Crítica al teorema regresivo de Mises

Blog

El libro en el que me hallo ahora mismo trabajando es una crítica a La teoría del dinero y de los medios fiduciarios de Ludwig von Mises. Aquí un extracto sobre el teorema regresivo:

Comencemos por el teorema regresivo del dinero: si la utilidad del dinero procede de su liquidez —esto es, de la utilidad de su superior conveniencia para articular los intercambios—, un bien podrá ser demandado como dinero aunque previamente carezca de un valor objetivo de cambio. La demanda (su valor subjetivo) de hoy no dependerá del valor objetivo de cambio de ayer, sino de la estabilidad del valor objetivo de cambio que se espera que exhiba en un determinado momento futuro: es decir, la utilidad subjetiva del dinero no estará, por necesidad, históricamente ligada a su utilidad no monetaria originaria, sino que puede estarlo, simple y llanamente, a la aptitud que se espera que exhiba ese bien para actuar como dinero (como medio de cambio indirecto con valor objetivo de cambio estable). El dinero es un bien económico de orden superior y, como tal, su utilidad depende de los servicios que se espera vaya a prestar a los agentes económicos: en cuanto el valor del dinero, las expectativas sobre el futuro son mucho más importantes que su historia. 

 

Por consiguiente, un objeto podrá pasar a actuar como dinero aunque carezca de utilidad no monetaria previa. Tomemos el caso del oro: aunque el oro no poseyera otra utilidad aparte de la monetaria, podría perfectamente terminar siendo dinero dadas las excelentes propiedades que posee como tal (bajo coste de transformación, dificultad de falsificación por su densidad y brillo característicos o escasez relativa); para ello bastaría con que los agentes que desean emplear un medio de cambio indirecto se formaran la expectativa de que todos los restantes agentes aceptarán el oro como ese medio de cambio indirecto a un determinado valor de intercambio estable. Y para que todos esos agentes converjan en que el oro será aceptado como medio de intercambio por el resto, no es necesario que el oro posea una utilidad no monetaria previa: sí es necesario, en cambio, que el oro se convierta, por alguna razón, en el punto focal que los lleve a seleccionarlo a todos como medio de cambio indirecto.

 

Las razones que pueden llevar a un conjunto de agentes a convertir al oro en su punto focal podrían ser, por ejemplo, sus superiores propiedades objetivas para actuar como tal aun careciendo de demanda no monetaria previa. Pero también podría ser el hecho de que el oro haya exhibido históricamente un valor de cambio objetivo muy estable merced a su elevada utilidad no monetaria previa. Si Mises se hubiera limitado a decir que los bienes con una utilidad no monetaria previa tienen muchas más probabilidades de convertirse evolutivamente en dinero que aquellos objetivos sin utilidad no monetaria, habría estado en lo cierto: pero es falso que sólo los bienes económicos con demanda no monetaria previa puedan convertirse en dinero.

También te puede gustar

14 comments

  1. Muy interesante, estaré atento a la salida del libro. Siempre me ha parecido que la defensa del teorema de Mises sobre el dinero regresivo es bastante artificial, es como una manera de cubrirle las espaldas al maestro.

  2. Me parece que la frase “sin utilidad no monetaria”, incluye una doble negación, de modo que la frase podría interpretarse como si dijera que los objetivos *con* utilidad monetaria previa tendrían *menos* “probabilidades de convertirse evolutivamente en dinero” que los que no tenían utilidad monetaria previa, lo cual chirría bastante. Se entiende, pero se puede malinterpretar fácilmente ¿Me equivoco?

    Ahora voy a salvarle la cara un poco al tío Luis. Me parece que a Mises le gustaba la historia, y en su época la historia era un saber bastante más admirado y tenido en cuenta que hoy. Quizás escribió en términos tan tajantes pensando en capturar la atención de la audiencia para la que él escribía, que todavía padecía los sudores y el temblor provocados por la fiebres del idealismo. Y escribir en términos más moderados o generales quizás fuera contraproducente. A fin de cuentas, Mises formuló este teorema cuando tenía 30 años de edad y todavía tenía que ganarse su lugar en el mundo: no podía permitirse el lujo de ser prudente.

    Rallo está en un entorno de los 30 años y tampoco puede permitirse el lujo de ser exquisitamente prudente, o no le dejarían salir por la tele.

    Pero vamos, que por mucho que lo racionalice, un error no dejará de ser un error.

