Por un contrato libre

Apenas cuatro cifras bastan para ilustrar la gran distorsión que para nuestra economía supone la dualidad del mercado de trabajo derivada de una legislación laboral muy intervencionista: en el primer trimestre de 2006, en plena burbuja inmobiliaria, el número de ocupados con contrato indefinido en España era de 10.593.000, mientras que en el tercer trimestre de 2013, en lo más profundo de nuestra crisis, era de 10.601.000. Por el contrario, el número de contratos temporales en los tres primeros meses de 2006 alcanzaba los 5.295.000, mientras que en 2013 han caído hasta los 3.010.000. Claramente, pues, existe un fortísimo sesgo a despedir al trabajador temporal antes que al que tiene un contrato indefinido.

El motivo es claro: los costes del despido son en un caso desproporcionadamente más elevados que en el otro, de manera que los platos rotos siempre los acaba pagando el mismo. Recordemos que antes de la reforma laboral, la indemnización por despido era de 45 días por año trabajado con un máximo de 42 mensualidades, mientras que la del temporal era de 12 días por año. Las diferencias son abismales. Supongamos que en una empresa hay dos trabajadores: uno lleva 30 años en la empresa con un sueldo de 2.000 euros y se ha vuelto muy poco productivo; el otro, que apenas lleva medio año, percibe 1.000 euros mensuales y está muy motivado para realizar sus tareas. Si vienen mal dadas y el empresario ha de prescindir de uno de los dos, lo lógico sería que optara por el primero: su salario es el doble y su productividad muy inferior. Sin embargo, las leyes laborales prácticamente determinaban que tendría que prescindir del segundo: la indemnización del trabajador indefinido era de 84.000 euros mientras que la del temporal apenas ascendía a 200 euros.

No es necesario insistir en los muy notables perjuicios que esta práctica supone para una economía –merma interna de la productividad y salarios artificialmente elevados que abocan a muchas empresas a la quiebra– ni en la relación que ello guarda con el elevadísimo desempleo juvenil –la mayoría de trabajadores con contrato temporal son jóvenes–. Sólo es necesario apuntar que la reforma laboral, pese a reducir los costes del despido, no ha puesto fin a tal distorsión: primero, porque la modificación en el caso de los despidos improcedentes no era retroactiva (de modo que las obligaciones de indemnización devengadas hasta 2012 siguen tal cual) y segundo porque la pretendida generalización del uso del despido por causas económicas (con 20 días por año trabajado con un máximo de doce mensualidades) está siendo abortada por muchos juzgados de lo social. El resultado es que desde marzo de 2012 a marzo de 2013, la ocupación indefinida ha caído en 385.000 personas (un 3,5% del total), mientras que la temporal lo ha hecho en 414.000 (un 12%); el sesgo sigue siendo evidente.

Posibles soluciones

Ante esta situación existen diversas soluciones. La primera esprohibir todos los contratos temporales, de manera que el conjunto de los ocupados deban someterse a idénticas indemnizaciones por despido. Esta medida, sin embargo, no soluciona el problema de fondo: los indefinidos con más tiempo dentro de la empresa serán mucho más caros de despedir que los recién llegados. Y, además, genera otros problemas, como volver el mercado laboral todavía más rígido de lo que ya es: si una empresa tiene una necesidad transitoria de un trabajador temporal, contratarlo y despedirlo le saldrá aproximadamente un 10% más caro (por cada mes trabajado, el empleado tiene derecho a cobrar casi tres días en concepto de indemnización).

La segunda posibilidad es la de generalizar un contrato único con indemnización creciente. Todos los contratos comienzan siendo indefinidos pero con indemnizaciones muy reducidas que van aumentando conforme pasan los años. Esta fórmula tiene la ventaja, frente a la anterior, de que las bajas indemnizaciones iniciales no perjudican la contratación que sólo tiene un carácter puramente temporal. Sin embargo, tampoco solventa el problema de la dualidad: aquellas personas que permanezcan mucho tiempo en la empresa siguen siendo mucho más costosos de despedir que los recién llegados. De hecho, dentro del marco del contrato único, la dualidad sólo puede solventarse con una de estas dos fórmulas: o rebajando de manera muy considerable el coste del despido (hasta volverlo asumible para el empresario) o con el famoso modelo austriaco (el empresario va provisionando mes a mes para el eventual despido de trabajadores, de manera que, llegado el caso, no le supone ningún gasto adicional).

Hay, sin embargo, una tercera posibilidad: el contrato libre. Los contratos son ley privada entre partes: su función es la de regular las circunstancias particulares buscando acuerdos que sean mutuamente beneficiosos. La unicidad va en contra del espíritu de los contratos, pues estos no aspiran a ser universales y homogéneos (para eso está la ley) sino específicos y muy variados. Cada elemento de un contrato es susceptible de ser negociado y adaptado a las necesidades de las partes. También su indemnización en caso de rescisión unilateral.

En este sentido, la ventaja de un contrato libre es que cada trabajador visualiza mucho más claramente el coste de las distintas prestaciones alternativas que está demandando –más indemnización por despido puede implicar un menor salario o una mayor jornada laboral– y elige en consecuencia entre ellas. A su vez, el empresario hace lo propio: puede incluir excepciones que protejan la situación de la empresa en casos de crisis profunda, negociar indemnizaciones distintas según el perfil del trabajador (aquellos que sepa que jamás querrá despedir podrá prometerles altas indemnizaciones; a aquellos otros sobre los que tenga serias dudas, no) y proponer la flexibilización de otras cláusulas contractuales (cambios de salario, horarios, vacaciones, etc.) ante ciertos casos críticos con tal de evitar el despido.

Ciertamente, el contrato libre, al igual que el único, no evitaría todos los casos de dualidad –pues aquellos que hubiesen negociado un contrato muy reforzado contra el despido seguirían estando protegidos–, pero sí se la reconfiguraría de un modo significativo: la protección contra el despido en tiempos de crisis tendría un precio que en tiempos de bonanza pagarían (mediante menores salarios) quienes se quisieran beneficiar de ella. La casuística sería mucho más amplia, variada y, sobre todo, adaptativa que el modelo actual de universalización por la fuerza de una solución única y no matizable para todos.

En suma, un contrato libre no acabaría con toda la dualidad pero sí la volvería en gran medida irrelevante: el despido sería sólo la última salida tras una serie de ajustes previos mucho más flexibles, y en todo caso, la extinción de la relación laboral se efectuaría según los heterogéneos términos que cada empleado y empresario pactaron como mutuamente provechosos. Lo cierto es que el único contrato que necesitamos no es el único, sino el libre.

