Oxfam no entiende ni la riqueza ni la pobreza

Ciertamente, el famoso informe Oxfam que denuncia el desigual reparto de la riqueza mundial se basa en datos erróneamente manoseados con el ánimo de cocinar soflamas políticas que acrecienten el intervencionismo estatal sobre nuestras sociedades. Pero el mayor error del informe no es ése, sino el ignorar por completo el proceso económico de creación y destrucción de riqueza.

¿Qué es riqueza?

Comencemos por lo básico: riqueza es toda fuente de renta futura. No es la riqueza la que da valor a la renta, sino que es la renta la que da valor a la riqueza. El valor de un terreno no depende del terreno en sí mismo, sino del valor de los usos futuros que se le puedan dar (de sus rentas): un pedazo de tierra en una ciudad inglesa tiene más valor que un pedazo de tierra en Zimbabwe porque sus servicios (residenciales, industriales, comerciales, etc.) en Inglaterra son más útiles para el conjunto de la sociedad que en Zimbabwe. Ahora bien, si Inglaterra fuera devastada por una guerra y Zimbabwe floreciera como un centro de negocios internacional, las tierras en Zimbabwe devendrían mucho más valiosas que en Inglaterra, aunque físicamente no hubieran experimentado cambio alguno. Por eso, el precio del metro cuadrado hoy en Singapur o en Hong Kong es infinitamente superior al que poseían hace medio siglo esas mismas tierras: no porque la calidad objetiva de la tierra haya mejorado (tal vez, incluso se haya degradado), sino porque el valor que subjetivamente se concede a los usos que proporcionan esos terrenos se ha multiplicado.

En una sociedad con miles de millones de personas y donde los recursos físicos tienen usos alternativos diversísimos, la inmensa mayoría de las rentas no proceden automáticamente de los recursos materiales, sino del uso que se hace de esos recursos materiales. Es decir, la capacidad de generación de renta depende muchísimo más de la organización inteligente de los recursos que de la disponibilidad de los mismos. Por eso Google (y tantas otras empresas) pudieron nacer en un garaje sin contar con apenas recursos y por eso los gobiernos son por lo general incapaces de generar nada de provecho pese a contar con muchísimos más recursos que cualquier start-up. En definitiva, en órdenes complejos y libres, la mayor parte de la riqueza de una sociedad se hallará en forma de sistemas organizativos generadores de bienes y servicios (renta), es decir, de empresas que produzcan bienes y servicios valiosos para los consumidores; y se hallará en esta formaúnicamente mientras estos sistemas empresariales sigan generando valor para el consumidor. Conocidos son los casos de megaempresas descapitalizadas por entero debido a que sus bienes y servicios han dejado de tener valor para el consumidor (célebre es el reciente caso de Kodak).

Los ricos, hoy

A diferencia de lo que sucedía hace varios siglos, los ricos de hoy no son los que han acumulado una mayor cantidad de tierra o de recursos naturales, sino aquellos que han construido sistemas de organización de recursos que maximizan la satisfacción del cliente a un menor coste. Con esto no quiero decir que los dueños de recursos naturales no devengan igualmente ricos o que no haya muchísimos ricos que lo sean gracias a prebendas gubernamentales: digo que, en el fondo, la riqueza de estas personas depende de la riqueza que son capaces de crear otras empresas. El dueño de un pozo de petróleo tiene el mismo pozo hoy que hace 100 años y, sin embargo, hoy será incomparablemente más rico (porque el petróleo que posee es utilizado en procesos productivos que generan mucha más renta que hace 100 años); el prebendista gubernamental que se queda con el 0,01% del PIB ejerce hoy la misma rapiña que antaño, pero hoy es mucho más rico que entonces (porque el PIB sobre el que rapiña es mucho mayor). O por enunciarlo de un modo más sencillo: el propietario de un pozo de petróleo es rico en la medida en que su materia prima se inserte en una división (empresarial) del trabajo muy productiva. Si mañana Arabia Saudí declarara una autarquía radical, sus jerifaltes se arruinarían porque no podrían poner en valor su petróleo (y serían muchísimo más pobres aunque descubrieran nuevos pozos de petróleo que los abasteciera durante miles de años).

