Unidos Podemos: más deuda, más impuestos y más regulaciones

larazon

Unidos Podemos, la coalición electoral de Podemos e Izquierda Unida, presentó esta semana su programa económico para las elecciones generales del próximo 26 de junio. Se trata de un simple lavado de cara de las principales propuestas que ya estaban contenidas en el programa de Podemos de los pasados comicios del 20 de diciembre. Y si ya entonces esas propuestas constituían un error mayúsculo que, de haberse aplicado en su integridad, habrían condenado a nuestra economía a la bancarrota, actualmente no es posible emitir un juicio más optimista.

Así, el programa de Unidos Podemos se asienta sobre tres grandes pilares. El primero, reducir el déficit público mucho más lentamente y lograr que toda su disminución se acometa a través de fuertes subidas de impuestos. El segundo, dirigir, planificar e hiperregular en mucha mayor medida la economía y la vida de las empresas. Y, por último, establecer una tupida red de asistencialismo estatal para rescatar a todos aquellos ciudadanos excluidos de la sociedad debido a la pobreza generada por las subidas de impuestos y la hiperregulación de la economía.

Más en concreto, Unidos Podemos aboga por enfrentarse a las instituciones europeas para conseguir que el gobierno de España tenga derecho a endeudar todavía más rápidamente a los ciudadanos españoles. Al parecer, que la deuda pública se haya cuasi triplicado durante la última década les resulta insuficiente: necesitamos todavía más deuda para hipotecar en mayor grado el futuro de nuestros hijos y nietos. En este sentido, para la formación filocomunista, la sangría del déficit público sólo debe ir minorándose a través de brutales aumentos de prácticamente todos los impuestos —IRPF, cotizaciones sociales, patrimonio, sucesiones, sociedades, especiales, etc.—, con el declarado objetivo de incrementar la recaudación en hasta 40.000 millones de euros (una media superior a los 2.000 euros por familia).

A su vez, Unidos Podemos también defiende la necesidad de colocar una mayor porción de la economía bajo el control directo de las regulaciones y de los mandatos políticos. De entrada, pretende derogar las últimas reformas laborales para regresar al más rígidamente intervenido marcado de trabajo previo a 2010: sí, ese mercado de trabajo responsable de que la tasa media de paro en España haya sido del 17% en los últimos 35 años. La solución que ofrece Unidos Podemos para las personas que buscan empleo es, simple y llanamente, condenarlas al paro estructural más elevado del mundo desarrollado. Pero el dirigismo estatal no termina aquí: la formación rojimorada también aspira a crear una banca pública —a imagen y semejanza de las desastrosas cajas de ahorros—, a aprobar un “plan nacional de transición energética” —reforzando todavía más la injerencia política en la determinación de nuestras fuentes de energía, lo que ha contribuido a disparar su precio durante la última década— y a imponerles a los empresarios el tipo de inversiones que deben acometer —la mal llamada “política industrial” que no es más que una versión acicalada de la planificación indicativa que tantos fracasos cosechó en las economías socialistas—.

Por último, dado que Unidos Podemos parece ser consciente de que sus políticas económicas no contribuyen a generar riqueza sino sólo a colocar la economía a los pies de los políticos —a sus pies—, la coalición también contempla un reforzamiento del asistencialismo estatal para todos aquellos que queden desplazados de la sociedad: así, en el programa se defiende una renta mínima de inserción mucho más extensa que la actual, una reestrucuturación forzosa de la deuda privada o un control de precios sobre los suministros básicos. En suma, tras renunciar a la creación de riqueza —más deuda, más impuestos y más regulaciones— no les queda otra que apostar por repartir la miseria.

Sablazo al ahorro privado

La muy delicada situación a largo plazo de la Seguridad Social parecería justificar una cierta promoción del ahorro privado entre los españoles para que así cuenten con un colchón con el que capear los inexorables recortes futuros en sus pensiones. Sin embargo, Unidos Podemos plantea todo lo contrario: una ofensiva sin cuartel contra el ahorro privado. De entrada, la confluencia de izquierdas apuesta por aumentar aquellos impuestos que más directamente atacan la tenencia de ahorro privado: patrimonio y sucesiones. A su vez, también promete incrementar la tributación sobre las rentas del ahorro (como los dividendos, los intereses o las plusvalías). Y, por último, suprime toda ventaja fiscal al ahorro (muy en especial, la deducción por aportación a planes de pensiones, que aunque mal diseñada no debería eliminarse sin ofrecer alternativa alguna). En suma, Unidos Podemos ha colocado en su punto de mira a los ahorradores y no es de extrañar: el ahorro y la acumulación de un cierto patrimonio privado concede al individuo autonomía frente al Estado y la formación rojimorada no desea ciudadanos autónomos sino ciudadanos dependientes del Estado.

