Piketty destroza a Marx y a Keynes

Una de las ideas más generalizadas en la literatura anticapitalista es que las economías de libre mercado padecen la maldición de la “ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia”: a saber, que conforme el capital va acumulándose, su tasa de retorno va reduciéndose (pues se asumen rendimientos decrecientes de la inversión en capital), de manera que finalmente ésta terminaría desapareciendo y todo incentivo para la nueva inversión se extinguiría.

El sofisma adquirió especial relevancia a partir de Marx, quien le dedicó la parte III del tomo 3 de El Capital. Según el alemán: “Es una necesidad lógica de la naturaleza del modo capitalista de producción que, conforme vaya desarrollándose, la tasa de plusvalía media del conjunto de la economía se exprese en una tasa de ganancia decreciente”. Para Marx, la acumulación de capital en forma de medios de producción modifica la “composición orgánica del capital”, haciendo que la masa de plusvalor creada a través de la explotación del trabajo se vaya volviendo relativamente más pequeña con respecto al capital total. Esto, a su vez, provocaría la incapacidad del sistema económico para reabsorber todas las mercancías producidas (debido al insuficiente poder adquisitivo de los trabajadores) y, por tanto, la incapacidad del capital para seguir reproduciéndose y acumulándose: es decir, las crisis serían consecuencia de las “contradicciones internas” del capitalismo.

Décadas más tarde, esta misma teoría fue reavivada John Maynard Keynes, para quien la acumulación de capital provocaba una inexorable tendencia hacia la reducción de la “eficiencia marginal del capital”. De acuerdo con el inglés, la acumulación de nuevos bienes de capital reduce la rentabilidad de los existentes (más competencia para vender unos productos llevan a menos márgenes de beneficio). Para Keynes, si la tasa de ganancia no había desaparecido por completo ya en su época es porque el atesoramiento de dinero frenaba el proceso de acumulación de capital cuando éste se volvería demasiado poco rentable para los capitalistas. Es decir, el atesoramiento permitía volver el capital disponible artificialmente escaso: “Estoy convencido de que la demanda de capital se halla terminantemente limitada en el sentido de que no sería difícil incrementar el stock de capital hasta un punto en que su eficiencia marginal disminuyera hasta un guarismo muy reducido (…) Lo anterior significaría la eutanasia del rentista y, consiguientemente, la eutanasia de ese poder de opresión acumulativo del que goza el capitalista al explotar el valor de un capital artificialmente escaso”. Era justamente la caída y la volatilidad de la tasa de retorno del capital por debajo del tipo de interés del dinero (ocasionada tanto por la constante acumulación de capital como por las expectativas fluctuantes) lo que, en opinión de Keynes, provocaba las crisis capitalistas por infrainversión.

Pero, ¿realmente el capitalismo adolece de una tasa de ganancia decreciente? Nada mejor que consultar al economista de moda: Thomas Piketty y su libro Capital en el siglo XXI.

El sorprendente rescate del capitalismo a manos de Piketty

Como ya he comentado en otras ocasiones, la mejor parte del libro de Piketty es, con mucha diferencia, la diversidad y riqueza de datos históricos que proporciona. Su interpretación de los mismos es mucho más discutible, pero esa es otra cuestión a tratar en otro momento. Pues bien, a este respecto, el magnum opus de este economista francés arroja dos series de datos que nos servirán para responder a la pregunta anterior.

Primero, ¿cuánto ha aumentado la acumulación de capital en los últimos dos siglos? Combinando a Angus Maddison con Piketty, es fácil calcular que el capital total de Inglaterra (descontando inflación) se ha multiplicado en 115 veces desde 1700 y en 35 desde 1820. Una tendencia similar se observa en Francia: 68 veces desde 1700 y 37 desde 1820. Semejante explosión de capital debería haber hundido las tasas de retorno del capital según Marx y Keynes, ¿no? Pues no.

