Los impuestos son legítimos porque la creación de riqueza es colectiva

Blog

(Extracto de mi libro Contra la renta básica)

Cuando criticamos la renta básica desde el punto de vista de la corriente liberal, explicamos que su principal error era el de desligar la producción del ingreso: si un agente produce y otro se apropia de esa producción (la obtiene en forma de ingreso), este segundo está explotando al primero. Sin embargo, a juicio de los economistas marxistas que tratan de justificar la renta básica, la realidad es justo la inversa: existen toda una serie de activos colectivos (los recursos naturales, el lenguaje, la información, la cultura, la buena fe en las relaciones sociales, etc.) cuya renta debería redundar en beneficio de toda la sociedad pero que, sin embargo, es apropiada en forma de plusvalía por los capitalistas modernos, arrebatándosela al resto de la sociedad. En este sentido, la renta básica sería un instrumento justo por cuanto redistribuiría el excedente de los activos colectivos (de los bienes comunales) entre sus dueños legítimos, a saber, el conjunto de la sociedad; un instrumento necesario para dotar de autonomía a los ciudadanos y así poder organizar una democracia participativa que administre la economía de tal forma que desaparezca la alienación y la explotación del trabajo; y un instrumento rentable por cuanto la autonomía del trabajador inmaterial le permitiría desarrollar todo su potencial productivo en beneficio del conjunto de la sociedad. Nuestro propósito en este epígrafe es rechazar esta correspondencia entre renta básica y activos colectivos: la renta básica ni es una justa remuneración del trabajo inmaterial, ni permite una administración desalienada del trabajo, ni sería una inversión colectiva rentable en esos activos comunales.

Primero, no es verdad que los recursos naturales o el trabajo inmaterial supongan un activo colectivo del conjunto de la sociedad. El caso de los recursos naturales lo trataremos más extensamente cuando posteriormente estudiemos las justificaciones georgistas para la renta básica. Ahora nos centraremos en comprender por qué el subproducto del trabajo inmaterial —la información, los símbolos, la cultura, el lenguaje, la confianza o la afectividad— no constituye realmente un activo colectivo de la humanidad por cuyo uso haya que indemnizarla.

De entrada, los conceptos o las ideas no pueden ser objeto de apropiación: el color “rojo”, la operación de “dividir” o la noción física de “calor” no pertenecen a nadie; cualquiera de nosotros puede aprehender tales conceptos e incorporarlos libremente a su acervo intelectual sin necesidad de indemnizar a nadie… pues a nadie se le restringe su capacidad de emplearlos por el hecho de que un tercero los emplee. Lo mismo cabe decir, en realidad, de constructos conceptuales más complejos como las lenguas, los himnos, los símbolos o incluso las novelas, los ensayos científicos o las fórmulas de los medicamentos: todo ello es información libre que no puede ser apropiada restringiéndoles su uso a los demás. En realidad, cuando una idea, cualquier idea, es “apropiada” por una persona lo que se está haciendo es concediéndole un monopolio sobre el uso de tal idea: no se salvaguarda su propiedad, sino que se violan las libertades y las propiedades de otros individuos al impedirles usar tal idea (Boldrin y Levine 2010; Rallo 2014a, capítulo II.9). De hecho, Hardt y Negri denuncian acertadamente que la propiedad intelectual —patentes y copyrights— es un artificio estatal dirigido a obtener lucros ilegítimos sobre terceros: pero su solución, lejos de pasar por la abolición del monopolio intelectual, parece residir en generalizar la titularidad de la propiedad de las ideas a toda la humanidad.