También te puede gustar

49 comments

  1. Totalmente de acuerdo con el contrato libre, primero por serlo, quienes son los legisladores para decidir de que modo me debo contratar, es notorio que no han demostrado saber crear marcos legales para fomentar el trabajo.
    Y después por lo adaptativo, todos somos diferentes, tanto los trabajadores como los empleadores. Además de la flexibilidad, con un contrato libre será más fácil poder renegociar estos contratos si cambian las circunstancias económicas (en cualquier sentido), sin tener que depender de la opinión de determinados colectivos que pueden ignorar mis preferencias.
    Tal vez en un principio podría haber más “lío” legislativo en las empresas pero sin duda acabarían normalizándose ciertos tipos de contrato que facilitarían el proceso de contratación. Aparentemente una paradoja, qué no lo es, esta vez los tipos de contrato (libres) los descubriría el mercado tras mostrar su utilidad, no vendrían impuestos por una panda de legisladores desconocedores de la realidad laboral.

  2. El contrato libre sirve cuando hay igualdad y libertad entre las partes. En el ámbito laboral la parte empresarial parte de una posición de fuerza y ventaja respecto a la parte trabajadora.

    Y usar a los parados como escudos humanos para imponer una agenda neoliberal es hacer trampas. Todas las reformas laborales desde la creación del Estatuto de los Trabajadores han ido en la línea de restringir derechos a los trabajadores y fortalecer a la parte empresarial. ¿Haz servido para crear más trabajo y para que ese trabajo sea de más calidad? Los hechos nos demuestran que no.

  3. Otro inconveniente de las indemnizaciones por despido (proporcionales al tiempo trabajado) es que dificultan la movilidad laboral. Un trabajador tiene un incentivo grande para no cambiar de empresa (aunque el cambio le beneficiaría) para no perder antigüedad. Una mayor antigüedad supone una mayor indemnización por despido.

  4. Estimado Privatta: dices en tu aportación que “El contrato libre sirve cuando hay igualdad y libertad entre las partes. En el ámbito laboral la parte empresarial parte de una posición de fuerza y ventaja respecto a la parte trabajadora”, pero ¿eso ocurre en todos los ámbitos y sectores económicos y en todo momento económico? Me temo que no y por lo tanto tal afirmación no puede ser correcta si nos atenemos a las más básica normas de la dialéctica (deductiva-inductiva).¿Realmente los empresarios se encontraban en una posición de fuerza durante los años de burbuja productiva? Ni mucho menos, contrataban factor trabajo con mucho sobreprecio en relación a su productividad real debido a la alta competencia entre los propios empresarios para hacerse con ese factor trabajo, lo que ocurría era que la burbuja hacía aumentar la rentabilidad casi de manera exponencial y ocultaba realmente la baja productividad de ese factor trabajo. ¿No existen trabajadores (eso sí muy cualificados) que negocian resoluciones de contratos con altas indemnizaciones? Pues claro. Si nos enredamos en viejos dogmas decimonónicos, convencionalismos progresistas, etc… a lo máximo que podemos aspirar es a largar soflamas maniqueístas del tipo, hombre rico-hombre pobre, empresario malvado- trabajador angelical.
    Por otro lado, quería lanzar una pregunta, puede que ingenua, pero que nadie me termina de argumentar racionalmente. Veamos, cual es la razón, motivo, o valor ético o moral por el que un empresario debe de indemnizar a un trabajador cuando le despide y cuando le contrata no recibe ningún tipo de compensación, no ya económica, ni siquiera de reconocimiento social mínimo. (abstenerse en la contestación si no se aportar argumentos de peso).
    Y para terminar, ¿no sería más interesante que las indemnizaciones fueran inversamente proporcionales al tiempo de estancia en la empresa, es decir, que fueran más altas en los primeros años y menores en las posteriores, aunque se pudieran establecer topes mínimos y máximos?. La contraargumentación de que indemnizaciones altas al principio no incentivarían la contratación no se sostiene, pues nadie contrata si no lo necesita y nadie despide si lo necesita, máxime cuando hay una inversión en formación de ese trabajador. ¿Es posible que eso incentivaría al trabajador a ser cada vez más productivo?, ¿No aumentaría la expectativa de movilidad laboral?,¿no obligaría al empresario a contratar factor trabajo si y solo si el plan de negocio emprendido tiene alta probabilidades de viabilidad económica?
    Hay dejo las cuestiones, por si fuera de vuestro interés.

  5. @Privatta

    Claro que sí, prohibamos también la libertad de expresión puesto que favorece a los elocuentes.

  6. Yo propongo otro sistema de contrato, lo podemos llamar el subasteo:
    Se reunen los trabajadores pretendientes y realizan una subasta con el salario de su jornada diaria.

    Es un sistema mucho más libre y sobre todo más transparente, se lleva el puesto aquel que oferte un precio más barato. Incluso se puede dar el caso de que todas las ofertas sean tan baratas que el empresario decida contratarlos a todos con lo que acabaremos con el paro.

    Además tiene la ventaja de que el trabajador será mucho más productivo dado el nivel de rotación en el trabajo motivado por la alta competitividad por conseguir el puesto diario. Por supuesto la movilidad sería óptima y los planes de negocio serían mucho más rentables.

    Además podríamos entrar en una deslocalización a la inversa, ¿se imaginan los telares de Bangladesh en Tarrasa? ¿O las fábricas de zapatos en Camboya de vuelta a Elche (aunque mueran unos cuantos porque se les cae el techo)? Lástima que no tengamos minas porque nos podríamos traer a las minas sudafricanas ¿se acuerdan de los ametrallamientos?. O las fábricas chinas donde hacen los iphones que tanto les gustan, esas simpáticas fábricas que están rodeadas de redes por si algún obrero se le ocurre hacer saltos de cáma elástica. Creo que sería muy bueno para nuestro país ya que traería la felicidad dado que un pobre siempre se siente tremendamente feliz probando un buen plato de sopa, y si tiene un poquito de pollo pues mejor.

    Y es lo que tienen estas reformas laborales, siempre se quedan cortas y por eso siempre aumenta el paro :)

  7. Si hablamos de las condiciones de trabajo, pues hablemos.

    Resulta que en la antigua Europa comunista, las condiciones de seguridad en las empresas eran mucho peores que en la Europa occidental.

    También la contaminación era mucho mayor en las ciudades de la Europa comunista.

    Una de las mayores catástrofes ambientales (Chernobyl) ocurrió en un país comunista.

  8. Socialista,

    Si has leído el artículo, verás que la alta rotación no suele favorecer la productividad del trabajador. Y también verías que un trabajador perfectamente puede preferir un menor sueldo a cambio de una mayor estabilidad.

