En defensa de los paraísos fiscales

larazon

Los papeles de Panamá han reabierto el debate sobre los paraísos fiscales: ¿deben las democracias occidentales seguir tolerándolos o, por el contrario, han de emprender un ataque sin cuartel para erradicarlos? Según numerosos políticos y periodistas, los paraísos fiscales son dañinos porque reducen los ingresos fiscales de nuestros Estados, socavando la calidad de los servicios públicos. Pero, ¿realmente tenemos derecho a acabar con ellos?

Primero, un paraíso fiscal es una jurisdicción con bajos impuestos, alta seguridad jurídica y extrema protección de la privacidad de los ahorradores. Nótese que no basta con recortar impuestos para que una jurisdicción se convierta en un paraíso fiscal: el ahorrador internacional desea proteger su propiedad y, en consecuencia, no se siente atraído por entornos con bajos tributos pero con muy poca protección frente a otras formas de rapiña política (nacionalizaciones, confiscaciones, inflación, corrupción, etc.). Justo por esta combinación de baja fiscalidad y elevada calidad institucional, aquellas economías que se convierten en paraísos fiscales tienden a atraer mucho capital global y a crecer a ritmos que más que duplican los del resto del planeta. Acabar con los paraísos fiscales implicaría, en consecuencia, empobrecer y deteriorar las instituciones de muchos países que son —o deberían ser— plenamente soberanos para determinar su política fiscal y económica.

Segundo, los paraísos fiscales —merced al escrupuloso respeto por la privacidad de los ahorradores— proporcionan un refugio para millones de ciudadanos que han tenido la desgracia de nacer en Estados extractivos y parasitarios. La única razón por la que un inversor busca protección frente a su Estado no es sólo el riesgo de exacción fiscal —si bien ésta ya debería ser más que suficiente— sino también la persecución política, ideológica, religiosa u económica. Tal como recuerda el economista Dan Mitchell, hay muchos colectivos potencialmente interesados en resguardar su patrimonio de regímenes extractivos: judíos residentes en Oriente Medio, disidentes políticos en Rusia o Venezuela, familias amenazadas con el secuestro en México o empresarios en Zimbabue o Bielorrusia. Todos ellos se benefician de poder acceder a jurisdicciones garantistas como las de los paraísos fiscales. Del mismo modo que consideramos una aberración que un Estado impida a sus ciudadanos abandonar el país (como sucedía con el Muro de Berlín), también deberíamos considerar una aberración que un Estado impida a sus ciudadanos sacar sus ahorros del país y depositarlos en una jurisdicción extranjera más protectora.

Y tercero, es falso que el resto de jurisdicciones que no son paraísos fiscales salgan perjudicadas por su existencia. Sin la competencia tributaria global que suponen los paraísos fiscales, nuestros Estados podrían sangrarnos a todos con impuestos muy superiores a los actuales: del mismo modo que los cárteles de empresas tienden a subir los precios, los cárteles de Estados tienden a subir impuestos. Acaso muchos crean que el coste que pagamos por esta competencia fiscal es demasiado elevado, esto es, que perdemos mucha inversión nacional y muchos ingresos tributarios. Pero no: la evidencia empírica sugiere que el uso de paraísos fiscales por parte de los ahorradores globales contribuye a elevar la inversión en el resto del mundo, pues esos ahorradores pagan menos impuestos y reinvierten su mayor capital fuera de las fronteras de los paraísos fiscales. Además, la pérdida de recaudación que implican es muy inferior a lo que la mayoría de medios amarillistas supone: en el caso de España, y siguiendo los cálculos del economista Gabriel Zucman —coautor habitual de Thomas Piketty—, es difícil que ésta supere los 5.000 millones de euros (apenas el 1% de todo el gasto público).

En suma, los paraísos fiscales promueven el crecimiento económico, la calidad institucional y una menor tributación global. Lejos de obsesionarnos con eliminarnos, deberíamos preocuparnos por imitarlos.

También te puede gustar

60 comments

  1. Cuenta la leyenda que el rey Canuto ordenó a sus nobles que fueran al mar a luchar contra las olas a mandobles. El propósito era demostrar empíricamente que había cosas que ni siquiera un rey podía conseguir, por más que los súbditos se lo pidieran. A este rey que llaman democracia le falta sabiduría, y a sus súbditos les falta humildad para aprender de sus errores, entre los cuales está el de creerse las propias mentiras.

      1. No hay dos soberanos fiscales originarios iguales.

        Hay guerras fiscales entre las soberanías. Un soberano fiscal tiene derecho a defenderse de otro que le perjudica.

        Y hay dinero negro bueno y dinero negro malo.

        Aquí manda Roma. Y Roma no paga traidores.

  2. Igual que hay países que, como España, viven del turismo, nada impide a un país o pseudo-país que se constituya en paraíso fiscal. Pero los Estados deben combatir su uso como vehículo para defraudar a las Haciendas locales.
    Jamás se puede justificar ni tolerar el fraude fiscal a través de paraísos fiscales en base a la voracidad fiscal del Estado. Si un millonario no está conforme con el país en que reside, lo único que tiene que hacer es marcharse y tributar allí donde se instale. Siempre defenderé un Estado mínimo, soportado por una imposición lo más reducida posible, especialmente para las rentas del capital, por ser el motor de la inversión y de la economía productiva, pero nunca se puede defender el fraude fiscal sea o no a través de paraísos fiscales.

    1. El síndrome de Estocolmo lleva a las personas a hacer comentarios como el suyo. Déjeme que haga una analogía para que usted lo pueda comprender:

      – mamá de Samuelito……”qué te pasa Samuelito ?, por qué lloras ?”

      – Samuelito……… “Cristobalito, el hijo del director de mi cole me pega durante los recreos. Me quita la mitad del bocadillo. Dice que si no se lo doy me meterá en un armario y apagará la luz”

      – mamá………… “hijo, yo no te traje al mundo para que vivieras apocado y temeroso de un hijoputa como Cristobalito sino para que fueras un muchacho orgulloso y productivo. Pon todos los medios a tu alcance para defenderte de ese malcriado porque tú tienes todo el derecho a ir al colegio sin que un cabronazo te robe”

      – Eduardito, que se autodenomina “amigo de Samuelito……. “No, no. Mientras estés en ese colegio tienes que soportar estoicamente la agresión. Si quieres te puedes ir a otro colegio….”

      – mamá……….. “mira Eduardito, confundir el colegio ( país donde reside ) con Cristobalito hijo del director ( su Estado ) es de totalitarios. Mi hijo y yo no tenemos que abandonar nuestras raices, familiares, amigos y propiedades simplemente porque Cristobalito viole sistemáticamente nuestros derechos. Si al final no tenemos más remedio pues lo haremos, pero lo que es inaceptable es que me argumentes que si no me gusta me vaya. No me voy a ir…… al contrario, voy a hacer todo lo que esté en mi mano para defenderme de las agresiones que sufro, porque eso es lo que hacen los ciudadanos decentes, oponerse a la tiranía, también la fiscal. Te queda claro ? Es que si no, no sé qué mierda haces llamándote liberal…..”

      Ta claro ????

  3. Me parece muy bien que te defiendas amigo Samuel, con las armas que te da el Estado de Derecho. Si te tomas la justicia por tu mano, desafiando al país donde resides, te tienes que atener a las consecuencias. A nadie le agrada tener que pagar impuestos, y un liberal pretenderá que sean lo más reducidos posible, porque pretendemos que la intervención estatal sea mínima pero de ahí a defraudar o utilizar paraísos fiscales para ello, va un gran trecho, amigo mío.

    1. Sigues sin pillarlo, confundiendo país con Estado. El que se defiende poniendo su patrimonio a buen recaudo no desafía al país sino al Estado. Atenerse a las consecuencias ? Claro, la mafia es poderosa. La estatal más que ninguna otra.