En resumen: en un orden complejo uno puede enriquecerse fundamentalmente por tres vías. La primera y principal, crear sistemas empresariales que generen riqueza para el consumidor. La segunda, proporcionar la financiación que necesitan esos sistemas empresariales. La tercera, proporcionar los recursos (bienes o servicios) que esos sistemas empresariales requieren para materializarse. Fijémonos que, en realidad, la segunda y la tercera vía se subordinan a la primera: una economía sin proyectos empresariales pero con mucha financiación y muchos recursos naturales será una economía pobre y casi de autosubsistencia.

Así pues, estando materializada la mayor parte de la riqueza mundial en forma de sistemas empresariales, lo normal es que los más ricos del planeta sean los propietarios de los sistemas empresariales más exitosos del planeta, bien por haberlos creado, bien por haberlos financiado durante su creación o arranque, bien por haberlos heredado de los anteriores propietarios (aunque el intervencionismo gubernamental puede encumbrar a la categoría de ricos a sujetos rentistas y parasitarios de la riqueza ajena; único problema real que detecta Oxfam en su informe). Sólo es necesario echarle un ojo a la lista de los más ricos de Forbes, entre ellos: Bill Gates (creador de Microsoft), Amancio Ortega (creador de Inditex), Warren Buffett (inversor en numerosísimas empresas y, por tanto, en proporcionarles directa o indirectamente financiación), Larry Ellison (creador de Oracle), Christy y Jim Walton (nuera e hijo de Sam Walton, creador de Wal Mart), Liliane Bettencourt (hija de Eugène Schueller, creador de L’Oreal), Stefan Persson (hijo del fundador de H&M, Erling Persson), etc.

Asimismo, también es normal que las clases medias-altas de sociedades más o menos abiertas sean empresarios o financiadores de otros sistemas empresariales no tan extraordinarios como los anteriores, pero que contribuyen igualmente a la generación de valor para mercados algo más modestos. De hecho, algunos de esos ricos podrían con el tiempo transformarse en superricos si sus empresas siguen creciendo y generando riqueza para un público mayor sin que la competencia logre barrerles.

Ahora bien, que los más ricos sean aquellos que consiguen crear estos sistemas empresariales exitosos no significa que, tal como recoge la narrativa marxista, el resto de la sociedad esté condenada a vivir depauperada por venderles a los anteriores su fuerza de trabajo a cambio de sueldos de miseria. El resto de la sociedad que no haya creado sistemas empresariales exitosos puede acumular fuentes generadoras de renta (riqueza) por dos de las tres anteriores vías: una, proporcionar financiación a los sistemas empresariales (comprar bonos y acciones); dos, proporcionar recursos a los sistemas empresariales o a los factores productivos que éstas emplean (básicamente, la propiedad inmobiliaria ofertada como alquiler residencial o comercial; y la formación técnica del factor trabajo, esto es, el capital humano). Es el ahorro de parte de la renta y su inversión dentro del proceso social de creación de valor para el consumidor lo que nos permite acumular poco a poco un patrimonio (riqueza).

Los pobres, hoy

Sentado lo anterior, no deberíamos quedarnos boquiabiertos por el hecho de que, tal como expone Oxfam, el 1% de la población posea casi la mitad de la riqueza mundial, el 8,5% posea casi el 85% y el 91,5%, menos del 20%.

Primero porque lo que esos datos están poniendo de manifiesto es algo que hace tiempo que sabíamos: la mayor parte de la población mundial se concentra en zonas cuyo marco institucional es hostil a la creación de sistemas empresariales(escaso respeto a la propiedad privada y los contratos, ya sea del Estado hacia los particulares o de los particulares entre sí). Es decir, la mayor parte de la población es pobre en el sentido estricto del término: no ha podido acumular activos generadores de renta y su economía se basa en la autosubsistencia o en el abastecimiento muy primitivo de mercados locales. A nadie le sorprenderá que los ciudadanos del Tercer Mundo no posean grandes carteras de bonos y de acciones o propiedades inmobiliarias de gigantesco valor. Su escasa riqueza se concentra en bienes muebles como el ganado o las herramientas (bienes que el informe Oxfam excluye del cómputo de riqueza global) y en ciertas propiedades inmobiliarias con un valor ridículamente inferior a las occidentales (un trozo de tierra en Calcuta tiene, hoy por hoy, mucho menos valor que uno en Londres). Sí: la mayor parte de la población sigue siendo pobre, pero no porque nosotros seamos ricos, sino porque sus regímenes políticos les han impedido crear riqueza tal como la hemos creado nosotros. Afortunadamente, la globalización está comenzando a cambiar este panorama y la pobreza en el mundo se está reduciendo a pasos agigantados.

