Por una nueva integración europea

Es absolutamente falaz que toda sociedad necesite de un Estado: dentro de una misma sociedad pueden coexistir múltiples Estados en competencia y, asimismo, un solo Estado podría regir sobre diversas sociedades inconexas. La idea de que la integración social requiere de la integración política es, por tanto, un error intelectual que bien puede terminar atentando contra el propio proceso de integración social: que dos o más individuos quieran interactuar, unirse afectivamente o comerciar entre ellos no implica que quieran compartir estructuras políticas. Por tanto, si se los fuerza a hacerlo, pueden terminar generándose fricciones entre ellos que los lleven a enemistarse y rechazar interactuar, unirse afectivamente o comerciar.

El razonable objetivo de lograr una mayor integración europea —una mayor interdependencia social, económica y cultural entre los distintos ciudadanos europeos— se ha venido confundiendo desde hace más de medio siglo con la construcción de un megaEstado europeo. Parecería que sin una hipercentralista Unión Europea no sea posible que los europeos se integren y que, por tanto, todo frontal enemigo de esta hipercentralista Unión Europea deba ser visto como un frontal antieuropeo.

La realidad, sin embargo, es que la creación de una omnipotente eurocracia es una sólo una  ambición personalista de una parte de la casta política, funcionarial y clientelar de los Estados europeos: entendidos los riesgos que conlleva para el poder político nacional la existencia de múltiples gobiernos europeos en competencia, una parte significativa de los mismos pasó a promover la creación de un cártel de gobiernos europeos que la suprimiera. De ahí la política agraria “común”, la política energética “común”, la política antitrust “común” o la creciente “armonización” fiscal.

Como decíamos, nada de todo ello resultaba imprescindible para lograr una mayor integración social de los europeos. Para que éstos se entremezclaran en los más diversos ámbitos de sus vidas, sólo era necesario suprimir las barreras políticas que durante décadas han impedido esa integración espontánea y voluntaria: a saber, todas las trabas legales a la libre circulación de personas, mercancías y capitales. Si alguna lógica tenía la Unión Europea era ésa: ser un acuerdo multilateral con el que suprimir los obstáculos a la integración, no con el que constituir un nuevo Estado superpuesto a los actuales Estados nacionales.

Por eso, las amenazas de Reino Unido de abandonar la Unión Europea si ésta no se reformula de manera radical —al ya famoso Brexit— son una magnífica oportunidad para replantearnos la perversa lógica de este mastodonte burocrático que se nos ha ido construyendo. David Cameron ya ha advertido de que no da por perdida la batalla para reformar el actual modelo de la UE y que, en caso de fracasar, postulará la salida de Reino Unido de este cártel de Estados. Aprovechando la coyuntura, el resto de ciudadanos europeos también deberíamos reflexionar acerca de los riesgos que acarrea para nuestras libertades un Leviatán expansivo que ni siquiera tolera la creación de pequeños espacios de libertad en su interior: acaso así comprendamos la conveniencia de seguir el camino abierto por Reino Unido.

Ahora bien, tampoco deberíamos caer en el error de considerar que la postura británica sobre la UE es inmaculada. Uno de los principales motivos que está llevando a sus políticos, y a buena parte de la población, a reclamar una renegociación del encaje de Reino Unido en la UE es el deseo de restablecer controles migratorios internos: a saber, el deseo de volver a levantar barreras políticas artificiales a la integración espontánea entre los ciudadanos. Que sea necesario dar marcha atrás en la construcción del superEstado europeo no significa que haya que regresar al mercantilismo nacionalista que durante tantos años azotó a los europeos: derribemos barreras pero no para unificarlas bajo una dirección carcelaria más grande.

La alternativa al centralismo bruselense no es el estatismo nacionalista. Para derribar una aduana no es necesario erigir un Parlamento europeo, para cerrar un control fronterizo no hace falta crear una Comisión Europea. Más Europa requiere de menos Unión Europea y de menos nacionalismos europeos. No cedamos ante ninguno de estos dos enemigos de la verdadera integración europea.

También te puede gustar

17 comments

  1. “dentro de una misma sociedad pueden coexistir múltiples Estados en competencia”

    “Max Weber: El Estado es la coacción legítima y específica. Es la fuerza bruta legitimada como “última ratio”, que mantiene el monopolio de la violencia.”