      Que un autodenominado “liberal defensor de un Estado mínimo” defienda que cumpliendo con el “derecho del Estado” ( lo otro no existe ) y respetando a su agresor va a conseguir que éste deje de agredirle es de una inocencia e ingenuidad tan atroz que me dan ganas de abrazarte y arroparte por las noches.

      Cómo mierda te crees que se han destruido históricamente las tiranías ? haciendo cosquillitas al tirano ???

      1. Samuel, o sea que los tontos son los que pagan los impuestos y hay que felicitar a los que se los llevan a paraísos fiscales porqué luchan por el sistema no? Se puede discutir si los impuestos son demasiado altos o no, y defender bajarlos, pero una vez fijados todo lo que sea evadir impuestos no tendría que ser aceptable. Defender a los paraísos fiscales es como defender pagar impuestos voluntariamente! (para aquellos con suficiente capital para acceder a ellos)

        1. ” es como defender pagar impuestos voluntariamente! ”

          ACABÁRAMOS !

          defender no robar, no matar, no esclavizar, no faltar a la palabra dada…… En qué nos convertiría eso por Dios ? Personas civilizadas… No, no, no…. no podemos permitírnoslo !

  4. Evidentemente, y ojalá lo fuéramos más de civilizados, y una sociedad civilizada entendería que los impuestos se tienen que pagar (y también pediría a gritos bajarlos y una gestión mucho más eficiente de los recaudados de la actual).

  5. Si este señor se da el lujo de hacer un alegato en favor de los paraísos fiscales, yo me creo con todo el derecho de hacer otro en defensa del guantazo con la mano abierta y del allanamiento de morada.

    De los abanderados de la meritocracia, del dejar hacer y del “gánate la vida con lo que te ha tocado”, llega “haz lo que puedas en este país y saca tus ahorros” en lugar de “realiza tu actividad en el país que más se adapte a tus deseos”

    Es lo incongruente de pretender la globalidad de un ideario que sólo atiende a una parte: a la defensa de la propiedad privada, como si ningún elemento más se incluyera en el devenir de nuestros días.

    Es mentira que los empresarios que se enriquecen en un país con altos impuestos no les quede otra que evadirlos. ¿Quién les impide instalarse y realizar su actividad en esos paraísos fiscales? ¿Qué razón dan para no reunir sus esfuerzos, talentos y energías y arriesgar sus inversiones en esos países y no en aquel donde piensan defraudar?
    ¿Que les viene mal? ¿Que prefieren quedarse en su país?
    Oh, pobrecitos, cuántos inconvenientes.
    Cuando los empleados se quejan de sus condiciones laborales, vuestra respuesta es: “pues no aceptes el contrato, ve a trabajar a otro país con mejores condiciones”.
    O cuando los clientes se quejan de las malas artes de una empresa de servicios: “pues dejad de comprarles”
    Y si son empresas de servicios imprescindibles y todas ofrecen los mismos precios altos y las mismas limitaciones: “pues a joderse y punto, o monta tu propia empresa de suministro de electricidad”

    Es la base del ideario liberal: la reivindicación de un empleado / ciudadano es llanto de plañidera, que se joda y se lo curre; pero los deseos y caprichos de un gran empresario son necesidades fundamentales de un Estado de derecho, absolutamente necesarias para el sostenimiento de una sociedad próspera.

    ¿Por qué no promovéis una plataforma que movilice a los grandes perjudicados por los terribles impuestos y realizáis un 15M pero de grandes empresarios?
    Se me ocurren eslóganes: “Violencia es ganar 100 millones en lugar de 120”, “Nos sobra dinero y nos sobra monedero”, “Ao, ao , ao, que paguen los pringaos”, “Manos arriba, esto es un impuesto”

    Ánimo, que no os quiten lo que es vuestro. Que ya los demás pagamos a los funcionarios que protegen vuestras propiedades.

  6. Si el señor gran empresario cree que los impuestos son un robo, coge y comete fraude evadiéndolo ante el aplauso de sus incondicionales liberales.

    Si yo creo que el precio del alquiler, la luz, el gas, el teléfono, son un robo y dejo de pagarlos me quedo sin opciones y con el abucheo de la cla liberal.

    Así son ellos: hooligans del capitalismo, víctimas de una sociedad empobrecida que no les entiende, víctimas de la terrible plaga de los impuestos que, aunque no impide que un rico viva como él quiere, pero, joder, podría serlo un poco más. ¿A quién diablos le interesa que un país recaude de todos para funcionar mejor?

    Es como el increíble y frecuente caso del rico que ve como los pobres pringaos le ofrecen cosas gratis para ganarse su respeto.
    Es lo que tiene mal acostumbrarse a no pagar nada o cada vez menos.

    Es la visión de un hooligan del capitalismo: hacerse rico no para poder pagarse más cosas sino para poder pagar menos por lo que los demás deben pagar lo mismo de siempre.

    Tres hurras por el liberalismo.

  7. El ideario liberal no puede bajo ningún concepto (ni lo hace) adoptar la tesis de aceptar el fraude fiscal para defenderse del Estado opresor! Eso sólo es anarquía.

  8. Otra incongruencia:

    Defender un paraíso fiscal como si se tratara de una ONG que protege al rico evasor por mera solidaridad liberal, cuando todos sabemos que esas grandes cantidades de dinero evadido en sus bancos son inversiones financieras que no obtendrían de no ser paraísos fiscales.
    Y a su vez, defender con sudor y sangre que las condiciones fiscales de esos paraísos sean comunes a todos los países, con lo que los beneficios que obtiene hoy en día un paraíso fiscal por su excepcionalidad, desaparecerían.

    O sea, defender el paraíso fiscal y a su vez su exterminio.

    Y otra:

    Defender el “lucha por conseguir lo que quieres dando algo a cambio de lo que encesitas” y a su vez el “pásate por el forro la ley si no quieres pagar impuestos”

    Otros tres hurras por el liberalismo

    1. ¿Dónde está la incongruencia de querer que todos los países sean paraísos fiscales?. Tendrán que adaptarse al igual que los países del Golfo cuando se les acabe el petroleo por poner un ejemplo.

      ¿Le pone alguien una pistola en la sien cuando entra en el Carrefour?. Pues eso, aprenda a diferenciar de una vez entre voluntariedad y coacción. Entre alternativa y proveedor único monopolístico.

      ¿Dónde está la mayor bolsa de “fraude” y de evasión? ¿Está en las élites?.

      No entiendo su empecinamiento de querer pagar más impuestos, pienso que es mejor opción donar su dinero si quiere a la causa que más le convenga. Pero si no es así, yo empezaría a fijarme en los nórdicos y en qué impuestos recaudan más.. y no, no es en las rentas del capital ni patrimoniales… sino en ese impuesto considerado regresivo llamado IVA.

        1. La diferencia entre ese capitalismo de plañideras victimistas que vosotros defendéis para haceros fuertes frente al vil populacho, y un capitalismo civilizado que entiende que vive de y para un mundo donde miles de millones de personas ni son ni tienen por qué ser capitalistas pero que necesitan sobrevivir aunque sea a través de un trabajo digno,
          está en la existencia, de vez en cuando, de personas como la del enlace que os pongo abajo que es realmente un ejemplo de lo que deberíais defender y encumbrar con esa supuesta idealización de la meritocracia,
          del dejar hacer a los que tienen capacidad, etc, etc.

          Vuestro ideario finalmente sirve para facilitar las cosas a aquellos que sólo ansían amasar fortuna sin aportar absolutamente nada productivo,
          ser rico sin más, sólo para poder pagar menos cosas.
          Esa es la verdadera filosofía de vida que estáis defendiendo, puede que algunos ni os deis cuenta.

