El timo del Índice Robin Hood

También te puede gustar

3 comments

  1. Si en vez de repartirla entre los habitantes del país donde reside el millonario, se repartiese en la ciudad donde vive el millonario, la cantidad que recibiría cada habitante sería mayor aún. Mejor todavía si en vez de la ciudad, se toma el distrito.

    Por ejemplo, la riqueza de Amancio Ortega se repartiría entre los habitantes del distrito donde vive.

    Por supuesto, que si en vez del distrito se toma el barrio, mejor aún. Y mejor todavía, la manzana de casas.

  2. En cuanto al caso de Chipre, esa cantidad tan alta que sale se debe a que Chipre solamente tiene 1.116.564 habitantes (censo de 2011), algo así como una ciudad grande o algunas provincias españolas. Es como si la riqueza se repartiese, no en toda España, sino solamente en la provincia de Cádiz.

  3. Por supuesto que los ricos de izquierdas (cantantes famosos, actores famosos, etc.) pueden, si así lo quieren, repartir su riqueza entre sus conciudadanos. La ley no se lo impone pero tampoco se lo prohíbe. Si tanto se llenan la boca con la palabra “igualdad” pero no la practican, es que son unos hipócritas.

    “Yo soy comunista, no soy gilipollas” (Frase histórica del cantante Víctor Manuel)