSTITUCIÓN, y de GESTANTE.

      Me parece artículo ofensivo para padres, gestantes, profesionales y sobretodo hacía los niños nacidos por esta TRA. Quizás su intención en este artículo era apoyar la GS pero no me siento para nada respetado.

      Añadiría que madre no es aquella mujer que solo pone el óvulo, señor Rallo. La maternidad es algo más que aportar una información genética.

      Igual que madre no es solo aquella mujer que pare, como aparece en la jurisdicción española.

      La maternidad incluye aspectos como la intencionalidad y el cuidado de los recién nacidos, que para muchas personas resultan aspectos mucho más importantes que quien pone el óvulo o gesta un embrión.

  34. Madre es la que da a luz,la que pare.Pero llegar al absurdo de regular y legislar sobre estas cuestiones es un sintoma de lo enferma que esta la sociedad.
    Esta idea,los vientres de alquiler, lleva implicito un reconocimiento de propiedad sobre las personas.

  35. No hay ninguna necesidad lógica de que madre tenga que ser la que pare. El padre es padre sin parir. La madre también puede serlo sin parir. Basta con que aporte su carga genética.

    Estoy de acuerdo en que no hay que regular nada: con que se suprima la regulación que prohíbe los vientres de alquiler en España y dejar el asunto al libre pacto entre personas, basta.

  36. Marqués,

    “Así que miedo en el sentido de no ser capaz de hacerse una responsable de sus actos, poco”
    No he querido hacer ningun ataque personal. No pretendo señalar si usted tiene algún miedo o no, que estaría en su derecho.
    Merece la pena debatir sobre aquello que se deduce de los postulados liberales y es posible que resulten aspectos delicados, contradictorios e incluso temibles.
    Y sin embargo lo temible puede ser aceptado si evita males peores o facilita objetivos superiores (pasa en muchas facetas de la vida, pensemos en los automóviles)
    Yo creo que es natural tener miedo a muchas cosas, también a la libertad, pero eso no las invalida como las mejores opciones. Cierto miedo nos permite analizar prudentemente.

    Si ha de haber valores superiores a la libertad y voluntariedad de las partes a la hora de permintir la existencia de determinados contratos, hay que señalar cuales son y por qué.

    Pero creo que aquí no corresponde extenderse sobre el tema, por más que los postulados básicos estén presentes en los cimientos de cualquier debate.

    En el Foro, dentro del apartado “Filosofía y moral”, con el tema “Duelos a muerte, libres y voluntarios”, señalé el dilema que supone aplicar el postulado liberal de respeto por los “contratos libres y voluntarios” precisamente cuando puedan implicar la muerte de una de las partes. Si quiere participar…encantado, pues sigo con interés desde hace tiempo sus comentarios aquí y allí.

  37. Yon Dïr,

    Creo que la deliberación sobre quein ha de ser la madre no es polémica.

    La figura relevante es la de “responsable” del ser que está por venir y no se valdrá por sí mismo.

    Se trata de analizar los acuerdos entre las partes implicadas para hacer posible la existencia de dicho ser.
    Entiendo que la persona que quiere hacerse responsable es la que inicia el proceso y la que aspira al derecho de tutoría (ya sea que aporta sus genes, su vientre o simplemente adopta)

    Que en dichos acuerdos medie dinero (medio de intercambio) no los convierte en más ni menos sospechos que si media en una asistencia sanitaria, alimentaria o de cobijo. Tomemos en tal caso el dinero como mero facilitador de un intercambio que beneficia a ambas partes.

    Pareciera que solo si necesitamos algo irrelavante se nos puede exigir algo a cambio. Pero si se trata de algo muy importante podemos exigir que nos lo dé por nada, gratuita y generosamente.
    ¿Es condenable la necesidad de reciprocidad?

  38. A su vez, que medie dinero no transforma el derecho a “responsabilizarse” en el derecho a “apropiarse” de otro ser.

  39. En el foro esta colgada también esta entrada.

    lo que quiero decir es que este tipo de opiniones liberales a lo bestia, pueden producir miedo en la gente, y con razón.
    dice Vd.:
    “Merece la pena debatir sobre aquello que se deduce de los postulados liberales y es posible que resulten aspectos delicados, contradictorios e incluso temibles.
    Y sin embargo lo temible puede ser aceptado si evita males peores o facilita objetivos superiores (pasa en muchas facetas de la vida, pensemos en los automóviles)”

    Es un poco eso que ha dicho Vd. Pero que a mi me de “miedo” determinadas opiniones ,sobre el suicidio o el aborto por ejemplo , no implica que yo tenga que tener miedo a ser libre. Es eso lo que me sonó un poco feo. Es simplemente otro tipo de miedo.

    en definitiva lo resumo con dos frases muy conocidas:

    – Madame Roland, “Libertad, cuántos crímenes se han cometido en tu nombre”
    – Dicho “El camino al infierno está empedrado de buenas intenciones”

    PD: en foros públicos no me tomo (casi) nada como ataque personal. Aunque reconozco que a veces puede parecerlo………

  40. A Juan Ramon y cajopu

    En mi humilde opinión, esto no tiene nada que ver con las adopciones. Estas son loables, ya que sacan al niño de una situación mala, ya sea la orfandad o el rechazo. Pero en este caso no hay niño todavía. Y se toma la decisión de tenerlo autoconvenciendose de que lo del vientre de alquiler es una minucia que no tiene importancia y, si la tiene, pesa mas el que gracias a esto “ya soy mama”. Creo que aquí el niño se convierte en objeto del deseo del adulto (como quien compra un coche), y entonces todo vale. Prefiero mil veces la adopción.

  41. Se convierte en el mismo objeto de deseo que por la maternidad convencional. Las madres por lo general desean ser madres y eso no significa cosificar al hijo, sino que éste sea fruto del amor. La maternidad subrogada permite salvar un obstáculo que impide a muchas parejas lograr el mismo resultado. No veo diferencia.

    Por otro lado, insisto, creo que oponer el interés del menor en este caso no tiene demasiado sentido: ¿el interés del menor es a no ser concebido y no nacer?