A este respecto, podría aludirse a que, en cierto modo, el uso que algunas personas hagan de ciertas ideas puede limitar el uso social que otras personas pueden efectuar de tales ideas. Por ejemplo, si un grupo de hispanohablantes degradan la calidad del idioma español y esa degradación lingüística se extiende, el resto de hispanohablantes no serán capaz de seguir utilizando socialmente el “español correcto”. En ese sentido, podría pensarse que las ideas sí deben ser un patrimonio global regulado por el conjunto de la humanidad. Sin embargo, el argumento es deficiente: cuando a una idea se le introduce una variación —especialmente si se trata de una variación significativa— pasa a ser otra idea. Que la nueva idea compita con la vieja idea (el español degradado con el español culto) y la pueda derrotar no debería justificar que la humanidad en su conjunto deba regular semejante proceso, pues ello equivale a controlar la generación y difusión de las ideas (esto es, a instaurar la censura planetaria). Si se quiere salvaguardar el uso social de determinadas ideas, lo razonable es hacerlo desde la sociedad civil o incluso, llegado el caso, constituyendo asociaciones políticas de carácter voluntario que internamente regulen el uso que se hace de determinadas ideas (por ejemplo, una urbanización privada donde se impusieran normas de corrección lingüística): pero sin que ello implique la capacidad de censurar o controlar el pensamiento y el comportamiento de otras personas que se nieguen a suscribir ese pacto voluntario (si otra comunidad se empeña en utilizar un dialecto del español, nadie debería poder impedírselo por la fuerza).

En suma, la información, la cultura, las redes de confianza o el progreso tecnológico pueden ser el resultado de nuestras acciones e interacciones sociales, pero no por ello son propiedad de nadie (del mismo modo, la atracción sexual que una persona genera sobre otras puede ser consecuencia de sus acciones seductoras, pero no integra su propiedad). Y, no siéndolo, cualquiera puede actuar y valerse de semejante marco cultural o tecnológico para tratar de maximizar los beneficios esperados por sus acciones: que una persona use la lengua española para suscribir un contrato milmillonario no convierte al resto de la comunidad hispanohablante en acreedora de una comisión sobre ese contrato; como tampoco lo hace el que una persona se enriquezca dentro de una sociedad bien avenida. Si toda esa información no es de nadie, nadie puede exigir derechos sobre la misma.

No sólo eso: cuando se señala que los ricos deben devolver parte de su riqueza a la sociedad dado que se han aprovechado de los activos colectivos de ésta para generarla, se cometen dos errores adicionales (Jasay 2002, capítulo 7). El primero es que los ricos no se han aprovechado de ningún recurso “colectivo” que no esté disponible en igual medida para el resto de la sociedad, por lo que la habilidad diferencial que da lugar a la mayor riqueza de unas personas sobre otras no puede ser una divergente disponibilidad de los activos colectivos: si dos personas hablan español, la distinta riqueza entre ambas no puede atribuirse al uso del español. Con esto no queremos señalar que la información, la cultura, la confianza o la tecnología no expliquen ninguna parte de la riqueza de una sociedad, pero la parte que explican en exclusiva ya estará distribuida entre todas las personas que tienen acceso equitativo a tales activos colectivos y, por tanto, no tiene sentido reclamar que la gente sea remunerada nuevamente (a través de una redistribución de la renta) a modo de compensación por el uso excluyente de esos activos colectivos cuando nadie los usó excluyentemente: todos podían seguir usándolos tanto como lo hicieron. En el proceso penal, al derecho a no ser enjuiciado dos veces por un mismo delito se le conoce como non bis in idem, expresión que también puede resultar aplicable a la inexistencia de un derecho de no ser remunerado dos veces un mismo hecho (la remuneración en especie derivada de mantener el uso y el disfrute de un bien y la remuneración monetaria por no disfrutar de ese bien). O dicho de otra manera, es verdad que vivir en sociedad constituye una externalidad positiva para las personas (salvo para aquellas hurañas que deseen vivir aisladas del mundo) y que, además, la magnitud de esa externalidad positiva es creciente con la calidad y complejidad de la sociedad; pero de esa externalidad positiva son emisores y receptores todos los que componen una sociedad: sólo si hubiera individuos que fueran emisores de externalidades positivas, pero no receptores de las mismas, tendría cierto sentido emplear semejante argumento (si bien seguiría siendo erróneo, por cuanto no existen derechos de propiedad válidos sobre tales externalidades, como previamente hemos argumentado).

