Estado púnico

El 3% no era sólo catalán: también era madrileño, valenciano, murciano, castellano-manchego y, en definitiva, púnico. No era sólo CiU: también PP, PSOE, IU y agrupaciones independientes. Corrupción transversal que no entiende ni de territorios ni de formaciones políticas.

Acaso sea cierto que, como proclama Podemos, vivamos sometidos a un complot entre los muy variopintos miembros de la casta; o acaso quepa una explicación más sencilla: la estructura del Estado español -su tentacular intervencionismo, su radical arbitrariedad, su orquestada opacidad o su tranquilizante impunidad- es esencialmente corruptora.

Evidentemente, la corrupción no depende sólo de factores institucionales: no todos los individuos son corruptibles y no todas las sociedades toleran culturalmente tan bien la corrupción. Pero los factores institucionales sí constituyen buena parte de la explicación. Al cabo, uno tan solo puede corromperse si tiene la voluntad y la oportunidad de corromperse.

En este sentido, la estructura del Estado español proporciona amplísimas oportunidades no sólo para que las más altas instancias del poder político obtengan generosas mordidas a cuenta de su actividad, sino para que incluso el más torpe de los concejales del poblado más recóndito de España pueda lucrarse a costa de los bolsillos y de las libertades de los ciudadanos.

Los motivos de semejante latrocinio mafioso no son, claro está, que nuestros mandatarios disfruten de demasiado poco poder, sino al contrario: que poseen demasiado. Son los políticos quienes, al manejar un ingente presupuesto público y disponer de un desproporcionado poder regulatorio, son capaces de alterar los castigos y las recompensas que natural y voluntariamente emergen en un mercado libre. En la arena política, aquellos que se acercan a los gobernantes se enriquecen, aun cuando no generen nada de valor para el conjunto de la sociedad, y aquellos otros que se alejan de los gobernantes son arrinconados e incluso deliberadamente empobrecidos.

A partir de ese momento, comienza a desarrollarse la figura del empresario-político: aquel que no concentra sus esfuerzos en satisfacer las necesidades de los consumidores ofreciéndoles buenos productos a precios competitivos sino aquel que trata de granjearse el favor del cacique estatal a través de todo tipo de favores, parabienes o corruptelas. Es decir, los incentivos cooperativos consustanciales al mercado desaparecen y pasan a ser reemplazados por los incentivos parasitarios consustanciales al Estado.

Nadie debería sorprenderse, pues, de que buena parte de nuestros políticos se haya repartido el dinero de todos los españoles como si de un botín personal se tratara: a todos los efectos lo era. Lo único que restaba por hacer era arbitrar un mecanismo con el que integrarlo dentro de sus patrimonios personales sin que el contribuyente se enterara. Y ese mecanismo extractor es el que han venido desplegándolo durante las últimas décadas y cuyos detalles más superficiales estamos comenzando a conocer en múltiples focos dispersos por toda la geografía nacional.

Llegados a este punto, caben dos alternativas: o tratar de entregarle ese poder omnímodo del Estado a un tirano benévolo y honrado, o tratar de minimizar ese poder omnímodo del Estado para reducir al máximo las posibilidades de corrupción. La primera opción, aparte de abiertamente antiliberal, es hondamente ingenua: el tirano benévolo no sólo es susceptible de ser a su vez corrompido, sino que además será incapaz de controlar a los centenares de miles de cargos públicos igualmente corruptibles que integran los distintos niveles de la administración. Como mucho podrá nombrar controladores internos que a su vez serán corruptibles según las componendas que puedan alcanzar.

La segunda opción, minimizar el poder arbitrario del Estado a la hora de determinar quién se enriquece y quién se empobrece en este país, es la tradicional vía liberal: dado que el poder absoluto corrompe absolutamente, es menester reducir ese poder a su mínima expresión. Privado el gobernante de poder, éste no podrá abusar de él para corromperse.