Justamente, y en segundo lugar, Piketty también nos ofrece una estimación de la tasa media de ganancia en Inglaterra y Francia desde finales del s. XIX y finales del s. XIX y, lejos de observase una tendencia a la reducción de la tasa de ganancia, lo que se aprecia es una marcada estabilidad de la misma en un rango que oscila entre el 4% y el 5% en Inglaterra y el 4% y el 6% en Francia.

tasadeganancia

Es verdad que Piketty admite que la tasa de ganancia podría haber decrecido muy “ligeramente” en el siglo XX con respecto al siglo XIX, pero lo cierto es que el motivo de esta caída no se debe a la menor rentabilidad de las empresas, sino a que el mix de composición del stock agregado de capital ha variado en los últimos dos siglos. Durante el s. XIX, cuando se aprecia una tasa de ganancia ligeramente superior a la actual (en torno al 5% en Inglaterra y al 6% en Francia), el stock de capital de Inglaterra estaba compuesto por capitales empresariales en un porcentaje de entre el 60% y el 70% (en Francia, de entre el 30% y el 40%), por tierras de labranza entre un 30% y un 20% (en Francia, entre un 60% y un 45%), y por viviendas en un 10% (en Francia, entre 10% y 15%): es decir, el 85%-90% del capital nacional era capital productivo. En la actualidad, en ambos países el capital nacional está constituido en más de un 50% por el capital inmobiliario en forma de viviendas familiares, cuyo retorno y riesgo son inferiores al del capital productivo (ya sea empresarial o agrario). El mix de capital cambia y su tasa de retorno mediatambién.

Por consiguiente, en realidad no ha habido ninguna reducción real de la tasa de ganancias pese a la gigantesca acumulación de capital que se ha producido desde entonces (no en vano, todo el libro de Piketty se articula en torno a esa idea: que la tasa de retorno del capital tiende a mantenerse por encima de la tasa de crecimiento natural de la economía). La evidencia empírica ilustra que Marx y Keynes se equivocaban pero, ¿por qué lo hacían?

La tasa de ganancia no decrece en el capitalismo

La idea de que la tasa de ganancias decrece se basa en una premisa equivocada: a saber, que la tasa de ganancias depende de la productividad marginal del capital y que los retornos del capital son marginalmente decrecientes (Piketty, de hecho, sigue siendo rehén de este error a pesar de mostrar empíricamente su inconsistencia). A este respecto, le debemos a la Escuela de Cambridge (neorricardianos y postkeynesianos) haber colocado académicamente contra las cuerdas a los defensores de la idea de que la tasa de ganancia depende de la productividad marginal del capital (Samuelson y Solow, especialmente). Su argumento fue muy sencillo: el capital no es un factor productivo, sino el valor monetario de un factor productivo (o de una combinación de factores productivos), de manera que, como sabe cualquier estudiante de finanzas, para calcular el valor monetario de ese factor productivo será menester descontar sus rentas futuras esperadas al tipo de interés de mercado. ¿Cómo puedes, pues, el capital determinar el tipo de interés (que en equilibrio coincide con la tasa de ganancia) cuando el capital está determinado por ese tipo de interés?

En efecto, la teoría de la productividad marginal del interés cae en un cul-de-sac, pues la definición de capital requiere de un tipo de interés determinado exógenamente al sistema productivo o, como mucho, codeterminado (ese es uno de los puntos que acertadamente James Galbraith le reprocha a Piketty: no haber entendido las implicaciones de la Controversia del Capital). Ante esta situación existen dos alternativas: o seguir a la Escuela de Cambridge en su concepción pre-moderna del interés (el llamado surplus approach) o admitir que el interés es un fenómeno derivado de las preferencias subjetivas y marginales de los agentes económicos a propósito del tiempo, el riesgo y la liquidez. Este último enfoque es el que adopta la Escuela Austriaca.

Así las cosas, el valor del capital de una economía es, simplemente, el valor presente de las rentas netas futuras de sus factores productivos (es decir, el valor que resulta de descontar esas rentas por la preferencia temporal y la aversión al riesgo de los ahorradores marginales). Eso implica que, salvo cambios bruscos en la impaciencia y en la cobardía de los ahorradores, la tasa media de retorno sufrirá escasas variaciones (y, a su vez, ello implica que la relación entre el valor del capital y el PIB dependerá de la contribución relativa del factor trabajo a la generación del PIB: lo cual, por cierto, resuelve todo el acertijo pikettyano). Por ejemplo, si el valor de la producción a un año de un factor productivo es 100 y el tipo de descuento del 10%, su valor actual será 90,9; si fuera 200, su valor actual sería de 181,8; si fuera 50, sería de 45,5. Es decir, sea cual sea su producción física (y el valor monetario de esa producción), el valor actual del factor productivo es un 10% inferior al su producción dentro de un año y, por tanto, su tasa de retorno se mantiene constante en el 10% haya mucho capital o muy poco capital.

