Lo que es común sí es de algún

Liberales y antiliberales suelen caer en un extendido error que vicia todo su análisis: confundir propiedad privada con propiedad privada individual y propiedad estatal con propiedad colectiva. Así las cosas, muchos liberales suelen argumentar que toda la sociedad debería regularse sobre la base de derechos de propiedad privada individuales mientras que, por otro lado, los antiliberales gustan de defender que la sociedad deberíamos regirla colectivamente a través de derechos de propiedad estatales. En general, ni unos ni otros atinan a ver que existen propiedades privadas colectivas que no tienen nada que ver con el Estado y que son tan legítimas y útiles (según el contexto) como la propiedad privada individual: a saber, la propiedad comunal. Un error que, a su vez, acarrea consecuencias mucho más nefastas: caer en la trampa de pensar que el enemigo de una sociedad libre es la colectividad (en sus versiones más radicales, incluso la sociedad) cuando en realidad lo es el Estado.

El origen de este error parece estar en la fortísima influencia que ha tendido el conocido artículo de Garrett Hardin, “la tragedia de los comunes”, donde básicamente se argumenta que las propiedades comunales tienden a ser sobreexplotadas por cuanto el incentivo individual de todo comunero es extraer lo máximo de la propiedad comunal y reponer lo mínimo. La solución inmediata a la que se adscribieron muchos liberales –en contra de las recomendaciones de Hardin, consistentes en mayor regulación estatal– fue la de proponer la privatización de las propiedades comunales para que el incentivo de cada propietario para con su dominio fuera el de una gestión racional (reponer tanto como se consume evitando la sobreexplotación). El problema es que las propiedades comunales… ya eran privadas. Es decir, cuando muchos liberales pidieron la privatización de los bienes comunales estaban, en realidad, pidiendo su parcelación (parcelación instrumentada a través del Estado, para más inri). Pero, ¿acaso una propiedad privada parcelada es siempre superior a una propiedad privada no parcelada?

Margaret McKean, en People and Forests, ofrece tres supuestos en los que la propiedad privada comunal tiende a ser superior a la propiedad privada parcelada e individual: a) cuando los bienes gestionados son indivisibles (ecosistemas como los bosques, aguas de regadío o las calles de una ciudad), b) cuando, siendo divisibles, existe una alta incertidumbre o arbitrariedad sobre el reparto de sus frutos (por ejemplo, cuando es necesario dejar tierras enteras en barbecho o cuando la disponibilidad de agua depende de lluvias irregulares), c) cuando, siendo divisibles y habiendo certidumbre sobre el reparto, resulta más eficiente resolver las externalidades a través de una administración comunal que con negociaciones bilaterales o tribunales externos de justicia. En estos tres casos, la propiedad privada comunal tiene muchas posibilidades de proporcionar mejores resultados que la propiedad privada parcelada, sobre todo si las instituciones que se han desarrollado históricamente para administrarla son claras, flexibles, adaptables, eficaces y equitativas. De ahí que, en tales casos, sustituir por la fuerza un sistema de propiedad privada comunal por uno de propiedad privada parcelada e individual tenderá a ser distorsionador y descoordinador; y lo será no porque estemos hablando de propiedad privada, sino de propiedad parcelada.

Un ejemplo de propiedad privada comunal que ha funcionado correctamente durante centurias es el regadío de la huerta valenciana: las comunidades de regantes distribuyen el agua de acuerdo con sus normas consuetudinarias y los conflictos que vayan emergiendo en torno a su interpretación o cumplimiento son dirimidas semanalmente por un organismo privado, el Tribunal de las Aguas de Valencia. La Premio Nobel de Economía, Elinor Ostrom, describió enGoverning the Commons el sistema de propiedad comunal del regadío valenciano como “un mecanismo adecuado de resolver conflictos, redistribuir el agua con previsibilidad y asegurar la estabilidad”. Pero hay muchos otros casos de propiedades comunales funcionales: las tierras de labranza suizas y japonesas, las cooperativas de agua finesas, las carreteras privadas suecas, las zanjeras filipinas, las explotaciones pesqueras de Maine o el bosque alrededor del río Chapere por parte de la etnia Yucararé en Bolivia.