  9. Noticia de alcance: diario El Correo
    UN 3,4% ESTE AÑO Y UN 2,2% EN 2014
    Una supersubida salarial en Alemania da esperanzas a toda Europa

    “El sindicato IG Metall, de la industria de la metalurgia y de la electromecánica en Alemania, es con 2,246 millones de afiliados el mayor del país, por delante del Verdi, del sector servicios. La ausencia de un salario mínimo por ley en la mayor economía de Europa ha situado a la central como la principal fuerza para alcanzar acuerdos salariales para el sector. Su último logro: una subida salarial en dos fases, de un 3,4% el 1 de julio y de un 2,2% el 1 de mayo de 2014. Un incremento visto con esperanza por el resto de Europa, que pide a Merkel un aumento de salarios y una bajada de impuestos en su país para sacar a la UE de la recesión.
    El acuerdo marco alcanzado en la noche del pasado miércoles al jueves en un hotel de Múnich evita las nuevas huelgas anunciadas gracias a una mejora que afectará no sólo a los 700.000 trabajadores del sector en Baviera, sino también a los 3,7 millones de empleados en el conjunto de Alemania.
    «Es un compromiso justo», declaró el presidente de IG Metall, Berthold Huber, tras el primer acuerdo marco alcanzado en Baviera desde 1995. «Los trabajadores podrán participar así de manera justa y adecuada del desarrollo económico del país», agregó. El sindicato había solicitado en un primer momento una subida salarial de un 5,5% en un periodo de doce meses.
    750.000 huelguistas
    En las últimas semanas, los trabajadores habían llevado a cabo varias jornadas de huelga en toda la república con la participación de más de 750.000 personas. «Eso es una demostración del poder y de la capacidad de lucha del sector», había comentado Huber en ‘Der Spiegel’. Su intención de continuar con las huelgas llevó a los empresarios a intentar el acuerdo. Sólo en Baviera cerca de 44.7000 trabajadores de más de 120 empresas habían amenazado con parar en los próximos días.
    Sin embargo, no fue sólo una demostración de poder. «No se trataba de evitar una gran huelga, sino de conseguir un buen resultado y parece que lo hemos conseguido. Si se cuentan las últimas subidas salariales del último año, entonces podemos ver que hemos conseguido una subida de casi un 10% en 36 meses. ¿Conoce a alguien que haya conseguido algo parecido? Yo no».
    El sindicato alemán basa sus exigencias salariales en el éxito del sector de la industria de la metalurgia y de la electromecánica, que parece mantenerse a flote a pesar de la crisis que azota la mayoría de los países de la Unión Europea…”

    ¿Alguien sigue pensando en la maniqueísta idea de empresario-explotador Vs. Trabajador-explotado?

  10. Debe ser una visión muy maniquea, de hecho tienen que amenazar con huelga para conseguir una subida del 5,6% en dos años cuando perfectamente lo hubieran conseguido sólo con pedirlo por favor. Esta claro que esos grandes empresarios deben sufrir unas grandes pérdidas por la coacción y las amenazas de esos sindicalistas bastardos, una nueva muestra de que están contra la libertad y la riqueza para el pueblo.

    Es lo mismito que ocurre en España (http://economia.elpais.com/economia/2013/03/15/agencias/1363344013_894109.html), joder con la dualidad, que morro, los sueldazos de los trabajadores españoles no veas como están, pero claro, son “indefinidos” y por eso están dispuestos a que se los bajen. E imagino que lo de indefinido viene por no definido, es decir, que el obrero vive en una situación en la que no puede definir si a la mañana siguiente seguirá trabajando :)

  11. @Socialista
    Según tu modo de ver las cosas, en países sin salario mínimo, como Alemania, tendrían que ser los más pobres del mundo. Sus trabajadores no tendrían ni para comer.

    No te das cuenta de que si un trabajador puede producir 1000€ al mes, y tu eres empresario, estarás dispuesto a pagar por el 950€, con tal de que ese trabajador trabaje para ti? Si le ofrecieses 100€, nunca conseguirías que el trabajador trabajase para ti, ya habría otros que le sabrían sacar más partido.

    Y la capacidad productiva que tiene una persona en un lugar concreto, depende de muchas cosas. Entre otras, de la cantidad de capital que alguien haya invertido bien en el lugar. (Con buenas máquinas se producen mejor algunas cosas, que con las manos desnudas).

    Los trabajadores de ese sindicato, luchan por sus intereses (como tiene que ser). Saben que en este momento, pueden conseguir mejores salarios en ese sector, aunque esto suponga menos oportunidades para los que no estén dentro actualmente.

  12. – Con un ejército de reserva de 6 millones de desempleados hablar de libertad en la firma de un contrato entre un empresario y un desempleado es increíble.

    Y es que el 80% de la población mundial sólo tiene una opción para sobrevivir, vender su fuerza de trabajo ya que no tienen nada más. Viva la libertad ¡¡

    – EL ejemplo del sindicato alemán del metal es perfecto para demostrar porqué unos países tienen economías sanas y otros no. Sindicatos fuertísimos, tanto que no necesitan ni establecer salario mínimo como en Alemania o Suecia, donde más del 80% de los trabajadores están sindicados.

    También demuestra que el mejor arma que tenemos los trabajadores es la huelga. Con las fábricas paradas espero a que los seguidores de la escuela austriaca me vuelvan a explicar de donde vienen los beneficios.

    PD – De todas formas, … , un momento, … , si las fábricas están en países que permiten el esclavismo, ¿donde vamos a trabajar los españoles?. Ah claro, el plan es que seamos el Bangladesh europeo

  13. kajopu

    Que pena me da por los pobres empresarios que tienen que pagar más salarios a sus empleados, o sea a los que producen las mercancías, o sea a los que crean riqueza.

    Van a tener que vivir de la caridad por ello, pobrecitos.

    PD – No eras tú el que negaba la lucha de clases en un post ayer?, jaja, .., sóis tan previsibles ¡¡

  14. a) Producir cualquier cosa no es generar riqueza.
    b) El ejército de reserva quizá sea el resultado de que los salarios de los parados son demasiado elevados en relación con la productividad de los trabajadores, y esto, a su vez, consecuencia de la ausencia de un mercado laboral libre.

  15. @Carlx

    No te parece curioso que tengas que irte a países sin salario mínimo y coste de despido bajo, para poner ejemplos de lugares donde se paga más por el trabajo?

