Cainismo político

Blog

El nivel de sectarismo y propaganda política es apabullantemente corruptor y antisocial. Por ejemplo, Alberto Garzón, persona por lo demás de educación exquisita, publica lo siguiente: la derecha está en contra de la confluencia de izquierdas porque beneficia a las clases populares:

Ergo: “la derecha” (una horquilla que abarca entre siete y diez millones de españoles) tiene como propósito perjudicar a las clases populares. O, por ser todavía más claros, en España hay hasta diez millones de personas que son potenciales enemigos de clase. ¿Creen que propaganda como ésta favorece en algo la concordia y armonía social?

Imaginemos que revertimos las declaraciones de Alberto Garzón y se nos ocurre afirmar lo siguiente: es coherente que los votantes de izquierdas estén a favor de la confluencia Podemos-IU porque, como son unos iletrados/unos parásitos/unos desalmados (escojan ustedes el exabrupto preferido), apoyan la peor de las opciones posibles. De nuevo, ¿verían razonables este tipo de afirmaciones? ¿Contribuirían en algo a facilitar la convivencia pacífica y cooperativa? No, pero eso es exactamente lo que está afirmando Garzón, pero no sobre la izquierda sino sobre la derecha.

Ahí tienen la política en estado puro: un ejercicio de enfrentar y dividir a la sociedad para aunar lealtades con las que tomar el poder y ejercerlo contra quienes no se someten a ti.

También te puede gustar

10 comments

  1. ¿No es coherente que, a diferencia de los de derechas, los de izquierdas estén en contra de las clases no populares?

    Estamos en un cambio estructural y tú, Rallo, no nos estás ayudando a los Hombres de Negro a cambiar de modelo. Necesitamos contar con el Movimiento Indignado y tú, Rallo, te empeñas en demonizarlo. No eres liberal. Eres conservador del modelo.

  2. Hay una divisoria de aguas entre quienes aceptan la tolerancia, la pluralidad de opiniones y la cooperación en un marco de libertad individual y aquellos que presuponen una lucha social permanente. Casi todos los políticos recurren en algún momento a falsas dicotomías (derecha vs izquierda, etc) con fines electoralistas. Pero evidentemente quienes postulan la lucha de clases (marxistas de IU), el enfrentamiento pueblo contra oligarquía (populistas schmittianos de Podemos) y tanto indignado suelto mercantilista q cree q a unos le va mal porque a otros les va bien (¿?), todos ellos difícilmente acepten con sinceridad convivir en una sociedad pluralista moderna.

    1. @Osvaldo

      Tu sociedad (Tolerantes divinos-de-la-muerte versus Intolerantes rojos-de-mierda) es del pleistoceno.

      La sociedad actual es:
      Perdedores popularcapitalistitas resentidos
      versus
      Trabajo & Empresa.

        1. @ Osvaldo

          El rollo de Rallo no es el liberalismo que he mamado yo, educado por los jesuitas. Es un rollo suyo particular, que no cuelga del Libre Albedrío ni de la Fisiocracia sino del Mercantilismo aunque predicado no de los Estados sino de “los ricos”, categoría social suya.

  3. Tengo una mala noticia:

    EL SER HUMANO SE PORTA MAL A SABIENDAS

    El Orden Espontáneo es música celestial.

    Los precios ofertademandistas son mentira.

    LA EMPRESA ES DONDE SE TRANSFORMA EL TRABAJO EN CAPITAL

    Y cada vez que escuchamos las palabras flexibilización, desregulación y liberalización es para justificar la reintroducción de elementos del feudalismo y del esclavismo.

    Finalmente todo lo malo que me ha pasado en la vida me lo han hecho particulares, no el Estado.

  4. Muy bien dicho. Gran artículo.
    Hay una conspiración tremenda para convertir incluso al PP (y estos son capaces de dejarse por lo que se ve) en IU. El acabose.

    Yo lo que intento es mantener las distancias sabiendo todo este tipo de pretensiones e intereses creados de antemano aunque me fastide tal conspiración.

    Escohotado ya diferencia en sus obras y conferencias muy bien entre libertad y voluntad.
    El problema que hay es la mala voluntad que puede tener el ser humano no la libertad porque esta no actúa y por tanto no puede hacer el mal.
    Así pues, siendo consecuentes habría que ser antihumano en ocasiones no antilibertad, sino no tiene sentido quejarse.