Evidentemente, que un sistema de propiedad comunal sea funcional en una determinada época histórica no significa que vaya a serlo siempre: los cambios tecnológicos, económicos, ecológicos o sociológicos pueden conducir a que una propiedad privada sea parcelada. Por ejemplo, las tierras comunales japonesas han ido siendo parceladas y vendidas a empresas privadas con tal de permitir que las comunidades locales realicen su revalorización como consecuencia del desarrollo económico del país. La cuestión es que no estemos ante un sistema cerrado y petrificado, pues entonces tenderá a quedarse estancado en lugar de a evolucionar, degenerando en la tragedia malthusiana que Hardin atribuía a los sistemas comunales. Es decir, la cuestión es que los sistemas de propiedad comunal se sigan integrando en ese marco de experimentación descentralizada que es el libre mercado; todo lo contrario de lo que consigue la normativa y las expropiaciones estatales.

Si los liberales aspiramos a reducir el tamaño y el intervencionismo del Estado, deberemos adoptar una postura realista hacia el orden social: la propiedad privada individual no permite resolver todos los problemas imaginables en tanto en cuanto hay bienes indivisibles e interdependientes que son muy costosos o incluso imposibles de parcelar. Pero de ahí no se deriva que la propiedad deba pasar a manos del Estado: existe una alternativa plenamente liberal como es la propiedad privada comunal; que ésta sea colectiva no implica que sea liberticida, pues liberalismo no es individualismo extremo. No olvidemos que ese monopolio de la violencia llamado Estado ha perseguido y arramblado históricamente tanto con la propiedad privada individual como con la propiedad privada comunal: básicamente, porque su aspiración es la de aniquilar toda forma de autoorganización social voluntaria y descentralizada para sustituirla por su coactiva y centralizada planificación. La tragedia no reside en la de la propiedad comunal, como creía Hardin, sino en la violación de la propiedad privada y comunal por parte del Estado.

También te puede gustar

24 comments

  1. La cuestión, profesor, se puede explicar mucho mejor por pasiva, es decir, toda persona es muy libre de participar dentro de una administración comunal por lo tanto no es de recibo negar los espacios comunales puesto que están dentro de la libertad individual el asociarse a lo que ellos quieran.

    Entonces el asunto no es si si o si no si no es de recibo el participar en sociedades comunales, no sólo empresas, sociedades anónimas, si no en cooperativas, agrupaciones culturales, cotos de caza que tienen un sustento material. Pero es que igualmente se puede participar en la labor del Estado, porque el Estado no es malo por si, sino que es el reflejo de aquella sociedad que lo sustenta basada y fundamentadas en un orden legal y moral que un grupo humano se dota dentro de el territorio que domina.

    “El Estado soy yo”, que decía él, o sea… Luis XV.

    Los liberales lucharon para eliminar esa arbitrariedad que ahora algunos alaban tales como Hoppe basados en el mismo error surgido de esa interpretación equivocada de la teoría de los comunes que Ud. mismo resalta….

    Y es que para minorar los defectos del Estado no se trata de eliminar el Estado sino el ser mayoría dentro de un Estado aquellos que quieren limitar su poder y dar mas presencia a la libertad individual protegiéndola y garantizando su supremacía por encima de intereses colectivistas que imponen el robo generalizado.

  2. El estado es el concepto el gobierno es lo que lo hace realidad.

    No hay en sí diferencias porque la acción del gobierno se basa en la legitimidad del Estado.

    Y en democracia el gobierno lo deciden los ciudadanos.

    Otra cosa es que se lograra una verdadera división de poderes, limitación del poder político a la mínima expresión y mayores cotas de libertad individual… Pero para eso hay que elegir gobiernos, y parlamentos, que voten esas opciones.

  3. Ergo….. habrá que elegir gobiernos que favorezcan al individuo frente al colectivismo que pretende imponer su propia idea de bien común de manera coactiva…. el problema no es el Estado. el problema es el gobierno.

    Habrá que proponer opciones políticas realistas que apoyen esa idea de menos coacción frente a las otras que basan su ideario en la coacción en la búsqueda de un bien común impuesto por ellos. ¿No?

  4. A mi lo que me parece es que debería haber leyes orientadas a limitar el poder del gobierno y no como ocurre ahora que lo que se limita la capacidad de los ciudadanos es decir de los gobernados que no servidos.

    Ejemplo.

    Por qué el gobierno tiene que poder subir impuestos cuando le de la gana y como le de la gana?

    Por qué el sector público no se ajusta obligatoriamente cuando le va mal al sector privado?

    Y por supuesto y en resumidas cuentas por qué no se regula la capacidad de intromisión del gobierno en nuestras vidas y libertad.

