La mentira como arma política

Jonathan Gruber, profesor de Economía en el MIT y principal arquitecto del Obamacare, ha terminado reconociendo lo que muchos sospechaban: la formalidad democrática esconde una tiranía tecnocrática que no duda en socavar las libertades individuales en el altar de la ingeniería social. Atiendan si no a sus recientesdeclaraciones:

La ley [el Obamacare] se escribió de una manera enrevesada para evitar que la CBO denominara tributario al mandato individual. Si la CBO hubiese calificado al mandato de impuesto, la ley habría muerto. Así que la escribimos de tal forma que lo evitáramos (…) La falta de transparencia es una gran ventaja política. Y el Obamacarees algo que tenía que ser aprobado, y esa falta de transparencia fue crítica para que la ley resultara aprobada debido a –llámalo como quieras– la estupidez del votante americano.

Quedémonos, sin embargo, con la frase central de su perorata: “La falta de transparencia es una gran ventaja política”. Es decir, la mentira –o la ocultación de la verdad– es una esencial arma política. Los españoles somos bien conscientes de ello: Mariano Rajoy llegó al poder con la promesa de que bajaría los impuestos para así poder convertirse en el presidente del Gobierno que más los ha subido en toda nuestra historia. Ahora mismo, Podemos está dulcificando y diluyendo su discurso con exactamente el mismo propósito: no porque se hayan transformado súbitamente en ponderados centristas que apenas aspiren a barrer los escombros del régimen del 78, sino porque aspiran a tomar el cielo por asalto. Y su cielo es el poder absoluto.

A la postre, el poder, entendido como dominación política, se basa en última instancia en el dócil sometimiento de los ciudadanos. Ya lo proclamó Étienne de La Boétie en su Discurso sobre la servidumbre voluntaria, o el propio David Hume al cuando afirmó:

Como la fuerza está siempre del lado de los gobernados, quienes gobiernan no pueden apoyarse más que en la opinión. La opinión es, por tanto, el único fundamento del Gobierno.

La clave para alcanzar y retener el poder es controlar la opinión pública, a saber, la clave del poder es la propaganda. No hay más. Por eso Münzenberg y Goebbels fueron piezas clave en la construcción de la hegemonía política de sus respectivos totalitarismos y por eso las campañas electorales, los debates parlamentarios o las tertulias televisivas devienen meros espectáculos circenses vacíos de contenido cuya única misión es embaucar al votante para ulteriormente defraudarlo y tiranizarlo.

Esa es la perversa e inexorable lógica de un modelo de relaciones sociales basado en la coacción, en la dominación de unas voluntades sobre otras: la necesidad de un continuado embuste estratégico para imponer a los demás la propia agenda política recortando sus libertades. Sólo la generación de un masivo Síndrome de Estocolmo que legitime el ilegítimo uso unilateral de la violencia permite que los siervos justifiquen su servidumbre y no se rebelen contra su carcelero.

En este sentido, la tarea del liberalismo resulta doblemente complicada: no sólo se trata de persuadir a la gente, sino de persuadirla sin mentiras y sin ocultarle la verdad. El liberalismo no aspira a tomar el poder por el poder: al contrario, el liberalismo aspira a devolver el poder a la sociedad, a los individuos. Por eso al liberalismo no le vale un apoyo popular ciego o inconsciente: si la gente aupara al poder a un partido liberal sin que, al tiempo, esa misma gente deseara mayoritariamente romper con las cadenas estatales, el fracaso sería estrepitoso: no se puede obligar a la gente a ser libre y a vivir fuera de la cárcel estatal cuando mora confortablemente en ella.

A diferencia de los partidos políticos al uso, el liberalismo ni puede ni pretende transformar la sociedad de arriba abajo, sino cambiarla de abajo arriba: no mediante la maquiavélica mentira sino mediante lasincera persuasión de los ciudadanos. Por eso la batalla de las ideas liberal es lenta y plagada de fracasos, mientras que la reconstrucción de la hegemonía estatal es persistentemente adaptativa: unos luchan contra el statu quo con un discurso impopular mientras que los otros consolidan el statu quo valiéndose en cada momento de las mentiras que resulten más digeribles.

Como en tantos otros asuntos, resulta difícil explicarlo mejor que Ludwig von Mises:

La aportación más profunda y fundamental del pensamiento liberal es que son las ideas las que constituyen la base de todo el edificio de la cooperación humana y que ningún orden social puede ser verdaderamente duradero cuando toma como base ideas falsas y erróneas. Nada puede sustituir a una ideología que promueve el valor de la vida humana defendiendo la cooperación social: en especial, las mentiras –llamémosles tacticismo, diplomacia o compromiso– no pueden sustituir a esa ideología. Si los hombres no están dispuestos a hacer voluntariamente lo que deben hacer para mantener la sociedad y el bien común, nadie podrá recolocarlos en el buen camino mediante las más variadas estratagemas y artificios. Si se equivocan y extravían, uno debe esforzarse por convencerlos y sacarlos del error. Pero si se empeñan en persistir en el error, entonces nada puede evitar la catástrofe. Todos los trucos y las mentiras de los políticos demagogos serán acaso útiles para promover la causa de aquellos que, de buena o mala fe, pugnan por destruir la sociedad. Pero la causa del progreso social, la causa del desarrollo e intensificación de los lazos sociales, no puede ser defendida mediante mentiras y demagogias. Ningún poder terrenal, ninguna astuta estratagema y ninguna conveniente mentira triunfarán a la hora de lograr que la humanidad acepte unas ideas a las que no reconoce validez y que incluso desprecia abiertamente.

