Piketty no puede explicar Pokemon GO

banner libre mercado

Hace un par de años, el economista francés Thomas Piketty se convirtió en todo uno rockstar económico gracias a su libro Capital en el siglo XXI. La tesis esencial de esta obra es que las desigualdades mundiales están incrementándose como consecuencia de la propia dinámica del sistema capitalista: dado que los ahorradores son capaces de reinvertir a tasas de ganancia superiores al crecimiento económico (su famosa desigualdad r>g), los capitalistas cada vez serán más ricos en relación con los trabajadores. En palabras del propio Piketty: “La desigualdad r>g implica en cierto sentido que el pasado tiende a devorar al futuro: la riqueza originada en el pasado crece automáticamente más rápido que la riqueza derivada del trabajo que sea ahorrada, aun cuando el rentista opte por no trabajar”. Uno es rico hoy no en función de la riqueza que genere hoy, sino de la riqueza que generó ayer gracias a la capitalización rentista del interés.

Esta semana pasada, la popular compañía de videojuegos Nintendo lanzó una aplicación gratuita para móviles llamada Pokemon GO, continuadora de la popular franquicia Pokemon. El éxito de esta singular App ha sido rotundo: en pocos días alcanzó más usuarios activos que Twitter y más minutos de empleo diario que WhatsApp, lo que abre la puerta a comercializar la muy potencialmente lucrativa geopublicidad. El resultado económico más inmediato de todo ello es que el valor bursátil de Nintendo ha aumentado en unos pocos días en alrededor de 15.000 millones de euros.

Conectemos este incremento súbito de la riqueza de Nintendo con la teoría de Piketty. ¿En qué sentido la riqueza originada en el pasado crece automáticamente sin mediar esfuerzo, dedicación e ingenio alguno? En ninguno: si Nintendo no hubiese invertido y creado, junto a la compañía Niantic, la App de Pokemon Go, su capitalización bursátil no se habría incrementado en unos 15.000 millones de euros. O si, a su vez, hubiese creado una App desastrosa que nadie quisiera usar, su capitalización no habría aumentado en nada (podría, de hecho, haber caído apreciablemente).

¿Cómo decir, pues, que la riqueza pasada genera automáticamente la riqueza futura? ¿Es que aplicaciones como Pokemon Go (o buscadores como Google, o redes sociales como Facebook, o dispositivos móviles como el iPhone) se crean automáticamente? No, lo que crea la riqueza futura es la asignación presente de los factores productivos escasos a proyectos empresariales que maximizan la creación de valor para los consumidores: y esos proyectos empresariales ni son conocidos a priori ni son nada fáciles de descubrir. Ahora mismo, en el conjunto del mercado mundial, hay decenas de millones de cabezas que están pensando cómo mejorar la vida de las personas de un modo más eficiente que el resto. Sólo aquellos que tengan éxito a la hora de descubrir, crear y comercializar los productos más valorados por los consumidores son aquellos que logran amasar una enorme riqueza (al menos en un mercado libre: en un mercado intervenido por el Estado puede enriquecerse aquellos que sean más hábiles para rapiñar la riqueza generada por los demás).

Mas no pensemos que esta enorme riqueza generada mediante el lanzamiento de una simple App para móvil es algo permanente e irreversible. Los 15.000 millones de euros en los que se ha apreciado Nintendo son, simple y llanamente, el valor actual de los beneficios que se espera que Pokemon Go genere en el futuro: la riqueza no son beneficios pasados acumulados hasta hoy, sino beneficios que se espera que afluyan en el futuro merced al buen hacer de la empresa. Por ello, si en los próximos días, meses o años, Pokemon Go no está a la altura de las expectativas que se han formado hoy al respecto (si sus usuarios dejan de utilizarlo tanto tiempo como ahora, si aparecen otras Apps que atraigan la atención de los consumidores, si no son capaces de generar suficientes ingresos a través de la geo-publicidad, etc.), entonces el valor de las acciones de Nintendo se desplomará: esto es, terminarán desapareciendo esos 15.000 millones en los que se han apreciado recientemente.