  42. Juan Ramon
    No creo que podamos hablar, ni tan siquiera filosoficamente, de “interés a no ser concebido y no nacer”. El Derecho y el “interés” pierden todo sentido cuando se refieren a un individuo que no existe (sirva como analogía el tiempo, cuya existencia carece de sentido de forma previa al big-bang). El único derecho e interés que aquí se plantea al elegir este procedimiento es el de los padres. Una vez nacido el niño no tiene tampoco sentido plantearse si se ha cumplido su “interés” de existir, pues ya “es”, y no hay vuelta atrás.
    Creo que es una trampa comparar con la concepción natural, puesto que ese marco de existencia ya lo conocemos, mientras que desconocemos las implicaciones de una concepción “externa”. Y, aunque la razón quiera llevarnos a pensar (ojo, desde nuestra perspectiva de adultos cultos y formados en un marco “tradicional”) que no hay ningún problema, la realidad es que lo desconocemos. Y creo que preferimos no plantearnoslo, y así poner por encima de todo el “derecho” de ser padres. Yo no tengo la respuestas, solo digo que conviene ser precavido con estas cosas, y no caer en promocionarlas solo por una supuesta coherencia con los principios liberales. En esa situación, yo (y no tiene por que ser compartido esto) preferiría adoptar.

  43. Muchas felicidades por el artículo. Yo y mi mujer tuvimos que acudir a EE.UU para poder tener un hijo, y nuestra experiencia no pudo ser más positiva. No sólo tenemos un precioso bebé sino que guardamos un óptimo recuerdo de todo lo que rodea la subrogación. Toda la razón con la compensación económica y la demagogia que existe al respecto. Para nosotros es fundamental para el normal funcionamiento en general. Tenemos un blog, en el hablamos de nuestra historia en particular y de la subrogación en general (parejade3.com). En fin, felicitarte de nuevo por el brillante artículo.

  44. Los vientres de alquiler son el primer paso para que los varones accedamos en igualdad de condiciones con las mujeres a poder conseguir nuestra “familia monoparental masculina” (gracias al feminismo colectivista ellas gozan de todos los derechos para formar sus familias monoparentales femeninas, además de poder raptar en los procesos de divorcio a los padres biológicos sus hijos a los que nos les dejan verlos y encima utilizan a estos hijos para explotar económicamente a esos padres durante décadas). Y los vientres de alquiler aún me siguen pareciendo mucha dependencia de la mujer.

    Espero y deseo que en este siglo existan los “úteros artificiales”. Yo tengo mi esperma, exijo libertad de comercio para elegir el óvulo que me interese y la posibilidad de fecundarlo en el “útero artificial” del hospital privado que crea tenga mejores garantías de gestación.

    Posteriormente, lo de elegir a la mujer que sepa amar para compartir ese hijo, es un tema de elección mía, pero en el supuesto que me equivoque, dicha ruptura no implicará que ella pueda llevarse a mi hijo, como ocurre ahora en todo proceso de divorcio. El feminismo colectivista con sus leyes ha destruido la paternidad. Dicen que existe otro feminismo, pero ese otro feminismo yo sólo le conozco en los blogs y tertulias de café. La cuestión es que los hombres, todos, nosotros y nuestros hijos varones, sufrimos las leyes antipaternidad del feminismo colectivista.

    Disculpadme que me haya salido en este tema cierta vena “masculinista”, pero tal vez no exagero que es por aquí por donde el feminismo colectivista, menos se pensaba que pudiera emerger la respuesta de los hombres a sus abusos para con los varones. Pues es por aquí, por los avances de las tecnologías de la genética, que los hombres comenzaremos a recuperar nuestros derechos de paternidad, totalmente destruidos por el feminismo colectivista.

    A partir de ahora, frases tan en boca de la feminista colectivista de turno de “madres no hay mas que una y padres puede haber un ciento”, con los vientres de alquiler se han empezado a igualar con los varones. O esas otras frases de “al fin y al cabo en la gestación los hombres ponen una mínima parte, un espermatozoide” como forma humillante de inferiorizar el papel del varón en los procesos de embarazo… con los “úteros artificiales” pronto llegará el día que en los procesos de gestación ellas solamente pondrán el óvulo.

    …y es que como dice zarzuela, “los tiempos cambian que es una barbaridad”.

    Fernando Nogales

  45. @Juan Ramon Rallo,

    Creo que es desviarse a un tema sobre el que no he desarrollado ninguna argumentación.

    tiene toda la razón. perdón por la salida de tiesto.

  46. Estimado Mazarino: Mi contestación viene motivada por la argumentación que haces en tu primer post, como argumentas ahora otra cosa permíteme que contraargumente al respecto. Afirmas que la adopción es una alternativa más loable que el vientre de alquiler por que saca al niño de una situación mala como la orfandad o el abandono, pero esa afirmación nada dice sobre el interés de los padres. Estos lo hacen porque quieren ejercer de tales y no tiene la posibilidad fisiológica (en la mayoría de los casos) de hacerlo. Si simplemente quisieran mejorar las condiciones de ese niño hay otros alternativas para hacerlo. Ayn Rand lo explicitaba con meridiana claridad cuando aborrecía del altruísmo, afirmando que éste en realidad no existe como tal (el sacrificio propio en beneficio del ajeno)pues nadie que adopta lo hace para sacrificarse perse sino porque obtiene un beneficio a cambio, en este caso, la satisfacción de sentir la experiencia de ser padres (experiencia, que como todo en esta vida, puede tener momentos placenteros y otros más dolorosos). Por otra parte, no das argumentos de peso para preferir adoptar a este tipo de gestaciones. Si de mi dependiera preferiría mil veces antes tener un hijo con mi carga genética y la de la mujer a la que amo (y no puede concebir, ni gestar)que adoptar, pero si está prohibido por ley, obviamente preferiría adoptar a no poder hacerlo (siempre que quisiera experimentar la satisfacción que significa ser padre o madre). Plantearse problemas pseudofilosóficos o pseudopsicológicos o existencialistas que pudiera sufrir el futuro ser humano, es hablar por hablar, pues nadie se cuestiona si tiene que existir o no (y el que lo hace puede termina suicidándose)y si queremos plantearnos seriamente estas cuestiones en el futuro ser ¿Realmente crees que una persona concebida geneticamente por sus padres y gestada en el útero de otra mujer se cuestionará y tendrá más problemas que el adoptado, que sabe perfectamente que no comparte geneticamente nada con sus padres y que fue abandonado o rechazado por su madre biológica (sea el motivo que sea)? Probablemente, ni una cosa ni la otra, pues considero que al final lo que pesa en una persona es la relación emocional-sentimental-afectuosa y de amor que se la ha dado por parte de quien ha ejercido de padre o madre a lo largo de su existencia.

