Los verdaderos culpables de la crisis

Seis años después de que estallara la crisis, “los culpables” andan sueltos con absoluta impunidad, motivo que ha conducido al justiciero Obama a tratar de enchironarlos. No se han filtrado detalles, pues en esto pesa más la forma que el fondo, pero todo apunta a una ofensiva contra Wall Street: es decir, contra los bancos comerciales que financiaron el desaguisado de la burbuja crediticia, contra los bancos de inversión que colocaron la basura de los anteriores por todo el mundo, contra las agencias de calificación que vistieron a la mona de seda o contra las aseguradoras financieras que asumieron una mayor exposición a los riesgos crediticios de lo que podían soportar.

Desde luego, todos ellos son culpables de inflar la oferta de crédito muy por encima de los niveles de ahorro que había detrás de ese crédito: a saber, todos ellos son culpables de abaratar artificialmente el crédito para inducir a familias y empresas a demandar más préstamos de los que habrían demandado a un coste financiero más alto y más realista. Sucede, sin embargo, que los mismos motivos que empleamos para cargar contra los oferentes de crédito también podríamos usarlos para reputar culpables a los imprudentes demandantes de crédito, es decir, a las familias y empresas que se aprovecharon del clima de tipos de interés artificialmente bajos para adelantar su consumo futuro o para sobredimensionar la escala de sus operaciones. ¿Los perseguirá a todos ellos Obama o se concentrará en un par de chivos expiatorios que le permitan hacer como que hace?

Y es que, al final, todos aquellos que, de buena o de mala fe, se sumergieron en la orgía crediticia son responsables del desaguisado derivado de lo misma. Por supuesto, esto no significa ni que todos hayan cometido actividades delictivas ni que nadie lo haya hecho. Es evidente que la burbuja de crédito barato ha convivido con fraudes, engaños, estafas y desfalcos varios, por todo lo cual sus brazos ejecutores deberían ser perseguidos. Pero sí significa que la inmensa mayoría de las actividades que contribuyeron a alimentar y disparatar la burbuja de crédito barato no tuvieron nada de delictivas y que, por consiguiente, si queremos ir más allá de un simple ajuste de cuentas extemporáneo y evitar que se repitan episodios tan devastadores como los que estamos sufriendo, habrá que buscar sus causas y sus culpables últimos; es decir, aquellos que ponen los medios para que los bancos privados ofrezcan demasiado crédito demasiado barato.

Los privilegios estatales de la banca

La banca privada –como cualquier otro agente económico– es una industria que tiene fortísimos incentivos a endeudarse a corto plazo y prestar a largo plazo. Los tipos de interés que se abonan por la deuda a corto son generalmente mucho más reducidos que los de la deuda a largo, lo que posibilita efectuar un cierto arbitraje entre ambos. Si el banco concede una hipoteca a 30 años a un tipo fijo del 6% financiándola con un depósito a tres meses (o con un repo a un día) por el que paga un tipo anualizado del 1%, las ganancias son más que evidentes y atractivas. Además, el trasvase de capital desde el corto al largo plazo permite reducir los tipos a largo plazo, permitiendo que se endeude una nueva hornada de potenciales clientes satisfechos con las más laxas condiciones de financiación.

Como digo, la tentación de arbitrar tipos de interés de distinto plazo no es un vicio exclusivo de la banca: cualquier empresa privada –o cualquier familia– estaría deseosa de financiarse a corto plazo con tal de minorar su coste financiero. La diferencia entre las familias y las empresas, por un lado, y la banca, por otro, es que las primeras caerían pronto en suspensión de pagos si optaran por hiperapalancarse a corto plazo. Pero la banca no: pese a que sus fuentes de financiación son depósitos a la vista o a corto plazo, repos o bonos de escasa duración y pese a que sus activos están repletos de activos a largo plazo, la muy maldita no termina de suspender pagos. ¿Cómo es posible? ¿Acaso ha sido bendecida la banca con una habilidad sobrenatural para gestionar su liquidez con la que no cuentan ni familias ni empresas?