Claro que quizá entonces la cuestión pase a ser: ¿la creación mediante inversión de nuevos factores productivos reduce su productividad marginal física? Y la respuesta es que no necesariamente: recordemos que la ley de los rendimientos marginales decrecientes se refiere a que incrementando el uso de un factor productivo, manteniendo los restantes constantes, la productividad de ese factor se va reduciendo. Pero, a menos que veamos todo bien de capital como sustitutivo de otro bien de capital (y no, no son homogéneos: 1.000 cafeteras no son una locomotora), no existe constancia de factores en la creación de nuevos bienes de capital y, por tanto, no hay necesidad de retornos decrecientes. Esto es algo que entendió muy bien el economista austriaco Ludwig Lachmann en su esencial obra Capital and its Structure: el valor de los bienes de capital depende de las estructuras que conformen, de manera que la creación de estructuras sinérgicas más complejas de bienes de capital puede incrementar la productividad de todos los bienes de capital aun cuando la tecnología no mejore. Por ejemplo, construir una central eléctrica para abastecer a una empresa no sale a cuenta: construir una central eléctrica una vez se hayan creado miles de empresas, sí sale a cuenta. La acumulación de bienes de capital tiende a generar nuevas oportunidades para acumular nuevos bienes de capital complementarios.

En definitiva, valiéndonos de la teoría económica, ya podíamos señalar desde hacía décadas que Marx y Keynes estaban completamente errados. Piketty nos ha proporcionado las evidencias para constatar su error desde un punto de vista histórico. Y eso, claro, siempre habrá que agradecérselo al economista francés.

También te puede gustar

35 comments

  1. Interesante artículo. Una tasa marginal de retorno para el capital sólo se daría cuando la imaginación productiva de la humanidad se detenga. Mientras tengamos el universo al frente para explorarlo los rendimientos marginales del capital no decrecerán.

  2. @don Juan Ramón,

    increíble artículo. Muy pocos individuos son capaces de hacer lo complejo tan simple, y usted lo hace. Es como atender a una clase de ecuaciones diferenciales: está el 99% de los profesores que solo saben enseñar como solucionar la ecuación, y después está el 1%, que además te enseña como aplicarlas en problemas de ingeniería reales. ¿razón? solo ese 1% sabe qué son en realidad las ecuaciones diferenciales :-).

    por otro lado profesor, después de leer alguna bibliografía muy interesante, la evidencia empírica proporciona información de que, por ejemplo, en Inglaterra, desde el año 2000, solo el 10% del crédito M1/M2 proporcionado por la banca comercial fue a economía “productiva” (empresas), mientras que el restante 90% fue a “especulación”, es decir, aumento de los precios inmobiliarios (real state y loans) y empresas financieras de la city.

    http://b.3cdn.net/nefoundation/9778901a9a581cc396_ydm6bx6rl.jpg

    Se puede ver claramente que la banca, al gozar de los privilegios de crear “dinero”, lo “alloca” de acuerdo a sus intereses, y no los de los ahorradores, como podría ser un hedge fund, donde efectivamente existe una transferencia real de purchasing power. ¿que ha provocado esto? lo que usted ya explica en el artículo: vivimos en una sociedad donde la composición de capital productivo (producción) decrece, y por tanto, no solamente los retornos también, sino que no existe suficiente producción como para repagar la ingente cantidad de deuda creada por la banca comercial.

    abrazo

  3. @don Juan Ramón,

    en la crítica de Galbraith que enlazas, escribe lo siguiente:

    In short, the Cambridge critique made meaningless the claim that richer countries got that way by using “more” capital. In fact, richer countries often use less apparent capital; they have a larger share of services in their output and of labor in their exports—the “Leontief paradox.” Instead, these countries became rich—as Pasinetti later argued—by learning, by improving technique, by installing infrastructure, with education, and—as I have argued—by implementing thoroughgoing regulation and social insurance. None of this has any necessary relation to Solow’s physical concept of capital, and still less to a measure of the capitalization of wealth in financial markets.

