PP, PSOE y Podemos mienten sin pudor

economista

El déficit público de 2015 rebasó la escandalosa cifra del 5% del PIB. Es verdad que se trata de un porcentaje muy inferior al que sufrimos en 2009, pero sigue siendo un desequilibrio gravísimo cuya urgente corrección todavía resulta imprescindible. A la postre, un déficit del 5% del PIB equivale a aproximadamente toda la recaudación anual por IVA. En este contexto, pareciera que nuestros partidos deberían mostrar cierta preocupación por mostrar sus planes acerca de cómo reconducir tamaña desviación: a saber, deberían explicarnos qué impuestos pretenden aumentar y que gastos planean recortar. No hay otra vía de acotar el déficit: más impuestos o menos gastos.

Por supuesto, resulta perfectamente legítimo seguir un rumbo opuesto en alguno de estas dos partidas: esto es, prometer bajadas de impuestos o aumentos del gasto. Pero debería quedar muy claro que si alguna formación política apuesta por alguna de estas dos vías, deberá sobrecompensar con un ajuste extra complementario: quien aspire a bajar impuestos deberá recortar multiplicadamente el gasto; quien aspire a aumentar el gasto deberá incrementar multiplicadamente los impuestos. No hay más: todas las otras opciones pasan por la contabilidad creativa, a saber, por engañar a los ciudadanos para cazar su voto.

Por desgracia, la práctica totalidad de los partidos políticos españoles siguen recurriendo a tales embustes electoralistas. El PP, por ejemplo, promete una rebaja adicional del IRPF al tiempo que asegura querer incrementar el gasto público en becas, pensiones, sanidad y ayudas a la maternidad. ¿Cómo conseguir bajar los impuestos, disparar el gasto y, aun así, acabar con un déficit público superior a 50.000 millones de euros? Da igual, porque el objetivo de esas promesas no es cumplirlas, sino captar su voto.

Algo parecido sucede con el PSOE. Los socialistas se comprometen a establecer un ingreso mínimo vital, a aumentar el gasto en prestaciones por desempleo, a incrementar las pensiones o a dotar mayores plazas escolares en todos los tramos del sistema educativo. ¿Y cómo se piensa financiar todo esto desparrame de nuevo gasto que, conservadoramente, puede ascender a 30.000 millones de euros adicionales cada año? Pues con un incremento tributario a las “rentas altas” dentro del IRPF, con el restablecimiento del Impuesto sobre el Patrimonio, con una subida de Sociedades y con mucha fiscalidad medioambiental: todo lo cual, en el mejor de los mundos, aportaría una recaudación adicional de entre 15.000 y 20.000 millones de euros. ¿Cómo conseguir acabar con un déficit de 50.000 millones de euros, gastando 30.000 millones más e ingresando solo 20.000 millones extra? Da igual, porque el objetivo de esas promesas no es cumplirlas, sino captar su voto.

Y, por último, nos encontramos a Podemos: el partido especialista en vender unicornios. Su propuesta consiste en incrementar el gasto público en 135.000 millones anuales financiándolo, junto a la reducción de los 50.000 millones de déficit, mediante un plan tributario calcado al del PSOE, más lo que pueda rascar luchando contra el fraude fiscal (de donde ellos mismos estiman apenas una recaudación de 12.000 millones de euros) y “estimulando la economía” para que crezca a más del 5% anual (el doble de lo previsto actualmente y tasas superiores a las del burbujón inmobiliario). Las cuentas no salen en absoluto. Pero da igual, porque el objetivo de esas promesas no es cumplirlas, sino captar su voto.

El único partido que, hasta la fecha, ha amagado con rectificar y con darse un cierto baño de realidad ha sido Ciudadanos: su responsable económico, Luis Garicano, ha reconocido que no podrán bajar el IVA —tal como habían prometido en las últimas elecciones— debido a que la desviación del déficit del PP lo imposibilita. Como partido socialdemócrata que son, se niegan a recortar el gasto para poder bajar el IVA (esto es, no apuestan por impuestos bajos con gasto público bajo, sino por impuestos altos con gasto público alto), pero al menos se preocupan por no engañar (demasiado) a la población con promesas que ya saben incumplibles.

