El mito del gasto social en los países nórdicos

Los países nórdicos se han convertido en los principales referentes de los políticos españoles. Todos quieren ser Dinamarca, Suecia o Finlandia. En parte es comprensible: por un lado, sus altísimos impuestos y sus voluminosos Estados de Bienestar constituyen un poderoso reclamo para la izquierda; por otro, sus mercados relativamente más flexibles que en el resto de Europa resultan atractivos para aquellas formaciones con alguna querencia liberal.

Sin embargo, la información que recibimos sobre los nórdicos se halla en su mayoría tremendamente distorsionada. Parecería que nos encontráramos ante un paraíso donde el maná cayera del cielo apenas multiplicando el tamaño del Estado. A la postre, sus cifras sobre gasto social (sanidad, discapacidad, jubilación, ayuda familiar, desempleo, vivienda y reinserción) parecen de otro mundo: mientras que España destina a estas partidas el 25,9% de su PIB, Suecia canaliza el 30,5%, Finlandia el 31,2% y Dinamarca el 34,6%. Es decir, si trasladáramos tales porcentajes a España, el gasto social crecería entre 45.000 y 90.000 millones de euros. Ahí es nada.

Pero estas tan cacareadas cifras son tramposas. En primer lugar, porque no salen gratis: los ciudadanos de los países nórdicos pagan muchos más impuestos que los españoles, especialmente de carácter indirecto. Para que nos hagamos una idea: mientras que en España el tipo impositivo medio que abonamos sobre el gasto en consumo (IVA y Especiales) asciende al 14%, en Finlandia se eleva al 26,4%, en Suecia al 26,5% y en Dinamarca al 30,9%. Es decir, para equipararnos fiscalmente con los países nórdicos deberíamos duplicar el tipo impositivo medio sobre el consumo (eliminar los tipos reducidos y superreducidos del IVA, subir muy sustancialmente el tipo general, crear muchos nuevos impuestos especiales e incrementar los ya existentes). ¿Pagar más para recibir más? Los habrá que aceptarán encantados, pero otros preferirán gestionar su propio dinero en lugar de que lo haga Montoro: simplemente, dejemos elegir.

Mas la principal trampa que esconden las cifras de gasto social de los países nórdicos no es ésta, sino la de ocultar que se trata de cifras brutas. ¿A qué me refiero con que son cifras brutas de gasto social? Pues a que en los países nórdicos la gran mayoría de estas ayudas sociales están sometidas a tributación directa (IRPF y cotizaciones sociales) y copagos diversos de un modo mucho más gravoso que en España: mientras que en nuestro país el Gobierno recupera en impuestos directos y copagos el 5% de las ayudas sociales que entrega, en los países nórdicos recobra entre el 10 y el 16%. De ahí que las estadísticas no sean directamente comparables; un ejemplo: si el Gobierno español incrementa las pensiones medias de 1.000 a 1.500 euros mensuales pero, al mismo tiempo, aprueba una subida media de impuestos a los pensiones equivalente a 500 euros al mes, el gasto público en pensiones crecerá un 50%, pero las prestaciones reales que recibirán los pensionistas serán exactamente las mismas.

Pues bien, si corregimos el monto de gasto social bruto de los Estados europeos con los impuestos directos a que se lo somete, comprobaremos que las diferencias ya no son tan apreciables: mientras que en España el gasto social neto equivale al 24,1% del PIB, en Suecia es del 26,35%, en Finlandia del 27,27% y en Dinamarca del 27,81%: Es decir, de una diferencia equivalente a entre 45.000 y 90.000 millones de euros pasamos a una más estrecha, de entre 25.000 y 40.000 millones. Sí, el gasto social en los países nórdicos es mayor que en España, pero no muchísimo mayor; y, además, esa diferencia se debe a que también pagan impuestos mucho más elevados que nosotros.

