La desigualdad como pretexto para la voracidad fiscal

También te puede gustar

27 comments

  1. Rallo dice “El capitalismo es competencia pero también es cooperación”. (46:55)

    Esto es problemático. Si le preguntamos a un transeúnte cualquiera ¿qué es un capitalista?, probablemente responda: Bill Gates. Ahora bien, Bill Gates no ha ganado sus millones cooperando, sino gracias a ese gigantesco fraude estatal que son las patentes y el copyright, y muchas más cosas así. No me quejo de que Gates tenga mucha pasta, ni me quejo de que quiera quitársela de encima, ni me quejo de que le haya entrado un complejo mesiánico y quiera salvar al mundo del calentamiento global impidiendo que los africanos se desarrollen usando el libremercado. De lo que me quejo es que este tipo ha usado hábilmente instrumentos legales injustos e inmorales, y casi nadie dice que eso está mal, ni siquiera entre los liberales. Así pues, para la mayoría de la gente los capitalistas seguirán siendo enemigos del pueblo y de la justicia y de la democracia, mientras que para los liberales los capitalistas son héroes capaces de ganar dinero sin usar la coacción.

    Usamos significados distintos para la misma palabra. Me parece problemático. Aunque quizás haya algo que ganar con este tipo de problemas retóricos. Quizás debamos primero profundizar en la confusión para poder después conocer la verdad.

    Sospecho que, salvo algún tío raro, los grandes capitalistas del momento presente opinan que los ciudadanos y las empresas pagan muy pocos impuestos y que el Estado debe ocuparse más de la seguridad en todos los aspectos. Esta opinión probablemente conicida con la de la mayoría de los líderes religiosos de todas las confesiones, pero estos son anticapitalistas por excelencia. También los políticos, los periodistas y los economistas opinan así: en occidente se pagan muy pocos impuestos y hay demasiada libertad, y eso da problemas, sobre todo, de seguridad. Lo estamos viendo en vivo y en directo: los terroristas odian nuestras libertades y por eso nos matan, así que lo que debemos hacer es renunciar a nuestras libertades para que dejen de aterrorizarnos. Y cuela.

    1. En mi opinión Rallo enuncia mal la frase cuando dice “El capitalismo es competencia pero también es cooperación”.

      Lo que Rallo tenía que haber hecho es intentar inculcar la idea de que la competencia es una de las más si no la más PERFECTA forma de cooperación. Ya sé que esto es una idea extremadamente contraintuitiva y sorprendente pero absolutamente correcta. Pensémoslo bien:

      Cuando una empresa gana la competencia CAPITALISTA a otra es porque es capaz de ser más eficaz y más eficiente, esto es, cubre mejor las necesidades y lo hace con un consumo de recursos menor. Esto es un gran favor a la colectividad. Nada hay peor que el despilfarro. Bueno bien, pero qué pasa con el perdedor ? Que se ve “forzado” a buscar una actividad donde sea comparativamente mejor ( o al menos no ostensiblemente peor ) ya que la producción de la empresa que le ganó tendrá salida SOLAMENTE si es intercambiada por los nuevos bienes que el perdedor original pueda producir al reciclarse en otro sector. Con esto la estructura de incentivos se alinea con fines morales y políticos del más alto rango como la productividad y la prosperidad para todos.

      Entonces por qué es una idea tan difícil de vender ? En general por la destructiva rémora de la visión de la economía como un juego de suma cero en vez de como bien apunta Diego Sánchez entender de una vez que el libre mercado es una suma positiva.

      1. samuelgallop, la cooperación si no genera beneficios no sirve para nada, la competencia es otro cantar, es para buscar calidad.

        Los límites del capital son precisamente que no se puede acumular ad infinitum o no es rentable acumular en ocasiones, nada más.
        Ya que el ahorro también sirve para autoconsumo.

        Los que quieran consumir lo que ahorras tú evidentemente te dirán que es malo tal ahorro y que los límites se basan en que haciendo eso no se puede redistribuir tanta riqueza coactivamenente.
        Es curioso porque precisamente gracias al ahorro te pueden sablar también más a impuestos.

        Contradicciones de chiflados nada más. No hace falta que te alteres tú creeme.

  2. Buenos días Colombo.

    Antes de nada decir que soy usuario y me gano la vida con Linux.