          Creo que si algo tiene el capitalismo es que alguien, como el señor cuyo enlace os pongo abajo, que malvivía de trabajos de todo tipo para mantener a su familia, con su talento, esfuerzo individual, sin necesidad de adaptarse a la mentalidad capitalista (el gran mal de vuestro ideario, todo debe estar preñado de mentalidad capitalista) para elaborar su trabajo, se ha convertido en un millonario con una fortuna que sigue creciendo y creciendo con cada trabajo que hace (nada más) y que se permite el lujo de declarar este tipo de cosas:

          http://elpais.com/elpais/2012/05/01/gente/1335890166_923369.html

          Este tío no dice estas cosas por envidia a los ricos como algunos de vosotros argumenta.

          Y me quedo con este párrafo de la noticia:
          “Mitt Romney ha dicho, en efecto: ‘Yo soy rico y no pido disculpas por ello’. Nadie quiere que lo hagas, Mitt. Lo que algunos de nosotros queremos es que reconozcas que no podrías haber triunfado en EE UU sin EE UU.
          Que fuiste lo bastante afortunado de nacer en un país donde el ascenso social es posible (un tema sobre el que Barack Obama puede hablar con la autoridad de la experiencia), pero en el que los canales para hacer posible semejante ascenso social están cada vez más obstruidos. Que no es justo pedir a la clase media que asuma el peso de una cantidad desproporcionada de impuestos. Más que injusto, es jodidamente antiamericano, eso es lo que es”.

        2. Lo que vengo a decir con el enlace sobre el gran Stephen King, al que amo, es que él marca la gran diferencia que hay entre alguien que se hace rico con su talento y esfuerzo y un grandísimo hijo de la gran puta.

      1. No, estimado señor.
        El paraíso fiscal se beneficia del fraude ajeno.
        Porque es fraude y delito la evasión fiscal, no lo olvides, igual que allanar una morada o rebanarle la cara a hostias.
        Es un absurdo total que todos los países sean paraísos fiscales, entendido como lo que son ahora: beneficiarios del delito ajeno.

        Nadie pone una pistola en la sien a ningún empresario para que pague sus impuestos como nadie me pone a mí una pistola en la sien para que no incumpla la ley.
        Lo de “coacción” es la cosa más infantiloide y estúpida que hayan leído mis ojos.
        Yo no tengo opción si quiero robar y allanar moradas pues en cualquier país es delito.

        Sin embargo, el gran empresario tiene opciones de realizar su actividad en países donde paguen menos impuestos, en esos países que son ejemplos para vosotros.

        Dime: ¿Quién pone una pistola en la sien para que el empresario español realice su actividad en su país y no en otro con fiscalidad más favorable para él? ¿Quién? ¿Dios? ¿Jesucristo? ¿El señor Rallo? ¿Usted?

        De igual forma que os gusta recordar que nadie pone una pistola en la sien a los empleados para que acepten contratos de mierda, yo os recordaré siempre que pueda que nadie pone pistola en sien de empresario alguno. El gran empresario es la única especie en la tierra que tiene todo un catálogo de opciones para vivir cómo él desee.

        Y si se quiere pagar menos impuestos, que se intente modificando las leyes. O acampando en Sol todos los grandes empresarios durante meses como indignados por sufrir la violencia del Estado. Hasta en eso tienen opciones. Pero no, vosotros defendéis el camino más corto: incumplir la ley. Esa ley que cuando consiste en proteger las propiedades privadas no permitís que se acepte quiebra o interpretación laxa alguna.

        Tres hurras para el liberalismo, para el señor Rallo y para todos vosotros.

        1. Hace unos años era delito ser homosexual, hace unos años era delito la libertad religiosa o sindical. ¿Lo comprende?

          Los impuestos son un atentado absoluto a la propiedad privada. ¿Ha leído el artículo que le he dejado?. Mi renta no es suya al menos que quiera gastarla en un producto suyo, invertir en un proyecto suyo o donársela. Se llama beneficio mutuo, cooperación y solidaridad voluntaria. Esto es la fuente de la prosperidad.

          Y aún considerando que el fraude fiscal es un delito (que para mí no lo es) todo el capital que canaliza un paraíso fiscal no tiene como fin el blanqueo y como origen la evasión o actividades criminales como el terrorismo o la malversación de fondos públicos.
          Rallo ya ha hablado sobre ello en anteriores artículos. No me voy a repetir.

          Ahí tiene el glorioso pastel : se recaudaría 5000 millones de euros en España ( el déficit público es de 50.000). Si demandas un Estado más grande todos tiene que pagar más, no sólo las clases altas.

          La piratería, el cliente que no quiere que el fontanero le haga una factura con IVA, el trabajador que hace chapuzas fuera del horario de trabajo.. quien esté libro de “pecado” que tire la primera piedra. Pero claro, a partir de X cantidad uno debe dar ejemplo y tiene la obligación de ser esquilmado y ser sumiso.

          1. Pues nada, señor.

            Si usted cree que pagar impuestos está a la altura de ser homosexual en un país donde está prohibido o ser negro en un país esclavista, pues nada, si quiere podemos añadir, porque así lo considero yo y punto, que para mí meterme en su casa cuando yo quiera no debería ser delito. ¿Qué le parece?
            Porque a mí me vendría bien, la verdad. Hay días en los que no me apetece estar en mi casa y no quiero esperar a ser invitado.

            Si para usted el fraude fiscal no es delito, para mí trabajar cuando a mí me salga de los mismísimos y seguir cobrando mi sueldo tampoco debería constar como causa de despido.¿Seguimos jugando a ser arbitrarios en la lógica penal?

            Es libre opinar sobre lo que es delito y lo que no.

            Y somos libres de poner en el mismo saco la libertad sexual y el fraude fiscal. Claro que sí.

            Pero lo más grave del asunto es que en según qué casos consideráis qué delitos hay que respetar y cuáles no. Así, por la cara.

            Y sigues sin responderme a mi pregunta: ¿quién pone una pistola en la sien a un empresario para que realice su actividad en su país y no en otro? ¡¡¡¿QUIÉN?!!!!

            ¿Te sientes coaccionado por el imperio violento del Estado ante la obligación de no incumplir la ley cada vez que te relacionas con otras personas? Si te sientes coaccionado es porque serás un psicópata.

            Repito que me parece muy lícito que luchéis por la eliminación de impuestos. Pero lícitamente, hombre. Y no robando, jopelines, menudos malandrines estáis hechos.

            Así que nada. Tres hurras, qué digo tres, cinco hurras por ti.

          2. Ah no, claro los Estados no ponen trabas para la inversión, ni para la libertad empresarial.. claro, claro.

            Los impuestos suponen que no eres dueño de tu propiedad, es decir no eres dueño de los medios para alcanzar tus fines, para alcanzar tu proyecto vital. No he participado en tus logros, pero quiero parte de tu éxito. Si te obligan a no tener, te obligan a no ser.
            Los impuestos son coacción, los impuestos son el robo institucionalizado.
            ¿No le parece un delito grave?. ¿Se da cuenta que un Estado comete acciones por las cuáles usted estaría en la cárcel?

            El ejemplo del piso es exactamente el mismo que los impuestos: vulneración de la propiedad.

            ¿Por qué tengo que pagar toda la vida una educación pública que no he pedido?. ¿No le parece suficiente estafa? . ¿No le parece suficiente estafa el esquema ponzi de las pensiones?.

            ¿Qué tiene miedo de perder?. El Estado supone un enorme coste de oportunidad. Deje el dinero en las personas y que florezcan las alternativas y la prosperidad.

          3. Es curioso que siga sin responder a mi pregunta.
            Responderé a las suyas:
            1. NO
            2. NO
            3. Porque usted vive en un país donde hay educación pública. Igual que yo vivo en una sociedad donde tengo que dedicar casi todo mi tiempo a actividades que me den simplemente para pagarme cosas básicas.
            Lo que hay que lamentar es que sea tan precaria y no del todo pública. Y si no le gusta, haga esfuerzos por cambiar eso lícitamente o instálese en un país donde no exista, que los hay. Tiene opciones por doquier. Nadie le obliga a hacer lo que no quiere. A VER SI NOS ENTEREMOS YA.