  47. Me ha encantado su artículo.
    Mi mujer y yo estamos tratando de tener hijos. Ya hemos intentado una inseminación artificial y tres FIV (fecundaciones in vitro) pero por problemas de calidad ovarica no podemos.
    Ahora vamos a intentarlo con donación de ovulos. Una mujer que no conoceremos, de manera altruista (solo abonaremos la medicación y las pruebas medicas que sean necesarias) nos donará uno de sus ovulos que será fecundado y se implantará en el utero de mi mujer. Si todo va bien nacera un bebe (niño o niña) despues de nueve meses en el vientre de mi esposa. MI ESPOSA SERÁ LA MADRE DE ESE BEBE. Nosotros le agradeceremos a esa mujer (que no conocemos) su donación gracias a la cual podremos tener lo que tanto queremos, un hijo.

    Como he dicho antes solo abonaremos los gastos médicos…pero, ¿y si nos pidieran dinero por esos ovulos?,¿La donante sería peor persona?, ¿nosotros seríamos peores por pagar mas?, ¿La donante será la madre?
    Disculpad si ofendo a alguien pero yo creo que no habría ninguna diferencia. Tan solo que conoceríamos (y podríamos elejir) a la donante, y ella nos conocería a nosotros (y podría decidir si donar sus ovulos o no).

    Mi caso no es el del vientre de alquiler (de momento y si todo va bien), pero ¿que pasaría si en lugar de ser los ovulos lo que necesitaramos, fuera el utero? ¿Habria alguna diferencia? Si alguna mujer gestara por nosotros ¿hacemos algo malo?, ¿lo hace la gestante?, ¿deja mi mujer de ser la madre? ¿tendría que pagar solo los gastos médicos derivados de la gestación o podría darle algo más de dinero a la persona que va a dar a luz a nuestro hijo?
    ¿porqué si me donan un ovulo es todo legal y si me “alquilan” un utero no lo es?

    Por favor expliquenmelo porque no lo entiendo.

    Gracias

  48. Estimado kajopu

    Quizá tienes razón. Aunque no me gusta el uso del “pseudo” en tu respuesta, no es mas que un facilon recurso para desacreditar, admito que no lo tengo claro. Pero precisamente eso es lo que espero en este caso, que nadie, en realidad, lo tenga claro. Lo que si tengo claro es que yo prefiero un hijo con mi carga genética, sin duda, pero no a cualquier precio. Y para muestra de a donde podemos llegar, tenemos el post de Fernando Nogales.

  49. Hay dos tipos de infertilidad: biológica y social. El primer tipo surge a partir de una situación en la que una pareja o un individuo no pueden reproducirse debido a ciertos problemas fisiológicos. El segundo tipo se debe a una incapacidad socialmente determinada de ciertos grupos de la población que les “impide” convertirse en padres.
    Por otra parte, el nacimiento de un niño (de una pareja o de una familia monoparental) crea la familia vertical, que es la verdadera base y estructura de una sociedad estable.
    Dado que la infertilidad ha sido considerada durante siglos como un “castigo divino”, las personas sin hijos han sido tradicionalmente vistas como deficientes. La Infertilidad conduce inevitablemente al sufrimiento moral y a una condición social inferior. La imposibilidad de tener hijos es una de las principales causas de divorcio.
    El método más eficiente para superar tanto la infertilidad biológica como la social es la gestación subrogada, a veces cumplimentada además con programas de donación de gametos.
    La subrogación es tan antigua como la historia de la humanidad. La primera pareja infértil en la historia fueron Abraham y Sara y la primera madre sustituta conocida se llamó Agar, la criada, que dio a luz a un niño en el año 1910 antes de Cristo (Génesis 16,1 -15) (De ella viene el nombre de nuestra Asociación.)
    Aunque Abraham tenía 86 años en ese momento, todavía era capaz de concebir. Ismael fue el primer niño registrado históricamente, nacido como consecuencia de la subrogación tradicional.

    El derecho a la procreación no debe depender del género, la familia, o la sexualidad. Es un derecho inalienable y natural de cualquier persona para dar continuidad intergeneracional y favorecer la evolución posterior del Homo sapiens.
    Uno de los principios fundamentales de la bioética moderna es que el interés y el bienestar de las personas deberían tener prioridad con respecto al interés exclusivo de la ciencia o la sociedad (Declaración Universal sobre Bioética y Derechos Humanos, 2005). Negarse a permitir que las personas sin hijos se conviertan en padres (cuando pueden tener hijos a través de la subrogación) significa negarse a tratar a todos por igual y es un ejemplo clásico de discriminación selectiva. Las personas que desesperadamente quieren convertirse en padres están excluidos de la reproducción y privados de las técnicas de reproducción existentes,entre ellas la subrogación y todo gracias a la insensibilidad de nuestros políticos.
    Esta negativa representa los sistemas “de jure” y “de facto” de la censura y es un instrumento de opresión. Implica la destrucción física de las personas que de otro modo serían capaces de convertirse en padres a través de la subrogación y representa una especie de genocidio.
    Si hay algún problema con los niños subrogados en sus nuevas familias (al igual que en el caso de los niños no nacidos a través de madres sustitutas), es con la tarea de la sociedad y los servicios sociales para cuidar de ellos. Esta no es una razón apropiada para negar los derechos reproductivos: “Porque todo el que pide, recibe, y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá” (Lucas 11:10)
    Bienvenida a España la Subrogación comercial…

  50. Tenéis un concepto equivocado de libertad, en nombre de ella no se pueden cometer salvajadas como la del aborto o ésta de jugar con la vida de seres humanos. ¿Qué pasa con la libertad del principal afectado? Y es que una cosa es libertad y otra autonomía.

    Es necesario asumir que ni todos nuestros deseos pueden convertirse en derechos (obviamente aquellos que implican sacrificar la vida de otros), ni todo lo que hagan los adultos autónomamente tiene que ser necesariamente bueno o legal.

  51. Por ejemplo, la de los que mueren durante la vitro. O el derecho a que nadie elija lo relativo a tu filiación, salvo para procurarte una mejor vida.

    Aprovecho para decirte que te escucho desde 2010 (y por falta de tiempo, tu podcast ya es lo único que escucho de radio) …pero me he llevado una gran decepción al pasar por aquí y comprobar lo que opinas de algo tan nuclear como la dignidad humana.

    Así que cada vez que te escuche echaré un rezo para que alguien con tan buena cabeza se caiga del caballo, mas pronto que tarde.

