No necesitamos más gasto público en educación

Todos los partidos políticos están centrando una parte significativa de su campaña electoral en sus propuestas para reformar el sistema educativo. La idea central sigue siendo la misma desde hace lustros: incrementar el gasto público para que la escuela pública cuente con mayores recursos. En esta campaña, además, se ha incorporado la idea de que las administraciones públicas deban ofrecer plazas escolares hasta los 18 años. Al parecer, pues, los problemas de la educación española pasan por inflar el presupuesto público: la voracidad de la burocracia educativa no se sacia nunca.

Sucede que, hace apenas unos días, la OCDE publicó su famoso informe Education at a Glance correspondiente al año 2015, y la radiografía que se desprende de él no casa en absoluto con el diagnóstico que están efectuando nuestros políticos. A la postre, no es verdad que la educación pública española esté exageradamente infrafinanciada ni que, en consecuencia, cuente con menores recursos que en el resto de la OCDE.

Así, el gasto público por estudiante sólo está ligeramente por debajo de la media de la OCDE (página 251 del informe): en 2012, ascendió a 9.004 dólares por estudiante (frente a 9.317 en la OCDE). Ahora bien, si ponemos este gasto por estudiante en relación a nuestra renta per cápita, estamos ya gastando más que la media: el gasto por estudiante representa el 28% de nuestra renta per cápita, frente al 27% de la OCDE o de la mismísima Finlandia (página 221 del informe).

Este considerable gasto público en educación permite contar con una de las plantillas de profesores más grandes y mejor remuneradas de la OCDE. Así, y como podemos leer en la página 424 del informe, la ratio de estudiantes por profesor es de 14 en Primaria (frente a 15 de la OCDE), 11 en Secundaria (frente a 13 de la OCDE) y 12 en la Universidad (frente a 16 de la OCDE). A su vez, según encontramos en la página 440 del informe, el salario inicial de los profesores en el sistema público es de 36.422 dólares en Primaria (frente a 29.807 en la OCDE o 32.356 en Finlandia) o de 40.752 dólares en Secundaria (frente a 31.013 en la OCDE o 34.945 en Finlandia). Por último, el profesorado español también trabaja menos horas que en el resto de la OCDE (si bien imparte más horas de clase que la media): en Primaria y en Secundaria inferior, los profesores españoles han de trabajar 1.140 horas anuales en la escuela, frente a las 1.196 o 1.172 de la OCDE; sólo los profesores de Secundaria superior pasan cinco horas más al año en el centro de enseñanza que sus pares de la OCDE (página 458).

Tengamos presente que las nóminas del profesorado representan alrededor del 70% del total del gasto público en educación. Por consiguiente, cuando los partidos políticos reclaman aumentos del gasto público lo que, en el fondo, están reclamando es o mayores salarios o menos horas de trabajo para los profesores (por la vía de contratar a más profesores y, por tanto, reducir la ratio de alumnos por profesor).

En principio, y a tenor de lo que estamos escuchando en la campaña electoral, cabría una tercera posibilidad: hay que aumentar el gasto para contratar a más profesores, pero no con el propósito de reducir sus horas medias de clase, sino con el de incrementar las horas lectivas que reciben los alumnos. Aquí encajaría, por ejemplo, la propuesta de elevar la oferta de plazas escolares hasta los 18 años.

Sucede que esta idea tampoco casa demasiado bien con la realidad de nuestro entorno: el porcentaje de la población escolarizada en España ya es de los más elevados del mundo (página 316). Por debajo de los dos años de edad, el 32% de la población española se halla en una institución educativa (frente al 21% de la OCDE o al 28% de Finlandia); entre los 3 y 4 años, esta cifra se eleva al 96% (frente al 81% de la OCDE o al 71% de Finlandia); entre los 5 y los 14 años, el porcentaje se mantiene en el 97% (frente al 98% de la OCDE o el 97% de Finlandia); y entre los 15 y los 19, cae hasta el 87% (frente al 84% de la OCDE o el 86% de Finlandia). Pero no se trata sólo de que un porcentaje altísimo de la población juvenil esté en la escuela, sino que el número de horas que obligatoriamente pasa en el centro educativo también es de los más altos del mundo: 8.991 horas frente a 7.570 en la OCDE o 6.327 en Finlandia (página 412).