    Igual la parte de “monopolio de la violencia” debe ser resaltado.

    De lo que usted habla son estamentos, del Antiguo Régimen, algo que finiquitó definitivamente curiosamente el liberalismo. No están en competencia sino en división de funciones sociales, en relación a un régimen de poder establecido.

    Es decir, un imposible: “Estados en competencia”, salvo se entienda y equipare Estado y población, un pensamiento corrupto que comparten socialdemócratas y fascistas entre otros.

  2. Es más, las estructuras humanas complejas, superan “el clan” o “la tribu” con vínculos naturales, requieren de un “orden”. A ese “orden”, a veces llamado costumbres o cultura, se le rebautiza como “ley” se infringe de forma agresiva. Y, la aplicación es mediante la fuerza, a quien lo aplica le llamamos Estado, sean 5000 personas (sobre 7 millones) como en tiempos de Felipe, o casi 3 millones sobre 46 millones en tiempos de Felipe VI,…, varios siglos después.

    La base natural de la ética (griego personalidad, capacidad para obrar bien/mal) es el individuo. Y el individuo –en relación con los demás en un lugar dado– constituyen la moral, fundamento de las leyes. Y, cualquier cuerpo que promulgue se le llama cuerpo político (asuntos de la ciudad). Es decir, la base de la aplicación cierta de los contratos, es eminentemente moral e implícitamente política.

    Moral (moralis), construcción romana, derivada de forma imprecisa de ética (ethikos). Y es aquí donde surge el destrozo, que nadie parece resolver.

    Personalmente, por deducción propia, comparto (significación y concepto) del concepto griego, la moral (varios éticos, el “ethos”) es un asunto individual. Sólo puede existir moral dominante si las partes integrantes, son independientes y viables.
    Por lo tanto, la moral no es un hecho dentro de lo social, sino un elemento fuera del individuo.
    Lo cual implica, la moral no se extingue fuera de la sociedad o lo social (que sería la tesis totalitaria socialista).

    Por lo tanto, individuos bajo un régimen totalitario responderán a un “ethos” ajeno y por lo tanto no existirá moral propiamente dicha. E individuos bajo un sistema o régimen de relativas libertades generarán una moral dominante.

  3. Colapso
    Después de todo lo que has dicho.
    No has visto nunca personas con distintas morales(formas de ver la vida, de hacer, diferentes pensamientos metafísicos) que sean capaces de convivir, de colaborar e incluso de vivir bajo un mismo marco legal?
    Las relaciones deben ser voluntarias. Por supuesto, el liberalismo es una filosofía política más, es decir, que trata de la base legal que marca las relaciones entre individuos. No trata de cuestiones metafísicas de si el hecho de morir es un acto de libertad o no, o si el hecho de poder alimentarte te hace más libre o no. El liberalismo trata de qué formas son lícitas que alguien te excluya de algo y qué formas no. El ” alguien” es crucial porque siempre las leyes deben tratar de un sujeto humano. Al final la política se encarga de establecer una base legal para que las actividades humanas se hagan con orden. Al fin y al cabo ninguna filosofía política debería de tratar de cosas que no afecten exclusivamente a las relaciones entre individuos, eso está claro.

    Las bases legales(marco legal) del liberalismo son claras. Un Estado mínimo(política presente pero muy limitada a unas funciones muy estrictas(básicamente seguridad nacional y justicia). Trata simplemente de ir de lo micro a lo macro. Que no existe el bosque, sino los árboles que en él habitan. Está claro que se necesita una mayoría que lo apoye, y más claro está que es una estupidez seguir la tradición por el simple hecho de ser tradición y que ésta debe estar sometida a cambio.

    Se puede resolver fácilmente el problema entre moral(leyes colectivas) y ética(individual) simplemente con un marco legal basado en el respeto hacia los demás, es decir, respeto a las costu,bres y for,as de asociarse de los demás. La libre asociación. Y esto naturalmemte necesita de propiedad privada, ya que la propiedad pública te obliga a asociarte colectivamente siempre( y de la forma que marque esa colectividad), mientras que la propiedad privada te permite asociarte individual o colectivamente(diferentes asociaciones con diferentes costumbres donde poder elegir o al menos tener posibilidad de elegir). La propiedad privada es crucial para defender la libertad, ya que la libertad por definición está limitada por la libertad de otros.

