Las mentiras del PIB argentino

larazon

Los Kirchner gobernaron Argentina entre 2003 y 2015, un período que estuvo caracterizado por los peores rasgos del peronismo: populismo, clientelismo, inflacionismo, intervencionismo y parasitismo. Uno de los casos más sonados de degeneración institucional se produjo a comienzos de 2007, cuando el gobierno utilizó los cuerpos policiales para tomar el control del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) y relevar a los encargados de calcular la inflación. La autonomía del INE argentino frente al dirigismo político se vio totalmente socavada desde entonces, de modo que las estadísticas oficiales perdieron cualquier credibilidad de manera irremisible.

Las razones de este salvaje intrusismo político no son difíciles de comprender: incluso creyéndonos los datos del INDEC gubernamental, los precios se multiplicaron por cinco desde finales de 2006 a finales de 2015… una media del 19% anual. La inflación es un robo del gobernante sobre el ciudadano inocente, pues le arrebata parte del poder adquisitivo de sus ingresos sin que se haya aprobado oficialmente ninguna subida de impuestos. Lógico, pues, que la cleptocracia kirchnerista quisiera ocultar estadísticamente el desastre inflacionista que estaba perpetrando con el propósito de multiplicar el tamaño del Estado a costa de pauperizar a los argentinos.

Pero la magnitud de la mentira peronista no termina en haber enmascarado la inflación. Al cabo, no es posible manipular estadísticamente la evolución de los precios sin, a su vez, afectar a las cifras del PIB. Y es que el PIB es el valor de mercado de los bienes y servicios producidos en un año dentro del país, de manera que la elección de una cifra de inflación u otra juega un papel esencial en su determinación. Por ejemplo, si el valor de mercado de los bienes y servicios fabricados dentro de un país pasa de 100 a 150, diremos que el PIB nominal ha crecido un 50%: si suponemos que en ese período la inflación ha sido del 10%, el crecimiento económico real del PIB habrá sido del 40%; si, en cambio, calculamos que la inflación ha alcanzado el 30%, entonces el crecimiento económico real habrá sido sólo del 20%.

Pues bien, la semana pasada, el INDEC argentino publicó su nueva estimación del PIB desde 2004 y los resultados son desoladores: a día de hoy, la economía argentina es un 24% más pobre de lo que creíamos. La razón principal detrás de este corrección es que el país creció 18 puntos menos de lo manifestado por los Kirchner entre 2004 y 2014: es decir, que la recuperación económica posterior al colapso de 2001 fue bastante menos intensa de lo que se nos transmitió durante años. Especialmente significativo es el desfase que se da entre el crecimiento real y el oficial en el período 2011-2014, esto es, durante la segunda y terrible legislatura de Cristina Fernández de Kirchner: mientras que el INDEC politizado había publicado un crecimiento débil pero positivo del 4,2% durante estos años, la realidad fue que la economía se contrajo un 1,5%. Lejos de expandirse, la Argentina de Kirchner y Kicillof llevaba cuatro años en un estancamiento recesivo.

En suma, la recuperación argentina fue mucho más débil de lo que nos contaron, sobre todo a partir de 2011. Muchos de nuestros políticos quisieron convertir al país sudamericano en una referencia a seguir para España: por ejemplo, Alberto Garzón reivindicó las políticas peronistas posteriores a 2001 frente a la austeridad de la Troika, y el propio ministro de Economía argentino que contribuyó a amañar las cuentas del PIB, Axel Kicillof, estuvo el 26-J dando apoyo a Unidos Podemos. Pero no, el peronismo no ofrece ningún modelo económico acerca de cómo desarrollarnos: sólo constituye un modelo político de cómo robar a la población mediante la inflación y de cómo embaucarla sistemáticamente para mantenerla ciega ante ese expolio.

También te puede gustar

5 comments

  1. Don Juan Ramón:

    ¿Cree usted que el PIB oficial de España es probablemente considerablemente inferior al real? Ya hace tiempo que esta hipótesis ha sido expuesta y defendida con datos en artículos como por ejemplo:

    http://www.elconfidencial.com/economia/grafico-de-la-semana/2013-05-24/mas-dudas-sobre-la-fiabilidad-del-pib-espanol_1468/

    blogs.elconfidencial.com/economia/el-disparate-economico/2013-10-28/la-recesion-continua-y-ya-estamos-al-borde-de-la-deflacion_46901/

    Y sin embargo ha sido bastante ignorada tanto por los medios como por los partidos (al menos los principales) de la oposición.

    Quizá usted ya lo haya denunciado en alguno de los muchísimos artículos que usted ha escrito, pero si cree que esta hipótesis es cierta estaría bien recordarla todo lo posible, ya que asumir un PIB mayor del real lleva a sobreestimar la capacidad de recaudación del Estado, lo cual facilita la defensa de proyectos de gasto no realistas, así como a estimar mal datos como el nivel de fraude fiscal y la presión fiscal.

