Buenas noticias (y cautelas) en el mercado laboral

banner libre mercado

España cerró 2015 con una cifra de ocupados de casi 18,1 millonesde personas: 525.000 más que hace un año y prácticamente un millón más que a cierre de 2013. Se trata de cifras muy positivas que contrastan con las experimentadas durante lo más hondo de la crisis económica: entre 2009 y 2013 se destruyeron tres millones de empleos, una media de 600.000 puestos de trabajo anuales.

El cambio de tendencia es lo suficientemente radical como para que sólo se atreva a negarlo el sectarismo ideológico más extremo. A estas alturas, todos deberían reconocer que el mercado laboral de 2014 y 2015 es mucho más sano y dinámico que el de los anteriores años de la crisis. Ahora bien, estos buenos datos agregados no deberían llevarnos a apartar la vista sobre algunos de los problemas que ya empiezan a detectarse en el perfil de nuestra creación de empleo.

Primer problema: la elevada temporalidad. Aunque el 74% de todos los asalariados españoles disfrutan de un contrato indefinido, el 60% de losnuevos empleos son temporales: es decir, del medio millón de puestos de trabajado creados durante 2015, sólo 200.000 son indefinidos. En caso de que esta tendencia continuara durante el próximo lustro, la economía española recuperaría los niveles de ocupación previos a la crisis, pero lo haría también a costa de crear 1,2 millones de nuevos empleos temporales (es decir, regresaríamos a la elevada tasa de temporalidad previa a la crisis). La temporalidad es un problema no sólo para el trabajador, también para el empresario, que pierde cualquier incentivo a formar y capacitar para el largo plazo a la parte rotante de su plantilla.

Segundo problema. Aunque la creación de nuevo empleo se da en prácticamente todos los sectores económicos, hay uno en el que está resultando especialmente intensa: la hostelería. No en vano, alrededor de un 25% de todo el empleo generado durante este año lo ha sido en la hostelería, hasta el punto de que el sector turístico ya ocupa a más gente que antes de la crisis. Es verdad que España disfruta de una clara ventaja competitiva en el turismo –y que no hay razón para desaprovecharla–, pero depender excesivamente de ella para continuar creando empleo puede colocarnos en una situación de fragilidad en el futuro si, por ejemplo, la crisis internacional se agravara o si mejorara la competitividad de los destinos turísticos con los que rivalizamos.

Y tercero, el número de empleados públicos ha superado la marca de tres millones de personas después de aumentar en casi 100.000 durante los últimos dos años. De este modo, las Administraciones Públicas españolas vuelven a ocupar a más personal que antes de que arrancara la crisis en 2008, poniendo en evidencia que la tan necesaria como poco practicada austeridad estatal ha muerto. Tan irresponsable prodigalidad en el gasto público constituye un enorme riesgo para nuestro futuro: el déficit presupuestario cerrará 2015 muy alejado de nuestro compromiso con Bruselas, de modo que requeriremos de muchos más recortes durante los próximos ejercicios. Y uno de esos recortes debería concentrarse sobre el gasto en personal del Estado: abrir de nuevo la mano a contrataciones generalizadas no avanza en la dirección adecuada, sino en la opuesta.


En suma, el mercado laboral español adolece ahora mismo de tres grandes debilidades: su elevada temporalidad, su alta dependencia del turismo y el creciente peso de la contratación estatal. Si no queremos que las alegrías presentes se conviertan en frustraciones futuras, necesitamos avanzar hacia un mercado laboral que fomente la contratación indefinida en un sector privado más vigoroso y diversificado que el actual; es decir, necesitamos de una economía mucho más liberalizada y mucho menos castigada por onerosas losas tributarias. Ningún partido político, por desgracia, parece interesado en colocarle tal cascabel al gato: al contrario, todos parecen interesados en nacionalizar al gato.

También te puede gustar

19 comments

  1. Estoy pesismista. Ciertamente el gobierno es adicto al gasto, pero la gente también es adicta al gobierno. Nos quejamos por todo, y con razón, pero exigimos más de lo mismo. Nadie quiere responsabilidad. Todos quieren seguridad.

    Los empresarios no quieren asumir ciertos riesgos laborales, y les viene bien que el Estado los asuma en su nombre, aunque eso signifique más impuestos y más control. Los trabajadores no quieren asumir ciertas responsabilidades, y prefieren que el Estado les lleve de la manita a todas partes, y poco les importa lo mucho que les roban, porque tienen la promesa de una pensioncita y medicinas gratis. Todos los del sector productivo, especialmente los sucursaleros, abogados y gestores, que trabajan engrasando la maquinaria, quieren “normalcy” y no quieren experimentos. Más vale pájaro en mano que ciento volando.