El segundo error es asumir que quien utiliza el acervo de activos colectivos en su propio provecho no contribuye, a su vez, a renovar, actualizar y expandir ese acervo de activos colectivos: uno puede concebir que la generación de externalidades positivas que incrementan el acervo de activos colectivos es una más que justa compensación por haber dispuesto previamente de ese conjunto de activos (en este caso, el principio non bis in idem proscribiría la obligación de pagar dos veces por el uso de los activos colectivos, cuando ya se ha soportado el coste de reponerlos con el uso). Por ejemplo, sería absurdo reclamarle a J. K. Rowling una compensación a toda la comunidad angloparlante por haberse enriquecido escribiendo Harry Potter en inglés cuando la propia escritora ha sido una de las que más ha contribuido a divulgar la lengua inglesa por todo el mundo.

Por consiguiente, la renta básica no es una remuneración adeudada a la humanidad como compensación de la riqueza generada por el subproducto del trabajo inmaterial: no sólo esos subproductos del trabajo inmaterial no son propiedad colectiva de nadie sino que, aun cuando lo fueran, el principio non bis in idem proscribe financiar la renta básica en concepto de compensación por el uso de tales activos colectivos.

También te puede gustar

20 comments

  1. Buenos días Juan Ramón,

    Sigo pensando que estas argumentaciones morales son poco útiles para el resto de mortales. No son más que una autoafirmación de las convicciones morales de cada uno.

    Obviamente si tú crees que no es justo, dar un paseo por tu argumentación moral dará como resultado que no es justo. No porque sea justo, sino porque tus juicios morales ya lo preestablecieron.

    De igual manera cualquier persona con una moral totalmente contraría podría llegar a argumentar todo lo contrario. No hay posibilidad de debate. Tan sólo una puerta a encontrar una argumentación contradictoria. Pero aún así ahí esta Nietzsche para decirnos que “La irracionalidad de una cosa no es un argumento en contra de su existencia, sino más bien una condición de la misma”.

    Supongamos como decía Ortega y Gasset que “yo soy yo y mi circunstancia”. No es acaso mi comunidad parte de esta circunstancia y por tanto parte de mi? No tendrán derecho como parte de mi a participar de mis ganancias? (ejemplo de argumentación, no es lo que pienso yo)

    Y ya sin entrar a que la propiedad privada no es inherente a la persona sino más bien un derecho concedido por el resto de agentes. Mi casa es mía porque el resto de personas así lo reconoce. No hay nada en la casa que diga que es mía, ni nada en mi que posea la casa.

    Un saludo.

      1. Buenos días Juan Ramón,

        Gracias por contestar.

        Efectivamente, mi crítica es al juicio moral. En cuanto al marco regulatorio estoy 100% de acuerdo contigo o bueno 99%. Y entiendo que es modificable según las condiciones que se tengan.

        Un saludo.

    1. dpm, ¿crees que tienes derecho a no ser asesinado solo porque la mayoría de las personas a tu alrededor opina que el asesinato es una mala acción que no hay que permitir?

      No hace falta un estatuto que prohiba el asesinato o el robo para saber que son cosas malas. En cambio sí hace falta un estatuto que diga que no pagar impuestos es un delito.

      1. Gracias por tu comentario Colombo,

        No existe el derecho a no ser asesinado en tiempos de guerra. Como tampoco existe en países con pena de muerte. (por lo menos de forma absoluta). De hecho, los derechos humanos, son realmente recientes.

        Sí hay una norma que prohibe el asesinato igual que hay una norma que castiga no pagar impuestos. Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal. Artículo 138. Del homicidio y sus formas.

        Digo más, hay una pena asociada y hay gente que echa cuentas y le sale rentable matar. Igual que hay gente que echa cuentas y le sale rentable no pagar impuestos.

        Un saludo.