Al final, resulta que la política es el arte de la mentira. Y PP, PSOE y Podemos son políticos profesionales.

También te puede gustar

17 comments

  1. “Su propuesta consiste en incrementar el gasto público en 135.000 millones anuales”

    ¿Eso es así? Tenía entendido que son 135k millones al final de la legislatura, no cada año de la legislatura. O es que lo han modificado?

  2. Off topic.
    Sí que mienten los políticos. Mienten siempre. Pero no solo los políticos profesionales mienten. También los aficionados a la política mentimos.

    Recomiendo la lectura de este post sobre el actualísimo y controvertido asunto de las fronteras abiertas, de Jacob Hornberger http://fff.org/explore-freedom/article/bionic-mosquitos-bite-misses-mark/

    Ya sé que esto a los españoles nos queda muy lejos. Pero siempre es bueno revisar los principios, los fundamentos, y ver si hace falta alguna reparación.

    Mienten los liberales/libertarios que aseguran estar contra las fronteras abiertas (curiosamente, aseguran que están a favor del libre comercio y movimiento de capitales). Mienten cuando nos amenazan con todos los fuegos del infierno cuando los musulmanes vuelvan a conquistar Europa (gracias a comunistas como Merkel) para destruir nuestra cultura. ¡Ah, ya veo los minaretes en el palacio de Buckingham! ¡Ya se ven los culos congelados de cien mil fieles rezando en Estocolmo! ¡Compre ya los famosos burkas de Brabante! ¡Oh, qué bien arde la Capilla Sistina a la luz de la media luna! ¡Vamos a hacer turismo a la Madrasa de París, construida sobre las ruinas de la catedral de Notre Dame!

    Lo más jocundo es que estos mentirosos domingueros tienen la costumbre de exigir que la gente abandone sus fantasías y sus teorías conspiranoicas y abracen el objetivismo y la ética de Aristóteles, y luego te aseguran que George Soros y Bill Gates y la familia Rockefeller pretenden destruir al hombre blanco, raza naturalmente superior en inteligencia y sensibilidad… ¡Chúpate esa!

    Te dicen estos mentirosos que Nassim Taleb es un religionista peligroso, un anticientífico y un defensor de la homeopatía, y que no tiene ni puta idea de probabilidad y estadística, y que se atreve a criticar a Steven Pinker (quien no tiene ni un pelo de liberal). Y luego te dicen que la sociedad occidental, tan floja y ensimismada que lleva dominando a las demás desde hace siglos, está a punto de caer por culpa de un maléfico plan que usa la emigración musulmana como punta de lanza, y que solo nos salvará la victoria electoral de Donald Trump (el caballero de la brillante armadura en el caballo blanco), quien ya se ha puesto en contacto con Putin para hablar del diseño del muro que hay que construir (que no lo pagará el tío Donald). ¡Y esta locura la defienden los anarquistas!

    Todo mentira. Mentira de políticos ***aficionados***. Más peligro que los musulmanes tienen los estólidos que quieren prohibir el azúcar y obligar a todo el mundo a desayunar dos kilos de panceta cruda y huevos de oca y luego corretear y brincar diez horas seguidas, como reza el mito paleolítico. Más peligro, porque estos totalitarios no son ajenos a nuestra sacrosanta cultura europea, sino que son hijos de la misma y saben qué resrtes tienen que tocar para transformar su neurosis en ley. ¿Qué diferencia hay entre obligar a alguien a ser vegetariano (por el bien de la salud pública y las finanzas del Estado) u obligarle a seguir la dieta eskimal, usando los mismos argumentos? ¿Qué diferencias hay entre los argumentos a favor de los convenios colectivos, el salario mínimo, los controles de precios y las licencias porfesionales, y los argumentos a favor del control de la emigración por parte de los Estados?

    ¿No basta con acabar con las subvenciones a la agricultura, sino que debe haber leyes que digan qué se produce y qué se come?

    ¿A quién mentimos los liberales: a los totalitarios o a nostros mismos?

    1. ¿Se puede ser liberal sin defender la apertura irrestricta de fronteras?. Sin duda no paso este test.