    En Alemania, el porcentaje de trabajadores afiliados a sindicato es un 19% (muy parecido al de España). En Suecia es de un 71%, pero porque es obligatorio afiliarse a algún sindicato, para muchos beneficios sociales. Lo del 90% en Suecia, es el porcentaje de trabajadores a los que afectan los convenios sindicales. Es mucho, y entre otras cosas por eso Suecia es un país donde hay relativamente bastante paro, para no tener salario mínimo. (Y aunque te fuercen practicamente a afiliarte a alguno, a menos el dinero que reciben los sindicatos proviene de sus afiliados directamente, habiendo un control directo de tu dinero, y más competencia entre sindicatos).

    En España, los convenios sindicales afectan a más del 70% de trabajadores, pese a que lo negocian sindicatos que no los representan y están financiados directamente por el gobierno en la práctica. Fíjate como en Alemania hay sindicatos para cada sector, (tienen intereses enfrentados entre si), mientras en España los sindicatos son de partidos políticos.

    6 millones de parados en España. Debe ser, que nadie está dispuesto a explotar a los trabajadores españoles, no? Si tan buen negocio es explotar trabajadores, por que no vienen aquí todos a ello? O todo el mundo (y no hablo solo de España) es super tonto, y no sabe aprovechar esta grandísima oportunidad que hay en España, o algún obstáculo tiene que haber en España para dar trabajo.

    Bangladés quedó en la ruina porque se les ocurrió nacionalizar todas las empresas, y seguir políticas socialistas. Sus trabajadores, de lo que son esclavos es de las miserias llevadas por esas políticas. Te refieres a eso?

    Y repito: por qué crees que en países donde no hay salario mínimo, como Alemania, no tienen a sus trabajadores trabajando como esclavos? Tu teoría no es que al trabajador se le puede pagar todo lo poco que quieras? Y además, en Alemania la proporción de trabajadores que no están cubiertos por ningún convenio es bastante mayor que en España… y pese a ello, siguen ganando más.

  16. @Iñaki
    (…) Suecia es un país donde hay relativamente bastante paro, para no tener salario mínimo.

    En la actualidad hacen mucho más daño los convenios colectivos que el salario mínimo.

    Y a todos esos que hablan de “la degradación de las condiciones de trabajo” habría que recordarles que la degradación MÁXIMA es el desempleo.

    Yo he oido decir: “Yo prefiero ganar poco pero que se convoquen muchas plazas”.

    Y el que no esté de acuerdo, que se ofrezca él a ser uno de los parados.

  17. Otro artículo de El País:

    http://elpais.com/diario/1988/06/27/opinion/583365609_850215.html

    Copio aquí el párrafo más significativo:

    Existe una ecuación básica. La masa salarial (conjunto de las rentas del trabajo) es igual al producto del número de empleos multiplicado por el salario medio. Dada una determinada subida de la masa salarial (deseablemente superior al excedente empresarial, salvado el crecimiento de la inversión), su saldo puede canalizarse, bien hacia el crecimiento del número de empleos, bien hacia el crecimiento de los salarios. Pues bien, yo afirmo que lo progresista es repercutir todo el crecimiento de la masa salarial en incrementar al máximo posible el número de empleos.

  18. En el artículo anteriormente citado hay también otra parte muy significativa que cito aquí:

    Pero esta contradicción no es sólo de las organizaciones sindicales, sino también de sus miembros individuales, así como de cada persona empleada que ocupe puestos de trabajo: su reivindicación salarial, de ser atendida, reducirá las oportunidades de encontrar trabajo con que se enfrentan sus familiares y amigos que se hallan desempleados. Ésta es la responsabilidad moral de la reivindicación, y yo no conozco mejor criterio de progresismo que el de la solidaridad.

  19. Como siempre, Juan Ramón Rallo, Fernando y otros, a favor de la “moderación salarial” y en contra de los convenios colectivos y el salario mínimo.
    Parece que a estas personas les gusta ganar poco.
    Bueno, pues entonces que vayan a un empresario y le digan: “Estoy dispuesto a trabajar por un salario menor del estipulado en el convenio”.
    Supongo que a estas personas les entusiasmaría que le redujesen el salario.

  20. – Salió el ejemplo de los sindicatos alemanes, por eso hablé de países con sindicatos tradicionalmente fuertes.
    Si quieres hablamos de la mayoría de países europeos occidentales que tienen poco paro y salarios mínimos el doble que el español.
    Pero igual no te gusta que la realidad te estropee tu bonita historia…

    – En Suecia como en casi todo occidente cada vez hay más desempleados, lógico si las empresas se fueron a otros continentes para reducir costos de producción a base de empleo muy precario, de mayor extracción de ganancia de cada empleado (mayor explotación).

    Si la tecnología está aquí, si los trabajadores cualificados y con experiencia están aquí, si las infraestructuras están aquí, si las factorías estaban aquí, …, ¿como es que renunciaron a todo eso y se fueron a invertir tanto en otros continentes?. ¿Que lo hicieron por altruísmo o porque allí extraen más plusvalía de cada trabajador?

    -En España tenemos 6 millones de parados porque llevamos desindustrializándonos desde los años 80 y porque entraron varios millones de inmigrantes como mano de obra barata durante la burbuja inmobiliaria, .., no por 600 miserables euros de salario mínimo.

    A muchos de los que escribís en este foro me gustaría a mi veros ir a trabajar 10 horas diarias por 600 euros al mes, .., después de 3 meses tendría curiosidad de ver lo que haciais con los libros de Hayek y CIA :)

  21. Jose

    “Bueno, pues entonces que vayan a un empresario y le digan: “Estoy dispuesto a trabajar por un salario menor del estipulado en el convenio”

    Me encantaría poder hacerlo, si pudiera ahora estaría trabajando, sin embargo estoy en paro. Gracias por preocuparte por mi.

    Carlx

    “A muchos de los que escribís en este foro me gustaría a mi veros ir a trabajar 10 horas diarias por 600 euros al mes, .., después de 3 meses tendría curiosidad de ver lo que haciais con los libros de Hayek y CIA :)”

    He trabajado en puestos de todos los colores, con salarios más bajos y con muchas más horas de las que dices ¿te molesta? También he trabajado en puestos mucho mejores, e incluso he rechazado trabajos bien pagados ¿sabes por qué? PORQUE PODÍA HACERLO, y por mucho de que quieras convencerme que por ser un “obrero” soy tonto y no puedo rechazar nada ni negociar por un trabajo no es cierto.

    YO SE MEJOR QUE NADIE QUE TRABAJO PUEDO ACEPTAR, ahora NECESITO TRABAJAR y el Estado no me deja, yo se mi salario mínimo, se la duración del contrato que quiero, y se las condiciones laborales que necesito. ¿Y sabes que? Las he reclamado cuando he podido y he querido. Si el Estado no pusiera condiciones prohibitivas para trabajar, tendría trabajo y como tendría muchas opciones podría negociar. Gracias a gente con tus ideas que piensa que soy un inutil y que debe protegerme, estoy en el paro, no existen apenas posibilidades ni de trabajar ni de negociar.