      2. Señores primero que todo haya paz al fin y al cabo la libertad de pensamiento y expresión son principios básicos en el liberalismo , si me equivoco me lo dicen para pasarme a una ideología que si los considere como tal pa ideología absolutistas ya tengo al PCC gracias.
        La verdad es que Nietzsche debió ser un tipo bastante intratable pues lo que el entendía como Übermensch tiene todas las papeletas para ser un cabronazo de tomo y lomo vaya el tipo de gente que le metes un balazo y el juez te propone para el nobel. El problema es que vivir en sociedad requiere que hagamos cosas que no son necesariamente 100% pensadas y calculadas para nuestro beneficio personal y entre esas cosas esta el fijar una escala de valores que tienen un objetivo determinado, el poder vivir en sociedad y sacarle el mejor partido , claro está que en realidad este es un proceso que toma tiempo perfeccionar y que está en constante desarrollo , sin embargo es un error (a mi juicio ) no asignarle ningún valor objetivo a este sistema de creencias pues este es una realidad objetiva para nosotros puesto que transgredirlo trae consecuencias palpables en tu vida así que aunque es cierto que no hay nada mágico que haga que matar sea malo si tenemos establecido como sociedad el hecho de que matar es una transgresión al pacto tácito que todos los seres sociales tienen que hacer para seguir siendo tales a saber ´´yo no te mato y tu no me matas´´ si lo rompes te vuelves un paria peligroso y hay que castigarte y dependiendo de las circunstancias pues ese castigo puede implicar la supresión de tu vida en bien de la sociedad (lo que incidentalmente hace que yo este 100% de acuerdo con la pena de muerte)en cuanto a la propiedad la idea es la misma tu tomas posesión de algo y ese algo es tuyo pero la sociedad lo reconoce como tal y obtienes derechos sobre ese algo de lo contrario nada impide que el que es más fuerte que tu o este mejor armado te lo arrebate .

        1. Buenas noches Rviera,

          El superhombre no tiene nada que ver con ser un cabronazo. Tiene que ver precisamente con esto que hablamos, con la superación de la moral. Si te lees el texto de las tres transformaciones(1) lo entenderás muy fácilmente. De hecho el super hombre es un niño!! No es un león tirano, rencoroso y batallador. Es un inocente niño con un mundo por descubrir y por descubrirse. Hay otra frase muy bonita, que a mi me gusta mucho “La madurez del hombre es haber vuelto a encontrar la seriedad con la que jugaba cuando era niño”.

          Respecto a lo de que no siempre tenemos que hacer las cosas 100% pensadas y calculadas para nuestro beneficio personal… Llegas tarde para el Nobel, eso ya lo dijo Nash. Y de ahí sale toda la teoría de juegos.

          Si yo sólo lo que digo es que la moral no es ni objetiva y ni inmutable. En serio, tiene que ser muy triste leer cualquier libro de historia con esa una mentalidad tan cerrada. En serio creéis que todos los alemanes vivieron hipnotizados 12 años? Que el demiurgo les tenía hechizados? En serio no conocéis a nadie que diga que con Franco se vivía mejor? No conocéis a nadie que quiera hacer una revolución bolchevique? Debo de conocer yo a todos los raros del mundo. Y os puedo asegurar que ni son tontos, ni lo dicen sin conocimiento de causa. Alguno ya lloraría depués, sin duda, pero dicen lo que se ajusta a sus valores y a cómo entienden ellos la vida.

          Un saludo.

          (1)- https://es.wikisource.org/wiki/Zaratustra_2:De_las_tres_transformaciones

    2. @dpm,

      Tu comentario es un puro disparate de la cruz a la raya. Tu argumentación está del revés.

      1. “No porque sea justo, sino porque tus juicios morales ya lo preestablecieron”.

      Los principios morales NO son prejuicios. Son la conclusión lógica de premisas insoslayables. Es perfectamente demostrable qué es un valor, qué es un antivalor, qué es una virtud y qué es un vicio. No hay NADA subjetivo en ellos, al contrario son realidades objetivas, con base en nuestra naturaleza, nuestra identidad.