    There is no reason to think that financial capitalization bears any close relationship to economic development. Most of the Asian countries, including Korea, Japan, and China, did very well for decades without financialization; so did continental Europe in the postwar years, and for that matter so did the United States before 1970.

    ¿qué quiere decir Galbraith exactamente con “financial capitalization bears any close relationship to economic development” o “richer countries often use less apparent capital”? da a entender que los países ricos no lo son porque usen más capital …

  4. Sin entrar en la controversia del capital, no veo que Piketty venga a destrozar como usted dice la teoría decreciente de la tasa de ganancia de Marx. Marx y sus sucesores (Baran, Sweezy, Magdoff..) ya señalaron que el capitalismo adopta diferentes formas a fin de evitar la caída de la tasa de ganancia: Guerra, Publicidad, Monopolización de la economía, financiarización y es sobre esto último donde Piketty apunta la redistribución de la riqueza que se ha producido.

  5. Ninguna empresa soporta en su hoja de balances una guerra mi querido Pedro. Ninguna empresa aguanta ser monopolio a medio ni largo plazo. A menos que todos los pecheros garanticen el gasto y el uso de la violencia legítima para mantener y soportar guerras y monopolios, en un mercado abierto a competencia se puede dar.

  6. A nivel académico, disponer de estos análisis empíricos puede tener mucho valor, pero a la hora de influir en la opinión de la gente dudo mucho que se consiga algo.

    Porque al final, la proporción de personas que continúa dando a crédito a Marx es bastante poca. De la que queda, quienes tienen a Keynes en estima no tienen ni idea de que para Keynes en realidad la rentabilidad de las inversiones iba a reducirse, no a aumentar.

    Al final, lo que preocupa a la gente es lo mismo de siempre: que haya ricos mientras haya pobres. No hay más. Por más vueltas que le demos, a la gente común sólo le interesa este y único punto.

    Ni siquiera es necesario para el discurso izquierdista que los ricos se vayan a mantener ricos y que los pobres se vayan a hacer más pobres. Lo único que necesitan para sostener su discurso es que el sistema económico permita que unos se enriquezcan al mismo tiempo que otros caen en la miseria, incluso aunque los que se enriquezcan en 2014 sean personas diferentes a las que se enriquezcan en 2015.

    En última instancia, en el fondo, al final de toda la cadena de razonamientos, lo que realmente le sucede a la izquierda es que rechaza cualquier sistema meritocrático en el que el reconocimiento del talento o de la suerte se exprese en términos económicos. Y contra esta postura, cualquier dato que sea distinto a la constatación de existencia simultánea de ricos y de pobres es totalmente irrelevante.

  7. Ninguna empresa soporta en su hoja de balances una guerra mi querido Pedro. Ninguna empresa aguanta ser monopolio a medio ni largo plazo. A menos que todos los pecheros garanticen el gasto y el uso de la violencia legítima para mantener y soportar guerras y monopolios, en un mercado abierto a competencia se puede dar.

    Perdone, pero no se lo que me quiere transmitir respecto a mis comentarios. existe una tendencia secular a la caída de la tasa de beneficio en el sector productivo de la economía capitalista, pero también existen mecanismos para contrarrestarla. El mejor ejemplo es el proceso de financiarización de la economía a partir de los 70, cuando la tasa de beneficio alcanzó un nivel muy bajo

  8. Piketty destroza a Marx y a Keynes, sí, pero solo en una parte de su argumentario. Da renovados argumentos a las políticas intervencionistas populistas y tiranías (incluidas las coreadelnortistas) de tu amigo Pablo Iglesias y de PP-PSOE-IU-CiU-UPyD y toda esa patulea de indeseables políticos

  9. Soft tu afirmación “de tu amigo Pablo Iglesias y de PP-PSOE-IU-CiU-UPyD y toda esa patulea de indeseables políticos” me parece de un imbécil que siempre se cuela en los debate serios. Si eso es lo único que tienes que argumentar más vale que te hubieras callado.

