Prólogo del libro “Por qué otros se hacen cada vez más ricos a su costa”

Blog

Este libro no debería haberse titulado Por qué otros se hacen cada vez más ricos a su costa, sino, según confesión de los propios autores, Introducción a la teoría del dinero de la escuela austríaca. Claro que, de haber optado por esta segunda alternativa, probablemente el número de lectores habría sido sustancialmente menor: el imaginario popular sigue asociando la ciencia económica a algún tipo de materia oscura, aburrida y elitista; un saber al que más conviene no acercarse salvo para conciliar el sueño.

Y, sin embargo, durante los últimos años hemos experimentado una súbita explosión del interés por los asuntos económicos: qué ha causado la crisis, cómo podemos salir de ella, cuáles son los efectos de la austeridad, por qué se están incrementando las desigualdades, cuál es el futuro del capitalismo, etc. Son muchas las personas que se plantean preguntas económicas pero pocos los interesados en acudir a los economistas para hallar respuesta. Por eso muchos de esos ignorados economistas se han visto empujados a camuflar el contenido de sus libros con ropajes más atractivos: no para darle gato por liebre al lector, sino para darle liebre a aquellos que desean liebre y que, en otro caso, pensarían estar comprando gato.

Así, lo que el lector encontrará en esta obra es una contestación a la cuestión que se plantea en su mismo título —porque una élite extractiva se enriquece a costa de buena parte de la población— desde el enfoque monetario de dos economistas adscritos a la llamada Escuela Austriaca de Economía, Andreas Marquart y Philipp Bagus. El primero es el director ejecutivo del Instituto Ludwig von Mises Alemania, think tank especializado en la divulgación y el desarrollo dentro del área germánica del pensamiento de Mises, el más importante economista con el que ha contado la Escuela Austriaca. El segundo, mucho más conocido en nuestro país acaso por hallarse afincado en él desde hace más de una década, es uno de los principales y más destacados discípulos intelectuales del que muchos consideran el mayor representante de la Escuela Austriaca en el mundo hispano: Jesús Huerta de Soto.

El doctor Bagus es, además, un muy prolífico autor en cuestiones monetarias: a su corta edad, ya ha publicado decenas de artículos sobre el tema en revistas académicas así como cinco libros, entre los que sobresalen In Defense of Deflation —una reivindicación de las bondades de la deflación como proceso natural de los mercados libres—, Deep Freeze —una narración de la crisis islandesa desde la perspectiva de la Escuela Austriaca— y, sobre todo, La tragedia del euro —una feroz crítica política, histórica y económica a ese proyecto de ingeniería estatal consistente en crear una moneda fiat común para Europa—.

Con este bagaje a sus espaldas, ambos economistas exponen del modo más divulgativo posible su hipótesis sobre por qué la expansiva desigualdad que están experimentando muchas sociedades cabe atribuírsela a la desastrosa gestión monetaria que han venido desarrollando todos los Estados del planeta durante las últimas décadas. Más en concreto: la destrucción del patrón oro en todas las economías mundiales ha permitido que los Estados incentiven, a través de sus bancos centrales, el proceso de expansión del crédito por parte de un sistema bancario que practica la reserva fraccionaria; esa multiplicación abaratada del crédito provoca dos efectos adversos, la inflación y el ciclo económico, que dañan especialmente a los ciudadanos más humildes: la inflación erosiona los salarios reales de los trabajadores y los pequeños patrimonios de los ahorradores, mientras que las crisis económicas se ceban con los tramos más débiles de la sociedad

La tesis de Marquart y Bagus es provocadora, impactante y polémica: una de las principales causas del incremento de la pobreza y de la desigualdad en Occidente es el inflacionismo monetario promovido por el monopolio estatal sobre la moneda. Por tanto, si el dinero regresara a las manos de la sociedad civil, del libre mercado, la desigualdad comenzaría a decrecer o, al menos, dejaría de incrementarse por este motivo. Acaso muchos recelen de conclusiones tan tajantes, pero al menos algunas partes de su argumento sí deberían suponer escasa controversia. En concreto, las siguientes:

Primero, es evidente que el dinero puede emerger evolutivamente desde el mercado, sin necesidad de que lo imponga o lo regule el Estado. Segundo, es asimismo evidente que la inflación no es neutral, sino que tiene efectos redistributivos: aquellos con capacidad de anticipar la inflación y de ajustar su comportamiento y sus rentas a la misma podrán protegerse de ella, mientras que aquellos que no la anticipen o no puedan alterar su comportamiento y sus rentas, terminarán convirtiéndose en sus víctimas (por ejemplo, aquellos inversores en renta fija o aquellos trabajadores sin salarios indexados que se vean sorpresivamente asaltados por un alza de precios); tercero, la inflación recompensa las pautas de comportamiento cortoplacistas (prodigalidad y endeudamiento) frente a las largoplacistas (frugalidad y capitalización vía ahorro interno); cuarto, el Estado tiene incentivos a engañar a su ciudadanía con inflación tanto para minorar el saldo real de sus deudas cuanto para financiar parte de sus gastos con la impresión de nueva moneda; quinto, la respuesta del Estado a una gestión desaguisada de su moneda no puede ser incrementar su intervención sobre la economía (controles de precios, impuestos sobre plusvalías, restricción de los cambios exteriores, etc.), pues ello terminaría conduciendo a un control cuasi absoluto sobre la economía y el socialismo —entendido como la total planificación centralizada de las relaciones económicas por parte del Estado— no puede funcionar; sexto, una mala administración de la moneda por parte del Estado puede generar, o al menos acentuar, el ciclo económico; y séptimo, en algunas economías occidentales, la mala gestión de la moneda sí es la principal responsable del aumento de las desigualdades de las últimas dos décadas.

