Papeles de Panamá: el riesgo de mezclarlo todo

economista

La sustracción de 11,5 millones de documentos del despacho panameño Mossack Fonseca ha permitido que los medios de comunicación revelen la existencia de miles de sociedades offshore ubicadas en los mal llamados “paraísos fiscales” cuyo presumible propósito es el de evadir las obligaciones tributarias en sus países de origen. La condena a semejante “ingeniería fiscal” ha sido cuasi unánime desde las tribunas políticas y periodísticas: todos se han rasgado las vestiduras por el escándalo que implica la existencia de acaudalados compatriotas que defraudan sus impuestos y que no contribuyen equitativamente al sostenimiento de los desembolsos consustanciales al Estado de Bienestar. Al final, pareciera que la única moraleja que cabe extraer de los papeles de Panamá se reduce a condenar la evasión tributaria: “los ricos”, como clase homogénea y compacta, no pagan lo que debieran y eso nos afecta a todos.

Sucede que este tipo de conclusiones amarillistas no sólo presupone demasiados axiomas discutibles (por ejemplo, que la inmensa mayoría de ricos se comportan de tal guisa o incluso que la objeción de conciencia tributaria no merece ningún tipo de encaje dentro de nuestro ordenamiento jurídico), sino que, sobre todo, contribuye a enmascarar la que sí debería constituir la principal lección a extraer de la noticia: que la mayoría de élites políticas están usando corruptamente las instituciones estatales para lucrarse a costa de sus ciudadanos, procediendo a lavar semejante expolio a través de testaferros interpuestos en las sociedades offshore.

Entre los papeles filtrados hasta el momento figuran jefes de Estado y de gobierno en el cargo (el presidente ucraniano, el Rey de Arabia Saudí, el presidente argentino o el presidente de los Emiratos Árabes Unidos), jefes de Estado y de gobierno pretéritos (el reciente ex presidente de Islandia, un ex presidente de Sudán y ex primer ministros de Georgia, de Irak, de Jordania, de Moldavia, de Qatar y de Ucrania), ministros y políticos variados (el ministro de Industria de Argelia, el ministro del Petróleo de Angola, el alcalde de Lanús en Argentina, el presidente del Tribunal de Apelaciones de Botswana, el presidente del Congreso de los Diputados de Brasil, un ex presidente del Tribunal Supremo de Brasil, el ministro de Justicia de Camboya, el ministro de I+D de la República del Congo, el gobernador del Banco Central de Ecuador, un ex ministro de Hacienda francés, el ministro de finanzas islandés, el ministro de Sanidad de Malta, un ex ministro de Economía de Palestina, el director del centro de inteligencia de Perú, un antiguo alcalde de Varsovia, el ministro del Interior de Arabia Saudí, un ex jefe de las fuerzas armadas de Venezuela, un ex director de la empresa pública venezolana de PDVSA, un ex embajador de EEUU en Zambia y diputados brasileños, congoleños, húngaros o ingleses), y amigos o familiares de políticos (un asesor político de los Kirchner, el contratista más cercano a Peña Nieto, la familia del presidente de Azerbayán, el marido de un diputado canadiense, un cuñado del presidente chino, una hija del ex premier chino, un hijo de Mubarak, un hijo de un ex presidente de Ghana, la viuda de un ex presidente de Guinea, un hijo de un vicepresidente de Honduras, un nieto del presidente de Kazajistán, un hijo del primer ministro de Malasia, el secretario personal de Mohammed VI, varios nietos del primer ministro de Pakistán, el amigo personal de Putin, un sobrino del presidente de Sudáfrica, un hijo de un ex presidente de Corea del Sur, una hermana del Rey emérito de España, la esposa de Arias Cañete, el padre de David Cameron o el hijo de Kofi Annan).

Evidentemente, no todos los que figuran en este listado no exhaustivo tienen por qué haber obtenido su fortuna de manera ilícita (robando a sus compatriotas), pero su cercanía y complicidad con el poder político sí debería extremar todas las alarmas (especialmente, en aquellos casos de inexplicable enriquecimiento exponencial, como sucede con el entorno de Putin). Meter en un mismo saco a todas aquellas personas que hayan usado el poder político del Estado para robar a sus conciudadanos —ya sea con la burda práctica de “meter la mano en la caja” o con estrategias más elaboradas como “venta” de concesiones legales— y a aquellas otras personas que, habiendo obtenido su fortuna de un modo totalmente lícito, han tratado de protegerla de la voracidad tributaria de nuestros Estados hasta el punto de acaso incurrir en un delito contra hacienda, es un error que sólo sirve para trasladar el foco del debate desde el parasitismo generalizado al que nos someten las actuales instituciones estatales extractivas a la mucho menos relevante problemática del fraude fiscal (ejecutado en muchos casos por los mismos hipócritas que no dudan en perseguir con toda la potencia del aparato represor del Estado a los ciudadanos particulares que osan desafiar su autoridad tributaria).

Lejos de preocuparnos por cómo podemos extraerles sus recursos a quienes los han generado lícitamente deberíamos tratar de evitar que los políticos nos los extraigan a nosotros. La lucha contra el fraude fiscal es la cortina de humo: la verdadera sangría, como los papeles de Panamá demuestran, es el vampirismo político.

 

 

También te puede gustar

57 comments

  1. ERES UN HORTERAZA, RAiiO. QUIEN ESTÁ DETRÁS DE PANAMÁ ES LA CIA.

    ROMA NO PAGA TRAIDORES. MUCHO MENOS SI SON MÁS CURSIS QUE UN REPOLLO.

  2. TU RETÓRICA, RAiiO, ES DE VERGÜENZA AJENA. TE SACAN EN LOS MEDIOS POR LO FRIKI QUE ERES.

  3. Si un reputado y prestigioso liberal como es el señor Rallo dice cosas como que el delito de evasión fiscal está poco menos que justificado por la voracidad fiscal de los Estados,
    ¿qué me impide a mí decir que la invasión o la agresión contra propiedades privadas está también justificada dado el sistémico y continuo abuso del capitalismo contra las personas menos pudientes?

    Es decir, si basáis todo un ideario económico en el absoluto cumplimiento de las leyes que protegen la propiedad privada, los contratos, etc, porque así lo estipula la ley y así debe estipularlo porque sólo en base al cumplimiento de estos contratos se puede aspirar al respeto de la libertad, ¿cómo podéis luego ningunear el cumplimiento de la ley para aquello que no os interesa?