    Cuando hablan de cooperación. Hablan de que el productor produce lo que el consumidor elige.

    Microsoft fabricaba un sistema operativo que funcionaba en ordenadores clónicos. El consumidor salía beneficiado porque no tenía que comprar todo junto y le rebajaba el precio. Esa es la cooperación. Y se hizo millonario metiendo un ordenador en cada casa. Y el ordenador podía tener la placa que te diera la gana y las tarjetas de su padre y de su madre, pero con windows.

    Y el dinero se ganó con las licencias. Las patentes y el copyright no son más que las reglas de juego que favorecen o desfavorecen el mercado. Pero eso no quita que no haya siempre cooperación entre productor y consumidor siempre que no haya coacción al consumidor como pasa con los servicios del estado.

    Por lo menos esa es mi opinión.

    Un saludo.

    1. dpm, eso también lo debati yo el otro día con amigos. Una cosa es que cuando te ven como haces algo otros lo hagan también (no lo publiques pues) y otra que se ganen la vida con algo que has descubierto tú y tu no te la ganes.

      Yo sí que creo en los derechos de autor y en que se pueden establecer contratos de confidencialidad aunque lo de las patentes al ser algo que te otorga el Estado no sé yo hasta que punto eso no crea efectos colaterales.

      Hay quien dice que la propiedad intelectual no existe pero los derechos de autor evidentemente sí existen, entonces es un terreno farragoso.
      Yo creo que ambas existen lo que pasa que lo intelectual una vez que se exterioriza no puedes evitar que otros se apropien de ello también a no ser que vivas en una isla desierta tú solo.

      El tema de la memetica quizás te hace verlo.
      Y no pasa nada que otros consigan apropiarse de algo que exteriorizas si no ocurre a su vez lo que he dicho al principio.
      Después de todo cuando entablas una conversación con alguien pasa algo así, tú te expresas y otro lo capta.

    2. Hola.

      Ciertamente, Microsoft no contrató a sicarios para que pusieran una pistola en el pecho de la gente que iba a comprar ordenadores. Es voluntario, aunque la gente no tenga alternativas (o no las conozca, o les tenga miedo gracias a técnicas disuasorias de los chicos de marketing). Pero también es cierto que esa empresa (y muchas otras) han usado hábilmente las leyes y los reglamentos comerciales para tener ventaja. No me parece mal que un comerciante muestre gran habilidad en que su negocio triunfe, bendito sea. Pero si usa ciertas leyes coactivas, si se beneficia de ellas, es casi lo mismo que si él mismo estuviera creando la coacción. Así pues, esto de la voluntariedad y la cooperación no está tan claro.

  3. Perdón por ocupar dos comentarios.

    Imaginemos que mañana Juan Ramón vende millones de copias de su libro y se hace el hombre más rico del mundo.

    Dirías también que Juan Ramón se ha hecho el hombre más rico por el fraude estatal de los derechos de autor? Y que no ha habido una cooperación entre él queriendo escribir un libro y los consumidores ávidos de comprarlo?

    Ciertamente existen esas reglas, pero eso no anularía la idea de cooperación entre Juan Ramón y sus lectores.

    Un saludo.

    1. Buenas tardes FakeD13. Gracias por tu comentario.

      En mi opinión ni la propiedad intelectual, ni los derechos de autor existen per se. Los hemos hecho existir. O sea, existen, porque obviamente están ahí, pero no son inherentes ni a las ideas, ni a las obras.

      Ahora bien, podemos debatir la justicia, o mejor dicho la conveniencia de su existencia. (porque la justicia absoluta es algo que tampoco existe).

      Lo que tenemos que tener claro es que si decidimos que es conveniente nunca vamos a acertar en el umbral. Debemos ser conscientes de que el límite siempre es arbitrario y aprender a vivir con él. Y no hacer como los socialistas que si no les gusta se lo saltan, como con los medicamentos, porque como están por encima del bien y del mal y las leyes son para los demás…

      Un saludo.

      1. Voy a exponer mis opinines sobre estos temas que ha sacado FaKeD13 y que también ha comentado dpm.

        En primer lugar, la justicia existe, y también existen el bien, el mal, la libertad, la propiedad, los derechos y la vida. Es un mal razonamiento este de decir que solo existe aquello que tiene un substrato material. Hay cosas inmateriales.