A este último respecto, tomemos como referencia el caso de España. En nuestro país, el aumento de la pobreza y de la desigualdad está completamente ligado a la crisis: según la OCDE, el 80% del crecimiento de la desigualdad desde 2007 se explica por el incremento del paro; a su vez, la pobreza se concentra entre los desempleados: mientras que la tasa de riesgo de pobreza entre los trabajadores con contrato indefinido apenas ascendía en 2014 al 6% (y no ha aumentado durante la crisis), entre los parados totaliza el 47%. Por ende, si la política monetaria del Banco Central Europeo ha tenido mucha influencia en la gestación de la crisis —tal como aseguran los autores y muchos otros economistas austriacos—, esa política monetaria habrá sido decisiva a la hora de generar la desigualdad y la pobreza actual; y aun en el caso de que esa influencia haya sido secundaria —tal como aseguran otros economistas—, será necesario reconocer que la mala administración estatal de la moneda fiat explica como poco una parte notable de esos dos problemas.

Como decía, pues, todos estos argumentos deberían resultar escasamente controvertidos para el economista y lector medio razonables. Otras partes del libro, en cambio, sí serán bastante más polémicas —incluso dentro de la propia Escuela Austriaca— y, como en todo avance de la ciencia, deberán ser objeto de una debate académico más extenso en el futuro. En concreto, las siguientes:

Primero, no todos los economistas coinciden en que cualquier reserva fraccionaria sea fraudulenta o contribuya a general el ciclo económico: el negocio bancario puede fundamentarse sobre la emisión de deudas a corto plazo que no consistan en depósitos de guarda y custodia, por lo que en tales casos no habría obligación alguna de mantener un 100% de reservas contra las mismas. Segundo, tampoco existe consenso en que, como afirman los autores, cualquier cantidad de dinero sea óptima para una economía: toda economía se enfrenta a fluctuaciones —cíclicas o súbitas— de la demanda monetaria que, en tanto no vayan acompañadas por una muy elevada flexibilidad en el sistema de precios, generará problemas de coordinación entre los agentes. Tercero, no todo papel moneda tiene por qué ser nocivo o, al menos, no todo igual de nocivo (no es lo mismo el bolívar venezolano que el franco suizo): ¿podría un Estado gestionar una moneda fiat convirtiéndola en un proxy del patrón oro (al igual que el sector privado parece estar impulsando Bitcoin como alternativa al mismo)? Y, por último, tampoco está claro que siempre y en todo lugar el efecto neto del inflacionismo sea un aumento de la desigualdad económica.

A este último respecto, tomemos de nuevo a España como ejemplo. El inflacionismo monetario de finales de los 70 y de comienzos de los 80 incentivó enormemente la adquisición de viviendas por parte de las familias españolas: la única forma medianamente segura de proteger sus ahorros frente a la inflación era invirtiendo en el ladrillo; además, dado que la inflación devoraba el principal de la deuda, constituía un magnífico chollo hipotecarse a pesar de los elevados tipos de interés nominales. O dicho de otra forma, la fortísima inflación entre los bienes de consumo empujó a los españoles a convertirse en propietarios de vivienda, hasta el punto de que hoy más del 80% de las familias residen en una vivienda de su propiedad. A su vez, la inflación de activos desde finales de los 80 hasta 2007 hizo que el precio de esas viviendas se disparara, de modo que el incremento de la riqueza agregada en España se distribuyó entre la mayoría de familias en lugar de concentrarse en unas pocas: y, gracias a ello, la desigualdad en la distribución de la riqueza de nuestro país ha descendido ligeramente durante las últimas tres décadas, hasta convertir a España en una de las sociedades occidentales con una menor desigualdad patrimonial.

En todo caso, incluso en aquellas partes del libro donde pueda albergarse alguna discrepancia razonable, el lector encontrará una argumentación sólida, rigurosa y, sobre todo, poca veces narrada en los grandes medios de comunicación. A la postre, durante las crisis deflacionarias como la que venimos padeciendo desde 2008, toda la sociedad parece alinearse en la demanda de nuevos y mayores estímulos crediticios que licuen el endeudamiento heredado y revivifiquen el gasto, la actividad y el precio de los activos. El presente libro le ayudará a entender cómo, en numerosas ocasiones, esas demandas terminan yendo en detrimento de muchos de los que las promueven. El primer paso para detener un robo encubierto es descubrirlo: y esta introducción a la teoría del dinero de la escuela austríaca contribuirá a descubrirle por qué otros —el Estado y quienes pastorean a su alrededor— se hacen cada vez más ricos a su costa.

 

Por qué otros se hacen cada vez más ricos a su costa, Philipp Bagus y Andreas Marquart, Deusto (2016).

También te puede gustar

50 comments

  1. Todo el artículo gira en torno a la idea, tan manida, de que “la inflación, ante todo es un fenómenoonetario”. Mero cartalismo.