    Quizás me ponga offtopic pero como hace tiempo que no comento expondré mi tesis sobre lo que es el “valor”…

    Lo volorado es un absoluto en sí mismo (NO es que tenga valor absoluto, no confundamos por culpa del lenguaje; yo soy yo independientemente de que haya 7 mil millones más de habitantes en el mundo o perezca por causas ambientales o haya piedras pómez compartiendo el planeta conmigo como dirían algunos místicos), el valor es relativo (entendido como apto o útil; “algo vale para algo pero no vale para otra cosa”) y las valoraciones son subjetivas (estas deben de contener algo de preferencias, gustos, sentimientos…
    sino serían una mera descripción).

    El mayor o menor dinamismo del valor de algo dependerá por tanto de su relación con otros factores y/o de los sujetos valoradores.

    La Escuela Austriaca tiene razón en cuanto a la subjetividad del valor aunque sea incompleta al hacer que parezca que este puede quedar como al arbitrio del sujeto valorador o solo a su juicio personal.
    Aunque habría que decir que incluso las preferencias, los gustos…
    tienen un porque aunque sea este particular.

    Todo esto que acabo de decir es lo que sería objetivo, ya que lo dicho es comprobable, observable e incluso medible.
    Un NO rotundo por tanto al intrisicismo marxiano entre otros.

    En cuanto a la voluntad como ya he dicho antes, puede causar también el egoísmo irracional como diría Ayn Rand y el mal en sí.
    La voluntad es capaz de obligar sin contrato previo aunque parezca paradójico, ahí es donde se observa lo que digo.
    Las obligaciones per sé no existen sin alguna voluntad previa que las acepte o las imponga (tuya o de otros). Ni siquiera sobrevivir es una obligación per sé.
    El “deber” moral no queda muy claro que exista si no existe “haber” moral por otra parte.
    De todas formas no hay que confundir esto con obligaciones preexistentes.

    Yo sinceramente creo en la ausencia de coacción para economizar (esto es de donde deriva se supone lo que llaman libertad económica) pero no en la voluntad para hacer cualquier cosa (esto es de donde deriva lo que algunos llaman libertad personal o civil).

    No voy a alimentar más a trolls. Me gusta el foro y admiro a Juan Ramón (él lo sabe) pero escribiré ya solo alguna vez, algunos foreros ya lo hacen y ya solo hay monólogos para leer y reírse no discusiones interminables. Bien.

  5. Disculpar, quería matizar una cosa del otro día.

    Es evidente que estas cosas no son un problema de la libertad porque las cosas se pueden hacer bien en ausencia de coacción y si así fuera todo lo que no actúa en la naturaleza bajo coacción estaría mal.

    Yo hablo de voluntad porque entiendo que el molestar al prójimo pasa por ser algo intencional (quizás aquí me ponga muy austriaco) si no lo es y es algo involuntario pues, simplemente podría ocurrir un perjuicio o daño que se puede saldar sin generar conflicto.

    De todas formas y aquí es donde viene el matiz, es posible que se entienda mejor lo que digo con la palabra “conducta”.
    Esto es lo que puede ser malo y por eso lo de la creencia en el absolutismo moral.

    En convivencia es que no deben existir oposiciones (o al menos no muchas), más que nada para la supervivencia de esta. Es algo evolutivo aunque también se crea que puede provenir de algo sobrenatural.

    Mi tesis por tanto es que hay gente que tiene deseos de entrar en conflictos y generar perjuicios voluntariamente.
    ¿Como se evita esto sin coaccionar?

    Mediante la amenaza del uso de la fuerza como restitución al saltarse el principio de no-agresión.

    Hay quien actúa así porque sabe que tiene cierto amparo de terceros pero eso obviamente no lo justifica.

    Como no existen derechos positivos sin acuerdos (o contratos) previos, puede que crean que tienen potestad para actuar de cierta forma sin pagar por ello, pero eso no es así.

    Insisto en que esto es para la convivencia, en mera coexistencia las conductas no son influyentes.

    Con esto hago a la vez un guiño a la política y la conducta de ciertos políticos para generar tensión y hostilidad.

  6. en mera coexistencia las conductas no son tan influyentes*

    De ahí el fantasma de Malthus que siempre deambula por ahí.

    ¿malthus2014 donde estás chaval?

  7. Es la segunda vez que me viene a la mente la frase divide y vencerás y en artículos semejantes , nada que todo el mundo se ha puesto de acuerdo para escribir sobre los males del monocromismo político. La idea de la eterna confrontación es que se genera un malo tan grande tan monstruoso , tan irracional y omnipotente que se justifica todo lo que se haga en la lucha contra el, así pues es menester dejar en manos de los iluminado lideres el poder absoluto para así garantizar que estos puedan salvar a sus partidarios del monstruoso oponente todos los autócratas y dictadores de la historia han recurrido a la demonización de la oposición como forma de hacerse con el poder omnímodo. Desgraciadamente esta es una tendencia genética de la izquierda desde su fundación, y asi vamos.