  52. 1) Si te opones también a toda fecundación in vitro veo tu postura, al menos, coherente.
    2) Lo de que no elijan sobre tu filiación no tiene demasiado sentido: los padres siempre la eligen de un modo u otro.
    3) Agradezco tu apreciación en otros campos.

  53. La verdad es que es un asunto sugerente. Se me ocurre que desde luego sería una poderosísima arma de igualación de la mujer; por otra parte el asunto tiene evidentes analogías (también diferencias) con las nodrizas, señoras que se dedicaban a dar el pecho a niños cuyas madres no producían leche en cantidad y/o calidad suficiente antes de que se inventaran las leches artificiales.

    El problema mayor que se me ocurre es de índole moral, no jurídica. ¿Generará una maternidad de este tipo los vínculos afectivos tan fuertes que existen entre la madre y el hijo o la maternidad quedará equiparada a efectos prácticos con una paternidad tamizada por la feminidad del progenitor?

    Cierto que quienes adoptan a un hijo no tienen vínculos naturales con él, pero la adopción es claramente un acto de búsqueda y amor que requiere además superar una suerte creciente de trámites burocráticos que incrementa desmesuradamente su coste económico en algo oficialmente gratuito. En el caso del vientre de alquiler, la motivación altruista puede quedar sustituida fácilmente por otras motivaciones nada nobles: Deseo de conservar una estética física, capricho, evitar incomodidades, etc.

    Pero todo esto entiendo que no es suficiente para prohibir o limitar la práctica. El problema es que ¡ay! los seres humanos no somos capaces de producir normas morales válidas con la misma facilidad que producimos bienes económicamente valiosos.

  54. Packo:
    En una Fecundación In vitro no “mueren” niños. Simplemente ni siquiera alcanzan a formarse los embriones. La vitrificación (congelación inmediata) se realiza en el día 5, en el estado de BLASTOCISTO cuando aún no se han desarrollado todas las células. En ese estado los “casi” embriones son transferidos al útero de una mujer para que terminen de desarrollarse y se conviertan en embrión que finalmente producirán el feto. Para que un niño muera, primero tiene que nacer…

  55. Como no podemos negar la dignidad a los embriones de la especie humana, digamos que hasta los 14 días no son embriones y así poder manipularlos con la conciencia limpia.

    Pues bien, el modelo de crecimiento de los primeros 14 días de un cigoto es una invención del embriólogo Corner en los años 20 y todavía sigue pululando sin base científica alguna, a pesar de que el mismo autor dijo en los 50 que era una conjetura.

    Lo cierto es que el embrión de cualquier especie existe desde la fecundación, y que el cigoto es totipotencial. Busque documentos científicos donde se utilice la palabra “casi-embrión”o “pre-embrión” y se sorprenderá.

  56. La discusión de fondo es la siguiente:

    La dotacion de derechos de un ser humano que lo dignifiquen como persona ¿es susceptible “decidirse” o es algo que se ha de “descubrir”?

    ¿Los derechos son como la circulación sanguínea que descubríó Miguel Servet o son un objetivo en contínua supervisión que hemos de construir?

    ¿Que un ser adquiera plenos derechos, se descubre o se decide?

    Desde el primer instante de la concepción surge un nuevo ser que “biológicamente” es humano, sin duda. Hasta ahí llega y puede llegar la CIENCIA, no más.

    Pero la ETICA no se descubre, se construye, y como todo cuanto construye el ser humano es revisable, mejorable y susceptible de empeorar.

    Ello atañe a la decisión sobre cual es el momento más adecuado en el que asignar plenos derechos a un ser biológicamente humano. Para muchos, iglesia entre ellos, se defiende que el mismísimo instante de la concepción es el momento adecuado.

    Las dificultades comienzan cuando se plantea que tal afirmación no admite discusión.

    Y hay que reconocer que tampoco es fácil delimitar los criterios acertados cuando dicha discusión se admite a debate.

    Para mí, una de las claves, no la única, es la reducción del sufrimiento.

  57. Ahora bien, en relación al embarazo de alquiler, creo que la discusión es menos peliaguda pues no se discute sobre el momento en que dotar de derechos a nuevo ser sino sobre la ubicación de su primera etapa de vida, con todo lo que ello implique.

    La polémica sobre los motivos e implicaciones de ello es extensible a muchas otros problemas vitales y habrá que discriminar los acuerdos abusivos de los razonables.

    Para la dotación generalizada de alimentos y ropa, el comercio se ha revelado como el método mas eficaz y beneficioso para todos, sin que la intromisión del dinero comprometa o cuestione comportamientos éticos.
    ¿Por qué comercilizar el embarazo debería ser muy distinto al respecto?
    ¿Acaso ropa y comida no han sido cuestión de vida o muerte a lo largo de milenios?
    ¿Es que de verdad pensamos que el comercio solo debe reservase a cuestiones de escasa trascendencia?

  58. Mi nombre es Elisa, y yo logre ser madre gracias a este programa. Me recomendaron a una señora en Mexico, en Tabasco que tiene a las madres sustitutas. Ella te contacta con los abogados y medicos. Al principio me dio temor, pero hoy logré el sueño que queria de ser madre. No hay dinero que pague esta felicidad. Les comparto el correo por el que la contacté por si a alguien le interesa: vientresustituto@hotmail.com
    Ademas segun investigue solo Tabasco, Mexico es legal en todo latinoamerica, pero solo en para parejas hombre-mujer. Espero les sirva la información. Suerte!

  59. Creo que el debate esta “cojo”.
    Vease [1] para completar los planteamientos economicos que son “libres de juicios de valor” con consideraciones Eticas e Historicas.

    Cito:
    “Además, y de acuerdo con esta concepción, las consideraciones sobre
    «eficiencia» y justicia, lejos de plantear, como creen los autores neoclásicos,
    un trade off que permitiría distintas combinaciones en diferentes
    proporciones, aparecerían como las dos caras de una misma moneda.
    En efecto, según nuestro punto de vista, sólo la justicia da lugar a la
    eficiencia; y viceversa, lo eficiente no puede nunca basarse en la injusticia,
    de manera que ambas consideraciones, las relativas a los principios
    morales y las de eficiencia económica, lejos de ser independientes, se
    refuerzan y respaldan mutuamente,10 como vamos a ver con más detalle
    a continuación.”[2]

    De donde deduzco que no todo lo economicamente viable es eticamente realizable.