También te puede gustar

51 comments

  1. Estimado Dr. Rallo,

    Muchas gracias por este artículo sobre la mentira como arma política. En una entrevista con Ana Pastor, Pablo Iglesias usó Finlandia, Ecuador y Francia como modelos en lo que se refiere a programas de política educativa, auditorías de la deuda y controles estatales de sectores económicos estratégicos, respectivamente (4:10 en http://www.youtube.com/watch?v=bx8KIpavSOE). Simplemente me preguntaba si usted tiene una opinión de estos modelos. Si es así, le agradecería mucho que la compartiera con los seguidores de su blog.

    Atentamente,

    Jaime

  2. Siento no estar de acuerdo con el objetivo del liberalismo que ilustra el Profesor Rallo.

    Tenemos que adaptarnos a la realidad, y la política es como es, con lo cual no podemos pretender persuadir a la gente para que quiera ser libre porque la gente eso no lo entiende, ni quiere reflexionarlo si quiera.
    Lo importante sería alcanzar el poder con un programa que plasme, no la pureza liberal, sino aquellos objetivos más comúnmente aceptados y una vez en el poder ir incrementando gradualmente esos objetivos. Al final la gente se guía por los hechos, y si pones en marcha el programa y funciona te van a votar. Pretender que por principio quieran reducir el estado me parece una locura.

    De hecho esta estrategia es la que sigue Podemos, ocultan sus objetivos finales para conseguir el apoyo popular. Su idea es tomar el poder y luego implantar sus verdaderos objetivos.

  3. Yo también opino que es ilusorio esperar ganar cuando las cartas están marcadas, aun cuando lo consiguieras a lo largo, montones de cosas preciosas se están perdiendo por el camino. El P-Lib se va a comer los mocos, y de hecho no recomendaría a nadie votar por ellos, el programa es tan ideológico y alejado del main stream que es como si hablaran chino. Simplemente hay que tener en cuenta los problemas de la public choice para cambiar las cosas. Al menos hay que dar la oportunidad al que no quiere estar en la carcel de que salga, aunque el resto quiera permanecer.

    La política es la ciencia de lo posible, y si en vez de presentar los principios ideológicos presentas un camino, la teoría liberal tiene mucho más fuerza de lo que parece. Empezar el debate de la reforma de las pensiones ofreciendo cambiar a los pensionistas su futura pensión por un depósito en mano obtenido de deuda pública según lo cotizado, con lo que la edad de jubilación seria libre, convertir todos los ingresos a nombre del trabajador en salario, si la gente no quiere renunciar a la indemnización por despido, darla por cualquier baja de la empresa (dando a empresa y trabajadores la elección de pactar entre la indemnización anterior o esta nueva), descentralizar a saco, especialmente en impuestos, convertir las transferencias entre administraciones en préstamos. Dar opción de pagar en la SS junto con un seguro de catastrofe y un sistema de préstamos para el que no se le pueda dar ahorro. Y hacer énfasis en las libertades sociales y una bajada de impuestos generalizada aunque progresiva.

    Hay capacidad de sobra para crear un programa liberal de minimos que no asuste al personal sin mentirles, no hace falta ser maximalistas, mientras sea mejor que lo que hay y amenazan con imponer el resto de partidos, valdría la pena, y los frutos que daría, reales, la mejor publicidad de cara al futuro.

  4. Señor hank, tampoco creo que engañar a la gente sea el camino para llegar a la gente. Si estoy de acuerdo que deberiamos tener un objetivo menos ambicioso en un principio, pero se puede presentar un programa de minimos, cumplirlo, y luego presentar otro programa mas ambicioso, sin necesidad de engañar a nadie y sin andar con triquiñuelas varias.

  5. @chiquito

    No he hablado de engañar, precisamente lo que intentaba exponer es lo que usted ha resumido perfectamente en la frase “deberiamos tener un objetivo menos ambicioso en un principio, pero se puede presentar un programa de minimos, cumplirlo, y luego presentar otro programa mas ambicioso”

    Engañar es un termino muy feo, pero todo en la vida tiene sus estrategias y hay que saber manejar los tiempos. Prefiero que con un programa de mínimos la gente lo vote, y cuando se implante se proponga una reforma más ambiciosa avalada por los resultados del programa previo, a exponer un programa de máximos que la gente no entienda y se asuste. Y eso señor mio, no es engañar a nadie.

  6. Señor hank, entiendo lo que dice pero es que leyendo su comentario me dio la sensacion de que lo que usted estaba proponiendo es presentar programa y al ganar el poder hacer lo que le viniera en gana ( como hace el pp o como hara podemos seguramente). Prefiero ser trasparente y que los programas a cumplir me los convalide la gente mediante elecciones. Disculpe mi torpeza.

  7. @ElSablazo,

    estoy 100% de acuerdo contigo. Y sobre esto ya he escrito en este foro. Un caso similar es el de Ron Paul en USA, y su hijo Rand Paul. El primero ha sido el purista liberal, mientras que el segundo ha sabido comprender que con purismos, no se ganan elecciones.

    en España el PLib, como muy bien comentas, se va a comer los mocos. Primero porque no tiene un thinkTank potente detrás en términos de ideólogos que sepan plantar cara al debate de las ideas como Juan Ramón. Gente con solvencia. En segundo lugar, porque sus propuestas son simplonas, sin profundidad, sin recorrido. No tienen un programa con propuestas analíticas, replicables en otros países, etc. Algo serio.

  8. Solo hay que leer como responde la mayoría de la gente a esta noticia: http://www.libremercado.com/2014-11-19/los-trabajadores-viven-mejor-sin-salario-minimo-ni-indemnizacion-por-despido-1276533749/
    para darnos cuenta que este país tiene lo que se merece, y lo que se merece es paro, corrupción y miseria. Y eso teniendo en cuenta que la noticia viene en Libertad Digital, imaginaos los comentarios si viniera en Público, El Pís u otros.
    P’a mear y no echar gota. La peña debe creerse que los sueldos en una empresa no tienen nada que ver con que esta tenga beneficios o no, que el dinero baja del cielo por las mañanas como el maná y que los empresarios se lo quedan y no lo quieren repartir.
    Triste de cojones, la verdad.