El expolio de la Seguridad Social

Como decimos, la situación financiera de la Seguridad Social es crítica, pero lejos de promover el ahorro privado complementario, Unidos Podemos aspiran a rapiñar con más saña a los ciudadanos. Así, por un lado, la confluencia de izquierdas apuesta por eliminar los límites a las cotizaciones sociales sin que ello implique elevar las pensiones máximas ofrecidas por el sistema. Textualmente: “Se eliminará el tope máximo a las cotizaciones, sin necesidad de incrementar la pensión máxima en similar proporción”. Pagar más, recibir lo mismo. Por otro lado, Unidos Podemos también propugna que los autónomos coticen según sus ingresos reales, impidiéndoles escoger su base de cotización tal como sucede ahora mismo: una política que encarecerá las cuotas de casi el 80% de todos los profesionales autónomos. En definitiva, se trata de arramblar sin miramiento alguno con los ingresos reales y con el ahorro de los españoles para mantener a flote un sistema social deficitario y condenado desde su mismo nacimiento al fracaso por meras razones demográficas.

La sindicalización de las pymes

Unidos Podemos suele manifestar su propósito de auxiliar a las pymes frente a las grandes empresas. Sin embargo, a la hora de la verdad, su programa económico establece muchos obstáculos nuevos a su capacidad para crecer y prosperar. Dejando de lado la contrarreforma laboral que prepara la coalición de izquierdas y que atentará directamente contra la capacidad de sobrevivir de muchas pequeñas empresas, su programa electoral contiene otra sorpresa envenenada para las pymes. En la actualidad, las empresas con menos de 10 trabajadores no están obligadas a contar con representantes de sus empleados dado el alto coste que ello representa en plantillas tan pequeñas y la creciente burocratización que implica en la gestión diaria de la compañía. Pues bien, Unidos Podemos pretende extender los representantes de los trabajadores —y, en definitiva, la presencia empresarial de los sindicatos— a todas las compañías con independencia de su tamaño. Lejos de liberarlas de la losa burocrática que ahora mismo las asfixia, la formación rojimorada pretender incrementarla todavía más.

También te puede gustar

11 comments

  1. UNIDOS PODEMOS: MÁS CONTROL DE LA CALLE Y PUNTO PELOTA.

    Lo de los impuestitos y las regulacioncitas lo dejamos para cuando la crisis no sea estructural sino coyuntural, ¿vale?

    Y lo de la deuda, ya veremos si el nuevo Gobierno, primero de la época felipesextiana, tiene quien le preste.

    RNPT
    ___
    RNPT=Roma No Paga Traidores

    1. La deuda esta en gran parte en inversion extranjera y en manos del BCE, ya veremos quien es el torero que deja de prestarles.

      La solucion pasa por liberalizacion, patron oro y purgandus populus de tanto ignorante as usual.

      ETS
      ——-
      Eres Tonto pa Siempre.

  2. Liberalizar (= abaratar costes) no vale para nada porque las rentas empresariales están eclipsadas por las improductivas. SE SACA MÁS EXPRIMIENDO INQUILINOS QUE DE EMPRESARIO.

    1. Me temo que es justo al reves, se saca mas al empresario y al resto de individuos…por este orden.

      Liberalizar no es solo abaratar costes, es quitar monopolios y eliminar rejones impositivos, tambien llamados impuestos usureros del bobierno estado.

  3. Y digo yo, ¿no sería esta nueva superdeuda tan “ilegítima” como la actual? ¿o es que después de repudiar la actual, las futuras deudas ya serían siempre legítimas? ¿y quién prestaría dinero a semejante deudor? Solo un ladrón mayor se atrevería, y siempre pensando en cobrarlo de otras maneras.

    Y lo bien que se lo está pasando Rajoy con todo esto…

    1. Y sabes Colombo, esto de la deuda es bobierna tu ahora y pide por esa boquita, que a mi me da la risa….

      Solo hay una cura para todo esto, decencia y austeridad. Pero muchos no quieren asumir su papel de mierdas secas por haber obrado mal.