      -Un Imán de Londres decía que en unas pocas generaciones la Sharia se implantará en toda Europa. No recurría a ningún argumento basado en la fuerza sino a la simple demografía: ” mientras nosotros tenemos muchos hijos, ellos prefieren tener un pez o un perro”.
      ¿Su profecía es exagerada?. En parte sí, pero no hay duda de que el Islam va a ser la religión mayoritaria en todo el mundo y es la que más crece en Europa.
      Estos cambios ya son visibles desde la exigencia del ritual Halal, las demandas relativas al enterramiento o el cambio de calendario educativo para adaptarse al Ramadán. Por no hablar de los barrios homogéneamente étnicos en los que no entra ni una ambulancia, ni la policía, ni lo que es peor: el Estado de Derecho (hablo de las no go zones) o el problema de la radicalidad de muchos jóvenes europeos musulmanes de segunda o tercera generación.

      -Muchos liberales creo que piensan que un flujo masivo de personas colapsaría el Estado de Bienestar y por tanto su reducción sería un hecho…. pero eso mismo piensan los colectivistas: más desigualdad, más desempleo, más pobreza son más votos y … mayor injerencia del Estado.

      -¿No se puede prosperar en Burkina Faso o en Siria? ¿Están condenados a la miseria? ¿Acaso los liberales no decimos que la economía no es un juego de suma cero? Es más, ¿Ha habido alguna región del mundo que haya prosperado mediante flujos masivos de inmigrantes?. No, desde España a China las razones se encuentran en el imperio de la ley, la calidad institucional, la paz y la apertura comercial.

      -La cosmovisión del Islam es profundamente antiliberal. Esto es un hecho. En estas semanas se ha podido noticias como una niña de 12 años quemada viva en Pakistán por rechazar un matrimonio o una cristiana copta de 70 años en Egipto fue humillada públicamente y obligada a pasear desnuda porque su hija mantuvo relaciones con un musulmán. O el marroquí loco detenido en la Línea de la Concepción que iba colocando carteles con el título ” He venido a violar mujeres españolas”. A mi me encantaría que el IJM o cualquier think tank liberal “tendiese puentes” con la comisión islámica de España. Yo creo que podría ser muy fructífero.

      -La tasa de desempleo de los magrebíes en España es escandalosa ( 40-50%). La ausencia de salario mínimo para incrementar su tasa de empleo tiene que ir acompañada de una oferta inelástica. Y de este modo otorgar tiempo suficiente para la formación y recapitalización (fundamental en este mundo tan sofisticado) y para que la competencia de los empresarios por los empleos escasos hagan subir los salarios. Una inmigración moderada beneficia a los propios recién llegados.

      -Otras razones típicas: seguridad (terrorismo), epidemias y aunque parezca un asunto menor: la desproporción entre hombres y mujeres que suele existir. Por ejemplo, en Suecia hay un ratio de 128 hombres por cada 100 mujeres entre la franja de 15-18 años (mayor que en China ). ¿Huyen de la guerra y dejan atrás a sus madres, mujeres hijas, hermanas y abuelas?. Llama bastante la atención por no hablar que tenemos a frustrados sexuales en potencia.

      1. Hace siglos la isla de Manhattan no se llamaba así y en ella solo había una raza de humanos, los indios, que vivían muy en contacto con la naturaleza. Hoy viven muchas razas de humanos, unos muy listos, quizás demasiado, otros muy tontos, quizás demasiado. Hay muchas religiones, muchas comidas, muchas lenguas, mucho comercio, mucho crimen y mucho Estado. No puedo asegurar que esto sea mejor que aquello, pero lo que normalmente se considera progreso material parece que es completamente opuesto al aislacionismo racial y cultural.

        Mucho antes de que existiera la república romana, las civilizaciones comerciales del Mediterráneo ya progresaban cultural y técnicamente para tener mejor calidad de vida que otras civilizaciones. Aquí había comercio y el comercio implica movimiento, también el de presonas. Los vikingos monorraciales y sus ancestros no comerciaban: robaban. Los grandes reyezuelos de los mil reinos de la India se dedicaron a la guerra durante mucho tiempo, tanto que hoy la pobreza parece indisociable de la cultura de esa región.

