¿Siguió la banca escocesa la Doctrina de las Letras Reales?

Como probablemente sepáis, una de mis tesis principales es que, en la actualidad, el sistema financiero erosiona extraordinariamente su liquidez debido a los privilegios gubernamentales con los que cuenta. Esa erosión extraordinaria de liquidez –que, a mi entender, también se ubica en el epicentro de los ciclos económicos– se traduce en a) un descalce de plazos que se manifiesta en forma de inversión en activos a largo plazo con financiación de pasivos a corto plazo; b) un arbitraje de riesgos consistente en invertir en activos de alto riesgo sin contar con fuentes de financiación dispuestas a asumir esos altos riesgos (sobre todo, abundantes fondos propios). El banco central, con su provisión continúa de refinanciación, espolea el descalce de plazos, y las garantías estatales (fondos de garantía de depósitos más promesas de rescates) espolean el descalce de riesgos.

Un banco sin privilegios en un entorno de libertad debería, por tanto, estar prudentemente gestionado, lo que a mi juicio se traduciría en tener cubierta su financiación con tesorería o créditos a corto plazo autoliquidables y en contar con abundante capital para absorber pérdidas en relación con el riesgo asumido en su activo. Es lo que se conoce como Doctrina de las Letras Reales.

Sin duda alguna, el sistema de banca libre más afamado de la historia (gracias a Adam Smith) es el de Escocia hasta la Ley de Peel de 1844. Aunque Adam Smith expone su Doctrina de las Letras Reales apelando a la praxis de la banca escocesa, nunca había tenido ocasión de echar un ojo a los balances de los bancos escoceses de la época para comprobar si, verdaderamente, seguían las sensatas prescripciones de Smith. Afortunadamente, Charles W. Munn, en su libro The Scottish Provincial Banking Companies (1747-1864), ofrece los balances de varios de estos bancos que yo procedo a agregar en los siguientes gráficos: uno para el año 1785 (12 años antes de que el Banco de Inglaterra declarara la inconvertibilidad de la libra, afectando también a la banca escocesa) y otro de 1835 (14 años después del restablecimiento de la convertibilidad y nueve años antes de la Ley de Peel).

Como nota metodológica, tres aclaraciones: a) Munn no proporciona la totalidad de los balances de la banca escocesa, pero sí de una muestra bastante representativa; b) no todos los bancos tienen un balance publicado en esas fechas, por lo que, cuando ha sido posible, he sumado el balance de la fecha más cercana posible con una desviación máxima de cinco años (en general, sin embargo, los datos agregados son del año 1785 y del 1835), c) los balances no eran exhaustivos en materia de billetes en circulación y, sobre todo, de reservas de oro (dato que los bancos guardaban con mucho celo), por lo que el dato que se presenta es el estimado por aquellos economistas que más de cerca han estudiado el balance.

escocia1785escocia1835

 

Presentados los balances, varios comentarios:

a)      Sobre el descalce de plazos: La banca escocesa en 1785 (fecha cercana a la publicación de La Riqueza de las Naciones) cumplía como un reloj la Doctrina de las Letras Reales. Los billetes de los bancos estaban casi perfectamente equilibrados con la tesorería y con las letras descontadas. Por otro lado, las líneas de crédito a corto plazo para clientes VIP se financiaban con depósitos, donde se incluían no sólo los depósitos a la vista, sino sobre todo los depósitos a plazo. Por último, los activos negociables (deuda pública) estaban financiados por capitales propios. En suma: en 1785 la banca escocesa era un ejemplo de extraordinaria gestión de los plazos del activo y del pasivo. La situación es más difícil de juzgar en 1835, dado que la rúbrica de depósitos no discrimina entre depósitos a la vista y depósitos a plazo: sin embargo, la tesorería y las letras de cambio cubren la totalidad de los billetes y la mitad de los depósitos de la banca, con lo que cabe especular con que esos depósitos cubiertos fueran depósitos a la vista que sustituyeran en la circulación a los billetes. Por otro lado, la otra mitad no cubierta por letras podría tratarse de depósitos a plazo dirigidos a financiar líneas de crédito y activos negociables muy seguros. La gestión ortodoxa es más difícil de enjuiciar, pero todo apunta a que grosso modo se mantuvo la disciplina y la cabeza fría (especialmente, en comparación con los tiempos modernos).