    [1] http://www.anarcocapitalista.com/textos/Lecciones%20de%20Economia%20con%20el%20Profesor%20Huerta%20de%20Soto%2043.pdf
    [2] https://bibliolibertaria.org/files/39-jesus-huerta-de-soto-nuevos-estudios-de-economia-politica.pdf

  60. Todo lo que cuentas me parece fantástico. Este artículo, como todos los que defienden el vientre de alquiler o la maternidad subrogada (que ahora todo en esta vida es eufemismo puro) habláis largo y tendido de deseos y derechos del adulto. Sin excepción. Pero olvidáis a alguien a quién siempre dejáis fuera de la ecuación: el bebé. Bien, ese bebé crece y cuando lo hace se hace preguntas. Como yo que tengo 54 años y fui gestada por una madre biológica que, a cambio de una donación generosa, me entregó a mis amorosos padres adoptantes. Todo precioso y bonito. Hasta que supe mi verdad. Y sentí asco por todo. Saberme mercancía para cumplir sus deseos de paternidad me provocó una profunda depresión que he tardado años en superar. Busqué con desesperación a mi madre, a la que me había parido y le pregunté por qué. Me dio pena. Y a mis padres adoptivos también les pregunté por qué. Y sus respuestas me produjeron arcadas. Durante años he establecido alianzas con hijos que han nacido así y todos tenemos idéntico pensamiento.

    Seguid jugando con la naturaleza. ¿Qué más da lo que piensen vuestros hijos el día de mañana si vosotros satisfacéis vuestros deseos, verdad? Nada podemos hacer por evitarlo. Es el mundo que vivimos donde lo que la naturaleza te da lo compras con dinero. ¡Bárbaro!

    Me dais mucha pena pero más pena me dan los hijos que habéis encargado. Os estallará en la cara dentro de unas décadas.

  61. Marta Escámez, siento curiosidad. ¿Qué considera usted mercancía? Supongo que se refiere al intercambio de los derechos de paternidad por una donación generosa. Entonces, según su experiencia, ¿pasa lo mismo con hijos concebidos artificialmente? Ya sabe, fecundación in vitro, inseminación artificial… En esos casos no son los derechos de paternidad la mercancía, pero sí la técnica que hace viable un humano, lo que sin duda debe ser “jugar con la naturaleza”.
    En el caso de las adopciones legales, sin que medie vientre de alquiler, también estamos ante un intercambio mercantil. Una adopción legal, en la que hay varios intervinientes que velan por los derechos del adoptado, no es gratis. Ni siquiera barata. Supongo que lo considerará usted un caso esencialmente semejante, ya que es previsible que el adoptante busque satisfacer su deseo de paternidad, aún a costa de arrancar al adoptado de su entorno, quizá su familia, para introducirlo en otro que es probable que considere hostil.
    Estirando el razonamiento, probablemente en exceso, la paternidad natural en nuestros días ¿no mercadea con el feto? Satisfacer los deseos de paternidad de una pareja supone bastantes gastos, estoy seguro. Al fin y al cabo, siempre queda la posibilidad de dejar a la madre parir sola en medio de su casa después de haber arrostrado el embarazo sin cuidados especiales de ningún tipo. Ese niño seguro que no es mercancía.

  62. Marta Escámez

    Me gustaria saber si sus padres adoptivos no la trataron con amor y cariño.

    A lo mejor hubiera preferido el maltrato fisico o/y mental,a cambio de que su madre hubiera sido la biologica.

    No puedo imaginarme que confusion mental le hace decir esas tonterias.
    A mi modo de ver tus padres son aquellos que te dan amor,cariño y te ayudan en el dificil proceso de crecer y madurar, sean estos los biologicos o no.

  63. Vallejo, según tu tesis cualquiera que haga esas cosas sería un padre o una madre.
    Para ser tal cosa primero hay que serio biológicamente además de lo que has dicho.
    Ni los padres adoptivos ni los padres maltratadores serán jamás verdaderos padres.
    Ya que no cumple con ambas cosas: biología y función.

  64. Juan Ramón, tanto que no se está a favor del igualitarismo desde el liberalismo y pretendes igualar la gestación en úteros distintos.
    ¿Tan seguro estás de que saldría el mismo hijo en un útero que en otro? Yo no, pero quizás estés en lo cierto.
    Si quieren que lo hagan, pero hay que definirlo bien (¿gestación subrogada?) y en un futuro decírselo al retoño. Ética ante todo.

  65. Al comentarista “The worst”: ¿cómo es el verdadero padre?
    Eso de la biología, ¿cómo va? Los padres (¿podremos llamarles así?) que hayan recurrido a cualquier tipo de fecundación artificial, ¿son papás de segunda? Porque ahí biología hay, pero con mucha tecnología de por medio. Además, uniéndolo con el argumento del “igualitarismo” (por cierto, que no, que no es estar a favor o en contra, que es que no somos iguales) ¿cree que saldrá lo mismo si una cánula sustituye al pene?
    Respecto a la “función”, en ausencia de una explicación, a partir del ejemplo he entendido que un padre maltratador no cumple la función de padre. Entonces, ¿somos todos “padres cautelares”? Al fin y al cabo, según esa lógica se es padre mientras se cumpla la función, y nadie puede decir lo que pasará en el futuro. Aun más, llegada la emancipación, el libre albedrío legal y esas cosas, ¿se sigue cumpliendo la función de padre? No sé, quizá porque solo tengo una vaga idea de cuál es esa “función” El día que repartieron el manual yo estaba a por uvas.

  66. Jose Juan, lo primero que tienes que entender es que las palabras tienen que corresponderse con algo aunque seas nietzscheano. Hay que llevar cuidado con el lenguaje pero se puede definir bien.

    He dicho que tiene que cumplir con ambos requisitos al unisono y como min. para considerarse un verdadero padre.
    Biología y funcionalidad.

    Que la madre tenga cesárea o no o que nazca gracias a un valium inyectado a la madre por ejemplo eso no quita los requisitos que he dicho.
    En cuanto a la emancipación eso no quita lo que he dicho es decisión tuya o de tu padre. El que te “empuje” a tener tu propio futuro a determinada edad eso es también función de padre no solo la de estar ahí si lo necesitas.
    ¿O que lo tiene que hacer tu vecino?

  67. Uno empieza a ser liberal cuando comienza a aceptar que algo que le produce arcadas debe ser aceptado sin hay libre consentimiento.

    A mí el tema de los vientres de alquiler no me produce arcadas (físicas o morales, me da igual), pero a muchos sí. Eso es totalmente irrelevante para un análisis de si debe o no ser legal.

