Suiza: víctima de la ‘soberanía monetaria’

Entre 2010 y 2011, conforme el runrún sobre la ruptura del euro empezaba a cobrar fuerza, el franco suizo se apreció más de un 25% con respecto al euro. Muchos europeos, temerosos del futuro no sólo de la moneda única sino también de la propia estabilidad político-económica de la Eurozona, vendían sus euros y compraban francos suizos a modo de refugio, por lo que, obviamente, el franco suizo se apreciaba frente al euro.

Una apreciación súbita de la divisa de semejante magnitud no es algo que quepa tomarse a la ligera, sobre todo cuando eres una economía tan pequeña e internacionalizada como la suiza: básicamente, tu industria exportadora pasa por el triturador de la divisa fuerte, con todas las nefastas repercusiones que ello tiene sobre la economía (nota para despistados: las divisas débiles tienen otras repercusiones incluso peores para el largo plazo, véanse las experiencias venezolanas o argentinas).

Lo peor del caso, además, es que no había indicios de que la apreciación del franco suizo frente al euro fuera a detenerse, ya que los capitales europeos seguían entrando cada vez con mayor intensidad en Suiza. Su economía, pues, amenazaba con morir de éxito: precisamente por ser unreferente mundial de estabilidad, seguridad y ortodoxia, el valor de su moneda se comportaba de manera peligrosamente inestable.

Fue en este contexto, en septiembre de 2011, cuando el Banco Nacional de Suiza tomó una decisión harto arriesgada: fijar un tope a la apreciación del franco suizo frente al euro. En concreto, el euro no podría valer menos de 1,2 francos suizos (o, inversamente, el franco suizo no podría valer más de 0,83 euros).

¿Cómo puede un banco central controlar de este modo tan omnipotente el tipo de cambio de su divisa? Muy sencillo. El Banco Nacional de Suiza se limitó a anunciar que estaba dispuesto a comprar ilimitadamente euros a cambio de 1,2 francos suizos por euro. Como es obvio, tras esta declaración nadie iba a vender sus euros en el mercado por menos de 1,2 francos suizos, ya que siempre podía colocárselos al Banco Nacional de Suiza por 1,2.

La pregunta que uno inmediatamente se plantea al escuchar esta historia es la de cómo resulta posible que el Banco Nacional de Suiza fuera capaz de comprar ilimitadamente euros. Pues, de nuevo, muy sencillo: los euros los compraba con francos suizos y el Banco Nacional de Suiza tiene la potestad de imprimir ilimitadamente francos suizos. Por tanto, la operación que ejecutaba era bien simple: compraba un euro imprimiendo cada vez 1,2 francos suizos.

El problema de esto, empero, también resulta bien simple de ver: si el Banco Nacional de Suiza adquiere ilimitadamente euros imprimiendo ilimitadamente francos suizos, al final su balance se llena de euros; o dicho de otra manera, en el extremo, Suiza habría terminado integrándose en la zona euro por la puerta de atrás.

La decisión que ha tomado hoy el Banco Nacional Suiza debe entenderse desde esta perspectiva: el banco central ha anunciado que dejará de imprimir francos suizos para comprar euros a un precio fijo. Los suizos no quieren más euros, especialmente en unos momentos en los que la moneda única se está debilitando por todo el globo. No quieren más euros, además, en unos momentos en los que también se espera que el Banco Central Europeo anuncie una impresión masiva de nuevos euros para comprar deuda pública (la famosa flexibilización cuantitativa).

Imaginen el absurdo: el Banco Nacional de Suiza le extiende crédito al Banco Central Europeo (esto es, el Banco Nacional de Suiza compra euros) para que el Banco Central Europeo le extienda crédito al Gobierno griego (esto es, el Banco Central Europeo compra deuda pública griega). ¿Qué sentido tiene que los suizos se conviertan en unos crecientesprestamistas de última instancia de los manirrotos gobiernos periféricos europeos? Ninguno. Suiza ha hecho lo que Alemania querría hacer en estos momentos, pero no puede: salirse de un entramado monetario que se está convirtiendo en un subterfugio para tapar los agujeros del despilfarro de ciertos Estados europeos.