    Por otra parte, si no me equivoco el dinero solo tiene sentido cuando ya hay comercio, para lo cual debe haber objetos elaborados con materias primas (no promesas de producción o pagarés) que se puedan llevar de un sitio a otro. Esta frase podría ser una infame obviedad, pero esa antelación de las materias primas (y objetos transformados) a la existencia del concepto del dinero *sugiere* que éste no pudo surgir de una idea abstracta que, por comodidad e inmediatez, se termina aplicando al caso particular de algunos bienes económicos que ya se usaban para otras cosas, sino que precisamente apareció la idea de dinero como una nueva utilidad de este tipo de bienes económicos, y muy posteriormente se extiendió el concepto a nuevos bienes económicos que no tenían un sustrato material. Con esta descripción en la mente, es difícil pensar que pueda haber algo distinto de las materias primas que pueda ser dinero de verdad. ¿Será que me falta imaginación?

  3. Interesante, estaremos atentos.

    Perdón por el off-topic: si aunque tan solo el 10% de la humanidad fuera capaz de exprimir el tiempo aunque fuera el 10% de bien de lo que Juan Ramón Rallo lo exprime …

  4. Yo creo que hay que ir un poco más allá, dinero puede crearlo cualquiera con una promesa. “Te daré tal cosa”, “vale por un jersey”, etc. Obviamente no todas las promesas valen igual que otras, en algunos casos no será de extrañar que se le hiciera dejar al deudor un objeto de valor como un anillo, un utensilio, una herramienta, como aval. En ese caso para ambos es mejor un objeto duradero, de unas características medibles, reutilizable, que puedan ser apetecibles para más personas, que sea relativamente difícil de conseguir, por aquello de la utilidad marginal, pero más como lujo que como bien de primera necesidad, cosas obtenidas a cambio de excesos de productos que no puedes consumir. En algunos casos no se recuperaría el bien y este se enajenaría a un tercero con excedentes, siendo al final igualmente válido, acumulado en vacas gordas para las vacas flacas, en un proceso de “fetichismo de los avales”. Eso crea una demanda para producir “bienes de empeño” adecuados y muy líquidos, fácilmente cuantificables.

    Lo cual es mucho más gracioso, pensar que la moneda se creó para los malos pagadores sin palabra y acabará siendo un pago en metálico.

    Una vez entrando en un sistema monetario de mercado donde la moneda circula, ya es más sencillo que la moneda sea una cuenta sin más de una red que no requiera respaldo más que de esa red, con unas características más relajadas, pero cuando esa red sufre un descalabro, la moneda sufre con ella.

    1. Yo pienso lo mismo, “sablazo”, que el dinero inicialmente solo fue “promesa de pago”, es decir deuda.

      En comunidades pequeñas muy interelacionadas y dependientes es probable que el trueque se sustituyera con frecuencia por la promesa de devolver el bien o dar en el futuro un bien equivalente.

      Si llevamos mas lejos esa idea, podemos sospechar la creacion de la figura de notario, en la forma de personaje sabio y honesto, que se encargara de resolver reclamaciones de deudas no satisfechas aunque imagino que simplemente el sambenito de “la mala fama” seria una coaccion mas que suficiente.

      Cuando las sociedades se hicieron mas grandesy desconfiadas es muy posible que la perdida de esa “coaccion” publica obligara a la aparicion de algun tipo de elemento fisico de cambio.

      Coincido con Juan Ramon que ese elemento debia tener un valor intrinseco apreciado por toda la comunidad. Quizas, huevos, gallinas, corderos, trigo, garbanzos, sal, cobre. No creo que existiera una unica moneda sino varias coexistiendo y con un valor de cambio conocido y aceptado por la comunidad.

      Solo donde ya existiera esa comunidad, compleja y no de trueque, es muy posible que algún “elemento” concreto pudiera desplazar a todos los demás por “seleccion natural” …. volviendo a las otras monedas en momentos de mucha escasez de liquidez.

      Resumiendo … que problemas de liquidez y prisas por deshacerse de activos poco líquidos, como los corderos, siempre ha habido. La diferencia quizas de las crisis de entonces con las de ahora, es que antes siempre podias liquidar el activo … mojandolo con vino e invitando a los amigos.

        1. Es muy bueno y extenso ese articulo de referencia que has escrito. Y la referencias a otros trabajos y opiniones … brillante, Juan Ramon.