En definitiva, el sistema educativo español no adolece de una insuficiencia de recursos financieros: gastamos más de lo que deberíamos según nuestra renta per cápita, nuestros profesores están mejor remunerados que en la mayoría de países occidentales y nuestros niños y adolescentes pasan más horas en las aulas que en otros países de nuestro entorno. Los pésimos resultados obtenidos no se deben a la falta de medios, sino al muy ineficiente uso de esos medios: no tenemos que añadir más gasto al agujero negro del sistema educativo público, sino que debemos cambiar de raíz su organización. No despertar y cebar al diplodocus, sino extinguirlo. Es decir, necesitamos reemplazar un sistema educativo burocratizado y políticamente planificado por un sistema educativo privado, libre y en competencia.

También te puede gustar

13 comments

  1. Tengo una propuesta: duplicamos el gasto en educación a cambio de despedir al 95% de todos los funcionarios y empleados públicos del sector. Se haría de forma objetiva: que pasen unos exámenes, y que sólo conserven la plaza los del 5% con mejores notas, que se quedarían con toda la pasta. Y los despedidos, a trabajar fregando suelos para pagar el sueldo y la pensión de los que no fueran despedidos.

    Alguien dirá que así faltarían profesores para tanto alumno. Exactamente. Cuanto menos daño puedan hacer los profesores a los alumnos, tanto mejor. Esa escasez de profesores obligaría a los padres a educar a sus hijos correctamente, empezando por la actitud ante la vida.

    Así pues, mi propuesta pretende mejorar la educación por el expediente de emborrachar con dinero a los enemigos de la educación. La humanidad aprende cuando los políticos duermen.

    Por cierto, el que diga que la educación no es un negocio, que no puede serlo y que nunca lo fue, que me explique cuándo han trabajado los profesores sin cobrar. Si no es ocio, es negocio.

  2. Juan Ramón (o cualquiera que pueda responderme):

    me gustaría realizar una pregunta. En la página 251 de dicho informe, se presenta

    “Table B3.3. Annual public expenditure on educational institutions per student, by type of institution (2012)”

    de acuerdo a la metodología que se explica al final de la página 244, en este cuadro simplemente se desagrega qué parte de gasto público en educación vía impuestos se dirige hacia educación en instituciones públicas y privadas.

    tengo dos preguntas

    1. ¿qué utilidad tiene proporcionar cuánto gasto público por alumno va hacia instituciones privadas?

    2. ¿existe alguna estadística que indique el “costo por alumno” publico vs privada en el mundo para los diferentes niveles de educación y tipo de gasto? es curioso que este informe de la OCDE, no se publique absolutamente nada de esto, con la cantidad ingente de información que proporcionan.

    muchas gracias.

  3. Juan Ramón,

    ¿pero en ese gasto público en centros privados (concertados según indicas), es costo por alumno final, incluyendo también aportaciones privadas? es que las diferencias son muy grandes como para ser esto último que indico, por lo que sigo sin encontrar la razón por la que incluyen este dato. Desde mi punto de vista, no proporciona información relevante.

    Muchas gracias!.

  4. ¿Sáben por qué la educación española es tan mala?
    .
    Ya sabemos que no es una cuestión de dinero.
    .
    Los profesores funcionarios-influyen, pero no es determinante.