    Es decir, de nuevo comprobamos cómo el ideario liberal es respetado con devoción por vuestras liberales mentes en base a pilares nobles y preciosos como la libertad y el respeto a la vida, pero justificáis el incumplimiento de una ley básicamente porque no os gusta.

    Es el problema de ver sólo la parte contractual y puramente económica de todo, de cada acción, de cada comportamiento, de cada suceso y de cada molécula de ser vivo en el planeta. Lo que he dicho mil veces: un ideario absolutamente parcial, temático y tendencioso que queréis convertir en universal. Es como si un carpintero estableciera con una sesuda reflexión que el mundo debería ser entero de madera y sólo en base a la necesidad que él cree de hacerlo todo de madera, se explicaría todo lo demás y se justificaría cualquier cosa. Lo importante es la madera.

    Respetar la ley para vosotros sólo es fundamental cuando se trata de contratos y transacciones.

    Si una familia no puede pagar la hipoteca porque no hay trabajo ni recursos, a la puta calle porque así lo dice un contrato. Nada justifica, para vosotros, el buscar soluciones intermedias.

    Si un adinerado empresario decide evadir impuestos, que es una manera de robarnos a todos porque nadie le obligó a convertirse en empresario en un sistema que le obliga a pagar impuestos, os parece comprensible que no cumpla la ley y sus obligaciones (de alguna manera establecidas en contratos) con el Estado.

    Es ver el mundo a través de un cristal de un sólo color y obligarnos a todos a colocarnos el mismo cristal en el ojo.

    Según los preceptos de vuestro liberalismo, un pederasta no agrede ni abusa de un niño mientras el niño no haya dicho que “no” a sus deseos. Da igual que el adulto maneje mil maneras de engañar al niño sin incumplir la ley.
    Es vuestra manera de entender el universo: si tú deseas algo de alguien y éste, por las razones que sean (os dan igual), dice por contrato que sí, vale todo.
    Es vuestra manera absurda de ver el mundo

  4. No, no y mil veces no. Se puede pedir, desde el liberalismo económico que bajen los impuestos, pero lo que no se puede justificar en modo alguno es el fraude fiscal. Es cierto que se pueden crear sociedades lícitamente en Panamá, siempre que estén debidamente declaradas en España, pero desafortunadamente, el hecho de estar allí creadas es un indicio (que admite prueba en contrario) de presunto fraude, que es lo que la sociedad aborrece.

    1. – liberal “económico”: Estado estadito…. puedes bajar los impuestos ?
      – Estado: No !
      – liberal “económico”: estooooo, bueno pues nada. Ya si eso hablamos otro día.

      A algunos jamás se os pasa por la cabeza que la inmensa mayoría de leyes aprobadas por vuestros amos no aguantan ni el más mínimo escrutinio moral, pero según vosotros “hay que cumplirlas”.

      Ainsssss, bendita ingenuidad !

      1. Persona: “Señor banco, señor banco, reestructure usted mi hipoteca para que pueda pagarla cuando obtenga recursos o, mejor, qué más le da a usted si tiene en propiedad pisos vacíos, deje que viva en alguno, así me recupero económicamente y puedo pagarle lo que le debo”

        Liberal: “Vamos a ver, qué dice en su contrato y qué dice la ley, si no me paga, yo me quedo con su casa y con lo que me ha pagado y que le jodan. Yo no hago la ley, oiga usted”

        Persona: “Pues habría que cambiar la ley para facilitar el pago antes de echar a alguien del sitio donde vive cuando no tiene un duro”

        Liberal: Sí, mis cojones

        1. Ya te dije hace un tiempo que cada vez que pones en boca de un liberal lo que “hacemos, creemos, defendemos, diríamos en una negociación, cómo encararíamos cualquier situación” te pones en ridículo. Todos tus comentarios van de eso y ahora vuelves a las andadas respondiéndome a mi, el peor de todos, el que menos tolerancia tiene con los idiotas. No tienes remedio quillo. Normal porque lo tuyo no se ha estropeado en un día y no va a arreglarse en dos patás.

          También aconsejé ( últimamente estoy que lo tiro con los consejos ) a todo el mundo por aquí que no perdiera el tiempo debatiendo con quien no domina los conceptos básicos y no tiene ningún interés en aprenderlos, solamente en montar muñequitos de paja. Ves que yo te conteste a alguna de tus largas mamarrachadas ??? Eso es porque estaba aplicándome a mi mismo el consejo y no respondiéndote. Te sugiero que hagas lo mismo…… hasta que no estés dispuesto a debatir con seriedad, al menos conmigo no te molestes. Capito ???

          1. Ay, perdona, me he equivocado, este comentario iba para otro.
            Pero ya aprovecho para preguntarte: ¿has solucionado lo de tus complejos? No te agobies, todos tenemos inseguridades. Sólo hay que aceptarlas y superarlas.

          2. Banco: ¿Pero porque si tu pediste el dinero por tu propia voluntad? O sea que te tengo que ayudar porque tomaste malas decisiones o tuviste mala suerte ,y dime como le pago a quienes depositan dinero en mí y esperan un interés les digo: no miren queridos ahorristas como esta persona no puede pagar el préstamo que tomo conscientemente y sin ningún tipo de coacción pues este mes nada de interés para sus depósitos y como cuando todos los que están en su mismo caso oigan esto y vengan por aquí a pedir lo mismo se podrán imaginar que no va a haber plata en mucho ,mucho tiempo.

          3. Persona: mire señor del banco, tengo una tienda donde vendo de todo. Por ejemplo, estos maravillosos caramelos. Le regalo uno. Si lo quiere, si no no. Lea su composición si no se fía.
            Lo lee: Azúcar, jarabe de glucosa, fruta deshidratada, aromas naturales, colorantes E-201, E-202 y C -1080

            (Se lo come y muere o enferma gravemente.
            ¿Hay delito? Hombre, si los fabricantes de esos caramelos tienen suficiente influencia en el gobierno para que les permitan hacer sus caramelos con esa composición, pues no.)