    Suponiendo que hay libre consentimiento, no se me ocurre razón alguna para imponer mi criterio sobre el de los interesados. Otra cosa es que me parezca, desde mi visión personal de la vida, carente de lógica moral. ¿Realmente es tan potente la necesidad de ser padre si biológicamente no puedes? Si lo que quieres es ayudar, hay miles de formas de hacer el bien. Incluso si quieres enfocarlo mucho, ¿no haces más bien adoptando? Ese empecinamiento en que “lleve mis genes” me parece en el fondo una mezcla de primitivismo y arrogancia que no acabo de entender. Pero … no es asunto mío. Lo puedo criticar, pero me parecería criminal prohibirlo.

    Eso sí, nos podemos poner a pensar en ejemplos más inverosímiles actualmente pero que quién sabe si la tecnología en el futuro podrá alcanzar. Por citar uno, ¿qué pasaría si solo una persona tuviera la tecnología necesaria para clonarse y la utilizara para crear 10.000 millones de clones suyos? Es ficción, pero ¿deberíamos aceptarlo? Me sentiría totalmente inseguro en un mundo con diez mil millones de tipos exactamente iguales. ¿Me daría derecho a luchar por prohibirlo aun cuando todavía no supiera de su comportamiento o el impacto que súbitamente tendría un aumento tan colosal de la población?

    A lo que me refiero es que cuidado con los planteamientos de blanco o negro. El tema de los vientres de alquiler para mí es blanquísimo, pero quizá haya otros que no lo sean tanto.

  68. The Worst, las palabras siempre se corresponden con algo. Ese es el problema. Saber con qué se corresponden. Usted había dicho que debían cumplirse ambos requisitos. Lo de como mínimo (supongo que eso significa “min.”) es nuevo. El caso es que sigo sin saber en que consisten esos requisitos. Y saber que, llegado el caso, pueden ser más, abre las puertas del campo. No me valen la cesárea ni la farmacología en el argumento biológico, porque ambas afectan al parto, no a la concepción, que en todo caso sería el hecho ético. La emancipación era un ejemplo que cómo la indefinición de la “función” puede resultar en un absurdo. No me parece un caso de falta de entendimiento, sino de falta de palabras, de definición de conceptos.

  69. Jose Juan, las palabras no siempre se corresponden con algo. Ej. “rspnedoni”. ¿Con que se correspondería eso?

    Como min. porque son requisitos indispensables. Lo de la fecundación in vitro no quita tales requisitos.
    En cuanto a las funciones son las básicas de padres: cuidados, consejos, protección…

  70. The Worst, ¿la fecundación in vitro pasa su requisito biológico? Puede que para la madre, pero para el padre… Siempre y cuando, claro está, que no se haga uso de esperma de donante
    ¿Esas son las funciones de los verdaderos padres? Recuerde que yo empecé preguntándole cómo son los verdaderos padres, y lo hice porque usted hizo esa distinción frente a padres adoptivos y padres maltratadores. Si esas son las funciones de los padres, le aseguro que toda clase de padres adoptivos, incluyendo aquí a los padres por maternidad subrogada, lo hacen perfectísimamente (y hasta, si me apura, algún caso de “maltrato” como el de la “supermadre” de Baltimore, que aquí habría sido puesta inmediatamente a disposición judicial). Solo quedaría, entonces, el argumento biológico para recharzarla como “verdadera” paternidad, ¿no cree?

  71. Juan Ramón, la pregunta iba en referencia a distintos úteros, no ha distinta edad. No hay prueba alguna de que el lugar donde se gesta no pueda influir en algo y lo sabes. Reitero, el lugar, no el periodo existencial.

  72. Jose Juan, no se para que insistes cuando es evidente lo que es un verdadero padre o madre.

    Esos requisitos son indispensables, evidentemente primero hay que fecundar. Ha dicho al unisono porque no creo que al fecundar coja por ejemplo el padre y se largue, aunque hay casos obviamente.

    Lo de la fecundación in vitro evidentemente no me refiero a un donante, porque no cumpliría después con la funcionalidad que te he dicho.

    El que un padre adoptivo trate bien a un hijo eso no le hace su padre de verdad si no ha fecundado a su madre por mucho que te empeñes, de la misma manera que si fecunda pero luego se desentiende.
    En ningún caso es algo natural, por tanto no se puede considerar padre de verdad*.

    Que tu madre o tu padre cae desvalido, eso es un infortunio evidentemente no podría ejercer la función completamente tal pero no porque no quisiera, sino porque no puede.

    Uno adoptivo ni querría que viniera de sus genes (sino no habría adoptado) ni podría hacerlo venir ya.

  73. ¡La leche! No sé como me he enredado en un diálogo de besugos con alguien que ni siquiera escribe con corrección y pretende dar lecciones de paternidad, ética, liberalismo, derecho natural y vaya usted a saber qué más.
    Salgo corriendo a empezar a escribir un tratado que explique a mi hija porqué no soy un verdadero padre, que creo que tengo tajo hasta que sea mayor de edad. Espero que no se me haga católica, que con eso de Dios Padre ya la liamos del todo.

  74. José Juan, no doy lecciones de nada solo te contesto. Si no lo entiendes es tu problema.
    Un verdadero padre debe cumplir eso, no digo yo que no te puedan tratar mejor u ofrecerte una mejor vida pero una cosa es la verdad y otra la mejoría o la calidad de vida.
    ¿Que no he escrito correctamente? porque si alguna letra no esta bien es por escribir deprisa…
    ¿Acaso tienes un hijo adoptado?

  75. Ho Pin, lo natural es que lleve tus genes, no es cuestión de arrogancia. Precisamente sería absurdo que quisieras más a un hijo que no lleva tus genes por mucho que te lo propusieras.
    En cuanto al tema de la clonación, al final tenderían a ser desiguales en otros aspectos porque el ambiente influye y no podrían hacer todos lo mismo a la vez en el mismo lugar.

    Tienes razón en que porque algo te produzca arcadas no se tiene porque prohibir, pero si podrías excluirlo de tu vida. En muchas ocasiones esto tampoco te lo permiten.