  9. Aquiles,

    Esa columna de opinión disfrazada de noticia, es una falta de respeto a cualquier persona que no sea un analfabeto funcional.

    Para muestra un botón.

    “Los datos reflejan que los países con mayor flexibilidad laboral disfrutan de tasas de paro mucho más bajas y sueldos más altos que los que se caracterizan por la rigidez regulatoria y la elevada protección social.”

    Todo el mundo sabe que los países nórdicos son los que menos protección social tienen. (Modo irónico).

    Yo no sé, si el señor Llamas es un ignorante o sencillamente escribe según quien le pague. Quizás sea una mezcla de las dos.

    Saludos.

    Saludos.

  10. Sr. Trueno (muy ingenioso, me parto, pero no se compare, que ud si que da el pego como analfabetizador).
    Los paises nórdicos hace años que están disminuyendo esa presunta “protección mafiosa del estado”, gracias a lo cual volvieron a crecer. No se quede ud con información de hace 30 años, queda muy mal.

  11. Aquiles,

    Yo soy liberal, pero flaco favor se le hace al liberalismo si esa es la argumentación y si este señor es su representante.

    Yo puedo ser un analfabetizador profesional, pero no me creo premisas falsas y mentiras y lo que dice el señor Llamas en esa frase es falso.

    “Los datos reflejan que los países con mayor flexibilidad laboral disfrutan de tasas de paro mucho más bajas y sueldos más altos que los que se caracterizan por la rigidez regulatoria y LA ELEVADA PROTECCIÓN SOCIAL.”

    Ahora y hace 30 años.

    Otra cosa es que usted no sepa discernir entre la pura demagogia y la mentira de los datos reales.

    Es más los datos reales dicen justamente lo contrario, los diez países con el sueldo medio más alto son los que más protección social tienen, como se muestra en el gráfico de la noticia. (Por otra parte normal, cuanto más rico es un país más puede ofrecer).

    Saludos.

  12. trueno

    Llamas es simplemente un fanático. No se les puede hacer caso a los que parten de un dogma y manipulan los datos para intentar que la realidad concuerde con ese dogma.

    Esto se encuentra con sólo poner en google, salario mínimo-sindicatos-Suecia;

    Byggnads es la organización sindical de todos los trabajadores de la construcción de Suecia. Aproximadamente el 80% de quienes trabajan en las obras de construcción en Suecia son miembros de Byggnads. En las grandes ciudades y en las obras más grandes, es común que el grado de afiliación sea del 100%.

    En Suecia los sueldos y los horarios de trabajo se regulan por convenios colectivos y no por ley

    En Suecia no tenemos una legislación con salarios mínimos que paute el nivel de los sueldos. En cambio, existe un acuerdo común entre los trabajadores y los patronos. Se llama convenio colectivo. A los trabajadores los representa un sindicato, en este caso Byggnads. Los patronos están representados por una organización de patronos. Representantes de Byggnads con experiencia, son quienes negocian su salario.

    http://www.byggnads.se/Om-Byggnads/Equal-pay-for-equal-work/iA-trabajo-igual-salario-igual/

  13. O sea que en Suecia no necesitan poner un salario mínimo por ley porque sus sindicatos son muy fuertes y su Estado respeta la negociación colectiva.

    Pero claro, esto a los creadores de opinión liberales españoles no les interesa decirlo, ya que ellos están en contra de los Sindicatos.

    Se coje antes a un mentiroso que a un cojo.

    Y todavía se preguntan los estudiantes que participan en este foro el porqué el Partido Liberal no carbura. Quizás cuando empiecen con su vida laboral se den cuenta, bueno quizás no, seguro.

  14. Carlx,

    Los liberales no están en contra de los sindicatos. La libre asociación forma parte de la defensa de los principios liberales. A lo que se oponen los liberales es a que los sindicatos sean privilegiados por el poder político y a que el resultado de sus negociaciones no incluya a quien no quiera ser incluido.

  15. @Juan ramón trueno ,

    Tu argumento falla cuando confundes protección social con mercado laboral rígido.

    @Carlx,

    Hay bastante diferencia entre un SMI y un SMI negociado por convenio. No se han manipulado los datos, simplemente para leer la noticia y entenderla hay que tener unos ciertos conocimientos que no todo el mundo tiene. Es tu caso.

  16. Yo tampoco pondría Europa si pretendo hacer esas correlaciones porque los estados liberales se limitan a Suiza y Luxemburgo básicamente, al menos pondría la OCDE, aunque es cierto que los paises nórdicos suelen tener un mercado laboral menos rígido. El problema es que libertad digital es mas un panfleto que un periódico de un liberalismo muy sui generis.

  17. Hank,

    Indicame, dónde argumento, donde falla mi argumento si es que argumento algo.

    Lo único que digo es que esa frase que dice el señor LLamas:

    “Los datos reflejan que los países con mayor flexibilidad laboral disfrutan de tasas de paro mucho más bajas y sueldos más altos que los que se caracterizan por la rigidez regulatoria y LA ELEVADA PROTECCIÓN SOCIAL.”

    Es falsa, ahora y hace 30 años, por lo tanto toda su argumentación carece de sentido.

    @Sablazo, Estoy de acuerdo con usted,pero añadiría que los países nórdicos tienen una gran protección social.

    saludos.

  18. Hank,

    El contexto es la protección social en el trabajo, creo que hablaba de eso y no de ayudas para la maternidad.