    Al fin y al cabo lo que yo creo que Rallo propone es un marco legal que a su vez permita que haya diversos marcos legales conviviendo(y compitiendo). Cooperativas comunistas con empresas capitalistas, por ejemplo. Sociedades con costumbres comunistas con sociedades con costumbres capitalistas. Los kibutz que convivieron con el capitalismo del resto de Israel, los amish en Estados Unidos.

    Por supuesto se necesita una mayoría que apoye esta idea, y por tanto se necesita fuerza para aplicar este marco legal. Pero hasta en el hipotético caso de que quisiéramos lograr el anarquismo absoluto. Hasta para eso necesitaríamos de una mayoría, y de fuerza. El liberalismo lo que propone es el derecho de secesión. Hoy en día eso no se puede hacer en ningún Estado. No pueden unos individuos con propiedades crear un marco legal propio. A lo máximo que puedes aspirar es a largarte a otro Estado.
    En definitiva, un marco legal que permita la convivencia y comptencia de marcos legales. Por supuesto el marco legal liberal debe tener fuerza para preservarse. Minarquismo al fin y al cabo.

  4. La unión europea es un vano intento de reconstruir el sacro imperio romano germánico, que, a su vez, fue un vano intento de reconstruir el ya vanidoso y dañino imperio romano.
    Los estados compiten entre sí y gracias a eso la gente tiene, a veces, la posibilidad de elegir males menores. Cuanto menos compitan los estados entre sí, más difícil será escapar las limitaciones innecesarias que imponen.
    Europa necesita menos políticos y más comercio. Menos leyes para tener más justicia.

  5. El caos establecido entre moral y ética, no es trivial. Según una u otra visión, enlazado con distintas cosmovisiones, las significaciones varían en grado de contradicción.

    En la casualidad del “yo”, la máscara, la persona en el individuo, ética es el reflejo primero de una característica típicamente humana, el griego: la inteligencia. Es decir, la ética es una manifestación de la capacidad de alterar un orden establecido obrando de una u otra forma. Capacidad, no incluye voluntad, pasión, ni siquiera lealtad,….,aptitudes animales, más que racionales. El baile, la danza, la canción son casi pura amígdala. Por ello, trabajos de fuerza bruta/rutina responden al incentivo monetario, sin embargo los creativos son más esquivos al paralelismo. Perder la pasión vagar en la nada…

    Entonces, la moral, la moral dominante como hecho público, el romano (por ejemplo resultado de una realidad religiosa), constituye la intersección espacio temporal de los éticos en un contexto social evolutivo.

    El liberalismo, esa historia ya contada en la historio-grafía, trata de establecer unas reglas morales de tipo religioso, en las cuales “la ética” debe estar sometida a ese orden “óptimo”, y según algunos natural. Es decir, anular lo mejor del hombre, la capacidad de las personas para modificar el entorno, la inteligencia.

    La propiedad no es garantía de libertad (ver por ejemplo los indios) sino de la oligarquía. La propiedad resultado de la libertad, cuando así lo establecen los integrantes de una patria [un cuerpo político activo con territorio el cual defiende con violencia (nación)] y lo acepta como costumbre útil.

    No puede haber “Estados en competencia”, mover una persona no es como mover un “smart”-phone o un saco de patatas. Esa cosificación de lo humano es pura letanía de atril.

    En esencia candidez,…, la democracia no va de sueños, sino de cosas que funcionan.
    En un territorio o sólo hay una forma efectiva de Estado, con monopolio de la violencia, o simplemente no hay Estado. Para que las cosas sean morales, quien hace/valida los reglamentos para esa esa corporación, debe ser ajena al Estado sin ningún tipo de vínculo; los legisladores (voto directo y/o representantes). No es pues una “competencia entre Estados” sino entre naciones, por ir hacia su cultura.
    Si hablamos, de “vaya usted saber que” (lo indefinible),…, simplemente mire la perfección de las estatuas talladas en la antigua Grecia. Porque captar la esencia , la forma precisa, no es trivial desde la libertad…

  6. El liberalismo se puede transformar en la moral dominante. Pero el liberalismo por su propia naturaleza respeta y deja que se practique la ética de cada uno, siempre que respete la ética de los demás.

    Qué es libertad para ti?