    El dinero importante no es el fiduciario. Ni siquiera el bancario. Es el dinero financiero creado por los particulares, desde letras de cambio hasta pagarés? pasando por las acciones, bonos y obligaciones y cualquier título valor.

    Ni reserva fraccionaria ni leches. Toda la teoría monetaria del falsoliberalismo tiene como finalidad servir se excusa absolutoria a quies de verdad se hacen ricos a costa del Trabajo & Empresa:
    – caseros
    – pensionistas
    – rentistas financiero fijos
    – superasalariados

      1. No. El “gran” mensaje del cartalismo es que el dinero es un artificio del Estado; por tanto, cuando lo contrapones al resto de bienes y servicios es cuando obtienes su verdadero valor (la inflación es la pérdida de valor del dinero).

        El cartalismo y tú, Rallo, os olvidáis que el dinero más importante no es el DINERO FIDUCIARIO (que despectivamente llamáis fiat). Ni siquiera el DINERO BANCARIO (que despectivamente llamáis de reserva fraccionaria). El dinero más importante es el DINERO FINANCIERO que creamos tú y yo todos los días emitiendo acciones, bonos, títulos valores, letras, pagarés, etc.

        1. Lo que nos hace pobres (= renta disponible individual insuficiente) es la proliferación de la USURA (injusticia conmutativa) en nuestras transacciones, especialmente las inmobiliarias.

          1. Aviso: cuando un menda les hable de “justicia conmutativa” sepan que están en presencia de un gañán cuyos conocimientos filosóficos no alcanzan más allá de “santo” Tomás de Aquino.

            Me sumo al consejo de Colombo y te recomiendo que empieces a educarte desde lo más sencillo. Aunque a tu edad y en tus particulares circunstancias ( creyente en fantasmas, creyente en el valor intrínseco-trabajo de los bienes y totalmente confundido sobre lo que significa ser liberal ) no sé si te va a dar tiempo a recomponerte.

            PD…. ayer fui a comprar unos tomates y quise pagar con un certificado de acciones de Telefónica. No me los tomaron. Crees que debo indicar a la cajera que hable contigo para que le aclares el concepto dinero ??? O piensas que son capitalistitas ochetenteros mercheristas sin solución ???!!

            Tenemos el cielo ganado con aguantar a este memo !

    1. No das una.

      Deberías empezar por algo sencillito: http://amzn.to/1VxzIUL

      Luego, poco a poco, irás progresando adecuadamente, hasta que un día seas capaz de leer “Eristische Dialektik” de Schopenhauer, libro muy usado en los parvularios ordoliberales.

  2. Hola Juan Ramón,

    la Teoria Austriaca no ha sido nunca una teoría económica, a lo mas se puede considera como un conjunto de argumentos y razonamientos aprioristicos tendentes a demostrar básicamente tres cosas:

    1) El gobierno es el culpable de todos los desaguisados y crisis económicas recurrentes que padece el capitalismo, por lo tanto cuanto menos servicios públicos haya mejor. Cuanto menos intervenga el gobierno mejor.
    2) La misión del gobierno debe de ser proteger la propiedad privada de la élite que posee los medios de producción de aquellos envidiosos que no tienen nada.
    3) El gobierno tiene que obligar a todo el mundo al uso del oro como moneda.

    Visto así, la Teoría Austriaca es una concepción de como debe ser el mundo, una ideología, disfrazada de teoría económica.

    Yo le preguntaría a Juan Ramón por que para la ideologia Austriaca es tan importante que el gobierno obligue al uso del oro como moneda. Cualquiera puede cambiar sus euros o sus dolares por oro actualmente. Nada ni nadie lo impide. Si una empresa, o una persona, quiere proteger su dinero de la inflación puede entrar en Internet y cambiar en milisegundos su dinero fiat por oro. ¿Por que debe el gobierno obligar a que se use el oro como moneda?

    Un economista que defiende una ideología no es un economista, es un ideologo.

    Un cordial saludo

    1. Arriba las manos ! Nos han descubierto. Que tío más perspicaz este Alekine. Cómo ha podido darse cuenta de nuestras verdaderas intenciones ? El Nobel pa este tío pero ya !

      Esta gentuza tiene una forma curiosa de debatir…

      1. Montar un muñeco de paja, cuanto más ridículo mejor, para disimular la ausencia de un argumento real.

      2. Usar ese prejuicio para ilustrar la vileza de los liberales, que quedaría demostrada al seguirse lógicamente de las premisas del prejuicio establecido en el punto primero.

      3. Aprovechar para realizar alguna pregunta intrascendente y así aparentar interés.

      4. Saludar cordialmente.

      Y da igual las veces que uno se tome la molestia de señalar la invalidez de sus premisas, el error en sus deducciones y lo falaz de sus conclusiones. Simplemente hacen como que no han oído nada y vuelven con las mismas patrañas pasados unos días. Así son los irracionales, por definición impermeables a la razón.

      Al principio resultan simpáticos, incluso adorables porque los tomamos como un proyecto educativo. No es sino con el pasar del tiempo cuando comprobamos su inmensa maldad.

      Cuidense de esta chusma o acabarán por destruirles.

    2. 1. No, la economía austriaca no es eso: en esencia porque Menger o Böhm-Bawerk no eran particularmente liberales. Ni tampoco creían en el apriorismo estricto.
      2. La escuela austriaco no propone obligar a usar el oro.