    Lo primero es que no se controla el resultado de los alumnos. O si ustedes quieren, es el profesor el que se controla a si mismo el fruto de su trabajo, trabajo que todos los contribuyentes pagamos con tanta generosidad y desprendimiento.
    .
    Lo que sí que es determinante es que hoy día, los alumnos, por la razón que sea, no tienen ningún interés por el estudio y el aprendizaje.
    Ésto, que es muy estresante para el profesor (hablo por experiencia), hace algo más que bajar el nivel de la clase: como el hombre es un ser social, nos influye mucho los que nos rodean. Si los que nos rodean no tienen ningún interés en la clase, tarde o temprano yo no tendré ningún interés en la clase.
    .
    (hay que decir, además, que las clases en que los niños y las niñas están juntos, introducen muchos más problemas, pero decir ésto va en contra de la ideología zapatera. Y la razón de que se vaya contra la evidencia es que hay otros intereses detrás que no son ni la educación ni la igualdad hombre-mujer)
    .
    El tercer punto de por qué la educación española es tan mala, es que nadie considera que un niño está aprendiendo en la escuela una profesión o un oficio, ésto es, lo que ha sido siempre en todo el mundo y en todas las culturas, está aprendiendo a ganarse la vida y en su momento poder independizarse y mantener una familia.
    .
    No, la escuela es el medio de mantener funcioanrios-profesores que a su vez están controlados por los sindicatos de clase extractiva, que a su vez colaboran en la políticas de los partidos que los dominan (léase la marea verde). Muy democrático.
    .
    Especialmente cuando se está pagando con el dinero de los contribuyentes y se está arruinando el futuro de nuestros hijos.
    .
    Porque la manera que tenemos las clases medias de vivir mejor es a través de la educación, no a través de las “ayudas sociales” -ayudas que pagamos nosotros, pero quien se beneficia de ellas son el partido “progresista” al comprar votos con la demagogia social.
    .
    Y como todos sabemos, no todos los niños pueden estudiar. Esa es la realidad.
    Mantenerlos en las clases no solo baja el aprendizaje, sino que estos niños acaban con el convencimiento de que “no valen para estudiar”, de que son unos “zoquetes”, de que “no son buenos para las matemáticas”…cuando lo que pasa es que tienen un cerebro orientado hacia lo concreto y hacia la acción.
    (lo extraordinario del caso es que ya se ha demostrado que un título universitario con master ya no da un nivel de vida o simplemente un trabajo)
    .
    Como ven todo acaba en lo mismo: una oportunidad para agitar la envidia de clase y decir, si me votas a mi, vamos a robar a los “ricos” (es decir, a los asalariados) para dárselo a los “pobres”, y todos vamos a ser felices y a comer perdices.
    .
    Pero de administrar mejor el dinero de tus impuestos…eso, ni hablar.
    Y mientras tanto, nuestros hijos salen del colegio con una mentalidad completamente libresca, sin ninguna relación con la realidad, incapaces de hacer ningún esfuerzo, aunque sea para su provecho, y sin hablar inglés y saber sacar un descuento, que ya es fracaso para los años en que están encerrados en la escuela y lo que nos cuesta toda esta farsa.

  5. José, estoy de acuerdo con lo que dices.

    Pero voy a añadir algo. La educación española no es mala. Es tremendamente eficaz. El verdadero propósito de la educación de masas, entendida como proyecto político, es la desactivación de la gente. Machacar el instinto de aprendizaje, sembrar dudas de las cosas más evidentes de la vida, estimular odios hacia ciertos grupos de personas de una manera tan subversiva que casi nadie se da cuenta. Es una tortura, especialmente en los primeros años.

    David Henderson, profesor de economía, escribió hace años que la escuela es peor que el trabajo infantil, porque es trabajo infantil forzoso. Toda la burtalidad de cualquier trabajo esclavo, pero empaquetada como una cosa moderna, buena, útil, necesaria, progresista.