  10. La tasa de ganancia de Piketty no tiene nada que ver con la de Marx, porque considera capital “cualquier cosa intercambiable en el mercado”.

    Por otro lado el dato que da Piketty de la tendencia al aumento K/Y (considerando el output como valor agregado) viene a coincidir con la idea de Marx de una tendencia a largo plazo de aumento de la composición orgánica del capital.

    De todas formas la interpretación acerca de cómo evoluciona a largo plazo la tasa de ganancia, en base a la ley formulada por Marx, está abierta a debate. Algunos marxistas han interpretado que la t. de g. cae siempre, y tendencialmente. En los capítulos dedicados al asunto Marx viene a plantear que en las crisis la t. de g. se recupera, debido a las desvalorizaciones del capital (algo que sucedió en los 1930).
    Y otros marxistas que el argumento de Marx sobre la ley de la tendencia decreciente de la t. de g. está mal planteado, como lo ha demostrado el teorema Okishio.

    http://rolandoastarita.wordpress.com/2010/10/11/tasa-de-ganancia-y-el-teorema-okishio/

  11. Piketty no define capital como “cualquier cosa intercambiable en el mercado”. Por otro lado, no puedes criticarme la definición de capital de Piketty cuando no te conviene y luego decir que la tendencia de la ratio K/Y le da la razón a Marx, cuando esa ratio contiene K, la definición de capital de Piketty.

    Lo que yo digo es que refuta a Marx, no a aquellos marxistas que han descubierto que Marx se equivocó e intentan parchearlo manteniendo el resto de su modelo teórico.

  12. Un artículo donde se pone de manifiesto la tendencia decreciente de la tasa de ganancia
    Piketty against Piketty. The tendency of the rate
    of profit to fall in United Kingdom and Germany
    since XIX century confirmed by Piketty´s data
    ESTEBAN EZEQUIEL MAITO

  13. Rallo

    “Cuando Adam Smith explica el descenso de la tasa de ganancia por una sobreabundancia de capital, una acumulación de capital, habla de un efecto permanente, y este es un error. En contraposición, la sobreabundancia transitoria del capital, la superproducción y las crisis son algo distinto. Las crisis permanentes no existen”

    (Marx, 1975, t. 2, p. 426).

    Marx pensaba que la tasa de ganancia se recuperaba con las crisis, y por lo tanto no tendía a bajar a través de los siglos.
    Sostiene que durante las crisis se generan fuerzas que tienden a elevar la tasa de ganancia, lo que implica una idea de caídas que de forma recurrente se recuperan mediante las crisis.

    En este respecto Marx afirma que la ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia “en cierto punto se opone con la mayor hostilidad al propio desarrollo de esa fuerza productiva, por lo que hay que superarla constantemente por medio de crisis”. Marx

    Sostener que la caída de la tasa de ganancia “se supera constantemente por medio de crisis” es distinto de sostener que la caída de la tasa de ganancia es, en el largo plazo, irreversible y lleva a un estadio final de estancamiento.

    Más claro aún, en Teorías de la Plusvalía Marx explica que es un error hablar tanto de una caída permanente de la tasa de ganancia, como de crisis permanente.

    http://rolandoastarita.wordpress.com/2011/01/03/colapso-final-del-capitalismo-y-socialismo/

    Por otro lado, mal harían los marxistas sino siguiesen leyendo críticamente, investigando e intentando superar al fundador de su escuela.

    Los que tenéis que leerlo mas antes de criticarlo sóis otros parece. Una crítica que por supuesto se le debe de hacer a el como al resto de intelectuales, pero honesta, y eso pasa por conocer su obra.

  14. Una pregunta Carlx, ¿has leído a Marx?

    Capital, volumen III: “The progressive tendency of the general rate of profit to fall is, therefore, just an expression peculiar to the capitalist mode of production of the progressive development of the social productivity of labour. This does not mean to say that the rate of profit may not fall temporarily for other reasons. But proceeding from the nature of the capitalist mode of production, it is thereby proved logical necessity that in its development the general average rate of surplus-value must express itself in a falling general rate of profit. Since the mass of the employed living labour is continually on the decline as compared to the mass of materialised labour set in motion by it, i.e., to the productively consumed means of production, it follows that the portion of living labour, unpaid and congealed in surplus-value, must also be continually on the decrease compared to the amount of value represented by the invested total capital. Since the ratio of the mass of surplus-value to the value of the invested total capital forms the rate of profit, this rate must constantly fall”.

