Golpismo adoctrinador

larazon

Suele afirmarse que el autoritarismo de los gobiernos dentro de una democracia queda limitado por dos instituciones: la Constitución y la separación de poderes. La primera establece el conjunto de libertades básicas de los ciudadanos fr1ente al ejecutivo, mientras que la segunda se encarga de organizar la estructura estatal de tal forma que sean otros organismos —parlamento y tribunales— los que desarrollen la Constitución (leyes) e interpreten su grado de cumplimiento por parte de todos los ciudadanos, incluyendo los que ocupan el gobierno. La teoría funciona bien sobre el papel, pero no siempre sobre la tangible realidad: basta con que un ejecutivo se insubordine, suspenda las garantías constitucionales decretando el estado de excepción y socave la independencia del resto de poderes públicos para que esta buenista arquitectura institucional salte por los aires.

Esto es lo que, precisamente, está sucediendo estos días en Turquía: el primer ministro Erdogan, aprovechando la conmoción social generada por el golpe fallido, ha suprimido la mayor parte de contrapesos existentes dentro del Estado turco para así acrecentar la concentración de poder en su persona. Por un lado, el país ha suspendido temporalmente la aplicación de la Convención Europea de Derechos Humanos y ha impuesto el estado de emergencia; por otro, se ha procedido a destituir a los más de 55.000 profesionales que supuestamente estaban al tanto y habían cooperado con la intentona golpista: 8.500 policías, 3.000 jueces y fiscales, 1.500 funcionarios del Ministerio de Finanzas y, sobre todo, alrededor de 45.000 profesores tanto de la enseñanza pública como de la privada.

Las cifras son bastante elocuentes: en contra de lo que reza la teoría democrática convencional, Erdogan sí sabe dónde reside el verdadero y genuino contrapoder a sus aspiraciones autocráticas. No en unos funcionarios judiciales o policiales díscolos que, en última instancia, pueden ser apartados de sus cargos por el propio Ejecutivo, sino en una ciudadanía no adoctrinada en la sumisión al Estado y, en consecuencia, predispuesta a alzarse en rebelión para defender sus libertades frente al abuso gubernamental. Por eso el profesorado turco ha sido el colectivo que ha padecido las mayores purgas de Erdogan: porque en el largo plazo éste sólo puede consolidar su despotismo lavándole el cerebro a las nuevas generaciones. De ahí que la separación de la educación y del Estado sea una condición esencial para proteger la libertad de los ciudadanos frente a sus gobernantes: una condición esencial en Turquía… pero también fuera de ella.

También te puede gustar

9 comments

  1. Lo de el cambio de la sociedad a través de la educación siempre me ha rechinado un poco. Es cierto que un profesor hábil puede hacer mucho proselitismo, pero, cuando hablamos de crear un sistema educativo que haga tal, no existen tantos profesores capaces del “fine tuning” necesario.

    Al final, cuando lo burocratizas, acaba siendo tan cutre, que generas tanto rechazo como adhesiones.

    Lo que sí es cierto es que puede haber mucha gente que, estando en puesto de poder, sí crea que va a lograr algo a través del sistema educativo y obre en consecuencia, aunque luego los resultados no sean los esperados.

    Yo, como soy más cínico, creo que más bien se trata de colocar a los tuyos. Que los tuyos tengan un buen puesto de trabajo y un buen sueldo. Y que se vayan al paro los otros. Además de, obviamente, copar todos los puestos que puedan ejercer cierto contrapoder.

    De todas formas, cuando un país se te parte por la mitad, siempre se acaba así, porque ya no hay gran cosa que negociar. Toda medida política acaba consistiendo en decidir a quién se cruje.

    Al principio, cada alternancia en el gobierno deshace todo lo que hizo el anterior ejecutivo. Así es obvio que no se puede estar, así que la tendencia a que no haya más alternacia empieza a ser percibida como agradable -o, al menos, el mal menor- por cada vez más población.

    __

    Todo esto lo digo con gran autoridad, debido a mi gran formación como espectador de series de HBO. Je je.

    Y, dentro, de 3 horitas de nada, cuando esté con la cerve en la mano -eso sí que confiere auctoritas- ¡buah!… arreglo España… arreglo Turquía… y el mundo mundial.

    1. Muy buen comentario.

      Pero eso de dar trabajo a los tuyos es una estrategia muy limitada. No es posible tener ocho millones de profesores por la misma razón que no es posible tener cinco millones de presidiarios y diez millones de guardias. Los del sector productivo, es decir, los que crean dinero y van a ser robados del mismo, no producen tanto como para mantenerlo. Cada vez que saques a una persona de galeras y la pongas a trabajar de funcionaria, o, un grado inferior, personal contratado, estás quitando un taxpayer. No hay posibilidad de financiar este despiporre, salvo haciendo lo que hizo Atila: extorsionar a los Bizantinos para no arrasarlos. ¿Quién dará oro a los fieros políticos y diplomáticos españoles?