            Que lo de criminalizar el impuesto es algo que está en vuestras cabezas de liberales acérrimos y, como cualquier pobre loco, pensáis que eso debería estar en todas nuestras cabezas.

            Repito: es como si yo me invento un sistema según el cuál trabajar por menos de 3000 euros al mes es esclavitud. Y en base a eso, justifico todo lo demás, todo aquello que deseo y todos mis caprichos, como en vuestro caso lo de no pagar impuestos.

            Al menos deja ya de intentar convencerme de que los impuestos son un robo y una coacción. No lo son mientras no se considere robo y coacción tener que pagar por beber agua. Y si o son para ti, es tu problema. No intentes que todos razonemos según los pilares de vuestro pensamiento liberal.
            Es como si yo te exigiera que razonases todo en base a mi condición de, por ejemplo, masoquista.
            Me recuerdas a esa costumbre que tienen algunos homosexuales (no todos, ojo) de dar por sentado, sin discusión, que todas las personas son homosexuales en el fondo.

          4. Me están (y a usted) obligando a subvencionar al carbón, me están obligando a subvencionar a los agricultores, me están obligando a subvencionar las televisiones públicas, me están obligando a subvencionar los toros, me están obligando a subvencionar el cine, me están obligando a subvencionar cientos de ONGs, me están obligando a rescatar a cajas quebradas, me están obligando a pagar a funcionarios cuyo trabajo es poner trabas con hiperregulaciones para mi empresa y saquearme…

            ¿Le gusta una determinada película o proyecto benéfico?. Pues pague usted, pero no me obligue a mí. ¿Tan difícil es entenderlo?

            Libertad de elección. El Estado ejerce un monopolio y actúa como proveedor único en decenas de materias que el sector privada podría ejercerlas de forma más barata y de más calidad.

            ¿Comprende la diferencia entre un proveedor y un ejército de empresarios compitiendo? Se llama coste de oportunidad.

            ¿Psicópatas? El liberalismo se asienta sobre un marco ético basado en el principio de no agresión: respeto a la vida, a la propiedad privada, a la libertad y a los contratos voluntarios.

            Aquí podría poner alguna pega porque para muchos libertarios es una condición necesaria y suficiente para la sana convivencia. Para mí, son una condición necesaria pero no suficiente. Sería tema de otro debate. Colombo o Samuel me dan bastantes collejas por esto xDD.

            ¿Medios legítimos?. En eso estamos los liberales, en crear una masa crítica de personas que superen este Síndrome de Estocolmo. Pero ya veo que va a estar difícil jaja!

          5. Sigues sin responderme.

            Ese mantra me lo has repetido cuarenta veces.
            Que lo de “me están obligando a pagar” es un argumento de chichinabo cuando todos estamos obligados a hacer cosas para pagar sobre costes para conseguir cosas esenciales.
            ¿Me importa a mí lo que haga el señor Iberdrola con el dinero que me cobra?
            Pago por un servicio a un precio que se han sacado de la manga y no tengo otra opción.

            Tú pagas impuestos (que se pueden reducir, aumentar, cambiar, gestionar bien o mal, ese es otro tema) que van a parar a servicios que repercuten en el conjunto del país en el que vives. Pagas por un servicio que te repercute directa o indirectamente.
            La individualidad absoluta viviendo en sociedad es imposible.

            Tú no eliges ese servicio igual que yo no elijo necesitar luz o necesitar alojamiento. Me viene dado. Yo de esas necesidades no me libro, tú de pagar impuestos sí puedes, viviendo en otro país.
            Igual que la comunidad de vecinos puede decidir hacer un gasto en algo que a ti, como vecino, no te interesa.
            ¿Esa es razón para no pagar la comunidad?
            Y si no, te vas a un chalet.

            Puedo entender que a ti no te mole eso y que decidas vivir en otro país con otro sistema de gestión. Perfecto.
            Y repito: ¿quién te pone la pierna encima para que no lo hagas?

            Me da igual que tú no quieras algunos de esos servicios, vota a los partidos que creas que gestionen mejor esos impuestos.

            En un Estado en condiciones, dígase uno nórdico, pagas por vivir en un país donde el empresario cuenta con infraestructuras y mano de obra cualificada (que supone Educación, Sanidad, etc) que de ninguna otra manera podría conseguir en un país como ése.

            Lo maravilloso es que, con todo, ese empresario puede incluso abandonar ese país y hacer sus negocios en otro con otro sistema de gestión.

            Pero este detalle vas a seguir eludiéndolo como viene siendo costumbre para seguir con el mantra del victimismo y el Estado opresor, agresor, que coacciona, bla, bla ,bla

          6. ¿Qué quiere que le responda?
            Si usted está defiendo que una mayoría nos aplaste. A que una (o su) mayoría decida sobre mi riqueza y que sea destinada a lo que arbitrariamente consideren. Y por esa línea argumental se puede erosionar cualquier ámbito de mi libertad.

            O vive del presupuesto público, o quiere vivir de él o realmente cree que un Estado elefantiásico puede gestionar sus recursos mejor que usted mismo (espero que no le salga a devolver en la Declaración xDD).

            ¿Por qué en vez de haber un modelo educativo no puede haber cientos en competencia y con este proceso de descubrimiento se revelen los más exitosos? ¿Por qué en vez de que el Estado destine sus recursos al proyecto benéfico que le convenga, no puede elegirlo usted mismo?. ¿Sólo puede ser solidario a través de la coacción?.

            ¿No es acaso más gratificante, justo y eficiente que su dinero vaya destinado a las causas que le interesen y no imponga sobre usted mis preferencias?.

            Le vuelvo a recomendar el Estado que propone Rallo en una “Revolución Liberal para España”. Estoy seguro que le va a resultar tremendamente interesante y le prometo que no le va a salir rabo ni cuernos.

            Pensar que la sociedad es un individuo pero más grande… el error de siempre.

          7. Le repito la pregunta:
            – ¿Quién impide mediante pistola en sien que un empresario realice libremente su actividad en el país donde la fiscalidad sea la que él desea?
            Dicho de otro modo:
            -¿Quién obliga al empresario a ejercer su actividad en un país con muchos impuestos?

            Dónde está la coacción si puede libremente elegir cómo ejercer su actividad.

            ¿O es que aceptamos la globalización sólo para lo que interesa?

            Coacción es no tener más remedio que pagar precios excesivos, que superan un salario mínimo, para sobrevivir. Eso es coacción porque no queda otra posibilidad.

            Es el truquito del liberalismo, que tantos pilares bonitos, básicos y fundamentales abandera: considerar punible sólo lo que se relaciona con la fuerza bruta o el incumplimiento de un contrato. Todo lo demás fuera, no cuenta. A tomar por culo el sistema judicial.

            Otro truquito: decir que cobrar impuestos es el ejercicio del monopolio de la violencia exclusivo del Estado.
            Si tú aceptas (porque nadie te obliga a vivir en tu país) un modelo de gestión hasta el punto de que decides dedicar tu vida a enriquecerte en esas condiciones, incumplirlas es delito y, repito, nadie te obliga a aceptarlas.

            Más coacción se produce cuando cosas tan básicas e imprescindibles como la luz o el gas, están exclusivamente en manos de señores que sólo miran por su interés económico. Basta que decidan entre ellos los precios que les interesan. En este caso los clientes no tenemos, como decís vosotros, la capacidad de no comprarles sus productos. ¿Dónde está el liberalismo ahí?
            Si algo esencial y básico está en manos del Estado (o en parte), al menos existe la posibilidad de que el gestor (basta que no sea corrupto) mire por algo más que un beneficio económico.