En suma, la riqueza que ha generado estos días Nintendo (15.000 millones de euros) no depende del capital con el que contara en el pasado (Pokemon Go ha tenido un coste de desarrollo inferior a 30 millones de euros), sino de cómo se invierte ese capital en el presente y de cómo se sigue invirtiendo en el futuro. La riqueza no mira al pasado, sino al futuro: aquellos que dejan de usar productivamente su ahorros en favor de los consumidores ven cómo su patrimonio se volatiliza (salvo que el Estado lo proteja mediante privilegios extractivos); aquellos otros que, en cambio, usan productivamente sus ahorros en favor de los consumidores de un mejor modo que los demás —y se espera que lo sigan haciendo en el futuro— ven cómo su patrimonio se multiplica en muy poco tiempo por escaso que fuera el capital inicial con el que partieran. La desigualdad de la riqueza no es fruto de su distribución pasada, tal como erróneamente afirmaba Piketty, sino de cómo se utilice de cara al futuro.

También te puede gustar

26 comments

  1. Una compañía realmente especial y con una gran capacidad de adaptación:

    Empezó vendiendo cartas en el siglo XIX y con el lanzamiento de la mítica NES revitalizó un sector de los videojuegos malherido después del fracaso de Atari (recomiendo un documental sobre E.T de esta emblemática compañía, considerado el peor de la historia)
    Años más tarde lanza la Wii para captar a personas que tradicionalmente no les gustaba -o directamente odiaban- los videojuegos, mediante la digitalización de actividades tradicionales de ocio ( ej Wii Sport).
    Aunque no es del todo correcto, podemos decir que con esta videoconsola el mercado queda segmentado entre los “casual gamers” y los hardcore gamers ( jugador habitual)
    Ahora con Pokemon Go el camino es a la inversa y el tradicional ” salir a jugar a la calle” vuelve a estar de moda :)

    Pokemon Go también demuestra que no es suficiente con tener una buena idea para triunfar en el marcado. El juego español Invizimals tenía el mismo concepto, pero ni tenía esa gran base de seguidores previa, ni la reputación de la marca Pokemon , ni esa estrategia de lanzamiento brillante, ni la plataforma era (PSP Go). Aparte que Pokemon Go va dos pasos más allá con la idea.

    Para los defensores de las rentas improductivas de los accionistas, decir que Nintendo siempre ha sido muy reacia a sacar sus juegos en otros sistemas y fueron los accionistas en 2014 quienes presionaron para que sus marcas aterrizaran en los dispositivos móviles por su gran potencial. Todo un acierto.

    Por último, en mi opinión el valor está un poco caro y hay estar atentos al modelo de generación de beneficios. He leído que se espera que Nintendo pase de un benéfico neto de 120 millones de euros a 900 en el 2020. Es un sector sometido a una gran incertidumbre y el segmento casual no es fiel.
    Ahora bien, Nintendo tiene muchos ases en la manga con grandes IPs por sacar en los smartphone.

    1. Como pacifista que soy me gustaría ver un mundo con mucho ocio, videojuegos, películas, televisión, radio, novelas, revistas, música, etcétera. Hay que ganarse la vida honradamente. No es bueno producir armas destinadas a asesinar a miles de personas. Es bueno producir entretenimiento que agrade a miles de personas. Una actividad engrandece al Estado, la otra no.

      Tampoco es que el entretenimiento favorezca la libertad. Pero la perjudica mucho menos que la guerra y el despojo. Además Pokemon go es un gran método anticonceptivo:
      Ella: “Cariño, quiero tener bebé. Hazme mujer.”
      Él: “Déjame que tengo que vigilar estos huevos de pokemon a ver cómo salen.”
      Ella: “Pues cómprame un perrito, que me siento sola.”
      Él: “Si quieres una mascota, entonces usa pokemon, que es más barato y mancha menos.”
      Ella: “Tacaño! Ya no me quieres.”
      Él: “Sí te quiero, pero es que tienes muy pocas opciones en tu interfaz y tu argumento es muy lineal y previsible.”
      Ella: “Me voy a buscar a un hombre de verdad.”
      Él: “Qué machista eres. Con esa actitud promueves la cultura de la violación y la desigualdad.”
      Ella: “Te voy a meter el smartphone por el c…”
      Él: “Falócrata!”