Evidentemente, tan pronto como se ha conocido la noticia, el franco suizo ha comenzado a apreciarse frente al euro. Por ello, el Banco Nacional de Suiza no sólo ha anunciado el fin de las operaciones de compra de euros, sino el establecimiento de tipos de interés negativos del -0,75% sobre los depósitos en francos suizos. A saber, ha anunciado que les va a cobrar a todos aquellos que tengan francos suizos con el propósito de que los vendan o de que, al menos, dejen de comprarlos (contrarrestando así en parte la tendencia hacia la apreciación que socavará la competitividad de su industria exportadora).

Los tipos negativos son un intento de afear y volver cara la tenencia de francos suizos en medio de una coyuntura en la que el capital extranjero deseoso de comprar esta divisa supera con mucho sus disponibilidades (y las supera porque el Banco Nacional de Suiza se ha negado a seguir imprimiendo nuevas cantidades de francos suizos a cambio de recibir una divisa cada vez más escacharrada como es el euro).

Al final, si algo ilustra el caso de Suiza es que el papel monedainconvertible es un completo desastre para las economías pequeñas. Si el país pequeño con moneda propia es víctima de un gobierno indisciplinado y manirroto, la depreciación de la divisa es de caballo y sus ciudadanos ni siquiera son capaces de comprar medicinas o papel higiénico al extranjero. Si el país pequeño con moneda propia disfruta de un gobierno muchísimo mejor que los del resto del mundo, tiende a recibir tales entradas de capitales que su divisa se aprecia hasta un punto en que su industria exportadora es destrozada. Si, por último, el país pequeño establece un tipo de cambio fijo de su moneda con la de sus principales socios comerciales, entonces el país pequeño termina tragándose la (normalmente desastrosa) política monetaria de sus vecinos. Cuanto más pequeña es una economía, más ingobernable se va volviendo su moneda fiat en tiempos de turbulencias.

Y, claro, si una economía pequeña no es prudente que tenga una moneda propia, sólo quedan dos alternativas: o constituir una unidad monetaria territorialmente más amplia (euro) o buscar un acuerdo monetario internacional en torno a un bien imparcial, neutro y no controlado por ningún Estado (patrón oro).

Lo primero no parece que esté funcionando demasiado bien; lo segundo sigue siendo un tabú para la mayoría de economistas bienpensantes. Disfruten, pues, de las consecuencias de la moneda fiat en toda su extensión: si lo haces mal, pierdes; si lo haces bien, pierdes; si no lo haces ni bien ni mal, te subordinas a las pérdidas ajenas. Un éxito.

También te puede gustar

20 comments

  1. Hombre se me ocurren otras soluciónes al problema de la apreciación del Franco Suizo (FS). Se utiliza la gran cantidad de € en poder del Banco Central Suizo para, por ejemplo, implantar un impuesto negativo ( subvención) a la importación de petróleo, gas, derivados, etc…. El estado paga la mitad de la factura. Eso producirá un abaratamiento de los costes energéticos, un aumento de la competitividad y un aumento de la riqueza del pais , pagada por la zona €. La contrapartida será una disminución de de las reservas de euros, que inebitablemente harán que el FS empiece a perder valor…….

    Es decir si la zona € quiere comprar francos , no hay problema, los suizos se los vendemos…Y con los € conseguidos no respaldamos la moneda, sino que los gastamos en abaratar las importaciones que no compitan con nuestra industria local ( petróleo , cereales, etc…).

    Que se aprecia mucho , gasto mucho, que se aprecia poco , gasto poco, que no se aprecia , dejo de gastar….

    Lo he explicado de forma un poco grotesca, pero espero que se entienda la idea…

    Saludos.

