Hayek no defendió la renta básica universal

Circula por internet y por ciertos foros intelectuales la idea de que el economista liberal Friedrich Hayek abrazó la defensa de una renta básica universal para la ciudadanía, idea que hoy constituye uno de los principales arietes de quienes desean multiplicar el tamaño del Estado. Sin embargo, como voy a probar en este artículo, Hayek jamás defendió una renta básica universal, sino lo que podríamos denominar una renta subsidiaria de subsistencia. Y aunque ambas prestaciones suelan confundirse son radicalmente distintas.

La renta básica universal es proporcionada por el Estado a todos los ciudadanos de manera incondicional. Es una renta que se paga a los más pobres y a los más ricos, a quienes trabajan y a quienes no lo hacen, a quienes podrían trabajar y a quienes se niegan a hacerlo. Como explica su defensor más conocido dentro de España, Daniel Raventós:

La definición de la renta básica es clara y sencilla: es un ingreso pagado por el Estado a cada miembro de pleno derecho de la sociedad incluso si no quiere trabajar de forma remunerada, sin tomar en consideración si es rico o pobre; o, dicho de otra forma, independientemente de cuáles puedan ser las otras posibles fuentes de renta, y sin importar con quién conviva.

Asimismo, el que probablemente sea su principal proponente mundial, Philippe van Parijs, la describe de este modo:

 Una renta básica es una renta abonada por la comunidad política a todos sus miembros individuales, con independencia de su situación económica o de su predisposición a trabajar.

Por el contrario, una renta subsidiaria de subsistencia, como la que defendía Hayek, es una renta que el Estado proporciona a aquellos que no pueden prosperar por sí mismos en un mercado libre y que, además, sólo es provista de manera subsidiaria al apoyo que puedan prestar otras organizaciones sociales de carácter voluntario. Por consiguiente, la idea de Hayek se aproxima más a la de un seguro universal de subsistencia: garantizar a todos los ciudadanos que si, debido a circunstancias ajenas a su voluntad, son incapaces de generar la suficiente riqueza como para subsistir en el marco de un mercado libre, el Estado se la proporcionará de manera subsidiaria. No es, pues, una renta ni universal (sólo los más desfavorecidos la cobran) ni incondicional (quienes, pudiendo trabajar prefieren no trabajar, no la cobran). Una detenida lectura de la obra hayekiana permitir cerciorarnos de ello.

La primera vez que Hayek defiende la garantía de un ingreso mínimo para todos es en Camino de servidumbre (1944). En el que fuera su primer libro de filosofía política, Hayek afirma:

No hay duda de que podemos garantizar a todo el mundo un mínimo de comida, de cobijo o de vestimenta que sea suficiente para preservar su salud y su capacidad para trabajar. De hecho, para una considerable parte de la población de este país, esa seguridad ya hace tiempo que ha sido lograda.

Es verdad que Hayek no es del todo claro en esta primera obra, pero fijémonos en que no habla de proveer una renta universal, sino de garantizarla a modo de seguro general. Es más, en las siguientes páginas llega a defender que la mejor manera de proporcionar esa renta es convirtiéndola en contrapartida del servicio militar:

La mejor manera de que el Estado proporcione ciertas oportunidades y una renta mínima para todos podría ser el servicio militar voluntario.

Mucho más diáfano fue en Los fundamentos de la libertad (1960). Allí diferenciaba taxativamente entre la provisión de una renta mínima para quienes son incapaces de prosperar por sí mismos y la provisión de una renta universal costeada mediante el expolio de los más ricos:

Existe una gran diferencia entre la provisión de una renta para todos aquellos que no pueden subsistir a partir de los ingresos que obtienen dentro de un mercado que funciona correctamente y una redistribución conducente a proporcionar una remuneración justa: es decir, entre una redistribución donde la gran mayoría de ciudadanos acepta ayudar a aquellos incapaces de salir adelante y una redistribución donde la mayoría expolia a la minoría por el simple hecho de que esta tiene más riqueza.

Es más, Hayek propugnaba explícitamente limitar la percepción de esta renta a aquellos que demostraran necesitarla:

Garantizar una renta mínima para todos aquellos que se hallen en dificultades presupone que ese mínimo únicamente se proporciona a quienes prueben necesitarlo (…) La crítica absolutamente irracional a esta condicionalidad es que todos deben recibir asistencia con independencia de su situación de necesidad para evitar que nadie se sienta inferior a nadie (…) Pero no existe ningún principio de justicia que, en el marco de una sociedad libre, confiera un derecho no disuasivo y no discrecional a una ayuda independiente de la necesidad.

Por si quedaran dudas, volvió a insistir en este punto en el tercer volumen de Derecho, legislación y libertad (1979):

Se trata del problema de quienes, por varias razones, no pueden ganarse la vida en una economía de mercado, como los enfermos, los ancianos, impedidos físicos o mentales, viudas y huérfanos, es decir, aquellos que sufren condiciones adversas, que pueden afectar a cualquiera y contra las que muchos no son capaces de precaverse por sí solos, pero a los que una sociedad que haya alcanzado cierto grado de bienestar puede permitirse ayudar. Asegurar a todos una renta mínima, o un nivel por debajo del cual nadie descienda cuando no puede proveerse por sí mismo, no sólo es una protección absolutamente legítima contra riesgos comunes a todos, sino una tarea necesaria de la Gran Sociedad donde el individuo no puede apoyarse en los miembros del pequeño grupo específico en el que ha nacido.

De nuevo observamos que Hayek defiende una renta tasada a ciertos grupos sociales desamparados y bajo la condición de que sean incapaces de prosperar por sí solos.