      Es todo un plan secreto de la CIA para reducir la población mundial.

  2. Rallo:

    La política está llenándose de hécates.

    Escribe sobre esto y déjate de frikadas.

    Saludos cordiales.

  3. Una opinión filosófica: si la riqueza lo es meramente en función de las expectativas de ganancias futuras, entonces nuestra economía es un monstruo que debe devorar recursos continuamente so pena de derrumbarse. Otra: haciendo de abogado del diablo, ¿y si los inversionistas y sus ejecutivos están, en muchos casos, no buscando mejorar la vida de los consumidores, sino tramando cómo seducirles para despojarles de su capital a cambio de productos y servicios que en realidad no necesitan/no les convienen/son de una calidad dudosa? Se me puede decir que la mala calidad fracasa a largo plazo, y que los culpables son los consumidores por dejarse seducir, y ambas cosas son ciertas; pero engañar al corazón humano puede convertirse en una ciencia (ay, los publicistas) certera y de efectos muy duraderos.

  4. Rallo:

    Ya estamos…

    CONFUNES PRECIOS CON VALOR.

    Que unas acciones cotizadas se pongan las nubes no es riqueza.

    Lo quieras tú o no, EL CAPITAL NO VARÍA PORQUE SUBAN LOS PRECIOS. El Capital varía con el Trabajo.

    Saludos cordiales.

  5. A pesar de aprender cada día sobre economía con Rallo, en este caso mi opinión es que no tiene ninguna razón. Estoy muy de acuerdo con Piketty en su conclusión: los capitalistas cada vez serán más ricos en relación con los trabajadores.

    Si yo tengo una herencia amplia en pisos por ejemplo, el mero hecho de alquilarlos va a suponer mucho más ingresos que lo que cualquier trabajador medio podrá obtener. Ese trabajador sin esa herencia, jamás podrá convertirse en capitalista ya que sus ingresos irán destinados a la compra de una vivienda, un coche y demás gastos que apenas le permitirán ahorrar para poder invertir. En cambio el capitalista cada vez acumula más riqueza a consecuencia de sus rentas que aprovecha para comprar más (en este caso expuesto vivienda) enriqueciéndose cada vez más.

    Rallo, se ha ido a un ejemplo de éxito que efectivamente genera riqueza, pero que lamentablemente sólo se da en muy contadas ocasiones y no ejemplariza en ningún caso, lo que pasa con la mayoría de los seres humanos.

    100% de acuerdo con Piketty y nada de acuerdo con Rallo en su justificación.

  6. A Dani:

    Rallo no sabe qué es el Valor (mayúscula y singular).

    Lo confunde con los precios (minúscula y plural).

    Niega que el Capital proviene del Trabajo.

    Cree que la economía es magia.

    Saludos cordiales.

  7. Matizando mi comentario anterior, quería expresar que estoy de acuerdo en que el capital heredado tenga valor. Por supuesto, si los ascendientes se lo han currado en el pasado, es lícito que sus descendientes tengan buenas condiciones de partida. Con todo, sí que soy de la opinión que el trabajo presente debería contar algo más y dar mayores oportunidades. Resulta prácticamente imposible salir de la medianía en términos económicos a una persona por muy trabajadora que sea en comparación con lo fácil que resulta crecer la fortuna a los que parten de una buena base.
    A diferencia de Rallo, si que creo que el dinero llama a dinero y que las desigualdades crecientes que están acaeciendo últimamente tienen que ver con ese lado perverso de la economía capitalista.
    El capitalismo, con la ayuda del libre mercado, ha demostrado ser mejor a lo largo del tiempo que su antagónico el comunismo, pero genera brutales desigualdades como consecuencia del egoísmo inherente a la condición humana. Es ahí donde debería controlarse externamente de algún modo cuando tenga lugar, ya que al egoísmo desgraciadamente no ha sabido ponerle freno el capitalismo sino que lo ha alentado con más fuerza.