    De tu comentario se denota un afán interveencionista, bajo la creencia de que el mercado es intrínsecamente malo y generador de oligarquías, pero la historia nos dice que la oligarquía se ha mantenido solo a base de leyes en su favor, a base deconquistas, de coacción y de esclavizar.

    Un Estado mínimo es imposible?
    Nación? Conozco a gente que no se siente parte de ninguna nación, y gente que convive sintiéndose de nacionalidades muy diferentes.

    Es fácil de entender. Estado mínimo con derecho a secesiones. Es lógico que se necesita un marco legal base, pero que no constriña los planes vitales de todos, que obviamemte son de una gran diversidad.

    A mí me parece más cándido el creer en la democracia. El creer en la mayoría.

  7. “el mercado es intrínsecamente malo y generador de oligarquías, pero la historia nos dice que la oligarquía se ha mantenido solo a base de leyes en su favor, a base deconquistas, de coacción y de esclavizar.”
    “Nación? Conozco a gente que no se siente parte de ninguna nación, y gente que convive sintiéndose de nacionalidades muy diferentes.”

    Es decir, como no se siente parte de ninguna nación/cultura, “votará con los pies”, marchándose a otro lugar cuando hay problemas. El problema viene, cuando se acaban los lugares a dónde ir,…
    wikipedia.org/wiki/Los_tres_cerditos
    O lo que es lo mismo, en la batalla de wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Maratón la gente “votaría con los pies”, y a fecha de hoy simplemente occidente no existiría.

    Vea unos videos grabados por “autómatas de disco rayado”. Los hay a cientos en Youtube, en especial debe ver aquellos de “18 + syria war”. Eso es también la humanidad,…, El liberalismo no es un sistema de nada (es una ideología), no controla el poder fuera de la adscripción voluntaria de los adeptos, por lo tanto, no garantiza ello mismo no sea el “lobo feroz”.

    La oligarquía es antagónica con la democracia [voceo amenazador –en el mercado– del demos a la oligarquía], por origen.

    Cuando compro (capitalismo de baja alcurnia) unas zapatillas o zapatos, no sé ni de dónde han salido ni quien, ni como los ha hecho. Es más, si tuviera que analizar todo eso simplemente no compraría absolutamente nada,…
    El mercado premia y castiga EN DINERO, da igual como se consigue, o se pierde (p ej: denunciando como Ana Garrido). Asumir que ese mecanismo es una digna representación de la moral dominante, es equiparable a asumir las alcantarillas son un hecho relevante de la moral pública. Intrínsecamente, se acepta como único elemento válido el resultado monetario, y evidentemente unos ganarán y otros perderán, de forma implícita es un apoyo a las oligarquías. El cuento es antiguo, como miles de años,…
    Si bien lo relevante del asunto no es el mercado, sino los movimientos del capitalismo de alta alcurnia que siempre busca la dominancia.

  8. Colapso
    Entiendo que no te guste el capitalismo ni el liberalismo.
    Pero deberíamos intentar que el debate fuera sobre cosas razonables.