De hecho, y aunque Eurostat no efectúa estos cálculos, si dedujéramos de las transferencias sociales no sólo los impuestos directos y los copagos, sino los impuestos sobre el consumo, entonces las diferencias se volverían prácticamente inexistentes. Por ejemplo, si suponemos que quienes reciben el gasto social en forma de transferencias dinerarias consumen dos tercios de las mismas y, en consecuencia, soportan los elevados tipos impositivos sobre el consumo antes reseñados, las transferencias sociales netas de impuestos directos, impuestos sobre el consumo y copagos se reducirían en los países nórdicos hasta el 23-23,5% del PIB… frente al 22% español.

Siendo tan nimias las diferencias en materia de gasto social entre España y los nórdicos, ¿por qué aparentemente son tan enormes? Por dos motivos esenciales. El primero es que los países nórdicos son mucho más ricos que España: la renta per cápita de los nórdicos es entre un 25% y un 38% superior a la española, de modo que ellos gastan casi el mismo porcentaje que nosotros pero sobre una base mucho mayor.

El segundo es la distribución de ese gasto social: mientras que los nórdicos apenas dirigen entre el 1 y el 1,5% del PIB a prestaciones por desempleo (una prestación social que, en un mundo ideal, donde quien quisiera trabajar tuviera un empleo, sería cero), España –debido a su disfuncional mercado de trabajo– ha de destinar alrededor del 3%. Eso significa que los nórdicos también pueden concentrar muchos más recursos a las únicas dos partidas en las que verdaderamente nos diferenciamos de ellos: prestaciones por discapacidad y ayuda familiar (en el resto gastamos aproximadamente el mismo porcentaje, incluso antes de computar la influencia de los impuestos sobre el consumo). Mientras que España gasta combinadamente en estas dos partidas el 3,2% de su PIB, los nórdicos destinan entre el 6,5% y el 7,2%.

Ésas, y no otras, son las diferencias entre España y los nórdicos: a) las prestaciones sociales de los países nórdicos están sometidas a muchos más impuestos que en España, de modo que las diferencias después de impuestos apenas equivalen al 1,5% del PIB; b) la distribución del gasto social es distinta (en España pesa más el desempleo; en los nórdicos la ayuda familiar); c) la cuantía absoluta de las prestaciones es mayor en los nórdicos debido a que su renta per cápita también es mayor.

Por consiguiente, multiplicar los impuestos no hará que nos parezcamos a los nórdicos, salvo por el hecho de castigar con muchos más tributos a pensionistas y jubilados. Si quisiéramos parecernos a los nórdicos deberíamos, en esencia, reducir nuestra tasa de desempleo (para así poder dirigir el menor gasto en prestaciones a la ayuda familiar) e incrementar nuestra renta per cápita (para abonar ayudas superiores en términos absolutos). Y para lograr ambos fenómenos necesitamos liberalizar la economía, empezando por el mercado laboral; algo que, por cierto, los países nórdicos ya han hecho en gran medida.

Ahora bien, no olvidemos que no existe ninguna imperiosa necesidad de parecernos a los países nórdicos. Prosperidad y cohesión no es igual a gasto e impuestos mayores que en España. Si en lugar de Suecia nos fijamos en Suiza, comprobaremos que su gasto social asciende al 21,5% del PIB, casi tres puntos menos que España. Y su renta per cápita no es un 38% superior a la nuestra –como sucede con los nórdicos–, sino un 75%. Ese es el verdadero modelo que imitar.