    Propongo que a los funcionarios nuevos se les marque con un tatuaje o con un hierro al rojo vivo, y la marca debería ser el signo del partido al que le deben el puesto. Así, cuando entrasen a mandar los otros, bastaría con mirar el culo de la res para saber a quién hay que despedir y a quién hay que mantener. Este negocio de la cesantía requiere claridad documental para que funcione bien.

    Me dirá alguien que eso es una locura porque va en contra de los derechos humanos. Lo cual es cierto, pero recordemos las lecciones éticas de los socialistas: los derechos son una abstracción, no existen, son un “constructo social”, y el bien y el mal son conceptos discutidos y discutibles. Así pues, no hay límites de ningún tipo. Todo vale. Bueno, salvo evadir impuestos: eso es un pecado terrible.

    Propongo esto de marcar a los funcionarios porque seguramente dé lugar a que mucha menos gente quiera ser funcionaria. Pero como me temo que en el futuro próximo a todos los niños les pondrán un chip de identificación subcutáneo, práctica que será aceptada universalmente, veremos como consecuencia de esta rendición total que la marca funcionarial ya no resultará disuasoria, sino todo un orgullo.

    En resumen, somos demasiado sumisos, conformistas y miedosos como para tener un mercado laboral sustancialmente mejor, más robusto y, a la vez, antifrágil. El que no quiera libertad, no conocerá nunca la seguridad.

    1. LOS FUNCIONARIOS SON SOLO 2,5 MILLONES; ¡LOS PENSIONISTAS SON 9 MILLONES!

      Encima, la pensión promedio (1.000 euros/mes) es superior al sueldo mediano.

      LA LOSA DE LA ECONOMÍA, EN EFECTO, ES EL SISTEMA TRIBUTARIO, PERO NO EL PÚBLICO, SINO EL PRIVADO:
      – RENTAS INMOBILIARIAS;
      – PENSIONES;
      – RENTAS FINANCIERAS FIJAS; Y
      – SUPERSALARIOS

      El sistema tributario privado (Private Taxation) importa nada menos que el 50% del PIB. Ir por la vida engolando la voz para vomitar que el país no chuta porque los policías, maestros y enfermeros (que conforman el grueso de funcionarios) cobran 900 euros/mes, atención, ¡es una cochinada de usureritos!

      No sois liberales. Sois “liberalitas”, es decir, “conservadoritas” (= conservadores del modelo popularcapitalista —”Todos capitalistitas”—), solo que, a diferencia de vuestro mentores socialdemócratas, usurpáis el liberalismo. Ni siquiera sois conservadoritas “liberalizacionistas”, como los profesores Franz de Copenhague novísimoclásicos.

      Sois gafes, aparte de horteritas.

      Siento mucho tener que decir estas cosas, pero es que ya esta bien, coño.

      1. ¿Pero es que no alcanzais a descifrar las chorradas que solatais por ese agujero?, ¿es que no se os derriten los dedos de teclear semejante infamia?

        Sois 3 millones de funcionatas y un y 2 millones PUESTOS A DEDO. Hacer los numeros porfavor, mirar la proporcion de poblacion del 2000 al 2008 que fue cuando pasamos de 1 millon a 3 millones de funcionatas. ¡ladrones!.

        ¡El 50% de la economia expañola, esta intervenida por e Estado!, ¿es que no te parece suficiente, maldita alimaña?.

        Venis aqui a llamarnos farsantes, falsoliberales, conservadoritas y no os dais cuenta que sois vosotros los representantes de un sujeto, que llora por la avenida de los DIAS OSCUROS: LA SEGURIDAD: “mari: virgencita que me quede como estoy”. Es la incertidumbre lo que es come el coco, el miedo que os paraliza, la espada de Damocles que os obliga a ser lo que sois: alimañas resentidas del “Homo Novus” o empresario, inovador, emprendedor, el negociador que viene con su competencia, a pacificar la situacion. Reclamando seguridad y llamando conservadoritas a los demas, se os ha ido la materia gris definitivamente…nonsenses!.

        Somos nosotros, los hombres catalacticos y fractales, los que abrazamos la incertidumbre, designandonos por tanto por dfinicion como liberales, los que entendemos qu eel cambo y la innovacion son el primo hermano de la libertas y la vida que debe abrirse paso.