Hayek defendía una especie de seguro social universal de última instancia. Esta misma idea aparece recogida en su diálogo autobiográfico Hayek sobre Hayek (1994), donde mantiene la siguiente conversación con sus entrevistadores:

–Mr. Krueger: ¿Qué piensa usted de un mínimo garantizado de alimento, vestido y cobijo? ¿Viola eso su concepción de planificación legítima?
–Mr. Hayek: ¿Qué entiende usted por un “mínimo garantizado”? Siempre he dicho que estoy a favor de un ingreso mínimo por persona.

–Mr. Merriam: Lo dice en su libro, cierto. Pero ¿qué quiere decir con ello?
–Mr. Hayek: Lo volveré a expresar a mi modo. Se trataría de garantizar un ingreso mínimo al que cualquiera pudiera recurrir. Es algo de lo que ya disfrutan ustedes en gran medida con el seguro de desempleo.

Es decir, Hayek quiere asegurar que nadie se quede descolgado dentro de un mercado libre y para ello plantea establecer algo parecido al seguro de desempleo: a saber, rentas mínimas de inserción para quienes pueden trabajar o pensiones no contributivas para quienes no pueden hacerlo. Yo mismo, en mi libro Una revolución liberal para España, propongo esta renta subsidiaria de subsistencia para aquellas personas incapaces de generar valor en el marco de un mercado libre (una prestación que, como mucho, acarrearía un coste de entre el 2 y el 3% del PIB y que debería ir de la mano de la privatización de todo el Estado de Bienestar).

En todo caso, lo que sí debería quedar claro es que Hayek jamás defendió el pago estatal de una renta básica universal e incondicional: sólo aquellas personas incapaces de prosperar por sí mismas en el marco de un mercado libre deberían recibirla. Insisto lo de “en el marco de un mercado libre”: Hayek tampoco propugnó esta renta para paliar las consecuencias del desempleo generado por las hiperregulaciones laborales y por la sangrante fiscalidad estatal. Lo contrario sería absurdo: si el Estado nos impide trabajar, lo lógico es que nos permita trabajar, no que nos entregue un subsidio. Primero liberalizar y bajar tributos; luego, si quedan personas inempleables, renta subsidiaria.

El economista austriaco, en suma, era muy consciente de que una renta básica universal destruiría los fundamentos de la cooperación social extensa, por cuanto permitiría disociar producción y renta; esto es, permitiría que la renta proporcionada por la sociedad a cada agente económico se independizase de la contribución de ese agente económico a la generación de esa renta. Y no olvidemos que, en The Origins and Effects of our Morals (1983), Hayek calificó la idea de John Stuart Mill de que, en efecto, era posible separar distribución de renta y producción de renta con estas muy duras palabras:

Se trata de una estupidez verdaderamente increíble, que muestra un desconocimiento absoluto de la función crucial que desempeñan los precios.

Así que, por favor, dejen de asociar el nombre del sensato economista Friedrich Hayek con la poco sensata defensa de una renta básica universal.

También te puede gustar

18 comments

  1. Me gustaría puntualizar alguna cosilla que he escrito recientemente.

    Cuando digo que los parados españoles no pasan hambre y no viven en la calle, creo que se entiende que me refiero a la gran mayoría. Evidentemente, habrá gente que lo esté pasando realmente mal, pero, por desgracia para ellos, no importan porque son pocos.

    Mucha gente cree que el paro es un problema de los últimos 5 ó 6 años. Desde que reventó la burbuja. Pero no es verdad. Aquí ya tuvimos una crisis de empleo en los años 80, que tocó techo con una tasa del 24% a mediados de los 90. De hecho, se salió en falso de aquella crisis de empleo con la burbuja. Ahora, las consecuencias de aquello están llegando a más gente que los directamente damnificados.

    __

    Yo viví aquella época, porque pertenezco a eso que ahora llaman la Generación EGB. Hablabas con tus padres y te decían: aún sois muy jóvenes, no seáis impacientes, que ya os llegará; y, aún peor, hablabas con tus propios amigos y te decían: ya escampará, al final tendrán que darnos trabajo, que alguien tendrá que pagar las pensiones.

    ¡Madre mía! Éramos una generación de borregos, balando felices camino del matadero. De aquellos, la mitad fuimos tirando, pero la otra mitad nunca acabó de entrar en el sistema y, ahora, son la piedra en el estanque de la que mana todo mal. De ellos salen un montón de “multiplicadores” (je je) de miseria.

    Por ejemplo: el padre que por aquellas tenía 50 años, ahora tiene 70, y se encuentra con que su hijo de 40 está viviendo en un apartamento con 1000€ pelados al mes y no se puede hacer cargo de él. Ni tiene sitio, ni dinero, ni tiempo. Y ahora está enfadado.

    La chica que ahora tiene 40 y empieza a ver que, efectivamente, se va a quedar sin ser madre. También está enfadada.

    El chaval que ahora tiene 20 años ya ha visto que se puede quedar fuera, porque ha escarmentado en cabeza ajena. Ya ha visto con sus propios ojos a ese tío (el hermano de su madre) que vive con los abuelos. O el vecino del sexto… Y la del tercero… Y el del primero… Y la del quinto… Y no quiere ser como ellos. También está enfadado.

    Y el padre de este chaval: el padre que tiene 50 ya ha visto que sus hijos de 20 pueden ser de esos que no se van de casa nunca. O que él puede convertirse en ese viejo de 70 del que sus hijos no quieren o no pueden ocuparse.

    Ahora están convergiendo todos los daños colaterales del régimen. Los que nunca se quisieron reconocer. En cualquier país normal, en cuanto se acercan al 7 u 8% de paro se preocupan y toman medidas extraordinarias. Aquí jugamos al avestruz y decimos que es mentira.

    __

    Y ahora quiero acabar con la Paguita-Podemos.