También te puede gustar

16 comments

  1. Perfect Juan Ramón.

    Aunque no se habla de la demografía y su influencia también tanto en una mayor renta per capita (y por ende menor pobreza per capita) como en un menor gasto social (y por ende mayor beneficio social) :)

  2. El tercer párrafo me parece importantísimo. Sería mucho más honesto poner en las cifras oficiales y en los debates políticos los tipos impositivos medios para saber qué es lo que realmente pagamos. Muchas gracias si ha sido usted el que los ha calculado.
    Este párrafo es muy importante porque los partidos de izquierda quieren extender la idea de que nos podemos permitir un Estado del Bienestar gigantesco, haciendo que todos paguemos lo mismo pero que los ricos paguen más, y ya está. Dicen que acabando con el fraude y haciendo la fiscalidad más progresiva todo se puede pagar. Y encima no manteniendo el IVA actual, sino bajándolo. Un mundo de rosas.
    Bueno, pues este simple párrafo desmonta toda esa mentira que quieren extender desde la izquierda. También el resto del texto se tiene que tener en cuenta para no caer en la trampa.
    Que quieren un sector público que ocupe el 50% del PIB? Muy bien. Pero que le digan la verdad a la gente. Que para tener un Estado del Bienestar de ese tamaño todos nos tenemos que arremangar y dedicar muchos recursos a pagarlo, tanto pobres como ricos. Que no vaya Alberto Garzón a la tele a decirle a la gente la diferencia entre impuestos directos e indirectos y decirles que el quiere financiarlo con los primeros.
    No es eso tratar a la gente de tonta?

  3. Miguel, ¿alguien de verdad se cree que los impuestos generan bienestar?
    ¿bienestar es que hayan 7.000 millones de personas en el planeta con tan poca renta per capita de media?

    En fin…

    Siempre se habla de que pague más el que más tiene para pagar pero nunca de que pida menos el que menos tiene para pagar. Curioso.

    Lo que quieren es impedir que haya ricos pero no impedir que haya pobres.
    Deberían de confesarlo ya.

    Lo que primero tendrían que hacer es pasarse todos los empleados del sector público al sector privado.
    El sector público solo debería de existir para cosas que realmente no pudiera hacer el sector privado mediante particulares o empresas.

    De la misma manera que hay bienes en la naturaleza de los que no te puedes apropiar de ninguna manera pero efectúan una externalidad positiva de por sí.

  4. Excelente y muy interesante artículo.
    Pero vamos a subir la apuesta y hacerlo un poco más complicado. Siempre se habla de los nórdicos, pero he leído muy pocas cosas en este blog sobre Francia.

    Tiene un Estado de Bienestar mayor que los ínclitos estados norteños, con un déficit perpetuo desde hace 40 años, impuestos elevadísimos, no se encuentra ni mucho menos en las primeras posiciones en libertad económica o facilidad de hacer negocios a diferencia de los nórdicos, baja descentralización, elevadas regulaciones y mercado laboral muy rígido, elevadas cotizaciones a la SS, sistema público de reparto de las pensiones y aún con todo…. es un país muy rico, con una elevada renta per capita, con una baja tasa de desempleo y de economía sumergida.
    ¿Alguien me lo explica? Me parece mucho más “paradójico” que los nórdicos.

  5. Requiemsoul, aquí en España es que hay mucho tonto empezando por el que pasa a las 4:00 de la mañana con el camión de la basura molestando al contribuyente que le da de comer :)

    En cuanto a Francia si tiene déficit desde hace 40 años no puede ser catalogado de rico realmente. Que no te la cuelen. Francia es el enfermo de Europa desde hace decadas y ahora la víctima.

    En Reino Unido también hay una buena tajada de renta per capita supuestamente, incluso más que allí pero la vida es muy cara en comparación.

    Cuando yo hablo de renta per capita como indicador de riqueza obviamente omito impuestos, inflación…
    debería de poner quizás:
    renta per capita NETA :)

  6. Fake, no te puede llevar la contraria, pero me parece digno de estudio lo que está aguantando ese país. Llevo oyendo lo del enfermo de Europa desde hace lustros y nunca cae. “Este muerto está muy vivo” xDD.

  7. Requiemsoul, a cualquier banco central y en concreto al FMI le interesa que no caigan países para justificar su existencia.

    En países subdesarrollados también siguen muy vivos la mayoría sino no mantendrían esas cotas demográficas.