    GRACIAS POR PREOCUPARSE POR MI, PUEDEN IR CON SUS IDEAS A OTRA PARTE ;) QUIERO TRABAJAR ¿ME DEJAN? ¿O SÓLO PUEDO TRABAJAR CON LAS CONDICIONES QUE LE GUSTAN A USTEDES?

  22. “Si la tecnología está aquí, si los trabajadores cualificados y con experiencia están aquí, si las infraestructuras están aquí, si las factorías estaban aquí, …, ¿como es que renunciaron a todo eso y se fueron a invertir tanto en otros continentes?. ¿Que lo hicieron por altruísmo o porque allí extraen más plusvalía de cada trabajador?”

    Te olvidas decir, que los sueldos altos también estaban aquí. Nadie renunció a nada. Si un negocio, en vez de dar dinero, lo pierde, se tiene que cerrar. La tecnología y otras variables van cambiando, y hay que seguir compitiendo e invirtiendo.

    Además, antes de los 80, buena parte de la industria española, solo sobrevivía porque estaba subvencionaba de muchas maneras. Era incapaz de competir a nivel internacional con los sueldos que tenían sus trabajadores. Y los españoles lo pagaban con productos malos y caros, y con la falta de oportunidades de progreso en la mayoría de las regiones. Esa desindustrialización no es una causa, sino la consecuencia de algo.

    Los alemanes, o los suecos, han invertido mucho más en otros continentes que los españoles y eso no hace que su paro aumente, ni que vivan peor: Todo lo contrario. Además, tu política cual es? “Aislemos al tercer mundo hasta que se muera de hambre”? No tienen derecho a participar en el comercio internacional? Esa política no es solo egoísta, sino que perjudica también al que la practica.

    Países con poco capital bien invertido, solo pueden competir con salarios más bajos. Por eso en Alemania hay salarios más altos que en España, y por eso en España hay salarios más altos que en China, y por eso en China hay salarios más altos que en Vietnám. La situación va cambiando, según se va invirtiendo bien el capital ahorrado. Y la situación cambia mucho más rápido de lo que la mayoría de la gente se cree.

    Pero si esperas tener los mismos salarios que en Alemania, con la mitad de capital, lo que tendrás es muchísimo paro, menos inversión, y condiciones de trabajo cada vez peores.

    En Suecia no hay cada vez más desempleo. Hoy en día, no tienen un desempleo alto para lo que suelen tener, pese a la crisis. En la mayoría de países, el empleo ha solido ser mucho mayor, en épocas pasadas.

  23. @Carlx

    Los menores costes salariales por recurrir a mano de obra barata en otros países no han supuesto una mayor tasa de beneficios sino unos precios mejores para los consumidores. Los principales beneficiarios no han sido los accionistas de las emrpesas sino los consumidores y los trabajadores de dichas empresas (que cobran menos que los trabajadores de Europa pero más de lo que cobraban en su país).

    Cuando el capitalismo recurre a “mano de obra barata” esa mano de obra va siendo cada vez menos barata.

    Por cierto, si crees que esas empresas han aumentado espectacularmente sus beneficios, ¡apróvechate! Hazte accionista de esa empresa. Solamente tienes que comprar acciones. A lo mejor no puedes ser un gran accionista, pero supongo que unas pocas acciones sí que podrás comprar.

  24. @Jose

    Parece que a estas personas les gusta ganar poco.

    Yo prefiero ganar muchísimo a ganar mucho. Y prefiero ganar mucho a ganar regular. Y prefiero ganar regular a ganar poco. Y prefiero ganar poco a estar en paro. Se trata de que el Estado me deje elegir la opción menos mala entre las opciones que realmente tenga en cada circunstancia.

    Bueno, pues entonces que vayan a un empresario y le digan: “Estoy dispuesto a trabajar por un salario menor del estipulado en el convenio”.

    No lo hago porque el Estado le prohíbe al empresario contratarme por un salario menor al de convenio. Si estuviese permitido claro que lo haría.

    Supongo que a estas personas les entusiasmaría que le redujesen el salario.

    No, pero lo prefiero a quedarme o continuar en desempleo. Se trata de conseguir en cada circunstancia lo menos malo. Y un salario bajo es menos malo que estar en desempleo.

  25. @Rothbard

    MODO IRONIA ON

    Rothbard, que no te enteras. Carlx y demás lo tienen bastante claro. Si estás en paro, es por tu bien. Por eso el Estado te protege de un trabajo con un salario insuficiente. Porque para cobrar eso, estás mejor en paro.

    “Como usted merece X (el salario de convenio), no va a conseguir ni siquiera Y (el salario de equilibrio entre oferta y demanda)”

    MODO IRONIA OFF

  26. Por cierto, Carlx, me gustaría saber, ¿estás trabajando o estás en paro?

    Es que si no estás de acuerdo con la moderación salarial, creo que deberías ofrecerte tú a ser uno de los parados.

    Yo creo que es mejor que se convoquen muchas plazas aunque sea a costa de ganar menos.

  27. Veámoslo con un ejemplo. ¿Qué es mejor:

    a) Ser una persona que ganaría 28.000 euros anuales (porque ese es el salario del convenio colectivo para sus cualificaciones profesionales) pero que no los gana porque está en paro o subempleo.

    b) Ser una persona que ganaría 23.000 euros anuales y ganarlos realmente porque tiene trabajo.

    Yo lo tengo claro: si me dejasen, elegiría b). Pero resulta que en muchos casos el Estado nos impone a).

    Por cierto, que los partidarios de la “moderación salarial” no quieren imponer nada a nadie. La persona que le parezca insuficiente un salario, puede perfectamente ofrecerse ella a ser uno de los parados, renunciando a trabajar. En cambio, los partidarios de los convenios colectivos, se lo imponen incluso a los que no lo quieren, obligándoles a ser los parados.

  28. @Carlx

    A muchos de los que escribís en este foro me gustaría a mi veros ir a trabajar 10 horas diarias por 600 euros al mes, .., después de 3 meses tendría curiosidad de ver lo que haciais con los libros de Hayek y CIA :)

    Yo no trabajaría 10 horas diarias por 600 euros al mes si tuviese la posibilidad real de ganar más. Más todavía, si yo tuviese la posibilidad real de ganar más, no es suficiente ni siquiera 60.000 euros al mes.

    Pero si tengo que elegir entre 10 horas diarias por 600 euros al mes y el desempleo… ¡déjame elegir! Si yo prefiero las 10 horas diarias por 600 euros al mes antes que el paro, ¿quién eres tú o el Estado para prohibirme elegir?