    ¿que es protección social en el trabajo? SMI, indemnización por despido, prohibición de los mismos …

    Es distinto la protección social al trabajo que al trabajador. Sí que es cierto que los países nórdicos gozan de alta protección al trabajador.

  19. A mi el articulo tampoco me gusta. Creo que Don Manuel se equivoca intentando comparar, las cosas siempre se deben a mas de una razon. Con haber mostrado que no se acaba el mundo sin SMI es suficiente, o sea, los socialistas estais diciendo que el trabajador cobraria poco sin salario minimo, mirad en estos paises no pasa.

  20. Hank,

    Yo no establezco esa diferencia en la protección social. Puesto que si aumenta la protección del trabajador hará inútil la protección del trabajo, y viceversa.
    Sin quitar peso a la discusión que es más efectivo, más costoso,….

    Puede ser que tenga razón, y que Llamas esté haciendo un llamamiento a aumentar la protección al trabajador, ya que es donde los sueldos son más altos y bla, bla, bla…

    Chuqito,
    Para mi esa equivocación es deliberada.
    Con el mismo argumento, pueden mostrarte un SMI alto como el de Bélgica y decirte mire en estos países no pasa nada.

    Saludos.

  21. mentira.
    (De mentir).
    1. f. Expresión o manifestación contraria a lo que se sabe, se cree o se piensa.

    Sin entrar a valorar la parrafada de Mises y demás sobre “las ideas”. Habrá notado que mentir ni de lejos es un factor ajeno a la sociedad tanto en su construcción como mantenimiento. Las “ideítas” son parte activa de la traición a la naturaleza humana, crítica y analítica.

    Rallo no atina el tiro, una y otra vez ataca a los políticos-cuco (burócratas y/o ladrones), porque atacar a los idiotes (la mayoría de la población) que les votan queda mal socialmente,…, en esencia Rallo miente por precaución(a). Y en ello elucubra la bondad de las “ideítas” liberales frente a esa masa que las desprecia,…,

    El Sr. Rallo yerra el tiro porque la política es la solución no el problema, pues está aquello que estructura sociedades, todas aquellas que fallan a su objetivo genuino, los no clanes (reproductivo). Las hace posibles dentro de un orden medianamente racional y empírico (basado en antecedentes históricos), si bien puede ser sustituida por las “ideítas”, es decir creencias y religiones varias. La religión del Estado, o el Estado religioso.
    El interés tangencial(a) de la sociedad lejos de ser el flower power que nos presenta Rallo, que pasaría por ser un socialista cualquiera en este punto , es el interés propio. Que no necesariamente nos transforma en autómatas, pues es dominante pero no el único, recordemos en teoría somos inteligentes; con lo cual, en teoría, llegamos a conclusiones/acciones inesperadas.
    El Estado** moderno español, nacido a tiros y entierros en cunetas solamente pare aquello de lo que está formado: burócratas. El pensamiento burocrático es uno de los principales problemas políticos de los siglos XIX, XX y XXI, pues en esencia es portador de unas “ideítas” que tratan de objetivar el medio mediante el prisma del Estado. Tan pernicioso como podría ser objetivar el mundo desde la perspectiva de la empresa, la religión o todas las pseudo-ciencias (cientificismo).
    Vuelvo a repetir, por lo tanto, el problema básico no son los políticos idiotes (note mentir requiere tener algún conocimiento), sino los controles que se establecen en base al interés “tangencial” de toda sociedad. Esto es, el control del poder en la medida de lo posible en todos sus ámbitos, privado-público bien esté en organizaciones, grupos o instituciones.
    Control del poder,…, por parte del “demo”. Un poder sólo lo para otro poder. Es el poder es la política.

    **: defino Estado como aquella organización tiene influencia/poder en un territorio, principalmente para recaudar impuestos e imponer orden con su capacidad de violencia. Territorio con hegemonía policial. Recordemos todos aquellos participan de forma directa de la organización son parte del Estado, por ejemplo profesores públicos, periodistas de medios públicos, etc, aunque no tengan un poder relevante son parte intrínseca de la estructura. El antagonista es la “sociedad civil”.

  22. El problema no es tanto si hay sindicato o no, el problema es la calidad intelectual de dicho sindicato. En España disponemos de unos sindicatos más preocupados por el franquismo que por la economía, unos sindicatos dirigidos por técnicos de imprenta, mineros o peritos de caminos; unos sindicatos escorados a la izquierda sin el más mínimo dudar, unos sindicatos que pedían subidas del salario del 4% con tres millones de parados, unos sindicatos que azuzan el desempleo mientras gritan contra el desempleo, más implicados en el ateísmo que en la educación tecnológica, etc.

    Muchos kilómetros detrás, vendrá la discusión moral: ¿debo estar sometido a lo que negocien los sindicatos ? ¿ mi libertad se ve amenazada ? ¿ patatín o patatán ? Pero eso después, en primerísimo lugar hay que tener sindicatos con conocimientos, luego ya hablaremos del sexo de los ángeles…

  23. Hank

    Yo no soy un erudito como tú, pero todavía llego a saber el porqué en Suecia no hay un SMI por ley.
    Como te explican en el artículo enlazado es porque los sindicatos son muy fuertes e independientes del Estado, casi todos los trabajadores están sindicados y los empresarios no tienen otro remedio que pasar por el aro.

    Vamos, que los asalariados no necesitan ese SMI por ley porque lo obtienen mediante sindicatos. Cosa que no pasa en España porque los sindicatos dependen del Estado y los trabajadores españoles perdimos la conciencia de clase hace mucho.

    RMN

    Un trabajador que individualmente vaya a negociar con su patrón va a obtener mucho peores condiciones laborales que sindicándose. El poder de negociación es mucho menor evidentemente.