            Liberal: Lo que estipula el contrato de la hipoteca es sagrado, y sean cuales sean las circunstancias hay que cumplir a rajatabla con el desahucio que, además, oye, me viene fenomenal. Eso sí, lo de pagar impuestos, aunque esté establecido antes de que inicie mi actividad, ahí podemos tener manga ancha, y oye, evadir impuestos, pues qué quieres que te diga, no me viene bien pagar tanto, la verdad. Comprenderás que lo haga. Lo que no sé es por qué es delito

  5. Coincido totalmente con Eduardo: no me gustan los altos impuestos españoles; altos porque bien, lo que se dice bien, los debemos de pagar cuatro gatos, no porque recibamos unos servicios públicos acordes a los mismos. Pero bajo ningún concepto puedo admitir que la solución es el fraude…

    Si hay impuestos altos, iniciemos una campaña de concienciación para que la presión social obligue a bajarlos. Por ejemplo, todos mis empleados ya saben que “en España no hay salarios bajos si no cotizaciones sociales muy altas”, y cuando hago cualquier compra o consumo en mi vida, actúo como una americana: separo el precio del impuesto y los que van a mi alrededor se maravillan de cuanto se queda el Estado.

    Y desde luego, lo que deberíamos de hacer es luchar para que los paraísos fiscales no tengan gran consideración entre la comunidad internacional, que he vistos muchos embargos a Irán o a Cuba y muy pocos a Panamá o a Suiza…

    Hace mucho tiempo descubrí que los políticos son como zorros cuidando del gallinero. Exactamente en el momento en que iniciaron todos los recortes de nuestro ya escaso Estado del Bienestar y ninguno propuso rebajarse los sueldos un 30%, más o menos lo que obligaron a empobrecerse a toda la sociedad española quitándonos capacidad adquisitiva.

    Desde entonces coincido con mi madre, que es muy sabia y que dice que el Estado del Bienestar era poder dar estudios superiores a tus hijos, ahorrando un poco de un sueldo normal, o bien que en un matrimonio, si querían trabajar los dos cónyuges era por deseo de ambos, no porque uno de los sueldos fuera necesario para la hipoteca… en fin, mi madre, digna representante de la clase media española de los 60 donde si triunfó el capitalismo de verdad, eso de con esfuerzo y trabajo y ahorro conseguir ser cada día un poquito más rico y que tus hijos vivieran mejor.

    Como iba diciendo, mi madre cada vez que le hablaban de recortes siempre decía la misma frase: “por supuesto que aún quedan muchos recortes por hacer, empezando por el cuello de todos los políticos”… y hala, aquí lo dejo, que igual me meten en la cárcel (que no, politicuchos de m**rd*, que no os tengo nada de miedo porque soy una persona libre)… Vosotros si que deberíais de tener miedo porque me parece que el Cuarto Poder se está reivindicando y tras los papeles de Panamá puede que lleguen los de Gibraltar, los de Delaware, los de Andorra… Espero que no podáis dormir tranquilos nunca más…

    1. Lo que se pide desde el liberalismo es el Estado mínimo, es decir, que el Estado se ocupe exclusivamente de aquellas funciones que sería muy complicado gestionarlas desde el sector privado tal como la justicia, la seguridad y la defensa, además de contar con un fondo para asistir a lo que se considerarían casos graves que afecten a los individuos. Pero resulta que la extracción de rentas que perpetra el Estado es totalmente confiscatorio. Lo que usted llama fraude fiscal yo lo denomino legítima defensa.

      1. Si usted piensa que el fraude fiscal es legítima defensa se podría pensar igualmente que el allanamiento de morada, en determinados casos, es una cuestión de supervivencia y, en algunos otros, justicia divina. O robarle a usted por la calle un simple daño colateral por situación laboral y social.
        O pegarle un mojicón, una declaración de principios.

        Este tipo de razonamientos y argumentaciones son los que permiten hacernos ver cómo asomáis la patita elitista que soléis esconder tras el humo de la prosperidad y el crecimiento económico que trae bonanza, empleo y bienestar.

        Lo del Estado mínimo es muy gracioso. ¿Por qué no el Estado inexistente? Yo no quiero pagar con mis impuestos un Estado que sólo le sirve a los que acumulan propiedades para que las protejan. Eso sí sería un Estado proteccionista en el sentido más peyorativo, más bien sobreproteccionista porque protege al que no lo necesita.

        Dices que el problema es que el Estado te cobra por ofrecerte servicios que no quieres. Es un argumento basado en algo que nunca se podrá concretar y cuantificar.
        Si vives en un edificio y pagas por pertenecer a la comunidad de vecinos, habrá casos en los que se vote qué hacer con ese dinero. Y puede que alguna vez se vote por mayoría que se adorne la escalera y tú no quieras.
        Si eso ocurre en una comunidad de vecinos, imagínate qué puede ocurrir en la gestión de un país con 45 millones de habitantes.

        Decir que no debería pagarse comunidad porque a veces se deciden cosas que no te gustan, es una pataleta infantil y absurda.

        Si no te parece bien puedes irte a vivir a un chalet aislado.

        Si no te parece bien vivir en un Estado donde se paguen impuestos para gestionar servicios que tú no quieres, pues trasládate y trabaja en un Estado donde eso no ocurra. ¿Quién te lo impide?
        ¿Quién te obliga a sufrir la tragedia de los impuestos en un Estado de Bienestar pudiendo trabajar en Suiza o en Singapur?
        Dime, ¿quién te impide que le pongas voluntad, esfuerzo y talento a cumplir tu deseo de vivir en un país a tu medida?

        (Aclaro que lo que hay en España es un Estado de Bienestar de chichinabo debido a una gestión absolutamente corrupta de los impuestos que se recaudan)

        Lo que vengo a decir es que el argumento de impuestos=agresión, coacción, confiscación, etc, es tan absurdo como si yo basara mi ideología X en que el mero hecho de estar obligados a trabajar para ganarme la vida y pagarme mis necesidades, es una esclavitud.

        1. Austrohúngaro, ¿desventaja para qué? ¿por nacer de una determinada manera tienes más derechos?

          Es que es lo que no entiendes, si quieres vivir de cosas que hacen los demás debes de aportarles algo sino dedicate a empalmarte tú solo.
          Lo que no puedes es tener más derechos por cuanto más inútil eres sino al final todo el mundo querría ser así y nadie podría siquiera sustentar a algunos.

          El Estado rara vez te aporta algo y siempre vive de tus recursos.

          Si no nos vamos de España es precisamente porque no podemos o no queremos dejar otras cosas privadas.