        La propiedad intelectual no existe. El argumento de Kinsella, si lo entendí bien, es que yo puedo tener propiedad sobre un objeto material pero no sobre un objeto inmaterial. Por ejemplo, si yo tengo una manzana, entonces otro no puede tenerla al mismo tiempo. Si otro me la quita y se la come, o la vende, o la destruye, o la esconde, significa que me la han robado, y ya no puedo hacer nada con ella, salvo intentar recuperarla. Mala cosa. En cambio, si yo tengo una idea, otro también puede tener esa idea al mismo tiempo. Si la comunico y otro la aprende por mi comunicación, entonces no puedo exigirle que la olvide, o que no la use, o que no la comunique a otros. Si pudiéramos tener un uso exclusivo sobre las ideas, entonces no habría habido progreso técnico de ningún tipo. Todos los hombres tendrían que aprender a hacer fuego por sí mismos, todos los días, lo cual es absurdo.

        Los derechos de autor existen en tanto que ficción legal (es decir, no son derechos de verdad), y hay que eliminarlos, entre otras razones porque se fundamentan en la violencia de unos agentes sobre otros. No hay nada de malo en que yo fotocopie un libro de Rallo y lo vaya vendiendo por las farolas. Yo he pagado las fotocopias y el que me compre esa chapuza lo hará voluntariamente. Rallo, como autor, no tiene derecho a decirme qué puedo hacer y qué no puedo hacer con su libro. Si hago algo con su libro que las leyes del Estado califican de ilegal, Rallo, o su editor, podría denunciarme, y acabaría en la cárcel, es decir, padeciendo violencia, por algo que ni siquiera califica como “crimen sin víctimas”. Otra cosa sería que yo entrara voluntariamente en un contrato de verdad con un autor como Rallo o con sus editores, que estipulara qué cosas podría hacer con su libro y qué cosas no podría hacer, y que estableciera métodos de resolución de conflictos para el caso de incumplimiento de contrato. Pero la defensa del legítimo negocio de los vendedores de libros que existe ahora no está fundamentada en contratos libres y voluntarios, sino en la coacción estatal, en violencia.

        El copyright, los derechos de autor y otras locuras semejantes (como esa idea de que el Estado puede expropiar algo por interés público pagando un “justiprecio”) son en realidad herramientas legales contrarias a la civilización y al progreso. No deberíamos respetarlas. Solo lo hacemos porque es conveniente evitar la violencia que sufriríamos si no las respetáramos. Pero hay que decir las cosas como son: el copyright es violencia, los impuestos son un robo, las licencias profesionales son una estafa, y ninguna de estas cosas son compatibles con una sociedad abierta y libre.

        Todo el mundo quiere descubrir algo, tener patentes y echarse a dormir, viendo cómo van entrando los millones. Eso parece muy deseable, pero es injusto, porque se fundamenta en la amenaza de violencia, y también porque es ir en contra de la realidad del mundo. Lo normal es que la gente se copie, se imite, y mejore las ideas, los procesos, los métodos. No podría haber ni arte ni ciencia sin esos terribles “robos” de ideas. Estas actividades son normales y necesarias. No digo que uno no pueda vender sus dibujos, su música, su software, sus libros o un medicamento que ha descubierto. Digo que el autor y el vendedor no pueden amenazar a nadie con violencia si usan su producto de una manera que ellos no quieren que se use, por ejemplo, copiándolo. La gente puede comprar y vender lo que sea, al precio que acuerden, siempre que realicen un contrato legal, o sea, voluntario. Pero en esa compraventa no debe haber violencia ni amenaza de violencia. Si no somos capaces de comerciar sin amenazas, sin abusos y sin estafas, entonces tenemos un problema muy grave.

        1. Buenas Tardes Colombo. Gracias por tu aportación.

          Yo no he dicho que la justicia no exista. Yo he dicho que no existe la justicia absoluta, yo tengo mi concepto de justicia, otros tienen otro. Al igual que el bien y el mal. Salvo que creas en algo transcendente que establezca la medida. Para Hitler era bueno quemar judíos, para algunos musulmanes es bueno tirar a los homosexuales desde una torre. A los occidentales de 2016 nos parece malo quemar judíos y tirar homosexuales desde una torre.

          La violencia del estado para proteger los derechos de autor es la misma que para proteger la propiedad privada.