    Que si no están sindicado no tengas que aceptar las condiciones que consiguen los sindicatos?

    Bueno, podría probarse, ¿por donde empezamos?, sin vacaciones, turnos de 14 horas, sin seguridad social?, despido gratis puesto que libre ya es?

    ¿Tú a quien crees que iba a favorecer eso, a los trabajadores o a los patronos?

  24. @Carlx

    Por tus palabras creo que no lo logras comprender, te quedas en la superficie y el debate contigo se vuelve infantil.

  25. Carlx,

    Me gustaría poder negociar si este año me voy de vacaciones o me quedo en agosto trabajando porque me interesa ganar una mensualidad más. Me gustaría poder negociar un sueldo algo superior a cambio de no recibir indemnización por despido. Me gustaría poder recibir el coste íntegro de mis cotizaciones a la seguridad social en sueldo y escoger la sanidad, el seguro de desempleo y el plan de pensiones que más se adapte a mis preferencias. No digo que quien quiera no pueda negociar colectivamente asociandose en sindicatos, digo que quiera tomar las riendas de su propia vida tomando sus propias decisiones se le permita.

  26. RMN

    ¿Porqué un trabajador iba a querer conseguir peores condiciones laborales?, que es lo que conseguiría negociando individualmente.

    Yo te puse un enlace donde vienen explicadas algunas de las razones del porqué los trabajadores suecos tienen mejores condiciones laborales que los españoles. Pasa lo mismo con el resto de los nórdicos y los alemanes que yo sepa. Sindicatos muy fuertes e independientes del Estado hacen que la cultura sindical allí sea muy distinta a la española y que los trabajadores estén dispuestos a sindicarse.

    En UK Tatcher lo primero que hizo fue declarar la guerra a los sindicatos y la ganó, pero aquí tienen SMI por ley. Hay un libro muy interesante y popular de Owen Jones sobre todo ese proceso, se llama “Chavs: the Demonization of the Working Class”

  27. Hank

    Ya, vamos, que no tienes nada que decir sobre el tema de los sindicatos suecos que finiquita el maniquéo debate que intentan abrir algunos intelectuales liberales contando sólo lo que les interesa.

    De todas formas ya te puso en tu sitio Trueno en cuanto a tu profunda reflexión sobre la protección social en Suecia, .., en fin…

  28. De todas formas como siempre escribí, si los liberales españoles pensáis que las “liberales” Noruega, Suecia o Dinamarca son un modelo a seguir para mejorar España estoy de acuerdo.

  29. @Carlx Ya te lo he dicho antes y lo has obviado.

    No es lo mismo un SMI para todos los trabajadores, indistintamente del sector, cualificación, resultados empresariales, incluso empresa que tener unos sindicatos que negocien, y presionen, en una negociación valorando las particularidades de cada sector y los resultados de esa empresa.

    Yo estoy a favor de esta segunda opción, que de hecho es la que te gusta de los países nórdicos. Y como bien has dicho, es por tener sindicatos fuertes e independientes del estado, con lo que cualquier liberal estará bastante de acuerdo.

    ¿cual es la diferencia, por simplificarlo, en este aspecto entre los países nórdicos y España? Aquí hay SMI y sindicatos dependientes del estado.

    Sinceramente a veces no se de que discutes, si luego nos das la razón.

  30. Carlx,

    En españa hay 1.326.618 micro empresas(?9 trabajadores) y 113.148 pequeñas empresas (?49 trabajadores). Las relaciones laborales en España son en la mayoría de las empresas, muy estrechas y personales. ¿Qué sentido tienen los convenios colectivos sectoriales cuando la realidad de cada una de estas empresas puede ser radicalmente diferente? Si los 7 trabajadores de Andaluza de Gomas S.L. quieren asociarse para negociar con su empresario, adelante. Pero, ¿Por qué se les ha de aplicar el convenio del metal si puede ser que la realidad de su actividad nada tenga que ver con lo que allí se propone? Nadie mejor que ellos que conocen la realidad de su negocio para llegar a un acuerdo que sea beneficioso para todos. La cierto es que tanto empresarios como trabajadores son adultos con criterio, y aunque no lo parezca, personas, que incluso llegan a sentir afecto mutuo los unos por los otros. No son despiadados esclavistas unos e ignorantes indefensos los otros, como muchas veces se trata de trasmitir.

  31. Como es habitual los colectivistas cogiendo “los rábanos por las hojas”.

    Suecia un país sin parangón en la socialdemocracia, en el socialismo moderno, según algunos la prueba de que el estado del bienestar es realizable en una sociedad colectivista.

    Un poco de historia.
    El gran Estado benefactor sueco tiene una historia relativamente corta y reciente. Se instaura a partir de los años 60 y sufre su gran crisis a comienzos de los 90. Hasta la década de 1950 Suecia se caracterizaba tanto por la pequeñez comparativa de su Estado como por su bajo nivel tributario. El Estado sueco, medido por la proporción de empleados públicos en el empleo total, era todavía en 1960 menor que el británico o el estadounidense, y su carga tributaria era comparable con la de estos países y estaba por debajo de la de Francia o la de Alemania Federal. Esto es importante recalcarlo, ya que la evolución que llevaría a Suecia a alcanzar unos niveles récord de expansión estatal y tributaria representa una ruptura con una historia caracterizada por lo contrario.

    En términos de desarrollo económico comparativo, es justamente en el período anterior a 1960 cuando Suecia exhibe un desempeño extraordinario, mientras que el período que va de 1960 a 1990 –coincidente con la gran expansión estatal– es muy mediocre. Entre 1870 y 1960 Suecia es el país que más crece a escala mundial en términos de PIB per cápita, mientras que entre 1960 y 1990 se ve superado por todos los demás países desarrollados, con excepción de Gran Bretaña y Suiza.