Por desgracia, los españoles siguen creyendo religiosamente que la política es la solución a los problemas generados por la hipertrofia de la política dentro de nuestras sociedades. Por eso ansían echarse a los brazos de un nuevo mesías estatal que regenere la forma sin solventar las miserias del fondo: porque atajar las miserias del Estado pasa por acotar su poder y las emergentes alternativas políticas tan sólo aspiran a multiplicarlo. Las vanas esperanzas de hoy serán las merecidas decepciones de mañana.

También te puede gustar

23 comments

  1. Es otra cosa que no entiendo del socialismo, como puede dejar de ser corrupto alguien a quien le das aun mas poder, no sera mejor que tenga menos y troceado si es posible. Si a alguien le das la opcion de hacer las leyes contra el robo, que le impide hacer una ley que diga que no se considerara robo si el ladron es como el y robo a las 2 p.m.?

  2. Ya he comentado varias veces en esta página mi opinión sobre lo que se esconde realmente tras el fenómeno “podemos”, por eso no insistiré. Solamente quiero recordar a los todavía incrédulos que contemplen el panorama, que es muy variado, de aquellos lugares en donde los postulados de Podemos se han aplicado, en parte, o en su casi totalidad. Cuando una sociedad se deja llevar por flautistas tipo Hamelin, generalmente en lo que acaba siendo es en un gigantesco páramo, donde la corrupción, no es que se acabe, sino que se multiplica por mil. Y las primeras víctimas suelen ser los llamados desfavorecidos, porque lo seguirán siendo, y mucho peor, durante mucho tiempo. No sólo perderán su libertad, sino también la poca dignidad que les quede, al pasar a ser tratados como simples esclavos del todopoderoso Estado que ayudaron a crecer. Que la gente se lo piense dos veces, antes de que sea ya demasiado tarde y sentemos en la poltrona a otros ladrones todavía peores.

  3. Si das más poder al poder, más pronto va a venir a joder. Dame todo el power para que te demos en la madre. Dame todo el poder, so I can go around to joder

  4. Exacto. Hay que diferenciar entre causa de la corrupción y efectos de la corrupción.
    Si no quitas las causas la corrupción afectará a LOS POLÍTICOS DE CUALQUIER PARTIDO porque hay incentivos para corromperse. No es lógico votar a unos u otros para evitar la corrupción porque todos acaban igual.
    Hay que evitar las causas. Y la causa fundamental es el gasto público y análogos ( subvenciones públicas a parados, cursos públicos a parados, cajas de ahorros públicas, enchufes a cargos públicos, urbanismo público, etc…). La palabra clave es PÚBLICO. Una vez que permites que el monopolio de la violencia se ejerza para que metan la mano en el bolsillo dejas que dé comienzo la rueda de la corrupción.
    Por lo tanto quien vota más intervencionismo ( PSOE, IU, Podemos ) está votando indirectamente más corrupción. El PP no es liberal, es no sé, bueno no lo saben ni ellos, ¿ leloberal ? .
    Una vez que se inicia esa rueda de la corrupción, afecta por igual a políticos de uno u otro signo.
    Paremos las causas porque los efectos son inevitables.
    Ese camino no es el camino de una izquierda inteligente, por eso cada vez quedan menos de los buenos en la izquierda. Tiene que encontrar su camino en otras lindes. Es necesaria una izquierda que frene los posibles excesos de la derecha pero desde la inteligencia no desde el populismo gritón y trasnochado.

  5. Si, un estado pequeño.Mejor seria ninguno,peeeero el estado para evitar que lo desmantelen a tomado rehenes.
    Recuerden 9.000.000 de pensionistas,3.ooo.ooo de funcionarios,mas de 5.000.000 de parados mas las empresas publicas,entes y otros aparecidos y subvencionados.
    ¿Alguno cree que toda esta millonada de gente va a pensar en reducir el estado?.
    Claro que no. Pediran un estado grande y mas grande “ande o no ande” y en estas llega Podemos que promete acabar con la pobreza y la corrupcion y repartir y dar y la palabra magica de Pabloj.Todo publico.
    ¿QUE NOS ESPERA? MAS-ES-TA-DO MAS-ES TA-DO.Asi, a paso ligero

  6. En primer lugar no alcanzo a ver la analogía entre Estado púnico* y la corrupción española derivada del mal diseño institucional (sin separación de poderes) y democrático (sin representación, liberal), etc.