          Creo que mezclas argumentos. Cosas que te vengan impuestas por el estado y cosas que se puedan hacer. Para ti los derechos de autor son una locura que hay que saltarse a toda costa. Muy bien, si para comprar el libro tuvieses que firmar un contrato con las cláusulas exactamente iguales que las que hay hoy en día para garantizar los derechos de autor… ¿Estamos a favor de cumplir contratos o estamos a favor de saltarnos esas chifladuras?

          Supongamos que vamos un paso más allá. Estás a favor de saltarte ese contrato y de que el estado encima con esas cláusulas no pueda actuar porque para ti no son justas. Estarías a favor de que las empresas que quisiesen se asociasen y creasen un registro de gente a la que no vender libros porque se saltan las normas que ellos quieren seguir?

          1. dpm, incluso Einstein tuvo que utilizar una constante para la teoría general (algo que también puede servir de ejemplo de absoluto) de la relatividad.

            Entiendo que a la gente le guste relativizar cosas para siempre salir beneficiada haga lo que haga pero esto es un error.
            No todo es relativo ni todo es absoluto y por ende tampoco todo se puede relativizar o absolutizar.

            El tema de la moral es que funciona mejor y es más compatible con la justicia si es algo bien definido y completo (absoluto).

            La religión es que no solo no es capaz de diseñar una moral sino que incita a ponerla en práctica y a captar seguidores mejor que la filosofía incluso.
            Que sus preceptos puedan ser erróneos es otra cosa, pero es que esto también puede pasar filosofando.

          2. Hola, gracias por responder.

            Por lo que dices, parece claro que no crees que la justicia exista, ni el bien ni el mal. Yo reconozco que no soy capaz de definir exactamente qué es lo bueno y lo malo, qué es el bien y el mal, qué es la justicia o qué es la libertad. (Ahora bien, todas las definiciones en todos los campos del saber tienden a ser cuestionadas y matizadas, y, a veces, rechazadas por completo y sustituidas por otras definiciones, que, con el paso del tiempo, también serán cuestionadas y matizadas.) Aunque no haya definiciones precisas y universales de los conceptos éticos, yo aseguro que existen. Es bastante evidente. Te voy a poner un ejemplo. Si alguien va a tu casa y te da una paliza y te roba, yo diré que eso está mal, que es injusto, un crimen, y que el que te ha violentado merece un castigo, y que tú mereces una restitución. Si esto le pasa a cualquier otra persona, diré exactamente lo mismo, sin tener en cuenta accidentes como la raza, el sexo, la edad o el patrimonio de la víctima o del victimario. Y creo que cualquier persona normal es capaz de entender que lo que digo es universal, que vale para cualquier lugar y para cualquier momento, y que es una idea que no cambia. Por ejemplo, tan malo e injusto es que unos piratas bereberes asalten un barco y maten a sus tripulantes y se apropien o destruyan sus mercancías o sus posesiones hace mil años u hoy. Para esto no hace falta que haya una ley escrita, aunque tampoco sobra.

            Es peligroso decir que como en el pasado a los cristianos les gustaba insultar, vejar, aterrorizar, robar, quemar y expulsar a judíos, entonces no era injusto, pero que ahora los cristianos se han vuelto muy pacifistas y vegetarianos y ya no les gusta ser injustos y malos con los judíos, de forma que ahora (y, presumiblemente mientras dure esta moda) es injusto hacer esas cosas con los judíos. ¿Y qué importa que sean judíos? ¿Ha de haber más pena o menos pena para un ladrón si roba a un judío que si roba a alguien que no sea judío? Estafar, robar, matar, amenazar, incumplir los contratos, siempre está mal, y siempre ha estado mal.