    Este desarrollo mediocre se va haciendo cada vez más pronunciado en la medida en que la expansión estatal alcanza sus niveles más extraordinarios. Así, entre 1975 y 1990, cuando el gasto público llega a superar el 60 por ciento del PIB, Suecia muestra el crecimiento económico más lento de todos los países desarrollados. El Leviatán sueco estaba, simplemente, ahogando a la sociedad que le había dado vida y preparando su desmoronamiento a comienzos de los años 90.

    Si regresamos a los años del milagro sueco –entre 1870 y 1960– se observa que el notable desempeño de Suecia fue propulsado por un capitalismo pujante y abierto al mundo, es decir, por una economía de libre mercado e industrias de primera clase, basadas en el trabajo y la creatividad de sus obreros, ingenieros y emprendedores, que transformaron un insignificante país nórdico que a mediados del siglo XIX era una economía periférica que exportaba materias primas y alimentos en una verdadera potencia industrial.

    El momento crucial de la asombrosa transformación de Suecia fue la liberalización y apertura revolucionaria de su economía a mediados del siglo XIX, conducida por Johan August Gripenstedt, ministro de Finanzas entre 1851 y 1866. Fue entonces cuando definitivamente se rompió con la economía de los privilegios estamentales, las regulaciones estatales abrumadoras, las aduanas internas, el proteccionismo, los impedimentos a la libertad de industria y de comercio así como a la libre circulación de las personas.

    SÍ, LA MADRE DE LA PROSPERIDAD SUECA NO FUE OTRA QUE LA LIBERTAD ECONÓMICA, que potenció el esfuerzo del pueblo y el ingenio y la capacidad emprendedora de sus elites. Ello preparó las condiciones para el espectacular salto industrial en las décadas finales del siglo XIX, cuando la tasa sueca de crecimiento –entre 1870 y 1913– fue la mayor de Europa y los obreros industriales vieron triplicarse su ingreso real. Así, gracias a la fuerza de su capitalismo, un pueblo que había experimentado la última de sus muchas hambrunas en 1868 pudo acceder a un nivel de bienestar nunca antes conocido.

    Esta fue la base económica que daría a la socialdemocracia los recursos necesarios para la realización de sus programas de reformas sociales. Es por ello que quienes predican la adopción del modelo sueco, es decir, la construcción de un gran Estado benefactor, en países sin un desarrollo comparable no hacen sino proponer una quimera.

    Treinta años, es lo que tardó el colectivismo sueco en estropear lo obtenido con el esfuerzo capitalista en 100 años. Sin un capitalismo de primera línea no puede existir ni bienestar ni Estado del Bienestar, esta es la lección más fundamental del desarrollo moderno de Suecia. La otra lección de importancia es que si se quiere lograr y luego mantener ese desarrollo es mejor cuidarse del gran Estado. Lo ocurrido en Suecia a partir de 1960 es una clara advertencia acerca de los peligros de una expansión estatal que termina destruyendo las bases mismas del progreso.

    Se pueden poner todos los enlaces que se quieran a los “porqués” de los sindicatos suecos, pero el único “por qué” en el que se sustentan, es la necesidad de un capitalismo potente (o sea liberal) en su economía como se han visto obligados a utilizar para poder mantener su mal llamado estado del bienestar.

  32. Alfonso,

    Dos datos, El primero el milagro si existe tal sería a partir del 1950. NO, del 1870 al 1910. Aquí te dejo el dato, si ves que está mal la serie histórica la corriges.

    http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Econ_Scandinavia.png

    Otro dato, durante tu milagro,
    “De acuerdo a algunos especialistas, la emigración en masa hacia Estados Unidos se convirtió en la única forma de evitar el hambre y la rebelión; más del 1 % de la población emigraba anualmente durante la década de 1880.38 Por entonces, seguía en la pobreza, con una economía básicamente agrícola, pese a que Dinamarca y otros países de Europa Occidental ya habían comenzado a industrializarse.38 39 Entre 1850 y 1910 más de un millón de suecos migraron hacia los Estados Unidos y a principios del siglo XX, había más población de origen sueco en Chicago que en Gotemburgo (la segunda ciudad más grande de Suecia)”

    Aquí la referencia.

    Me parece bien defender las ideas, pero mentir…. Eso te desacredita.
    Igual yo estoy equivocado y he puesto referencias equivocadas, te invito a que pongas referencias para sustentar lo que dices.

  33. Juan Ramón trueno,

    La serie de renta per capita no está en escala logarítmica, por tanto es absurdo decir que el milagro fue a partir de 1950. No en vano, el crecimiento económico hasta 1950 fue mucho más intenso que a partir de 1950 (en mi libro puedes encontrar el gráfico).

  34. Es evidente que en un blog es necesaria la intervención de los “tontos útiles” -expresión utilizada por Marx-ya que sin ellos el mismo languidecería. El propietario del blog los estimula prestándole atención de vez en cuando y ellos en su vanidad se sienten importantes. No me cabe la menor duda de qué son útiles, tontos y vanidosos.

  35. Lo que me parece de traca en el artículo de JR Rallo es que se establezca una correlación de No-SMI—Mayores salarios y niveles de empleo sin valorar, otras variables mucho más evidentes como, por ejemplo, el nivel de industrialización del país, la inversión en alta tecnología y en I+D de las empresas.

  36. Juan ramón rallo,

    Puede ser que tengas razón, no tengo los datos para pasarlo a escala. No en vano, la tendencia es la tendencia. Indudablemente nos es lo mismo el PIB que la renta per capita.