        A ver si abris el melon de una vez, que pareceis pavas en un baile de castillo. Dejar de expulsar a los mercaderes del templo, so membrillos.
        Recuperar el espiritu que una vez no slibero del esclavismo medieval, afrontar que tendreis que perder el estatus de funcionata chupon, para que los dignos sucesores os lleven de la mano a una forma de vida pacifica y virtuosa.

        No seais Ignatius Relly, reclamando mas “gometria”, induciendo la conjura de los necios.

        “El caballero de Cristo da la muerte con una seguridad completa. Si muere, es por su bien, si mata, es por Cristo. ”

        Abandonar ya el papel del caballero de las “grandes ‘gesthas'”, un mesias que pregona la supina pobreza, es un profeta falso y conservadorita.
        Retomar al mesias de la luz y la liberacion de impuestos, de la vida nueva y la nueva era de los hombres libres.

  2. Colombo, el problema es que la gente parece tener un gen que le “dicte” el molestar al prójimo cuando sin el prójimo poco son capaces de salir adelante si a eso le sumas el chip ese que pondrán en un futuro… :)

    Sí, el problema es que asegurar, ¿que? ¿la ruina?

    Esto es algo en lo que me equivoqué hasta yo y es que no es que no haya libertad sin seguridad es que es justo al revés, no hay seguridad sin libertad.

    Por eso los “aseguradores” requieren de ausencia de coacción para efectuar sus hazañas.

    ¿Porque los gobernantes pueden sino efectuar genocidios, corruptelas…?

    El problema consiste en definir exactamente lo que es la libertad y precisamente no se basa en molestar ni se basa en tener libertad a costa de la ajena sino que es un concepto que integra todas las libertades individuales habidas y por haber.

  3. Por estas razones, cuestiono que en España se esté produciendo un cambio radical de modelo productivo.
    El sector exportador y en concreto la industria de la automoción está teniendo un buen desempeño, pero el grueso del desempleo de la construcción lo está absorbiendo otro sector intensivo en mano de obra barata y por tanto más vulnerable a las ralentizaciones, crisis y recesiones.

    Sobre el papel parece muy bonito el mantra de la creatividad, del I+D, de los servicios y productos de alto valor añadido…. Diversificar hacia biotecnología, medicina, energía o servicios industriales e informáticos.
    En la práctica requiere mucho más de un lustro y viendo nuestro panorama educativo, del mercado laboral y competitivo podemos esperar sentados.

    No soy muy optimista, crear 2 o 3 millones de empleos no va a ser nada sencillo.

  4. requiemsoul, mientras haya más de 3 millones de empleados públicos no se podrá “hacer” 3 millones de empleados privados mucho menos remunerados (incluso altamente) y con contrato indefinido a la vez.

    Expaña como diría malthus2014 nunca querrá ver.

  5. Realmente, solucionar el problema del paro es más fácil de lo que parece. Hay que declara la discapacidad laboral de millones de personas, y darles una pensión. Ese apaño sería bueno políticamente, porque resolvería la vergüenza de las estadísticas. No sería bueno para los “afortunados”, pero parece que el mal, cuando se reparte entre mucha gente, es menos malo, así que nadie se quejaría.

    Económicamente, supongo que sería una medida neutral, porque acabaría con gran parte de la economía “sumergida”, cuyo espacio sería ocupado por el sector productivo que paga impuestos, y las pensiones se pagarían con el crecimiento de la recaudación. Cambiar los muebles de sitio.

    Quizás habría que hacer una trampa, como otorgar pensiones altas (en torno al salario medio actual) a los que acepten la calificación de discapacitados, con la subsiguiente prohibición de trabajar en cierto tipo de trabajos (la mayoría), pero luego provocar una fuerte inflación de precios, de modo que las pensiones fueran más fáciles de pagar. Es algo bastante maligno, pero es así como piensan los “tecnócratas” del mundo.

    Sería como contratar a dos o tres millones de “funcionarios”, pero sin tener que pasar oposiciones. Todo un ahorro. Eso sí, para que este despiporre se pudiera mantener, el Estado tendría que esforzarse en permitir mayor actividad económica en la gente que más o menos es capaz de funcionar. O bien en ir a pasar la gorra a Bruselas, para que los países ricos (Alemania, Francia, Reino Unido) financiaran parte del tinglado. El precio que pagan estas locomotoras económicas por asegurarse de que los del Sur no compiten comercialmente o industrialmente debe ser muy parecido, pero inferior, al coste en pérdidas que produciría la libre compentcia. Si el plan político de la UE es que España sea una canonjía o un hospital psiquiátrico, más vale que lo reconozcan cuanto antes y empiecen a soltar la pasta. Los españoles pueden vivir sabiendo que los políticos europeos no quieren que trabajen, pero es muy malo para todos que los españoles vivan pensando que deben trabajar pero que hay alguna fuerza misteriosa que lo impide.