      Así pues, España es una sociedad con tres niveles de esclavos: los que trabajan y reciben latigazos, los que trabajan y dan latigazos, y los que se dedican a llevar la contabilidad de los latigazos y que se realice en tiempo y forma reglamentaria. Porque somos monstruos civilizados. Parece que a todo el mundo le gusta este esquema BDSM.

      Realmente es útil que la gente no sepa de derecho ni de contabilidad ni de inversiones. Nos llenamos la boca hablando de la superioridad de la civilización judeocristiana, del imperio de la ley, de la separación de poderes y de la seguridad jurídica. Pero en realidad a todo el mundo le gusta ser esclavo del sultán.

      No te metas en políticas. Calla y paga. No ahorres, que te lo quitarán legalmente, y aún tendrás que pagar los costes del proceso. Ve a votar, que es tu deber ciudadano. Sigue las encuestas. Mira el fútbol. Disfruta sintiéndote superior al ver los despojos humanos que salen por televisión. Teme a los terroristas y agradece que el Estado te defiende. Y es todo tan barato… ¡es una ganga!

  2. ¿Has visto Fargo?. La segunda temporada tiene un contexto muy interesante en la etapa de cambio, crisis y transición de ” la edad de oro del capitalismo” al “neoliberalismo”. Se puede estar más o menos de acuerdo, pero la serie es una maravilla.
    _____

    Siendo un poco malvado, todos los liberales a favor del desmantelamiento de la UE tendrían que implorar el ingreso de Turquía. La desbandada sería generalizada :))

    Libertad educativa sí, pero dentro de unos límites bien definidos. Hay usos, normas, costumbres e ideas que atentan al sentido común, no enriquecen y hay que extirparlas.

  3. Erdogán es un tanto brusco, en España llevamos cuarenta años adoctrinando a los chavales y estamos tan tranquilos.

  4. Señores:

    La Educación no es la causa de la causa. Es consecuencia.

    No hay que ser marxista para comprender que la Überbau no es la generadora.

    Este es un problema que tenéis los inmanentistas. Creéis que la creación, creador incuido, es fruto del propio cerebro individual. Por eso sois tan caudillistas. Rallo es vuestro caudillito: “caudirrallito”. Y cuando el caudillito no tiene éxito: victimismo exculpatorio, culpa del Estado.

    A NOSOTROS NOS PAGAN, entre otras cosas, POR HACER INCURSIONES EN TERRITORIO DE LOS ANTISISTEMA “DE DERECHAS”. Lo de pagar entiéndase figuradamente. Nuestro activismo es gratuito. Nosotros somos muy malos entre los antisistema “de izquierdas”; el conservadurismo en la izquierda está únicamente fundamentdado en El Pisito; en cuanto sacamos el temita, nos corren a gorrazos, tachándonos de “liberales”, lógicamente. Nunca olviden que EL PISITO ES EL “AHORRO” DEL POBRE y que la burbuja popularcapitalista es una iniciativa de la socialdemocracia cuyas raíces se remontan a la II Internacional (el hipotético capitalismo con rostro humano que se blandió para expulsar a Lenin). Además, en los foros de derechas nuestro pensamiento avanza más deprisa.

    Muchas gracias por vuestro odio. Es la prueba de que tenemos razón.

    Saludos cordiales.

  5. Un buen artículo de Wendy McElroy contra el control político de la educación: http://fff.org/explore-freedom/article/abolish-department-education/

    Todo el mundo piensa que sin dirección de los gobiernos no podría haber educación. La mayoría de los votantes son analfabetos funcionales y todos han pasado por la educación política. La realidad demuestra que la educación ha sido muy perjudicada por la política. Extremadamente perjudicada. La política no puede arreglar la educación.

  6. Señor de los anillos, ¿pero no se supone según vuestro adoctrinamiento que un pobre no puede ni ahorrar?

    A ti lo que te pone es hacer sufrir a gente que sin ti (por ejemplo) podría vivir mejor de lo que vive contigo.
    Típico de adoctrinadores.

  7. Señores:

    Este blog está convirtiéndose en una célula cancerosa antisistema.

    España no está para experimentos.

    No se puede estar todo el día rajando en contra del Estado, de la UE y del euro impunemente.

    Este artículo de Rallo se llama “Golpismo adoctrinador”. Dos elementos pues:
    1) Estado
    2) Doctrina

    Ustedes mismos.

    Saludos cordiales.