Debate en La Tuerka sobre el papel de los sindicatos en el s. XXI – 17/3/2016

También te puede gustar

14 comments

  1. Muy bien Monedero parando un poco al hombre mayor, Juanjo, que no hace más que refunfuñar intentando ningunear los argumentos de Rallo sin más argumento que su indignación:

    Indignación #1:
    “Yo lo siento pero yo (no) estoy acostumbrado a oír semejante ‘y si no existieran, y si no sé qué, y si no sé cuántos'”

    Rallo en la intervención justo anterior pronuncia la palabra “si” condicional sólo dos veces: una para resumir la pregunta de Monedero, y otro para decir “si tienes una economía libre y competitiva y sin privilegios estatales”. El señor en lugar de rebatir el porqué no es realista pensar que pueda existir una economía libre y competitiva o en explicar por qué no es conveniente, rechaza el argumento a bulto.

    “A mí este tipo de argumentos me parece simplemente muy poco defendible en la realidad porque si no, si no, si no, si yo fuera alto y guapo igual no estaba hoy aquí”.

    No explica por qué le parecen poco defendibles los argumentos y los rechaza intentando ridiculizarlos diciendo cosas como el si yo fuera guapo, o el rotundo “vamos a hablar en serio”, insinuando que Rallo no lo hacía.

    Dialéctica típica del que está acostumbrado a que todos le bailen el agua.

    Indignación #2
    Cuando Rallo dice que Donald Trump está denunciando lo mismo, la crítica a la globalización, que los chinos nos quitan el trabajo.

    El hombre sentado al lado de Rallo se indigna diciendo “no confundas el culo con las témporas. Qué tontería (…) Hay que joderse”. El hombre no explica en qué la crítica de Trump a la deslocalización es diferente a la crítica de las izquierda y de los sindicatos al mismo hecho. Que el hombre se indigne porque defiende una misma postura que una persona (Donald Trump) que él debe considerar en las antípodas de su ideología no ayuda al debate ni aclara si realmente es la misma postura o no.

    Indignación #3
    Cuando Rallo habla de la mejora de la población de Camboya.

    “¿Vas a leernos el anuario de la ONU? Por favor, por favor”. Rallo apela a que antes le recriminaba que no hablaba sobre la realidad. “Con un poco de seriedad, con un poco de seriedad”. De nuevo, descalificación sin argumentos. Me quedo con la duda de qué piensa el hombre acerca de la situación en Camboya.

    Indignación #4
    Cuando ya Monedero le tiene que llamar al orden.

    “¿O sea que es una casa de citas? (…) No sé de qué estás hablando, usas unos términos… Estás diciendo una sarta de tonterías (…) ¿Se pueden decir tonterías entonces?”

    De nuevo, descalificación sin explicar por qué no le parece (o sí le parece) que los sindicatos estén estatalizados.

    El debate por lo general ha estado muy bien y habla muy bien de Monedero (o del entorno Podemos, no sé quien decide los invitados) que sigan invitando a Rallo a la Tuerka. La pluralidad de opiniones es muy importante en cualquier debate. Todos los tertulianos han estado a la altura, excepto Juanjo. Monedero tendrá que buscar a alguien de más calibre, que no refunfuñe cuando oiga ideas realmente rompedoras.

    Poco a poco el entorno Podemos empieza a comprender que el auténtico anti-sistemismo es el liberalismo clásico. Como Podemos tiene una clara vocación por defender a los trabajadores, espero que pronto se den cuenta de que la única manera de hacerlo de forma efectiva es desde el liberalismo y no desde sistemas arcaicos y espero también que empiecen a defender esas ideas en sus programas.

  2. Realmente, al menos en sus programas, hay más libertad de expresar distintos puntos de vista que en los controlados por la izquierda “constitucional”, léase los sindicatos del PSOE de RTVE.

  3. Entiendo que la arrogancia de Monedero en los debates la ha aprendido de Juanjo (aunque admito que Monedero ha hecho un trabajo de moderador ejemplar, y también es encomiable que siga invitando a alguien cuyas ideas son tan dispares como JRR).

    De todos modos, y sobre ese catedrático, hacía tiempo que no veía a alguien cuya única argumentación aceptable es aquella que le baile el agua. Lamentable.

  4. Me ha gustado mucho el video. Rallo siempre en plan San Jorge, matando dragones. El momento de Bastiat ha sido épico, y cuando ha citado a Marx en su “crítica al programa de Gotha” a más de un contertulio le empezaban a entrar sudores fríos.