      1. Hola Juan Ramón

        … la Escuela Austriaca, como teoría económica, esta en contra de dinero fiat y a favor del patrón oro. Por ejemplo, el libro de De Soto culpa reiteradamente de las crisis económicas del capitalismo a la expansión monetaria. Esa expansión monetaria tiene dos fuentes. la primera, la reserva fraccionaria bancaria y la segunda, la emisión de moneda por parte de las autoridades monetarias. De Soto no se cansa de repetir que ambas fuentes de expansión monetaria se cortan de raíz volviendo al patrón oro…

        Obviando el hecho que en las mas de 600 paginas que tuve que leer en ningún momento se hizo el mas mínimo intento de justificar con datos sacados de la realidad las numerosas afirmaciones que hace …..¿No es esto cierta este simple análisis que hago de la concepción Austriaca del patrón oro?

        Un cordial saludo.

    1. Último aviso. Te recuerdo las breves, simples y claras normas para comentar en esta página que estás incumpliendo sistemáticamente. La próxima vez no me servirá de nada que pidas perdón si luego continúas incumpliendo las normas.

      1. Un mensaje por artículo salvo que te contesten y entres en una discusión.
      2. No insultar.
      3. No cambiar cada momento de nick.

  3. ¿Por que debe el gobierno obligar a que se use el oro como moneda? Pues es muy sencillo el dinero para serlo tiene que ser un medio de pago universalmente aceptado en una economía te imaginas la cara de un tendero al que le pagaras con un gramo de oro tu compra , difícilmente estará preparado para procesar tu pago y por consiguiente lo rechazara el estado es el que puede decirles al resto de la sociedad que estén preparados para aceptar oro .

    1. El estado ya tiene una moneda de aceptación universal. En España es el euro. Lo que se esta discutiendo el la razón por la que la Escuela Austriaca defiende el uso del patrón oro como moneda, Rodolfo.

      Un cordial saludo

  4. La gentuza tiene muchas maneras de expresarse, Samuel, y es por eso por lo que no puede distinguirse quien es o no gentuza por como se exprese.

    La gentuza suele distinguirse por aquello que defiende o no defiende y sobre todo por aquello que hace o no hace. Ya deberías de saber eso, Samuel. !!Por que supongo que eres mayorcito y no un chaval de 14 años!! …o … ¿ si?

    Un cordial saludo, Samuel.

    1. Parece que haberte llamado gentuza te ha molestado. No lo retiro. Es deformación profesional en mi hacer juicios de intenciones y éste lo voy a demostrar, para tu pesar.

      Tienes razón en que a las personas se les conoce por sus hechos. Veamos los tuyos:

      Hecho número 1… te convenía crear la impresión (porque se ajusta a tu prejuicio) de que el patrón oro es inestable. Por eso dejaste caer la afirmación de que los USA lo abandonaron muchas veces. Un vistazo rápido te habría confirmado los hechos históricos incontrovertibles pero decidiste mentir. Para qué mientes ? Mentir es de gentuza.

      Hecho número 2… siguiendo con el patrón oro, resulta que tal como apunta Rallo, el Estado tiende a abandonar el patrón oro para financiar guerras. Esto no es casualidad ya que resulta más fácil robar a la gente sus ahorros inflacionando la moneda que pidiéndoles que se retraten, no vaya a ser que se den cuenta de la abominación que se les pide. Así que defender el patrón oro es también defender indirectamente la paz y dejar al Estado sin su negocio principal. A los liberticidas sin embargo, estos corsés os aprietan. Que te guste ponérselo fácil al Estado para hacer la guerra es de gentuza.

      Hecho número 3… es divertido ver cómo te molesta que V sea “difícil de manejar”. No es casual que te moleste. Políticos, burócratas y en general gente de mal vivir os ponéis nerviosos ante variables que no podéis toquetear. Como te ha dicho Rallo V depende básicamente del grado de innovación financiera de la sociedad civil, que es perfectamente capaz de adaptarse a variaciones de M con variaciones de V. Para ti no poder hacer ingeniería social manipulando V es un fastidio. Para un liberal, una bendición…porque sabes qué ?? Hacer ingeniería social es de gentuza.

      Hecho número 4… tu obsesión con que los liberales quieren imponer el patrón oro. Los liberticidas tenéis un patrón de comportamiento muy regular… todo aquello que os gusta tiene que ser impuesto y todo aquello que os disgusta tiene que ser prohibido. Jamás se os pasa por la cabeza que a lo mejor hay que respetar lo que no te gusta porque se trata de un comportamiento pacífico, y a lo mejor también hay que respetar que la gente no quiera adoptar tu idea por muy buena que ésta sea. Imponer es de gentuza.

      Así que ahí lo tienes… las deducciones que sobre tu carácter moral hace esta “persona de 14 años”.

      La buena noticia para ti es que se puede dejar de ser gentuza. Sólo hace falta acercarse al liberalismo con honestidad y empezar a respetar las vidas de los demás, sus proyectos y sus haciendas. Pruébalo. Quien sabe, a lo mejor hasta le tomas el gusto a esto de ser buena persona.

      1. Una respuesta muy larga, Samuel.

        Te responderé brevemente:

        Hay dos tipos de ignorantes, los involuntarios y lo voluntarios. En un mundo de especialización como en el que vivimos, todos somos ignorantes involuntarios, pero hay una minoría que ademas son ignorantes voluntarios y se jactan de ello. Esos ignoran voluntariamente cualquier hecho que les impida seguir siendo ignorantes voluntarios.