No, el asunto es bastante más sencillo: los bancos han ido acumulando, año tras año, crisis tras crisis, una montaña de privilegios concedidos por el Estado, y es esa montaña de privilegios la que les concede margen de maniobra para su exuberancia crediticia. Por un lado, los pasivos a la vista de la banca (depósitos a la vista) cuentan con el aval implícito del Tesoro, lo que incentiva a los acreedores del banco (depositantes) a que se despreocupen por entero de su liquidez y de su solvencia: ¿para qué exigir el repago de los depósitos si, en cualquier caso, el contribuyente terminará apoquinando? Por otro, aun cuando los depositantes acudieran en masa a retirar sus fondos del banco, éste podría dirigirse al banco central de turno para solicitar una refinanciación, en cuyo caso lograría evitar nuevamente la suspensión de pagos; pues, para más inri, el banco central ya no se ve forzado a pagar sus deudas en oro y, por tanto, posee un margen infinito para refinanciar a cualquier deudor. ¿Hay alguna otra industria cuyos pasivos se vean protegidos contra la insolvencia y la iliquidez por las autoridades estatales? No: de ahí que la banca ostente una posición privilegiada (gracias al Estado) dentro del entramado financiero actual que le permite expandir y abaratar tanto el crédito como sus demandantes solventes se lo requieran. La financiación familiar y empresarial deja de estar limitada por la disponibilidad de capital y pasa a estarlo sólo por la calenturienta imaginación faraónica del banquero de turno.

El problema, por consiguiente, reside en que el Estado ha abortado todos los mecanismos con los que sí contaría el mercado para poner coto a la imprudencia financiera de los agentes económicos: las corridas bancarias y el riesgo cierto de suspender pagos. Es más, el Estado incluso ha promovido esa masiva imprudencia financiera cuando le ha convenido políticamente, empujando al banco central a bajar los tipos de interés del mercado interbancario con el objetivo de inducir una nueva burbuja de crédito: por ejemplo en 2001 (cuando la Fed, primero, y el BCE, después, colocar sus tasas de interveción en mínimos históricos) o por ejemplo ahora mismo con los reiterados Quantitative Easings. ¿O cuál creen que es el propósito de esas flexibilizaciones cuantitativas salvo la de inducir un abaratamiento del coste de financiación de la economía estadounidense y facilitar así una nueva ronda de endeudamiento y de pelotazos crediticios?

Si Obama quiere perseguir a los culpables de la crisis, lo tiene muy sencillo: puede comenzar por cerrar la Reserva Federal y el FDIC, por colocar entre rejas a sus presidentes pasados y presentes tras inhabilitarles para el ejercicio de cargos públicos y privados, y por no rescatar a los bancos privados que incurran en prácticas financieras imprudentes (todos). Si no lo hace, si en lugar de ello sigue mareando la perdiz y desenfocando la naturaleza de los auténticos problemas de fondo, si reduce todos los desequilibrios a una mera cuestión de malas aptitudes personales por parte de unos equipos gestores demasiado codiciosos en lugar de a una pésima e inflacionista configuración de todo el entramado sistema financiero, acaso sea porque él es en estos momentos el principal cómplice de unos verdaderos culpables que no desean ser descubiertos. Cortina de humo, se llama.

También te puede gustar

22 comments

  1. Quizás no sean más que palabras huecas para congraciarse con esas clases medias bajas, las más azotadas por la crisis y base electoral de Obama.

    Un estilo: “chicos, aunque rico, yo soy de los vuestros, no os he olvidado y haría más por vosotros, pero el “sistema” es más poderoso incluso que yo. Pero lo voy a intentar”.

    O el aviso de que, dado que los Quantitative Easing solo han ayudado a -como dicen allí- Wall Street, pero no a Main Street, Obama va a proceder a crujir a impuestos al sector bursátil-financiero.