          Ya te dije un día que no sé para que escribes tanto…

    2. Persona: “Pues habría que cambiar la ley para facilitar el pago antes de echar a alguien del sitio donde vive cuando no tiene un duro”
      Persona: Habría que cambiar la ley para que no sea necesario que yo tenga que cumplir mi parte del contrato.
      Mira a ver…

      1. Exacto, mi pequeño saltamontes, veo que lo has entendido muy bien, la ley debería contemplar que en contratos donde se escenifica la transacción de bienes absolutamente vitales y necesarios, se flexibilice el cumplimiento del mismo.
        ¿Qué problema veis en esto?
        Si al propietario de un inmueble o al proveedor de gas o luz le parece mal que la ley contemple esto, pues que no negocie con cosas vitales, que se dedique a fabricar violines, verás como ahí no se verá en situaciones así.

        Ah, claro, es que hacer negocio con cosas a las que las personas no podemos renunciar, es un chollo. Y claro, es más chollo aún si no hay ley que regule la explotación de servicios que las personas necesitan para vivir.

        Es lo que pasa cuando se quiere todo.

        Tengo otra teoría sobre el liberalismo: en realidad es una ideología genocida. Me explico: el fin último de la implantación del liberalismo a nivel universal y absoluto (que es lo que defendéis aquí) no es otro que la exclusión total de los que no consideráis parte de vuestro “proyecto” económico liberal.
        Lo lógico, cuando se tiene una ideología así, sería que os organizárais para vivir todos los que pensáis así en países diseñados a vuestra medida, donde todo sea privado y nada sea público.
        Eso me parecería razonable e incluso lo admiraría.
        Pero no, queréis implantarlo en todos los países para, una vez disminuidos al mínimo los recursos públicos y puestos casi todos ellos en manos privadas, la selección natural que ya la propia naturaleza se encarga de poner en marcha desde nuestra concepción, se institucionalice y se instale en cada uno de los mecanismos que gobiernan o afectan al comportamiento de todas las personas.
        Es decir, que si la naturaleza ya coloca a una persona en situación de desventaja, la propia gestión privada de los recursos, cumpliendo sólo los preceptos propios del capitalismo (y ningún otro), coloque a esa persona en una situación de mayor desventaja aún hasta su desintegración o suicidio.
        Creo que ya estamos todos al tanto de el aumento del número de suicidios en España, y de cómo los principales medios se conchaban para no hablar de ello.
        Bien, pues creo que en el fondo, aunque no lo queráis reconocer, cada vez que un “incapacitado económicamente” se suicida, un liberal se empalma.

    3. Pilar. La cuestión no es si el Estado proporciona servicios públicos de acorde a los impuestos que se pagan, sino si yo quiero que el Estado me los proporcione.

      1. Ese es otro debate.

        Lo que quiero decir es que aquí y ahora me obligan a pagar mucho y a cambio recibo muy poco

    4. La verdad es que este austro húngaro simplemente no tiene idea de lo que dice. Asume que el liberal es el que ha puesto las reglas de juego financieras que no convienen, y luego le atribuye a los liberales una actitud que sólo se le ha visto a los nuevos ricos izquierdosos que son de las cosas más detestables de presenciar.

      Luego lo envuelve todo en su paquete de moralidad superior y trata de lanzárselo a Rallo en la cabeza.

      Detestable.

      1. Lamento que mi ignorancia te produzca tanta bilis como para que te limites a despreciar al que no coincide contigo.
        Intentaré estudiar más, informarme y convencerme ante el espejo de que el Estado nos viola y nos quita lo que nos pertenece usando ese monopolio de violencia que administra. Pondré también pegatinas en la nevera con frases como “la gente de izquierda es vaga” o “pagar impuestos nos hace esclavos”.

        Eso sí, me permito, sin intención de molestar ni de poner en duda tu inmensa inteligencia, que la interpretación que haces de mi comentario diciendo que me creo que los liberales deben cumplir unas reglas que ellos no han diseñado, está al nivel de un orangután con cerebro de cucaracha.

  6. Amador, entonces su solución es tomarse la justicia por su mano, verdad?Fantástica forma de pensar. Le felicito!

  7. Eduardo, lo que no entiendes es que nadie sabe mejor que el que vive un hecho lo que ocurre entonces no es que sea una solución es que puede ser la mejor cuando no hay otras mejores.

    Esto es como el tema de minorías y mayorías. El tumulto de gente es capaz de generar perjuicios hasta sin proponérselo imagínate si se organizan como ocurre cuando llegan al Estado…

  8. El tema es que a todos nos duele pagar, sino los socialdemócratas no se irritarían cuando aparecen listas como la de panamá.

    El punto focal de un gobierno es tener dividida a la opinión de sus ciudadanos, generar enemigos. Y ahora son los “presuntos defraudadores”. La persona que es pobre en recursos, con estas noticias, ya tiene en su subconsciente de que es pobre porque existen adinerados que no cumplen con unas normas hechas para castigar al que tiene éxito.

    Con todo esto no digo que apruebe el defraudar al estado. no. lo que digo es que nadie quiere ser señalado y ofrendado como defraudador. No, porque es una losa que cae sobre él durante toda su vida, y que arrastrara a los suyos siempre que salga su nombre. El riesgo es alto, y por eso no existen mas defraudadores, por miedo. En cambio al estado, que aparezcan este tipo de listas, y tenga repercusión, a la vez que existan sus defensores indignados, consigue que su hacer sea imprescindible. Por lo que aumentara su poder, tanto moral, como de influencia. Y eso cuesta recursos.

    En vez de impuestos, tasas por utilizar los servicios, ya no existirán defraudadores.

    Es mi opinión.

    1. No todo lo que provee el Estado es susceptible de ser tasado, por ejemplo, los cuerpos de seguridad ¿cómo lo hacemos, pagamos al poner denuncia en la policía? No, mejor aún, cuando nos multen, además pagamos una tasa para abonar el trabajo de la benemérita.

      Sin embargo, estoy de acuerdo contigo. Cuantos más impuestos indirectos mejor. A ver si terminamos aboliendo un impuesto como el de la renta que sólo penaliza al trabajo, al esfuerzo y al ahorro, ¡presente y futuro!… No hay nada que sea más justo para “redistribuir” que el IVA: a más consumo, mayor contribución.

      De todas formas, ¿nunca os habéis preguntado si saldríamos tan beneficiados pagándonos todo y sin pagar impuestos? Y os lo dice una persona que paga mucho y que “aparentemente” no recibe tanto del Estado.