    Si te salvan, cualquiera puede seguir vivo :)

  8. Gran artículo enfatizando en algo muy importante y poco tenido en cuenta: el concepto de Gasto social NETO.
    Siempre aprendiendo temas interesantísimos con Rallo.

  9. Encontré este artículo hablando del gasto neto en la línea de Rallo que me pareció muy interesante y recomendable.
    http://elblogdedaniel.com/mito-10-gasto-publico-social-en-espana/

    -USA es el país del mundo con mayor gasto social neto en términos absolutos y el segundo en términos relativos sólo superado por Francia. La trampa radica que muchas veces no se tiene un cuenta su enorme gasto privado. Además, se trata de un gasto bastante progresivo ( reciben más los que menos aportan) al nivel de Finlandia y más que Francia.

    -Las conclusiones sobre España son similares a las que llega Rallo. Añade que es uno de los más regresivos del mundo (reciben más los que más aportan). En concreto el quintil superior recibe el 25 % del gasto social y el quintil inferior el 10%. ¿Razón? Presumiblemente el sistema de reparto de las pensiones.
    El países con el gasto social más progresivo no es uno nórdico sino Australia.

  10. Requiemsoul
    Muy buen aporte como siempre:)
    Tengo dudas en las gráficas. No entiendo la diferencia entre la gráfica 1 y la gráfica 3.¿ Es porque en la 3 se incluye el gasto social privado? Porque en la 1 se supone que también es el gasto social neto, pero en este caso solo es el Gasto público por lo visto.
    ¿Cómo es que un país como Finlandia está el segundo en la gráfica 1 y el 15 en la gráfica 3? El caso de USA es el contrario.
    Supongo que será porque en el segundo gráfico se pone el gasto social descontando los impuestos que pagan los receptores. Supongo que los 3 gráficos están relacionados, y que si los receptores pagan menos en impuestos de lo que reciben(o si reciben considerablemente más de lo que pagan con impuestos) el gasto social es más redistributivo.

    De todas formas, si se quieren analizar políticas públicas, no se debería incluir el gasto social privado.

  11. Miguel, sin gasto privado social no habría gasto público social. Si todo el mundo se negara a pagar impuestos incluso se defendiera contra los impostores se vería claramente esto.

    A la hora de medirlo por tanto no tiene sentido ocultar su fuente.
    Incluso los bancos centrales imprimen billetes privadamente aunque luego parezca que los repartan públicamente bajando tipos de interés.

    Eso sí esto es contradictorio, bajan tipos de interes para ingresar (ya que el banco central no es una empresa que necesite ingresos) e incrementan el interés por la inversión generando exceso de demanda artificialmente encima.

  12. Gracias Miguel.

    Me he ido a la fuente original porque los gráficos a veces confunden un poco.

    Finlandia ( 2005/2009/2009)

    Gasto Social Público Bruto: (25,8/28,3/28,3)
    Gasto Social Público Neto:(19,5/22,7/22,6)
    Gasto Social Total Neto: (20,3/23,6/23,4)

    USA ( 2005/2009/2011)
    Gasto Social Público Bruto: (15,5/18,5/19)
    Gasto Social Público Neto: (16,7/19,7/20,1)
    Gasto Social Total Neto:(24,5/27,8/28,8)

    Las conclusiones son las que ya suponíamos: Finlandia pega un buen trisco al gasto social bruto y el gasto social total neto de USA es elevado.

    Lo que me sorprende y no entiendo el motivo es que el gasto social público bruto de Usa es mayor que el neto.

    Por otra parte, hay que puntualizar que el segundo gráfico toma como magnitud el gasto social público monetario, no en especie. Debido a que se puede discriminar por nivel de renta a diferencia del gasto sanitario.
    Esto creo que puede llevar a alguna conclusión errónea y puede alterar la progresividad. Por ejemplo, una persona puede estar pagando muchos impuestos (aporta mucho) pero acude a la sanidad privada (recibe poco).