  2. “de ahí que la banca ostente una posición privilegiada (gracias al Estado) dentro del entramado financiero actual que le permite expandir y abaratar tanto el crédito como sus demandantes solventes se lo requieran.”

    ¿solventes?. Las famosas hipotecas “subprime” donde acabo gran parte del crédito no eran precisamente concedidas en base a la solvencia de sus demandantes…….

  3. Hombre si se parte de hipótesis de ese nivel , en base a eso cualquier demandante es solvente. Las acciones de inditex nunca van a bajar, el precio del petroleo siempre va a subir, nunca va a haber más guerras……

    En mi caso particular el banco me ofrecía, créditos personales de hasta 12.000€ y estaba en el paro…. Claro que si partía de la suposición de que nunca me iban a faltar ingresos….

    Por cierto me están volviendo a ofrecer ese tipo de créditos rápidos y sin tramites, así como tarjetas de crédito varias con limites altísimos de crédito, etc… Claro que ahora si que soy solvente, lo que por una parte me hace pensar dos cosas:
    1.que efectivamente existe oferta de crédito para personas solventes, por lo que la falta de crédito viene más por la falta de demanda solvente que por la falta de oferta.
    2. parece como que hay ganas de volver a cometer los errores del pasado a la minima oportunidad.

    saludos.

  4. @JRR,

    muy interesante su artículo, como siempre. Le estaría muy agradecido si pudiera ayudarme (o alguien con conocimientos del foro) con varias dudas que estoy seguro que tienen el 99% de los lectores que no tenemos conocimientos tan profundos y claros de la naturaleza de los conceptos.

    1. cuando se habla de refinanciar endeudamiento de la banca privada por parte del BC (BCE, FED, etc.), en realidad, ¿qué se está haciendo? ¿el BC ‘vende’ dinero al banco a tipos más bajos que sus endeudamientos?

    2. Pero si expande la base monetaria (M1) como en el punto 1, se supone que ese dinero no respaldado por oro, en el futuro, debe ser ‘esterilizado’, no? porque es un pasivo del BC que la banca comercial debe devolver … después lo que se expande es la oferta monetaria (M2,M3..) como consecuencia de la creación de crédito respaldado por un activo (futura producción de bienes y servicios). ¿es esto así?

    3. ¿qué es lo que le da el BC al banco con problemas? ¿nuevos depósitos a la vista con los que separar una parte para reservas, y otra para crear crédito?

    4. Presupongo que el BC, cuando refinancia a la banca comercial, crea dos apuntes contables: un pasivo, que es lo que refinancia, y un activo, que es lo que el banco comercial debe devolver.

    5. ¿estos depósitos qué son? ¿papel moneda? ¿dinero electrónico?

    6. si es dinero electrónico (simples apuntes contables) ¿cómo se diferencia de un depósito de un ahorrador normal? presupongo que no se puede como tal (no es ‘oro’ físico con un número de serie), sino que al final, son balances del banco de activo+pasivo.

    7. cuando se habla de “ahorro real” ¿qué es? ¿depósitos inmovilizados que no se pueden utilizar para crear crédito? porque hasta donde alcanzo a comprender, dinero que no es ahorrado, y crea expansiones de crédito, es aquel deposito que 1. crea crédito mediante reserva fraccionaria, y 2. se puede utilizar al mismo tiempo por el ahorrador para consumir (ya que aunque está invertido, sigue estando como apunte contable para su utilización después de que venza el depósito)? ¿es esto así?

    8. Se dice que en períodos como el actual, se requiere más ahorro e inversión en mayor productividad. Sin embargo, ¿no es incompatible ahorrar (¿inmovilizar depositos?) con invertir? ¿de donde obtiene la inversión el ahorro, si este está inmovilizado?

