Consenso socialdemócrata

economista

Si para algo sirvió el decisivo debate a cuatro organizado por Atresmedia fue para constatar lo que, por otro lado, ya debería ser evidente para todos: el verdadero y genuino pensamiento único de la actualidad es la socialdemocracia. Todos los grandes partidos defendieron, con escasísimas y menores diferencias, el mismo modelo de Estado: un Estado grande que intervenga en casi todos los aspectos de nuestras vidas.

Así, por ejemplo, en materia fiscal todos aspiraban a conservar un nivel de ingresos tributarios similar al actual —en torno al 40% del PIB—, acaso con alguna variación por arriba (PSOE y Podemos) o por abajo (PP y Ciudadanos). Pero estamos hablando de diferencias ínfimas que terminan por desaparecer cuando se materializan en acciones de gobierno: unos quieren llevar la presión fiscal al 41% o 42% del PIB y los otros dejarla en el 39% o 38%. De facto, no hay diferencias. Y no es casualidad  que no las haya: dado que ningún partido anunció privatizaciones de servicios públicos y nuevos recortes del gasto, resulta imposible minorar significativamente los ingresos: mismos o mayores gastos equivalen a mismos o mayores ingresos tributarios.

A su vez, en materia laboral, todos pretendían mantener el grueso de las regulaciones laborales actuales —incluyendo la negociación colectiva— y ninguno anunció cambio alguno en el régimen de la Seguridad Social a pesar del creciente fiasco que suponen las pensiones públicas. Las únicas ideas algo novedosas procedieron de Ciudadanos, con su propuesta de contrato único con indemnización creciente: pero incluso esta reforma no disputa el fondo de nuestro hiperregulado mercado laboral, pues continúa imponiéndoles desde arriba las condiciones de trabajo a cada una de las partes.

Por último, en educación el consenso fue abrumador: todos coincidieron en la necesidad de alcanzar un pacto de estado a favor de la escuela pública y del derecho estatal a planificar y dirigir la formación de nuestros hijos. Ninguno osó cuestionar la escolarización obligatoria (permitiendo el homeschooling), el diseño centralizado de los planes de estudio (abriendo la puerta a la libertad y competencia curricular) o el sobregasto que sigue pesando sobre la educación pública española.

De ahí que, en última instancia, el resultado del debate terminara dependiendo no de un recetario que era prácticamente calcado entre todos los grandes partidos, sino de quién transmitiera una imagen de político menos corrupto, de tertuliano más ágil y de gestor más eficaz. Atendiendo a la literalidad del discurso, la diversidad ideológica dentro de la que elegir era nula: más gasto, más impuestos, más regulaciones, menos libertad. El hecho de que se haya especulado con prácticamente todas las combinaciones posibles de acuerdos postelectorales (PP-Ciudadanos, PP-PSOE, PSOE-Ciudadanos, PSOE-Podemos, PSOE-Ciudadanos-Podemos) es una clara evidencia de que, más allá de las cuitas de campaña, todos comparten un idéntico proyecto de sociedad regentada por el Estado.

Mas no pensemos que este auténtico pensamiento único político constituye una confabulación de nuestros partidos para mantener un Estado disfuncional en contra de las preferencias y de las ansias de libertad de la mayoría de la población: si las cuatro principales formaciones políticas españolas defienden, en esencia, las mismas ideas es porque confían en cazar con ellas la mayoría de votos posibles, esto es, porque saben que la mayoría de españoles suscribe esas mismas ideas.

Por eso, la única forma de derribar a largo plazo este pensamiento único socialdemócrata que predomina dentro de la sociedad española —y, en general, dentro de la sociedad occidental— es dando la batalla de las ideas: sin una paciente y constante exposición de los errores y falacias sobre los que se fundamenta ese consenso antiliberal, sin una continua e infatigable explicación de las múltiples ventajas que acarrea la alternativa de una sociedad libre y abierta, debates como el del lunes por la noche seguirán repitiéndose sine die.

También te puede gustar

20 comments

  1. Largas y áridas disertaciones. Parecen inevitables.

    Respecto a la educación, la única esperanza es que si gobierna Rivera incumpla su programa electoral. Sería una buena noticia.

    Seamos sensatos para variar. La mayoría de los profesores no deberían ser profesores, ni por sus conocimientos, ni por su actitud. Hay muy pocos profesores dignos de ese nombre, y la mayoría son meros agentes gubernamentales, cuyo único cuidado es seguir las instrucciones políticas, pase lo que pase. Algo parecido pasa con muchos médicos. En España, esa educación y esa sanidad de la que tanto se enorgullecen muchos está en manos de chapuceros e ignorantes. El que quiera pruebas que mire los resultados. Los jóvenes están cada vez más confundidos y los viejos cada vez más enfermos. Esto no lo ha causado un exceso de libertad educativa o médica. La planificación política ha sido total y ha fracasado.