            Los derechos de autor son una ficción legal. La propiedad (privada, pública, comunal, individual) no es una ficción legal. Es muy diferente ejercer la violencia de forma proactiva (impuestos, expropiación, servicio militar, trabajos forzosos, tortura, copyright) que de forma defensiva, que es lo que hace la gente para evitar que le roben o le maten, o para recuperar su propiedad. El autor de una canción pop no tiene ningún derecho a impedir que una persona tararee su canción. Tampoco tiene derecho a impedir que alguien transcriba su melodía, ni a impedir que esa persona ofrezca enseñarla a cambio de dinero, ni a impedir que otra persona pueda usar esa melodía y crear otra melodía a partir de ella. No se puede tener propiedad privada sobre la combinación de sonidos y de ritmo, ni sobre las palabras ni su combinación ni sobre los significados (explícitos o insinuados), ni se puede tener control alguno sobre si a los demás les va a gustar o no las cosas que un autor publique, ni sobre si lo van a comprar o no. Creer que esto es posible, reclamando además que se use la policía y los tribunales de justicia para controlar lo que por naturaleza es incontrolable, es un error y un abuso, tanto como obligar a los ateos a financiar a organizaciones religiosas con sus impuestos, o bien a obligar a los creyentes a financiar a organizaciones contrarias a sus creencias. Parece claro que, salvo algún caso extremo, nada ni nadie impide a un ateo a donar dinero a una organización religiosa, ni a un creyente a donar dinero a una organización antirreligiosa. En cambio existe la violencia de que a nadie se le permite no pagar impuestos, que luego se pueden usar en contra de sus intereses y sus creencias.

            Creo que estarás de acuerdo conmigo, dpm, en que nadie puede firmar un contrato por ti, sin tu consentimiento. Un contrato así es nulo. Si te comprometes voluntariamente a cumplir un contrato, también a dar un resarcimiento si eliges incumplir el contrato, y dicho resarcimiento ha de estar especificado en el propio contrato, o bien debe ser determinado por un árbitro imparcial de acuerdo con la tradición y los principios generales del derecho. Los liberales no tienen la culpa de que el Estado haya usurpado y corrompido el Derecho. Esta es una institución que corresponde a la sociedad, y a ella hay que devolvérsela, como el dinero o la defensa.

            Un contrato firmado voluntariamente no es una locura, lo que es una locura es decir que los demás pueden determinar por ley lo que debes hacer, lo que puedes beber y comer, lo que puedes leer, lo que puede creer, lo que puedes escuchar, lo que puedes decir, lo que puedes escribir, lo que puedes comprar, lo que puedes vender.

            Me parece muy bien que alguien decida no vender algo alguien, por la razón que sea. Para eso no hace falta la fuerza del Estado. Yo, por ejemplo, no voy nunca al cine a ver una película española, pero no necesito que el Estado prohiba la realización de cine en España, con guionistas españoles y actores españoles. Me molesta bastante que me obliguen a financiar películas con mis impuestos, pero no puedo hacer nada, salvo quejarme y razonar, y reclamar que la gente sea un poco más sensata respecto al correcto uso de la violencia. Trato de ser

            Perdona por el rollo macabeo que te he soltado.

          3. Gracias por tu respuesta colombo.

            En serio, por definición, no puedes ser liberal si crees que hay un bien y una justicia absolutos. No tendría sentido que el individuo eligiese si hay algo que es así por naturaleza divina. Así pues los que se otorgan la capacidad de asignar los límites del bien y del mal y de la justicia verán con buenos ojos utilizar cualquier medio para imponérselo a los demás.

            Repito, yo no he dicho que la justicia el bien y el mal no existan. Yo tengo mis interpretaciones de ellos. Igual que tengo mi idea de triángulo. El problema es cuando alguien tiene en su cabeza una idea de triángulo equilátero y le enseñas un triángulo escaleno y te dice, bueno, eso podría ser un triángulo… pero no es “el triángulo”.

            Deberías dejar de escuchar a David Bravo. :D:D

            La propiedad es un invento humano. Lo que hay que hacer es aceptarlo y obrar en consecuencia. Piensa en lo más tuyo que creas que es tuyo (sin entrar en partes de tu cuerpo, que podrían ser, pero no vamos a empezar con chamanerías budistas). Vamos a decir, el reloj del abuelo que fue a Vietnam, que queda muy peliculero. Es tan tuyo que nunca se lo has enseñado a nadie y nadie sabe que existe. Vas un día a la caja y no está. Obviamente te lo han robado. Es lo único que falta en toda la casa y no han tocado nada más. Tú no puedes demostrar que tenías un reloj ni que alguien ha entrado en tu casa a robar. Ahora el ladrón se va a vivir a Australia y vende el reloj en Ebay dejando todas las transacciones debidamente registradas.

            ¿De quién es el reloj?

