Chipre sale de la crisis sin rescatar a su banca

economista

La de Chipre fue una de las crisis económicas más duras de cuantas ha tenido que enfrentarse la Eurozona. Los bancos nacionales habían invertido intensamente en deuda pública griega de modo que, una vez aprobada en 2012 la quita sobre los pasivos del gobierno heleno, quedaron totalmente descapitalizados: sus balances cargaban con un agujero de 10.000 millones de euros, equivalente al 60% del PIB de la isla. Lo que algunos nos habían vendido como la panacea para todos los males habidos y por haber —la reestructuración de la deuda pública— se reveló como lo que verdaderamente era: un juego de suma cero en el que algunos ganaban —las autoridades griegas aliviaban la carga de sus obligaciones financieras y podían seguir endeudándose a manos llenas— a costa de que otros perdieran —los bancos helenos invertidos en deuda pública—.

Pero, como debería ser sabido, el problema de una bancarrota bancaria no termina en las propias entidades. Los bancos son meros intermediarios financieros que, para más inri, operan con un elevado apalancamiento: por ello, sus pérdidas voluminosas inevitablemente terminan afectando a sus acreedores. ¿Y quiénes son los acreedores de los bancos? El principal son los depositantes, es decir, todos aquellos que contamos con una cuenta corriente en la entidad. O dicho de otro modo, la quita del gobierno griego destrozó la banca chipriota, y su resultante agujero patrimonial inexorablemente terminó afectando a los depositantes.

Fue entonces cuando se planteó la crucial disyuntiva a la que se enfrentó su economía: o aceptar las enormes pérdidas de los acreedores (bail-in) o rescatarlos con el dinero de todos los contribuyentes (bail-out). La segunda opción, la predominante hasta entonces a lo largo de la crisis económica, soportaba un problema no menor: el Estado chipriota carecía de capacidad financiera para endeudarse y recapitalizar a los bancos por un monto equivalente al 60% de su PIB. En consecuencia, el rescate sólo habría podido sufragarse con el dinero del resto de contribuyentes europeos: y, afortunadamente, la Troika se negó a ello, aunque sólo fuera porque una parte sustancial de los depositantes eran grandes fortunas rusas que habían buscado refugio en el sistema financiera chipriota como estrategia de optimización fiscal.

En tal caso, no quedó otro remedio que poner en práctica el bail-in: a saber, en lugar de salvar a los bancos con el capital extraído coactivamente a los contribuyentes, repartir sus pérdidas entre los inversores de los bancos. No fue una operación sencilla: aparte de trasladar una quita del 47,5% a los depósitos de más de 100.000 euros, hubo que implantar un control de capitales para evitar una quiebra desordenada de las entidades financieras (en un primer momento, no podían retirarse más de 300 euros diarios de los cajeros y no podían efectuarse transferencias entre entidades, nacionales o extranjeras, superiores a 5.000 euros) y la Unión Europea tuvo que proporcionar líneas de crédito especiales para que su gobierno pudiera refinanciarse con los mercados financieros cerrados.

Tales medidas provocaron, además, una honda recesión económica que se extendió durante dos años: entre 2013 y 2014, el PIB se desplomó un 7,5% y la tasa de paro pasó del 11,8% al 16,1%. Es decir, la digestión de un agujero bancario equivalente al 60% del PIB no fue en absoluto sencilla, pero finalmente ha concluido: en junio de 2015 se levantaron todos los controles de capitales y este mes de marzo —tres años después del estallido de la crisis— la Troika ha anunciado la inminente conclusión del rescate. Chipre ya comenzó a crecer muy ligeramente en 2015 y su tasa de desempleo empieza a declinar. A su vez, para 2016 se prevé que el país alcance por primera vez durante la crisis un superávit presupuestario y que su deuda pública deje de aumentar y caiga por debajo del 100% del PIB. Es decir, los datos parecen acreditar que, en efecto, la isla está económica y financieramente estabilizada.

En definitiva, si algo nos demuestra la experiencia de Chipre es que el rescate estatal de la banca no era imprescindible. Tampoco en España. Es cierto que la isla ha pasado por enormes dificultades económicas, pero no perdamos de vista que su agujero bancario equivalía al 60% del PIB: el de España ha representado menos del 6%, es decir, diez veces menos. O dicho de otro modo, tal como defendimos algunos, el bail-in (la asignación de pérdidas a los acreedores de las cajas como alternativa a su socialización entre los contribuyentes) era la opción que debió haber seguido nuestro país: pero, en cambio, se optó por parasitar a todos los contribuyentes españoles para salvar la papeleta de la desastrosa gestión de ese trasunto de banca pública que fueron las cajas de ahorro.

También te puede gustar

15 comments

  1. Buenas profesor, además de Chipre, que la comparación (con una población de 10.000 habitantes) no la veo muy clara con España. ¿Hay algún país que haya conseguido algo semejante mediante el bail-in pero que sea algo más comparable a la situación de España?

  2. Hola Juan Ramon,

    La poblacion actual de Chipre es de 1,2 millones de personas, su PIB es de algo mas de 17.000 millones y su renta percapita de unos 20.000 euros.

    En el 2010 su PIB era de algo mas de 19.000 millones y su renta percapita de unos 23.000 euros.

    Si el gobierno se ha comprometido a garantizar los depositos de las personas que tienen dinero en los bancos, no creo que tenga sentido no cumplir su compromiso.

    ¿De que son culpables las personas que han depositado sus ahorros en un banco? …. ¿ Podian esas personas haber impedido la mala gestion del banco? … ¿Que dice de esto tu sistema neoliberal? … ¿En tu sistema neoliberal habra alguna garantia de depositos?… ¿y de quien?