    El otro día me viene un amigo, quejándose de que un señor del trabajo –uno ya mayor- le decía que le parecía bien la Paguita-Podemos. Y mi amigo no lo entendía, y, como buen español, en vez de preguntarle por qué, se calló y luego vino a llorarme a mí lo que no se atrevió a decirle a él: que si no se da cuenta de que la Paguita-Podemos la va a pagar con sus impuestos… que si esto… que si lo otro…

    Yo le dije que –sin más datos- me parece lógico que ese señor defienda la Paguita-Podemos. Y mi amigo ya rabiaba: “pero ¿no eres tú el liberal?”.

    A ver: ese señor “mayor”, supongamos que de 50 años, tendrá un hijo de 20. Estará viendo que el niño no se va a ir de casa nunca, así que la Paguita-Podemos ya se la va a pagar él. Echará cuentas y verá que mantener al niño ya le cuesta esos 500 ó 600€ mensuales: comida… agua… teléfono… ropa… la paga del sábado… dentista…

    Pensará que, si le suben los impuestos 300€, pero se ahorra los 600 de la manutención del niño… aún sale ganando.

    ¿La juventud no era una inversión? Pues a los que el activo-niño se les ha devaluado, les parece bien hacer una cosa muy de moda, que es socializar las pérdidas. ¡Hale! ¡A pagar los niños entre todos! ¿Acaso no lo hacen los banqueros?

    Ji ji.

    __

    Repito: los parados españoles no mendigan, no pasan hambre, no visten harapos. Los parados españoles viven son sus padres, con un hermano o con su pareja.
    Este sábado éramos 5 amigos en una terraza “cafeteando” después de comer. Tres trabajamos, dos no. El que pasó por delante y nos vio no sabe quién es quién. Eso sí: todos pueden votar.

    El problema del paro ya no es un problema individual: ya es una plaga que afecta directamente a media sociedad. Por eso el voto antisistema es transversal y no solo una cosa de veinteañeros enfadaditos porque no tienen trabajo.

  2. Quiero re-puntualizarme.
    Escribí esto:
    “Evidentemente, habrá gente que lo esté pasando realmente mal, pero, por desgracia para ellos, no importan porque son pocos”.

    Creo que se entiende que es un comentario cínico, pero mejor lo aclaro, por si acaso…

    Yo, de pequeñito era liberal. Ahora creo que he evolucionado hacia el cinismo. Por eso, a veces se me escapan cosas que pueden doler a quien las tome literalmente.

    ¡Y sí! Creo que es una evolución (je je).

    ¿Veis? Otro comentario cínico…

  3. @aversiahora
    Te felicito. Siempre me han parecido muy interesantes tus comentarios. Podrías tener tu propio blog.

  4. @don Juan Ramon,

    como casa una renta subsidiaria hayekiana con el principio anti moral y ético del concepto impuesto? no termino de entender donde están las fronteras entre

    1. Estados que recaudan los impuestos expropiando producción sin el consentimiento del ciudadano, sin oportunidad de negociación, a través del monopolio a la violencia del estado, para aportar un presupuesto para la renta subsidiaria,

    2. Gobiernos que permiten a sus ciudadanos negociar voluntariamente su participación con la comunidad a la hora de su aportación a la renta subsidiaria.

    es decir, donde esta la frontera donde esta justificado un Estado recaudando impuestos para unos determinados servicios (renta subsidiaria hayekiana), y un Gobierno permitiendo que sean los ciudadanos quienes aporten a esa misma renta subsidiaria. Lo mismo para multitud de unas provisiones publicas determinadas, como ejercito, sistema judicial, etc. vs otro tipo de provisiones publicas, como educación por citar un ejemplo.

    Me he leido su libro, pero este concepto no me terminó de quedar claro. Es una frontera de provisión publico-privada difusa. Todos aquí tenemos una aproximación de frontera similar, pero no termina de ser científica o cuantificable. Como se justifica que la violencia es necesaria para financiar ejercito o renta subsidiaria para quienes su productividad es cero, y no es moral para financiar educación publica.

    Es uno de los últimos eslabones que me quedan para cerrar el concepto filosófico.

    abrazo

  5. Lo que en el fondo planteas es la necesidad de eliminar el Estado. Es una cuestión interesante, pero habría que estudiar profundamente su viabilidad. Mientras siga habiendo Estado, éste deberá ocuparse de las mínimas tareas que no puedan prestarse a través de medios voluntarios. La asistencia social muy probablemente puede prestarse de manera íntegra por medios voluntarios; pero en caso de que no fuera posible, el Estado podría tener un papel subsidiario.

  6. @kahuna

    “Como se justifica que la violencia es necesaria para financiar ejercito o renta subsidiaria para quienes su productividad es cero, y no es moral para financiar educación publica.”

    Jajaja. Ahí está el problema: que NO se justifica. Por eso se suele decir que un minarquista tarda de media unos 6 meses en reconciliar esa contradicción y pasarse al “lado oscuro”.