    1. Más que brutales desiguladades genera civilizadas desigualdades. No hay mayor egoísmo que el mercantilismo.

      ¿Por qué es malo que las condiciones de partida sean distintas? Me queda claro que es algo indeseable, incluso por los que aceptan que pueda ser justo que haya resultados desiguales para distintas personas. Pero ¿cómo se deduce lógicamente lo que “debería ser” de lo que “es”?

      Hay gente que vino a este mundo con peores condiciones de partida que yo, y hoy viven mejor que yo. Y a mí eso no me parece mal. ¿Estoy loco por no lamentarme de que haya gente mejor que yo?

      Hay gente que se enriquece cometiendo crímenes. ¿Por qué debería yo envidiar a estas personas, que viven rodeadas de enemigos deseando que aparezca la oportunidad para vengarse?

      I’m richer by far with a satisfied mind.

      1. @Dani.

        Le recomiendo que eche un vistazo a este artículo de Rallo. Hace referencia al Impuesto de Sucesiones, pero sólo es una excusa para hablar de la igualdad y la libertad de oportunidades.

        http://www.libremercado.com/2015-03-15/juan-ramon-rallo-no-al-impuesto-de-sucesiones-75079/

        Por supuesto, también le recomiendo todos su artículos sobre Piketty.

        Nadie le asegura que el precio del alquiler caiga o simplemente que pueda alquilarlo… y nadie le asegura que esa acción de Nintendo caiga a la mitad en unos meses…… No obstante, toda persona puede y debería intentar complementar sus rentas salariales con rentas del capital. Son unas grandes desconocidas para el ciudadano medio.

      1. No creo, porque el ciudadano medio cada vez va a tener menos dinero que pueda apartar para invertir una vez descontados sus gastos mensuales, que tampoco van a dar para mucho. La concentración de la riqueza (que un porcentaje pequeño de la población tenga un porcentaje cada vez mayor de la riqueza disponible mientras que el resto tiene cada vez menos) es un hecho, y además lógico. Sr. Rallo, da igual que los súper ricos cambien, si tomamos una foto de la sociedad en un momento dado, la tendencia va a ser la que comento. Y es lógico, por la mera evolución de la economía capitalista. Si las rentas pueden dividirse en las de capital y las de trabajo, la evolución de los mercados hacia una mayor eficiencia (automatización, organización ultra eficiente…) hace que las inversiones sean cada vez más rentables (a pesar de, y para compensar los riesgos asociados a esa inversión). Y eso implica que toda inversión necesita cada vez menos, y en menor medida, de individuos que presten servicios para que ésta fructifique. La empresa moderna tiende a necesitar sobre todo de un puñado de ejecutivos y técnicos ultra cualificados (los únicos, junto con propietarios y profesionales de éxito, que van a poder acumular riqueza) y muy poco de otra gente. Además, la liberalización de la economía no va a solucionar el problema porque no va a haber una enorme cantidad de negocios de éxito que necesiten, aunque sea poco, de los servicios de la gente. ¿La razón?: los antes mencionados riesgos: volatilidad de los mercados, inseguridad, bajo consumo, sobrecapacidad productiva (que es un problema sobre el que leo cada vez más noticias)…

  8. Estimado Ramón.

    El que ha ganado dinero con esta “operación” de “inteligencia de mercado” no es probablemente el ingeniero Jefe del proyecto, ni quien aportó la idea original (posiblemente un becario) sino los que poseían el capital que han visto aumentar su valor, sin aportar posiblemente “nada” a la decisión de desarrollar este juego.