            La razones que te hacen decir que un impuesto es un robo son exactamente las mismas que le hacen decir a alguien, por ejemplo, que su jefe abusa de él porque decide sus horarios, su manera de trabajar y la ropa que debe ponerse. Nadie le obliga a trabajar ahí, dirás tú.

            Tú quieres que todo te lo gestionen empresas privadas. Vale. Hay países donde funciona así. Yo quiero que lo relacionado con la Educación, Sanidad, Pensiones, lo gestione un estamento sin ánimo de lucro cuyo único objetivo sea el de velar por la gestión eficaz de esas cosas que me parecen vitales.
            Con sus errores y defectos, es evidente que hay ejemplos de Estados eficaces en ese sentido. Por tanto es posible lo que deseo.

            Tú puedes elegir dónde pagar impuestos, en qué tipo de Estado. Todo cuesta, claro. Nadie te regala nada. Es justo lo mismo que le decís a cualquier trabajador insatisfecho con sus condiciones laborales o con su situación económica.

            Tener casa, luz, agua, gas, educación, sanidad, cuesta dinero. Lo gestione un Estado o empresas privadas. Tanto si pones en manos privadas como en manos del Estado la gestión de tu pensión, sabes que serán otras personas las que tomen decisiones sobre la evolución del dinero que tú vas alojando para ese fin.
            Al final, siempre serán otros los que nos gestionen las cosas.
            Tú prefieres que sean empresarios. Perfecto.
            Tienes la posibilidad de hacerlo posible.
            Cúrratelo, tronco.
            Si el Estado me paga una pensión, me la he currado yo, no se te olvide eso.
            Tú sólo crees en la gestión privada. Muy bien.
            Yo, en según qué cosas, prefiero una gestión pública.
            ¿Dónde está el problema?
            Tú tienes donde realizar tu sueño, hay países donde funciona bien lo que buscas.
            Yo lo tengo más difícil pero aspiro a vivir en un Estado donde esa gestión pública sea eficiente.

            El tema es así, no hay más.

            Hay opciones, tú eliges.

            Pero esa mojigatería, palabrería hueca y barata, sensacionalista, propia de telenovelas tercermundistas, de criminalizar la opción que simplemente no os gusta (“¡¡¡nos roban!!!, ¡¡¡coacción!!!, ¡¡¡nos agreden, nos esclavizan!!!, etcétera, ) para que sólo quede una opción, la vuestra, es lamentable, infantiloide, propia de hooligans de tercera regional, ridícula.

          8. Y me parece muy bien que haya elegido Iberdorla. Yo prefiero Endesa o que vengan unos inversores para ofrecer otro modelo de negocio. Lo que no quiero es porque a usted le guste Iberdrola, sólo exista esta compañía, que no me permita elegir o crear otra opción y que además le esté financiando su factura de la luz. Creo que se entiende.

            Y le recuerdo que para mí el Estado puede ser útil para defender las libertades negativas de las personas o servir de “red de seguridad” para causas de fuerza mayor.

            Sé que esto es altamente improbable, por eso me conformo conque se imitase alguna de las buenas prácticas que hacen otros países.

          9. Ya se lo he comentado y es lo que llamamos Minarquismo.

            Los Estados actuales imponen fuertes barreras, es decir, costes regulatorios, laborales e impositivos de todo tipo a las empresas. Y hay actividades prohibidas en la mayoría de países como las relacionadas con drogas o la prostitución que desde la óptica liberal deberían estar legalizadas. O la gestión subrogada de la que se ha hablado estos días.
            Me gustaría que leyese algún artículo sobre cómo afecta el Impuesto de Sociedades al sueldo de los trabajadores, a la inversión empresarial o a la amortización de la deuda.

            Por supuesto, hay Estados y Estados. Los nórdicos te atracan pero otorgan más libertad a la renta que dispones y gestionan mejor que otros países los recursos arrebatados, sobretodo en materia de educación. Esa combinación de capital humano y mayor libertad hace que sean tan prósperos.

            ¿Importa el cómo más que el cuánto? Sí. ¿Es posible hacer más con menos?. También.

            Pero todo esto no significa que un impuesto siga siendo un robo, a no ser que usted y otras personas decidan voluntariamente destinar parte de su renta a un determinado asunto. Aunque no sé si tendría el calificativo de impuesto, más bien sería una derrama.

            De todos modos, me sorprende que crea que el Estado sepa mejor sus intereses y preferencias que usted mismo. ¿Usted vería normal que le arrebatase 1000 euros mensuales de su renta y decidiera en qué gastármelos?
            ¿ O se ha preguntado alguna vez por qué los panaderos no ponen la barra de pan a 60 o 70 euros siendo un bien tan necesario?

            La Sanidad, la Educación, la Asistencia Social al igual que la alimentación o la ropa son demasiado importantes para ponerlas en manos del Estado. La Sociedad del Bienestar es más justa, solidaria, responsable, rica, eficiente, productiva que el Estado de Bienestar.
            Y me estoy refiriendo a gastos sociales: no hablemos ya de la cantidad de gastos superfluos y políticos por los que nuestro dinero es despilfarrado y materia prima para la corrupción.

            De una forma POSIBILISTA, sería un lugar común para liberales y socialdemócratas un Estado enfocado en esas tres partidas (más Defensa, Seguridad y Justicia) . Hablaríamos de unos 200.000 millones de euros no de 460.000 millones. ¿Trato? jaja!

          10. No me ha respondido.
            ¿Qué respuesta es esa?
            ¿Me toma por idiota?

            Si usted afirma que un empresario en España es coaccionado mediante el uso del monopolio de la violencia del Estado a pagar demasiados impuestos, dígame, por favor, de una vez, dónde está esa coacción cuando ese empresario puede, en el uso magnífico de su libertad, instalarse y realizar su actividad en un país donde se pague mucho menos.
            ¿Quién le pone la pierna encima?

            No tiremos la piedra del lenguaje de telenovela para demonizar el Estado y sus impuestos para luego esconderla y salir por peteneras.

            Y le respondo:

            – Un panadero no pone su barra de pan a 70 euros porque nadie se la compraría porque podemos vivir sin pan. Si comer pan fuera imprescindible como tener casa, luz, gas, agua y salud, lo cobrarían a 70 o más si nadie lo impide haciendo uso del monopolio de la violencia y echando mano de la ayuda de algún superhéroe de otro planeta. Se establecerían grandes empresas para gestionar la fabricación del pan, tan grandes que estarían condenadas a pactar precios, y todos tendríamos que pasar por el aro sin remedio ni solución.

          11. Completo la pregunta:

            Si pagar impuestos supone coacción del Estado mediante el uso del monopolio de la violencia, ¿también lo es nuestra obligación de cumplir cada una de las leyes que vigilan nuestro comportamiento?

            ¿El Estado le coacciona, según usted, para que no mate a nadie?

            ¿No nota el peso del Estado en su nuca cuando desea abofetear a alguien y la ley se lo impide?

          12. -Principios constitucionales del liberalismo: VIDA, libertad, propiedad privada ( TU CUERPO es tu propiedad o sea no pueden vulnerar tu cuerpo sin tu consentimiento: y contratos voluntarios.
            ¿Le ha quedado suficientemente claro?

            Por lo tanto está claro que el robo, la violación, la agresión el asesinato, la suplantación de identidad son antiliberales.

            Lo que no está tan claro son otros asuntos como la libertad de expresión y el mantra liberal de ” las ideas no delinquen, delinquen las personas, pero no me voy a entretener porque he hablado en otros temas sobre ellos. ej ¿ Atenta contra la libertad de expresión denunciar a una persona que escribiera un libro sobre cómo maltratar a una mujer (un caso real de un Imán?. Para mi sí, para otros liberales seguramente no. Es una zona de grises.