  2. Colombo, esta tarde me han llamado para hacer un curso y lo cierto es que me da vergüenza de cir que vivimos en una sociedad que solo valora un título otorgado por el sector público.
    Es triste pero es así.
    Me sabe mal decir que no cuando sé que hay gente que de verdad vive de ello y sirve al consumidor fehacientemente sino se va al carajo.
    En el sector público ya te pueden hacer lo que quieran que seguirán ahí.
    Y es que esa sobrevaloración del sector público y esa infravaloración del sector privado debería penada literalmente.

  3. ¿Alguien en su sano juicio de verdad cree que la educación pública es gratis? ¿Alguien en su sano juicio se ha preguntado porque existe la selectividad y las “notas de corte” si se supone que es o puede ser gratuita? :)

  4. Buenos días a todos,

    La demoledora educación y la abrumadora presencia en los manipulados medios de comunicación de nuestros amados líderes hacen imposible plantear un cambio social a corto plazo. La gran ignorancia y la poca exigencia de los votantes son la ideología del votante borrego, así no vamos a ninguna parte.

    Un saludo.

  5. La Teoría de la Elección Pública me parece la mejor explicación de por qué la gente prefiere el camino socialdemócrata al camino liberal.
    ?Por qué un partido autodenominado liberal-conservador como es el PP ha hecho solo un maquillaje del gasto público, ha subido los impuestos, roba el dinero del contribuyente, y no ha hecho ninguna reforma liberal de gran calado teniendo mayoría absoluta?
    Al final los políticos viven del tamaño del presupuesto. El PP no puede permitirse dejar de hacer populismo y arriesgarse a que otro le prometa el oro y el moro al ciudadano. Hace falta audacia para eso, y el PP no tiene audacia ni decencia. Nunca la tuvo.
    El populismo y el estatismo se retroalimentan en un círculo vicioso del que ni los políticos ni los ciudadanos están dispuestos a salirse. Solo se recorta el gasto hasta el punto de que la situación no se haga completamente insostenible.
    Con que hubiese un partido que dijera que va a reducir hasta el 30% el gasto público en España, yo ya les votaría. Visto lo visto claro…
    Pero por favor, solo pido un partido que se salga un poquito del consenso socialdemócrata.

  6. El link llega a la conclusión de que hay que cambiar la constitución. Y largar al rey. Como si alguien le rindiera cuentas al rey en la política española.
    Más de lo mismo.
    Claramente la ley electoral española debe cambiar, entre otras cosas. Pero la democracia nunca tendrá una justificación ética. Pero no hay más remedio, que le vamos a hacer.

  7. Ayer estaba leyendo un post antiguo de Bryan Caplan en el que comentaba que los libertarios son los dhimmis de la democracia: ciudadanos de un Estado islámico que no son musulmanes.

    Tenemos que pagar el impuesto de la no-fe, igual que los creyentes pagan el impuesto de la fe.

    Pero sarna con gusto no pica, en ninguno de los dos casos.

    https://en.wiktionary.org/wiki/dhimmi

    Lo que no está claro es quién es el sultán de la democracia. Los socialistas dirían que es el “gran capital”. Los capitalistas no dirían nada, porque están muy ocupados conspirando para ganar dinero, y no suelen perder el tiempo hablando. Los liberales conspiranoicos dirían que la culpa la tienen los jesuitas y los seguidores de William James.

  8. Miguel, el problema es que España es un país que al haber sufrido dictadura se han confundido ideologías y se ha fomentado la ignorancia muchísimo.

    Por eso y aunque me ponga offtopic yo creo que lo de la agresion no puede solo ceñirse a lo físico.
    El tomarse algo a pecho, que no te guste…
    es algo subjetivo sí pero la agresión se puede medir en ocasiones.

    Quizás se confunda agresión con sufrimiento por agresión. No sé…

    Lo que tengo claro es que hay gente que se siente bien con la socialdemocracia.

    ¿Que se puede hacer ante esto? Pues es complicado ya que hay que cambiar chips pero no imposible.

    La gente tiene que entender de una vez que debe de ahorrar para su futuro y esto incluye también el no tener 20 hijos si no puedes permitirtelo.

    Para mí hasta el multimillonario debería de comprar barato y no gastarse todo en un día.
    Eso es lo que le hará mantener su riqueza y de eso es de lo que se trata más aún cuando te sablan a impuestos.

    Aunque un dia se acabe el mundo es mejor morir con las botas puestas que en pelotas ya que eso querrá decir que has conseguido algo más que la mera supervivencia. Has conseguido vivir y hacer vivir lo mejor posible.

    De la propiedad derivan las libertades. Sin tu propio cuerpo no quitarias un obstáculo de tu camino, sin tu propia mente nunca podrías soñar.