        ¿Lo pillas, Samuel?

        1. alekine (a.k.a. Alekhine Hacendado), me apetecía contratarte porque llevaba tiempo sin hacerlo pero…

          ¿Alguna vez no sientes que escribes para nada?

          Es una simple pregunta no te lo tomes como algo personal.

          Yo sé que lo que mejor sabes hacer es provocar por lo que se ve pero es que… Jaja

  5. Bueno supongo que interprete mal el sentido de la pregunta, yo no tengo los conocimientos de rallo ni de los comentaristas asiduos pero realmente nunca entendí porque quitaron el patrón oro (es decir si conozco las explicaciones que dieron pero no me convencen en absoluto) El patrón oro siempre me pareció mas solido que eso del dinero fiduciario al menos la moneda tenía un anclaje y no se podía andar jugando con su disponibilidad así como así , no era cosa de darle una patada a la imprenta e imprimir papelitos. Además la deflación no me espanta para nada si tengo que cobrar menos por los servicios y productos porque la oferta de estos ha aumentado sobre la oferta monetaria pues es lo mismo que decir que ahora mi dinero vale más así que no pierdo en términos reales solo en apariencia.

  6. El problema del oro como moneda se explica muy bien haciendo uso de la ecuacion estrella de la macroeconomia:

    M·v = PIB

    donde M es la cantidad de oro circulante, “v” es una constante dificilmente manejable y el PIB es la produccion nominal de un pais. La ecuacion te dice que el PIB, la produccion nominal de un pais, esta ligada la cantidad de dinero circulante por una constante que es dificil de manejar o variar.

    La ecuación te dice que si un pais pierde “oro” …( su masa mometaria disminuye)…el PIB nominal también va a disminuir. A un proceso inflacionario un pais se adapta muy bien si no se convierte en una hiperinflacion. Un proceso deflaccionario es un proceso muy traumatico por suave que esta sea.

    De cualquier manera, un pais civilizado no puede dejar su PIB nominal al capricho de las variaciones de la masa monetaria y esas variaciones son muy dependientes del comportamiento individual de los agentes en una economía con patrón oro.La historia te dice que los EEUU abandonaron el patrón oro unas cuantas veces a lo largo del siglo XIX y XX.

        1. Escohotado ha insistido varias veces en que sin despilfarro no puede haber progreso tecnológico. Ese comentario me llevó a pensar que llegaría el día en que los enemigos del dinero de verdad argumentarían que solamente gracias a la huída del patrón oro y al despilfarro generalizado promocionado por los bancos centrales hemos podido ver portentos como internet. En otras palabras, que llegará el día en que finalmente saldrán del armario y reconocerán que les gusta despilfarrar el dinero de otros, y dirán que es lo mejor para todos. La pregunta importante ahora es ¿habría sido posible internet con un patrón oro que reinó en los USA durante tanto tiempo, ese que tantos defectos tenía? ¿Habría sido posible no ya el milagro tecnológico, sino el milagro mayor de la salida de la pobreza de millones de personas con un patrón oro más liberal, más a la Rallo? Me respondo a mí mismo con otras preguntas retóricas: ¿Habríamos padecido la primera guerra mundial, la segunda, la guerra fría y el comunismo y las locuras de laUE con el patrón oro, es decir, si los políticos y los banqueros hubieran tenido grilletes de oro en manos y pies, y hasta una camisa de fuerza bordada en oro?

          El patrón oro es un tema muy desconocido por el gran público en España. Y es difícil que esto cambie porque para conocer algo conviene experimentarlo en primera persona, y es dificilísimo conseguir oro, guardar oro y comerciar con oro. Ahora la tendencia es a hacerlo todo con tarjetas. Quizás en menos de diez años ni siquiera haya tarjetas, sino implantes electrónicos en la mano o en la frente o en el cogote. Si consiguen instalar una emisora de radio que se alimente con energía generada por el cuerpo humano, entonces todo esto de las monedas y los billetes pasará a la historia. La gente no quiere parecer anticuada, especialmente los que salen de pobres. Si el Estado llegara a obligar por ley a que la gente se pusiera implantes biónicos, a los liberales acabarían llamándonos ludditas. Pero incluso con alta tecnología y sin monedas podría seguir habiendo patrón oro: Peter Schiff ofrece en su negocio una tarjeta de crédito respaldada por oro. No sé si hay otros banqueros que hagan algo así, y quizás la idea nunca llegue a cuajar. Hay que recordar siempre que la tecnología puede convertirse en la peor pesadilla, pero también puede usarse para salvar a la humanidad de la injusticia y el despojo. No sé qué pasará, pero no me puedo permitir el lujo de ser optimista o pesimista.

        2. Hola Juan Ramon;

          “…EEUU sólo abandonó el patrón oro hasta 1931 en una sola ocasión: la guerra de secesión. No hay más….”

          Ya son dos veces, una en la guerra civil y otra en 1931, a la que habria que añadir el abandono definitivo cuando Nixon.

          Discutir sobre cuantas veces abandono los EEUU el patron oro no llevaría a discutir sobre lo que se entiende por el abandono del patron oro. Según mi manera de ver las cosas se abandono el “patron oro” unas 4 veces a lo largo del siglo XIX por los EEUU.