            – ¿Y cómo consigue alguien ser rico sin intervenir el Estado o sin coaccionar (delito) a los demás ?. Pues sirviendo, aportando valor a la sociedad. Es decir, haciendo más ricos a usted o a mí. ¿Si fuese el motor de la prosperidad la distribución de la riqueza por qué no seguimos en el Paleolítico?

            -Siempre hay incentivos para salirse en un cartel.
            Sin la intervención del Estado y sus privilegios esas colusiones siempre se rompen. Eleva los precios, eleva los beneficios y entonces eso manda una señal a otros competidores ( o a un miembro del cartel) para entrar (o romperlo) , bajar los precios y ganar cuota de mercado.

            Una empresa como Google casi es un monopolio ( al menos en España) pero son los clientes, el buen servicio que ofrece lo que le han aupado a esta posición.

            Ahora bien, si Google impidiese que otra empresa (ej Yahoo) pudiese competir y entrar en el mercado, ya estaríamos hablando de coacción y de violencia. Es decir, atenta contra el liberalismo. Y muy generalmente hablamos de barreras legales establecidas por el encamamiento con el Estado. Voy respondiendo poco a poco a su pregunta inicial como ve.

            Y ojo una gran empresa tiene problemas de cálculo económico lo que supone una oportunidad para otros. Vea el caso de Microsoft con sus navegadores, buscadores, reproductor MP3 (Zune ¿lo recuerda?) ….. eso fue una oportunidad para Apple, Mozilla, Google etc. ¿Lo entiende no?

            -Tiene usted toda la razón, el pan ya no es un bien básico… ¿A qué se debe entonces toda esta impresionante oferta de alimentos o vestimenta a los más variados precios y calidades ?. Al Mercado. A la cooperación y la competencia. A que las buenas ideas puedan prosperar y las malas ideas desaparezcan.

            Fíjese sólo en la revolución low cost, en las marcas de distribución, en el reloj estratégico de empresas como Ikea o Inditex.

            Las economías de escala, el capital humano, la maquinaria todo ello contribuye a reducir los precios. Y nuevamente si el margen de beneficios fuese muy elevado manda una señal de que ahí “hay negocio” y aumentaría el número de empresas en el sector.

            ¿Por qué no con la educación o la salud?. ¿Entiende todo lo que estamos perdiendo porque el Estado tenga ese monopolio?. Tantas ideas, tantos modelos, tanta variedad por la borda.
            Le invito a que lea sobre la revolución de las escuelas low cost privadas en Africa o la India.

            Sobre los pisos.. sería muy largo de contar pero la NO liberalización del suelo o la expansión crediticia y financiera y productiva promovida por los Bancos Centrales tiene algo que ver.
            También sería muy largo hablar sobre la falta de cultura financiera en España… y la escuela pública no hace nada para remediarlo….

            Alguna vez le hemos hablado sobre el agua, los bosques, los elefantes, las ballenas, la propiedad privada comunal, la tragedia de los comunes, el comportamiento oportunista (free rider) cuando algo no es de nadie y tal.. no me voy a repetir.

            Yo creo que he contestado a sus preguntas y las barreras a la empresarialidad que impone cualquier Estado. Esta confundiendo gradualidad de las acciones con naturaleza del problema:

            Las libertades individuales están ANTES que la democracia o cualquier otro régimen político.

            Como Messi es demasiado bueno vamos a partirle la piernas y hacerle más igualitario. Como esta persona está teniendo “demasiado” éxito ( esto es el verdadero germen de la codicia e envidia) o PUEDE tener demasiado éxito (libertad de oportunidades) vamos a privarle de su SER, de su potencialidad.

          13. Insisto en que no deberíais permitir lo que el Estado hace con los grandes empresarios. Si estáis indignados, rodead el Congreso y luchad por lo vuestro.
            Yo os ayudo con los eslóganes, en serio. Os regalo varios
            ¡¡¡MANOS ARRIBA, ESTO ES UN IMPUESTO!!!
            ¡¡¡NO HAY PASTEL PA TANTO PRINGAO!!!
            ¡¡¡SÍ NOS REPRESENTAN… PERO QUE SEA GRATIS!!!!
            ¡¡¡AO AO AO, QUE PAGUEN LOS PRINGAOS!!!

          14. Hay una frase de Benjamin Franklin que la odio “Allí donde mora la libertad está mi patria”. No señor, eso es de cobardes, lo que hay que tratar es que lo que es justo prevalezca en todas partes. No sólo basta con elegir el mal menor.

            Y es justo que mi propiedad no sea violada por terceras personas sin me consentimiento. Y lo que es justo es que yo pueda elegir y validar el servicio que prefiera y no el plan o modelo que imponga una mayoría (o una minoría).

            Se lo comenté una vez el mercado no es mejor porque las personas no cometan errores y sean infalibles, sino precisamente porque somos irracionales nuestros errores están limitados y acotados en el mercado y aprendemos de ellos.
            Mire simplemente el caso de las Cajas de Ahorro cuyas pérdidas y mala gestión fueron socializadas por todos los contribuyentes. ¿De verdad que no ve injusto que sus ingresos se destinases ahí ?

            El mercado es antifrágil como dice Taleb. El Estado es rígido, lento a la hora de adaptarse a los cambios y procesar información y tomar decisiones.

            De todos modos ¿compra mi Estado posibilista , no?. Impuestos orientados únicamente al gasto social y a la defensa de nuestras libertades. Más pequeño y mucho más eficiente con elementos propios del sector privado: mayor autonomía de los centros y rendición de cuentas.

          15. Perdón. En uno de mis primeros párrafos del mensaje anterior quería decir lo contrario: Para mí NO atenta contra la libertad de expresión que una persona pueda denunciar a otra por escribir un libro con esas salvajadas. Pero para otros liberales seguramente SÍ es un atentando contra la libertad de expresión.

          16. En realidad no ha respondido a mi pregunta, de nuevo.
            ¿Tan difícil es de responder?

            Aquí la cuestión no es valorar ciertos aspectos del liberalismo, que pueden estar muy bien como lo están ciertos aspectos de otro tipo de economías. Ya lo he dicho muchas veces.
            Aquí la cuestión es esa actitud de querer eliminar de la ecuación todo aquello que tenga que ver con un Estado usando una estrategia bullanguera y sensacionalista, victimista e infantil.
            Que opines que es mejor para la sociedad que haya menos impuestos es muy respetable, pero que para dar consistencia y valor a tu opinión caigas en la barata estrategia de criminalizar los impuestos diciendo que es robar, agredir, coaccionar, etc, es muy lamentable.
            Es convertir un debate en una pelea en el fango.

            En esa misma línea están tus argumentos según los cuales lo que plantea un Estado de Bienestar equivale a romperle las piernas a Messi para que haya más igualdad.

            Vamos a ver si consigo que me respondas de una vez: en un Estado de Bienestar, ¿no es posible prosperar ni hacerse rico ni desarrollar todo tu potencial?

            El equivalente no sería romperle las piernas a Messi. Messi seguiría jugando igual de bien pero se intentaría que más jugadores con el mismo talento que Messi tengan más opciones de salir adelante como él. Se trata de que haya Messis y muchos más jugadores de calidad que no se queden en el camino.
            Que Messi no sea tan excepcional.
            ¿Entiende la diferencia?

            No planteo una sociedad que se iguale a la baja, planteo una sociedad donde más gente tenga posibilidades de competir y que, con su esfuerzo y talento, puedan también llegar a tocar el pastel.

            Vosotros planteáis un juego donde unos pocos se compitan todo el pastel.

            Yo planteo un juego donde todos podamos competir por llevarnos la parte que nos corresponde del pastel. Lícita y justamente, en base a esfuerzo, voluntad y talento.