  2. Otra opción, con esos euros , en vez de respaldar su moneda, el estado establece un fondo de inversión que invierte en la bolsa alemana (por ejemplo). y con los rendimientos de ese fondo, se paga la conservación de las carreteras o lo que queramos, bajando los impuestos.

  3. ¿Y por qué no compra Suiza oro con toda esa cantidad ingente de euros? Yo lo veo un negocio fantático: me compran con euros mis francos suizos que puedo imprimir ilimitadamente. Al final tengo una cantidad enorme de euros que puedo utilizar para comprar oro o cualquier otro activo valioso que respalde mi moneda. No me hace falta tener euros en mi balance si no me fío de ellos. Imprimir francos suizos sería mi modo de “fabricar” oro. Cuanta más demanda haya de mis francos, más imprimo y cuanto más imprimo más oro compro con mis euros. ¿Dónde está el problema?

  4. Si usan los € para comprar oro y usan ese oro para respaldar su moneda, el FS seguiría apreciandose, quizás incluso más.

  5. Coño, pero si ligas el franco al oro, el resultado es que tu gobierno es aun mejor que antes y la política monetaria aun más estable, segura y ortodoxa. El oro/euro ha corrido en los últimos 5 años entre 800 y 1.370 y ahora está a 1.090, lo cual habría significado también un choque para el tipo de cambio de la moneda.

  6. “Y, claro, si una economía pequeña no es prudente que tenga una moneda propia, sólo quedan dos alternativas: o constituir una unidad monetaria territorialmente más amplia (euro) o buscar un acuerdo monetario internacional en torno a un bien imparcial, neutro y no controlado por ningún Estado (patrón oro).”

    Cuando JRR dice un “acuerdo internacional”, lo dice por algo. No es posible anclar tu divisa al oro y mantener un librecambio simultaneo con divisas fiat….

  7. Es que el problema son las otras monedas no el franco.

    En cuanto a lo que dice marques en la primera respuesta, no es lo mas recomendable. Ten en cuenta que una una subvencion siempre va a distorsionar la estructura productiva haciendo mas rentable un sector ( lo que atraera capital no siendo necesario), aumentando la demanda de alguna materia prima ( con lo que subira el precio y haras menos rentables sectores que la utilicen), etc…

  8. Yo creo que los problemas actuales de Suiza se deben a la intervención estatal en la política monetaria y no a que el dinero sea fiat.
    No es lo mismo aunque tiene relación. La crítica al dinero fiat debe venir por otros caminos.

    Por ejemplo, una moneda, fiat o no, que se va fortaleciendo puede machacar la exportación, sí, pero porque la división internacional ha “decidido” que esa economía es mucho más productiva fabricando seguridad financiera que motores. No lo veo mal. Solo hay que percibir la seguridad financiera como un servicio más. De hecho, el cobro por servicios financieros debería compensar las importaciones.

  9. Pabloj

    El ‘dinero fiduciario’ (o fiat) tiene el ‘riesgo’ perpetuo de NO estar respaldado con ‘bienes tangibles’ debido a que se sigue ‘intercambiando’ porque ‘se tiene fe’ de su efecto aún sin haber ‘producción’ real de tales bienes. Algunos lo llaman dinero ‘virtual’, con eso ya te lo dicen todo.
    Lo efectivo y sostenible es tener un ‘medio’ de cambio ‘directo’ como ofrece el ‘patrón oro’ como ‘dinero MERCANCÍA’.

  10. El oro también está respaldado por mercancías porque quien acepta oro solo es porque “tiene fe” en que podrá cambiarlo por mercancías.

    La diferencia fundamental no es esa sino que el oro es escaso y para aumentarlo debe extraerse y eso implica destinar recursos a esa producción. Sin embargo el fiat no puede producirse con coste. A la postre ese coste de producción del oro marca un límite máximo y dinámico para el resto de los precios del sistema (en oro). Luego ese máximo se “reparte” entre las mercancías en función de los valores subjetivos de los compradores.