Segundo, porque las mayores expresiones de riqueza de las clases medias occidentales —aparte de su propiedad inmobiliaria— están excluidas del informe. En concreto: Occidente es actualmente una sociedad controlada y asfixiada por el Estado de Bienestar. El Estado de Bienestar tiene una lógica de funcionamiento coactivo muy clara: a cambio de pagar una cantidad ingente de impuestos cada año, todo ciudadano tiene derecho a recibir una renta monetaria (pensiones) y una renta en especie (servicios “gratuitos” en sanidad y educación). Parte de esa renta en especie, además, puede transformarse en riqueza generadora de renta futura (los servicios educativos se transforman en capital humano que aumenta la productividad del trabajador). Pues bien, tanto el capital humano como el derecho a percibir prestaciones del Estado de Bienestar… ¡están excluidos del cómputo de riqueza global! Aunque el Estado español nos estuviera pagando el alquiler de yates y de mansiones a todos los ciudadanos… nuestra riqueza dentro del informe Oxfam no mejoraría ni un ápice.

El sesgo estadístico de este error no es menor. Un trabajador español con un salario de 15.000 euros está pagando anualmente más de 9.000 euros en impuestos y cotizaciones sociales. A cambio de ese dineral, recibe una serie de prestaciones del Estado de Bienestar cuyo valor Intermon Oxfam no contabiliza como riqueza. ¿Se imaginan que, en cambio, esos trabajadores medios dedicaran sus 9.000 euros anuales a adquirir participaciones en fondos de inversión, seguros de vida o seguros sanitarios? La riqueza contabilizada se incrementaría de manera muy sustancial (un mileurista español, por ejemplo, pasaría a integrar estadísticamente la categoría de privilegiados ciudadanos que poseen más del 80% de toda la riqueza planetaria). Añadan ese sesgo a la baja para todo Occidente y comprenderán que las cuentas y disquisiciones de Intermon Oxfam carecen de toda solidez.

Conclusión

En definitiva, los diferenciales de riqueza que han escandalizado a Intermon Oxfam se explican única y exclusivamente por la voracidad y el intervencionismo del Estado sobre las sociedades: en el Tercer Mundo, porque bloquea la posibilidad de crear sistemas empresariales no tutelados por el Estado, que son la base de la riqueza; en Occidente, porque el ahorro que permitiría a las clases medias acumular patrimonios sustanciosos es absorbido por el expolio tributario del Estado de Bienestar. De ahí que, sólo aquellas personas que en Occidente estén generando una renta suficientemente alta como para ahorrar después de ser rapiñados por Hacienda, figuren en las estadísticas como ricos: el resto, formalmente, no tienen nada (aunque posean capital humano y servicios “gratuitos” del Estado de Bienestar).

Paradójicamente, la única respuesta que adivina a dar Oxfam a esta situación envenenada para las clases medias es recetarles más cicuta, a saber, más Estado: más impuestos, más gasto y más regulaciones. Simplemente, no entienden cómo se crea (y cómo se destruye) la riqueza.

También te puede gustar

19 comments

  1. Si el hombre más rico del mundo, el filántropo que es el hombre más admirado según reciente encuesta, se compra un ejército de mercenarios que van matando gente por diversos países del tercer mundo ¿cómo influye en la producción y distribución de la riqueza? ¿Nos bebemos sus sucias aguas telediarios mediante?¿Aplaudimos que además del ejército de mercenarios se haga con el monopolio de las semillas, que en tiempos sin progreso eran propiedad de todos? Como es tan filántropo, además puede espiar a todo el mundo con sus programitas informáticos. ¿Qué leyes económicas se le aplican? ¿Será economía o poder, salvaje poder? Y eso que al final es un mandado de los que de verdad mandan, que no es que tengan más dinero es que tienen el dinero. ¿Son los bills of rights o los bills of power? ¿nos entretenemos con jueguecitos de socialdemócratas versus liberales y viceversa? ¿esperamos a que nos manden el ejército de mercenarios para pacificarnos tras los conflictos que artificialmente generen nuestros salvajes ejércitos de cloacas en su “año de la ira”?