      El caso es que yo creo en la libre competencia, y entonces si podría imaginar ese mundo… sin embargo mi experiencia me dice que existen oligopolios en la mayoría de los sectores “rentables” (telefonía e internet, electricidad, transportes aéreo, etc….) y que los grandes terminan echando a los pequeños con malas artes… así que, virgencita, virgencita, que me quede como estoy…

      Siempre estáis a tiempo de emigrar a EE.UU., país que tiene un índice de felicidad a la par de los países escandinavos. Yo ya estoy mejorando mi inglés.

      Y que estos papeles salgan al inicio de la campaña de la Renta del 2015 y cuando hay que pagar el primer trimestre del IVA… A veces creo que lo hacen aposta para encabronarnos y quitarnos un poquito de felicidad

      1. Pilar, estoy bastante de acuerdo contigo. A ver si eres capaz de convencer a los señores liberales de este foro, en base a tu razonamiento sobre los impuestos indirectos y el IVA, que tomar medidas desde el gobierno para poder aumentar el consumo es beneficioso para la economía pues aumenta la recaudación.
        Porque aquí están en contra de cualquier medida económica encaminada a aumentar el flujo de consumo.
        Aunque no lo crean, yo veo positiva la libre competencia como receta para mejorar la productividad, crear riqueza, etc.
        Pero dada, como tú dices, la tendencia a las malas artes cuando se juegan grandes cantidades de beneficios, es necesaria una regulación aunque sólo sea para prevenir que no ocurran cosas que afecten al conjunto de la economía (como ya ha ocurrido).
        Ellos te dicen: si una empresa comete malas artes, la libre competencia provoca que los clientes (nosotros) dejemos de usar sus recursos, lo que les obliga a abandonar sus malas artes.
        Y claro, eso no es cierto cuando se trata de consumo de cosas vitales como la luz, gas, vivienda, sanidad, etc, ya que la misma necesidad de esos recursos por parte de todos, hace muy fácil que las grandes empresas se reúnan en pocos grupos para realizar esas malas artes. Nunca perderán clientes hagan lo que hagan.

        Pero aquí siguen empeñados en que la única solución es seguir vaciando al Estado de recursos para que sólo las empresas privadas los manejen. Y utilizan de ejemplos Suiza, Singapur, Hong Kong. El primero es un país que se beneficia de tener en sus bancos más del dopble del PIB español en dinero evadido fiscalmente de otros países. Y los otros ejemplos son ciudades que se benefician de que las grandes empresas invierten allí dada su excepcionalidad fiscal.
        Si esa excepcionalidad (y la de Suiza también, en cuanto se eliminen los impuestos en todos los países, como ellos pretenden) desaparece, esa prosperidad ejemplar también.

        Bueno, perdona por la chapa.

        1. Creo que confundes causas con consecuencias a parte de que Suiza es exportador neto de capital , el tamaño de su Estado es del 34% del PIB y su economía sumergida es la más baja del mundo.

          El éxito de Suiza se explica por razones tales como su calidad institucional, su seguridad jurídica, su estabilidad y prudencia monetaria, su aislacionismo político, su impresionante y muy diversificado tejido industrial (Novartis, Nestlet, Adecco, Holcim, Roche, Rolex….) o su calidad educativa vinculada al mercado laboral (sus universidades se encuentran entre las mejores del mundo y su FP Dual ha sido un éxito y muchos países tratan de imitarlo).

          http://www.libremercado.com/2015-02-15/por-que-a-los-ricos-les-gusta-tanto-suiza-1276540669/

          Y como te gusta el cine, “Los amantes pasajeros” sí que fue un fraude y no que este señor monte una sociedad en el extranjero jaja!.

          1. Suiza puede ser un buen ejemplo en muchos aspectos, no lo niego.
            Tiene un Estado gobernado por políticos con la mente puesta en mejorar sus instituciones.
            Seguro que utilizan sus recursos con una eficacia envidiable.
            Sus gobernantes son gestores admirables.

            Pero…

            No me negarás que, además de su buena gestión, cuenta con unos recursos económicos excepcionales que son fruto de la evasión fiscal.

            No digo que su buena gestión se deba a ello, digo que han gestionado muy bien unos recursos importantes que vienen del fraude fiscal en otros países.
            Por tanto, su prosperidad está bastante vinculada, también, a esa enorme ventaja y excepcionalidad.
            Esos recursos no son naturales ni son fruto del propio liberalismo, son fruto del fraude.

            Pongamos, pues, a Suiza de ejemplo de seriedad y eficacia gestora, no de prosperidad fruto únicamente de aplicar a raja tabla el liberalismo que defendéis.

            Cuando consideráis que la única manera de buscar el crecimiento económico es facilitando la inversión con ventajas fiscales, no podemos poner de ejemplo de la prosperidad que nos vendrá cuando por fin consigáis imponer el liberalismo total y absoluto en todos los países, a países que se benefician claramente de su carácter excepcional en cuanto a su fiscalidad.

            Si todos los países tuvieran la misma fiscalidad, se acabó la excepcionalidad y, por tanto, su actual prosperidad ejemplarizante.

            Y si Suiza es un buen ejemplo de gestión económica, también lo son países que mantienen un estado de bienestar importante que no se aprovechan del fraude fiscal ajeno.

            Si Suiza es ejemplo de una manera de entender la economía, un país nórdico lo debería ser más.

          2. @Austrohúngaro.

            Varias cosas que no tienen por qué tener relación entre sí.

            -Los liberales más que hablar de países modelo; hablamos cuestiones particulares en las que han hecho un buen trabajo. Nos gusta el modelo sanitario de Singapur o el modelo de pensiones de Chile y Australia o el mercado laboral de Dinamarca o USA o la reforma del sector agrícola de Nueva Zelanda.

            -Por subir los impuestos no nos vamos a convertir en Dinamarca ni por bajarlos en Suiza.
            Más crucial es el cómo se gasta que el cuánto se gasta. Y los liberales pensamos que la mejor forma para asignar y utilizar recursos es mediante la economía de mercado. De hecho, en los Estados sociales nórdicos aplican criterios propios del sector privado. Su concepto de funcionarios no es el que tenemos aquí, los colegios tienen una gran autonomía, existe el cheque escolar y sanitario etc.
            Luego existen partidas de gasto social muy importantes como el cuidado y dependencia de los mayores que en España no la realiza el Estado sino en gran medida las familia.