  4. Bueno, no veo que tengamos que extrañarnos.

    PODEMOS no es más que la ideología de los felipegonzalistas y los zapateros; pero como éstos tuvieron responsabilidades de Gobierno, tuvieron que predicar una cosa y hacer otra (mal, pero al menos “no revolucionaria” )

    A los de PODEMOS no les importa que aumente los impuestos (porque no los piensan pagar ) para aumentar el gasto (que ellos y sus amigos vivan a costa de los trabajadores; pero trabajadores de verdad, no liberados sindicalistas)

    Después de 35 años de lavado de cerebro sobre los derechos que tenemos todos al trabajo de los demás (pero no a contribuir ), nos hemos creído que la manera de prosperar en la vida es justamente esa: robar a los “ricos”, para dármelo a mi.

    No importa que la realidad diga que es imposible que todos podamos vivir a costa de los ricos: no hay ricos suficientes, ni éstos se van a dejar.

    Tampoco importa que creamos que necesitamos del dinero de los demás para “vivir”, sin darnos cuenta que nadie nos tiene que que pagar la play station, las vacaciones en el extranjero, el master del hijo, el coche, el piso, la casa en el pueblo….simplemente las ayudas son para vivir con decencia, no para tener lujos pagados por los demás (la play station, el crucero…etc, no son necesarios )

    Entiendo que cuando se vive en la civilización del consumo, nunca tenemos dinero suficiente para consumir, y necesitamos el de los demás (que no queremos trabajar)

    Bien, ésto nos pasa por querer ser “proletarios” de pacotilla, pero querer vivir como burgueses consumistas.

    Por lo menos, los emigrantes hacen el trabajo que no queremos hacer (a parte de que bajan los salarios y compiten por beneficios sociales: ellos también quieren playstation para sus hijos; y también quieren construirse una casa en su país)

    Pues le veo mala solución; porque la realidad es la realidad, como me dice a menudo mi billetera. Y el tiempo de la “lucha de clases” y la Unión Soviética ha pasado ya para no volver.

    Entiendo que el espíritu de la Transición ha reventado por aquí también: los parásitos llenos de odio sin causa están intentando hacer su revolución por la puerta de atrás. Ya no existe paz social a cambio de beneficios sociales (o por ejemplo a cambio de hacer de los trabajadores subvencionados rentistas a costa de los trabajadores que trabajan + derecho a jubilaciones máximas sin cotizar -todos los de las empresas del INI desaparecidas por la mala gestión de políticos y los altos salarios y baja productividad de los sindicalistas-)

    Como la realidad es la realidad, tarde o temprano nos vamos a dar de bruces con ella; en la forma de falta de pensiones (¿no hay pensiones en el ex Congo Belga por falta de voluntad política?; falta de trabajo (no hay empresarios suficientes, las empresas que hay son demasiado pequeñas, no podemos competir en calidad ni en tecnología, los extranjeros compiten por los mismos trabajos por menos dinero; ¿se está controlando los subsidios de desempleo? O ¿se están dando a parásitos revolucionarios y extranjeros para que no se integren?); y nos vamos a hundir en la decadencia histórica, económica y moral.

    Afortunadamente ha sido con nuestros votos democráticos.

    Y si alguien cree que la Europa parásita va a forzar a la Europa que funciona a que ésta le mantenga (o mejor dicho: que ésta mantenga a los líderes elegidos por la Europa parásita), por mucha rabia y odio que tengan, están muy equivocados.

    Yo insisto que cuando tus vecinos te han pagado un bachiller o el aprendizaje de un oficio, no es para que parasites de los demás; sino que vivas mejor que tus padres y que ayudes a contribuir para que los que han tenido menos suerte que tu vivan decentemente.

    Como en la II República, son nuestros líderes los que dan el (mal) ejemplo a seguir
    -no es que de repente nos hayamos vuelto gilipoyas y empezado a pensar con el culo-; y el comportamiento de esta gentuza de 35 años para acá, deja mucho que desear.

    En fin, insisto en que la realidad es la realidad y que solo los niños creen en la magia.

    Yo me marcho del país el junio que viene: este país no tiene futuro.
    Y no echen la culpa a la basura de líderes que tenemos (Pedro Sánchez y Zapatero son el epítome ): porque votamos a los políticos que son como nosotros.

    Por cierto, que cuando votamos la Constitución y la Democracia hace 40 años, no era precisamente para ésto, sino para vivir mejor que en los 40 años de dictadura. ¡qué equivocados estábamos entonces!

  5. ¿No sería mejor copiar lo que funciona de los países que funcionan en vez de copiar lo que no funciona de los países que están en la ruina?

    Porque los buenos salarios, buenos trabajos, las oportunidades laborales y las buenas ayudas sociales están justamente en los primeros.
    Nunca en los segundos.

