La investidura de las contradicciones

larazon

La sesión de investidura de Pedro Sánchez ha sido la sesión de las contradicciones. No sólo por querer componer una mayoría parlamentaria alrededor de programas económicos en buena medida incompatibles, sino porque su propio discurso estuvo repleto de tales incoherencias.

Así, Sánchez arrancó su perorata denunciando la elevadísima tasa de paro que continúa padeciendo la economía española y el notable déficit que todavía castiga nuestras cuentas públicas. Son, según dijo, la “mejor prueba del fracaso de una política económica y laboral”. Uno puede suscribir que, en efecto, el Partido Popular no ha hecho lo suficiente para crear empleo liberalizando el mercado laboral o para equilibrar el presupuesto por el lado de los gastos. Yo mismo he efectuado tales críticas en numerosas ocasiones. Ahora bien, lo que no puede hacer en ningún caso es articular tales reproches al tiempo que se plantean políticas absolutamente contradictorias con los mismos.

En cuanto a la lucha contra el desempleo, el PSOE pretende derogar la reforma laboral reforzando la negociación colectiva sectorial y restringiendo la contratación temporal: con lo primero, lo único que conseguirá es que las centrales sindicales y patronales puedan imponer sus caprichos a los acuerdos que alcancen dentro de cada centro de trabajo el empresario y los representantes de los trabajadores; con lo segundo, se busca impulsar la contratación indefinida por la vía de dificultar la temporal: pero sin flexibilizar la contratación indefinida —cosa que no se hace— la verdadera alternativa a la mayoría de contratos temporales no son los indefinidos, sino el paro. ¿Cómo compatibilizar la lucha contra el desempleo con una mayor y peor regulación de las relaciones laborales que sólo contribuye a restar dinamismo a la creación de puesto de trabajo? Simple: contradiciéndose.

A su vez, en materia laboral, Sánchez tampoco se olvidó de la complicada situación financiera de tres millones de autónomos, los cuales “ven cómo sus cotizaciones se comen la mitad de su sueldo”. Parecería, pues, que el PSOE aspira a aliviar la losa social que pesa sobre la actividad de los profesionales autónomos. Pero tampoco: su acuerdo con Ciudadanos contempla un brutal incremento de las cotizaciones sociales para la inmensa mayoría de autónomos. ¿Cómo compatibilizar la denuncia de unas demasiado elevadas cotizaciones sociales con su plan para subirlas todavía más? Simple: contradiciéndose.

En cuanto a la estabilidad presupuestaria, Sánchez se ha rasgado las vestiduras por el exagerado déficit público para, a renglón seguido, reclamar una prórroga que le permita continuar incumpliendo con el déficit, rechazar las políticas de austeridad a través de la reforma del artículo 135 de la Constitución y prometer incrementar el gasto público en cerca de 20.000 millones de euros (estableciendo sendos programas de rentas mínimas garantizadas y de complementos salariales). ¿Cómo compatibilizar la reducción del déficit con políticas que sólo contribuyen a ampliarlo y consolidarlo? Simple: contradiciéndose.

De hecho, el propio Sánchez también ha impugnado la reciente rebaja del IRPF del gobierno de Rajoy —a la que ha llegado a tildar de “electoralista”— por ser incompatible con el cumplimiento del déficit público. Dejando de lado que semejante reproche sea poco coherente con el discurso que había articulado el PSOE durante toda la pasada legislatura —basado en denunciar el sablazo fiscal de Montoro como antisocial—, lo verdaderamente absurdo llegó cuando, minutos más tarde, el propio Sánchez se comprometió a “reducir la carga tributaria de las rentas del trabajo”, es decir, a bajar “electoralistamente” el IRPF. Lo cierto, empero, es que resulta bastante dudoso que terminemos asistiendo a ninguna moderación de esta figura tributaria durante una eventual legislatura de Pedro Sánchez: no ya porque sin recortes del gasto no hay margen para bajar impuestos, sino porque su acuerdo con Ciudadanos no contempla en ningún tal medida. ¿Cómo compatibilizar la crítica a la rebaja del IRPF de Rajoy con su propia promesa de rebajar el IRPF? Simple: contradiciéndose.

En suma, el discurso de investidura del líder socialista estuvo plagado de errores, medias verdades, globos sonda, malas ideas y, sobre todo, contradicciones. Es verdad que todo es susceptible de empeorar y que un acuerdo de gobierno con Podemos añadiría tintes irreversiblemente populistas y suicidas a este cóctel. Pero para afrontar la complicada situación política y económica en la que todavía se halla España, lo primero es la coherencia: coherencia no sólo dentro del propio discurso, sino también con la realidad que nos rodea. Y en eso, Sánchez suspendió.

También te puede gustar

12 comments

  1. Colombo, sí muy bueno. El día que estos seres entiendan que el empleo que destruye empleo (empleo público) o el empleo que no genera riqueza realmente no debe de existir ya que no sirve para generar riqueza realmente por mucho que se ensalcen los que lo efectúan empezarán a ver la verdad.

    Mientras tanto contradicciones por doquier.

  2. Lo de los autónomos no lo veo como una contradicción.

    Dice que va a ayudar a aquellos cuyas “cotizaciones se comen la mitad de su sueldo”. Al resto no les va a ayudar.

    ¿Es una putada para muchos autónomos? Sí. ¿Para la economía? También. ¿Es injusto? mmmm no se yo.