  2. No te veo muy acertado con esta serie. Entiendo el mensaje y los argumentos, pero creo que está un poco pillado por los pelos, además de ser un tema especialmente sensible. Uno no puede soltar que el 90% posee menos del 20% de la riqueza y decirlo como el que habla del sol que hace. La economía todos sabemos que no es un juego de suma cero, que ese 1% no les ha dejado con las migajas al otro 90, pero algo debe de estar pasando para que existan tales desequilibrios. Y que sí, que hay menos pobres y que el mundo va a mejor pero a todos nos parece que va a peor, pero es una cifra que, como mínimo, asusta.

    El estado de bienestar no entra en el cómputo de nadie, tampoco de los super-ricos (que supongo que también contribuyen a su sustento). Esto significa que, aun devolviendo esos 9.000 euros para invertir en cosas productivas, también se lo estarías devolviendo a los super-ricos y no cambiaría un ápice. Vamos que la pulla al Estado del Bienestar, para esta serie, era innecesaria.
    Y añado innecesaria, porque es más que probable que, de devolver esos 9.000 euros, parte importante se destinaría a los mismos servicios que el estado se encarga de pagar, osea que de invetir, como que poco. Sería menos cuantioso? Habría que verlo. Aún tengo que ver cuanto más económico serían varias redes de alumbrado privadas, varios servicios de recogida de basura, de transporte público, por no meternos en temas tan espinosos como la sanidad o la educación (que luces y sombras hay en ambos modelos, se lo dice un pagano en california -y sí, estoy al corriente de que el modelo americano tiene más de opaco que de privado-).

    Yo se que le da igual que lo corran a gorrazos en El economista y tal (tampoco es que el nivel que se gastan los comentaristas sea muy alentador a hacer sobreesfuerzos de retórica, la verdad), pero, con un tema tan sensible, la verdad es que soltar que el estado nos roba, lo único que hace es cabrear a unos (los que no le entienden) y desconcertar a otros (los que le siguen con cierto ojo crítico). Los que le hacen palmas con las orejas a todo lo que dice no los cuento, porque esos hace años que claudicaron ante cualquier tipo de término medio.

    No se, no dudo de que Intermon Oxfam barra para casa, que lo hace. Pero con tanto calzador con el que nos encasqueta como corolario que el Estado es el malo de la película, como que se le ven las costuras al argumentario.

    Le quedó mejor cuando, simplemente, puntualizó que los datos no eran del todo correcto. y no eran tan escandalosamente alarmantes.
    Con esta entrada creo que se ha pasado de frenada.
    Un saludo.

  3. Creo que te confundes con los números. Asume:
    a) 40 millones de españoles
    b) Riqueza=renta=PIB=1.000.000.000.000 euros
    c) La distribución de la riqueza es algo menos extrema: 20% (8.000.000) posee el 80% (800.000.000.000) y el 80% (32.000.000) posee el 20% (200.000.000.000)
    d) El Estado redistribuye 10.000 euros entre cada español.

    En tal caso, la riqueza de los ricos aumenta en 80.000.000.000 de euros y la de los “pobres” en 320.000.000 millones. ¿Cuál es la distribución final? Los ricos poseen 880.000.000.000 euros y los pobres 520.000.000.000. Es decir, el 20% posee el 63% de la riqueza y el 80% el 37%. Por tanto, el efecto dista mucho de ser neutro.

  4. Por otro lado, el punto que parece que no has entendido es que, aun cuando esos 9.000 euros se destinaran a financiar los mismos servicios que proporciona el Estado de Bienestar, esos servicios sí pasarían a computarse entonces como riqueza. Es decir, aunque el nivel de vida de los españoles no cambiara un ápice, simplemente por recibir esos servicios del mercado, estadísticamente serían mucho más ricos.