  5. No digo ya que “el bosque alrededor del río Chapere por parte de la etnia Yucararé en Bolivia.” No sea un digno ejemplo de propiedad comunal, ….pero recurrir a este tipo de ejemplos…. No se , deja como una sensación de justificar algo usando casos poco o nada representativos.

    ¿No es mucho más lógico defender la propiedad comunal utilizando ejemplos más evidentes?… comunidades de vecinos, cotos de caza, clubes sociales,etc…..

    Por otra parte desde mi punto de vista faltan en el articulo muchas aclaraciones de conceptos, que hacen que la argumentacion peque de difusa ( cosa extraordinariamente rara en vd.)¿En que tipo de propiedad se deben adscribir las sociedades anónimas cotizadas ¿propiedad privada parcelada o colectiva? Depende mucho de a lo que denominemos colectivo y propiedad.

    ¿Se puede definir como verdadera propiedad algo que no se puede vender libremente?, ¿Un individuo de la etnia Yucararé me puede vender sus derechos de explotación del rió ? ¿Un agricultor valenciano me puede vender sus derechos sobre el agua para dedicarla a mi piscina? Porque no es lo mismo el derecho de uso y disfrute , y el derecho a transmitir dicho disfrute a las futuras generaciones de la Comunidad, que la propiedad individual asociada a la libre disposición total ( de venta , de modificación, de destrucción, etc…)

    ¿De que hablamos? ¿De propiedad privada parcelada vs propiedad privada no parcelada, o de propiedad privada vs propiedad comunal? ¿Es lo mismo la propiedad privada no parcelada que la propiedad comunal?

    Y no es que esté en contra de dichas propiedades ni muchísimo menos, al fin y al cabo, quien soy yo para aprobar o desaprobar las decisiones libres de los demás de organizarse como mejor les parezca o de gestionar sus propiedades según sus gustos o deseos. Yo mismo pertenezco a comunidades que gestionan propiedades, que de forma individual sería imposible (o muy complicado) Es nuestra libertad.

    Y para finalizar, es llamativo que se postule ( en otros textos) la posibilidad de eliminar las frías garras del estado de funciones que el común de los mortales entiende ( no digo que con razón o sin ella y dada su gran complejidad y su aparentemente dificultad) como propias del estado (por ejemplo los tribunales de justicia) y sobre lo que cabría al menos argumentar que “siendo divisibles, existe una alta incertidumbre o arbitrariedad sobre el reparto de sus frutos”. Porque, ¿acaso no existe la legitima duda , desde una óptica liberal, que una justicia no estatal y centralizada conduzca a un reparto arbitrario de sus frutos , es decir a un justicia arbitraria y desigual?

    Saludos.

  6. Marqués,

    Estando de acuerdo en casi todo lo expuesto, debo discrepar un poco en cuanto a tu último párrafo.

    Hoy en día, si hay algo que se aleja de la justicia material, esa es la Justicia Estatal. Los Jueces y Tribunales Estatales no gozan de reconocimiento entre la sociedad, y esto lo sabemos quienes participamos en la administración de justicia. Y no es que el Juez o funcionario no sea capaz, simplemente se le desborda en todos los sentidos: en tomos de legislación, en cantidad de procedimientos iniciados por turno de oficio (justicia gratuita)…

    La justicia ni puede ni debe ser gratuita. A la vista está que las Cortes Arbitrales gozan de gran prestigio entre los comerciantes, y cada vez se sienten más vinculados con sus decisiones porque consideran que sus litigios son dirimidos por personas expertas y conocedoras de lo que juzgan. Por ello, consideran que la justicia impartida por un árbitro reconocido entre ambas partes se ajustará más a su idea de justicia (material) que la que pueda impartir el Juez Estatal (repito, no porque sean tontos, sino porque aplican LEYES ESTATALES).

    Por lo tanto no existe duda, para dos personas que se someten libremente al juicio de un árbitro experto en la materia que los relaciona, de que el reparto de los frutos no será arbitrario, sino justo.

    Aunque entiendo las dudas de mucha gente, creo que ellas se basan en el desconocimiento o incapacidad de “cambiar el chip” después de haber mamado la injusticia estatal (dicho esto último sin acritud ninguna).

    Un saludo.

  7. No planteo la bondad o maldad de la justicia estatal vs la privada, si no la “aparente” doble vara de argumentar.

    Se defiende la propiedad comunal o privada no parcelada (con las dudas respecto a si son equivalentes o no, y si se pueden definir como verdadera propiedad, expresadas en mi primer comentario) como solución a aquellas situaciones en los que para los bienes gestionados, aun cuando siendo divisibles, existe una alta incertidumbre o arbitrariedad sobre el reparto de sus frutos. Por contraposición (en otros textos) se defiende la posibilidad de reducir el ámbito de las disputas a sistemas legales particulares. En definitiva a una parcelación de la justicia.