  29. Rothbard,

    Siento mucho tu situación. Espero que de algún modo puedas sortear las rígidas estructuras que tan bien señalas. Es una suerte que a pesar de tu situación puedas seguir aportando ideas defendibles también desde tu experiencia.

    Es una pena que gente de la que no tengo por qué dudar de sus buenas intenciones y su buen corazón caiga tan fácilmente presa de las teorías económicas filo-marxistas. Ojalá fueran conscientes del daño que hacen pretendiendo “proteger” a los desfavorecidos con esos planteamientos.

    Caen en un simplismo cómodo e intelectualmente asequible: si existen diferencias es porque algunos se aprovechan de otros apoyándose en asimetrías de poder. Por tanto, exijamos que dejen de aprovecharse y devuelvan lo injustamente expropiado al resto.

    La naturaleza en general y la humanidad en particular han evolucionado muy despacito mientras el modo de generar y distribuir riqueza se ha basado en el empleo de la fuerza, la coacción, la depredación, la fuerza de trabajo o la reproducción. En la naturaleza solo cuentan los grandes números, el inestable equilibrio ecológico, pero no importan los individuos, víctimas de la violencia de sus depredadores.

    Tales métodos sólo han conseguido que la humanidad apenas despegara de la miseria. Clases sociales privilegiadas y minúsculas apenas alcanzaban a tener unas condiciones de vida superiores al resto pero ínfimas respecto a la mayoría de la población mundial actual. La práctica totalidad de la humanidad ha vivido en condiciones de pobreza durante milenios, aspirando a poco más de lo que puede aspirar cualquier ser vivo: sobrevivir y reproducirse.

    Si el liberalismo y el capitalismo fueran tan solo una prolongación de esos procedimientos, tal como parecen sugerir los críticos del “capitalismo salvaje” ¿por qué habríamos despegado en 200 años lo que no se consiguió en decenas de miles?

    ¿Creeran que gracias al buenismo de sus miopes planteamientos, gracias al dedo acusador Marxista, se ha creado tanta riqueza en los últimos 200 años?

    El procedimiento adecuado para proteger a las personas desfavorecidas mas bien es hijo del liberalismo y ha supuesto un gran esfuerzo social de cooperación:
    – La protección y respeto del individuo, de su integridad física sus iniciativas y sus propiedades,
    – La sustitución de la apropiación ajena por intercambios acordados libremente sin el empleo de la coacción.
    – El respeto por la libre competencia, jurídicamente accesible a toda persona, independientemente de su extracto social.
    – Especialemnte la competencia por alcanzar “ideas acertadas” en satisfacer deseos “ajenos” de un número relevante de población no forzada a aceptar tales ideas.

    Ello es lo que paulatinamente ha ido sustituyendo a los métodos “naturales” (fuerza, trabajo-fuerza, coacción, reproducción) tan escasamente capaces de generar riqueza, y menos aún de multiplicarla.
    Y de los cuales el capitalismo NO es prolongación por más que pueda estar contaminado de ellos dada la propia estructura “natural” del ser humano y la desesperante ayuda de las buenas intenciones sin buenas ideas.

  30. Ateniéndose estrictamente a las leyes económicas el mejor sistema de producción es la esclavitud. Es sabido que el mayor coste suele ser la retribución del trabajo, y la mayor dificultad para los cambios de producción. Si no la esclavitud, que puede suponer alguna rémora de conciencia social, lo mas cercano a ella, la retribución a los meros efectos de subsistencia que permita trabajar lo mas posible al menor coste de retribución. Supongo que es bien sabido que el sueño de la razón produce monstruos. Alguno debería pararse a pensar un poco, o hacérselo mirar.

  31. Un ejemplo, la libre esclavitud. Uno que esta en el paro y no tiene nada para dar de comer a sus hijos, podría libremente firmar un contrato por el que a cambio de trabajar lo mas posible en todas las condiciones que determinara el empresario le retribuyeran lo menos posible, lo indispensable para poder continuar trabajando y para que sus hijos no mueran de inanición. Seria ideal para la producción. Se le podrían añadir unos latigazos como incentivo pactado al rendimiento, que esta comprobado históricamente que son eficaces. El desideratum. Nada, que el sueño de la razón, y el insomnio de la crisis provocada, produce monstruos.

  32. @Pera
    “Ateniéndose estrictamente a las leyes económicas el mejor sistema de producción es la esclavitud”.

    ¿Entonces por qué durante milenios no se disponía de aviones, lavadoras, teléfonos móviles…etc?
    Adam Smith negaba semajante afirmación.
    Una vez más: la ley de la coacción del más poderoso nunca llevó muy lejos al conjunto de la población y solo un poco más lejos a una escasa oligarquía.
    La libertad de ideas y puesta en práctica de las mismas en un proyecto orientado a la libre aceptación ajena es la fuente de riqueza.

  33. Pera,
    Precisamente, el mejor remedio para evitar el abuso de empresarios como el que tú describes es que, por un lado, sea muy facil que tú te hagas empresario y poniendo en práctica tus criterios, ofrezcas algo que libremente acepten los consumidores y atraigas a los trabajadores ofreciendo mejores sueldos y por otro lado, se respete la decisión del trabajador de cambiarse de empresa cuando lo desee.
    Ni el esclavismo, ni el feudalismo ni el socialismo facilitan esos tres requisitos.

  34. “Ateniéndose estrictamente a las leyes económicas el mejor sistema de producción es la esclavitud”.

    Todavía no han llegado a tanto , el otro día en mi empresa estaba sentado recuerdo escuchando un sermoneo del encargado (el tipo un jovenzuelo creído esta de management hasta las cejas ) y como decía que ya conseguimos las metas laborales hay que trabajar mas y conseguir nuevas metas .mayor productividad , lo llamo, y nos pretendía meter en otros sectores de la empresa ¿?

    Lo primero que me vino al cerebro fue : ” este tipo pretende que trabajemos mas por el mismo salario ” , nunca nos libraremos de la codicia de esta gente .
    El problema con el capitalismo es que siempre a existido con diferentes formas es parte de la naturaleza humana,
    Por huelgas e incluso revoluciones que duran 90 años , la naturaleza humana esta signada por la CODICIA , la avaricia,la ambición y el orgullo, son los motores decisivos de la historia del mundo , e incluso en el anarquismo mas perfecto que pudieran haber soñado sacco y vanzetti, “siempre la hierba de mi vecino parece mas verde que la mía”.