    Y aquí un guiño a Colombo. El republicanismo hace aguas por todas partes.
    Una media verdad es peor que la peor de las mentiras dicen.
    Nunca verán que el asunto es: tener para obtener no tener por tener.
    No hay nada material que garantice la existencia. La panacea no existe.

    ¿Puede que haya algo inmaterial que la garantice? Esto ya es cuestión de fe.

  9. Nada es más impopular en nuestros días que la economía de mercado libre, esto es, el sistema capitalista. Todo aquello que se considera como poco satisfactorio se imputa al capitalismo. Así, los ateos lo hacen responsable de que exista la religión cristiana, las encíclicas papales lo acusan de que se hayan diseminado la irreligión y de los pecados que cometen nuestros contemporáneos, y las iglesias y sectas protestantes no se quedan a la zaga para enjuiciar la codicia de los capitalistas. Los pacifistas consideran que las guerras que hemos sufrido son producto del imperialismo capitalista e, igualmente, los obcecados provocadores nacionalistas de la guerra, en Alemania e Italia, denunciaron al capitalismo por su pacifismo «burgués», contrario a la naturaleza humana y a las inmutables leyes de la historia. Los predicadores le atribuyen el desmembramiento de la familia y el aumento de la vida licenciosa, en tanto que los «progresistas» lo tachan de ser el responsable de que se conserven las reglas que declaran anticuadas sobre continencia sexual. Casi todas las personas están acordes en que la pobreza es resultado del sistema capitalista y, por otro lado, muchos deploran el hecho de que este sistema, en el plan de servir con largueza los anhelos de la gente deseosa de tener más distracciones y mejor modo de vivir, provoca un craso materialismo. Estas contradictorias acusaciones al capitalismo se destruyen unas a otras, pero subsiste el hecho de que quedan muy pocas personas que no lo condenen en una forma o en otra.
    Aunque el capitalismo es el sistema económico de la civilización occidental moderna, la política de todas las naciones occidentales se guía por ideas completamente anticapitalistas. La finalidad de esta política Intervencionista no es preservar el sistema capitalista, sino sustituirlo por una economía mixta, la cual se da por sentado que no es capitalismo ni socialismo, y se describe como un tercer sistema, que se halla alejado tanto de una como de otra de estas doctrinas. Se arguye que está situado en medio de ambas, por lo que conserva las ventajas de las dos, y evita los defectos inherentes a cada una de ellas.
    — Ludwig von Mises ‘Caos planificado’

  10. Miguel, es un adoctrinamiento que empieza desde niños sobretodo en países con una cultura estatista.
    Es el sistema en sí lo que le da esa fuerza al ganado votante, no el que sean muchos.
    Las mayorías no ganan porque sean mayorías sino porque están bien organizadas o privilegiadas.
    No hay más que ver como la constitución les permite aliarse con cualquiera en el parlamento.
    Reitero, su fuerza se la otorga el sistema no sus integrantes.
    Incluso en el capitalismo con la división del trabajo como sistema cualquiera puede prosperar.
    No saben ni que dicen porque lo que quieren es tener lo que tienen los demás.

  11. No creo que sea un tercer sistema, sencillamente el asco que tienen los perdedores del libre mercado, es el combustible de los estatistas no menos incompetentes que explotan dicho resentimiento, como afirmaria igualmente Huerta de Soto.
    Por eso los estatistas necesitan ignorantes y parias, sin ellos su expolio e intervencionismo no tiene sentido para nadie. Nada mejor que adoctrinamiento, churumbeles a raudales y coaccion a todos para que siempre haya una masa insatisfecha y aborregada que les baile el agua. La gente piensa en los hijos como los elementos de la pension y el cuidado del mañana, mientras que solo son carnaza que en el mejor de los casos, pagara impuestos.
    Los ilustrados, haran todo lo posible por escapar y prescindir del estado, estos no interesan.

    Habia leido esta cita Miguel, pero nunca se desfasa en el tiempo…es como aquel: “como deciamos ayer…”

  12. El gran problema del libre mercado es que también los que se benefician de él tratan de destruirlo.

    Los más beneficiados por el libre mercado son los ignorantes y los parias. Estos no son creados por los estatistas para tener un arma que lanzar contra el libre mercado, sino que primero los estatistas se enriquecen y luego, para asegurarse de que sus riquezas están a salvo, usan a los pobres para limitar la competición. Los verdaderos envidiosos no son los pobres sino los ricos que no quieren permitir que los pobres salgan de la pobreza. Por eso hay tantos millonarios socialistas: pobres del mundo, os vamos a ayudar a cambio de que nosotros estemos seguros.

    Si todos los ricos y poderosos quisieran la libertad y la prosperidad general para todos, entonces ellos defenderían el libre mercado en vez de proponer limitaciones.