    ¿Qué tiene que ver una oligarquía comercial “demos-crática”** con la fidecracia española? ¿No será “Estado punible”?

    es.wikipedia.org/wiki/Punica_granatum

    *: es.wikipedia.org/wiki/Estado_p%C3%BAnico
    **: es.wikipedia.org/wiki/Organizaci%C3%B3n_pol%C3%ADtica_de_Cartago

  7. Buenos días Juan Ramón, serías tan amable de responderme a las siguientes cuestiones:¿Hay algún partido que recoga medianamente tu ideario liberal? ¿Perteneces a él?, ¿Que partido es? y por último, ¿Se presentará a las próximas elecciones generales?…..Gracias

  8. Juan Ramón, gracias por el artículo.

    Me surge una duda en relación a la articulación de la “solución liberal”. Me refiero a que, en tu artículo, la “vía liberal”: “minimizar el poder arbitrario del Estado a la hora de determinar quién se enriquece y quién se empobrece en este país”, tiene un problema, que es… ¿Quién va a decidir esa minimización del Estado? Exactamente igual de corrompible es el potencial tirano, que el actual gobernante. Es más, el actual gobernante, que es el que tiene que decidir esa minimización (o lo vamos a hacer con tanques?) probablemente sea más corrompible, -porque ya conoce las estructuras del Estado y las facilidades del sistema para enriquecerse-, que el potencial tirano, por dos cuestiones: primero, porque es potencial, y no sabemos si será honrado o no (¿le daríamos el beneficio de la duda?) y, segundo porque, con los esquemas de control correctos (nuevos, no del sistema actual), podría no llegar a corromperse (no estar tan metido en la estructura, estar menos tiempo, etc…). Es decir, que a la solución liberal le veo el fallo (o la dificultad / imposibilidad de lograrlo), de quién es el sujeto que tiene que lograr que se den las condiciones para esa reducción del Estado. ¿Quién va a crear esas condiciones?

    Un abrazo y gracias por tu respuesta!

  9. España es uno de los países europeos con más corrupción, hay muchos países europeos con más intervención Estatal y con mucha menos corrupción.

  10. Hola Miguel,

    Una ciudadanía vigilante que supervise ese proceso de reducción. Evidentemente, existen riesgos (en “Una revolución liberal” los comento), pero no hay otra.

  11. Que atrevimiento y descaro tienen algunas personas para desacreditar a algunas personas (podemos) sin conocerlos. Que interes se puede tener para examinar a alguien que no se tiene referencias. No sé como lo harán los proximos gobernantes de este pais, pero peor de lo que lo están haciendo los que están es imposible. Hay comunidades sin corrupción como el Pais Vasco, de las cuales se podía tomar ejemplo, pero de eso nadie habla.

    Saludos

  12. @alberto

    De dónde sacas que en Euskadi no tengamos corrupción? Ha habido unos cuantos casos, solo en los últimos años. Y además, ¿no hay corrupción hasta que se pilla al corrupto? ¿Mientras no se pille a alguien no la hay? Los concursos públicos son igual de poco transparentes que en cualquier lado, suelen caer según la cuerda del gobernante, y siempre se ha habido rumores sobre comisiones, como en cualquier parte, supongo.

    De todas formas, el País Vasco, puede ser un buen ejemplo en muchas cosas. Es la región con impuestos más bajos para ciudadanos y empresas, y tiene autonomía fiscal (algo que piden muchísimos liberales). Además, está liberada de participar en la solidaridad interregional.

  13. Además, está descentralizada en 3 diputaciones, que son las que realmente tienen autonomía fiscal propia, y recaudan, compartiendo solo una parte del presupuesto.