    Ese coste de producción del oro es como un resumen del resto de precios.

  11. Pabloj

    El ‘oro’ ES el que se puede respaldar con ‘bienes tangibles’, en otras épocas era incluso la ‘sal’.
    Intentas venir a lo que digo yo para que no te deje en evidencia :D

  12. Profesor, los inquietantes dos últimos párrafos de su artículo son para echar a perder el sosiego de los liberales suizos que le estén leyendo.
    En el contexto actual, ¿cual sería su recomendación si un gobierno suizo le solicitara asesoramiento sobre este asunto?
    Deduzco por su artículo, que “buscar un acuerdo monetario internacional en torno a un bien imparcial, neutro y no controlado por ningún Estado (patrón oro)”.
    Bien, pero … mientras tanto ¿que?
    Deduzco también (como lector de su obra) que su recomendación sería: libertad monetaria.
    Eso, en la práctica llevaría a los ciudadanos suizos a utilizar o bien la porquería de moneda fiat que tenemos los demás (euro/dólar) o bien a emplear sus actuales menos malos Francos (FS) emitidos por su banco central o una combinación de ambos; porque, otra alternativa sería implantar un patrón oro por su cuenta; pero eso en el actual contexto, según parece, apreciaría de tal modo su moneda con respecto al resto de divisas que se verían obligados a ajustar a la baja precios y salarios cada cuarto de hora. Total, una economía pequeña no tiene forma de escapar de “esos dos últimos párrafos”. Todo indica que será engullida tarde o temprano por el “estiercol monetario” que la rodea.

  13. No hay muchas alternativas, la verdad. Tipos de interés negativos parece una buena opción (una especie de comisión por comprar francos suizos). Pero es que el sistema monetario actual tiene poco arreglo para un país solo.

  14. Una pregunta para Juan Ramón, y un comentario final.

    Tu artículo es algo que hemos debatido un amigo y yo largamente. Estamos atrapados. Lo resumes perfectamente en el último párrafo, lo hagas bien o mal, estás atrapado. Pasa incluso con decisiones económicas personales en las que si tomas una decisión racional (por ejemplo, pides una hipoteca a tipo fijo porque no te fías), si luego ocurre el escenario para el que te has estado protegiendo (los tipos suben en algún momento de la vida de la hipoteca para poder controlar la exuberancia monetaria anterior), viene el Estado y rescata a los que no se protegieron con tus impuestos (o alguien duda que todos pagaremos las hipotecas de los demás si alguna vez el Euribor se va a un 15 o 20%?)

    La pregunta es: ¿Es técnicamente factible que un país sólido decidiese unilateralmente adoptar el patrón oro? He leído detenidamente la propuesta de Huerta de Soto principalmente, pero no me queda claro si unilateralmente por mucho que sea una buena decisión, sería suficiente si el resto de tu zona de comercia no lo adopta.

    El comentario: la última frase para la historia de Krugman. “Así que aprendamos de los suizos. Han tenido cuidado; llevan generaciones preservando la fortaleza de su moneda. Y ahora están pagando el precio.”

    Es literalmente algo que pudiera ser similar a lo que expone este artículo, pero con una conclusión distinta; simplemente quiere que la Reserva Federal se vuelva loca.

  15. Leo lo que comenta Urkiola sobre la dificultad de adoptar el patrón oro si el país es pequeño. Pero me temo que si es grande pasa lo mismo, ¿no?

    ¿Y si fuera China? Desde un punto de vista eurocentrista no nos damos cuenta de que el centro de gravedad de la Tierra no está ya en el Atlántico sino cada vez más cerca de la costa asiática del Pacífico.

  16. <>
    Pero eso es algo que no se podría hacer con el patrón oro, si vas a cobrar por tener francos u oro en Suiza, pues lo tendrias en Nueva York y el franco se apreciaría igualmente. La única ventaja del oro para un país pequeño es que hay mas oro en el mundo que el valor de su economía.