  5. Escucho asombrado, como se ignora deliberadamente, los cuatro planes quinquenales que se aplicaron en Corea del Sur, si señores proteccionismo desde los años sesenta en Corea del Sur y es el neoliberalismo de los 80 el responsable del despegue económico de Corea.

    Ciriaco (2010) sostiene en su artículo periodístico que “gran parte del éxito del desarrollo de Corea del Sur se ha llevado a cabo mediante el establecimiento de planes quinquenales de desarrollo”. Señala que estos planes estuvieron centrados fundamentalmente en el diseño y ejecución de políticas públicas que fortalecieron el aparato productivo (década de los 60s) y la orientación de su aparato productivo a la producción exportable.

    También podéis negar la existencia de los Chaebols, “El chaebol goza de fuerte influencia en la vida social surcoreana, hasta el punto de que algunos cargos procedentes de estas empresas, como Lee Myung-bak, han llegado a la presidencia de la República de Corea.5 Los detractores de los chaebol critican del modelo su crecimiento durante los regímenes autoritarios de Park Chung-hee y Chun Doo-hwan, la existencia de prácticas contrarias a la ley, falta de transparencia y un supuesto trato de favor de las administraciones surcoreanas, con escándalos de sobornos y corrupción.6 7 8 En los últimos años, el Gobierno surcoreano ha tomado medidas para reducir su poder”.4

    http://es.wikipedia.org/wiki/Chaebol.

    P.D. Negar la realidad y la historia, no os dará más razón, solo conseguirá que las perdáis.

  6. Juan Ramon, entiendo que si el estado distribuye 10.000 por persona, les quita a todos una suma de 400.000 (habría que ver en qué proporción) y lo reparte. La suma total tendría que dar 1.000.000 otra vez y no 1.400.000. Si la proporción de aportación al Estado fuera 320.000 los primeros y 80.000 los segundos (un 40% de su PIB a todos), el resultado sería que los primeros obtendría 560.000 y los segundos 440.000. Es decir 56% y 44%. Y la verdad, dudo que esa sea la proporción

  7. Pera:
    Todo lo que describes tiene un coste. Si el hombre mas rico hiciese solo la mitad de lo que planteas pasaría a ser pobre.
    No es casualidad que las guerras generen deuda y empobrecimiento.

  8. Un tema similar que ha salido a la luz recientemente, son las declaraciones de Bayer, en las que decía que “sólo fabrican medicamentos para los que ‘pueden permitírselos’. ¿Alguna opinión al respecto?

  9. @Pera

    Hablas de los gobiernos? Porque eso de usar la violencia para agredir y coaccionar, imponer monopolios, espiar a todo el mundo, y demás, es muy propio de los gobiernos.

    Pero el artículo no va de ello, y si no contratas y hablas de un fantasma que solo tu ves, no se puede discutir nada.

    @-325


    “además de ser un tema especialmente sensible”

    Para ser un tema sensible, es increíble que tan poca gente se moleste en informarse sobre la pobreza. Muchísimos han repetido lo de que 80 personas tienen el 50% de la riqueza, y eso demuestra un interés 0 por la pobreza en el mundo.

    La gente que es sensible de esa manera, tiene la misma preocupación por los pobres, que el estudiante que no abre un solo libro, y dice preocuparse por el examen.


    “algo debe de estar pasando para que existan tales desequilibrios”

    Todo el mundo era absolutamente pobre, (tenían pocos activos financieros y sus tierras valían muy poco), hace tan solo 200 años. Tan pobres, como los países más miserables de hoy en día. El problema es que hay gobiernos, y agrupaciones, que impiden que lo que ha hecho posible que la mitad de la población salga de la pobreza, llegue a ciertos lugares. (Casualmente no llega a los que más cerrados están al resto del mundo).


    “El estado de bienestar no entra en el cómputo de nadie, tampoco de los super-ricos (que supongo que también contribuyen a su sustento). Esto significa que, aun devolviendo esos 9.000 euros para invertir en cosas productivas, también se lo estarías devolviendo a los super-ricos y no cambiaría un ápice”

    Creo que no lo has entendido bien. La cosa va de proporciones.