      2. “cualquier persona con una moral totalmente contraría podría llegar a argumentar todo lo contrario”

      Esa persona lo primero que tiene que hacer es demostrar cómo llega a afirmar que sus principios morales son correctos. Y NO PUEDE. De la misma manera que un socialista no puede demostrar que el salario mínimo no crea paro. La Economía ES una ciencia. La Ética TAMBIÉN.

      3. “La irracionalidad de una cosa no es un argumento en contra de su existencia, sino más bien una condición de la misma”

      Nietzsche era idiota y su discurso está plagado de burradas como esa. La irracionalidad es un atributo que no puede predicarse “de las cosas”. Las cosas SON, punto.

      4. “la propiedad privada no es inherente a la persona sino más bien un derecho concedido por el resto de agentes. Mi casa es mía porque el resto de personas así lo reconoce. No hay nada en la casa que diga que es mía, ni nada en mi que posea la casa”

      La propiedad es una relación, un vínculo entre un ser vivo ( no solo los humanos lo establecemos ) y un objeto físico ( tiene que existir ). Ese vínculo ( sus efectos ) son perfectamente OBSERVABLES en la realidad y cuando se conceptualizan correctamente permiten reconocer su existencia.
      Una analogía……. si yo te veo comportarte con otra persona de cierta manera, podré deducir que entre vosotros existe una relación de amistad. Soy yo entonces quien con mi reconocimiento hago existir ese hecho ? NOOOOOOOO. El hecho está ahí independientemente de que yo lo reconozca. Es OBJETIVO. Si yo lo reconozco acierto, si no lo hago yerro, pero su existencia no depende de mi. Si esa realidad es tal que es un requisito de vuestra existencia, entonces deviene en DERECHO y exige POR SU PROPIA NATURALEZA mi respeto, que me abstenga de destruirla.

      La propiedad es LO MISMO. Existe en la realidad, sus efectos son observables, constituye un requisito sin el cual la vida es IMPOSIBLE y por lo tanto deviene en derecho que comanda de cualquier otra persona el respeto debido. Esto no significa que ya podamos echarnos a dormir, pues existen seres humanos que o bien por incapacidad o por pura maldad no reconocerán y/o respetarán este hecho y por lo tanto habrá que poner medios para su protección.

      Así que al contrario de lo que afirmas, SÍ HAY ALGO EN LA CASA Y EN TI QUE PERMITE INFERIR PROPIEDAD. No deberías cometer el error intelectual de fallar en reconocerlo, o peor aún, afirmar que su existencia depende de las opiniones de los demás. Los que han cometido este error ( a la Historia me remito ) han terminado siempre en situaciones de hambre, descomposición social y genocidio.

      1. 1- Si vienes a hablar en nombre de algún Dios, casi prefiero hablar discutir con él que con sus enviados. Soléis ser muy violentos. ¿Sabes que en el buddhismo eso que tu llamas “identidad” es algo realmente difuso?

        2- La economía es una ciencia… social. La ética es un buen pasatiempo :P
        http://es.xkcd.com/strips/pureza/

        3- Si te metes con Nietzsche te muerdo un ojo. Me encanta eso que has puesto de que las cosas SON punto. Estoy 100% de acuerdo con esa afirmación. Sigue así y llegaras a las mismas conclusiones que él. ;)
        Porque apuñalar a una persona no ES bien ni ES mal. Es introducirle un puñal en el cuerpo.

        4- A ver, que aquí te has hecho una paja mental. Te estás confundiendo entre el razonamiento clásico de verdad.
        Verdad es adecuación entre entendimiento y realidad.
        No me puedes decir que después de 2000 años te has quedado en la filosofía clásica.
        No has tenido alguna vez una relación con una persona en la que los dos tenéis una impresión distinta de la misma aún viviendo los mismos hechos? No has visto el club de los poetas muertos?
        Esto también es de Nietzsche. Es el hombre el que pone las etiquetas y nombra a las cosas según son para él. De hecho según tú la economía no tiene sentido porque el valor debería ser objetivo. Por qué para otra persona un Miró vale millones de euros y para mi no vale nada?