    9. Entre la base monetaria, y la oferta monetaria … ¿cómo se sabe a cual debe ser la velocidad de creación de crédito para que el sistema sea sostenible? en aviación, por ejemplo, se sabe cual es la velocidad mínima de sustentación para que el avión no caiga. ¿cual es esta ‘velocidad de sustentación’ en la creación de crédito/dinero?

    10. Y la pregunta de todas las preguntas. Bajo sistema monetario fiat ¿cómo se distingue qué es dinero (aunque siga siendo el pasivo de un BC) y qué es crédito?

    como se puede ver, existen multitud de lagunas conceptuales que le agradecería al sr. Juan Ramon Rallo si pudiera ayudarme. Para alguien que entiende la naturaleza de todos estos conceptos, parecerán preguntas tontas, pero para quienes no somos expertos, es bastante complicado.

    muchas gracias!

    un abrazo!

  5. En este debate la opinión pública siempre se centra en cuestiones accesorias que no constituyen el meollo del problema: los privilegios de la banca que sólo son posibles gracias a los bancos centrales. Cualquier discusión complementaria puede ser útil e incluso necesaria, pero denunciar los escandalosos incentivos perversos que nos han llevado a esta situación debería ser la prioridad. La responsabilidad de todos los agentes (incluidas las personas de a pie) debe constituir la base del sistema, no hay que rescatar a nadie y las malas decisiones deben tener siempre consecuencias. Mientras vivamos en un mundo de irresponsabilidad compartida y no entendamos que esto debe ser modificado, estamos condenados a crear burbujas con sus posteriores depresiones hasta que llegue una que termine por destruir todo el tinglado financiero y monetario.

  6. Kahuna,

    1. Le reconoce un crédito contra sus propios pasivos. Los pasivos del banco central (billetes o depósito: M0) son medio de pago de curso legal. El banco central, por tanto, le proporciona una especie de línea de crédito en sus propios pasivos al banco privado. Otra opción, más habitual en la Fed, es comprar los activos de la banca privada creando directamente nuevos pasivos suyos y entregándoselos.

    2. El banco central maneja M0, no M1. M1 son fundamentalmente depósitos de la banca comercial, que dependen de los créditos de ésta al sector público o privado. En todo caso, sí: cuando vayan repagándose las deudas en favor de la banca central (o de la banca comercial) M0 tenderá a decrecer, a menos que la banca central conceda nuevos préstamos al sector bancario.

    3. Le da depósitos contra el banco central, que sirven como reservas legales para el banco privado.

    4. Así es.

    5. Dinero electrónico, aunque podrían materializarse sin diferencia alguna en papel moneda.

    6. Se diferencia en que uno es medio de pago final y el otro no. El banco privado promete entregar pasivos del banco central (eso es un depósito a la vista en un banco privado) y esa promesa puede no cumplirla. El banco central no promete convertir sus pasivos en nada.

    7. La definición más sencilla de ahorro real es “tiempo de espera para consumir”. La cuestión es cómo ese tiempo de espera se expresa en forma de activos financieros. Un depósito a la vista es un depósito que concede al depositante el poder de demandar bienes de consumo en cualquier momento: por tanto, es un mal “ahorro real” para sufragar inversiones que sólo proporcionarán esos bienes de consumo a muy largo plazo.

    8. Ahorrar es no consumir durante un período de tiempo. Ese período de tiempo es el que se aprovecha para invertir. No necesitas dinero para ahorrar: si yo te vendo unas mercancías y no las cobro, estoy ahorrando; si yo fundo una compañía y no me reparto dividendos en diez años (o los reparto pero no los consumo, sino que los reinvierto), estoy ahorrando y reinvirtiendo dentro de la compañía.

    9. No la hay. Ese es un debate monetarista mal planteado. La velocidad puede ser infinita o puede ser igual a 1 sin que el sistema se caiga. Lo importante no es la cantidad de crédito, sino su calidad.