    En este contexto ¿Una diversificación de los ámbitos judiciales, disminuiría o aumentaría la incertidumbre o arbitrariedad sobre el reparto de sus frutos (de la justicia se entiende)? Si yo comprara y vendiera propiedades sujetas a regímenes legales distintos, ¿me sería exigible un conocimiento pleno de cada uno de ellos? ¿Disminuiría o aumentaría la incertidumbre o arbitrariedad si cada una de mis acciones pudiera estar sujeta a distintos ámbitos normativos, de forma que una misma acción pudiera ser delito en un marco jurídico y no en otro? ¿tiene la propiedad privada diversas características o atributos en función del sistema legal que la regule? ¿una diversificación de sistemas legales , implica una diversificación de la definición de propiedad ?

    Bien es cierto, que se puede argumentar que la propiedad comunal, no es más que la aplicación de una justicia parcelada, es decir, es un ámbito de relaciones entre propietarios de bienes , donde se renuncia (¿voluntariamente?) a una verdadera y total propiedad privada , en aras de evitar arbitrariedades o incertidumbres. Se aplica una justicia diferenciada y particular (tribunal de las aguas de Valencia), donde la propiedad privada pasa a denominarse común. ¿en ese paso ha perdido la propiedad privada alguna de las características que la definen?

    Como ven me estoy moviendo en el terreno de los conceptos. ¿Qué es la propiedad privada? ¿Se puede considerar la justicia un bien? ¿Puede entenderse la justicia gubernamental como un acuerdo común? ¿Puede considerarse la justicia parcelada como un acuerdo común y voluntario entre sus promotores?¿el régimen de uso de el bosque alrededor del río Chapere, es realmente justicia, en tanto en cuanto garantiza los derechos individuales de propiedad de cada uno de sus propietarios? ¿existe justicia sin derechos individuales?, etc…

    No ofrezco ninguna opinión, solo preguntas……..cunado las tenga claras , me formare una opinión.

    Saludos.

  8. Ya se, Juan Ramón, que hablas de posibilidades, de opciones, de futuribles y no de realidades. Pero ocurre que lo futurible ha de ser posible basado en las opciones que nos da la realidad. Y la primera realidad es que los seres humanos libres se asocian para establecer relaciones que de manera abrumadoramente mayoritaria se plasman en el Estado como institución monopolística no por que alguien intente imponer su voluntad a todos sino porque el Estado basa su esencia en ser la única autoridad en vez de estar continuamente pleiteando con otras autoridades en plano de igualdad en un mismo territorio.

    El tribunal de las aguas que “comunaliza” algo tan fundamental para una huerta como el agua tenía detrás al rey que garantizaba su autoridad, eso si, siempre y cuando uno y otro no se pisaran demasiado los callos. Si así ocurría… el rey ganaba. La tenía más grande, digo, tenía el ejército más grande.

    Como ejemplo has de tener en cuenta que es una cesión de soberanía sobre la propiedad privada de la tierra y eso ya da para hablar. De tal manera que los gobiernos policéntricos no son posibles porque el gobierno ha de tener legitimidad y autoridad. Y la legitimidad se la otorga el pueblo cuando lo vota, en las democracias, o simplemente lo deja existir, como es el caso de las monarquías del golfo… Gracias al petróleo no les va mal a sus ciudadanos… de primera, a los inmigrantes… son eso, inmigrantes. Pero los súbditos del rey no parecen que les moleste mucho ello. Al fin y al cabo los inmigrantes aceptan ir a trabajar en esas condiciones. Así que… que no se quejen.

    Por tanto, una vez eliminado el factor policéntrico, lo interesante es saber cómo lograr que el poder legítimo del Estado no sea absoluto y sin embargo si que sea garante de las mayores cotas de libertad. Y para ello, estimado profesor, sólo hay una manera: ganar las elecciones.