    El capitalismo es proteico, porque es parte de un instinto humano tan básico, como el instinto sexual ,
    desde los lobbyes de los caballeros de la república romana , impulsando la venta de armamentos para la guerra en el asía, pasando por los banqueros florentinos , la codicia de los reyes , la conquista de un mundo entero desde 1492 , para ser empaquetado , estabulado y vendido , hasta las sociedades mas primitivas de la isla de pascua compitiendo por quien se hace el moai mas grande.
    El mundo nunca a cambiado y aun si todos recibiéramos lo mismo, siempre existirá algún motivo para hacer caer en desgracia a mi vecino”

  35. “Ateniéndose estrictamente a las leyes económicas el mejor sistema de producción es la esclavitud”.

    Me hiciste reír mucho recordando a jonathan swift , el de los viajes de gulliver :

    “CÓMASE A UN NIÑO IRLANDÉS ” . 1792

    “He calculado que como término medio un niño recién nacido pesará doce libras, y en un año solar, si es tolerablemente criado, alcanzará las veintiocho.

    la demanda de carne de venado podría ser bien satisfecha por los cuerpos de jóvenes mozos y doncellas, no mayores de catorce años ni menores de doce; ya que son tantos los que están a punto de morir de hambre en todo el país, por falta de trabajo y de ayuda; de éstos dispondrían sus padres, si estuvieran vivos, o de lo contrario, sus parientes más cercanos.

    Concedo que este manjar resultará algo costoso, y será por lo tanto muy apropiado para terratenientes, quienes, como ya han devorado a la mayoría de los padres, parecen acreditar los mejores derechos sobre los hijos”.

    segundo, ya que hay en este reino alrededor de un millón de criaturas de forma humana cuyos gastos de subsistencia reunidos las dejaría debiendo dos millones de libras esterlinas, añadiendo los que son mendigos profesionales al grueso de campesinos, cabañeros y peones, con sus esposas e hijos, que son mendigos de hecho: yo deseo que esos políticos que no gusten de mi propuesta y sean tan atrevidos como para intentar una contestación, pregunten primero a lo padres de esos mortales si hoy no creen que habría sido una gran felicidad para ellos haber sido vendidos como alimento al año de edad de la manera que yo recomiendo, y de ese modo haberse evitado un escenario perpetuo de infortunios como el que han atravesado desde entonces por la opresión de los terratenientes, la imposibilidad de pagar la renta sin dinero, la falta de sustento y de casa y vestido para protegerse de las inclemencias del tiempo, y la más inevitable expectativa de legar parecidas o mayores miserias a sus descendientes para siempre.

    no me impulsa otro motivo que el bien público de mi patria, desarrollando nuestro comercio, cuidando de los niños, aliviando al pobre y dando algún placer al rico. No tengo hijos por los que pueda proponerme obtener un solo penique; el más joven tiene nueve años, y mi mujer ya no es fecunda.

  36. Pera

    “Ateniéndose estrictamente a las leyes económicas el mejor sistema de producción es la esclavitud.”

    DE hecho, la esclavitud era un trabajo no tan rentable:

    1. Había que comprarlo y era muy caro.
    2. Había que darle de comer, ropa y cuidados médicos. Si se moría perdias una pasta.
    3. Si no trabajaba bien no podías despedirlo.
    4. Si lo tenías en malas condiciones aún perdías más dinero por su baja productividad.

    Por lo demás, a un liberal nos importa un bledo que sea más rentable, porque nuestra ideología se basa en la no coacción y en la libertad, y nunca defiende la esclavitud, cosa que si se puede hacer dentro del socialismo y comunismo… basta con que sea de interés general y votado democráticamente. Te obligan a trabajar en la mesa electoral, a ir al ejercito, a trabajar media año gratis para pagar impuestos… para el socialismo la esclavitud vale A VECES, y ya sabemos que pasa cuando algo vale a veces.

  37. Seguimos sin tener claro conceptos básicos ( y muy relacionados entre sí) en economía:

    1º confundimos salarios nominales, medidos en unidades monetarias, con los salarios REALES, medidos por el poder adquisitivo, esto es, por su capacidad real de adquisición de bienes y/ó servicio REALES.

    2º Producimos para consumir y NO consumimos para producir.

    3º No se puede consumir lo que previamente NO SE HA PRODUCIDO.

    Como ya comenté en otro post:

    4º Los salarios reales dependen directamente de su productividad. Las demás variables se ajustan a ésta:

    – Si sube la productividad, suben los salarios. SE PONGAN COMO SE PONGAN LOS EMPRESARIOS.
    – Si baja la productividad, bajan los salarios. SE PONGAN COMO SE PONGAN LOS TRABAJADORES.

    5º En un mercado libre, donde los acuerdos de unos NO obligan al resto, no es posible que todos los empresarios se pusieran de acuerdo en bajar los salarios indiscriminadamente, como tampoco es posible que los trabajadores hicieran lo mismo a la hora de subirlos. PORQUE NO TODOS TIENEN LOS MISMOS INTERESES CONCRETOS NI SE ENCUENTRAN EN LAS MISMAS CIRCUNSTANCIAS (entre otras muchas variables que se pueden dar entre individuos).Es por ello que estas modificación de los salarios al alza ó a la baja SIEMPRE se realiza por coacción estatal.

    6º Si los empresarios buscaran bajar los salarios por debajo de su productividad real, sólo conseguirían bajar los salarios NOMINALES, nunca los REALES:

    – Debido a la competencia entre empresarios, éstos buscarían, para atraer a los trabajadores con mayor diferencial de rentabilidad, ofrecer salarios encubiertos, mejorando las condiciones contractuales: salario en especie, rebaja de la jornada de trabajo, mejores indemnizaciones por despido, e incluso directamente, salario bajo mano. Por lo tanto, aunque se intentara manipular el salario nominal, el salario REAL escaparía a esta manipulación.
    – Además, si los salarios se bajan artificialmente, la rentabilidad de las inversiones empresariales aumentarían, y con esto, la entrada de nuevos empresarios, que de otra forma NO HUBIERAN APARECIDO. Se tendría menor oferta y mayor demanda de mano de obra, con lo que se intensificarían las consecuencias expuestas en el punto anterior. Este proceso se daría hasta llegar al punto en el que subir los salarios más, dejara de ser rentable respecto a su productividad.
    -También hay que tener en cuenta que estas nuevas inversiones provocarían UN AUMENTO DE LA PRODUCCIÓN. Una mayor oferta de productos provocaría, IRREMEDIABLEMENTE, una bajada de los precios de las mercancías, lo que se traduciría en un aumento del poder adquisitivo de los salarios, y por ende, una subida de los salarios REALES.
    -Lo último hay que tomarlo con cuidado, puesto que un aumento ARTIFICIAL de la rentabilidad debido a una bajada ARTIFICIAL de los salarios, provocaría también como efecto “colateral”, una cascada de malas inversiones (atraídas de la misma manera que en el caso de la bajada ARTIFICIAL de los tipos de intéres).