    En cualquier caso yo lo que pongo de manifiesto que el paraíso Sueco de 1880 a 1910 que nos dibuja su execelentísima eminencia Alfonso no fue más que la etapa del éxodo Sueco.

    Alfonso,

    No se enfade, nadie tiene la culpa de que su paraíso sueco no se sustente históricamente. Aunque insulte por eso no tiene usted más razón. ¿Eso lo puede entender? Venga haga un esfuerzo.

  37. Las fuentes de las que algunos se nutren sirven para consultar y es bien conocido como se generan esas fuentes y a qué nivel de manipulación llegan.

    Pontificar es muy dado en el colectivismo y al parecer en algunos “Thor” esa suficiencia se nota un poco más. Por lo general faltar a la verdad es su bandera y piensan que todos somos fieles a ella. Lo triste es que escupen esa locución que llevan en sus genes -faltar a la verdad- en una palabra acusadora a todos los que disienten…mentira.

    Lo que escribo sobre la historia económica de Suecia, lo escribió y manifestó el que fuera miembro del parlamento sueco de 2002 a 2008 por el Partido Liberal de Suecia, Mauricio Rojas Mullor, entre otras cosas: profesor, economista, historiador económico y escritor. Podríamos decir que es una persona erudita al cual ningún parlamentario sueco se atrevió a rebatir, excepto claro está al parecer wikipedia.

    Para hacer honor a lo que manifestó en su totalidad Mauricio Rojas a continuación añado el párrafo que omití:
    Esto no quiere decir que el Estado no haya sido importante en todo este proceso, muy por el contrario. El Estado sueco desempeñó en verdad un rol decisivo, pero no fue el de engullirse una tajada creciente del ingreso nacional ni el dárselas de empresario ni el de crear un sistema de prebendas y privilegios. El Estado sueco hizo lo que todo Estado que ayuda a generar progreso debe hacer, es decir, crear instituciones que fomenten la libertad individual y protejan la propiedad privada, que exijan el cumplimiento de los contratos y mantengan el Estado de Derecho. También puso su mano allí donde las manos privadas no alcanzaban, como en la construcción de ferrocarriles o en la creación de las llamadas escuelas del pueblo, a partir de 1842, que a fines del siglo XIX daban escolaridad a prácticamente todos los niños del país. Esto fomentó la igualdad de oportunidades, lo que reforzó el impacto positivo de la distribución igualitaria de la tierra que caracterizaba ya de antes a la agricultura local. Fue un Estado subsidiario y solidario, creó instituciones sólidas, hizo aportes económicos estratégicos pero limitados y allanó el camino de la igualdad de oportunidades. Fue, en pocas palabras, un Estado ejemplar y, además, cada vez más democrático.

    Siempre me ha quedado la duda de por qué lo que les dijo Hayek a los 35 asistentes a la reunión de Mont Pelerin -desconozco si en ese momento se encontraba Mises o ya se había marchado dando un portazo tras decirles enfadado; “Sois todos unos socialistas”- :
    “Ellos debían aprender de los intelectuales socialistas -los colectivistas- ya que su gran fuerza es que eran idealistas, la audacia de tener una visión, una teoría, un partido y de trabajar por esto contra viento y marea.”, tuvo que emplear las palabras idealismo, audacia, teoría y partido, con las connotaciones que ellas tienen y que tan bien cuadran con el colectivismo y sus acólitos, o quizás era tan inteligente que por eso las manifestó.

  38. Frente al que creo que Rallo consideraría como objetivo puro del liberalismo y que se intenta recuperar en este artículo:

    1) La libertad individual como principio rector a la hora de construir formas de organización social.

    Buena parte de la discusión en los comentarios de este artículo (y de la mayoría) se centra en discutir la siguiente idea:

    2) La abundancia material (no siempre definiendo su distribución entre individuos y a lo largo del tiempo, ni siempre definiendo su prioridad respecto a otros objetivos) como consecuencia de la libertad individual.

    Perseguir la defensa de la idea (1) me parece un ejercicio intelectual honesto, si bien estoy de acuerdo con Hank y El Sablazo en cuanto a la escasa posibilidad de éxito de esa vía (al menos si hablamos de éxito a nivel universal). En cualquier caso, además de interesante, discutir la idea (1) me parece un ejercicio necesario antes de discutir la idea (2). Por tanto, bienvenido sea este artículo de Don Juan Ramón.

    Perseguir la defensa de la idea (2) tiende a caer en un ejercicio intelectual deshonesto, ya que frecuentemente:

    a) No se define claramente la prioridad entre abundancia material y otros objetivos (se defienden simultáneamente muchos objetivos deseables, pero no se priorizan entre sí, soslayando que avanzar hacia un objetivo puede suponer también alejarse de otros)

    b) No se asumen las limitaciones de los datos en los que se apoyan las tesis económicas (en otras disciplinas como la física se exigen muchísimas repeticiones del mismo experimento, así como poder experimentar cambiando una sola variable para así poder deducir relaciones causa-efecto) y sin embargo se exponen al público sin mencionar el verdadero riesgo de tomar esas tesis como verdades

    c) Incluso en los casos en que se eviten los puntos (a) y (b), la extrema complejidad de la economía globalizada actual es difícilmente manejable por los economistas, por lo que no pueden hacer mucho más que predicciones a corto plazo. Por ello, difícilmente se puede asumir que la mayoría de los ciudadanos están en una posición mejor a la hora de tomar una decisión racional por esta vía (por la vía de discutir la idea (2)). Así, parece que para decidir sobre formas de organización social con objetivos a largo plazo, limitarse a discutir la idea (2) no es adecuado.