  9. A priori me parecía que el estado también podría considerarse como una propiedad colectiva implantada “por las costumbres”, pero estas formas consuetudinarias se dan cuando no hay leyes propiamente dichas, algo que no se da en los estados tan hiperegulados.
    Pero el caso es que yo veo cierto parecido en adquirir una ciudadanía al nacer y , por ejemplo, verse obligado por unas normas de propiedad privada comunales cuando se hereda una vivienda.
    El caso es como se puede interferir en esas normas colectivas si no nos agradan. Por un lado teniendo la mayoría de nuestro lado, naturalmente o trabajándonosla a través de grupos de presión. Pero si esto no es posible o moralmente inaceptable, ¿Qué queda? ¿Vender la vivienda e irnos a otra comunidad?¿Renegar de la ciudadanía?

  10. @Holden

    “Pero el caso es que yo veo cierto parecido en adquirir una ciudadanía al nacer y , por ejemplo, verse obligado por unas normas de propiedad privada comunales cuando se hereda una vivienda.”

    Aunque hay ciertas similitudes sin duda, las diferencias en mi opinión residen en:

    La propiedad del Estado no es legítima, nace del robo y la conquista, no del intercambio voluntario o la apropiación original como en el caso de las propiedades privadas comunales.

    Los oostes de transacción de cambiar de país son enormemente elevados. La extensión de las naciones es tan grande que limita la competencia o la imposibilita (en los casos de las restricciones a la salida, cosa que nunca se podría dar en propiedades privadas comunales).

    Aunque se podrían buscar muchas más diferencias de detalle ls dos grandes diferencias serían estas: las morales y las utilitarias. Las primeras derivas de las distintas legitimidades del Estado y la propiedad privada comunal, y las segundas de las distintas plasmaciones prácticas de ambos sistemas, que permiten que las segundas ofrezcan mayores posibiidades de vivir bajo un marco institucional acorde con las necesidades de cada individuo.

  11. “Pero el caso es que yo veo cierto parecido en adquirir una ciudadanía al nacer y, por ejemplo, verse obligado por unas normas de propiedad privada comunales cuando se hereda una vivienda.”

    ¿Cuándo uno adquiere la nacionalidad, por nacimiento por ejemplo, en principio esta accediendo a una propiedad comunal llamada España? Podría interpretarse que si. ¿De quien es propiedad el parque nacional de doñana? Es de todos los Españoles. Lo que sucede es que como propiedad común (que no privada no parcelada, ¿o sí?) no tenemos los derechos que sobre dicha propiedad podríamos ejercer, es decir somos propietarios sin derechos de propiedad. Las decisiones de cómo gestionar o disfrutar dicha propiedad reside en el órgano rector (que no titular de la propiedad, ya que dicha propiedad es del pueblo español, es decir de cada uno de nosotros) de dicha propiedad. La comparación con una propiedad comunal ( o privada no parcelada) más sencilla (un campo de golf de un club privado por ejemplo) en la cual no existan derechos de venta de participaciones ( es decir que solo existe la posibilidad de darte de baja , revertiendo tu “parte” a la sociedad de golf en su conjunto) ofrece muchas diferencias, pero también algunas “inquietantes” similitudes. Te puedes marchar de España y renunciar a tu nacionalidad , renunciando de paso a la propiedad de la España común ( parques nacionales , patrimonio nacional, etc..), pero en ningún caso vender ese derecho de propiedad.

    En definitiva, ¿existe la propiedad sin verdaderos derechos de propiedad individuales?

  12. ¿El dinero público no es de nadie? ¿Es mío? ¿Es una propiedad común? ¿Puedo considerarlo mío si no tengo ningún derecho sobre el? ¿si lo pagase voluntariamente cambiaría en algo su “cualidad” propiedad? ¿Y si no es mío, de quien es? ¿Del rey como jefe del estado?

    Por que una cosa es que yo tenga bajo distintas leyes derechos sobre ese dinero (sanidad, carreteras, etc…) ya que alguna vez fue mío , y otra cosa es que yo siga ostentando su propiedad una vez traspasado a un ente de propiedad común llamado España.

    A ver si al final, iba a tener razón la famosa ministra socialista.

    Saludos.

  13. El dinero público es del Estado, o sea, de la Comunidad Política en su conjunto, y se asigna y distribuye según las leyes aprobadas por los representantes del pueblo… en teoría.

    En teoría Marge, funciona hasta el comunismo. (Homer Simpson)

    (Se pierden un montón de millones con el FROB)

    http://www.abc.es/economia/20130726/abci-frob-resultados-perdidas-201307261844.html

    No, si a veces estoy tentado de darles la razón. Fuera Estado y una de dos:

    -O se agudizan las contradicciones del capitalismo, y entonces chupi.
    -O tienen ustedes razón y somos más felices y comemos perdices.