  7. @samuelgallop,

    entonces que propones para establecer las condiciones mínimas para la creación de un gobierno? no existe mercado sin un gobierno que establezca un marco de convivencia donde se respete y garantice, por ejemplo, la propiedad privada, se exijan compensaciones ante externalidades negativas de la propiedad comunitaria, o se defienda de ocupaciones extranjeras mediante un ejercito, por citar ejemplos simples y fáciles de entender. Por que en estos casos se requiere de impuestos (o incluso en lenguaje hayekiano, una renta subsidiaria para quienes su productividad no alcanza para sobrevivir financiada con impuestos).

    saludos

  8. @don Juan Ramon,

    mi duda es que sueles responder cuando alguien te pregunta como se compatibiliza el que los impuestos sean anti liberales (no son voluntarios obviamente), y que para la creación de un mercado, se requieran una serie de elementos mínimos, un marco y estructura que permita su desarrollo: por ejemplo, justicia y paz, elementos ya nombrados por Adam Smith, y que requieren de financiación estable para ello. Es que cuando uno debate, tiene elementos para poder justificar por que la provisión de muchos servicios ya se pueden realizar mediante el sector privado, pero al final siempre se llega al callejón de la contradicción entre impuestos (anti liberal) y la necesidad de financiación para la creación de un mercado, gobierno y democracia.

    abrazo

  9. @kahuna,

    Recomendaría encarecidamente leer el libro de J.Michael Oliver “The New Libertarianism: Anarcho-Capitalism”

    donde se explica precisamente eso: cómo resulta un error argumentar que la existencia de un mercado libre presupone la existencia de un marco legal que SOLAMENTE un gobierno podría aportar.

    Un mercado libre requiere leyes objetivas pero es precisamente la existencia de un grupo de personas con el poder de comportarse como criminales sin ser considerados como tales ( gobierno ) la mayor amenaza contra ese necesario marco legal que debe surgir siempre de la sociedad civil y nunca por imposición de una casta parasitaria que por definición usará sus prerrogativas en su propio privilegio.

    El problema es el de siempre….

    Los seres humanos tenemos poca paciencia. Sabemos que el uso de la fuerza contra nuestros semejantes parece el camino más corto y directo para “arreglar” determinado problema o carencia que detectamos. También intuimos que esto de usar la fuerza trae problemas pero preferimos mirar hacia otro lado y ocuparnos de esos efectos colaterales después. Es un craso error.

    Si me gusta una mujer, quizá el camino más corto para obtener sus favores sea darle un golpe en la cabeza y meterla en el maletero del coche, aunque eso no vaya a granjearme su afecto y a largo plazo invalide toda posibilidad de una relación estable.

    Si veo una situación donde un tipo goza de cierta opulencia mientras que otro a su lado no puede cubrir sus necesidades, quizás sienta la urgencia de robar al rico para darle al pobre… Todo arreglado ! Aunque eso derive en descomposición social y el colapso del tejido productivo. Ya nos preocuparemos por eso mañana, verdad ?

    Etc…

    Pues eso. Es absolutamente falaz decir que “el Estado, éste deberá ocuparse de las mínimas tareas que no puedan prestarse a través de medios voluntarios.”

    Tareas que no puedan prestarse por medios voluntarios ???? Que yo sepa el uso de la fuerza solo está indicado para defenderse de una agresión o amenaza de agresión previa, y en ningún caso para proporcionar bienes y servicios. A no ser que no tengamos paciencia y queramos “arreglar” las carencias a golpes… En ese caso entramos en la eterna ( e imposible de resolver ) discusión sobre cuánta fuerza, por quién, en qué casos, cuándo sí, cuándo no, etc… Es decir: qué grado de socialismo queremos o podemos asumir. O en palabras más gruesas: cuánta puntica es aceptable antes de considerarlo violación.

    A mi en ese debate no me vas a ver.

  10. “donde se explica precisamente eso: cómo resulta un error argumentar que la existencia de un mercado libre presupone la existencia de un marco legal que SOLAMENTE un gobierno podría aportar”.

    Bueno a lo mejor en el alegre mundo de la piruleta tiene usted alguna experiencia histórica de un capitalismo sin Estado (tan alejados en su teoría pero tan amorosamente maridados en la práctica)

    “Un mercado libre requiere leyes objetivas pero es precisamente la existencia de un grupo de personas con el poder de comportarse como criminales sin ser considerados como tales ( gobierno ) la mayor amenaza contra ese necesario marco legal que debe surgir siempre de la sociedad civil y nunca por imposición de una casta parasitaria que por definición usará sus prerrogativas en su propio privilegio.”

    Y que son criminales (en todos caso) lo dice usted por abstracción objetiva sacada del conocimiento de nuestra naturaleza más intrínseca, ¿no? Si es que te tiés que reir.

    “Los seres humanos tenemos poca paciencia. Sabemos que el uso de la fuerza contra nuestros semejantes parece el camino más corto y directo para “arreglar” determinado problema o carencia que detectamos. También intuimos que esto de usar la fuerza trae problemas pero preferimos mirar hacia otro lado y ocuparnos de esos efectos colaterales después. Es un craso error.”

    Efectivamente, los Estados donde impera el capitalismo utilizan la fuerza (y cómo) para mantener el régimen de propiedad existente, y si sale elegido un partido que pretende cambiar el régimen de propiedad existente suele venir un milico a dar un golpe de Estado. Es que las presonas somos mu malas.

    “Si me gusta una mujer, quizá el camino más corto para obtener sus favores sea darle un golpe en la cabeza y meterla en el maletero del coche, aunque eso no vaya a granjearme su afecto y a largo plazo invalide toda posibilidad de una relación estable.”

    ¡El partidario de otro sistema político o económico es equiparable al violador! Profunda reflexión pardiez.

    “Si veo una situación donde un tipo goza de cierta opulencia mientras que otro a su lado no puede cubrir sus necesidades, quizás sienta la urgencia de robar al rico para darle al pobre… Todo arreglado ! Aunque eso derive en descomposición social y el colapso del tejido productivo. Ya nos preocuparemos por eso mañana, verdad ?”

    Es verdad, y como los impuestos son un robo, en Noruega y Suecia y Finlandia, que los tienen altos, se ha llegado a la descomposición social y al colapso del tejido productivo. En cambio hay países con impuestos más bajos y un ¡heroico! fraude fiscal desatado donde la mayoría de la población está en la pobreza o cobrando su “productividad marginal” (lol) que suelen ser cuatro duros.