        Me parece muy bonito que lo pongas en mayúsculas (ves como los enviados del Dios de la verdad sois violentos hasta escribiendo :P) SÍ HAY ALGO EN LA CASA Y EN TI QUE PERMITE INFERIR PROPIEDAD. Dime el qué, aparte de unas escrituras. Dónde está ese vínculo sagrado y por qué se pierde cuando la vendo.

        1. Lo único que has acertado en tu patético discurso es que “verdad es adecuación entre entendimiento y realidad”.

          Es una pena que el entendimiento no sea en el hombre un proceso automático, infalible. Tú eres la prueba viviente.

          Me acusas de violento ? No hombre. Si vas a acusarme de algo que sea con pruebas….. mira hasta te las proporciono, soy maleducado…..la prueba es que te llamo GILIPOLLAS !

          No tengo mucho más que añadir. Ya di buena cuenta de ti en mi primer comentario. La prueba es que tu respuesta no es argumental……. referencias vagas a Dios, no saber qué diantres significa “objetivo”, vínculos “sagrados” y demás parafernalia. Como no haces un argumento, mi primer comentario es suficiente.

          Nos iremos viendo por aquí.

          1. A ver, Prometeo.

            En internet, en el internet de las personas por lo menos, hasta que empezaron a entrar los cabestros, poner mayúsculas era equivalente a gritar.
            Para *mi* las mayúsculas escritas en internet son el equivalente a hablar a voces, mala educación y violencia.
            Para *ti* por lo visto, no.

            Cuando se quería recalcar algo, se ponían asteriscos a los lados de una palabra que era el equivalente a la negrita (de hecho hay programas que todavía hacen esta transformación) No sé si en estos comentarios saldrán editadas.

            Anda mira, jucios morales que dependen de las personas y de la interpretación personal de las mismas? No puede ser!! Herejía!!

            Las referencias vagas a Dios, vienen de que cualquier juicio absoluto de valores dependen de una entidad trascendental que los juzgue. En castellano, dentro de la cultura occidental le solemos llamar dios. Le puedes llamar como quieras. Tener a lo largo de la historia ha tenido nombres mil.

  2. Una cosa es la PROPIEDAD y otra la POSESIÓN.

    LAS CASAS NOS POSEEN ELLAS A NOSOTROS.

  3. Rallo confunde:
    – la Riqueza con las riquezas
    – la Renta con las rentas
    – el Capital con los capitales y los bienes de equipo
    – el Trabajo con los trabajos
    – el Valor con los precios
    – la propiedad con la posesión
    – el sistema con sus modelos
    – la estructura con la coyuntura
    – lo simple con lo sencillo y
    – lo complicado con lo complejo.

    Sus razonamientos son frágiles por todo ello.

  4. Muy interesante artículo y comentarios.

    -El 90% de la población (incluidos los evasores) piensa que los impuestos SON fuente de riqueza, civilización y solidaridad. Así que podemos esperar sentados. Es una batalla totalmente perdida.

    -Sobre la censura, vuelvo a preguntar: ¿No es censurable ni un delito que una persona escriba por ejemplo un libro sobre cómo maltratar a una mujer como hizo el Imán de Fuengirola?

    -¿Qué opinión existe entre los liberales sobre los productos falsificados ( ¿suplantación de la identidad?) o la piratería?. He leído poco sobre estos asuntos.

    Respecto a la piratería una serie de personas están disfrutando de un bien sin pagar mientras que otros son los que sostienen a la industria con su contraprestación. Por no hablar del mensaje del todo vale, nada requiere esfuerzo ni ahorro, si lo pido lo tengo, En cierta manera, me recuerda al Estado de Bienestar paternalista en el que todos son derechos.. con el dinero de los demás.
    Pero por otro lado me viene a la mente la función del “atesoramiento”: pirateo porque ni el precio ni el producto es el adecuado y esto supone una oportunidad de negocio. ¿ Qué hubiese sido de Steam, Spotify o Apple sin la piratería. O el éxito de estas empresas hubiese sido menor o directamente no hubiesen existido.