  14. Gracias Rothbard por su respuesta.
    Me quedo con la diferencia fundamental que señala y que atañe a la ilegitimidad del estado.
    Además creo que también el poder coactivo del estado llega a regular las comunidades de propietarios, con lo que escapar de ese marco en el orden práctico también puede ser muy complicado. Habría que irse a una vivienda independiente.
    Pero en lo fundamental me pregunto si se puede luchar contra esa coacción y robo estatal consentida y legitimada por la mayoría a través de apelaciones al derecho natural a usar nuestra libertad. ¿No hay alguna iniciativa en ese sentido, objeción de conciencia o similar? Una apelación no al cheque escolar sino al cheque vital.

  15. Marqués:

    “En definitiva, ¿existe la propiedad sin verdaderos derechos de propiedad individuales?”

    (Esto me recuerda al trabajo de Hernando de Soto, Instituto Libertad y Democracia.
    http://www.ild.org.pe/)

    Yo creo que la respuesta es no.

  16. Sobre esto que comenta Rothbard.

    “Los costes de transacción de cambiar de país son enormemente elevados. La extensión de las naciones es tan grande que limita la competencia o la imposibilita (en los casos de las restricciones a la salida, cosa que nunca se podría dar en propiedades privadas comunales).”

    Ciertamente que las restricciones a cambiar de territorio deberían ser mínimas o prácticamente nulas pero si apelamos a la extensión de territorio tenemos que:

    Entiendo perfectamente que el establecimiento de comunidades pequeñas proporcionaría una competencia en la que uno elegiría aquellas normas adscritas al territorio que más le interesen, pero no acabo de ver que haya nada que impida que esa comunidad la elegida por el mayor número de personas crezca hasta albergar ya sea un mayor número de habitantes o un territorio como el de España. Por tanto la solución no será simplemente minimizar el estado de manera que sea lo más posible respetuoso con nuestras libertades?

    Recordemos también que un territorio pequeño puede albergar muchos habitantes (Japón) y uno grande pocos, un país como Irlanda tiene pocos más habitantes que Madrid.

  17. Nuestro código civil es (como no podía ser de otra manera dada la época en la que se redactó) claramente predispuesto contra formas de propiedad colectiva: prohibición de pactos de indivisión que duren más de 10 años, que en las servidumbres comunales de pastos el que cerque su parte estará libre de la comunidad en lo sucesivo, etc

  18. Yo más bien creo que lo que hay son estructuras sociales eficaces y estructuras sociales ineficaces. Y por estructuras sociales entiendo cualquier tipo de agrupación de individuos: desde el individuo que elige vivir aislado del mundo, pasando por pequeñas tribus de apenas una decena de individuos hasta Estados como la China actual en el que conviven 1.000 millones de individuos, incluyendo cualquier tipo de asociación entre individuos como empresas, clubs, etc etc.
    En este sentido, por ejemplo, hablando de estructuras sociales de tipo estatal, el Imperio Romano fue una estructura social muy eficaz durante varios siglos…..hasta que dejó de serlo, mientras que la I República española fue una estructura social estatal tan ineficaz que apenas duró unos meses.
    O por poner un ejemplo de estructuras sociales no estatales, Inditex es hoy por hoy una estructura social de tipo empresarial muy eficaz mientras que Nueva Rumasa es justo lo contrario.
    El reconocimiento de esa variedad en cuanto a la eficacia o ineficacia de las estructuras sociales, no significa que no se puedan deducir principios generales respecto a la su funcionamiento:
    Por ejemplo, no hay que ser muy avispado para deducir que un individuo en plan Robinson aislado en una isla desierta es una estructura social poco recomendable y por tanto altamente ineficaz, casi desde cualquier punto de vista.
    O que las estructuras estatales en las que la iniciativa privada se ha reducido al máximo, como en los Estados comunistas, se han mostrado como altamente ineficaces.
    Pero más allá de algunos principios generales, me meto que es imposible deducir una fórmula de la estructura social altamente eficaz que sea aplicable a cualquier grupo humano y en todo tiempo y lugar.

  19. La ‘propiedad privada comunal’ NO puede existir sin tener como seguro la ‘propiedad privada individual’.
    Antes de la ‘comunión’ de individuos están los individuos, por eso no puedes saltarte tal orden natural.
    En muchas ocasiones el segundo paso viola al primero lo que degeneraría en ‘propiedad pública o colectiva’ en la que no tiene cabida la ‘privacidad’ ni siquiera para con agentes externos.
    Por eso se tiene que llevar cuidado con eso.