            -Tampoco bajando impuestos automáticamente vamos a atraer flujos de inversión. Guatemala tiene una presión fiscal inferior a Singapur o Suiza y una localización envidiable, pero no vemos una gran flujo de capital hacia este país.
            Digamos que todo es una cuestión de “calidad-precio” “coste-beneficio”. Esto podemos enlazarlo con el caso de la mano de obra barata de Camboya, ya que hay países con costes laborales inferiores pero las empresas no se deslocalizan a estos lugares por su inferior productividad.
            En la generación de riqueza confluyen multitud de factores. Un país puede tener un tamaño de Estado muy pequeño y ser muy intervencionista mediante la ley.

            -Hay multitud de razones para depositar tu dinero en un refugio fiscal que nada tienen que ver con la evasión fiscal o el blanqueo. Protegerse del crimen, de la inestabilidad política, de la inflación, de la confiscación, servir de vehículos de inversión (Luxemburgo es el país con mayor inversión directa extranjera en España) o como vehículo de planificación fiscal perfectamente legal (“Elusión” que no “Evasión”).
            http://www.libremercado.com/2015-02-12/quien-se-esconde-en-los-bancos-de-suiza-1276540449/

            -Por último hay que resaltar el origen ilegítimo o no de la riqueza de un “defraudador” como bien apunta Rallo.

      2. PILAR. Ese el problema, que vemos como el estado es el que “PROVEE” cuando su función debe ser de avalista, exclusivamente. Y para ejercer su “fuerza” debe poseer fuerzas de seguridad, y garantizar su imparcialidad. Pero eso no es mas que un porcentaje ridículo sobre el PIB, que se puede hacer frente con los ingresos por tasas al consumo; el IVA. Tan sólo hay que observar el BOE , y ver los presupuestos de interior y defensa. No creo que llegue al 5%. (aunque creo que no llega ni al 2) y estas pagando alrededor del 45%.

  9. Austrohúngaro, ya me di cuenta hace tiempo que lo único que buscas es provocar.

    A ver si te enteras ahora. Ni siquiera puediendo hacer cualquier cosa y teniendo voluntad para hacer cualquier cosa tendrías tales derechos.
    Tienes un cacao maravillao…
    confundes necesidades, poderes y derechos.

    ¿Como vas a enterarte de una vez de qué es la libertad?

    Por eso el Estado tampoco los tiene. Y esto de repudiar las cosas que hace, no es en nombre de la igualdad (ya que podríamos imponer todos a todos cosas) en ralidad sino en nombre de la justicia, la libertad, la verdad…

  10. Coincido con el punto central del artículo. Hay que diferenciar enfáticamente a los que intentan que no se les robe el fruto de su actividad profesional de los que sustraen recursos del resto e intentan ocultarlo. Ahora, eso no quita que el primer caso sea insolidario y sea visto como tal (a pesar del robo que supone la cantidad ingente de impuestos).

    Por ejemplo, imaginemos una aldea en la que todos son cultivadores de manzanas. Cierto día llega una banda criminal y obliga a pagar a la aldea unas 100 manzanas cada mes. Los aldeanos (pongamos que cultivan todos la misma cantidad) deciden pagar cada uno 5 manzanas al mes. De repente unos cuantos de ellos idean un plan para evitar pagar esas 5 manzanas. ¿Qué sucedería? Pues que el resto tendría que pagar más de las 5 que pagaba debido a que los otros pagan menos. Por muy legítimo que sea rebelarse ante tal situación, quizá no sea la mejor forma de hacerlo.

    O, igualmente, si el 80% de la población consiguiera evadir impuestos, sobre el 20 restante recaería la tremenda desgracia de financiar al hiperdimensionado estado.

    Aunque no se ponga el foco sobre los elevados impuestos y se haga mucha demagogia sobre el caso, algo de razón tiene la muy amarillista prensa.

    La mejor forma de cambiar es intentar presionar en contra del expolio, no eludir imposiciones que al hacerlo los demás salgan perjudicados.

    1. V, vaya creía que se hacía en nombre de la justicia aunque ese sea un coste.

      Si la gente se conciencia a hacerlo le dará igual quedarse sin los privilegios del Estado, es un coste de oportunidad ya que para alcanzar eso se requiere de tal coste.

      Si no ocurre es porque la gente está habituada al Estado y no es fácil evadir impuestos, para eso tienes que tener poder social.

      1. V, ¿puedes evadir el impuesto de la cesta de la compra o de una cena que te des fuera de casa por ejemplo?

        1. No, ¿y?

          Lo que digo es que si impides que te roben (porque tienes cierta capacidad de hacerlo) está bien. Pero si al hacerlo roban más a los demás ya es otra cosa.

          Como digo, la gente no se “quedará sin los privilegios del Estado”, sino que este cargará lo que falte para financiarlo a los que no evaden. El gran coste de oportunidad se va a seguir produciendo hasta que la gente se conciencie (pero no a evadir impuestos, sino a forzar a que se reduzcan o desaparezcan).

          Además, la gente no decide evadir o no porque le importe mucho o poco el mantenimiento del Estado, sino porque le importa mucho su renta. Muchos de los que evaden puede que valoren positivamente los servicios públicos.

          Lo que me parece relevante es que no todos pueden evadir (en cuyo caso el sector público sería financiado por quien quisiera). En esta situación me parecería perfecto que evadiera quien quisiera.

          1. V, ¿No debes hacerlo por si a los demás les roban más quieres decir?
            ¿serias culpable entonces de que les robaran más quieres decir?

            ¿Porque no te siguen entonces hasta que no quede nadie a quien robar tanto?

            Ya que no creo que haya un 500 % de impuestos nunca.

            Lo que dices es una falacia ya que por uno se empieza a hacer algo, el que presiones o critiques también puede hacer que se pongan bravucones y suban más los impuestos.

            Lo que no entiendes es que esto no se haría en nombre de ninguna persona o personas.

            Todo lo que parezca intuitivamente gratis y quieras nunca tenderás a rechazarlo.
            Ese es el cambio de mentalidad que quizás hay que hacer para que no se crea por parte de nadie que existe algún derecho a lo gratis per sé.

            Supongo que al final es eso, concienciar de que no existe el derecho a tantas cosas como se cree.

          2. Claro.

            Primero, no todos tienen la capacidad de evitar que les saqueen. Segundo, obviamente no habría un impuesto tan elevado, pero del momento actual al momento en que muchos evadieran tanto que no se pudiera financiar al estado hay una transición, y en ella los que pagaran impuestos financiarían el coste ellos solos a través de impuestos muy altos.

            Además no me refiero solo a presionar, sino a difundir las ideas (como apuntas al final). Pero hasta el momento en que consigamos impuestos irrisorios la evasión no es ningún triunfo ni, mucho menos, ejemplar.