          Pero no voy a entrar en discusiones bizantinas.

          1. La idea del patrón oro es mantener la paridad de tu moneda con respecto al oro y que cambie todo lo demás. En 1931 los EEUU devaluaron el dolar respecto al oro un 40% lo que te dice simplemente que cuando la gente intento cambiar dolares por oro la Reserva Federal les dijo que no.

            Una devaluacion del 40% es una salida del patrón oro a un precio y una vuelta al patrón oro a otro precio. Todo en el mismo día.

            Un cordial saludo

          2. Quizas lo que debas hacer es definir que entiendes por patron oro y en que consiste este, de esta forma no tendriamos que discutir sobre semantica,

            Un cordial saludo

        3. Juan Ramón Rallo, el tema de los ciclos económicos tú en el fondo lo sabrás mejor creo que es algo bastante difícil de impedir, es algo así como el ciclo vital de algún ser vivo.

          Por mucho que el gobierno gaste en cosas eso no quiere decir que vaya a generar rentabilidad ni se vaya a ahorrar en recursos precisamente.

          Y es que una cosa es el consumo necesario y otra el consumo opcional. El objetivo de cualquiera debería ser llegar a una posición de consumo opcional o viviendo por debajo de tus posibilidades o ingresando más de lo que gastas aunque en el transcurso no llueva a gusto de todos.

          Es posible que haya gente que necesite tantas cosas (más que desearlas) que sea inevitable que consuma más de lo tiene incluso pero esto debe ser algo minoritario y anómalo.

          Y con consumo también me refiero a los productores no solo al cliente con renta disponible para el gasto, en jerga keynesiana.

          De todas formas “casar” esto se hace aún más difícil teniendo a un consumidor nato y perpetuo como es el Estado. Si a esto encima se le añade que fácticamente no produce nada por sí mismo ya…

          1. No se puede crecer “ad infinitum” económicamente y el Estado necesita de un crecimiento constante ya que cobra impuestos constantemente y la población aumenta casi a diario la cual demanda servicios de este.

            La solución es: o se minimiza el Estado o habrá que imprimir constantemente billetes generando a su vez inflaciones anómalas y recesiones regulares ya que si no hay producción los billetes puede que sirvan para lo que los utilizaban en Weimar solo.

      1. Hola Juan Ramon,

        … hacer afirmaciones gratuitas es muy del gusto de la Escuela Austriaca:

        “…No, alekine. V no es una constante difícilmente manejable. V es la velocidad de circulación del dinero que aumenta cuantos más pagos a crédito se realicen. Puedes mantener M constante y aumentar sobremanera V, manteniendo la estabilidad de P. Esa es una muy mala crítica al oro….”

        ¿Cual es la relación entre “v” y el crédito?,… esa que es tan fácilmente manejable.

        Independientemente del coste del oro que señalas en tu articulo la ecuación estrella de la economía te dice que no es buena idea un patrón monetario no fiat. No es un problema del oro, es un problema del patrón como patrón:

        M·v = PIB

        Si “v” es constante …(no importa que no lo sea) … entonces tienes un “efecto palanca” entre los cambios de la masa monetaria y los cambios del PIB nominal:

        d_M · v = d_PIB

        Si tu tienes un déficit comercial, ese déficit comercial es en “oro” y afecta directamente a tu masa monetaria y no a tu PIB. China tenia hasta hace poco 1 billon de dolares en reservas. Los EEUU no le debían en oro a China 1billon dividido por “v” como supones implícitamente en tu articulo, le debían 1billon de sus reservas de oro. El pago de ese oro hubiera dejado secas las reservas en oro de la FED de forma automática.

        Lo que te esta permitiendo tener sostener 1.000.000 de dolares de PIB con tan solo 14.000 dolares en oro, la variable “v”, es la que te machaca y te hunde la economía porque tus deficit no son en PIB si no que son en”M”, en la base monetaria de tu patrón oro.

        La ecuación estrella de la economía te dice que la base monetaria tiene que ser necesariamente moneda fiat. No es un problema del “oro” es un problema del cualquier patron/mercancia.

        Un cordial saludo

        1. alekine (a.k.a. Alekhine Hacendado), lo primero que tienes que entender es los que es un patrón y para que sirve.
          Después de esto ya puedes pasar de pantalla.

          La Escuela Austriaca no es perfecta porque no explica exactamente a que se refiere con lo de que el valor es subjetivo y tampoco que hacer frente a ciclos económicos por ejemplo pero de ahí a que la ningunees va un trecho bastante grande.

          Aunque todo el mundo quisiera tus pelos del pompis como moneda de cambio en una transacción comercial llegaría un momento que no habría pelos pero eso no quiere decir que se deba de ofertar más pelos.

          Me explico, como decía Rodolfo es irrelevante que tu salario sea de 1 € si con eso me puedo comprar mil cosas. Esa ilusión monetaria que quiere perpetuar el Estado es simplemente porque vive de ello, necesita cobrar impuestos constantemente para mantener su chaladuras y como ya no se hace en especie pues pasa lo que pasa…

          Existen por tanto sueldos estratosféricos incluso en el sector público por la cantidad de dinero que haynen circulación.

          El dinero aunque no te sirva para el autoconsumo, te da cierta independencia económica ya que no tienes que preocuparte de si van a aceptar los demás lo que le ofreces (o al menos no tanto), pero a su vez adolece de que se puede convertir en una simple cuestión de fe no en algo tangible, entonces eso no cuadra con la interdependencia que debe existir en el comercio.