    Por cierto, ¿soy yo, o Monedero se parece cada vez más al Monedero de José Mota?

  5. De verdad que la cara que ponían cuando Juan Ramón explicaba su historia era de “ya estamos otra vez, el neoliberal soltando su rollo, ¿me habré dejado la llave del gas abierta?”.

    Igual deberías ajustar un poco más el mensaje.

    1. Es buena señal cuando les sale humo por las orejas. Además, me parece que Rallo no habla en “La Tuerka” para los contertulios, sino que se dirige principalmente a la audiencia.

  6. Monedero ha vivido más o menos el liberalismo en su casa, por eso no le sorprenden las razones de Rallo, como a otros que parece que es la primera vez que escuchan algunos argumentos, lo que dice poco en favor del que se sorprende porque haya otras formas de pensar.

    Muy bien Rallo, jugando en la típica cancha griega de basket y saliendo a la ofensiva.

    ¿Por qué nosotros lo vemos tan claro pero tan poca gente nos acompaña?

    1. Uno siempre tiene muy claras sus ideas, y no suele estar muy bien visto retractarse de ellas (a pocos les gusta admitir su error).

      Además poca gente (en mi opinión) empieza su filosofía vital siendo liberal, pues desde niños nos hemos tragado infinidad de mensajes que muestran a los capitalistas como desalmados y avariciosos. Véase por ejemplo como se ha extendido la obra “Cuento de Navidad”. ¿Qué niño en su sano juicio se pone del lado del señor Scrooge?

      1. Cierto lo que comentas. Ahora además se fomenta el socialismo desde los 3 años. Aún recuerdo una discusión acalorada con mi hermana (no tiene preferencia de voto alguna, según el día, vota o no, y puede votar a cualquiera que no sea Podemos o PP) sobre un sobrino de 3 años que había sacado mala “nota” en “compartir”. El tema venía de que un juguete suyo no había querido compartirlo en la guardería y hay que enseñar a compartir. Le dije que el problema es del niño que quería quitarle el juguete por querer apropiarse de algo que no es suyo ni ha recibido permiso para usarlo.

        Evidentemente son cosas de niños, pero es absurdo que se le meta en la cabeza a un niño que tus cosas son de todos. Para ser generoso, primero tienes que ser consciente de que lo de los demás no es tuyo, porque así podrás ser capaz de dar voluntariamente a los demás, no porque te obliguen. Ya sabemos que al final, lo que es de todos, no es de nadie.

        1. Ho Pin, totalmente cierto.

          Se antepone el compartir coactivamente riqueza al intercambiar y generar riqueza libremente.

          Aquí no se trata de negar el compartir sino de que el compartir no implique algún tipo de beneficio mutuo.

          Lo que no entienden tampoco es lo que dije ya un día que el compartir a veces se da espontáneamente porque es necesario como cuando invitas a alguien a tu casa o vives con tu pareja bajo el mismo techo.

          Pero claro para el Estado mejor obligar a hacerlo ya que vive de ello aunque tú no vivas de ello.

  7. Valiente Juan Ramón Rallo. Hace falta mucha valentía para introducirse dentro de esa jauría.

  8. La labor pedagógica de J. R. R. es apreciable en un entorno de cuatro a uno más el moderador todos de izquierdas y algún populista . Aún así les reconozco a sus contrincantes el acto de autocontrolarse y seguir a lo suyo con su discurso en vez de atacar a Rallo, salvo el Sr. Juanjo que parecía tener dificultades para escuchar a Rallo sin perder los papeles. Esta estrategia de ir a lo suyo de los demás contertulios permite a Juan Ramón Rallo hacer lo propio y dejar que los espectadores decidan. Un saludo.

  9. Me encanta Rallo en este programa pero debemos reconocer que Monedero se comporta como un gran moderador. Me pareció interesante el sociologo Jorge aunque del abuelete mejor ni opinar pues es el típico catedrático cascarrabias y sectario.
    Dicho esto, los argumentos de la mayoría eran lucha de clases, buenos y malos, generalidades y lo del estudio del abuelo mejor dejarlo aparte pues se cree que por hacer las encuestas en unas cuantas empresas se crea una teoría social.
    Rallo espectacular sobre todo al listar lo que deben hacer los sindicatos para volver a recuperar la importancia social.