    Y si no se ha llegado es a pesar de ello, que si no ya estarían colonizando Alfa de Centauro.

    “Pues eso. Es absolutamente falaz decir que “el Estado, éste deberá ocuparse de las mínimas tareas que no puedan prestarse a través de medios voluntarios.”

    Robocop, tatatata. Pero si yo estoy de acuerdo con usted. Quiten, quiten el Estado Capitalista, ya verán lo que duran los derechos inalienables aceptados por todos, lamentablemente los que mandan son más espabilaos que los anarcocapitalistas y saben que es mejor concentrar y no dispersar y que hacen falta ejércitos y porras. Pero de verdad, les deseo suerte.

    “Tareas que no puedan prestarse por medios voluntarios ???? Que yo sepa el uso de la fuerza solo está indicado para defenderse de una agresión o amenaza de agresión previa, y en ningún caso para proporcionar bienes y servicios. A no ser que no tengamos paciencia y queramos “arreglar” las carencias a golpes… En ese caso entramos en la eterna ( e imposible de resolver ) discusión sobre cuánta fuerza, por quién, en qué casos, cuándo sí, cuándo no, etc… Es decir: qué grado de socialismo queremos o podemos asumir. O en palabras más gruesas: cuánta puntica es aceptable antes de considerarlo violación.”

    Si me roban y no tengo para pagar a una agencia privada de defensa y justicia me jodo, si tengo sí. La puntita y nada más Don Juan.

  11. Bonus track, le pego una crítica libertaria (anarquista vamos, que han usurpado el término) al capitalismo, ya que la de Cleef ya la había leído. Y en esta se ataca el rollo Rothbardiano de tratar (sin éxito) de sustituir que “diosecito lo dijo” por un supuesto análisis “racional” de la (lol) “natuaraleza humana”.

    El Mito del Derecho Natural

    El Derecho natural y los derechos Naturales relacionados desempeñan un papel importante en la ideología capitalista libertaria. No están solos al sostener que su ideología particular es conforme con las leyes de la naturaleza. También lo decía (entre otros) Hitler. Como innumerables demagogos, fanáticos religiosos y otros filósofos. Sin embargo, les gusta decir que sólo SU ley natural es la “verdadera” que todas las demás son imposiciones subjetivas. Igual que hacen los otros.

    Ignoraremos esas afirmaciones (no son argumentos) y nos centraremos en explicar porqué la ley natural (en sus distintas formas) es un mito. Y además haremos ver sus implicaciones autoritarias.

    En primer lugar Murray Rothbard sostiene que la teoría del Derecho Natural se funda en el entendimiento de que cada entidad tiene propiedades distintas y específicas, una naturaleza distinta que puede ser investigada por la razón humana. Para decirlo bruscamente, esta forma de análisis (por decir algo) se originó con Aristóteles y la ciencia no la ha empleado en 200 años.

    La ciencia investiga usando el método empírico, elaborando teorías que den cuenta de los hechos de la experiencia. Rothbard se inventa definiciones (naturalezas distintas) y luego saca conclusiones de ellas. Dicho método lo empleaba la Iglesia medieval y no tiene nada que ver con el método científico.

    Después de definir ciertas “naturalezas” Rothbard empieza deduciendo “leyes y derechos naturales de las mismas”. Sin embargo deben ser unas leyes muy extrañas, pues pueden ser violadas en la naturaleza. Las leyes naturales (como la ley de la gravedad) “no pueden” ser “conculcadas” y no hace falta hacerlas cumplir. Las “leyes naturales” el libertario te quiere imponer no poseen esos poderes. Tienen que hacerse cumplir por medio de los seres humanos y de las instituciones que crean. Por lo tanto las “Leyes Naturales” tienen más afinidad con las leyes morales o legales. ¿Así que, por qué los libertarios usan esa terminología?

    Pues muy fácil, porque eso les permite elevar sus opiniones, dogmas y prejuicios a una suerte de nivel metafísico donde a nadie se le ocurriría criticarles, ni siquiera pensarlo. La Ley Natural ha reemplazado a la Divina. En el primer caso le da al cura poder sobre los creyentes. En el segundo al ideólogo sobre la gente que quiere gobernar.

    ¿Cómo va a ir uno contra la “ley natural”. Imposible. ¿Cómo vas a argumentar contra la gravedad? Así que si la propiedad privada se eleva a ese nivel, ¿cómo la vas a cuestionar?

    Ayn Rand decía que la existencia de terratenientes y patronos estaba en las “leyes naturales”.

    No son similares. Las primeras son relaciones sociales que tienen que hacerse cumplir por el Estado, las “leyes naturales” como la gravedad, la necesidad de alimentarse, etc) son hechos que no hace falta hacer cumplir. El uso de la “Ley Natural” es una tentativa de detener la reflexión, de constreñir el análisis, de expulsar ciertos elementos de la sociedad fuera de la agenda política confiriéndoles una cualidad divina y eterna.

    Y por supuesto, para apoyar el “Derecho Natural” los cultistas tienen que ignorer la realidad. Rand dice que “la fuente de los derechos de un hombre es la ley de identidad A es A y el hombre es el hombre”. Pero Rand, (como Rothbard) define el Hombre como “una entidad de una clase específica, un ser racional”. Por lo tanto no puede dar cuenta del comportamiento humano irracional (como el que viola las leyes naturales) que también son producto de nuestra “naturaleza”. Decir que no son humanos es decir que A no es A, o sea negar la ley de identidad. Su ideología es falsa incluso en sus propios términos.

    AQUI HE LOLEADO COMO UN CABRONAZO.

