Entrevista en Carne Cruda sobre el modelo de Estado (1:04:00)

También te puede gustar

5 comments

  1. Me parece fenomenal que JRR insista en diferenciar Sociedad de Estado. Porque el Mercado es una de las instituciones más sociales, mucho más social que el Estado. Y cuanto más contamine este al mercado, mas antisocial lo convierte.

    ¿Cómo es que mercado inmobiliario lo ponen de ejemplo de los valores liberales? ¿Acaso no es de los mas intervenidos por el Estado?
    ¿No lo es el Bancario? Especialmente las Cajas, trufadas de “agentes sociales” en sus cúpulas directivas.

    Va siendo hora de que los liberales le roben el lenguaje a los políticos “socialistas” pues estos son los que realmente atentan contra aquello que proponen y solo aquellos consiguen: solidaridad, justicia social, eliminación de la pobreza, apoyo a los desfavorecidos, progresismo…El único valor al que se aproximan, aunque lo defiendan, es la igualdad: liman diferencias perjudicando a la mayoría.

    Y acusan “la competencia” como algo ajeno a sus valores y al beneficio social. ¿La competencia divide y separa?…

    Todo político puja por subirse a la estructura estatal (que hunde sus cimientos sobre la captación obligatoria de recursos de la ciudadanía, especialmente defendida por las izquierdas) y promete convertirla en un ámbito de todos para que el ciudadano decida en común…¿sin competencia?

    ¿Acaso no competirán distintas ideas y objetivos pujando por salir elegidos en esos ámbitos de decisión ciudadana? ¿No habría contraposiciones? ¿no habría ganadores y perdedores? ¿acaso no se le imponen unas ideas a otros tras la decisión? ¿no deben asumirlas los perdedores?

    Pues si esa competencia es admisible y es solo una faceta necesaria para selección de ideas “en un proceso social”, entonces también la competencia del mercado es admisible y es parte de un proceso social; con la notable diferencia de que no hunde cimientos sobre la captación obligatoria de recursos de la ciudadanía y nadie está obligado a comprar lo que compra la mayoría.

  2. Yo creo que se hace bien en remarcarlo, que Ana Mato sea ministra de sanidad es lo que se logra con control estatal, es democracia, puede que una democracia partidizada, pero consecuencia del voto mayoritario.

    Aparte, creo Juan Ramón que deberías ponerte en contacto con la chica de las asociaciones vecinales y poner cosas en común, a ella no le vendrá mal tener una perspectiva correcta de lo que es un liberal y de lo que no es, el neoliberalismo, y por otra parte son intereses los estudios que pueda tener en los problemas vecinales la organización, la seguridad, que modelos pueden funcionar mejor y como recuperar entornos deprimidos desde un punto de vista liberal. La verdad es que es la parte mas floja para mi del libro “Una revolución liberal para España”, dondes practicamente es lo mismo que un ayuntamiento normal

  3. Nunca terminan de asombrarme los defensores socialistas que son capaces de decir que el estado favorece a un grupo privilegiado, que crea oligarquías pero a la vez piden más estado ¿quieren que haya más oligarquías y pequeños grupos de privilegiados?

  4. @Hank, te asombra que los socialistas se contradigan. Ya. No lo pueden evitar: no se puede defender una mentira con razonamientos correctos.

    En el fondo nosotros lo tenemos mucho más fácil, pues defender la verdad es mucho más fácil. Cuando mientes, tienes que estar todo el tiempo vigilante de los hechos que puedan dejarte en evidencia para inmediatamente buscarle una interpretación forzada para encajarlos en tu mentira. Tienes que estar vigilante de lo que dirás en el futuro para que no sea distinto de lo que dijiste en el pasado, o que no se contradiga. Es muy cansado ser socialista y defenderte dialécticamente. Por eso lo más cómodo es terminar recurriendo a la fuerza; a “somos más”.

  5. Increíble el tema de Iñigo Errejón, “así no se debate”….guau no solo quiere controlar lo que hacemos sino también lo que decimos y cómo lo decimos. Lo siguiente sera controlar lo que pensamos aunque eso ya lo ha avanzado pidiendo una nueva “conciencia colectiva”. Pavor.