    Una mini-RBU, restringida a la mayor parte de los parados, y luego trampeada para hacerla comatible con la realidad.

    Y, por otra parte, no es del todo falso decir que los españoles sean discapacitados mentales. ¿Habéis visto alguna vez los libros de texto impresos en los últimos treinta años? ¿Os habéis asomado al canal de Fernando Díaz Villanueva, Doctor en Perroflautología? ¿Habéis encendido la televisión en algún momento de los últimos dieciocho años? Estas cosas deberán ser tenidas en cuenta por los historiadores cuando quieran explicar el desastre de la España de principios del siglo XXI.

    Yo creo que podría funcionar (políticamente). A la gente la jodería viva, pero ya estamos muy jodidos, y no van a dejar de jodernos, así que más vale que nos jodan del todo cuanto antes, y así podremos cambiar de tema.

    Alguien gritó: “¡Dignidad!”. Y alguien contestó: “¡Exprópiese!”.

    Y los periodistas gritaron: “¡Justicia, por fin!”.

    A happy ending.

  6. Más que como dice el artículo se niegue la mejora del mercado laboral por razones puramente ideológica -que sí que hay quien lo hace-, lo que muchos criticamos -diría que aquí la inmensa mayoría- es la lentitud con la que ha empezado a mejorar. Siempre se corre el riesgo de comparar peras con manzanas, pero otros países se han recuperado más rápido y más profundamente, tanto países similares como Portugal a países menos cercanos como Estonia.

  7. Ho Pin, otros países no son España. Expaña como diría malthus2014 es un chufo, avergonzante y misera.

    No hay más que ver como la gente se cree que el Estado les proveerá de empleo remunerado a todos.

  8. liberal auténtico, para seguir con tu delerio. Todos tendríamos que ser funcionarios pues que aporta mucho y trae la mejor prosperidad económica :)

  9. Malthus2014, y pensar que diciendo verdades
    es como más te pueden cojer tirria… :(

    Por ponerme un poco offtopic conforme pasa el tiempo me doy más cuenta de que el oponerse es lo que puede generar conflictos esto pasa mucho en las relaciones de pareja yo no sé si tú tienes pero tío…
    parece imposible que una mujer vote a menos estado y a menos demagogias, no sé como lo ves tú.

    1. Ten en cuenta, que la mujer el sujeto que se prepara para acomodar a los individuos que no vienen con un pnadebajo del brazo…XD hay que ser padres y dadivosos con su papel de madre nodriza. Pero todo se pasa, mira a Mekel, Lagarde, Aguirre….en cuanto se cortan el pelo a lo marujo freco, se acabaron las chorradas.
      Tambien cabe la posibilidad que se de cuenta de su tremenda libertad, mientras sus vecinas y amigan se pasan el dia calentando biberones y aprecie su estatus actual.

      1. Malthus2014, sí supongo que será eso no sé :)
        Yo cada vez me planteo más lo de la gestación subrogada porque parece que hay una simbiosis entre estatismo-feminismo-publicismo brutal.

        marujo fresco?? Jajaja

  10. Yo propongo un plan a los funcionarios que comentan por aquí. Hay unos tres millones de funcionarios (en sentido amplio). Despedimos a dos millones, nos ahorramos el salario de un millón pero repartimos el salario del otro millón entre el millón de funcionarios que conserven la plaza. Pregunta ¿no os gustaría que os duplicaran el salario? Solo tendríais que trabajar un poquito más. Solo un poquito. Tampoco os vamos a pedir que hagáis el trabajo de tres, sabiendo que hoy en día tres no alcanzan a hacer el trabajo de uno. Y con los ordenadores todo es más fácil. Y seguro que sois de los afortunados que conservan la plaza, porque Rallo tiene influencia y hablará bien de los comentaristas de su blog.

    Venga, pensad en todos los juguetes que os compraréis cuando os dupliquen el sueldo. Una casa más grande, viajes, comida, mujeres, vino, cerveza. Caed en la tentación.