  76. The Worst, si fuera por lo natural, muy natural no parece que el niño se geste en un vientre que no sea el de su madre. En cuanto a lo de arrogancia, no le des más importancia, son pensamientos míos algo aleatorios. No soy padre por decisión conjunta con mi mujer porque afortunadamente ninguno hemos recibido la “llamada” de la maternidad o la paternidad. Quiero mucho a mi padres, pero es que veo a mi alrededor tanta gente teniendo hijos simplemente porque hay que tenerlos, que a mí se me viene a la cabeza entre otras razones, la necesidad de dejar tu huella. Supongo que es instintivo. Como especie, estamos genéticamente programados para sobrevivir. Imagino que vendrá por ese lado, pero bueno, ya digo, es un pensamiento enormemente secundario en esta discusión y del que acepto cualquier crítica como no podía ser menos en algo tan poco reflexivo.

    Respecto a lo segundo, gran reflexión. El derecho a poder excluir de tu vida determinadas cosas y que eso no sea permitido es uno de los males que nos siguen ocurriendo.

  77. Ho Pin, es cierto lo que dices. Y no es que no sea natural eso de gestarse en otro útero pero no es normal la verdad. Yo no he dicho que no lo hagan otros, mientras no me impongan sus prácticas a mí o invadan las mías…
    tan solo soy escéptico sobre que no influya el lugar de gestación.
    Pero si, estamos de acuerdo en lo esencial.

  78. The Worst: sí, soy padre adoptivo. Me ha pillado. Me sorprende la pregunta, porque a los efectos de su ley natural de la paternidad hay una variada lista de posibilidades para tener que explicar porqué no soy un verdadero padre: inseminación artificial, fecundación in vitro, vientre de alquiler, congelación de embriones, minusvalías varias, alguna enfermedad que genere encefalopatías descubierta después de ser padre, un trabajo que me obligue a estar fuera del hogar varios meses al año producto de la crisis… Estoy viendo que igual lo raro es ser padre verdadero.
    Pero no se crea que es esa la razón por la que mantengo esta “conversación” y le hago tantas preguntas. Puede que comprenda usted que la opinión que me importa al respecto es la de mi hija -¿puedo llamarla así?-. En comparación, su teoría de la paternidad verdadera me importa un comino. Entiéndalo, libertario que es uno. ¿Que no componemos una familia natural? Ni que decir tiene. Ni una familia normal, estoy convencido. ¿Qué lo lógico es procrear naturalmente? Indiscutible. Fíjese que hasta fue lo primero que intentamos. Pero entre las muchas satisfacciones que nos proporcionó, la paternidad no está entre ellas. Esa suerte que tuvo mi hija, así no tiene la desgracia de portar mi material genético.
    Entré en el este hilo porque me llamó la atención el tema -es fácil suponer porqué- y porque me sorprendió, casi me aturdió, el comentario de Marta Escámez del 7 de abril. Como presuponía, porque suele ser lo habitual, estoy de acuerdo con la propuesta y justificación de Rallo. Esto de la paternidad, como tantas cosas, no deja de estar viciado por el marasmo intervencionista. Lo que no deja de ser un acuerdo entre dos personas que se responsabilizan de la vida de un tercero se ve envuelto en mil y una reglamentaciones y convenciones que, sinceramente, empiezan a rayar en lo ridículo. Y he releído el artículo y sigo sin encontrarle pega.
    No sé usted, pero yo no voy preguntando a la gente si sus hijos fueron concebidos naturalmente, ni si están en posesión de todas las facultades que le permitan cumplir su función paterna. Si alguien me dice que es padre de alguien, lo más que puede pasar es que me acuerde de la famosa escena de “El Imperio contraataca”. Desde luego no le preguntaré: pero… ¿padre verdadero? Puede que influya mi miedo a llevarme un sopapo, sí. Así que entenderá que me llame tanto la atención esa teoría de la paternidad verdadera. Pero bueno, puede que sea algo corto de entenderas.

  79. Jose Juan, eso del imperio contraataca es ficción y no Darth Vader no era un verdadero padre evidentemente. Si no quieres aceptar la realidad no es mi problema, disculpa si he herido algún sentimiento tuyo. Pero creo que según tu teoría cualquiera que acojiera a alguien de la calle habría que considerarlo su verdadero padre y no, no es así. Por eso al niño debes decirle algún día que es adoptado. Es un deber moral que tienes con él o ella.

  80. José Juan, no me preocuparía en exceso. El concepto de padre no deja de ser subjetivo. Como dice mi mujer a veces, mi madre en realidad es mi abuela, da igual lo que diga la biología. Y que le digan que no …

    Ya comenté antes que a mí me supera el afán de paternidad, me cuesta trabajo entender por qué. Pero durante todo el último año unos amigos hemos estado impresionados con el proceso de adopción de un niño ruso por parte de un amigo. Las idas y venidas desde el fin del mundo (Vladivostok nada menos), nos han enseñado, al menos a mí, poco creyente en estas cuestiones, que a veces hay que buscarle menos explicaciones a las cosas. Él y su mujer querían que fuera así y el pequeño no sabe la suerte que ha tenido de que le tocara la lotería con estos padres. Los tres (cuatro con un hermano, éste sí hijo biológico) son felices. ¿Qué más hay que pedir?

    Así que no estaría de más que no solo viviéramos nuestros propios momentos de felicidad sino que sepamos apreciar los momentos de felicidad de los demás, aunque no compartamos o entendamos por qué se producen.

  81. Ho Pin, la paternidad será algo subjetivo en cuanto a que es un sujeto el que se convierte en padre o madre, pero no es algo arbitrario. En el reconocimienti no va primero la felicidad, porque un tonto con un caramelo también puede ser feliz.
    Yo entiendo y me alegro de que sean felices pero el autoengaño es algo muy perjudicial también para otros, puede ser el niño el perjudicado. El niño tiene derecho a saber quien le abandono por ejemplo, otra cosa es que renuncie a ello.

  82. ¿Por qué autoengaño? Eso es subjetivo. Si existen las relaciones biológicas que citabas antes, también puede ser autoengaño: “quiero a este señor que biológicamente es mi padre porque estoy genéticamente programado para ello, pero en mi fuero interno pienso que es más soso que un bocadillo de espinacas y si mis genes me permitieran elegir preferiría no considerarlo como mi padre; lástima que compartamos tanto ADN¡¡”

    ¿Qué tiene derecho a saberlo? Sí. Pero no sé si vas por ahí, me da la sensación de que ves a un niño adoptado como “perjudicado”. Conozco pocos casos, pero más bien es todo lo contrario, les tocó la lotería.