b)      Sobre el descalce de riesgos: Aparte de que ningún activo de la banca escocesa implicaba significativos riesgos (las letras estaban respaldadas por mercancía en alta demanda; las líneas de crédito eran extraordinariamente analizadas y sólo se concedían a clientes de solvencia muy reputada; y los activos negociables eran deuda pública del gobierno inglés), el capital de los bancos representaba en 1785 el 15% del activo y en 1835 el 10,5%. Y estamos hablando de la ratio de capital directa, sin ponderar los activos por riesgo tal como hace Basilea. Se trata de una capitalización bastante razonable, sobre todo en relación con los cuasi nulos riesgos asumidos.

c)       Una nota sobre la tesorería: Aunque, como digo, las cifras de tesorería son meramente estimativas, no deja de ser llamativo que la ratio de tesorería se haya estimado en el 5,8% en 1785 y en el 3,8% en 1835. La razón es simple: la banca escocesa disponía –como disponen las empresas no financieras actuales– de alternativas más inteligentes de salvaguardar su liquidez. Alternativas que, además, eran plenamente consistentes con los objetivos de estabilidad macroeconómica.

En suma, cuando la banca fue libre, siguió la Doctrina de las Letras Reales. Es verdad que una flor no hace primavera, pero es un bonito ejemplo de cómo la muy relevante historia de la banca escocesa sirve para ilustrar un modelo teórico como el pergeñado originalmente por Adam Smith y desarrollado ulteriormente por Antal Fekete. Además, enrojece comparar la profesionalidad y prudencia con la que los banqueros de la época gestionaban su liquidez y solvencia con el despropósito desplegado a día de hoy por una banca que no duda en maximizar plazos y riesgos de inversión mientras se financia con pasivos a la vista o a muy corto plazo cuyo repago dice garantizar absolutamente a sus acreedores. Y todo, por los perversos incentivos del privilegiador intervencionismo estatal en el mercado financiero.

A partir de aquí, dos interpretaciones son posibles: la de Selgin, White y Glasner de que la Doctrina de las Letras Reales se cumplió porque las letras de cambio eran el único instrumento de la época que permitía salvaguardar la liquidez de la banca, tornándose hoy mucho menos relevante por cuanto existen otros activos a largo plazo con alta negociabilidad que permiten proteger la liquidez de la banca; o la de Fekete (que un servidor suscribe), según la cual sólo los créditos colateralizados por bienes presentes en alta demanda (llámense letras de cambio o de otra forma) permiten garantizar la liquidez no de un banco sino del conjunto del sistema financiero.

También te puede gustar

18 comments

  1. Esta frase es infinitamente mejor que la famosa “expansión artificial del crédito sin ahorro real”, que no hay por donde cogerla:

    “…arbitraje de riesgos consistente en invertir en activos de alto riesgo sin contar con fuentes de financiación dispuestas a asumir esos altos riesgos (sobre todo, abundantes fondos propios)…”

    !!Bravo!!

  2. Una pregunta: ¿Estáis de acuerdo con la afirmación de Rothbard de que no existiría sistema monetario (el dinero no tendría valor) si no existiera la incertidumbre?

  3. @Juan Ramón,

    yo no termino de entender el proceso completo de la “expansión de crédito”:

    1. podemos concluir que en realidad no se debería llamar “expansión de crédito” (aunque es una buena manera de hacerlo comprensible para los no entendidos), sino que sería algo más similar a “distorsión en descalce de plazos y riesgo”, no? O “traslación” de ahorro de corto plazo, a crédito a largo plazo y máximo riesgo”.