    Pero la ley natural aporta protección para que los derecho individuales no sean violados por el Estado. Los que están en contra de la ley natural desean que el Estado gobierne todo. .
    La segunda parte es un común ataque libertariano. En vez de enfrentarse a las cuestiones planteadas te acusan de ser “totalitario” (o estatista, si quieren que sea menos siniestro)
    La Ley Natural nunca ha impedido que el Estado viole los derechos de los individuos. Sirven tanto como un cortafuegos de chocolate. Si los “derechos naturales” te protegieran del poder del Estado, los nazis no hubieran podido asesinar seis millones de judíos.

    Lo único que impide que el estado ataque a los individuos es el poder social e individual, la capacidad y el deseo de protegerte a ti mismo y a todo lo que consideras justo y bueno. Como dijo el anarquista Rudolf Rocker, “los derechos políticos e individuales no existen porque estén escritos en un papel, sino cuando son un hábito consolidado del pueblo y cuando cualquier intento de restringirlos se enfrente con la violenta resistencia del pueblo…
    Uno es respetado por otros cuando sabe como defender su dignidad como ser humano… la gente debe todos los derechos políticos y los privilegios que disfrutamos, en mayor o menor medida, no a la buena voluntad de los gobiernos, sino a su propia fuerza”.

    Por supuesto, si no hay “derechos naturales” entonces el Estado no tiene “derecho” a privarte de tus derechos o asesinarte. Puedes oponerte al poder del Estado sin creer en el “Derecho Natural”.

    ¿Por qué es el “derecho natural” autoritario?

    Los derechos, lejos de ser fijos, son el producto de la evolución social, y de la acción humana, de sus reflexiones y emociones, y lo que es aceptable hoy puede no serlo en el futuro. La esclavitud africana fue considerada “natural” y de hecho John Locke, el “padre” de la teoría más acabada de los “derechos naturales” ganaba mucho dinero con la Trata. Se forró violando la ley natural. Muchos decían entonces que la esclavitud era una ley natural. Pocos lo dirían abiertamente ahora.

    El culto a la ley natural desea parar este proceso evolutivo y fijar la vida social en lo que ellos piensan que es bueno o correcto empleando unas razones que intentan elevar sus preferencias más allá de toda reflexión o crítica.

    Y esto niega la naturaleza fundamental de la libertad, la capacidad para pensar por uno mismo. Como decía Bakunin “la libertad del hombre consiste sólo en esto: que obedece las leyes naturales porque las ha reconocido como tales y no porque se le imponen externamente, por una voluntad ajena, divina o humana, colectiva o individual”.

    Argüir por la libertad y por una sociedad libre significa que cada individuo es único y que todos pueden contribuir en algo que nadie ha observado o pensado. Es esta interacción de los individuos lo que permite a los mismos, a la sociedad, a las costumbres y a los derechos evolucionar, cambiar y desarrollarse. La ley natural, como el Estado, trata de detener esta evolución. Reemplaza el verdadero individualismo con el frío dogmatismo colocando al individuo bajo otro Dios, destruyendo el pensamiento crítico con otro manual.

    Además, si las leyes naturales son producto de los humanos en tanto que humanos, deben ser aplicables a toda la humanidad. Por lo tanto el culto a la ley natural precisa ver un código moral dominar a la sociedad, y todos los demás deben ser “por definición” antinaturales.
    Y que el dogma de la ley natural sólo fuera inventado hace unos pocos cientos de años, en una parte del planeta, no parece que les importe mucho. Ni el hecho de que durante la inmensa mayoría de la existencia humana la gente ha vivido en sociedades que violaban casi todos los aspectos de la ley natural.

    Si la ley natural existe, entonces en todo el mundo se hubiera descubierto la verdadera ley hace muchísimo. En realidad aún se debate, porque tanto los fascistas como los “libertarianos” están apropiándose de las “leyes de la naturaleza” (o de la sociobiología)

    ¿Pero la ley natural fue descubierta, no inventada?

    Esto muestra verdaderamente la naturaleza religiosa del culto. Newton no descubrió la ley de la gravedad. Expuso una teoría que daba cuenta de los eventos físicos. Luego Einstein las actualizó, y así sucesivamente.

    Al contrario que la ley natural, las leyes científicas son productos del pensamiento humano y pueden actualizarse y cambiarse en tanto que se enriquece y madura nuestro conocimiento. La ley natural se gloria en su inmutabilidad, siendo descubierta hace cientos de años. No es para sorprenderse que los cultistas apoyen la sociobiología, situando sus leyes en la estructura genética de la humanidad. Como escribe Murray Bookchin la sociobiología es “sofocantemente rígida, no sólo evita la acción bajo la autocracia de un tirano genético sino que cierra la puerta a cualquier acción que no esté bioquímicamente definida por su propia configuración. Cuando la libertad no es nada más que el reconocimiento de la necesidad, reconocemos la tiranía de los genes sobre la mayor totalidad de la vida… cuando la sabiduría se convierte en dogma (y pocos movimientos son más dogmáticos que este) la libertad es al fin negada.

    La Ley Natural, lejos de apoyar la libertad individual, es una de sus mayores enemigos. Al situar los derechos individuales en la naturaleza del hombre crea una serie de DOGMAS inmutables.

    ¿Sabemos tanto de la humanidad como para dictar leyes naturales y universales, aplicables siempre?

    ¿No es eso una negación del pensamiento crítico como de la libertad individual?

  12. “La asistencia social muy probablemente puede prestarse de manera íntegra por medios voluntarios; pero en caso de que no fuera posible, el Estado podría tener un papel subsidiario.”

    Me parece que esa afirmación es muy, muy discutible, señor Rallo, la realidad es que antes de la implantación de las redes de seguridad del Estado las distintas caridades estaban desbordadas. Mucha gente que ha investigado sobre la historia de la pobreza en Estados unidos ha comprobado que no existían recursos suficientes. Y por otro lado, han solido ser las Iglesias y asociaciones similares, pero si miramos a la historia también, muchas veces han actuado de manera claramente discriminatoria en su “caridad” para con los no creyentes, o los que consideran “pecadores”.