    Yo pienso: o todos moros o todos cristianos. Si los asalariados no podemos elegir nuestra base de cotización, ¿por qué si los autónomos? Y no me malinterpretéis, yo preferiría que los asalariados sí pudiéramos elegir nuestra base de cotización.

    1. D7Torres, la igualdad ante la ley.
      Pero debe ser una ley lógica, es decir, nada de impuestos ni a autónomos ni a asalariados.

      El paro que se llene de empleados públicos no de empleados privados.
      Por aquello de que son del mismo sector sobretodo xD

  3. A mí me da igual que gobierne Rajoy o Rajao, como si lo hace Soraya a lo Merkel.
    En USA también, me da igual que haya una mujer, un veinteañero, un chino o un negro In the White House siempre que sea del Partido Republicano.

    Lo que está claro es que mientras se viva en un mundo donde haya culturas y moralidades que choquen no se va a prosperar.

    Se podrá criticar a Trump porque se le vuele la cortinilla pero no porque mienta.

    Los inmigrantes deben ser invitados para que se pueda pedir responsabilidad al que los invite o compatibles con la cultura donde van, si es así no hay problema con la inmigración, bienvenida sea.

  4. @ Faked. Necesitamos un moderador; abusamos del offotpic xDD.

    Sobre la inmigración ya comenté en otro tema todo lo que tenía que decir.
    No comparto casi ninguna tesis de Trump en temas inmigratorios y menos aún en los económicos.
    Sin embargo, los periodistas mejicanos son bastante hipócritas. Claman al cielo porque quiere crear un muro y México construyó el propio en la frontera con Guatemala.
    Establecer una barrera de entrada y eliminar las barreras de salida. Hay que reconocer que son listos estos mejicanos.
    http://cubahoracero.com/2015/08/29/el-muro-construido-por-mexico-en-su-frontera-con-guatemala/

    Volviendo al tema que nos ocupa, lo contradictorio es que organizaciones corruptas como la patronal y los sindicatos sean los que fijen los salarios y la jornada laboral. ¿No estamos supuestamente escandalizados por los EREs y las adjudicaciones a dedo?. Tenemos lo que nos merecemos (yo el primero).

  5. Requiemsoul, sí nos ponemos offtopic eso es verdad… XD

    ¿cual es el programa exacto de Trump si discrepas tanto?

    Yo es que no entiendo porque el decir que la inmigración per sé no es buena ya haga que te tilden de xenófobo o racista.

    Creo que el igualitarismo tampoco sabe ya que hacer para continuar su megalomanía frente a la libertad.

    1. Es un mercantilista-proteccionista. Básicamente prende inundar el mundo de productos americanos y a la vez establecer unos fuertes aranceles a productos extranjeros (principalmente chinos).

      Respecto a la inmigración sus políticas son de brocha gorda. No sé si se retractó pero pensaba prohibir la entrada de todos los musulmanes.

      Mi postura es diferente (hablo de España).

      – En primer lugar, normalizaría la situación de todos los ilegales ( no los expulsaría).
      -A partir de aquí, establecería una cuota máxima entorno a las 100.000-150.000 entradas netas anuales. (Puede variar dependiendo del desempleo), Para que te hagas una idea, durante la burbuja las entradas netas fueron de 1 millón de personas por año.
      -Firma de un acuerdo vinculante de integración, de tal manera que persona que cometa un crimen grave o una reiteración de delitos leves ( ej hurtos) sería deportado.

      1. Requiemsoul, no sé pero…
        ¿prefieres a Sanders o Clinton entonces?

        No sé a mí al menos Trump me hace gracia con el pelico ese xD

        Además un político al que ya le sobra el dinero es raro que se corrompa, irá más de frente aunque lo critiquen.

        Yo el tema de la inmigración sé que no debe ser irrestricta lo que no sabría es que hacer para restringirla si no se vive íntegramente en una sociedad de propietarios.

        Eso parece una buena idea pero parece arbitrario.

        ¿Porque esa cifra y no menos o más?

        1. A Cthulhu :)

          Entre Sanders y Clinton, prefiero a Clinton .. aunque daría bastante morbo ver a un tipo como Sanders en la Casa Blanca.

          Si sale en las primarias Clinton, no me extrañaría nada que en las elecciones presidenciales un buen número de republicanos “sensatos” votasen a la candidata demócrata y un buen número de votantes de Sanders a Trump. ¿Por qué? Ambos son proteccionistas y… aislacionistas( algo bueno tienen que tener).

  6. Requiemsoul, jajaja xD

    A este paso por la Casa Blanca pasará Cthulhu también :P

    Y con el rollo este de la ciencio(ficcion)logia que hay por allí…

    A mí lo que me parece es que esta pasando como en España, ahí la derecha parece cada vez más tonta todo por que los medios de comunicación están controlados por la izquierda.

    A mí me daría morbo ver a una republicana potente y cercana a mi edad.

  7. A mí lo único que me queda por decir sobre este tema es que vale la pena que el PP deje gobernar a PSOE+C’s porque sino sería peor todavía por las coaliciones que parece que pueden surgir…
    (vaya con la constitución en algunos temas como este de las coaliciones, todo hay que decirlo)

    No sé que opinais vosotros foreros pero para mí es demasiado pesado ver cuando al no tener de que hablar “la media” se pasa días enteros con los mismos absurdos (y eso que soy más de Internet que de TV).

    Una frase a lo Colombo:

    “Maybe someday you’ll look for someone that doesn’t exist or doesn’t like you”

    A veces es mejor perder algo.
    No sé si me explico…
    como diría Anxo Bastos :P