    2. suponemos una expansión que comienza en t=0. los bancos comienzan a descalzar plazos y riesgo, es decir, comienzan a “trasladar” ingentes cantidades de depósitos a 1 año a crédito inmobiliario a 30 (es un ejemplo muy simple pero entendible). Cuando los depósitos se van acabando, la banca comercial comienza a pedir prestado al interbancario. Y cuando el interbancario comienza a subir el tipo de interés …

    … ¿es cuando llega la FED con sus operaciones de mercado abierto y repos, que en lugar de permitir subir los tipos y que la bola no se haga más grande, tira los tipos hacia abajo y permite continuar la “expansión”? ¿es esto a lo que se refiere cuando dice El banco central, con su provisión continúa de refinanciación, espolea el descalce de plazos, y las garantías estatales (fondos de garantía de depósitos más promesas de rescates) espolean el descalce de riesgos.?

    3. ¿qué relación tiene en todo esto la reserva fraccionaria? porque es indudable que un crédito crea un depósito que, cuando es transferido a otro banco, son nuevas reservas con las que poder conceder más créditos.

    4. En todo este proceso de descalce de plazos y riesgos, se van produciendo distorsiones en la estructura de capital de un país. Aumenta tanto la C como la I. Sin embargo no termino de comprender desde el bajo nivel como una expansión en I puede llevar también a una expansión en C. Si la banca como agregado comienza a conceder muchos crédito inmobiliario, promotor y empresas relacionadas … como hace esto aumentar el “efecto riqueza” de los ciudadanos que les impulsa a consumir más? ¿es porque la banca es más ligera a la hora de conceder crédito en sus tarjetas de crédito, o prestamos personales a muy bajos tipos de interés?

    Es que usted habla que ahorrar en no consumir. Pero es que cuando tu ingresas tu dinero en un depósito a 1 año .. realmente no estás consumiendo, ya que está inmobilizado en una inversión, y por tanto, estás ahorrando. Sin embargo el banco puede estar descalzando tu ahorro. Otra cosa es que tu ahorro esté en una check account, y entonces sí que puedas tirar de ella cuando quieras, y por tanto, estás consumiendo.

    Son dudas que no termino de entender y que no se explican en ningún sitio!

    un abrazo don JRR

  4. 1. Sí.
    2. No, la banca crea tantos depósitos como necesita. El problema es que si los tenedores de esos depósitos le piden que les pague en efectivo, entonces tiene que buscar refinanciación, previsiblemente en el interbancario.
    3. Los críticos de la reserva fraccionaria quieren que sólo la reserva de tesorería sirva para crear depósitos.
    4. Hay varias vías: a) parte del crédito es crédito al consumo, b) las rentas extraordinarias creadas en I, terminan gastándose en C (Efecto Ricardo).
    5. Si tu ahorro está inmovilizado durante un año, no consumes durante un año. Pero si se ha invertido a 10, y al cabo de un año quieres consumir, hay una inversión (a 10 años) no financiada con ahorro (a 10 años).

    Si le interesa profundizar profesionalmente en todos estos temas, quizá le interese: http://economia.ommayau.com/index.php/P%C3%A1gina_principal

  5. @don Juan Ramón,

    Perdón don Juan Ramón, me he expresado mal en el pto 2. Es manifiesto que los créditos son los que crean los depósitos. El sistema bancario hace décadas que ya no funciona esperando a tener los suficientes depositos como para proporcionar crédito, es decir, que ya no funciona bajo el patrón clásico de multiplicador monetario. Si un banco no puede crear todos los créditos que quiera, es básicamente porque está limitado por 1. demanda (solvente), y 2. reservas propias (capital). Y si es por reservas, no tiene más que ir al interbancario o al BC, y pedir prestadas (no sé si esta última frase es correcta).

    Es que es aquí donde yo tengo la duda. ¿Es justamente este hecho que el BC permita ‘vender’ reservas a la banca comercial casi bajo demanda (la concesión de crédito crea el depósito, y este a su vez la petición de nuevas reservas, bien al interbancario o al BC), que produce el descalce de plazos? o el BC no puede ‘vender’ reservas a la banca comercial? hasta donde yo he leído, parece ser que es así, pero me gustaría confirmarlo con usted.