  15. renowned economist friend of mine states categorically that you do not read or not understood the text Piketty, and that you would have difficulty in communicating, I regret that you can not understand the reality.

  16. Como el concepto de capital de Piketty (tierras, acciones, etc..) no tiene nada que ver con el concepto de capital de Marx (medios de producción) es difícil inferir que Piketty venga a contradecir a Marx.

  17. Pero en ese valor financiero hay un componente especulativo importante, por lo que no me dice nada sobre la rentabilidad del capital.

  18. ¿Estás sugiriendo que las acciones infravaloran el valor real de los medios de producción? Porque si el componente especulatovo es al alza, lo único que sucedería es que la rentabilidad (retorno/capital) es artificialmente bajo, no artificialmente alto.

  19. No, lo que digo es precisamente que en el valor de las acciones hay un componente especulativo muy alto, que parece indicar que la rentabilidad ha aumentado, cuando en realidad, como usted señala, puede que haya caído.
    Lo que habría que valorar es la tasa de beneficio, no el valor de las acciones. Como Michael Roberts ha demostrado para el caso de los EE.UU. esta ha caído

    Piketty utiliza como capital, entre otras cosas, las acciones por que trata de demostrar que invertir en acciones (el r de Piketty) genera mayor rentabilidad que lo que generaría en inversiones productivas (el g de Piketty). Dado que la inversión en activos financieros está muy concretado, sobre todo en Europa, esto hace que aumente cada vez más la desigualdad (r>g). Pero esto en nada contradice las tesis de Marx

  20. Pedro*, antes de seguir: si lo que tú dices es cierto, ¿admites que deberíamos estar observando un incremento brutal en el PER (precio de la acción dividido entre beneficio por acción)? Es decir, si los beneficios no sube y las acciones sólo se incrementan por su componente especulativo, ¿el PER tiene que haberse incrementado persistentemente durante las últimas décadas?

  21. la ratio de Piketty es rentas de capital /total riqueza. La ratio de beneficio marxiana es rentas del capital/capital fijo.
    En Inglaterra la ratio marxiana pasó del 34,2% en 1855 al 4,9% en 2009
    En Alemania la ratio marxiana pasó del 19,9% en 1868 al 7% en 2011
    Fuente: Piketty against Piketty. The tendency of the rate
    of profit to fall in United Kingdom and Germany
    since XIX century confirmed by Piketty´s data

  22. Pedro*,

    ¿Por qué eludes mi pregunta?

    Por otro lado, varias confusiones:

    – Confundes capital fijo con capital constante. Marx divide el capital en variable (salarios) y constante (los medios de producción). No todo medio de producción es capital fijo: un almacén de materias primas con una rotación muy elevada es capital constante para Marx.
    – En cualquier caso, la tasa de beneficio marxista es “plusvalía/capital total”. No capital fijo. “The rate of surplus-value measured by the variable capital is called rate of surplus-value. The rate of surplus-value measured by the total capital is called rate of profit.” (http://www.econlib.org/library/YPDBooks/Marx/mrxCpC2.html#Part I, Chapter 2)

  23. varias cuestiones.
    a) En primer lugar,me he expresado mal. Estoy de acuerdo Marx denomina tasa de beneficio a la relación plusvalía/composición orgánica del capital y en efecto en la c.o.c se incluye capital constante y variable. pero no me dice nada sobre los datos que le he aportado que demuestra que incluye con los datos de Piketty la “tendencia” (resalto lo de tendencia)decreciente de la tasa de beneficio.
    b) No es que no haya querido contestarle pero no se cual es la tendencia (resalto lo de tendencia) histórica del PER. ¿La conoce usted?