    Una persona mileurista, que no es capaz de ahorrar nada, tiene una riqueza de 0€ según el informe de Credit Suisse, y por tanto el de Oxfam.

    Sin embargo, ese mileurista en España está invirtiendo por la fuerza 300 euros mensuales en el plan de pensiones estatal (que no lo tienen en cuenta en el informe). Si en vez de estatal, fuera privado, tras 40 años tendría ahorrado 40*12*300 más el interés. Aún con un interés de 0%, ese mileurista tendría una riqueza de 144000 euros, si contabilizase su plan público de pensiones, según Credit Suisse.

    Y no es lo mismo decir que alguien tiene un patrimonio de 0 euros, que decir que lo tiene de 144000 euros. Con plan de pensión privado, para Credit Suisse la riqueza del mileurista es de 144000 euros, mientras que con plan de pensiones público, para Credit Suisse la riqueza del mileurista es de 0 euros. Es una desproporción infinita.

    La diferencia por no tener en cuenta planes de pensiones públicos, puede pues, suponer una diferencia proporcionalmente enorme para los trabajadores más pobres. Sin embargo, para los más ricos, unos cientos de miles de euros de error en la estimación de su riqueza, es un error proporcionalmente insignificante. 200 000 euros menos, para un patrimonio de 100 000 000 es proporcionalmente muy muy poco.

    Y lo mismo que con el 30% de la seguridad social, habría que hacer con el resto de impuestos que se pagan a cambio de servicio. Si no fuesen servicios pagados a través del estado, computarían como renta para el informe de Oxfam y Credit Suisse.

    Ejemplo ficticio ilustrativo:

    Sociedad con 1 rico y 100 pobres.

    Sin contabilizar pensiones públicas:

    1 Rico: 1 000 000 euros de riqueza
    100 pobres: 10 000 euros de riqueza en total

    Con esta forma de contabilizar, el 1% más rico, tiene tanto como el 99% más pobre.

    Ahora contabilizamos un plan de pensiones público:

    Nuevas cuentas para el Rico:
    1 000 000 euros + 100 000 euros del plan de pensiones público obligatorio.

    Queda una riqueza para el rico de 1 100 000 euros.

    Nuevas cuentas para los 100 pobres:
    10 000 euros + 100* 100 000 euros del plan de pensiones público.

    Queda una riqueza para el conunto de los pobres de 10 010 000 euros.

    Resultado: ahora el 1% más rico, tiene 10 veces menos que el 99% más pobre. No es un error despreciable, desde luego.

  10. ES MUCHÍSIMO MÁS… EL POBRE ES POBRE POR QUE TIENE LA MILÉSIMA PARTE DE LO QUE DEBIERA TENER… CON EL ENFOQUE QUE SE DA SE TOMA, COMO SI UN POBRE TUVIERA EL DOBLE DE LO QUE ACTUALMENTE TIENE, DEJARÍA DE SER POBRE; DE NO SER ASÍ ES POR QUE LA RIQUEZA MUNDIAL NO ALCANZA PARA QUE DEJEN DE SER POBRES… CUANDO LA REALIDAD ACTUAL ES DE SOBRE PRODUCCIÓN Y SUBCONSUMO… LO QUE INDICA QUE LA POBREZA LARGAMENTE SERIA YA SUPERADA…

  11. RUMALDO

    ¿Que debería tener según tú?
    El supuesto pobre lo es porque nunca ha acumulado riquezas (actitud ahorradora) y las ha consumido al día o porque le han robado otros (en especial el Estado con el IVA).
    Además la pobreza per sé en realidad es algo relativo porque al lado de Bill Gates nadie puede considerarse rico.

    La realidad actual no es esa sino se podrían bajar los precios como se quisiera, el Estado con su ‘inflación’ (todo tipo de impuestos absurdos, aunque todavía podría poner más incluso) fija o constante es el que no lo permite.

  12. Buenas tardes, antes de nada felicitarle por el cambio de imagen, yo soy de los que creen que sí, saben de donde viene y a donde va la riqueza y son algunos de esos megaricos, precisamente, los que están interesados en financiar a oxfom, estoy convencido de que así es, por ejemplo, sin datos, un suponer ¿Gates? y la pregunta es ¿porqué?