    Es que si entiendo correctamente su contestación, si un banco comercial solo pide refinanciación al interbancario o al BC, cuando los tenedores de esos depósitos le piden que les pague en efectivo y éste no puede, es que _ya_ se ha producido la crisis de liquidez. Pero yo me refiero a la fase de creación del descalce de plazos (desde t=0 hasta la crisis de liquidez):

    La provisión contínua de refinanciación [por parte del BC], espolea el descalce de plazos

    por refinanciación a qué nos referimos:

    1. ¿a que cuando _ya_ se producen los primeros síntomas de crisis de liquidez (se quiere retirar más efectivo del que tiene el banco en reservas), el BC refinancia las deudas a corto, lo que permite al banco continuar descalzando plazos?

    2. ¿o que durante la fase de creación del descalce, desde el t=0, el BC proporciona todas las reservas que la banca comercial necesite para seguir concediendo crédito?

    si es la primera (que es lo que creo que ha querido decir) … ¿quien crea la bola de nieve del descalce de plazos? ¿de donde se obtienen las continuas nuevas reservas con las que la banca comercial, como agregado de un país, crean la masiva creación de crédito y depósitos? ¿de la entrada de capitales del extranjero?

    PD: me encantaría hacer el máster, pero ahora mismo mi equity solo me da para continuar especializándome en mi profesión :-).

    saludos y muchas gracias!

  6. La financación que recibe el banco es sobre todo a plazo indeterminado, que no es lo mismo que a corto plazo.

    En el momento que el acreedor financia a un plazo indeterminado está habilitando al banco para hacer préstamos a largo plazo sin necesidad de “transformar” ningún plazo.

    Otra cuestión es que eso sea una práctica arriesgada o que incluso por prudencia contable queramos calificar esa financiación como de corto plazo. Pero desde un punto de vista económico no cabe decir ni que esa financiación sea necesariamente a corto plazo, ni que se transforme ningún plazo.

  7. @Mpolavieja,
    Si el acreeor del Banco le presta a plazo indeterminado, no está cediéndole un “cheque temporal en blanco”: no quiere que la disponibilidad de su dinero a corto plazo quede frustrada. El Banco no debe quedar protegido si decide comprometer ese derecho del acreedor arriesgando a largo.

  8. Es que “indeterminado” tampoco es lo mismo que “nunca”.

    Si el acreedor quisiera un auténtico servicio de guarda y custodia, tendría que pagar en lugar de ser remunerado. Y ese coste a lo largo de muchos años es un mordisco enorme a los ahorros.

    De ahí el éxito de los préstamos a la vista (lo que hoy vienen a llamarse “depósitos”) sobre los verdaderos depósitos a la vista que a día de hoy no existen.

  9. @don Juan Ramón,

    es un tema tan complejo que para no expertos es difícil expresarse con las palabras y sentencias correctas con las que poder construir preguntas concisas. Intento realizar mi pregunta desde otro ángulo.

    como ya he dicho antes, los bancos comerciales para proporcionar dinero-crédito, solo están limitados por dos variables: 1. demanda solvente de crédito, y 2. capital-ratio (Equity). Cuando un banco se encuentra en dificultades para proporcionar efectivo a sus clientes, porque su reserves-ratio no es la adecuada, tiene que acudir al interbancario a por refinanciación. Sin embargo los BCs son capaces de modular el tipo de interés a corto de este interbancario (fed fund rate) a través de sus operaciones de mercado abierto: inyecta/elimina reservas (short term treasuries), con las que llegar a sus objetivos de interbancario (fed fund rate).