  13. Jaja
    En una entrevista que vi del Wyoming hace tiempo, decía que él era rico y que no le molestaba pagar impuestos porque no quería vivir rodeado de miseria porque eso creaba inseguridad. Ya de por sí es falso defir que sin impuestos habría más miseria e inseguridad.

    De todas formas hay ricos que seguramente se sentirán un poco mal por serlo y que harán estas cosas.

    Y también creo que como decía Hayek y dice Malthus, no todo el mundo está en el chip de vivir en un mercado libre. La mitad de la población como mínimo.
    Sobretodo en Europa la cultura estatista ha calado tan ondo que es algo que tiene muy arraigado el europeo en su psique.

  14. Miguel, eso mismo leí yo sobre Stephen King.
    Decía algo así como que no entendía a los del Tea Party porque el era rico y no le importaba lo de los impuestos.

    Si tan poco les importa no se porque no pagan “voluntarios” y de forma privada sin que tenga que incluirse a los que no quieren pagarlos.

    De todas formas no es un tema utlitarista-economico sino iusnaturalista-ético.

    ¿Porque no poner impuestos de un 70 % entonces?
    ¿Porque tiene que existir gente que literalmente viva a costa de los demás sin aportarles ni siquiera un gracias?
    ¿Porque no se ayuda a la gente a que se valga por sí misma y exprima su potencial?

    Si existen los impuestos es porque alguien se beneficia de las imposiciones.

    malthus2014, así es. Ya desde las Poor Laws se ve que lo que quieren es que haya muchos churumbeles para que trabajen para los demás incondicionalmente y chitón.

    Colombo, la vida per sé no es una competencia.
    Es la cantidad de vida y la escasez de recursos para efectuar tu plan vital lo que la genera.

    Ningún animal se echa una carrera con otro, que se coman algunos entre ellos es porque algunos sirven de comida a otros ya que no van a comerse la tierra para nutrirse.

    ¿La envidia y el resentimiento pueden surgir de alguien que lo tiene todo?

  15. Habria que preguntarle al Wyoming como se ha hecho rico él si rodeado de pobres o de ricos.
    Eso es una trola como una casa obviamente.
    Un niño también es pobre con respecto a sus padres y no les crea inseguridad.

    La inseguridad en sociedad la genera la cantidad de población en sí misma y el no saber por donde te van a salir. No es por ponerse maltusiano como de costumbre pero así es.

    ¿Alguien que tenga propiedades está más seguro ante el hiperestado que ante un micro estado?

    Si hablamos de “autoseguridad” hay que evitar la inseguridad no intentar solucionarla creando otras inseguridades.

  16. No hace falta crear parias, existieron y siempre existiran mientras el hombre no compita fieramente como los animales y respete la vida.

    Lo que si es cierto es que el estado y el resto de estupidos, los multiplican por doquier con sus intervenciones y “buenismo” sensiblero.
    Malean y crean leyes para que los eficientes y parias tengan que “soportarse” en el mejor de los casos, siendo los eficientes quienes pagan a los parias, en vez de que los parias paguen por sus chorradas y los eficientes tomen su recompensa cada dia.

    A los granujas estistas y a los parias no les interesa la libertad.
    Ambos se necesitan y se conjuran contra los eficientes y libres.

    Una sociedad con posibilidad de libre asociacionismo entre individuos, echaria/asolaria rapidamente a los parias y granujas del grupo, mediante su libertad negativa. Este es el escenario que impide los estados actuales, una condena a entendernos por la fuerza.

    @Fake,

    Warroming, tiene unos cuantos pisitos por la zona de Chamartin, la prospe en Madrid con su family, para sacar unos cuartos extra en paralelo a su amplia carrera como bufon progreta de salon.
    Y me parece muy bien, pero que no la meta doblada con sus chorradas republicanas, sociatas y demas disonancias cognitivas.

    @Miguel,

    La gente sigue creyendo que se necesita un estado para preservar e instruir en la importancia de los semaforos, la educacion y hasta que el cielo no se les caiga encima…lamentable.
    Lo peor, es que el hombre cumple años y cuando llega la vejez, se hace aun mas estatista.

  17. malthus2014, Jajaja… Warroming, que crack eres :)

    Lo que yo nunca entendido es porque los liberales son los únicos que intentan predicar con el ejemplo. Esa contradicción entre dicho y hecho me parece que es para seguir teniendo audiencia en TV.

    Si es que lo malo no es el lucro per sé a mí también me parece muy bien, es la manera de lucrarse. Un tipo que adiestra en la fe estatista incluso mediáticamente no debería ser rico.

    El problema es que la gente cuando coje edad y se ve que no puede hacer casi nada quizás cree que el Estado es lo que le va a ayudar y no, lo que le ayudará es que hayan familiares que le cuiden y/o cuidadores profesionales.

    Condenados a entendernos no, condenados a convivir diría yo.