Intervención en Más Madrid: Los mayores errores de los programas electorales – 06/05/2015

También te puede gustar

3 comments

  1. Buen final.

    La pena es que no te has atrevido a meter la cuña del partido libertario, un partido que promete dejarnos a todos en paz.

    Lo de las universidades es el caso más claro de compadreo y e intervencionismo, pero solo para los que están fuera de ellas. Estos no quieren ver los mismos problemas que existen en otras áreas: banca, agricultura, industria, sanidad. Y no los quieren ver, porque denunciarlo sería más costoso para ellos que denunciar el escándalo de las universidades. Y esto que digo se ve claramente en los periodistas y opinadores varios, porque ¿quién paga sus intervenciones y sus columnas? Telefónica, Banco Santander, el conglomerado “Santa Rita” que tiene acciones (o un peso mucho mayor todavía) en Periódicos, Bancos, Clínicas, Aseguradoras, y, cómo no, en Universidades. A ver si nos aclaramos, lo que pasa con las universidades, siendo grave, es mucho más pequeño que lo que pasa en otros sitios.

    Y había un señor que se quejaba del mérito. No, el mérito es exactamente lo que hacen los errejones y los trillos. El mérito es politiqueo, no tiene nada que ver con la honradez o con el trabajo o con la originalidad investigadora. El mérito es vestir de seda a la mona. Muchos universitarios tienen “méritos” de verdad, y están en el extanjero fregando suelos o de niñeras. Y están así porque los que tienen mérito político son un tapón generacional que ha impedido que llegara savia nueva. Pero al puesto-de-trabajo, como a la madre, no se le puede faltar al respeto, el puesto-de-trabajo sea absurdo, o le quede grande al baranda, o haya cinco mil tíos que lo harían mejor, a la cola esperando a que se retire el potentado.

    Dicho esto, también es cierto que la gente, sobre todo los cerebrines y los que no son tan cerebrines, se organizan mal. En gran parte, porque les han dado mala información respecto a su carrera. Pero los pocos que le vieron las orejas al lobo a tiempo, cambiaron el rumbo, y están mejor que los que resistieron agarrados a los sueños inviables de la vidorra catedrática.

    Puedo encontrar culpas en todas partes, pero si el Estado no fuera tan torpe, entonces podría asignar las culpas mayormente a los individuos que toman las decisiones. Pero si su información está distorsionada, la tragedia es el resultado más probable. En el mundo académico y en todos los demás.

  2. Colombo, aquí parece que el que más mérito tiene es el que más se cansa. Yo aprobaba exámenes sin ir a clase hasta que en la universidad pública ya el listón se pasaba.
    Los políticos también se podría decir que tienen mérito, para engañar a la gente, pero al fin y al cabo se podría considerar meritorio.
    Eso, o algo más real que sería decir que nadie se merece nada.
    ¿Que se merecería un tipo que pica piedra durante 24 hrs.? ¿El Empire State de vivienda?

    Hay que acabar con toda esa envidia, ese igualitarismo y ese nazismo. Tan lícito es que alguien viva de rentas como de haber trabajado 14 hrs. diarias. Sino las pensiones habría que eliminarlas y productos producidos fabricarlos 3 veces más.

    Lo que no está bien es faltar a “contratos” aunque solo sea verbales.

  3. Bueno, yo me voy del tema para pedirle a Juan Ramon, si le parece interesante, un articulo sobre como le fue a paises sin gobierno. Recuerdo haber leido algo sobre Belgica y Somalia, viendo la realidad andaluza, ¿ Que pasaria en esa comunidad si se pudiesen pasar un par de años para elegir gobierno? Una andalucia sin gobierno seria un experimento interesante.