    Hay que aclarar que no se incluye el gasto en educación como gasto social. En el artículo de Rallo tampoco se considera gasto social y no conozco el motivo.

  13. Requiemsoul
    Entonces vemos que el Gasto social en Estados Unidos es menor que en Finlandia, pero en Finlandia no es tan alto como podríamos llegar a pensar en un primer momento.
    En los países nórdicos en general se ve que se pagan muchos impuestos pese a lo que se recibe a cambio pero sí que es cierto que también es una estructura impositiva muy progresiva la de estos países.
    Es llamativo también como en Francia los impuestos son muy regresivos.
    Lo que no comprendo del concepto de gasto social neto es que se supone (según mi opinión) que los países que tienen una diferencia mayor entre su gasto social bruto y neto, deberían ser aquellos con una estructura impositiva más regresiva, porque los receptores pagan más por recibir sus prestaciones. Pero, es posible que como tú dices, sea porque en la segunda gráfica no se incluye la sanidad por ejemplo. En Francia creo que la sanidad es totalmente pública(tipo España) y que por eso el gasto social neto y bruto no tienen tanta diferencia pese a que hay una regresividad importante en la recepción de los beneficios sociales que sí discriminan por nivel de renta.
    La principal conclusión a la que sigo llegando es que los países nórdicos lo que hacen es tener amplios beneficios sociales a base de socializar enormemente su alto coste.

    Habrá que mirar más esa página. Contiene otros artículos interesantes.

  14. Exacto, esa es la conclusión que podemos sacar. Ese blog aborda temas que Rallo ha tratado bajo el mismo prisma, pero no se moja tanto y siempre tiene una conclusión con la que intenta no cabrear mucho al consenso socialdemócrata xD. Aún así, todos los mitos de los que habla están muy extendidos y su refutación es sólida.

    Por cierto, he releído mi anterior mensaje y no es que el Gasto Social público Bruto de USA es mayor que el neto (lo lógico), sino al revés. ¿A qué puede ser debido?. No lo entiendo.

  15. Para tener el nivel de prestaciones sociales es necesario, como dice el profesor ser mucho más ricos de lo que somos (es decir, tener el nivel industrial de estos países o, en su defecto, petroleo, como tiene Noruega.
    .
    Pero hace falta otra cosa, cosa a la que los españoles nos resistimos como gato panza arriba: un control muy grande en la recaudación de impuestos (sí, incluidos el impuesto de labores de tabaco, arancel de aduanas e iva que se niegan a pagar los que compra tabaco de contrabando (y al mismo tiempo reclaman más gasto social pagado por sus vecinos).
    .
    ¿Un ejemplo?
    .
    En “madrileños por el mundo”, un madrileño se lo muestra a la presentadora así: mete la matrícula de un coche cualquiera en su móvil, y automáticamente aparece lo que esa persona ha pagado de impuestos.
    .
    Luego hay que mencionar un efecto pernicioso:
    Se ha hipnotizado a la población de que la única manera de prosperar es, no a través de su esfuerzo, sino a través del esfuerzo del vecino.
    .
    El resultado de este tipo de educación es que se ha matado completamente la iniciativa individual.
    .
    Como no hay iniciativa individual, nadie monta empresas. Y como nadie monta empresas tenemos 6 000 000 de parados y nuestros hijos tienen que emigrar a Alemania a limpiar báteres con un diploma universitario bajo el brazo (y muchos con un master)
    .
    ¿Puede ser la cosa peor?
    .
    Sí, porque la envidia de clase y el parasitismo social es lo que utiliza el partido “progresista” para comprar votos.
    Ésto es, acaba gobernando no porque lo haga bien o porque crea riqueza, o empleos, o administre mejor nuestros impuestos.
    Acaba gobernando porque ha hecho creer a mucha gente que si roba a los “ricos” (es decir, a los asalariados), ellos van a vivir mejor.
    .
    La realidad nos dice que eso es imposible (y la lógica, también), porque no puede haber tanto para todos. Alguien tiene que trabajar y pagar impuestos para financiar eso (y ya sabemos que no son los ricos de verdad).
    .
    En cualquier caso, los inmigrantes ilegales están siempre por delante de nosotros, porque están peor que nosotros, y como no saben hacer nada, acaban teniendo trabajos no cualificados que naturalmente están mal pagados.
    .
    No me malinterpreten: no estoy proponiendo un liberalismo “salvaje”, sino que cada uno sea responsable de su vida y de su futuro, como lo eran nuestros padres y abuelos (y que no tuvieron los privilegios que tenemos nosotros, como un bachiller o la seguridad social), y como lo son los ciudadanos de los países de la Europa rica, que tan bien protege a los que lo necesitan de verdad, no como nosotros.
    .
    Y para el que todavía no esté convencido, le diré que las clases de “tambor” y similares que tanto dinero le ha dado al hermano de la novia del de PODEMOS, NO son gastos necesarios, y por lo tanto no son gastos sociales.
    El que quiera clases de tambor, que se las pague de su bolsillo.
    .
    (por cierto, si en la Europa rica alguien sospecha que no estás pagando los impuestos que debes o que estás cobrando el desempleo y trabajando, te denuncian ).
    .
    ¿Y saben cual es el castigo de todo este sin sentido?
    .
    Que cuando hay una crisis, como la que estamos viviendo, no hay dinero ni medios para ayudar al que se ha quedado sin trabajo.
    Y que como hay tanta gente mantenida con el sistema, es decir, fuera del mercado de trabajo, cuanto más tiempo que pase, más difícil es meterle en el mercado laboral.