    “Unirse al euro” en su momento una moneda grande más o menos rigurosa probablemente era lo que tenía sentido, y si no fuera porque se está disparando a un pie y claramente depreciándose frente al resto de monedas con bajada de tipos y de cara al QE habrían seguido. Ahora tendrán problemas para vender a la eurozona, pero no al resto del mundo, y de mientras quizá baje algo el precio del jamón, que en Suiza está por las nubes, y yo intentaré aprovechar este renovado poder adquisitivo, supongo.

  17. Suiza, es muy poderosa aunque sea un país pequeño, pero si los mercados de divisas le han cogido la medida, no dejarán de atacar a su moneda.
    Un caso parecido fue Venezuela y vemos como ha acabado, no quiero decir que Suiza llegue a tal situación, pero con tanto sube y baja de su moneda, causará inestabilidad en sus exportaciones e importaciones.
    Suiza exporta principalmente a Alemania, EEUU e Italia. y sus importaciones son de Alemania, Francia he Italia, es decir que sus mayores socios internacionales pertenecen a la zona euro. Por tanto creo que debería eliminar su moneda y pasarse al euro, evitando la inestabilidad de precios. http://www.impulsoexterior.com/COMEX/servlet/MuestraArchivo?id_=2_727

    Esto es lo que debería haber hecho Venezuela, ya que el 90% de sus exportaciones se cobran en dólares, provenientes del petróleo y sus importaciones se pagan en dólares, por tanto debería haber eliminado el bolívar, lo más importante que conseguiría es que las inversiones internacionales se fiaran más, no es lo mismo tener dólares he invertirlos en bolívares y luego al intentar recuperar la inversión en dólares.

  18. Juan Ramón no puedo evitar ver en el articulo cierto sesgo mercantilista, con una preferencia por tu parte por las economías con superávit comercial. Agradecería si me aclararas si es esa realmente tu opinión o no.
    Por otro lado no creo q sea tanto un problema monetario como de flexibilidad del mercado laboral. Puesto que si la moneda gana demasiado poder adquisitivo, solo seria un problema en tanto en cuanto los empresarios no puedan reducir sus costes laborales. También seria importante que pudieran renegociar los alquileres y sus deudas. Si la economía es libre (flexible) no debería existir ningún problema.
    Lo suyo creo q seria que gran parte de los costes empresariales estuvieran indexados al IPC.
    Por ultimo Marques propone una solución que están aplicando en Singapur con bastante éxito.El GIC es un fondo soberano de singapur que invierte en activos financieros con las reservas monetarias del pais, ha logrado una rentabilidad real del 4,1% de promedio en 20 años; y eso que es el fondo más conservador y con mayor preferencia por la liquidez del pais. TEMASEK es el otro fondo de Singapur (el plan de jubilación del estado), ha logrado una rentabilidad nominal del 17%.

  19. 1) No veo por qué. Lo mismo cabe decir con respecto a las empresas europeas que importen factores productivos de Suiza y que ahora verán mermado su poder adquisitivo. Lo que me preocupa son las alteraciones arbitrarias de la división internacional del trabajo.
    2) Si pueden reducir sus costes laborales, les impones un empobrecimiento a los trabajadores no justificado por razones productivas. Imagina que un suizo trabaja en una empresa exportadora y consume productos suizos. Ahora tendrá que ver reducir su salario y consumir menores productos suizos (le alteras su decisión óptima). ¿Por qué?

  20. Gracias por contestar,
    Respecto a las empresas importadoras de la eurozona, solo verán reducido su poder adquisitivo si las empresas exportadoras Suizas no reaccionaran a la revalorización del franco con bajadas de precios (pero eso no tiene por que pasar).
    En cuanto al segundo punto, solo seria como dices si la bajada del salario fuera en términos reales, pero es que la bajada de los salarios a la que me refiero solo pretendería reflejar el hecho de que cada unidad monetaria vale más, por tanto el poder adquisitivo no variará.