    2. La diferencia entre la realidad y tu ejemplo está en que aquí no llega ningún recaudador por sorpresa.
      El empresario cuando decide libremente dedicar su vida a realizar su actividad o a enriquecerse sabe perfectamente las reglas del juego y sabe que tiene que pagar impuestos. Si no le parece bien, que se dedique a otra cosa o instale su negocio en un país donde se pague menos. ¿Por qué no lo hace? ¿Por qué esa milonga de que le roban lo que es suyo?
      Cuando me mudo de casa sé que tengo que pagar un alquiler demasiado elevado. No tengo opción.
      Si no quiero pagar tanta pasta de alquiler, pues cojo y me voy a un país donde los alquileres son más baratos y me gano la vida allí. No dejo de pagarlo.
      Que no os mole pagar impuestos es vuestro maldito problema.

      Queréis vivir en los mundos de Yupi, nada de impuestos pero eso sí, que mi negocio funcione en una ciudad que esté limpia, donde no haya cadáveres por las calles infectándolo todo y que haya mano de obra cualificada.

      Queréis hacer los negocios dentro de un centro comercial cojonudo (porque eso favorece el negocio) pero sin pagar alquiler.

      Pues coged y diseñar vuestro país lleno de fantasía donde todo es lujo y sin pagar impuestos. En serio, echadle imaginación, esfuerzo y talento, que seguro no os falta, y construid vuestro país megaliberal sólo habitado por súper capacitados, donde la plebe no os moleste.

      La mayoría de empleados, cuando deciden aceptar un trabajo ya saben que les van a pagar una miseria y que con ella no podrán pagar apenas los elevados precios del alquiler, la luz, el gas y de todas las cosas que necesita, sin embargo ningún empresario les perdonarán que trabajen menos horas de las estipuladas aunque eso fuera lo justo según el sueldo.

      Muy hábil ese intento de comparar el Estado con una banda mafiosa. Lo es pero debido a la corrupción sobre la que se estructura aquí en España. Me parece más mafioso el hecho de que unos gobernantes trabajen a destajo para que el porcentaje de impuestos que paguen gente que gana la de dios muchísimo más bajo.

      De hecho, lo que plantea el liberalismo es una estructura totalmente mafiosa en la que el Estado sólo esté ocupado de proteger sus propiedades. Y encima ese servicio lo pagamos entre todos.

      Me da igual que el empresario gane su dinero lícitamente. Faltaría más. El empleado también se gana su mísero sueldo lícitamente y tiene que pagar impuestos que le dejan en peor situación.

      1. Austrohúngaro, sobretodo CR7 cobra un sueldo misero.

        Yo creo que no te enteras que no es lo mismo que te escojan como empleado que el que te fuercen a costear cosas que ni sueles utilizar.

        La fantasía es la tuya de pensar que el Estado es para algo mejor que vivir a costa de otros.

        Hombre, proteger propiedades y contratos también puede ser.
        Si no te convienen los contratos que firmas no los firmes, si lo haces bajo coacción de algún tipo no tiene validez.
        Más o menos el contrato social del que habla el Estado para autojustificar su existencia.

        Anxo Bastos dice que el Estado no existe, es cierto que no existe de la manera en que cree mucha gente pero sí existe de alguna manera aunque solo sea en las mentes de sus palmeros.

        Yo supongo que cuando dice eso se refiere a que no se corresponde con nada más, que solo existe en las mentes vamos.

      2. Estoy totalmente de acuerdo con “V”…y por cierto, Austrohúngaro, no todo evasor es empresario, que conozco a muchos trabajadores a los que les encantaba recibir su sueldo en sobres, o que hacen sus chapuzas en negro fuera de su horario laboral, incluso estando de baja o siendo jubilado… Es muy mezquino creer que el acto de defraudar no es igual si se defraudan 50 euros que 50 millones de euros… la diferencia es simplemente la oportunidad; el espíritu delictivo es el mismo.

        RequiemSoul, en cuanto a “eludir impuestos”, acepto pulpo como animal de compañía si tomamos la tercera acepción del D.R.A.E: “No tener en cuenta algo, por inadvertencia o intencionadamente”… y si entre esos “eludiores” (“palabros” que me obligáis a inventar, mecachis) se encuentra la hermana de uno de los dos reyes (así, con minúsculas, que ya ni se merecen las mayúsculas) cuyo único oficio conocido es hacer una obra de caridad al año para salir en el Hola; también un director de cine que se ha nutrido de subvenciones públicas y aún se atreve a dar lecciones de pureza democrática; o bien un actor de televisión que lleva 10 años cobrando de la televisión pública española; además de políticos, mujeres de políticos, mayordomos, peluqueros, jardineros o paseadores de perros de políticos, además de varios clanes que se atreven a mirarnos al resto por encima del hombre cuando todos conocemos muy bien el origen de sus fortunas… si, si, los Pujol, los Franco, los Cervera (conocidos como los Thyssen, que viste más)…. pues como que la “elusión” me empieza a cabrear cada vez más… pero ya que la solución es cometer un acto delictivo, ¿por qué en lugar de la evasión fiscal no elegimos el asesinato? A ver, va a ser mucho más efectivo: al primer político que nos robe, le matamos, y al que no le cuadren las cuentas, le aplicamos tortura china, y al que no nos baje los impuestos, le cortamos una mano… ya veréis con que poquita sangre solucionamos el problema de España

        1. Ni todo evasor es empresario ni todo empresario es evasor ni es lo mismo 500 que 500 millones. Son todos, datos a tener en cuenta.
          La naturaleza delictiva es la misma la haga quien la haga, OK, y la pena debe ir en proporción.
          En ningún momento he hecho, en mi comentario, un alegato proletario en contra de las empresas. Es lo malo de sacar conclusiones rápidas y dejarse llevar por los típicos mantras liberales.
          No es rojo bolchevique todo lo que critica el liberalismo.

  11. Requiemsoul, así es, buen comentario, el problema radica en no entender los conceptos claro que sí.

  12. Y ya para terminar que sino se cuela Austrohúngaro… Jaja

    Ya lo dije un día, si el Estado está para que no caigan los que no tienen medios porque no aportan nada en el sector privado, ¿porque existe también el deseo de conseguir un sueldo fijo y un puesto fijo laboral a costa de generar paro en el sector privado encima?