          Lo que mas me ha llamado la atencion son las opiniones de David Graeber …( Debt: The first 5.000 years (2011)) y de … “La autora que más ha estudiado desde un punto de vista antropológico el trueque, Caroline Humphrey”… que me han hecho replantearme la propia idea del”dinero” que yo tenia.

          Realmente estoy impresionado … porque si ellos llevan razon entonces la funcion del dinero no es la de ser elemento de cambio, o elemento de reserva de valor,y mucho menos la ser un elemento de expeculacion.

          El verdadero uso del dinero, segun esa teoria, es la de ser o representar “elemento de deuda” entre los que lo usan … lo que constituye un descubrimiento para mi, ya que ni en 1000 años hubiera pensado que eso es lo que realmente caracteriza al dinero y su unica funcion original.

          Te estoy muy agradecido a ese descubrimiento. Tendre que leer ahora a esos autores.

          !!Gracias!!

          Un cordial saludo

  5. ¿No es la crítica al teorema regresivo de Mises una crítica al patrón-oro, y por consiguiente una aceptación del dinero fiduciario o dinero “fiat”?.

    Si es así, ¿no se reconoce que el patrón-oro es una “reliquia bárbara” como dijo Keynes, y que el dinero fiduciario es necesario?. Si es así ¿no se reconoce la necesidad de una autoridad estatal que emita y controle el dinero fiduciario?

      1. Un tipo de dinero que no haya tenido demanda no monetaria anterior ¿no implica necesariamente una autoridad estatal que monopolice su emisión?

          1. Sí, en eso estoy de acuerdo. Lo que no entiendo es como puede compatibilizarse la teoría del origen evolutivo del dinero con la posibilidad del surgimiento de un tipo de dinero que no tenga utilidad previa.

            Es decir, según entiendo la teoría del origen evolutivo del dinero, éste apareció como solución a los problemas del trueque (descoordinación temporal, espacial y cuantitativa); es decir, el dinero fue apareciendo como aquellas mercancías con valor de uso propio que mejor resolvían las descoordinaciones del trueque (el ganado, la sal, los metales preciosos y finalmente el oro). De hecho, la característica básica de la teoría del origen evolutivo es precisamente, que el dinero apareció “poco a poco”, que el dinero, al principio simultaneaba su función como dinero y su función como objeto de consumo útil, hasta que la primera función prevaleció casi totalmente sobre la otra (caso del oro, cuyo uso como dinero llegó a ser muy superior a su uso como objeto útil, aunque éste siguió existiendo, en joyería, etc.)
            Luego, siguiendo la teoría evolutiva, los estados, mediante un acto de fuerza, monopolizaron la emisión de dinero, forzando a pagar impuestos con la moneda de su elección, primero mediante el acuñamiento de moneda, luego mediante la imposición del papel-moneda (que desligaba parcialmente el valor del papel de su respaldo en oro), y finalmente, con la imposición del dinero fiat o fiduciario “puro”, sin ningún respaldo en ningún objeto útil; con lo que el dinero pasaría de ser un activo (un objeto con valor real) a un pasivo (una deuda del estado).

            Si esto que digo es correcto, pienso que según la teoría del origen evolutivo del dinero, sólo puede aparecer dinero sin respaldo en objetos útiles con demanda no monetaria, si ese dinero es de alguna manera impuesto por una entidad que sólo permite que se le pague lo que se le adeuda en la moneda que emita (como un casino, que emite fichas y tiene la capacidad de obligar a quien juegue en ese casino a pagar sus deudas en fichas, siendo la ficha una deuda, no un activo. Pero obviamente, los clientes del casino siempre podrían recurrir al exterior para comprar fichas. El casino puede obligar a usar fichas en su local, pero no puede imponerlas como dinero de uso global, es decir, las fichas son un “dinero” que no tiene demanda no monetaria previa sólo a condición de un uso muy restringido).

            En definitiva ¿es compatible la teoría del origen evolutivo del dinero con la aparición de un dinero sin demanda no monetaria previa con un uso no restringido a una comunidad pequeña?

  6. ESTÁ CLARO QUE ODIÁIS EL DINERO…
    por la sencilla razón de que odiáis la soberanía monetaria.

    SOIS TANGIBILISTAS.

    Solo os pone el dinero de pleno contenido. En este sentido sois muy padremarianistas.

    OS ACUSO DE ESTAR PREPARANDO EL DEFAULT TOTAL.