    Lo más importante es la capacidad de concentración, y es precisamente ahí donde atacan, desde pequeños. Todo son distracciones. No se deja tiempo para experimentar el mundo real, ni para digerirlo. Es un plan, muy complejo y muy sutil, este da la educación, diseñado para apocar a la gente, impedirles crecer y ganar control sobre sí mismos, de manera natural. Todo está supeditado a la autoridad: el conocimiento, las emociones, la estética, el tiempo, el espacio. Es una aberración, que ha ganado mucha fuerza en los últimos dos siglos, pero que ya denunció Baltasar Gracián en el siglo XVII.

  6. No puedo estar mas de acuerdo con vuestros comentarios, por eso la educacion no puede ser OBLIGATORIA ni HOMOLOGADA. Ciudadanos excelentes en decadas anteriores, han resaltado en diversos progresos de la ciencia sin entrar en la universidad o mediante la homologacion de sus estudios.
    Es absurdo pensar que un sistema educativo, sea infalible para una infinidad de individuos de diversas caracteristicas y circunstancias.

    Decir que los individuos deben someterse a un minimo de educacion basica, es lo mismo que negar el propio interes del individuo, por relacionarse con otros individuos o no en libertad. Si negamos la actitud intrinseca del individuo y su decision, a adaptarse o no a los demas individuos, estaremos negando la mayor y cualquier intento educativo sera un fracaso asegurado.

    Partiendo de la base que un sistema educativo no puede ser una fabrica de hamburguesas en serie, ¿Quienes si no, son los mejores agentes educativos que sus padres?. Los tecnicos y ejjjpertos, pueden dar pistas y “recetas” para potenciar ciertas actitudes, pero la actitud y predisposicion, debe nacer del individuo que esta por desarrollarse.

    Como vemos, en todos los ambitos de la vida, el liberalismo no es una receta unica, es la aplicacion de la libertad bajo un juicio sosegado de los argumentos, un termino medio, dificil de defender ante tanto histerico y demagogo.

  7. Malthus2014, el problema es que hay gente que es incapaz de aceptar sus equivocaciones y lo maquilla obligandote u homologandote.
    Una pena cuando podría haber armonía.

    Pasa lo mismo que con lo de la propiedad privada. Son incapaces de ver que no es lo mismo tener derecho a excluir que tener derecho a obstaculizar.

    Hay personas de las que puedes obtener hasta un aprecio pero hay otras que pueden ser un obstáculo para tu desarrollo y esto es algo realmente grave que no se quiere ver.

    Por eso tú y yo hacemos tanto hincapié en la demografía…

    Si alguien que imparte lo mismo durante más de 10 años no tiene experiencia pues ya me dirás quien.
    Se supone que vas a que te enseñen no a tener tú que descifrar un código jeroglífico que encima te imponen otros.

    Fábrica de hamburguesas no, yo lo llamaría matadero municipal :)

  8. Malthus2014, mira este vídeo aunque parezca offtopic :)
    Hay cosas de este debate que me hacen gracia, otras pena. Lo cierto es que creo que si te ciñes solo a creer en las personas te puedes llevar un chasco más grande que si descubres que Dios no existe.

    Que cabroncete el presentador diciendo:

    ¿Y en un hombre de fe como usted, la proximidad de la muerte como se vive?

    Jajaja…

    Un crack diciendo que no tiene miedo el Padre, yo estaría escagarritao.

    https://youtu.be/dYB6jPE3pvM

  9. Menudo papanatas el señor “Carras”…no sabe uno si llorar o reir, tenian que haber invitado a Arrabal para rematar la faena…

  10. Malthus2014, Jajaja te ue tío, bueno el padre Karras se parecía más a Antonio Hidalgo
    pero… :)

    Yo creo que aunque Dios no exista debe de decirse que la energía no está tan claro que sea tan material, hay quien dice que esta en realidad es materia desintegrada, que de esta puede derivar otro tipo de materia…

    El creacionismo sí que no es creíble pero no sé, quiero creer en otra cosa que no sea lo que ya hay en el planeta.