  4. Colombo, no es un rollo macabeo está muy bien el comentario de veras.
    El problema es ese, que el Estado también te impide tomarte la justicia por tu mano de alguna manera ya que precisamente porque te puede castigar luego hay cosas que no haces.

    El Estado tiene ambas cosas: impuestos y castigos.

    Todo el mundo puede ser susceptible de impuestos y de castigos gracias al Estado por eso no se puede hacer el bien en ocasiones.

    Si te tomas la justicia por tu mano luego viene un tercero del Estado que no tiene nada que ver con la situación y si no le demuestras que tienes razón te castiga a ti y como no tiene a nadie que le pueda castigar si te castiga sin motivo pues pasa lo que pasa.

    ¿Quien puede castigar a un juez corrupto sin jugarse ir a la cárcel?

  5. OJALÁ OS DÉ UN ICTUS Y OS VEAIS OBLIGADOS A MORDER EL POLVO DE LA DESIGUALDAD, HORTERITAS.

    1. ARISTÓCRATA, ya lo muerdo entonces porque mis comentarios serían muy desiguales a los tuyos

      Jajaja…

  6. dpm, es que tu problema es creer que algo que es tuyo tiene que estar constantemente pegado a ti o algo así.
    Es como si te sales de casa a dar un paseo y la casa ya no es tuya.

    Eso es un error intelectual. La propiedad existe y en varias ocasiones se genera por uso y en concreto por primer uso no por posesión constante.

    También creo que lo confundes con derecho de propiedad.
    Lo que es un invento es el concepto no el hecho de tener la legitimidad de reclamar lo que has usado, poseído…

    Ese reloj sigue siendo tuyo y puedes ir a reclamarlo o a perseguir a tal ladrón. Otra cosa es que puedas hacerlo.

    También con lo del triángulo confundes cosas.
    A ver un triángulo isósceles lo es por mucho que patalees y además cada triángulo isósceles es el mismo.
    Una cosa no quita a la otra.

    El problema es que te crees que el bien y el mal es algo subjetivo o arbitrario.
    Ya lo dije un día, para actuar en nombre del bien y del mal primero hay que definir correctamente lo que está bien y lo que está mal.

    Hay cosas que son autoevidentes y no hace falta que nadie las defina.
    En cuanto a lo de imponer te equivocas bastante, se trata de castigar repito una vez que se sabe o se define lo que está bien o mal.

    No se trata de divinidad porque para eso tendrías que tener una revelación rollo Moisés pero sí que existe aunque solo sea por evolución.
    Y básicamente lo ves cuando hay actos que o destruyen la convivencia o no pretenden paz o pervierten al propio ser humano…

    1. dpm, te pondré un ejemplo para que lo veas.
      Si pasa un subnormal por tu casa haciendo contaminación acústica con una moto por ejemplo (que es lo más usual), evidentemente ese ruido que emite no es suyo (lo que usa o posee es la moto no lo que desprende esta) y encima lo produce adrede (ya que no es necesario hacer ese ruido) para externalizarlo a otros.

      De ahí a que se hable mucho desde el liberalismo de internalizar costes y beneficios per sé y externalizar solo beneficios.

      Tu comentario es tan absurdo como decir que tu ropa solo es tuya si la llevas puesta

          1. Esto ya es un consejo. De tus comentarios se deduce que no conoces la diferencia entre deducción, inducción, ciencia formal, ciencia fáctica y es muy probable que tampoco hayas visto nada de filosofía clásica y mucho menos moderna.

            Espero, por tu bien, que el 13 sea la edad.

  7. dpm, las cosas que tienen propietario solo pueden cambiar de propietario de forma legítima si el original lo consiente.
    Pero evidentemente que se puede también transferir la propiedad, cuando vendes algo por ejemplo pasa eso.

    Lo que ocurre con las personas es que al tener primero autopropiedad solo pueden ser propiedad de alguien bajo contrato explícito (esclavitud voluntaria) o implícito (un bebe que aún no se vale por sí mismo).

  8. dpm, para que entiendas un poco más el tema de la libertad y la propiedad:

    La propiedad y la apropiación no implican beneficios per sé, no tienes más que ver que ocurriría si tu casa arde en llamas estando tú dentro o si aparece en tu cuerpo una mala enfermedad.
    Lo que se hace sobretodo desde el liberalismo es defender el derecho de propiedad y concretamente el derecho a la propiedad privada que es el que se quieren intentar cargar siempre.