        Si hay comercio hay paz y hay prosperidad, y hay mezclas de gente y los problemas se pueden solucionar. Los enemigos del comercio son los que mantienen vivos los problemas. La religión no es un enemigo del comercio, sino que es una herramienta, una de tantas, que los enemigos del comercio emplean. La religión es tan capaz de liberar como de apresar. ¿Qué es lo que no se ve? No se ve que, desde hace miles de años, la gente que no quiere ir a la guerra dice que se ha unido a Dios. Tampoco se ve que la represión sexual es siempre política (selección de rasgos y control de la propiedad) y nunca mística o filosófica. Tampoco queremos ver que todas las locuras e iniquidades que supuestamente caracterizan a la religión también podríamos padecerlas sin religión. No es la religión, es la gente, en especial los mandones, los visionarios, los sádicos.

        Las sociedades islámicas son antiliberales como todas las demás. El islamismo, en tanto que herramienta estatal de represión y control, es al menos tan antiliberal como cualquier otra de las muchas herramientas que nuestro verdadero enemigo, el Estado, ha creado y afilado a lo largo de muchos siglos. Esa tasa de desempleo entre los magrebíes sería realmente escandalosa si hubiera una tasa de desempleo muy baja entre los no magrebíes. Eso significaría que, habiendo mucha oferta de trabajo, los empleadores preferían evitar contratar demandantes de ese grupo en concreto. Viendo los demantandes que no son apreciados, elegirían marcharse a otro sitio. Pero en realidad la tasa de desempleo es alta en todos los grupos. En la España actual, los empleadores no ofrecen empleo, porque es carísimo y arriesgado ofrecerlo, debido a las leyes, que afectan a todos como una epidemia, y debido también a que la gente es poco productiva. Pero para ser productivo hay que trabajar, ir cogiendo experiencia y habilidades que solo se aprenden trabajando. Las barreras son muy altas y muy pocos las superan, y no por su esfuerzo solo, sino gracias a redes de contactos y a “favores”. Reconozcámoslo: en España está mal visto trabajar y ganar dinero, y esa realidad cultural nutre a las leyes y las mantiene con vida. Si los españoles quisieran trabajar y ganar dinero, se irían a otros países o cambiarían las leyes laborales. No ha pasado ni una cosa ni otra, porque somos unos fanáticos religiosos de la pobreza y la envidia existencial. Y sádicos, porque la pobreza no es inevitable, y elegimos propagarla con nuestras obsesiones de control.

        No es peor una violación perpetrada por un moro que por un rumano que por un español. No es peor violar a una niña de ocho años que a una mujer de treinta que a una abuela de ochenta. No es peor pegar a una mujer que pegar a un hombre. No es peor robar dinero público que robar a una cajera de un supermercado. En general no hay una violencia preferible a otra. Nos confunden los adjetivos. Vayamos a la sustancia.

        La democracia, tal como la hemos conocido, nos ha traido estos problemas: destrucción del dinero, educación estatal, perversión cultural, crímenes que no son castigados, indefensión casi absoluta, carísimos procedimientos judiciales. La democracia no solucionará estos problemas. No nos confundamos diciendo que los problemas los han traido los musulmanes y diciendo que debemos expulsarlos democráticamente. Expulsémoslos siendo más productivos, privatizando cada centímetro cuadrado, siendo responsables de nuestras propiedades, dejando de pretender vivir a costa de los demás, dejando de manipular los dineros. Que sea carísimo cometer un delito. Que sea barato reparar un delito. Esto es la civilización de verdad: defender lo tuyo sin destruir lo del otro.

        No hace falta control migratorio alguno, como no hace falta control de armas, ni control de las publicaciones impresas, ni control de la educación, ni control de las licencias profesionales, ni control de lo que se produce para comer ni de lo que come la gente, ni de las drogas y medicamentos, ni control sobre la natalidad. Esos controles no han funcionado nunca. El socialismo no funciona en ningún sentido. Solo aumenta los problemas.