    En cualquier caso nos estamos desviando de la cuestión.
    La cuestión era que para usted Piketty ha destrozado a Marx. Para mí, dado que Piketty no utiliza el concepto marxista de capital, es raro que pueda destruirlo. Además como ya le he indicado aplicando los datos de Piketty a la terminología de capital de Marx se observa una tendencia decreciente, y de nuevo resalto lo de tendencia.
    Por último, es difícil pensar que Piketty haya destruido a alguien que como el dice, ni siquiera ha leído.

  24. 1) Sobre los datos: el autor sólo está contando una pequeña parte del capital fijo (“maquinaria y otros edificios”). Ese dato lo pone en relación con el “total capital income”, que no sólo incluye renta de la maquinaria y otros edificios, sino de todas las otras formas de capital que decide no incluir. Está comparando peras con manzanas sin ningún criterio.
    2) Le he propuesto un reto intelectual: usted dice que las acciones no sirven como denominador de la tasa de ganancia porque incluyen un componente especulativo. Si la tasa de ganancia estuviera aumentando por la revalorización especulativa del precio de las acciones y esa revalorización no tuviera nada que ver con el aumento de los beneficios, ¿deberíamos estar asistiendo a un incremento de la ratio PER? ¿No? Sólo quiero que me respondas sí o no y que admitas que si la ratio PER se ha disparado en las últimas décadas, tú tendrás razón y que si la ratio PER no se ha disparado en las últimas décadas yo tendré razón. Creo que es un ejercicio razonable.
    3) Yo no he dicho que Piketty haya refutado deliberadamente a Marx. He dicho que lo ha hecho, aunque sea sin pretenderlo y sin saberlo.

  25. Si para una empresa individual claro que es así. Si el PER (precio acción) aumenta más que los beneficios/acción está claro que hay un componente especulativo. Eso es por definición.
    Pero cual es el PER de una economía o solo vamos a tener en cuenta las empresas que cotizan en bolsa?
    De todas maneras encantado de que me de los datos tendenciales del PER y beneficio/acción. Pero no se olvide de que hablamos de tendencia
    Hombre usted dice que Piketty destroza a Marx (y no faltaba más viniendo de un austriaco a Keynes también) y yo le repito que el capital de Piketty nada tiene que ver con el concepto de capital de Marx.

  26. Sobre Marx,¿qué opina de esto: http://alvaroromaniega.wordpress.com/2014/03/30/analisis-teorico-de-la-teoria-marxista-del-valor/ ? Sobre todo los epígrafes 3 y 4. Es un intento de formalizar a un lenguaje más típico de las matemáticas o la física teórica (o del algunos textos económicos, como el de Mas-Colell) algunas proposiciones austriacas para después analizar la demostración de la teoría del valor-trabajo que aparece en el Capital (y otras dos más en el resto de epígrafes) y encontrar sus principales errores. Si tiene un rato libre en algún momento NO necesariamente cercano, podría comentarme su opinión.
    Un saludo.

  27. Mi buen Juan, creo que se le ha olvidado estudiar el capitulo siguiente sobre la caída tendencial de la tasa de ganancia,
    he escuchado que usted es un gran teórico entre otras cosas, ahí se explica como el capitalismo ha seguido funcionando, no hay gran ciencia en decir que alguien refuto a Marx, si solo leyó unas cuantas paginas del Capital.

  28. Marx

    Lo que quiere dar a entender en el artículo es que Piketty, destrozo a Marx y Keynes sin darse ni cuenta a pesar de que en el fondo los idolatra seguramente. Y eso es lo gracioso :D

    Marx se refutó el mismo con sus ‘contradicciones’ ya antes del Volúmen III. Ahora solo falta sacarlo a la luz para que lo sepa todo el mundo.

    La base filosófica, el porqué y el fin del trabajo es la ‘PRODUCTividad’.
    El hecho de que el trabajo de alguien parezca más fácil NO implica que merezca menos recompensa, porque si no se produce nada, el trabajo NO sirve para nada más que perder el tiempo.
    Alguien puede estar en un despacho y hacer 2 llamadas y ser más productivo que alguien que esté picando piedra 24 hrs. en una mina.
    Esto es lo que tiene que entender todo el mundo ya de una vez, conceptos como: ‘eficiencia’, ‘productividad’…

    Y lo peor es que su filosofía de chichinabo a lo ‘calvinista’ ha provocado que la mayoría de las personas quieran ‘vivir para trabajar, en lugar de trabajar para vivir’. Y que decir sobre lo de basar su ‘autorealización’ en eso…
    Lo ‘virtuoso’ NO es trabajar más que nadie (eso es perder tu vida y quizás parecer tonto), sino ser mejor trabajando que nadie (especialista en lo que haces).
    Y hacer el ridículo durante tantas décadas por no entender eso, es de vergüenza ajena la verdad.