    Respecto a los problemas (a), (b) y (c), creo que la única solución pasa porque todos seamos honestos: no sólo políticos y economistas, sino todos los ciudadanos, que con nuestra actitud creamos incentivos para que la mayoría de políticos y economistas no nos digan toda la verdad, sino que se limiten a decirnos lo que estiman que preferimos oir.

  39. Para que se entienda mejor a qué me refiero con que todos los ciudadanos debemos ser honestos: Buena parte de los ciudadanos no tenemos definido (o no lo expresamos públicamente):
    Nuestra prioridad entre distintos objetivos, por ejemplo:
    – Libertad individual
    – Seguridad material garantizada por un tercero
    – Solidaridad (y en qué niveles: familiar, municipal, autonómico, estatal, internacional, intergeneracional, etc)

    Si no pensamos y nos atrevemos a expresarnos públicamente sobre este tipo de cosas, podemos olvidarnos directamente de una organización social satisfactoria (con o sin Estado), de la libertad individual y por supuesto de una provisión de bienes materiales que se adapte a los deseos de cada uno. Por supuesto, esto no es una acusación a nadie de los que interviene en este blog (la mayoría se mojan bastante), sino una advertencia sobre un problema que hay que resolver sí o sí.

    En cuanto a cuál es el medio para conseguir este cambio en la ciudadanía, sinceramente no tengo la solución. El problema es muy complicado: No necesariamente por ignorancia, sino en la medida en que priorizar objetivos supone renunciar activamente a alguno de los fines que también pudiera considerarse ético, mucha gente prefiere delegar esa decisión espinosa a un tercero (al que además se puede culpar a posteriori). Aunque esto pudiera parecer una conducta absurda, en nuestra sociedad hay incentivos para operar de esta forma, por lo que supongo que habría que recurrir a la “sincera persuasión de los ciudadanos” a la que hacía referencia “Don Juan Ramón”. Habría que concretar un poco más los medios, para lo cual no tengo una receta, pero confío en que entre todos los que participan en estos debates y con la ayuda de Don Juan Ramón (no porque considere que su camino es siempre el más adecuado, pero sí porque creo que su búsqueda de la verdad es sincera y su determinación fuera de toda duda) consigamos avanzar.

  40. Alfonso,

    Pues entonces tiene razón si lo dice San Mauricio (ex-marxista), Amén.

    No es lo mismo predicar que dar trigo.
    Por eso aunque sea mejor un país mucho más liberal, yo me quedo en Suecia, al calor de su estado y su socialdemocracia.

    Un vídeo de Mauricio:
    https://www.youtube.com/watch?v=vKcHS16i13k

    Atención, a la última pregunta, minuto 6:10.

    ¿Donde quieres que se críen tu hijos en el estado benefactor sueco, o en el estado liberal chileno?

    ….

    Saludos.

    El único que pontifica aquí es usted utilizando a su amigo Mauricio.

  41. Alfonso,

    Menos mal que existen los iluminados para explicar las cosas.
    Así existen los funcionarios de Mont Pelerin, que todos viven del estado. En resumen y para sacarte de la duda, son SOCIALISTAS.

    saludos.

    (Nunca he entendido a los pacifistas que para comer se alistan al ejercito. Aunque creo que ellos dicen que es para pacificar el ejercito).

  42. Alfonso,
    Lo dicho, por insultar no tiene más razón.

    Un ejemplo: No me cago en su padre por no darle pistas.

    Observa como todos podemos insultar con más o menos ingenio. Pero por eso no tengo más razón.

    Yo sé que es dificil de entender, pero no le culpo la genética lo ha esclavizado.

    Mi pregunta es lo de insultar cuando pierde la razón le viene por parte de padre o de madre?

    Saludos.

  43. Una distorsión cognitiva como puede ser presuponer el pensamiento de otro, hace que “alguno” llame mentiroso a otra persona y no considerarlo insulto. Esto solo se puede entender cuando la mentira es intrínseca de ese individuo y piense que solo es un adjetivo etéreo.

    Hay o había una costumbre muy extendida en el sur de España que me sorprendió cuando estuve un tiempo viviendo allí, se llamaban “hijo de puta” y les daba igual, te decían que era una forma cariñosa de tratarse; yo les decía: pero es que estáis llamando “hijo de puta” a la otra persona y me decían: “no hombre, es un adjetivo etéreo”. Vamos que era normal eso de ser “hijo de puta”.

    Somos muchos los que creemos que llamar mentiroso a alguien es algo que se debe demostrar y si no lo haces estás injuriando, aunque para el colectivismo en general y “alguno” en particular piensen que solo es un “adjetivo etéreo”.
    El escritor español Francisco de Quevedo decía: “No se debe mostrar la verdad desnuda, sino en camisa, porque si no te verás en problema”; pero decir lo que se piensa -sin camisa- de alguien y además ser verdad no es un insulto, aunque éste se sienta ofendido y te puedas ver en problema.

    La nueva intervención de “alguno” solo ha corroborado que es un “tonto útil” y además grosero.

    Creo que es hora, al menos por mi parte, de volver al artículo del profesor Rayo “La mentira como arma política”.

  44. Alfonso,

    Tiene razón aceptar la mentira es un insulto.

    No, en el sur no es normal ser hijo puta, vamos yo no conozco a ninguno, pero me viene a la mente el refrán popular (Piensa el ladrón que todos son de su condición). O Quizás no tengan dudas sobre quien es su padre y su madre. La verdad ni lo sé, ni me interesa ese tema.

    Somos muchos los que creemos que llamar tonto a alguien es algo que se debe demostrar y si no lo haces estás injuriando, aunque para el colectivismo en general y “alguno” en particular piensen que solo es un “adjetivo etéreo”.

    La nueva intervención de “alguno” solo ha corroborado que es una persona sin argumentos y además grosero.

    Saludos.