          En cuanto al tema del valor…

          Mi opinión es que tienen que ver con sentimientos y emociones más que con percepciones y razonamientos.

          El que percibas un objeto y tenga cosas por dentro y por fuera eso lo único que te hace es deducir que tiene propiedades o atributos que pueden ser útiles o servir para algo pero no dice nada de que lo quieras tú y las valoraciones al provenir de sujetos al menos tienen que tener tal componente; las valoraciones positivas al menos.

          Si no simplemente se queda en un mero proceso descriptivo.

          Algo es tal para cual y sirve para no se qué.

          Pero…

          ¿Es esto una valoración o como ya digo una mera descripción?

          Yo sí veo la diferencia.

          El objetivismo también intenta hacer creer que el valor es algo objetivo.
          Pero creo que lo confunden con el hecho de valorar o con el resultado de la valoración.
          Evidentemente si yo pongo un “like” en Facebook de una foto es algo objetivo que está ahí puesto por mucho que todos los demás digan que no está.

          1. Estropeas cualquier conversacion, FaKe.

            Si uno no tiene nada interesante que decir lo mejor es callarse y esperar a tener algo interesante que decir. Ese momento llega siempre si se tiene paciencia FaKe.

            Un cordial saludo

        2. 1) A más intercambios a crédito, más V. ¿Tú no decías que el dinero era endógeno? Cuantos más medios de intercambio (billetes y depósito) generen los bancos sobre una base de oro, más crece V. Si metieras los billetes y depósitos en M (otra opción que me gusta menos), entonces tu presupuesto de que M es rígida con el oro no se sostiene.
          2) No necesariamente. Si cuando varía M, V varía inversamente, el PIB no varía. Para eso se utiliza el crédito circulante, por cierto.
          3) EEUU podrían pagar a China exportando bienes o activos, no necesitan entregar oro. Y al hacerlo, pagarías sus deudas sin perder masa monetaria (V aumentaría).
          4) No, la ecuación estrella no te dice eso. En el artículo te lo explico. Base fija en M (rigidez) y ajuste vía V de los cambios en el volumen de comercio (flexibilidad).

          1. Hola Juan Ramon. Dices:

            “…1) A más intercambios a crédito, más V. ¿Tú no decías que el dinero era endógeno? Cuantos más medios de intercambio (billetes y depósito) generen los bancos sobre una base de oro, más crece V. Si metieras los billetes y depósitos en M (otra opción que me gusta menos), entonces tu presupuesto de que M es rígida con el oro no se sostiene…”

            Si se afirma que la velocidad del dinero, “V”, depende del crédito debe de indicarse de que manera depende …( la forma funcional)… porque si no podremos ni predecir ni confirmar con datos empíricos nuestra teoría. Es muy sorprendente que la Teoría Monetaria no tenga una descripción funcional de la velocidad de circulación del dinero. (Yo he deducido esa función pero ahora no puedo comentar sobre ella) .

            “…3) EEUU podrían pagar a China exportando bienes o activos, no necesitan entregar oro. Y al hacerlo, pagarías sus deudas sin perder masa monetaria (V aumentaría)….”

            En un sistema basado en el patrón oro eso queda a voluntad del acreedor. Dudo mucho que China prefiera bienes o activos de los EEUU al “oro” que en este supuesto seria el bien mas liquido. ¿Tu que eliges … oro … o… bienes?

            “…4) No, la ecuación estrella no te dice eso. En el artículo te lo explico. Base fija en M (rigidez) y ajuste vía V de los cambios en el volumen de comercio (flexibilidad)….”

            Un patrón oro significa que tu te puedes llevar a tu casa el oro con el que te compran los bienes que vendes, lo mismo que tu te puedes llevar actualmente a tu casa los billetes verdes de dolar. Si solo te puedes llevar a casa un papelito que dice … “esto equivale a 1 dolar en oro, entonces” …. ¿que patrón oro es ese?.

            Tenemos que ser nimiamente serios.

            Un cordial saludo

          2. 1) La forma funcional te la da la ecuación cuantitativa MV=PQ. Creo que todavía no has entendido de qué forma el intercambio a crédito influye sobre V. Si realizas más intercambios PQ a crédito (yo te vendo PQ y no te pago ahora mismo), V crece en ese mismo monto. No es una relación funcional, sino de identidad.
            2) Dependerá del precio al que le ofrezcas cada cosa. Si no le ofreces bienes que los chinos quieran, tendrás que pagar en oro. Y justamente eso te forzará a ajustar tu estructura de producción a las demandas de los chinos. La ventaja del patrón oro, en todo caso, es que jamás se habría llegado a tal acumulación de deuda exterior.
            3) Un patrón oro significa que te puedes llevar a casa oro o pasivos pagaderos en oro.

  7. El progreso y la creatividad proceden del conflicto, de la urgencia, del punto de inflexión entre la alegría y la tristeza y viceversa, del “darlo todo porque me la vida en ello”. Ahora bien, el conflicto puede llevar a la destrucción propia y ajena. Como dijo aquél: en una guerra se ve lo mejor y lo peor del ser humano.

