El cambio de modelo productivo, en riesgo

vozpopuli

La evolución del PIB en el segundo trimestre de 2016 fue aún más favorable de lo inicialmente esperado: en términos intertrimestrales, la economía española se expandió un 0,8%; en términos interanuales, un 3,2%. La desaceleración económica debida a la famosa “incertidumbre política” de momento no se aprecia. O al menos eso parece a simple vista.

Fuente: INE

De hecho, la transformación de nuestro modelo productivo avanza a buen ritmo: en el segundo trimestre de 2013 —el momento más hondo de nuestra segunda recesión— el PIB del sector privado era 29.100 millones de euros inferior al PIB del segundo trimestre de 2008 —el momento más inflado de nuestra burbuja—. En cambio, en el segundo trimestre de 2016, el PIB ya sólo era 15.400 millones de euros inferior al de 2008 (en ambos casos hemos excluido de la comparativa el sector inmobiliario por ser un sector esencialmente copado por imputaciones de rentas desligadas de la actividad productiva).

Fuente: INE

Dicho de otro modo, en tres años la economía española ha incrementado su PIB trimestral en casi 14.000 millones de euros: más de la mitad de ese PIB se ha concentrado en el sector del “comercio, transporte y turismo”, el cual ya genera más valor (6.500 millones de euros) que en pleno 2008; a su vez, las actividades profesionales crean cada trimestre 2.500 millones de euros más que en 2013 y también superan el valor añadido bruto que producían en 2008; por su parte, la industria ha incrementado el valor añadido por trimestre en 2.100 millones, si bien todavía su ubica 4.500 millones por debajo de 2008. Por tanto, el cambio de modelo productivo que necesita la economía española se encuentra a medio camino: dos sectores se han hundido —la construcción y las actividades financieras— y tres sectores los han sustituido parcialmente —comercio, transporte y turismo, actividades profesionales e industria—.

Como decíamos, para abandonar definitivamente nuestro modelo productivo postburbujístico, nuestra economía todavía necesita crear bienes y servicios por valor de 15.000 millones de euros más por trimestre (unos 60.000 millones anuales) de los que crea hoy. Si el PIB privado continuara incrementándose a su ritmo actual (unos 4.600 millones anuales), en tres años y medio lograríamos completar la digestión de nuestra burbuja inmobiliaria.

La inversión

Ahora bien, para completar la transformación de nuestro modelo productivo a lo largo de los próximos años requerimos de un elemento esencial: inversión. La inversión es el instrumento que permite erigir nuevas empresas o ampliar las existentes: a saber, es el instrumento que impulsa el cambio de ese modelo productivo.

Y aquí es donde empiezan las malas noticias del dato del PIB del segundo trimestre de 2012: aunque el gasto en inversión continúa expandiéndose a tasas elevadas (la formación bruta de capital aumentó un 4,5% en términos interanuales), se aprecia con claridad una rápida desaceleración tanto en la inversión en construcción como en la inversión en bienes de equipo. De hecho, la formación bruta de capital en bienes de equipo ha aumentado a su segunda menor tasa desde mediados de 2013, cuando nos hallábamos en plena recesión económica. Menor inversión es menor impulso a la emergencia de un nuevo modelo productivo.

Fuente: INE

En suma, los datos hasta la fecha son sorprendentemente positivos, pero las bases para que ese rápido crecimiento prosiga en el futuro no se están dando. Puede que esa ralentización del ritmo inversor se deba, en este caso sí, a la “incertidumbre política” (la inversión es el componente del PIB más dependiente de las expectativas), pero no cabe descartar otros factores muy relevantes: en concreto, que las oportunidades de negocio disponibles —después de varios años de crecimiento— estén comenzando a agotarse dentro de una economía asfixiada por impuestos y por privilegios regulatorios a favor de oligopolios cercanos al poder.Fuente: INE

En este sentido, las tareas pendientes de un eventual nuevo gobierno para apuntalar la recuperación deberían ser claramente dos: uno, concluir el ajuste del déficit sin machacar con nuevos impuestos al sector productivo (esto es, centrar el ajuste en el gasto público); dos, liberalizar la economía para que surjan nuevos caladeros de oportunidades empresariales allá donde hoy sólo existe extracción oligárquica de rentas. Por desgracia, ningún partido del arco parlamentario promueve con seriedad esta agenda reformista: en tal caso, corremos el riesgo de que, una vez los vientos de cola dejen de soplar, nos topemos con una economía sin dinamismo y con buena parte de sus desequilibrios sin corregir. En lugar de centrarse en diseñar el itinerario de cambios a implementar durante los próximos años, nuestros mandatarios prefieren pelearse por el reparto del poder. Como siempre, contribuyendo positivamente a que salgamos de la crisis

También te puede gustar

2 comments

  1. Señores,

    EL MODELO QUE TIENE QUE CAMBIAR ES EL DE DISTRIBUCIÓN DE LA RENTA.-

    Lo demás (Producción y Gasto) viene solo.

    Para liberar a la sociedad del déficit fiscal excesivo preservando las rentas productivas, nada mejor que IMPUESTOS PÚBLICOS A LO INMOBILIARIO.

    La liberalización madre de todas la liberalizaciones consiste en liberar a los agentes productivos de los IMPUESTOS PRIVADOS DE LO INMOBILIARIO.

    Además es justo: lo que sufrimos no es más que la depresión posterior a la peor burbuja inmobiliaria de la historia.

    Saludos cordiales.

  2. Señores:

    NO SE TRABAJA & EMPRENDE, NO PORQUE NO PUEDAS, SINO PORQUE PARA QUÉ.-

    Hay libertad de sobra para Trabajar & Emprender. Pero para qué Trabajar & Emprender.