    Si no existiera la diversificación de carteras, tendrías razón en que ganan dinero los que tienen inteligencia para invertir… pero es que ni eso…

    Piketty explica perfectamente que en este “juego” quien ha ganado es el que poseía el capital.

    Lo que pasa, es que estoy de acuerdo contigo en que leerse a Piketty es un rollo… yo tampoco he llegado hasta el final ;-)

      1. Lo explico en un mensaje previo :

        -El concepto de Pokemon Go no es nuevo. Una empresa española creó un juego llamado Invizimals (exclusivo de PSP Go) muy similar pero de escaso éxito. Es más, Sony ha metido alguna que otra puya a Nintendo por este motivo.
        Moraleja: tener una buena idea no es suficiente para triunfar en el mercado.

        – En el año 2014 la Junta de Accionista de Nintendo presionó para que sacara sus marcas en otras plataformas por las malas cifras de la compañía (mal comportamiento de WiiU). La Gran N tuvo que dar su brazo a torcer porque siempre ha sido una compañía muy cerrada y sus grandes IPs siempre han salido en sistemas propios. Ahora han obtenido sus frutos.

        – Espero que el “becario” haya confiado en su idea e invertido en Nintendo.
        Simplemente por el tiempo que en forma de ahorro aporta un accionista a un proyecto ya es razón más que suficiente para percibir un retorno.

  9. Por regla general, los artículos de Rallo explican, y con notable acierto, las ventajas que supone el liberalismo que tanto defiende. También desacredita con rigor las pautas y medidas que no comulgan con su teoría económica. Sin embargo, obvia continuadamente los defectos que el liberalismo implica, procurando no citarlos ni mucho menos admitirlos al ir en contra de sus ideas y en mi opinión eso le resta credibilidad.

    La verdad es que ningún sistema es perfecto y todos son mejorables. No entro en la cuestión de si el liberalismo sea el menos malo de todos ellos hasta la fecha o no, pero un análisis tanto de las grandes ventajas que tiene, pero también presentando siempre su contrapunto que también existe, considero que haría este blog mucho más instructivo y veraz.

    El liberalismo, con su libre mercado como estrella del equipo, genera un clima de excesiva competitividad que unido a la gran avaricia inherente a la condición humana provoca excesivas desigualdades. Aquí Rallo se empeña en citar que estas grandes desigualdades son consecuencia de otras cuestiones como formación adecuada, enchufismos debidos al absoluto poder y control estatal, etc. Lo cierto es que sistemáticamente omite en sus escritos la verdadera causa de estas desigualdades que no es otra que el abuso de las personas o clases mejor posicionadas (o países si se quiere ver el problema más a nivel macro) sobre las personas o clases (o países) desfavorecidas.

    Esta teoría política plenamente desregulada tiene como base la meritocracia lo cual es un sólido cimiento sobre el que construir sin duda, pero en vez de crecer sobre sus pilares de forma mesurada, en su práctica lo que hace es aplastar y arramplar con todo, generando por cierto, una inercia que los desfavorecidos tienen muy difícil contrarrestar pese a los grandes esfuerzos que puedan realizar. La élite perpetúa a los pobres pese a que existe suficiente riqueza en el mundo para que no sea así, a fin de seguir conservando su estatus dominante.

    Animo a Rallo que haga un artículo dedicado a las desventajas que supone su teoría con nuevas propuestas para solucionarlas. Ese artículo suyo, dado sus grandes conocimientos de economía sí que sería muy didáctico.

  10. En cuanto al meollo de lo discutido en este artículo, es decir si la conclusión de Piketty: los capitalistas cada vez serán más ricos en relación con los trabajadores es cierta o no, el mismo Rallo en su vídeo donde habla de pensiones privadas: http://juanramonrallo.com/2010/08/pensiones-privadas/ (a partir del minuto 4) se encarga de dar el mismo a la razón a Piketty.