    A los megaricos les interesa un gobierno fuerte, claro, así es fácilmente corruptible, pero a los medio ricos, no claro que no, esos solo sirven a los otros sin saber que estos no buscan su bienestar… etc etc

    Y que estas cosas las escriba un liberal, pa matarme…

  13. Parece consejo de libro mal hecho de autoauyda eso de recomendar comprar bonos y acciones al “resto de la sociedad que no haya creado sistemas empresariales exitosos”, o sea a la gente pobre que solamente tiene su fuerza de trabajo para ofrecer. Y también se ve bastante simplista la idea que da a entender este artículo de que como la pobreza no es necesariamente culpa de que algunos sean ricos entonces solamente podría ser por culpa de que los gobiernos supuestamente le impiden a le gente pobre crear riqueza. Si fuera cierto eso entonces no habría pobreza en casi ninguno de los países con gobiernos bastante débiles como varios de África y Latinoamérica. A menos que se refieran a la que ha demostrado ser la única forma viable en que la gente pobre pueda salir de la pobreza por su cuenta creando riqueza (porque si fuera por el trabajo duro entonces no solo la pobreza mundial no podría superar el 10% ni sería lo más frecuente el caso de que la mayoría de la gente pobre trabaja muy duro pero gana muy poco), como lo es el narcotráfico de exportación.

  14. Ah, y sobre lo del ejemplo de los impuestos a los trabajadores medios, eso ya se debe a la injusticia de que se les imponga tasas de tributos de más del 40 % que serían mucho menos injusto trasladar al 10 % más pudiente de la población. Sí, estoy dando a entender que los impuestos deberían ser lo suficientemente progresivos como para que a estos trabajadores medios solo les recaiga una carga tributaria total no mayor al 25 %.

  15. La pobreza nunca es consecuencia de los ricos tal vez en el articulo este algo simplificado pero lo cierto es que yo estoy seguro que en otras condiciones muchos países se desarrollarían mejor que lo que hoy pueden. Los ricos en su mayoría son los que generan las riquezas que tienen, los pobres no pierden nada en el camino los ricos no les roban a los pobres eso es todo. No sé porque te parece justo que un trabajador pague un 25% y un rico 60% el estado es más importante para el pobre que para el rico y beneficia mas al pobre que al rico así que ¿porque es justo tumbarle dinero a los ricos solo por ser capaces de generar más riqueza? Yo no estoy totalmente de acuerdo con eso de que el estado debería desaparecer y si entiendo que los impuestos pueden ser útiles en la sociedad tirándole un cabo al que peor esta pero es cierto que los gobiernos tienen que cambiar de enfoque y gastar en cosas necesaria y no despilfarrar y no meterse en la economía o al menos meterse lo menos posible ,yo estaría de acuerdo en que todo el mundo pague los mismos impuestos y estoy seguro que aun con menos impuestos los estados podrían ser mucho más eficientes que ahora si no fueran tan populistas.

  16. Rodolfo Viera, buen comment.
    Y otra cosa que no quieren ver es que aquí no se está intentando eliminar la igualdad de la existencia o criticarla como algunos critican la desigualdad.

    El liberalismo o como queráis llamarlo NO es “desigualitario” (quizás me he inventado la palabra pero si es funcional…) ya que la igualdad es algo que existe en la naturaleza en ocasiones también entonces sería absurdo criticar algo que es autoevidente.
    Lo que no existe es la igualdad absoluta ni la igualdad exacta (basta con que compares dos cosas o veas que no pueden ocupar el mismo lugar en el espacio para comprobarlo).

    Pero lo que sí que se critica con vehemencia es ese afán por querer igualarlo todo incluso lo que no se puede o lo que no se debe o se tiene que igualar.

    Mucha gente sinonimiza la discriminación con el “desigualitarismo” y esto no es cierto para nada. Alguien que solo quiera a negros o a blancos o a grises o que se yo está discriminando pero a la vez es igualitario con los que no discrimina.
    Son cosas que pueden darse a la vez, quizás debería de tener la gente más en cuenta aquello que se dice de: las dos caras de una misma moneda.