  14. La corrupción es inherente al ser humano, por eso hay que establecer estrictos controles para luchar contra ella.

    En España lo que tenemos que marcarnos como meta realista es tener unos indices de corrupción como la media de la UE15.
    Y para eso lo primero es la separación de poderes, o sea dejar trabajar a la justicia y lo segundo dejar trabajar a los técnicos de hacienda. Y si hacen falta más, pues más, es uno de los trabajos más productivos de nuestro país sin ninguna duda.
    Con cada caso de corrupción descubierto se pagan los sueldos de miles de técnicos de hacienda.

  15. Iñaki

    La fiscalidad del País Vasco es totalmente injusta con el resto del territorio español. Las leyes en un Estado de Derecho deben de ser iguales para todos.

    Dicho esto yo estoy de acuerdo en que cada Comunidad recaude y gaste sus propios impuestos con un fondo de cohesión.

  16. La corrupción es inherente al ser humano, por eso hay que establecer estrictos controles para luchar contra ella.

    Carlx, no cree que esto es un poco incoherente? Los controles seran llevados a la practica por controladores, que seran humanos logicamente…

  17. Igual que la forma de luchar contra la oxidación es usar acero inoxidable y no hierro, la forma de acabar con la corrupción es limitar el gasto público.

    Si en vez de una carísima e inútil TVE tuviésemos 285 TVEs emitiendo exactamente la misma programación el PIB recogería los costes de las 285 como mayor producción. El gasto público jamás es erróneo (…por convenio contable…) pero generaría millones de oportunidades más para que los corruptos surjan. Eso es el principio lógico de la “duplicidad” pública.

  18. @Carlx

    No queria discutir si el el régimen foral y el concierto eran o no justos. He hecho el comentario, pq habitualmente se olvidan de mencionar las regiones forales cuando algunos hablan de impuestos “demasiado bajos” en algunas comunidades como Madrid.

    Dicho esto, yo creo q lo injusto es que el resto de provincias no tengan autonomia fiscal también.

  19. chuquito

    No, no es incoherente, es lo que hacen las sociedades civilizadas, poner controles al poder político.

    De eso va lo de la separación de poderes por ejemplo, que es algo que en España no conocemos.

    La corrupción que tenemos en las sociedades católicas es impensable en las protestantes. Y no sólo por cuestión de ética que también, sino también por esos controles de los que te hablo.

    Aquí en UK, Esperanza Aguirre podría pedir perdón a los ciudadanos como hizo el otro día, pero primero la dimitirían.

    Sería impensable lo del 3%, etc, etc ,etc.

    Todo esto va más allá de ideologías. El mayor fondo de inversión del mundo es un fondo público, del Estado noruego. En países como España, Italia, Argentina, Venezuela, .., etc eso sería imposible, bueno 4 robarían todo.

    Ahora en España estamos viviendo el mayor brote verde de nuestra historia, los españoles ya no toleramos la corrupción ni miramos para otro lado. Es el primer paso para ser de una vez un país civilizado.

    Ojo, en todos los lados existe corrupción y existirá siempre, pero nosotros no podemos permitirnos ni un año más vivir en un modelo corrupto.

  20. Iñaki

    Si, estoy de acuerdo contigo, hay que descentralizar y desglobalizar todo lo centralizado y globalizado.

    Independencia a la hora de recaudar y gastar el dinero público y fondos de cohesión para compensar los privilegios que tienen regiones como Madrid por ejemplo, que sólo por el hecho de ser la capital tiene unos ingresos muy superiores a el resto de regiones.

  21. Dijo Carlx sobre los técnicos de hacienda:
    “Y si hacen falta más, pues más, es uno de los trabajos más productivos de nuestro país sin ninguna duda.
    Con cada caso de corrupción descubierto se pagan los sueldos de miles de técnicos de hacienda”

    Se deduce que a mayor corrupción, mejor para los técnicos de hacienda.