    Admite sin ningún tipo de ambages que invirtiendo el capital generado en la bolsa tienes asegurado unos beneficios enormemente cuantiosos.

    Es decir, que el capitalista simplemente inviertiendo el dinero “pasado” en bolsa supera con creces cualquier tipo de ingreso que pueda tener un trabajador.

    Se puede argumentar que el trabajador también puede invertir el dinero que gana, pero es que ya he comentado que éste bastante tiene con pagar el coste de vivir y no puede ahorrar para invertir.

    1. Para el pequeño ahorrador diversificado la teoría puede ser tendencialmente cierta, aunque la rentabilidad tampoco procede del pasado, sino de su contribución a generar rentas futuras. Para el gran capitalista es rematadamente falsa, pues éstos suelen concentrar su patrimonio en un reducido número de inversiones.

      1. Dudo de que los grandes capitales estén dirigidos por gente que no conoce los principios básicos de diversificación del riesgo, como pareces opinar.

        En España, por ejemplo, se sabe en qué invierten las sicavs de nuestros grandes capitales, y no generan esta impresión. Y no hablamos de lo que tengan “fuera de control”, o a través de testaferros, que seguro que lo diversifican sin que su imagen de marca se deteriore.

        Para mi el artículo es un perfecto ejemplo puntual que da la razón a Piketty en su teoría, bastante más general. (No entiendo el título)

        El beneficio generado no se lo ha llevado en este caso el equipo que con su trabajo ha desarrollado el producto, ni quien aportó la idea de negocio, sino los accionistas de Nintendo.

        Por supuesto, invierten un capital generado en el pasado, para generar rentas futuras (salvo que alguno de los accionistas fueran “falsificadores”, que no creo que sea el caso).

  11. Conclusión (añadiendo tu último comentario):
    La teoría de Piketty es cierta siempre y cuando la riqueza originada en el pasado sepa invertirla de forma diversificada.

    Pues que queréis que os diga, tampoco me parece entonces que Piketty fuera tan descaminado como se defiende aquí. Más bien estaba en lo cierto siendo honestos.

    Con esto termino mi participación en el asunto porque ya hemos esgrimido nuestras posturas suficientemente.

    Gracias por los comentarios y a Rallo que me ayuda a entender mejor la economía aunque no comulgue con algunas de sus ideas.

    1. Sigue sin serlo, porque ahí la riqueza continúa dependiendo de las rentas futuras generadas. En Japón, por ejemplo, quienes invirtieron a finales de los 80 todavía no han recuperado su inversión por mucho que la diversificaran.

  12. Creía que hablábamos en términos genéricos. Si nos ponemos a buscar excepciones a las cosas entonces no concluimos nada eso tenlo por seguro.

    Por cierto, tu enlace que me pusiste sobre Piketty me parece un poco “chorradita”(sin querer ofender) justificando que el más rico ya no lo es y que ahora es vigésimo sexto (o el último de los ricos si lo prefieres)…

    Lo que estamos discutiendo creo que es mucho más serio que eso al menos así lo he entendido yo. Estamos hablando de si el sistema existente favorece en términos económicos a perpetuar a los que están en posiciones privilegiadas de partida frente a los que no lo están, o si por el contrario las actuaciones presentes de los trabajadores pueden contrarrestar esta inercia con su buen quehacer. Ahí es donde Piketty, a mi modo de ver con gran acierto, hace ver que bastante mal se le tendría que dar a un rentista y demasiado bien a un trabajador para cambiar las tornas. Demasiado desequilibrado el combate por el exceso de ventaja en la situación de partida al tener en cuenta que la inversión suele ser más productiva en términos de generación de riqueza que el trabajo.

    Si ya entras a como Piketty saca esas conclusiones (su método de demostración), pues igual si que escribe incoherencias, ahí tu eres el experto, pero no me parece lo trascendental.

    Y no me piques más haciéndote contestar que tengo que currar ya que yo no tengo rentas pasadas! ;) Así que da tu brazo a torcer en esa cuestión y no seas terco jajaja