    Que haya cosas que son de varios no implica que su uso pueda ser efectuado por varios a la vez, como ejemplo se puede poner el ascensor de un bloque de pisos, todos lo costean (o al menos lo usan) pero se deben de establecer “turnos” para evitar conflictos al tener todos derecho positivo a usarlo y no poder usarse a la vez por todos como ya digo.
    Otro ejemplo claro es la calle, por donde tu pasas nadie puede pasar a la vez y sin embargo como todos tienen derecho positivo a pasar por tal sitio es posible que haya conflicto si te quedas mucho tiempo en algún lugar en concreto o si intentas excluir a alguien sin previo aviso policial.

    También hay cosas que no son de nadie y empiezan a serlo con el primero que llega evidentemente.

    La libertad ya lo dije que en realidad es una condición ambiental en referencia a seres que son capaces de mantener la ausencia de coacción, de nada sirve solicitar o reivindicar la ausencia de coacción ante un animal no-humano o ante la lluvia por ejemplo.

    En los contratos por ejemplo lo que se restringe es la voluntad de las partes no la libertad; en concreto se restringe la voluntad a la presente en dicho acuerdo.

  9. Lo que estáis haciendo mal es que criticáis solo o principalmente a los “podemitas”.
    ¿Por qué ningún liberal se da cuenta de que el 90% de la economía está intervenida? ¿No veis claramente que ningún sector económico importante está controlado por un oligopolio?
    ¿Por qué centráis el debate en la desigualdad cuando el problema que tenemos es que no existe competencia?
    No hay competencia en las industrias energéticas, ni en la banca, ni en las comunicaciones, ni en la construcción, ni en la distribución comercial…. ¿En qué sector económico existe competencia real? Puede que en la industria del juguete, la fabricación de cerillas o algo así. Para los demás no solo no hay competencia sino que se legisla a su conveniencia.

    No perdáis el tiempo debatiendo sobre la desigualdad, el problema es la no competencia en el 90% de la economía.

  10. Jesús, es verdad lo que dices, hay una manipulación tremenda de la economía.

    Los comunistoides y sucialistas es lo que tienen.

    Juan Ramón lo explicará mejor en su próximo libro sobre Keynes pero a mí me gustaría dar una opinión además.

    La economía no solo implica el mercadear. Es cierto que en el mercado es donde tienes más posibilidades de prosperar al aprovechar la división del trabajo, pero esto no queda aquí.
    En el mercado (y no porque sean fallos) no siempre van a querer lo que ofreces ni tú siempre vas a querer lo que ofrezcan otros.

    Pero no es un problema de demanda sino de que no se ofrece lo que se quiere por alguna de las partes y por tanto no casa la oferta y la demanda. Se podría decir que son lo que se llaman “gaps” lo que hace que no funcione el mercado.

    Repito que no es un fallo sino una incapacidad o límite funcional. No se puede efectuar una transacción sin que casen ambas cosas.

    Gracias al dinero esto se da en menos ocasiones (porque en trueque se podrían dar en más) ya que es un medio de cambio que suele querer todo el mundo entonces es fácil de que casen transacciones económicas como ya digo.

    Al darse estas situaciones…
    debe de existir una alternativa al mercado.
    Una alternativa es si se da en un mercado con dinero, habría que pasar al mercado con trueque, incluso emocional podría ser también (alguien te da pena tú le das un euro).

    Otra alternativa que sería la autoproduccion y el autoconsumo.
    Nada que ver con manipulaciones centralizadas y demás estatismos.

    Y si aún así no hay producción ni consumo (se podría decir que un necesitado no consume lo que necesita), existiría el principio de subsidiariedad o la caridad sin Estado.

    Estas son las alternativas para que terminen casando ofertas y demandas.

    El Estado es experto en ocasionar excesos de demandas y defectos de ofertas. Y que decir de como se le da el casar ofertas y demandas…
    solo es capaz de hacerlo bajo coacción lo que al final acabo en un matrimonio nefasto.

  11. Una de las mejores intervenciones de Juan Ramón Rallo, impagable.
    Me ha resultado gracioso la respuesta de Henrique, ciudadano suizo, a la pregunta de Juan Ramón de, si es cierto que los ciudadanos suizos desconocen quien es el presidente: “No tenemos presidente”.