  29. Astarita: “Pues bien, Rothbard afirma que, según Marx, en la sociedad capitalista los precios son proporcionales a los tiempos de trabajo empleados en la producción. Sin embargo, Marx dice explícitamente que no son proporcionales.”

    Rothbard dice(pag. 414): “Bohm-Bawerk, in sum, posed the grave inner contradiction of Marxian theory plainly and starkly: Marx claimed that goods exchanged on the market in proportion to the quantities of labour embodied in them (i.e., that their values are determined by the quantity of labour-hours needed to produce them)…”

    Marx: “The values of commodities are DIRECTLY AS the times of labour employed in their production, and are inversely as the productive powers of the labour employed.

    http://www.marxists.org/archive/marx/works/1865/value-price-profit/ch02.htm#c9

    Que significa “directly as”? Cualquiera que sepa matemática sabe que es “variación directa” (direct variation): We say that a quantity a varies directly as a quantity b, if, when b changes, a changes in the same ratio.

    Ergo, Marx dice que el valor es proporcional al trabajo empleado. Que Rothbard use un sinónimo NO implica tergiversar a Marx.

    Valor es una forma asumida por el precio, una expresion del precio (para Marx):

    Marx: “Having till now only spoken of value, I shall add a few words about price, which is a peculiar form assumed by value. Price, taken by itself, is nothing but the monetary expression of value. The values of all commodities of the country, for example, are expressed in gold prices…”

    Ahí va de nuevo:

    Rothbard: “i.e., that their values are determined by the quantity of labour-hours needed to produce them.”

    Marx: “The values of commodities are DIRECTLY AS the times of labour employed in their production…”

    No hay nada absolutamente mal en lo que dice Rothbard. La “crítica” de Astarita es pésima.

  30. Veo que Carlx sigue, a pesar de los numerosos errores que fueron remarcados a lo largo del tiempo sobre Astarita, copiando links para que leamos a su mentor. Yo ya estoy verdaderamente cansado de leer a Astarita y ver como se le refuta una y otra vez. Ha demostrado más de una vez, no haber entendido ni siquiera la formación de precios en base a la teoría subjetiva del valor. A estas alturas he leído más a Astarita que a Marx. Creo que es momento Carlx de dejar de defender lo indefendible.

  31. Guillermo Sanchez

    Otro que confunde valor y precio, cosa que Marx no hacía por supuesto.

    Leete bien otra vez lo que escribiste anda…, para Marx el valor mercantil de un bien o servicio es el tiempo de trabajo socialmente necesario en producirlo.

    El precio es otra cosa, tanto el de producción como el de mercado.

    Las críticas austriacas al marxismo son pésimas.

  32. Pero bueno, ya sabéis, si creéis que tenéis criticas potentes al marxismo en la página de Astarita, en esos artículos marxismo vs escuela austriaca podéis hacerlas.

    Yo hace tiempo que paso de discutir sobre estos temas con gente que no conoce nada del marxismo, prefiero dedicar ese tiempo a aprender mas sobre el mismo, la única teoría económica que explica los precios sin recurrir a psicologismos indemostrables

  33. Carlx, no me apetece rebuscar. Reconozco que me leí a Marx con 14 años casi completo, pero que luego solo releí algunas partes. No me acabó de convencer, pese a que estaba totalmente abierto a algo que me explicara el mundo después de haber reconocido ser ateo en pleno colegio de curas. El vacío lo llenaron Bakunin y Kropotkin, hasta que el mundo me volvió a parecer inexplicable.

    A lo que voy, que me pierdo con autobiografías: ¿qué es valor? No pregunto cómo se calcula, sino la definición marxista. ¿Es la mejora que produce al usuario del bien? ¿Me quedo corto? ¿Debe introducirse el conjunto de la sociedad?