    Y la mejor defensa de los trabajadores, a parte de especializarse y no tener un trabajo no cualificado que pueda hacer cualquiera, es que haya competencia empresarial (que los empresarios se peleen por ti) -experiencia que he tenido el gusto de vivir, en Inglaterra, claro-

    No necesitamos más vividores. Ni tampoco un Estado Comunista que no se llamen comunista.

    Respecto a “auxiliar a las pymes frente a las grandes empresas”, no hay que auxiliar nada. Hay que fomentar que las pymes se conviertan en grandes empresas: son las grandes empresas las que pueden exportar; las que pueden innovar; las que necesitan contratar licenciados universitarios…

    Cuando tu vas a Carrefour y ves cualquier sección (quitando alimentación), todo lo que ves son empresas extranjeras (ej limpieza), con muy poco valor añadido a parte de la marca. Eso mismo lo podemos fabricar nosotros -siempre y cuando haya gente que quiera fabricar y no vivir del cuento- quitando el paro aquí y no en Italia o Alemania.

    Y hay que recordar que toda empresa grande empezó siendo una empresa pequeña -aquí tenemos el Corte Inglés (que empezó siendo una sastrería en la plaza de Callao en Madrid -de ahí el nombre de el “corte”-); o el mismo Carrefour, un supermercado de barrio en Francia.

    Pero claro, cuando la ideología imperante es anti empresa, anti emprendimiento y anti trabajo, como la que socialistas y podemitas nos están inculcando, los resultados, si salen bien son justamente eso: no hay empresas, ni emprendimientos, ni trabajo.

    Lo asombroso del caso es que la gente no quiere ver que vamos en la dirección equivocada; la dirección contraria a la de los demás países; la dirección que ha destruido nuestra industria y nuestras empresas; la dirección que ha creado un paro inmenso imposible de bajar: queremos más de lo mismo. ¿ya no da para más el PSOE?…pues aquí viene PODEMOS a recoger el testigo y a prometer más de lo mismo.

    Lástima que el castigo a los felipegonzalistas y zapateros no haya sido la ruina y la cárcel: no tienen castigo, sino puertas giratorias y consejos de administración.
    El castigo es para la ciudadanía que les vota una y otra vez.

    ¿Hasta cuando?

  6. La gente no se da cuenta que el salario es el equivalente al valor añadido que pone el trabajador.

    Cuando ese valor añadido es muy bajo (trabajos no cualificados), el salario tiene que se muy bajo también.

    Cuando se sube el trabajo por convenio o por orden ministerial, automáticamente eso repercute en el precio final, que es más caro.

    Esto significa que si el producto final no puede competir con un producto similar (con una calidad similar), el producto no se vende y la empresa cierra.

    esto es una de las razones por la que no tenemos empresas (han desaparecido gracias a los sindicatos y a las subidas sistemáticas de los salarios en los convenios colectivos. Al final es mejor comprar en China el producto terminado y que te lo traigan a casa)

    Además, si sube mi salario por el convenio o por el Gobierno, también sube para los demás: automáticamente los productos que pueda comprar suben, por lo que la subida no la noto: casi todo cuesta más.
    Salvo que los productos son menos competitivos y por lo tanto importamos más del extranjero y fabricamos menos aquí.

    Pero además, como tenemos siempre cierta idea de lo que debe costar un producto, si yo pienso que algo está muy “caro”, no lo compro o lo compro “sin factura”. Y si es un servicio, tenderé a contratar pero sin dar de alta a alguien que esté cobrando el paro; o un extranjero sin papeles.

    ¿la solución?

    Desde luego no es más sindicatos ni más papeles.

    La solución es que el trabajador se especialice y, al dar mayor valor añadido a su trabajo, pueda exigir más por él. -aquí vale también que deje de ser empleado y se convierta en su propio empresario; o que ascienda en la empresa-

    Así es como funciona en todo el mundo. El ansia de mejorarse, de poner su personalidad en lo que se hace, y de ser activo, por una parte; y el querer consumir productos caros por otra, son estímulos….

    Menos en España, claro.

    Y como más sindicatos y más papeleo no funciona, pues vamos a piñón fijo, a ver si alguna vez la realidad se equivoca y nos da la razón.

    ¿Alguien ha estudiado una carrera para ser tendero? ¿camarero?…

  7. Muy bueno jose, yo tamboen me piro de este barco.
    No se porque me da que compartimos algo mas que el pensamiento.

    Un saludo.