    10. No se distingue. Lo que se llama dinero bajo un sistema fiat es, en realidad, una forma de dinero impagada. Puede leerse esto o, directamente, ir a las conclusiones: http://juanramonrallo.com/2013/06/leccion-5-la-redefinicion-moderna-del-origen-y-de-las-funciones-del-dinero/

  7. @Rothbard,

    muchas gracias por tu información. El video es muy superficial en cuanto a conceptos, y el libro es de tal profundidad, que ya solo en la definición de conceptos te pierdes. pero lo intentaré :-)

    @Juan Ramon Rallo,

    muchas gracias por su tiempo y contestación. A riesgo de que ya no responda, le pediría si pudiera completar mis dudas, ya que en sus explicaciones existen conceptos que sigo sin comprender.

    1. esos pasivos del banco central (billetes o depósitos) son transferidos físicamente (billetes reales y apuntes contables) al banco comercial, correcto?

    2. A medida que M0 va disminuyendo, porque se devuelven las deudas de los bancos comerciales, disminuye la masa monetaria. Si disminuye M0 ¿no disminuye también M1 y M2, que se basan en M0? ¿en tal caso, no disminuye la capacidad de la banca para seguir a la generación de riqueza?

    3. no termino de comprender la diferencia entre depósito creado por un BC, y un depósito creado por un ciudadano. Entiendo que un billete de 10€ es un pasivo de un BC que es un medio de cambio final, pero ¿un depósito creado por un BC?

    4. del ciclo económico austriaco entiendo que si disminuye el consumo en las etapas finales, aumenta el ahorro, y por tanto, aumenta la inversión en las etapas más iniciales. Es decir, si se deja de consumir coches, aumenta, por ejemplo, la i+d en coches más eficientes. Pero si esos depósitos no están siendo utilizados para consumir ¿de donde obtienen las etapas más iniciales el capital para la inversión, si está siendo ahorrada?

    5. ¿podría recomendar alguna lectura sobre la calidad del crédito, y no la cantidad? es que si el crédito solo se concediera a entidades o personas físicas solventes, la capacidad de emitir sería no solo infinitamente menor, sino que solo un tipo de ‘sujeto solvente’ tendría capacidad de acceder a financiación (crédito). Es decir, que solo entidades como ahora, como son las grandes empresas (más de 250 trabajadores), o ciudadanos con nómina y aval, podrían acceder a crédito. ¿no es así?

    6. en sistemas fiat, si he entendido bien, se le permite al banco invertir depósitos a largo plazo, y al mismo tiempo, que el dueño de ese depósito pueda utilizarlo para consumir. ¿cómo? gracias a las refinanciaciones del BC. la pregunta final: ¿cómo hace un banco para refinanciar 100 depósitos que se utilizaron para una hipoteca de 30 años? es decir, ¿la rentabilidad de una hipoteca es tan alta, que puedes estar constantemente refinanciandote en un BC?

    7. si no existe diferencia entre crédito y dinero, presupongo que en ningún momento un crédito se puede convertir en dinero, no? antes, con el patrón oro, cuando devolvías el principal, los intereses los podías convertir en dinero (oro). ¿ahora? ¿en nada? ¿qué son los intereses, simplemente más dinero fiat, es decir, más crédito/depósito?

    muchas gracias por su ayuda!

  8. don Juan Ramón,

    sobre el debate monetarista de velocidad de creación de dinero crédito, sería muy interesante un artículo suyo al respecto. En internet se lee mucho sobre la necesidad contínua del capitalismo por crecer sin límite, ya que de por sí, el dinero crédito que es el sistema monetario fiat, es deuda, por lo que para poder pagar las deudas, se requiere estar siempre creciendo. Es un tema un tanto oscuro que no se encuentra apenas información, pero que por el contrario, internet se encuentra totalmente saturado sobre este ‘fallo’ del capitalismo, que tiene que estar en continuo crecimiento para no colapsar.

    muchas gracias por su ayuda

  9. La reserva fraccionaria que aplican los bancos es un mecanismo de creación de dinero. ¿Cómo se cuantifican esas “promesas de pago” sino en dinero? ¿Y acaso cuando el banco central cubre ese agujero del banco no lo hace dándole el dinero que no ha cobrado?