    En resumen, no sé muy bien a dónde quieres llegar, si a una definición de paternidad que excluya la posibilidad de llamar padre a un padre adoptivo o directamente, a que no existan las adopciones o simplemente a que se obligue a los padres adoptivos a informar a sus hijos adoptivos de que no hay relación biológica. Pero vamos, que quizá no te he leído bien.

  83. Ho Pin, no es una obligación pero si es un deber moral porque quizás se entere o lo descubra el mismo.
    Es que el hecho de que sea soso o no no quita que no sea tu padre de verdad y que te trate como tal. Si yo dijera eso de mi padre porque no le gusta jugar a la play… sería absurdo por mi parte.
    Estamos hablando de lo que es un verdadero padre, no de gustos o de lo que hagas con él.

    Un niño adoptado no tiene porque ser perjudicado pero lo normal es que su verdadero padre o madre lo quiera más por biología y por sentido común.

    Yo creo que la verdadera definición es “padre adoptivo” no “padre” a secas (refiriéndose al padre de verdad tanto el función como biología).

    Por ponerte un ejemplo…

    ¿Que miembro de una pareja homosexual tendría mas sentido que se llamara padre o madre? ¿El que aporte la genética no?

  84. No estamos de acuerdo, no pasa nada. La expresión “verdadero padre” la interpretamos de forma distinta. Pero al final puede que sea más semántica que otra cosa, y muchas veces nos encerramos en luchar porque determinada palabra tenga un significado más acorde con nuestra forma de pensar, con lo cual si no afecta a nada más, no merece la pena discutirlo.

    Sobre que el padre adoptivo tiene ese deber moral, pues sí, de acuerdo contigo.

    En una pareja homosexual quién tiene más sentido que sea el padre o la madre? Desde mi punto de vista, los dos son padres o madres, así que volvemos a la discusión semántica. No modifica nada respecto a la discusión principal del artículo, así que por mi parte lo dejo.

  85. Ho Pin, no pasa nada por discrepar en cosas más o menos relevantes.
    Pero creo que la carga genética evidentemente tiene algo que ver, sino cualquiera seria padre de verdad.

  86. “Is the fetus in the womb a person? Of course it is. It has two fully human parents and the fully actualizable human genome to achieve post-natal existence. The single-cell zygote in the mother’s womb came from her flesh and cannot be anything but a human person. For 600 years, the law has permitted the fetus in the womb to inherit property. How could that be if the fetus were not a human person? If you kill a pregnant woman and the fetus dies, you can be charged with the murder of two persons. If the reason for government in the first place is to protect rights, the government’s prime obligation is to protect the rights of persons to live.”

    https://www.lewrockwell.com/2015/08/andrew-p-napolitano/the-slaughter-of-babes/

    _____

    Me molesta un poco que la gente caiga en el error de llamar “salvajada” a lo que se ha descubierto estos días en los USA, sobre la venta a trocitos de bebés abortados de casi cualquier edad. Esto no es una cosa que un pueblos salvaje, incivilizado, acientífico y con escasos medios tecnológicos pueda realizar con el nivel de precisión y en las cantidades del mundo civilizado. El aborto voluntario o forzado es un acto completamente racional, civilizado, aceptado y recomendado por los políticos, y es un acto absolutamente maligno. No hay grandes diferencias morales entre el aborto y la manipulación de la moneda, los impuestos o la invasión militar.

    Igual que se transplanta un órgano, quizás algún día la tecnología permita “transplantar” un feto o un embrión. Semejante tecnología sería muy polémica y mucha gente la rechazaría de plano. Pero quizás fuera mejor que esto. Mientras la investigación científica esté controlada por la política, hay muchas cosas que no se inventarán.

  87. Lo siento, pero a mí me parece una barbaridad. Puro comercio con la vida humana. Me surgen un millón de preguntas ya que en todas las operaciones comerciales suele haber defectos. ¿Y si la madre se arrepiente, tiene que entregar al hijo y quedarse traumatizada para toda la vida?¿y si se arrepienten los compradores, se lo tiene que quedar la madre o simplemente aborta o si ya ha nacido, que se hace?¿y si el producto sale defectuoso, que se hace?¿de quién es la propiedad? Si mueren los padres, el producto tiene derecho a heredar y la madre es la tutora de los bienes? Fuf, la caja de Pandora

  88. Dawson, para empezar no existe tal cosa como derecho a heredar sino a que te dejen heredar.
    Por eso un NO rotundo a los impuestos de sucesiones y patrimonios.

    No mezcles temas.

    Para mí el problema aquí sería más ético obviamente pero desde el punto de vista del producto como tú dices.
    Y sí es un producto, no-inerte pero es un producto.

    Sobre lo del arrepentimiento para eso están los contratos. Esto no creo que incluya eso de si no queda satisfecho le devolvemos el dinero ya que nadie te puede garantizar el estar perpetuamente satisfecho con lo mismo y menos si es algo cambiante.

  89. Discúlpeme pero creo que no mezclo temas. Estoy hablando sobre el derecho sucesorío de los propietarios del producto mientras este es elaborado. A quién pertenece la herencia si fallecen? en la actualidad eres heredero desde la concepción, lo cual no implica el derecho a nacer. Como esta cuestión se pueden dar miles y esto es lo que quiero expresar con mis palabras.
    Lógicamente estoy completamente de acuerdo con el no rotundo al impuesto de sucesiones y patrimonio y unos pocos más.

  90. Dawson, esas cosas se podrían decir ex ante, pero lo lógico es pensar que pertenecería al hijo ya por mera consanguineidad.

    De todas formas el derecho a heredar prescriptivo es un derecho positivo, un día podrían decir que solo hereden los no-subnormales ya que subnormales no sabrían utilizar las herencias.

    Debes de enfocarlo desde un punto de vista iusnatural o negativo ya que cualquier positivo que contradiga estos no tiene sentido aparte de ser un artificio.

    Eso está bien.
    Quizás te he malinterpretado entonces.

  91. Este tema es interesante…
    espero verlo el 1 de marzo!

    Para abrir boca diré que el PSOE está en contra de esto porque odia el dinero y el comercio (aunque luego bien que es lo primero que saquea); nada que ver con connotaciones éticas que es de lo que se trataría sino no hay más que ver lo del aborto incondicional.

    Yo creo que el problema se esto pueden ser las consecuencias.

    ¿Como le explicas luego a tu hijo que su madre solo lo fue para parirlo?

    Se trata de que no sea algo que solo funcione en teoría sino…

    Aunque esto viene bien por si al final te toca quedarte sin pareja y quieres tener un hijo, todo hay que decirlo.