  16. Me gustaría que el Profesor señalase el mito de los “gastos sociales”.
    .
    Gastos sociales no son gastos para pagar a los políticos, partidos politicos, sindicalistas, funcionarios, amiguetes-directivos de empresas públicas, actores de la ceja, altos ejecutivos de ONGs, investigadores -funcionarios sin oposición que no descubren nada…
    .
    Gastos sociales son aquellos ingresos del Estado que se destinan para asegurar que todos los españoles viven con la dignidad que merecen (y que pueden pagar), aunque su origen social o las circunstancias de la vida no lo permitan.
    .
    No son para mantener inmigrantes ilegales.
    .
    Quiero insistir en los gastos sociales para mantener la burocracia de los partidos políticos. Eso no se da en ningún país de la Europa rica, y lo que ha fomentado ha sido que los líderes políticos no dependen de las bases para nada (es decir, no son demócratas) y no les tienen que dar cuentas de nada ni responder ante nadie de sus (malas) acciones.
    .
    Yo no veo por qué una persona que es del PP tenga que mantener la ejecutiva y los funcionarios del partido PODEMOS, ni que una persona de Comunistas-IU tenga que mantener a los funcionarios-ejecutiva del PSOE. Y viceversa.
    .
    Insisto en este punto porque eso no es democrático (es inmoral que los simpatizantes de un partido financien a sus enemigos ) y existe en España la libertad de asociación.
    .
    Además impide la iniciativa y la responsabilidad personal (la cuota de un partido normalmente equivale a menos de una semana de café con leche diario en un bar, con ayudas para el que está en paro para un ciudadano ¿es sacrificio colaborar con el equivalente de un café diario durante solo una semana para hacer funcionar el partido que defiende sus intereses vitales en la democracia?
    .
    Vamos por el mal camino.
    .
    Ante el clamor de los súbditos (que no ciudadanos) de que no querían partidos corruptos (pero que son tan corruptos como ellos, lo que pasa que en otro nivel mucho más modesto), la respuesta ha sido: más de lo mismo.(Podemos y Ciudadanos están viviendo de los gastos sociales, no de las cuotas de sus socios )
    .
    Somos como los tontos de Carabaña, ¡que nos engañan con una caña!
    .
    ¿A que en los países nórdicos los partidos políticos no viven de los gastos sociales?