    1. Sí, siempre he tenido la duda y, que yo recuerde, Rallo nunca ha hablado de este asunto en el blog . Es un “mito” interesante.

      Aquí tienes un hilo que desmiente ese artículo. Mis conocimientos económicos y matemáticos son muy pobres para entenderlo completamente, pero quizá lo comprendas mejor y te resulte útil.

      Básicamente, dicen que ese método de cálculo no se puede utilizar en recesiones económicas.

      https://twitter.com/JL_Ferr/status/750251527315546116

      1. Gracias Requiem! No conocía ese hilo de Twitter y me alegra localizar a unos pocos miembros más de la minoría que ha discutido (al menos públicamente) sobre ello. Sin embargo, en ese hilo (al igual que otros que he visto defendiendo el PIB oficial) la inquietud parece darse por satisfecha con ver que la demostración de la hipótesis no es correcta, lo cual no demuestra la falsedad de la hipótesis.

        Se limitan a cuestionar la fiabilidad de las estimaciones alternativas presentadas en los citados artículos (estimaciones cuya precisión está comprometida en tiempos de crisis, pero al igual que lo está la de cualquier otra estimación que aproveche experiencia de tiempos pasados en los que la estructura económica fue diferente). Parece que se pierde de vista que el PIB oficial publicado por el INE es igualmente una estimación, hecha también a partir de un modelo que usa indicadores (otros indicadores, pero indicadores al fin y al cabo) cuya correlación con el dato real que estiman obviamente puede cambiar durante una crisis.

        Lo procedente sería ponerse a explicar qué fue lo que hizo posible que el PIB se resintiese tan poco a pesar de lo mucho que empeoraron otras variables económicas. Y no entiendo que este estudio lo hagan tan pocos economistas o lo hagan tan discretamente, cuando sobre cuestiones económicas menos trascendentes para nosotros hay artículos a patadas, así como constantes tertulias/debates en los medios de comunicación. Entiendo que evitar este debate sea más cómodo para la mayoría de políticos, pero debería tener mucha más atención por parte de economistas independientes.

        – Como fenómeno económico: el hecho de que durante la crisis el PIB se haya resentido tan poco a pesar del considerable empeoramiento de otras variables económicas es por sí mismo un fenómeno digno de ser estudiado, y además el resultado de dicho estudio podría tener gran utilidad práctica.

        – Como hecho trascendente para el futuro nacional, debería estudiarse a conciencia, teniendo en cuenta el importante impacto que tendría el resultado del estudio (si la hipótesis se mostrase cierta habría que cambiar la política económica para adaptarla a la nueva realidad, y si la hipótesis se mostrase falsa ello fortalecería la confianza en la economía nacional)

        Por cierto, alguna vez he visto defensas del PIB oficial que recurren al argumento de autoridad de que la Unión Europea no cuestiona el dato, pero teniendo en cuenta que a la Unión Europea le pareció buena idea operar con el dato de “Deuda contabilizada según el Protocolo de Déficit Excesivo”, no me parece inverosímil que también les parezca buena idea dejar que se opere con una especie de “PIB contabilizado según el Protocolo de Déficit Excesivo”.

        1. Tal como suponía lo has entendido mejor que yo jaja!.

          El argumento que se suele dar es que la actividad de España tiene muy bajo valor añadido y ante pequeñas reducciones del PIB se destruye mucho empleo. Menos personas hacen lo mismo que antes.

          Si no me falla la memoria, el PIB de Alemania cayó en 2009 un 5% y su tasa de desempleo decreció ligeramente.

          Sin embargo, en otros países europeo que tampoco destacan especialmente por una economía de alto valor y con una destrucción similar de empleo que en España, la reducción del PIB fue mucho más acusada . Seguro que lo has visto antes, pero dejo el enlace:
          http://www.libertaddigital.com/economia/un-informe-denuncia-que-el-gobierno-oculta-una-caida-real-del-pib-del-14-1276403131/

          Realmente, yo estoy con la mosca detrás de la oreja en este asunto. No tengo twitter, pero sin duda se lo preguntaría a economistas como Javier García Echegaray que parecen de los mejores en contabilidad nacional.

  2. El populismo es la maldición de América Latina. Es hora de derrotar al correismo en Ecuador que es un monstruo creado por gente de Podemos y el socialismo mundial y los lacayos de nuestro país. Estos hicieron la constitución de Ecuador, Bolivia y Venezuela. Debemos aprender buena economía austriaca y lo mejor de su pensamiento social. Es hora de insurgir con buenos argumentos pues el estatismo en todas sus formas avanza. El objetivo achicar, achicar y achicar y organizar a la sociedad civil. Que bueno es leerle a Juan Ramon y otros de su escuela.