    Y aquí tiene tres ejemplos actuales:

    http://www.huffingtonpost.com/2011/01/18/georgia-homeless-center-gays-lesbians_n_810609.html

    http://www.nytimes.com/2011/12/24/us/beliefs-salvation-army-hears-dissent-over-gay-views.html

    http://thehomelessguy.blogspot.com/2011/09/church-myth.html

    Por lo demás, que es una cuestión de principio. Si como dice Gallop o como se llame, por abstracción objetiva de la naturaleza humana cualquier forma de “agresión” contra los “derechos” (como y el resto de ancaps y liberales austriacos y demás los entienden, claro) entonces tanto da que el estado sea subsidiariamente un malvado ladrón agresor que generalmente. El principio de la (lol) “no agresión” sigue siendo vulnerado.

    Al menos los anarcopiradoscapitalistas son más coherentes y no defienden que haya que pagar impuestos para defender y sólo para defender el régimen de propiedad. Supongo que pensarán que ya tendrán dinero para pagar a sus ejércitos de camisas pardas cuando los trabajadores se pongan farrucos para mejorar sus condiciones de trabajo colectivamente y no haya un Estado que les de la ilusión de democracia y que ellos mandan, o les muela a hostias cuando se pasen de la raya protestando, por no hablar de condenarles a años de prisión (como ha pasado con el piquete que ha sido noticia estos días)

    Yo creo que se equivocan. Y por supuesto, las clases dominantes, los más ricos, y los que cortan el bacalao, que suelen ser más listos que los ancaps saben que se equivocan. El Estado es un medio imprescindible para la reproducción del sistema social existente. Lo que queda a los obreros dentro del Estado capitalista es luchar por concesiones y migajas, que ahora se quieren suprimir pasito a pasito.

    Pero será si nos dejamos, y mucho lamento decirles que va a ser que no.

    Ah, y las pistolas de polímeros señor Rallo, igual se las pueden imprimir unos que otros. Lo digo por uno de sus comentarios.

  13. pues esto de la renta basica universal,en adelante REBU,habria que consultarlo con la autoridad religiosa global,en adelante ARREBAL,y con los grupos feministas,en adelante grupos feministas,para llegar a un acuerdo multilateral de consenso en lo fundamental,es decir repartir la riqueza,pero ¡ojo! que la bicicleta es mia

  14. Perdón por interrumpir este debate tan interesante, pero es para agradecerle a Juan sus palabras. Si no, luego se me pasa.

    Muy amable, Juan. Aquí te envío 2 euros para que te tomes una cervecita a mi salud: click, click.

    ¿Cómo? ¿Que el hecho de que yo haga click en un teclado no crea dinero de la nada? ¡Jo! Pues el Banco Central lo hace… ¡Ay, quién hubiera nacido Banco Central…!

  15. Antonio,

    No es verdad que estuvieran desbordadas. Aquí alguna bibliografía:

    http://mises.org/journals/qjae/pdf/qjae4_4_6.pdf
    http://www.civitas.org.uk/pdf/cw17.pdf
    http://eprints.lse.ac.uk/27887/1/WP135.pdf

    Y eso que estamos hablando de una época donde los recursos que podían dedicarse a la asistencia social no eran muy elevados (los Estados tampoco podrían haberlo logrado sin depauperar exageradamente a la población). Hoy afluirían muchísimos más recursos.

  16. Quiero felicitar a Juan Ramon por la magnifica leccion que dio a (casi ) todos los asistentes a la tertulia del pasado sabado en la sexta. Puso de manifiesto la tremenda ignorancia de los politicos asistentes y que reducen los argumnetos a eslogans.

  17. Hola, soy ese amigo tuyo que tanto porculo te da por youtube.

    Te escribo para defirte que No trabajo. Es que no me gusta trabajar. Lo se, lo se, si todos fuerais como yo no existirían los Auddis A7, ni las pajitas con forma de sombrillita. Cosas que, sinceramente, me la sudan. En cambio dejarían de existir otra serie de cosas que odio como, por ejemplo, un bosque sin árboles, un río contaminado, el cáncer… En fin cosillas que dices…

    pero bueno, mi pregunta es ¿de quien COJONES es el planeta? ¿De quien son los árboles? ¿De quien es el oxígeno?

    Lo digo porque parece ser que aquí cada uno mira por lo suyo y le importa una mierda el planeta, la gente y la contaminación. Yo soy liberal fraccionista. Pienso que el mundo (las riquezas y materias primas) debería de dividirse entre todos los seres humanos. E aquí tu parte proporcional de agua, he aquí tu parte proporcional de aire, he aquí tu parte proporcional de árboles , de aluminio, de oro, de plata, de petróleo.

    Y ahora que cada uno haga lo que le salga de los huevos. ¿que tu quieres un Auddi A7, pues coges tu parte proporcional de oro, la vendes, tu parte proporcional de madera, y la talas y se la vendes a quien la quiera y con el dinero te compras lo que te salga de los huevo. El coche lo alimentas con tu parte proporcional de petróleo y en el tubo de escape le pones un preservativo y que se vaya inflando. Cuando este inflado paras el coche, te bajas, le hechas un nudo y sigues conduciendo, cuando llegues a tu casa, enchufas todos los globitos a una bombona y te pones la mascarilla.

    ¿Tu no querías conducir un coche?
    Pues ahora te tragas tu su humo.

    ¿Porque yo que soy un vago y no quiero trabajar y no quiero coche me tengo que tragar tu humo? Mira que ya se han demostrado que el 70% de los cánceres de pulmón están ocasionados por el humo de los coches, más concretamente del diésel ¿porque tengo yo que morirme de cáncer si no he contaminado?