    7º Si los trabajadores buscaran subir artificialmente los salarios, mediante leyes que obligaran a todos, por encima de su productividad, sólo conseguirían:

    – Que todos aquéllos cuya productividad fuera menor que esos salarios, quedaran fuera del mercado laboral, puesto que NADIE LES CONTRATARÍA. ¿ Qué provoca esto? Que estas personas pasan de producir POCO a no producir NADA. Pero como ya he expuesto al principio y repito: NO SE PUEDE CONSUMIR LO QUE PREVIAMENTE NO HA SIDO PRODUCIDO, aunque estas personas no produzcan nada, eso no quiere decir que NO VAYAN A CONSUMIR NADA. Consumirán, aunque evidentemente, menos. Y lo consumirán de lo producido por los trabajadores cuya productividad sí está por encima del salario impuesto al alza ARTIFICIALMENTE. ¿ Qué provoca esto..? Que el salario real de estos trabajadores baje, puesto que parte va a tener que ser transferido, de una manera ú otra, hacia los primeros.
    – Al bajar ARTIFICIALMENTE la rentabilidad empresarial, muchos empresarios desaparecerían. Esto sumado a los que no llegarían ni a aparecer, provocaría una disminución de demanda de mano de obra, que a su vez provocaría un aumento de su oferta, que a su vez se añadiría a la oferta de los que ya estaban sin poder trabajar (por estar por debajo su productividad del salario establecido ARTIFICIALMENTE). Demasiada oferta de mano de obra y escasa demanda para que se puedan sostener esos salarios impuestos ARTIFICIALMENTE al alza.
    -Además, la caída de la rentabilidad empresarial haría caer, a su vez, las inversiones, que provocarían una bajada de la productividad, esto es, menos productos en el mercado. Menor oferta de productos equivale a un aumento de sus precios, lo que deviene en última instancia en una bajada del poder adquisitivo de los salarios, esto es, una bajada del SALARIO REAL.

  38. Cuando a Hayek le preguntaban sobre si estaba en contra de la existencia de Sindicatos, su contestación era que NO, que era necesario y menos costoso en términos laborales, económicos y de gestión, el tener a alguien que representara a los trabajadores que tener que hacerlo uno a uno, pero limitaba esa representación a los trabajadores de la empresa concernida. Vamos que no creía para nada en los convenios colectivos sectoriales que no discriminan entre las diferentes situaciones empresariales, productividad, costos de start-up frente a otras ya asentadas, etc…
    Por otro lado, la diferencia entre los sindicatos españoles y alemanes, entre otras son principalmente que los síndicos alemanes no reciben subvenciones públicas, ni controlan presupuestos públicos vía formación. Los sindicatos españoles sobreviven principalmente por las subvenciones que reciben de los PGE, luego están sometidos a las directrices del gobierno de turno. ¿Nunca os habéis parado (bendita polisemia) a pensar a quien le hacen realmente las huelgas los sindicatos en España? Pues si, al gobierno, nunca al empresario. La dependencia política de los sindicatos en España con un sector ideológico concreto les hace ser instrumento de este. Lo mismo le pasa al PSOE que lleva más de diez años haciendo anarcosindicalismo y no política de estado. Además, los sindicatos más fuertes en Alemania son sectoriales nunca generalistas como en España, de ahí su fuerte implantación entre los trabajadores, pues un sindicato sectorial no responde a una ideología política determinada y puede atraer a trabajadores de cualquier perfil ideológico.
    Por cierto, en Suiza, “paradigma también de la explotación capitalista sobre el trabajador” TAMPOCO HAY SALARIO MÍNIMO, que casualidad, mira tú.

  39. Yo no veo ningún problema en los sindicatos, siempre que la ley no les otorgue el privilegio de decidir por los demás, y convertir sus decisiones en ley, de manera que sus decisiones afecten a todos, incluyendo todos aquellos que no están en ese sindicato.

  40. Estimado Iñaqui: No se de donde interfieres que yo pueda tener algún problema con la existencia de sindicatos. Ni yo, ni Hayek. Pero tú mismo das los argumentos para contestarte. La cuestión a plantearse no es si tiene que haber o no sindicatos, si no que modelo sindical queremos. El de España es un fiasco para todos los trabajadores, se mire por donde se mire.

  41. @kajopu
    Mi comentario no pretendía contestar al tuyo, con el que estoy de acuerdo. Era solo una reflexión que he hecho sobre el mismo tema :)

  42. @Iñaki: Perdona por interferir que hacía alusión a mi comentario. En cualquier caso necesario el aporte en aras de la claridad argumental. Un saludo.

  43. Evidentemente la esclavitud a muy largo plazo no es un sistema eficiente. Salvo para unos pocos. El problema es que a esos pocos, que tienen el poder, les interese. Que parece el caso. De todos modos, ¿a que se mejora la producción y beneficios si en vez de tener un empleado trabajando ocho horas por mil euros se le pagan seiscientos por catorce horas? La sociedad tecnotrónica de Brezynski va a ser muy eficiente, hasta será capaz de atrapar la lluvia de meteoritos con que ya nos amenazan. Uuuuy, acaba de pasar uno “rozando” la tierra. Que no es broma, lean las web de cualquier periódico, especialmente el ABC, especializado en estos terrores.

  44. Un caso que pasó hace unos meses en Burgos y que tuvo bastante repercusión.
    En una de las divisiones de Campofrío, un jefe rumano y unos encargados exigían a otros rumanos entre 2000 y 3000 euros para poder ser contratados. Además, parte de las herramientas debían pagarlas los trabajadores, la rotación era altísima ( para máximizar el beneficio), en caso de ascenso los trabajadores debían pasar por caja (excepto los familiares y amigos del jefe) y lo mismo para reducir su carga de trabajo. Esta división tenía un organismo de control, un comité de empresa formado por otros cinco rumanos….
    Los rumanos, por cierto, son buenísimos despiezando animales porque se especializan desde muy pequeños (14 años), por ejemplo este turno dónde ocurrían los hechos descritos suponía el 65% de la producción de toda la jornada.

    Si los trabajadores rumanos podían perfectamente rechazar estas condiciones pero preferían pagar ¿Esto sería una práctica perfectamente válida en una contratación libre?. Recuerdo otro caso similar de un padre que ofrecía 20000 euros a una empresa para que contratasen a su hijo.

    Sinceramente, yo no lo veo nada claro ni ético. Creo en un marco general mucho más flexible, pero la contratación libre debería tener unos límites.