    En realidad los bancos operan como intermediarios del banco central, aunque en casos como la FED, que está bajo control de los banqueros privados, perfectamente se puede decir que el banco central es una impresora de dinero en manos de bancos privados. Por tanto los bancos privados sí crean dinero.

    ¿Es así o me equivoco?

  10. @JRR,

    fijese si el mantra de que en un sistema basado en deuda, para pagar los intereses, se requiere crear más deuda, tiene libros betseller como este en Amazon:

    http://www.amazon.com/Web-Debt-Shocking-Truth-System/dp/0983330859/ref=wl_it_dp_o_pC_nS_nC?ie=UTF8&colid=3C4MRW9CBV1FC&coliid=I27RYVGQHGUM1F

    “Banks create the principal but not the interest to service their loans. To find the interest, new loans must continually be taken out, expanding the money supply, inflating prices — and robbing you of the value of your money.”

  11. el mantra de que en un sistema basado en deuda, para pagar los intereses, se requiere crear más deuda,

    Usted mismo lo dice: “un sistema basado en deuda”. Si estuviese basado en la producción de cereales necesitaría seguir produciendo cereales para sostenerse.

    EEUU no tiene un superávit comercial desde 1975, y solo en 2007 el déficit alcanzó los 800.000 millones de dólares. ¿Cómo se cubre ese déficit, más el fiscal, que solo tuvo superávit durante dos o tres años del mandato de Clinton, si no es imprimiendo dinero y emitiendo deuda? Ya nos explicará usted.

    En la banca comercial la reserva fraccionaria permitía crear dinero en un porcentaje del 1.000%. Por cada dólar depositado en un banco, éste podía prestar diez. Pero es que en la banca de inversión se llegó al 5.000%, y hay quien dice que bastante más, tanto que es imposible de calcular, puesto que no se sabe qué cantidad de dinero hay en activos tóxicos.

    Es como un juego, como el Monopoly, donde el dinero solo sirve para jugar al Monopoly. Fuera de ahí no sirve de nada. La pretensión de la economía financiera consistía en circunscribir la inflación a las burbujas bursátiles, quedando fuera de esa inflación los productos de consumo. Pero al final esas empresas de casino han acabado por engullir la economía real. En EEUU el 65% de las acciones están en manos de bancos.

    Esa trampa se permite porque nadie tiene la fuerza suficiente como para decirle a los EEUU que su moneda no vale nada. Si Warren Buffett, Soros y tantos otros grandes inversores considerados ‘sistémicos’ no dispusieran de información confidencial y trato de favor, nunca podrían haber hecho esas fortunas. Si JP Morgan decide comprar la mayoría de las acciones de Iberdrola, ¿quién hay con valor suficiente en España para decirle que esos dólares son papel, puesto que se los regala la FED? Es más: la FED le paga a JP Morgan por pedirle dinero prestado, ya que le cobra un interés del 0,5% cuando la inflación –oficial, que la real es mucho mayor– es del 3%, y sin embargo las empresas no tienen posibilidad de acudir al banco central para obtener dinero a ese precio tan bajo. ¿Quién se lo dice? ¿Quién le pone el cascabel al gato y le cuenta que no es de recibo que un país que no produce nada –no hablemos de Gran Bretaña– su moneda no es otra cosa que papel, cuyo valor se sostiene gracias a sus portaaviones?

  12. Encontrc3a9 este mensaje el dc3ada de hoy, maritens que en la oficina de gran utilidad envic3b3 el enlace a mc3ad mismo y lo mc3a1s probable es marcar joelortega.infoemprendedor.com cuando lo hacen en casa