    Por tanto mis dos preguntas una vez he aclarado un poco mejor el punto de partida (espero haberlo descrito correctamente):

    1. Cuando escribe La provisión contínua de refinanciación [por parte del BC], espolea el descalce de plazos ¿se refiere a la continua manipulación por parte del BC del tipo de interés del interbancario (fed fund rate)? Es decir, que esta manipulación del interbancario, no proporciona los incentivos para que los bancos comerciales se mantengan en posiciones líquidas con las que poder hacer frente a las demandas de sus clientes. Es decir, la manipulación del interbancario con sus operaciones de mercado abierto hace que el descalce “no pare”, que los bancos continúen con su iliquidez.

    2. Si la anterior pregunta es afirmativa, que los BCs dejen de manipular el interbancario es independiente de que actúen como lender of last resort ante crisis de liquidez, no? porque una cosa es que refinancien de manera sistemática, no permitiendo al tipo de interés interbancario modular los descalces y riesgos, y otra que si se produce una corrida bancaria, esté para no permitirla. Que le parece este razonamiento?

    un saludo!

  10. @Mpolavieja,

    No entiendo…O sí, creo que acaso haya un mal entendido.

    Si tratas de ilustrar que los depósitos a la vista no son equivalentes a los de guardia y custodia, pues totalmente de acuerdo: son depósitos con plazo indeterminado, no depósitos de los que “nunca” deba disponer el banco.

    Pero esa indeterminación del plazo (no se concreta período de tiempo ni fecha) no debe comprometer la disponibilidad a corto del depositante.

    Si el Banco adquiere obligaciones a largo por las que no puede cumplir sus compromisos a corto, ha descalzado plazos, ha arriesgado sus compromisos mediante desajustes temporales de las disponibilidades entre deudores y acreedores (aunque estos no hubieran concretado un plazo)

  11. El caso es que no se trata de un depósito si no de un préstamo a plazo indeterminado. Y eso queda demostrado por la remuneración directa o indirecta que recibe el prestamista (mal llamado depositante).

    En el momento que se trata de un préstamo, ya aparece la posibilidad de que el deudor no pueda atender su deuda.

    En lo de que el Banco no debe quedar protegido ante esta situación, estoy totalmente de acuerdo.

  12. Kahuna,

    Entiendo que el BC puede “dar” reservas a cambio de un colateral (por ejemplo, deuda pública). De este modo, el activo del BC crece por el importe de la deuda pública descontada, mientras que el pasivo crece por el aumento en las reservas de la banca comercial.

  13. @Carvalho,

    efectivamente, es a esto a lo que me refiero. ¿El descalce viene determinado por el hecho de que los BCs pueden vender reservas a los bancos comerciales a cambio de comprar treasuries (en el OTC o directamente al tesoro) y colocarlos en su tabla de activos? don JRR no termina de dejar muy claro exáctamente a qué se refiere como origen del descalce de plazos (o al menos, yo no termino de comprenderlo al 100%).

  14. @Mpolavieja,

    Bien, creo que entonces estoy de acuerdo en cuanto dices. Pero me queda una duda:
    ¿Estás sugiriendo que al ser en realidad los “depósitos a la vista” préstamos a plazo indeterminado no existe propiamente el “descalce de plazos”? ¿preferirías llamarlo descoordinación entre las expectativas de ahorradores e inversores (y consumidores a crédito)?

  15. @Solrac,

    bueno, en teoría, la reserva fraccionaria se da sobre los depósitos a la vista, y no sobre los depósitos a plazo fijo. Tal y como yo lo veo, las descoordinaciones en descalce y arbitraje de riesgo se dan en ambos tipos de depósitos. Sin embargo el riesgo de iliquidez lo veo personalmente más problemático en los depósitos a la vista, ya que con los de plazo fijo, técnicamente se ha firmado un contrato a un plazo determinado, con lo que das tiempo al banco tiempo a desinvertir en caso de necesidad.

    Es decir, con reserva fraccionaria a partir de los depósitos a la vista, se puede producir perfectamente descalce de plazos y arbitraje de riesgo equivocado, ya que puedes conceder prestamos a 30 años a partir de ellos, pero cuando la naturaleza del depósito a la vista no es esa.

    que alguien me corrija si es necesario.