    Joder macho, es que los vagos nos tragamos la mierda de todos los trabajadores pero después nos dicen que nos muramos de hambre por vagos.

    Otra cosa, resulta que si te vas de alquiler el casero te saca medio salario sin hacer ni el huevo con la escusa de que esa casa es suya y tu estas disfrutando de ella.

    Vale bien, pues si a mi me perteneciente, por poner (y proporcionalmente), yo que se, cien árboles. Macho, yo soy un vago que no quiere trabajar, pero esos árboles me pertenecen (por el simple hecho de ser un ciudadano del mundo). Oye, ¿porque el casero puede alquilar su propiedad privada pero yo no puedo alquilar mi parte proporcional de árboles?

    Podemos hacer una cosa, yo le doy permiso a un carpintero para que tale mis cien árboles, y a cambio la mitad de los muebles que fabrique pues para mi, para yo venderlos y poderme comprar un Auddi A7 y ya que me voy a morir de cáncer como todo el mundo por culpa del humo del diesel que por lo menos me muera con la tranquilidad de que yo como todo el mundo también disfrute conduciendo.

    Es curioso,los rentistas pueden rentar sus bienes, trabajan menos que los vagos, ganan más y encima son bien vistos. Pero los pobres, si recibimos una renta básica como compensación por haber cedido nuestra parte proporcional de recursos para que otros hagan uso de ella, entonces somos vagos, vagos y maleantes.

    Al final, sólo llegó a una conclusión, da igual el capitalismo, que el comunismo, que el fascismo que el ismo ismo ismo. Da igual moro que cristiano, alto que bajo, gordo que flaco, guapo que feo, listo que tonto, rico que pobre.

    Da igual, porque al final todo se reduce a una conclusión final: TONTO EL ULTIMO.

    Esto es como el juego del monopoly, si entras a jugar treinta turnos más tarde de comenzada la partida, salga el número que salga al tirar los dados, caigas en la casilla que caigas siempre te toca pagar porque todo esta ya pillado y adjudicado. Pero a ti nadie te paga porque no tienes nada. Maldices tu suerte al ver que no llegas a darle una vuelta al tablero y ya te han desplumado. Pero el resto de jugadores son buena gente. Así que imprimen otros dos millones y te dejan que empieces de nuevo. Pero vuelta a lo mismo,no das una vuelta y te han vuelto a desplumar. Al final acabas tomándola contigo mismo y martirizandote por lo tonto que eres. Mientras el resto de jugadores disfrutan de ver como caes y te levantas, porque cada vez que te levantas, alguien en nombre de la santísima caridad te vuelve a dar otros dos millones que acaban en las arcas del resto de jugadores. Tu cada día más endeudado y desquiciado y el resto cada vez más rico.

    Es entonces cuando comprendes que mientras más tarde nacieras peor es tu suerte. Más difícil montar una empresa. Más difícil emanciparse, más difícil encontrar trabajo, más titulación para un mismo puesto…. Quizás este hecho justifique porque el paro juvenil es el mayor y la desgracia juvenil la mayor.

    Señor Juan Ramón Rayo, a mi a veces me pasa. Resulta que en mi PC tengo XP, soy un tipo liberal así que tengo el cortafuegos deshabilitado y ningún antivirus regulador instalado, y, sinceramente, no es broma, el PC va más rápido y más mejor y más potente porque no tiene que alimentar a vagos en segundo plano. Pero ¿sabes que Juan Ramón Rayo? Yo formateo el equipo todas las semanas. Es la única manera de poder se un liberal sin que ningún troyano me reciente el equipo. Porque una vez que entra un troyano este va ocupando puertos vacíos hasta que llega un momento que no hay programa joven a recién instalar que tenga COJONES de poder instalarse de la mierda que tiene el sistema operativo.

    Pero no pasa nada, porque todas las semanas meto el CD de arranque del WindowsME, escribo FORMAT C: /U y proceso con un formateo incondicional que no veas como arranca a la casta del disco duro y lo deja todo limpio y perfecto para poder volver a poner en funcionamiento el liberalismo Microsoft de nuevo limpito y con igualdad de oportunidades, para que vengan a mi equipo a anidar nuevos troyanos pero también nuevos programas jóvenes en igualdad de condiciones.

    Señor Juan Ramón Rayo, ¿es quizás esta una de esas veces en que lo mejor es meter el CD de arranque de un sistema operativo anterior (no se, el nazismo o el comunismo) y proceder con un formateo incondicional? ¿Uno de esos buenos formatos de los que ya no deja meter este sistema operativo falsademocracia internacional moderno para volver a tener la economía limpita y que todos (viejos y jóvenes, altos y bajos, gordos y flacos….) volver a tener ese viejo capitalismo empezando todos de cero y siendo ahora justo?

    No se,preguntó, ¿va siendo hora de pegar un puñetazo en el tablero del monopoly para comenzar una nueva partida y que todos tengamos las mismas posibilidades?

    Mira que yo estoy ya preparado. Cual cree que me quedará mejor ¿la AK-47 rusa con la camiseta de Putin o la M-15 estadounidense con la camiseta de Obama?

    Otra solución sería dar una Renta Básica. Pero eso mejor no porque es de vagos. Oiga ¿que ametralladora llevaban los Nazis? Porque esto de la riqueza el reparto Hitler también lo vio como yo. Un iluminado desde luego, porque en aquellos entonces no existía la informática y el bichaco ese lo vio claro: AQUI NO QUEDEN SOLUCIONENSEN. LA UNICA SOLUCIONENSEN ES FORMATEARENSEN. HEIL FORMATEARENSEN. HEIL, HEIL ,HEIL.