            Así que deje usted de ensuciar el debate con trucos baratos de personaje de telenovela: que si romper las piernas a Messi o que si robar a los ricos. Deje el amarillismo, por favor.

            Para vosotros el drama es que haya menos trozo de pastel para los más capacitados.
            Es vuestro problema.
            Y créeme que me río de vuestro drama peliculero.

            Te aceptaría el siguiente trato: las empresas pagan menos impuestos por sus ganancias, los empleados pagan altos impuestos PERO TIENEN SUELDOS ALTOS.
            ¿Trato?

          17. Por seguir con el ejemplo de Messi:
            Te recuerdo que Messi ha llegado a ser lo que es porque alguien con mucha pasta decidió apostar por él invirtiendo en un tratamiento carísimo, que su familia no podía costear.

            Porque dar apoyo, ayuda, un empujoncito, no significa proteccionismo en el sentido peyorativo. Significa potenciar y tender a que aquellos que quieren llegar tengan opciones reales provengan de donde provengan, sea cual sea su condición social.

            Lo raro no es que exista Messi, lo raro es que no haya más como él.

          18. A modo de resumen:

            -No sólo es una cuestión de pagar más o menos, los impuestos en sí mismos son un robo institucionalizado. Te arrebatan tu riqueza (so pena de multa o prisión) para financiar servicios que no has elegido ni deseas.

            -No sólo los impuestos atentan contra la libertad y la propiedad. Multitud de regulaciones socavan la generación de riqueza. En España cada año se pública un millón de páginas en los Boletines oficiales del Estado y de las CCAA.
            Y ya no hablemos de la complejidad de montar un negocio en un mercado que no conoces. Una empresa no sólo tiene costes impositivos evidentemente.

            -Las subvenciones o el monopolio que tiene el Estado sobre determinada áreas evita conocer si están generando valor o sólo están enchufados al presupuesto recibiendo respiración asistida. Abrirse al mercado (a la sociedad) no sólo permite el acceso de nuevas ideas sino que permite que los consumidores ratifiquen quien lo está haciendo mal y quien bien. El mercado antifragil, el mercado como referéndum constante.

            -Las libertades individuales y derechos naturales son anteriores a cualquier régimen político en cualquier país. Sólo mire que existen contrapesos (Constituciones) para evitar que sean lesionados por una determinada mayoría, minoría o persona. Aunque la CE tiene muy buenos artículos y secciones, sigue estando muy alejada del ideal liberal como el título VII o los principios rectores económicos de la CE.

            -Todo lo anterior es en el plano “teórico”. Siendo posibilistas ya le he comentado qué partidas serían financiadas mediante impuestos. Un módelo socioliberal :)

            Poco más. Siempre es interesante debatir con usted.

          19. Ese argumento me lo puedo aplicar yo para lo que me convenga.

            Pagar cualquier cosa que uno necesita supone un robo a nuestra riqueza conseguida lícitamente pues yo no elegí ni decidí necesitar comer, beber, usar luz o curarme de una enfermedad. Y qué decir del sobrecoste de esas necesidades. Si un impuesto es un robo, todo eso también.
            Sólo tu visión exclusivamente liberal te hará verlo de manera distinta.
            Pero no se trata aquí de analizar el mundo desde TU prisma.
            Usando un prisma genérico, en base al significado de las palabras, que es el mismo para todos, si un impuesto es un robo por las razones que das, tener que pagar por necesidades básicas también lo es.

            Distinto es que me gaste el dinero en cosas que no necesito simplemente porque las deseo o para mejorar ciertos aspectos de mi vida. Ahí, hagan los negocios que quieran, liberalismo a tope, seré defensor de la libre competencia a tutiplén, Créame.
            A partir de unos mínimos, competencia máxima, que gane el mejor y que cada uno se consiga sus éxitos y sus logros con su esfuerzo.
            (Aquí apuntaría algo que me parece incongruente con esa idea de meritocracia que también abanderáis: si un tío nada con mucha pasta y hereda un emporio empresarial, puede que no haya hecho el más mínimo mérito para poseer esas propiedades, sin embargo el liberalismo lo tratará como un propietario más, con los mismos derechos que el que se lo ha currado partiendo de cero)

            Pero lo básico, lo necesario, aquello de lo que ningún ser humano (sea de la condición que sea) puede prescindir, siempre que haya suficientes recursos, me parece de lo más lógico que se regule y se controle (no necesariamente que se regale, salvo excepciones, sino que se posibilite y se gestionen para que se acceda mediante el trabajo o como sea). Le joda a quien le joda. Para mí la justicia de poner a disposición de todos lo más esencial y básico en la medida de lo posible, está por encima de la justicia relacionada con la protección de la riqueza de aquellos que tienen su vida resuelta.
            Es cuestión de prioridades.

            Es a lo que el liberalismo no atiende. Por eso me la sudan sus pilares fundamentales. Por eso me jode que se apodere de conceptos tan loables como la libertad, la VIDA, etcétera. Porque es mentira. La propiedad está por encima de la vida. Y eso no lo acepto de ninguna manera.

  9. “¡Nos están robando dinero! ¿quién pagará la reparación de la fuente del pueblo? ¡Nadie, porque esos ricachos egoístas se niegan a ser buenos ciudadanos y a pagar como lo que deben según ese contrato social que nunca nadie leyó ni firmó!”

    Los castillos, las ermitas, las iglesias, el patrimonio artístico se nos está cayendo a pedazos porque los ricos roban al fisco.

    La gente se muere de hambre por las calles. Los bebés se mueren de poliomielitis porque no hay dinero para vacunas. Los niños no aprenden las tablas de multiplicar porque los avariciosos ricos se llevan la pasta a esos antisociales paraísosfiscales.

    ¡Cuánta insolidaridad!

    ¡O tempora, o mores!

    ¿Hasta cuándo abusarán de la paciencia de “er pueblo”?

    ¡Oh, cuántas películas sobre la guerra civil se han quedado sin hacer porque el ministerio de cultura no tenía dinero por culpa de los capitalistas!

    ¡Oh, cuántas plantas de energía solar podríamos haber instalado y mantenido con todos los impuestos que nos han escamoteado!

    ¡Van a matar a la democracia!

    ¡Hay que hacer algo!

    ¡Las viudas pasan frío y hambre!

    ¡Rápido, los médicos emigran al extranjero y nadie nos pondrá tiritas!

    No hay que pensar, solo hay que actuar. Hay que formar un gobierno de progreso, uno fundamentado en la justicia social y la igualdad de género y que declare la guerra a esa organización terrorista llamada “Cambio climático”. Eso es lo que hay que hacer. Sigamos viendo los telediarios y leyendo los periódicos para estar informados. Vivimos unos momentos históricos que no se repetirán, en los que nos jugamos el futuro de la humanidad, y tal y tal.

    Como diría la esposa del Reverendo Lovejoy: ¡¡¡Es que nadie va a pensar en los niños!!!

    Ante todo, que quede claro que todo es real, las apariencias no engañan, los periodistas son objetivos y dicen la verdad tal cual es, los técnicos de los ministerios siempre publican cifras correctas, los político se cuidan mucho de no mentir nunca a nadie, y aquí no hay ninguna distracción de ningún tipo. Todo es exactamente lo que parece ser, y el que lo dude es un lunático peligroso y un enemigo del Estado.

  10. A los que defienden los impuestos me parece perfecto, pero hablad con propiedad y dejad los eufemismos. Creéis que es necesario un robo de X cantidad para que todo funcione mejor y es lo que defendéis.

    Que un fin sea “justo” o “necesario” no hace que los medios dejen de ser lo que son por mucho que os gustase que eso fuese así. Igualmente que una mafia esté “legitimada por la gente” no hace que deje de ser mafia.