        El Estado es lo que hay que prohibir. Sin la violencia legalizada del Estado, las religiones se quedan en simples asociaciones culturales, filosóficas y mutualistas. Ni más ni menos. Nadie comete un crimen porque se lo mande su religión. Lo comete porque quiere. Sabe que lo ha cometido. Está orgulloso de ello y solo se muestra arrepentido cuando teme un castigo. Nadie dice nunca “yo preferiría no estrangular a mi adúltera esposa, pero mi religión me obliga a hacerlo”. No hay que olvidar el factor del sadismo. La religión y la política se usan siempre como excusas para ocultar el sadismo. Que no se vea lo monstruoso que soy, porque quiero seguir haciendo monstruosidades. “Yo no quería fusilar a esos judíos, pero me obligaba el partido. Yo soy bueno, no disfruto matando. Me engañaron porque quería un mundo mejor, libre de judíos y masones y maricones. En realidad, yo soy un pacifista y no quiero hacer daño a nadie (salvo a judíos, a masones y a maricones).” Cuanto más hablan, más se condenan. La realidad es que alguien que no quiere matar no mata. No hay un control externo. El chantaje es posible porque no es posible controlar la voluntad y el cuerpo de la gente. Si hubiera una máquina que permitiera tomar el control de la gente, entonces ya no veríamos chantajes ni propagandas ni discursos. La gente tiene que someter su voluntad al líder, sabiendo que van realizar actos terribles después. Si no fuera así, no habría responsabilidad.

        ¿Por qué los liberales sometemos nuestra voluntad a esta salvaje idea de la libertad? Por que este tirano que es la libertad no exige destruir nada ni matar a nadie. No es inevitable mentir. No es necesario buscar excusas.

  3. Pues lo tuyo, Rallo, es política tambien, solo que INFANTIL.

    Tú todo lo resuelves con La Recetita, que tiene dos pilares:
    – lo que llamas “liberalizar”; y
    – autosupresión de las políticas monetaria y fiscal.

    Has descubierto el huevo frito. Lo importante de tu discurso es cómo te.metes contra todos desde posiciones de ultraderecha afines al pensamiento obrerista de los trabajadores-directivos.

    Roma no paga traidores: Los Ricos pasan de ti tanto como los Hombres de Negro.

    Tu discurso solo sirve para tus garbanzos, aparte de llenarle de pájaros la cabeza a los atribulados obreros-propietarios pillados en la burbuja.

  4. Este blog está lleno de activistas individualistas tipo Utøya y la culpa la tienes tú, Rallo, con tu infantilismo.

  5. Al ritmo que vamos, esta legislatura será la del sorpasso. El sorpasso que le va a dar el gasto en pensiones a la suma de recaudación y remanente del Fondo de Reserva.

    Déficit anual de 15.000 a 20.000 millones y Fondo de 35.000…

    Será interesante ver qué se hace al repecto de cara al camino que va tomar el país. Ahí sí que pueden empezar a caer chuzos de punta…

  6. A ver neurótico, yo soy un pillado con lo de los pisitos ¿y?; pagué por ellos lo que sabía que no lo valían ¿y?; estoy pagando cuatro hipotecas ¿y?; el tipo de interés es irrisorio ¿y?; desgravo intereses y capital ¿y?; los tengo alquilados por una cantidad que cubren gastos, impuestos, intereses, capital y aún me sobra para seguir invirtiendo ¿y?
    Tú fuiste de los que compraron un pisito donde Jesucristo perdió el mechero, no lo puedes vender, no lo puedes alquilar, pagas de impuesto lo innombrable, y es que de dónde no hay no se puede sacar.

    Tú pasarías sed en el lago Superior, porque serías de los que esperan a que sea otro el que te la traiga. Un día, más tarde que temprano, te darás cuenta que eres de las personas que son el “pellejo” de un cuerpo, que solo sirven para soportar las inclemencias del exterior y parar la basura que puede llegar a los que verdaderamente son el motor de la humanidad.

    Al final y al principio la política no es un arte ya que el arte es una actividad creadora del ser humano, y la política no crea solo se dedica a retorcer la verdad.

  7. Quien avisa no es traidor.

    En el próximo futuro, el sistema capitalista se va a ciscar en la materia inmobiliaria porque hemos sido muy buenos con ella desde mediados de los 1980 y es ideal para complementar la financiación de las pensiones.

    ¿No pretenderéis que la financiación pública extra para pensiones y honra de la deuda salga del Trabajo & Empresa, eh, falsoliberales infantiles?