    @don Juan Ramón,

    le agradecería mucho si pudiera profundizar de alguna manera en qué es exáctamente el mecanismo que provoca el descalce de plazos. Mi tesis personal es que el descalce lo provoca el BC manipulando el ‘Fed Funds Rate’ a través de sus operaciones de mercado abierto, provocando un aumento de las reservas de la banca comercial, y por tanto, no forzando a esta, como agregado, a volver a ratios de liquidez responsable.

    Sin embargo, para que se produzcan estas manipulaciones, se requieren treasuries. Si el gobierno mantiene los déficit públicos a ralla, y por tanto, disminuye el volumen de éstos .. ¿cómo puede un BC adquirirlos, ya sea directamente o en el OTC? Si disminuyen, se le limita su capacidad para manipular el ‘Fed Fund Rate’, y por tanto, de proporcionar los incentivos perversos sobre el descalce de plazos a la banca comercial.

    saludos

  16. @kahuna,

    Gracias por tu observación.
    Desde cómo entiendo el debate entre reserva fraccionaria y descalce de plazos te diría lo siguiente:

    – Puede haber expansión nociva del crédito con reserva 100%. Basta con el abuso del descalce de plazos entre cualesquiera modos de ahorro e inversión.

    – Con reserva fraccionaria (de tesorería, de dinero) Puede haber ajuste adecuado entre ahorradores e inversores si los bancos intermediarios del proceso tienen equilibradas sus “reservas de liquidez” con la liquidez exigible de sus obligaciones. Ten en cuenta que las “reservas” o generalizando, las garantías, pueden ser o no dinerarias, de tesorería. La liquidez puede garantizarse, virtualmente incluso sin tesorería alguna, con mercancías de alta demanda fácilmente vendibles sin pérdidas perceptibles o peligrosas.

    – Por tanto, el deterioro de la liquidez no depende de la reserva fraccionaria pues tampoco depende de un ajuste de cantidades de tesorería exclusivamente, sino del adecuado ajuste entre los derechos de los acreedores y las obligaciones de los deudores, entre los plazos, riesgos y cantidades aportadas por los ahorradores y su correspondiente empleo por parte de los inversores.

    – El cómo se produzcan los desajustes puede tomar múltiples formas, cambiantes según circunstancias, productos crediticios en circulación y regulaciones vigentes.

    – Lo relevante: ¿Cómo es que el sistema bancario puede incumplir sus compromisos(aparentar cumplirlos mediante un deterioro generalizado de la liquidez) sin respetar el ajuste entre derechos de ahorradores y obligaciones de inversores que arbitra?. Ninguna otra empresa puede permitirse tal privilegio.

    Y la clave no es la reserva fraccionaria ni un determinado tipo concreto de operaciones crediticias sino de una sucesión de respaldos de última instancia que se apoyan en último término en la coacción a los ciudadanos:

    El respaldo al sistema bancario mediante Bancos Centrales que aportan imprudentemente moneda y medios de pagos a corto plazo “garantizados” por activos de “supuesto” valor a muy “largo plazo” y que a su vez son amparados, dichos Bancos Centrales, por los Estados que les conceden el monopolio forzoso de la moneda y el rescate de la capitalización del sistema mediante el prestamista de último recurso por excelencia: el contribuyente, obligado a ejercer de tal por vía impositiva.

  17. Dos comentarios:
    1.- ¿Hay alguna evidencia histórica de que la banca libre renuncie a financiarse con “activos a largo plazo con alta negociabilidad”? Porque yo creo que tiene incentivos muy fuertes para no hacerlo.
    2.- Los depósitos bancarios permiten “ahorrar” dinero, pero no son ahorro (ni a corto plazo ni a plazo indeterminado) en el sentido de renuncia al consumo, puesto que son un medio de pago (que existan depósitos no implica que la gente no los use para comprar bienes de consumo). Por lo tanto, creo que es éste el motivo de fondo en contra de que se usen para financiar ninguna inversión, y mucho menos si es de largo plazo.