    es muy poco razonable creer que en Siria por ejemplo, la gente defiende sus casas porque son una nación. La gente tendrá su patriotismo, pero al fin y al cabo defienden su hogar, sus negocios, sus familias, sus casas… Es absurdo creer que un liberal ante una guerra tan felizmente dejaría todo y se iría a otra parte. Si atacan tu hogar, tienes interés en que no lo invadan más que nada porque tienes tu vida allí, vives de lo que has construido allí, de las redes sociales que has tejido allí, del trabajo que tienes, tienes a tus vecinos, has trabajado para tener una casa.. Es más, realmente la única razón de defender un territorio desde que el hombre se sedentarizó, son estas cosas que te digo. Sino, qué sentido tiene? Eso que dices es insultar a la inteligencia. Cuando la gente ve que la resistencia es inútil se pira. Es normal. Anoser que te vaya el Bushido y veas bien ser un kamikaze por la nación. Digo yo que los refugiados no creo que sean muy liberales y huyen, fíjate tú. Y no será porque no han resistido lo que han podido. A ver qué gracia le hace abandonar a alguien toda su vida, que fácil. Por tanto, lo que dices de que un liberal ante la batalla de Maratón cogería y se iría es absurdo. El liberalismo limita la coacción a su mínimo y por tanto no necesita control de poder alguno más que a esa mínima coacción. Lo demás laissez faire.
    Se premia y se castiga en dinero. Y en qué quieres que se premie o castigue? En un harén de mujeres si ganas, o en una castración si pierdes? Qué premio quieres? Un monumento? Unas palmaditas en la espalda y que te digan lo guapo que eres? Habrá a quién le guste esto último, me parece perfecto, pero que deje que los demás pidan lo que quieran a cambio de su contribución, y ya los compradores decidirán si lo aceptan o no. Unos ganan y otro pierden? Entonces aunque alguien hago productos inútiles para la sociedad, se merece lo mismo que el que hace cosas más útiles. El que tenía una pequeña tienda de barrio ha sido barrido por un gran almacén. Más que nada porque los clientes prefieren al gran almacén, no al tendero. Le pagamos al pequeño comerciante aunque ya no queramos sus productos? En cualquier sistema, un médico que tenga que entrar a un único puesto de trabajo tendrá que competir con otro médico. Si solo necesitamos un médico, por qué tener dos? Hay que pagar a dos? Tenemos que pagarle todos por un servicio que no necesitamos? Eso es ganar y perder en el mercado. Al final todos salimos ganando. Hay muchas más probabilidades de que el mejor esté en el puesto de trabajo, o que esté la mejor empresa, y por tanto todos tenemos mejores productos. No existe sociedad alguna donde no haya competencia, y tampoco existe sociedad alguna donde no haya colaboración. Por eso la igualdad es una tontería. Eso no lo hicieron ni en la URSS. Si alguien tiene problemas para sustentarse la sociedad le ayuda. Pero eso no debe ser algo generalizado tipo una renta básica. Una renta de inserción sí.

  9. El artículo de Rallo tiene 7 párrafos. Resulta gracioso como lo empieza con un primer párrafo inicial absolutamente disparatado y sin embargo lo va arreglando hasta que al final es imposible ( para un liberal ) no estar de acuerdo con sus conclusiones. Uno de esos casos de “right for the wrong reasons”…

    Veamos:

    – “pueden coexistir múltiples Estados en competencia”……….. Perdón pero eso es imposible. Un Estado, para ser llamado como tal y si atendemos a la definición de Webber, es un MONOPOLISTA, y uno especialmente duro, el de la violencia legal.

    – “un solo Estado podría regir sobre diversas sociedades inconexas”…….. Perdón pero eso tampoco puede ser. Si mato al rey y me marcho a Suecia, el Estado español no podrá ajusticiarme a no ser que el Estado sueco acuerde mi extradición. Como se le ocurra a Rajoy enviar un par de cazas a buscarme, los suecos se lo tomarán como una violación de su espacio aéreo y se montará un follón. El territorio es clave en el concepto Estado y las sociedades inconexas suelen ocupar territorios inconexos.

    – “La idea de que la integración social requiere de la integración política es, por tanto, un error intelectual “…………….. Cómo así ??? No hay sociedad sin política, es decir, sin alguna organización del uso de la fuerza, que eso y no otra cosa es en el fondo la política. Porque las relaciones sin fuerza no necesitan organizarse. Solo en previsión de conflictos hacen falta las instituciones que los prevengan, los evalúen, los juzguen y castiguen.

    El problema viene de considerar al Estado ( y uno cuanto más grande mejor ) como la única posibilidad de organización política. Ahí pienso que se puede debatir pero hablar de Estados en competencia es una quimera.

  10. ¿Cómo que no existen Estados en competencia? ¿Cómo se explica la historia de Europa si es cierto que los Estados no compiten entre sí? Es más, la historia de Europa, incluidas las islas Británicas, es una historia de constante competición política, fiscal, comercial, lingüística y cultural. Competición a veces muy cruel y criminal.

    Por otra parte, hay muchos ejemplos de Estados gobernando diversas sociedades inconexas: como China, o la India, o Rusia, o el Congo, o Brasil, o Argentina, o Canadá. Estirando mucho la imaginación, Argelia, Egipto o Mauritania serían también Estados que gobiernan sociedades inconexas.

    Un ejemplo la injusticia de que los navarros paguen menos que los madrileños no se soluciona subiendo los impuestos a los navarros, sino bajando los impuestos a los madrileños. Si llegara al punto de que los navarros se quejan porque los madrileños pagan pocos impuestos, entonces diríamos que es injusto que los navarros exijan que se suban los impuestos de los madrileños, y recomendaríamos también que los navarros bajaran sus impuestos. Es muy razonable, entre otras cosas, porque estos procedimientos dificultan mucho la política. Cuanta menos política haya, mejor estará la sociedad, la ley y la economía.