    ¿Cómo tener seguridad sin caer en la mediocridad o carecer de ella sin caer en la desesperación?. Pienso que el liberalismo ofrece una solución más satisfactoria que el Estado de Bienestar a estas preguntas.

  8. La llamada Velocidad de Circulación del Dinero es solo el número que resulta de dividir el Dinero por la Producción.

    No es que el dinero dé muchas vueltas.

    Mera Teoría Cuantitativa del Dinero, Cartalismo, etc.

    Además, en la fórmula habría que considerar el DINERO FINANCIERO creado por los particulares: acciones, bonos, letras, pagarés, vales, etc.

    ODIAR EL DINERO (y amar el oro, el ladrillo, etc.) ES PELIGROSO: EL DINERO SIEMPRE SE VENGA.

    La concepción estrecha del Dinero pero ancha del Capital, es el gran talón de Aquiles de la ideología política ralloana.

  9. Mi hermano perdona mi ignorancia desde cuando los bonos y las acciones son dinero? Yo siempre tuve la noción de que el dinero es una mercancía especial que cumple la función de ser un medio de cambio universalmente aceptado en una economía y como tal se vuelve medio de atesoramiento, medida del valor y unidad de cuenta. Yo no he intentado comprar una libra de carne con bonos y menos con acciones que además no son aceptados por igual pues ahí acciones de compañías que no aceptaría ni de regalo. Difícilmente puedan las acciones ser unidad de cuenta o medida de valor la verdad que no veo a ninguno de estos instrumentos fungiendo como dinero . agradecería sin embargo que me explicaras tu punto para aprender algo nuevo .

    1. ¿Tú nunca has firmado una letra de cambioo un pagaré? ¿Nunca te han pagado con un vale? ¿Nunca has diferido un cobro o un pago?

      ¿Y qué me dices de los agregados monetarios M1, M2, M3, ALP?

      1. Contador, solo te digo que hoy en día se paga con “promesas de pago” de forma generalizada, de ahí que se llame dinero fiat.
        Y sí, se puede pagar así como con billetes del monopoly si todo el mundo los acepta en un territorio al menos, pero de ahí a que eso vaya aparejado de bienes tangibles con los que poder intercambiarse o canjearse…

        Arrecife (a.k.a. Alekhine Hacendado), se me ha olvidado una cosa.
        Creo que confundes la paciencia con el aguante o la resistencia.
        Esperar a que te salga una neurona puede ser mortífero por eso se recurre más a “aguantar el chaparrón” histérico contigo.

    2. Si eres accionista histórico de Iberdrola, como yo, has comprado la electricidad de Escocia con acciones y bonos emitidos por ti.

  10. Perdón, quería decir una posición de consumo opcional o voluntario en mayor medida que una posición obligatoria o necesaria de consumo.

    Aunque evidentemente exista la necesidad de consumir en diversas ocasiones.

    1. A ver si vienes ‘requien’ como diría la copia barata de Alekhine y comentas algo sobre esto xD

      Yo diría que el lenguaje a algunos les genera una disfunción mental o algo por el estilo así que voyba intentar dotarbde sentido a esto…

      Es posible que a fin de cuentas de lo que se hable en realidad es de “valor absoluto” o “valor relativo”, no es por ponerme matemático ya que no me gusta tal materia didáctica pero puede que permita no engendrar más “confucios” :P

      Si el valor resulta que es algo “en relación a” se acerca bastante a lo del “valor subjetivo” puesto que este dice que es en relación a sujetos y sus circunstancias básicamente.
      Si el “valor es absoluto” tampoco se acerca a lo de que exista un valor intrínseco sino que hay cosas que tienen un valor que “no depende de” y diríamos que es imperecedero.
      Esto se acerca más al intrisicismo obviamente.

      Mi opinión es que una misma cosa puede ser un absoluto y ser relativa con respecto a otras.

      Otra opción podría ser todo esta relacionado con todo, pero eso nines intuitivo ni tiene mucho sentido, creo que es más sensato afirmar que está relacionado con alguna o algunas cosas.

      No sé, suena a rollo macabeo pero creo que también hay que destacar que “objetivizar” y “relativizar” pueden ser acciones de un sujeto, entonces…
      aunque un valor acabe siendo objetivo su origen no lo es, por tanto, no queda muy claro así si es que está dentro de las cosas y es una tarea de descubrimiento o dotas de ello conscientemente a lo que te rodea.

      De todas formas, a mí me parece un buen debate.

      Saludos cordiales Jaja

  11. alekine (a.k.a. Alekhine Hacendado), ¿esperar a que vuelvas a contestar una tontería tú o a que me digas cuando es algo interesante lo que digo?

    La paciencia es la que tiene Juan Ramón cuando todavía no echa del foro a espécimenes como tú que no saben ni de que hablan xD

    Lo del cordial saludo sería más interesante ponerlo al principio yo creo porque después de lo que chapurreas no creo que tengas intenciones cordiales. Te lo digo para que no te contradigas no por nada personal.

  12. Con un tema tan interesante, vaya paciencia hay que tener para leer los comentarios y vaya paciencia que se gasta Rallo.

    Le echaré el vistazo al libro. Me gusta la forma de razonar de Bagus. Siempre aporta algo en lo que no habías pensado.

  13. La propuesta del Patrón Oro es iocandi causa.

    Me vienen a la mente los “merdellones” (medallones de oro sobre pechos peludos de los horteras gonorréicos de la Costa del Sol).