    Trabajas & Emprendes pero, luego, se adueñan de tu porción de Renta:
    – caseros,
    – pensionistas,
    – plazofijistas y
    – superasalariados.

    Entonces haces lo posible por ser tú también:
    – casero,
    – pensionista,
    – plazofijista y
    – superasalariado.

    Y se lía tu ecuación de intereses.

    Así es como hemos llegado a la sociedad de vagos y maleantes que padecemos. Nadie quiere Trabajar & Emprender. Todos quieren extraer rentas improductivas.

    ACABEMOS CON EL RENTISMO IMPRODUCTIVO Y DEJÉMONOS DE RETÓRICA CURSI.

    En cuanto uno analiza científicamente el rentismo improductivo enseguida detecta tres cosas:

    1) en las fases expansivas de la economía, nada menos que la mitad del PIB se desvía a rentistas improductivos (caseros, pensionistas, plazofijistas y superasalariados); pero, en las fases recesivas, éstos no sufren la mengua del PIB-Renta;

    2) de los cuatro grandes tipos de rentismo improductivo que hay, el más nocivo para la economía es el inmobiliario; los costes inmobiliarios, especialmente los anidados en los salarios, son el principal lastre para la actividad económica y el empleo; dicho de otro modo, lo que ahoga la economía es que el PIB-Renta tenga que estar sobredimensionado para poder financiar el rentismo improductivo; en el caso de España, con el agravante de que los residentes no sois capaces de generar Renta suficiente para satisfacer tanto rentismo improductivo, por lo que tenéis que completarla endeudándoos fuera; y

    3) las rentas improductivas se extraen mediante una combinación de impuestos públicos y privados, entendiendo por impuestos todo pago forzado quien quiera que sea el sujeto activo.

    SOLO SALDREMOS DE LA DEPRESIÓN ECONÓMICA (RECESIÓN CRONIFICADA), CUANDO APLIQUEMOS AL COSTE DE LA VIVIENDA BÁSICA EL MISMO TRATAMIENTO QUE DAMOS A LA SANIDAD, LA EDUCACIÓN Y LAS INFRAESTRUCTURAS BÁSICAS.

    En materia de vivienda básica, el mercado falla. Y falla porque la vivienda se utiliza como falso “ahorro” del pobre (“himbersión”), lo que hace que su mercado se convierta en un antimercado: se vende solo si el precio —”cotización”— sube.

    Pero, si los costes inmobiliarios suben, se asfixia la actividad económica ordinaria. Gran pescadilla que se muerde la cola.

    Hasta aquí solo hemos expuesto lo que todos sabemos, aunque haya membrillos que no se atrevan a enunciarlo. Ahora viene lo que aportamos nosotros, los estructuraltransicionistas.

    PARA RESOLVER EL PROBLEMA DE LA ASFIXIA ECONÓMICA QUE CAUSA EL PARASITISMO INMOBILIARIO, EL PRINCIPAL ESCOLLO ES LA PRESENCIA, EN LAS ECUACIONES ECONÓMICAS DEL PRESENTE, DE EXPECTATIVAS INMOBILIARIAS DERIVADAS DE DECISIONES DEL PASADO.

    El problema es la inflación inmobiliaria empotrada (“built-in”).

    El pinchazo-derrumbe (2006-2010) de la burbuja-pirámide generacional inmobiliaria (1986-2006), y el anuncio del nuevo modelo Era Cero (2025), no basta para limpiar la economía de expectativas inmobiliarias.

    PARA QUE LA TRANSICIÓN ESTRUCTURAL DE LA ECONOMÍA TENGA ÉXITO HAY QUE DESEMPOTRAR INFLACIÓN INMOBILIARIA REPRIMIENDO PROACTIVAMENTE EL RENTISMO IMPRODUCTIVO INMOBILIARIO.

    Y aquí es donde entra en juego la libertad.

    SIN LIBERTAD NO PODEMOS DIRIGIR NUESTRA ACCIÓN DE FORMA CREATIVA Y AUDAZ CONTRA EL PARASITISMO RENTISTA IMPRODUCTIVO INMOBILIARIO.

    La regulación-madre de todas las rigideces, racionamientos y acaparamientos, de la que tenemos que liberarnos primero, es la opresión inmobiliaria. La sociedad pospopularcapitalista es una sociedad opresiva en la que la mayoría luchamos por la libertad y una minoría dispersa se confabula para mantener la esclavitud de base inmobiliaria (que tiene mucho de vasallaje neofeudalista).

    PARECE MENTIRA QUE, EN UNA SOCIEDAD MODERNA, HAYA PRECARIEDAD RESIDENCIAL, CUANDO LA VIVIENDA BÁSICA BUENA ES MÁS FÁCIL DE PROVEER QUE NUNCA EN LA HISTORIA, aparte de la abundancia de viviendas vacías que hay.

    HE AQUÍ LAS CIFRAS QUE NOS PERMITIRÁN SALIR DE LA CRISIS:
    – COSTE VIVIENDA NUEVA = 120.000 EUROS
    – ALQUILER NETO = 100 EUROS/MES

    Tenemos un problema muy serio de precios relativos por causa de la distorsión inmobiliaria. La causa de la causa de la crisis es que los trabajadores se creen que ya son “capitalistitas” por estar poseídos por pisitos de mierda. Orientemos las políticas monetaria y fiscal en contra de la avaricia inmobiliaria. Comencemos haciendo tributar de verdad en el IRPF los alquileres y plusvalías inmobiliarias, y dando progresividad al IBI.

    Saludos cordiales.

    P.S.: En EEUU, no solo en ciudades como Memphis o Dallas, muy parecidas a Madrid, por 140 mil dólares se encuentran hoy viviendas excelentes, en condominios e incluso como viviendas exentas con jardín en barrios tranquilos de clase media.