  11. “Es más, realmente la única razón de defender un territorio desde que el hombre se sedentarizó, son estas cosas que te digo.” “Cuando la gente ve que la resistencia es inútil se pira”

    ¿A dónde se pira? ¿A Salamina…?

    La defensa del territorio (también los cazadores/recolectores) es equiparable a la defensa de la vida, no sólo en el neolítico. Por ello, los asentamientos tienden a tener una wikipedia.org/wiki/Muralla .
    Quizá si indaga sobre el origen de “dar la mano” (mostrar la mano), igual ve por donde van los tiros.
    La nación requiere de una idea fuerza (puede ser la democracia, el fascismo, el liberalismo, comunismo,…, “un Arminio” en un bosque, resultado de la historia,…, un mito, la religión,…, algo que une), por esos lares no hay tal cosa; eran diversas tribus cuyo único nexo era el poder de un dictador.

    ¿Por qué está usted comprando (ISIS entre los 9 productores de petróleo más grandes de la OPEP) el petróleo de los descerebrados del -Estado- medievalista de Siria y Iraq? ¿Acaso los apoya,…, con su decisión “de mercado”? ¿Qué pensaría usted de alguien que se beneficia de la compra venta de petróleo? ¿Lo consideraría un traidor, o un exitoso empresario (miles de millones de euros)?

    Un liberal dentro de su percepción –es pura “carne de kalashnikov”–,…,

  12. En fin…
    Cualquier unión entre personas para defender su territorio es fuerza. Es más, en cualquier unión voluntaria se pueden poner en el contrato qué haces y cuales son los procedimientos ante una invasión. Defender la vida y lo que la sustenta. Es ingenuo creer que porque en Atenas existía uka democracia la gente no huía a otras ciudades ante una invasión. Tan fácil es desprenderse de tu hogar y todo lo que tiene?(el capital que sustenta tu nivel de vida, tu casa, tu trabajo, tus vecinos…) La tente defiende su territorio por una idea nacionalista? Absurdo. Poético, pero absurdo. El nacionalnalismo puede servir para cohesionar, pero ya está.

    La cuestión es evitar que las apropiaciones sean ilegítimas. La cuestión es evitar la coacción y la apropiación indebida. Todo lo demás, laissez faire. Y las empresas que ganan millones con las guerras? Y las constructoras aue ganan millones con la reconstrucción de los países arrasados por la guerra? Y el ladrón que usa el dinero robado para comprar? Ahora la culpa de lo que hace la geopolítica(estatal y lobbista) la tiene la filosofía del libre mercado?
    Evitas la coacción, la apropiación indebida, (lo que propugna el liberalismo), y ya no hay argumento que valga. Justamente por eso queremos el Estaro mínimo, que no se meta en guerras.

  13. Miguel, es evidente que el Estado es esencialmente un agente ya que lo integran agentes. El problema es que su capacidad de agencia precisamente no es la que tendría una agencia de seguridad de esas de las que hablan los ancaps y que incluso liberales no les hacen ni puñetero caso.

    Se supone que si el Estado está para asegurar debería de ejercer funciones de una agencia de seguridad.

    ¿Que debería de asegurar? ¿la superpoblación, el parasitismo, el conflicto…?

    Es evidente que no.

    Pero primero tiene que empezar a ser lo que deberia ser antes incluso de hacer lo que deberia hacer sino no cuadra, ya que si primero no es una agencia de seguridad solo podría llegar a ser algo funcionalmente contradictorio.

    Y efectivamente eso es lo que es.

    Cualquier integrante del Estado sí puede actuar en anarquía. Por eso se deduce que el Estado es una ficción más que otra cosa.

    ¿Como puede algo que se autodefine como anti-anarquia poder ser anárquico a la vez?

    Pues porque lo que es en realidad es lo que acabo de decir no eso.

  14. El tema de los monopolios es que de darse, tiene que ser algo natural y espontáneo.

    Creo que hay bastante diferencia entre “ser monopolista” y “tener un monopolio”.

    Alguien puede tener un monopolio de algo sin ni darse cuenta pero el monopolista no solo quiere tener monopolios sino que cree que cualquier cosa puede y/o debe monopolizarla.