  5. requiemsoul,

    “Sobre la censura, vuelvo a preguntar: ¿No es censurable ni un delito que una persona escriba por ejemplo un libro sobre cómo maltratar a una mujer como hizo el Imán de Fuengirola?”

    Si por censurable entiendes prohibirlo por ley, la respuesta evidente es no. Si por censurable entiendes el derecho de los demás a marginar ese libro no publicándolo, no leyéndolo, no admitiéndolo en sus vidas y haciendas y poder crear algún tipo de movimiento que margine a esa persona…la respuesta evidente es sí.

    “-¿Qué opinión existe entre los liberales sobre los productos falsificados ( ¿suplantación de la identidad?) o la piratería?. He leído poco sobre estos asuntos.”

    Si por falsificar entiendes copiar y que el comprador esté al tanto de ello, es perfectamente legítimo.
    Si por falsificar entiendes copiar un producto haciéndolo pasar por el original, es fraude y por lo tanto, ilegítimo.

    1. Gracias por su respuesta Felson.

      No hablo de prohibir pero me parecería totalmente intuitivo y razonable que alguien pudiese demandar judicialmente a esta persona por estas ideas y no esperar a esa marginación que bien nunca podría darse ( e incluso tener su público). ¿Qué valor aporta la libertad de expresión cuando su finalidad es la coacción y el daño físico?.

      Sobre la falsificación nada que objetar.

      Siguiendo con la piratería me parece un fenómeno muy curioso y posiblemente la mayor fuente de ideas disruptivas de los últimos lustros. No tengo ninguna da duda de que se trata de un robo ( muy extendido y aceptado). Pero este acto ilegítimo ha beneficiado a los consumidores legales, ya que la amenaza que supone la piratería ha originado alternativas de negocio que han abaratado mucho los productos.

  6. LA RIQUEZA/POBREZA (la Renta) ES ALGO DE TODOS.

    ¿Ser pobre es tener una enfermedad?

    ¿Si no consigues ser rico, has fracasado en la vida?

    No sois liberales. Sois hombrenuevistas neoesclavistas.

  7. Requiemsoul,

    “No hablo de prohibir pero me parecería totalmente intuitivo y razonable que alguien pudiese demandar judicialmente a esta persona por estas ideas y no esperar a esa marginación que bien nunca podría darse ( e incluso tener su público).”

    Si lo consideras un delito, debes defender su prohibición y que sea “demandable judicialmente”

    Si no lo consideras un delito, no debes defender su prohibición ni que sea “demandable judicialmente”.

    Lo que no puedes es defender que pueda ser “demandable judicialmente” y a la vez decir que “no hablo de prohibir”.

    “¿Qué valor aporta la libertad de expresión cuando su finalidad es la coacción y el daño físico?.”

    Para que exista “coacción y daño físico” deben coexistir necesariamente (como mínimo) un agresor y una víctima.

    ¿ Dónde está el agresor en este caso..?.
    ¿ A qué mujer ha agredido o amenazado el imán..?

    ¿ Dónde está la víctima en este caso..?
    ¿ Qué mujer puede denunciar haber sido agredida o amenazada por el imán..?

    El hombre, que atendiendo a esas enseñanzas maltrate a una mujer, sí será un agresor y esa mujer sí será su víctima.

    Si tu razonamiento fuera cierto, esto es, que fuera delito y hubiera que prohibir un libro que explica cómo hay que cometer un delito (maltratar a una mujer), habría que hacer lo propio con TODOS aquellos libros, películas y el etc que quieras…que mostrararan o enseñaran a cometer un delito..fíjate en que jardín te estás metiendo…y sólo estoy arañando un poco las consecuencias lógicas de tu premisa.

    Respecto a la piratería y a la propiedad intelectual en general, ya debatí en su día con Bastiat (se le echa de menos) en el artículo de este mismo blog “Ronald Coase: la información tiene un coste”.