  8. Requiemsoul:

    Lo de los frustrados sexuales tiene mucha más importancia de la que se le da. Lo cual no es difícil, porque no se le da ninguna.

    Yo, por aquí, ya he contado muchas veces el rollo de mi generación fuertemente fracturada por nivel de renta… etc… etc… etc…, con un porcentaje abrumadoramente elevado de señores de 20, de 30, y ya incluso de 40, viviendo como adolescentes, en casa de sus padres… etc… etc… etc…

    Eso tiene unas consecuencias demoledoras sobre la vida sexual de un varón, que, básicamente, tiende a cero. No es políticamente correcto decirlo, porque es una forma indirecta de señalar con el dedo a las mujeres y lo que buscan en un hombre, en una época en la que cualquier comentario que no afirme vehemente que las mujeres son -todas- seres luminosos y de viento, donde no anida más que bondad y amor…

    Al final, tenemos en porcentaje brutal de Theon Greyjoys (el castrado de Juego de Tronos), con las consecuencias que ello trae para la salud mental y el respeto a las mujeres de buena parte de los varones de este país.

    __

    Yo llevo toda la vida aguantando las lloradas de esta mitad perdedora de mis amigos varones. Y, ahora, también empiezo a encontrarme otro tipo de llorada en la mitad femenina de dicha mitad perdedora, puesto que el colateral correspondiente a esta castración masculina es este fenómeno nuevo de las madres sin hijos (mujeres que quieren ser madres, pero no pueden por razones económicas), pues, al final, aquellos Theons tenían que ser hoy el marido de alguien y el padre de “álguienes”.

    Hasta los 35 años, parecía que mis amigas iban llevando mejor que mis amigos esta situación de la adolescencia perpetua. Pero los 35 parece que son esa barrera psicológica en la que las mujeres se transforman en ambulancias con patas, pues lo único que les oyes decir es: niiiiii ño, niño niño niño niño, niiiiiiii ño, niiiiiño, niño niño niño niño.

    __

    Y con esto, envío mi curriculum a los telediarios de Antena 3, porque “me van a dar pero bien”. Jejeje

    (anteponer las 3 w)
    huffingtonpost.es/2016/01/20/nos-van-a-dar-pero-bien_n_9033294.html

    __

    Pd: no entiendo por qué la gente odia a Ramsey Bolton. Él es una bellísima persona que solo se limita a motivar debidamente al personal con unas técnicas de micromanagement moderno, muy en la línea de las directrices de la Patronal…

    Je je.

  9. Y, con respecto al infatilismo de los liberales… ¡bueno!… no puedo hablar por todos… pero yo me declaro culpable.

    Aunque no es enteramente culpa mía. Todo parte de una vez, cuando yo estaba en el instituto, que asistí a una exposición de Ciencias, en concreto, experimentos con radiactividad. Se ve que un pequeño Peter Pan fue contaminado por la radiación y, antes de morir, me mordió en una mano, transfiriéndome la incapacidad de madurar proporcional de un Peter Pan, así como un aguzado sentido peterpanesco que me avisa de que corro peligro cuando estoy especialmente feliz y me agreden a traición con cosas como “¿tú alguna vez piensas en el futuro?”

    A mí sí que me van a hacer un Theon un día de estos… Pero literal, nada de metáforas.

  10. @Aversiahora.

    Ramsey es palo, palo palo o te corta la zanahoria. Yo también odio otros personajes más que al susodicho.

    Luego están los casos como mi hermana: treinteañera que vive en un piso con tres veinteañeros y un perro, ganando los 970 euros netos de rigor y más quemada que la pipa de un indio.
    No voy a añadir nada a lo que has dicho o lo que comentaste en otros temas. Describes muy bien esa fractura social e inter-generacional.

    @Colombo. En serio pudiera comprar tu optimismo :)

  11. Un tuit de Rajoy ” El gasto social supera la mitad de los PGE . Hoy más de 13.700.000 millones de españoles perciben cada mes alguna renta pública”.

    Y lo dice todo orgulloso. Ésta es la batalla: crear el máximo número posible de clientes que reciban una dádiva y limosna estatal.