  11. “Primero, un paraíso fiscal es una jurisdicción con bajos impuestos, alta seguridad jurídica y extrema protección de la privacidad de los ahorradores. Nótese que no basta con recortar impuestos para que una jurisdicción se convierta en un paraíso fiscal: el ahorrador internacional desea proteger su propiedad y, en consecuencia, no se siente atraído por entornos con bajos tributos pero con muy poca protección frente a otras formas de rapiña política (nacionalizaciones, confiscaciones, inflación, corrupción, etc.” Con todo respeto Juan Ramón pero, los paraísos fiscales son usados principalmente por mafias y el multimillonario negocio de las drogas.

    1. El negocio de las drogas no existiría ni habría existido nunca si los estados no hubieran metido la pata al prohibir cosas que no pueden prohibir. Con sus leyes absurdas e injustificables crearon la oportunidad de negocio para las mafias. A más leyes, más delitos.

  12. Me parece perfecto el principio de no coacción. Por esa razón propongo la abolición de los tribunales, los registros de la propiedad, la policía, el ejército y los Códigos que protegen la propiedad privada.

    No me cabe la menor que nada de eso es necesario para proteger la propiedad privada.

    Abajo el Estado desde YA.

    P.S LOL

    1. La ironía es un recurso dialéctico muy útil , es verdad. Sin embargo tiene un inconveniente: si el que ironiza no comprende con total precisión los conceptos sobre los que versa su ironía, el resultado suele ser una pantomima de argumento que deja a su autor en una posición precaria, susceptible de ser ridiculizado.

      Le conviene comprender en su totalidad los conceptos de coacción, fuerza, inicio de uso de la fuerza, autodefensa y justicia. Si lo hiciera se habría abstenido de publicar su anterior comentario por ridículo. Hágame caso….. no sea como Austrohúngaro….. primero edúquese, después opine.

        1. Por cierto, la propiedad privada de los medios de producción ES coacción, gran parte de esa propiedad se adquirió mediante las formas más viles de coacción y se defiende y mantiene mediante la coacción (estatal por supuesto, los que tienen mucha propiedad no son tan insensatos como ustedes). Usted sí que tiene que revisar los “concetos” si no quiere quedar como el infantil patán arrogante y pretencioso que es.

          Hala a seguir con su infantil y petulante ego auto-satisfecho con cuatro proposiciones simplonas.

          1. Y no tengo nada que añadir a lo que dice austrohúngaro, con el que me he reído mucho, de hecho no me reía tanto en este blog desde el comentario “no necesitamos una DGT” a cuento del gran artículo de Rallo “es la mentira como la carne podrida”.

            Soís unos frikis y nadie os hace caso, ni en la academia ni fuera de ella. Os queda evitar a Montoro. cosa que no ha podido hacer Josemari.

    2. Un anarcocapitalista no aboga por la abolición de los tribunales ,ni los registros de propiedad, ni la policía, ni el ejército..infórmese un poco.

      Otros vemos algunas pegas en que todas estas instituciones fueran totalmente privadas y por eso defendemos un Estado Mínimo. La normativa estatal tendría un carácter subsidiario frente a la normativa privada que nace de la autonomía contractual de las partes.

      El Estado sólo mantendría tribunales de la jurisdicción penal y administrativa y con carácter subsidiario tribunales estatales de jurisdicción civil ( la jurisdicción social se integraría en ella) cuando las partes en disputa no pudieran ponerse de acuerdo a la hora de elegir un tribunal de mediación y de arbitraje privados ( incluso hoy en día es cada vez más habitual recurrir a este tipo de árbitros).

      Y como dice Colombo en su comentario previo: buena parte de los “crimines” actuales dejarían de serlo como las drogas o la prostitución.

      1. @Requiemsoul,

        Tú ponte en situación….

        USA año 1850. Estás intentando explicarle a un caballero de Alabama que la esclavitud es inmoral y un mundo sin ella es posible. Haces el esfuerzo de demostrar desde premisas irrefutables la inmoralidad de la propiedad de otro ser humano. Haces también el esfuerzo de explicar cómo funcionaría una economía basada en el intercambio y la contratación VOLUNTARIA de factores productivos sin el empleo de mano de obra forzosa. Y el señor te contesta con un argumento “inapelable” ( ironía ON )…..

        “¡Qué bonito! ¡Un mundo mágico! ¡El país de la piruleta y las casas de chocolate!”

        Lo ves ? Ves cómo se pierde el tiempo discutiendo con gentuza irracional ?

        Ni los esclavos se liberaron convenciendo a los esclavistas ni el colectivismo dejará ir a “esos frikis a los que nadie hace caso” sin luchar. Ante esta gentuza solo queda la autodefensa.

  13. Premisas irrefutables. Lol. Por cierto, se confiscaron las propiedades de los esclavistas? Sólo las propiedades con dos patas. Pero es igual ya han pasado 200 años y la gentuza como usted dice que no importa, y podría hacer una boba analogía entre el impuesto sobre la renta graduado que aprobó el Congreso para financiar la guerra contra los esclavistas y la institución de la esclavitud. También es esclavitud tener que pagar ese impuesto, aunque en menor grado.

    Cuando pago la tasa de recogida de basuras no soy ningún esclavo: estoy pagando por un servicio que recibo. Paguese usted los seguratas que defiendan su propiedad y no los maderos que yo también pagobcon mi dinero y no se aproveche del orden publico y la defensa Nacional y seguirá siendo bobo pero al menos no un hipócrita del 15.

  14. @ Samuel. Uno se desamina pero hay que ser positivos. Hay mucha gente viviendo directa o indirectamente del Presupuesto y es perfectamente lógico que se quiera mantener esa posición. Creo que desde fuera se ve al liberalismo como un mecanismo para privilegiar a unos pocos cuando su fin es precisamente la ausencia de los mismos para todo el mundo.

    @Antonio. Se trata de conseguir un Estado de Derecho con mayor flexibilidad normativa, mayor autonomía de las partes, menor intensidad y hipertrofia en la intervención estatal y legalizar actividades que no supongan violencia contra terceros. No creo que sea algo imposible de alcanzar.

    1. Pobrecitos, que nadie os entiende.
      ¿No eres consciente del victimismo absurdo en el que se sustentan tus lamentaciones?

      Que haya gente que se aprovecha del sistema presupuestario, que la habrá siempre en mayor o menor medida, se paguen los impuestos que se paguen, ¿es razón para criminalizar un sistema de Bienestar?

      Dejen ya de lloriquear y digan sin rubor que simplemente preferís que se paguen menos impuestos y punto. Es la opción que vosotros preferís. Y punto.

      Y lo que sí está bien claro es que el liberalismo tiene un marcado carácter de exclusión, es un sistema o ideario que tiende básicamente a sacar del sistema a aquellos que no le interesan. ¿Es esto mentira?

      Dicho esto, en un sistema así no se garantiza que los que queden “dentro” para repartirse todo el pastel, sean todos ejemplos de personas que hacen méritos por ganarse lo suyo. Habrá unos que sí y otros que no. Como ocurre en un sistema inclusivo como el que propone un estado de bienestar.

      Los problemas son los mismos en las dos opciones, pero uno tiende marcar privilegios y el otro no.

      Y dígame: en un estado como el nórdico ¿hay mucha gente que se gana la vida sin trabajar, chupando del bote? ¿Cuántos? ¿No hay ricos? ¿Estos ricos no son libres de vivir como desean? ¿Es posible tener un gran presupuesto público sin convertirse en una fábrica de vagos y sin dejar que la riqueza se genere? ¿Serás capaz de responder alguna de estas preguntas sin salir por peteneras de nuevo?

  15. @Austrohúngaro. No sé si lo has visto, pero te recomiendo el debate sobre el mercado laboral entre Eduardo Garzón y Rallo que recientemente se ha subido al blog.
    Trata muchas de las cuestiones que te has ido planteando.