    Un cordial saludo
    Un cordial saludo

    1. Rallo está totalmente en contra del Fondo de Garantía de Depósitos. El Pasivo hace honor a su nombre. No nos preocupamos de nuestros ahorros y de la gestión del banco.
      Por supuesto, eso no quita que un depositante particular no pueda contratar un seguro en caso de suspensión de pagos del banco.

        1. No creo que fuese muy diferente a contratar un seguro de hogar. Y si un depositante quiere la máxima seguridad contrataría un deposito de guarda y custodia.

          Ahora bien, tengo que decir que la mayor parte de los activos financieros en España están materializado en efectivo en depósitos.
          En este aspecto, España es un país muy conservador en relación a otros países desarrollados. Por ello, si no existieran las garantías actuales, una buena parte de la población dejaría de confiar en los bancos y metería sus ahorros debajo del colchón.

          Es decir, que la ausencia de un Fondo de Garantía de Depósitos no disciplinaría a los bancos sino que añadiría una incertidumbre colosal sobre todo el sistema.

  3. Neoliberalismo es un término bastante difuso. Yo lo identifico con una economía de mercado con gran peso del Estado de Bienestar, del intervencionismo y de las instituciones supranacionales. En mi opinión, el acuerdo del TTIP es paradigmático de lo que es el neoliberalismo.

    Por otro lado, la izquierda suele identificar al liberalismo con fascismo. Y son términos antagónicos.

    Fascismo = Nacionalismo exacerbado +autoritarismo + anticapitalismo.

    1. Una lectura de “camino de servidumbre” les daría la idea de que el fascismo y el comunismo tienen muchas más cosas en común entre ellos que con el liberalismo.

      El propio alekine puso a la Alemania nazi como ejemplo de prosperidad de una economía planificada.

      1. Exacto. Centrándonos únicamente en materia económica, muchas posiciones izquierdistas comprarían el programa de la Alemania nazi.

    2. Si, Requien”, el liberalismo es un termino muy confuso.

      En los EEUU llaman liberales agente que aqui podrimos calificar de socialistas o progresistas, mientras que aqui en Europa definimos como “liberal” a personas claramente conservadoras …(por no decir directamente nazis, ya que son antidemocratas y creen en el gobierno de una elite)…

      Por eso, porque no se quien me va a leer y que significado tiene para el la palabra “liberal” llamo “neoliberales” a personas como Juan Ramon.

      Un cordial saludo

      1. Entendido.

        Aquí cada uno es de su padre y de su madre: libertarios, paleolibertarios, liberales, liberal-conservadores, neoliberales, neocons, socioliberales, minarquistas, anarcocapitalistas..
        Por ejemplo, yo estoy a favor de la legalización de las drogas pero no de su liberalización; a favor de la contratación libre pero debería existir en todos los contratos unas cláusulas estandarizas relativas a asuntos tales como la seguridad e higiene en el trabajo; no estoy a favor de la libertad irrestricta de circulación de personas; no soy regionalista ni confederalista; los paracaídas dorados deberían estar prohibidos o muy limitados o no estoy de acuerdo en abolir la propiedad intelectual…

        Cada liberal y cada persona es un mundo.

  4. Chipre es uno de esos países que demuestra que España es nefasta políticamente y cada vez parece serlo más.
    No hay más que ver los días que llevan con los “pactos”, si es que les falta un tornillo como mínimo.

  5. Si el amigo íntimo de Aznar (el ex jefe y mentor de Rajoy) no hubiese vivido como un príncipe del Renacimiento a costa de los depositantes (junto con los delegados de los políticos y de los sindicatos), y el ex ministro de Defensa de Felipe Gonzalez, también sanguijuela de la caja pública (catalana) no hubiera hecho lo mismo, ahora ni se hubiese tenido que rescatar, ni se hubiese dado munición a los antisistema y antisociales.
    Hay que resaltar que nadie que ha arruinado las 39 Cajas del Pueblo, ha sido condenado.
    Al contrario, gente como Pedro Sánchez y Cristina Cifuentes han sido premiados y ascendidos por su fidelidad a su causa (a la causa de los que les han puesto ahí a dedo con nuestro dinero)

  6. Cuando se tuvo que rescatar ciertos Bancos británicos cuando estalló la crisis de las hipotecas estadounidenses, hubo gente que lo criticó:

    1 Se está rescatando una mala práctica con dinero de los que no han cometido esa mala práctica (es decir, cuyos directivos no tuvieron la codicia suficiente como para bajar la cautela y comprar activos tóxicos simplemente por los enormes bonuses de remuneración personal). Naturalmente son la competencia comercial del Banco no profesional la que los ha rescatado con los beneficios creados por la buena praxis profesional .

    2 Se está dando una muy mala lección: se está diciendo que el que la hace, no la paga.
    De hecho, salvo casos muy precisos y determinados (el del director general del RBS, por ejemplo), los mismos altos ejecutivos que han causado este desastre siguen en sus puestos con sus enormes salarios y bonuses.

    Por cierto, que la prensa no especializada está diciendo que una crisis como la de las hipotecas va a volver a pasar; simplemente porque hay demasiados beneficios a corto plazo en juego (beneficios para los intermediarios)

    Afortunadamente para estos fat cats (peces gordos )capitalistas, el gobierno socialista de Gordon Brown ha hecho todo lo posible para salvarles el culo (y la pensión millonaria, a pesar de haber arruinado los Bancos que gestionaban)

    Me da que en cuestión de dinero ajeno, Dios los cría y ellos se juntan.