    Es que no cuadran las cuentas…

    Alemania teniendo la población que tiene funciona precisamente por esto porque no tiene tanto sector público que mantener.
    Y Francia lo que tendrá es menos políticos o funcionarios más baratos.

    De haber Estado debería de estar compuesto por una sola entidad que se encargara de que nadie callera involuntariamente por debajo de un nivel de vida si es que el sector privado no puede hacer eso ya con ONG’s.

    Pero habría que demostrar realmente eso primero no hacer conspiraciones para justificar al Estado por haber intereses creados y la gente que dependa del Estado por una jubilación por ejemplo, se le debería de pagar de una tacada todo lo que cotizó y así poder ahorrar ya desde hoy o capitalizarlo.

    ¿No inyectan dinero para hacer aeropuertos que no usan ni los aviones?

    Pues que lo inyecten para devolver lo cotizado por ejemplo.

  13. V, siempre intentarán hacerte ver que los impuestos o tributos forzados son buenos ya que viven de ellos, por eso te digo que eso no se puede hacer en nombre de una persona o personas.

    Las personas se pueden corromper vía subjetividad o relativismo, los hechos no.

  14. Rodolfo viera, el problema es que el banco incita a tomar malas decisiones y a la mala suerte al dar crédito a cualquiera básicamente más que al dar préstamos con intereses.

    Las inversiones también pueden no fructificar por el numero de competidores (incluido el banco si se pone a vender pisos) no porque se invierta mal o se tenga mala suerte.

  15. Es un dilema por tanto sobre cantidad no sobre calidad.

    Cuantos más haya en un sector (propulsado por el acceso fácil al crédito) menos beneficios (esa vez fue el inmobiliario) habrá para cada uno ya que comparten dicho sector aunque estén también en competencia.

    Guiño a Malthus2014.

    ¿Donde estás compadre? Jaja

  16. V, vale te compro lo que dices.
    ¿Me puedes explicar ahora en que consistiría tal “presión sin evasión”?

    Todos los días viene alguien y se va alguien de este mundo y no suben impuestos por eso.
    No sé si eso se puede equiparar a una evasión pero lo cierto es que serviría como ejemplo.

  17. Me gusta el nuevo diseño de tu web. Lástima que la renovación afecte solo al diseño y no a las ideas.

    Dices “que la mayoría de élites políticas están usando corruptamente las instituciones estatales para lucrarse a costa de sus ciudadanos, procediendo a lavar semejante expolio a través de testaferros interpuestos en las sociedades offshore.”

    ¿Élites políticas? ¿Por qué no hablas también de las económicas? ¿Por qué ese empeño en separar las unas de las otras?

    A fin de cuentas, como ya dejó escrito Adam Smith “El Estado, en tanto que instituido para salvaguardar la propiedad, está realmente instituido para defender a los ricos de los pobres, o de aquellos que tienen propiedad de aquellos que no la tienen”. [La Riqueza de las Naciones, Libro V. Capítulo 1, § 55]

    El poder político no es nada más que la prolongación del poder económico, el instrumento de los pocos que poseen mucho para mantener a raya a los muchos que poseen poco. El caso español es de traca. Sus instituciones están hechas justamente para eso: para que la oligarquía se perpetúe en el poder. De hecho, los políticos son miembros de esa oligarquía o aspiran a serlo si sirven bien a sus intereses. Puedes verlo aquí

    http://unalatadegalletas.blogspot.com.es/2016/01/espana-y-sus-elites-extractivas.html

    Un saludo

    1. ¿Los liberales no criticamos los privilegios ? ¿No criticamos ni el corporativismo ni el mercantilismo? ¿ Y qué fue antes el huevo o la gallina ; el oro o el hierro? ¿Existen sólo las élites extractivas o también la plebe extractiva?

      Ya que ha recordado a un clásico le recuerdo una cita de Bastiat: “El Estado es la gran ficción por la cuál todo el mundo busca vivir a costa de los demás”.

    2. CREG, un “rico” siempre tiene mas recursos para proteger sus propiedades que los pobres. Eso es evidente. De hecho, la propiedad privada nació como consecuencia de eso mismo que dice adam smith. Las personas mas pudientes eran las que tenían ganado, frente a los agricultores, que serian los pobres. En épocas de sequías, los ganaderos “invadían” las cosechas para dar de comer al ganado. Y de ahí surgió la idea sobre la propiedad privada.

      En cuanto a la frase de rallo, pues no le falta razón. Se dice que EEUU, el gobierno, maneja mas de 900 mil cuentas en sociedades creadas para perder rastros. De ahí pagan informadores, y políticas activas de estado. Son los primeros interesados en que exista ese tipo de sociedades, en ese tipo de “paraísos” jurídicos y fiscales.

    3. Greg Hunterinbells, perdón pero la Riqueza de las Naciones se escribe a mediados-finales del siglo XVIII más o menos cuando se asienta la idea de Estado-nación. Esa es la idea que defiende Adam Smith, un Estado que ayude a los individuos a “realizarse” frente al Estado Absolutista y tendente a la corrupción anterior… En el ideario de Smith se arremete contra el corporativismo, los privilegios gremiales, las leyes que impedían a los individuos mejorar… No sé, hace siglos que lo leí pero me dan ganas de releerlo porque para mi Adam Smith hubiera clamado contra estos gobernantes… de todas formas, creo que también hubiera clamado contra los neoliberales… Nunca he entendido porqué muchos asimiláis liberal y neoliberal; no es lo mismo ni parecido; de hecho yo creo que la clave está en que los liberales ponen (ponemos) el acento en la persona, en la libertad del individuo, en su valía, en su desarrollo y los neoliberales lo ponen en la economía, la persona está al servicio del capital y en aras del capital todo vale… dudo mucho que a Adam Smith le hubiera gustado este modelo, lo que si es importante es leer una obra escrita en otra época con las gafas de leer históricas…

      Ahora, en algo estoy completamente de acuerdo: existen élites políticas y élites económicas, y a menudo la lucha de titanes entre dichas élites (que no siempre van de la mano) es la que hace temblar el sistema… pero es mucho más grave ser evasor (o “eludidor”) cuando tú has apoyado, propugnado, comulgado, la puesta en marcha del actual sistema tributario… jope, si no lo quieres entender por estar en contra del Sr. Rallo, pues nada, pero no es lo mismo “arte” que “hartar”… ay que me estoy viendo que Alejandro Sanz y Joaquín Sabina y Víctor y Ana salen la semana que viene ¡qué patatús!