El expansivo agujero de las pensiones públicas

larazon

Cuando pensamos en nuestra jubilación se nos viene intuitivamente a la cabeza la imagen del ahorro: el sistema natural para preparar aquella fase de nuestra vida en la que ya no podemos depender de los ingresos que generamos trabajando consiste en disfrutar de las rentas que nos proporciona el capital que hemos logrado acumular a lo largo de nuestra etapa laboral. Pero el sistema de pensiones que nos ha impuesto el Estado no tiene nada que ver con el anterior: se lo conoce como “sistema de reparto” y se basa en que los jubilados actuales cobren su pensión a partir de las cotizaciones sociales que abonan los trabajadores actuales.

Dicho de otra forma, la sostenibilidad del sistema de reparto depende totalmente de la proporción entre la masa salarial y el gasto en pensiones. Si, por ejemplo, los salarios totales de un país son 100.000 millones de euros y la cotización social es del 30%, el gasto en pensiones no podrá superar los 30.000 millones de euros (salvo que se incremente el gravamen de la cotización): si lo hiciera, el sistema estaría en déficit y, en la medida en que ese déficit tuviera un carácter persistente, terminaría quebrando.

Actualmente, la Seguridad Social española presenta un cuantioso desequilibrio presupuestario (superior al 1% del PIB) que todo apunta que va a continuar ensanchándose en el medio-largo plazo aun cuando reduzcamos el paro a lo largo de los próximos años. Y es que, a día de hoy, el salario medio de España es de 1.880 euros mensuales (el salario más frecuente ronda los 1.250 euros), de modo que la cotización social por contingencias comunes asciende a los 550 euros mensuales; a su vez, la pensión media del sistema es de 1.050 euros (si sólo contabilizáramos las pensiones de jubilación, éstas serían de 1.200 euros). Por tanto, como media necesitamos dos cotizaciones sociales por pensión para mantener en equilibrio las cuentas de la Seguridad Social… y ahora sólo hay 1,89.

Primer problema: mientras que los sueldos medios en España llevan estancados desde hace un lustro, las pensiones medias han subido un 30% desde 2008 debido a que los nuevos pensionistas que se dan de alta perciben rentas más elevadas que los que se dan de baja. Por ejemplo, en junio de este año, la pensión de los nuevos entrantes al sistema ascendía a 1.200 euros (las pensiones específicamente de jubilación, a alrededor de 1.500), mientras que la de aquellos que se dieron de baja era de 970 euros (las de jubilación que se dieron de baja, de 1.100 euros): se incorpora gente “más cara” que aquella que sale de la Seguridad Social. Por tanto, para poder afrontar los crecientes pagos previsionales necesitaremos incrementar la ratio de cotizaciones por pensión (a menos que los salarios crezcan más rápido que las pensiones, cosa que no parece probable que vaya a suceder).

Segundo problema: la ratio de cotizaciones por pensión no va a aumentar durante los próximos años, sino a descender acusadamente. En concreto, debido a la estructura demográfica de España, la ratio descenderá hasta una sola cotización por pensión durante las próximas décadas. No es un augurio catastrofista: así está ya configurada nuestra pirámide demográfica.

En suma, las actuales condiciones de cobro de pensiones no serán sostenibles en el tiempo, por lo que habrá o que recortarlas o que subir los impuestos (o ambas cosas) para equilibrar ingresos y gastos. No hay otra alternativa realista y conviene que los españoles sean conscientes de ello: si no empiezan a ahorrar ahora para contrarrestar las deficiencias de este régimen jubilatorio fraudulento, injusto e ineficiente, lo lamentarán en el futuro.

Ciudadanos apuesta por más impuestos

Dentro de las negociaciones sobre el techo de gasto entre el Partido Popular y Ciudadanos, la formación naranja exigirá al Gobierno de Rajoy una reforma en profundidad del Impuesto sobre Sociedades para incrementar el gravamen que soportan las empresas españolas (en especial, dicen, las grandes empresas). Desde el partido de Albert Rivera siempre han mostrado una profunda obsesión por extraer más recursos de las compañías españolas para financiar parte del exceso de gasto de nuestras Administraciones Públicas. A su entender, los holdings empresariales no pagan todos los impuestos que deberían debido a que se aprovechan de “lagunas legales” en la configuración del tributo. Pero esas lagunas legales no son en realidad tales: lo único que sucede es que las empresas españolas no tributan por los beneficios repatriados desde el exterior (y que ya han pagado en el extranjero el correspondiente Impuesto sobre Sociedades) ni tampoco por las pérdidas que hayan soportado en otras ramas de su negocio. Puro sentido común tributario que, al parecer, Ciudadanos quiere enterrar.

Llegan los tipos de interés negativos

La política de tipos de interés negativos establecida por el Banco Central Europeo comienza a ser repercutida sobre los depositantes minoristas. Así, una pequeña cooperativa de crédito alemana, el Raiffeisenbank Gmund & Tegernsee, pasará a aplicar un interés del -0,4% a aquellos clientes con saldos superiores a los 100.000 euros. Se trata del primer paso para que esta misma medida vaya trasladándose cada vez a un mayor número de ahorradores continentales: no en vano, la heterodoxa política monetaria del BCE está castigando a la banca europea con unas pérdidas extraordinarias de 5.000 millones de euros anuales; lógico, pues, que las entidades intenten exportar tales sobrecostes a sus cuentacorrentistas, los cuales se verán a su vez incentivados a dilapidar su ahorro para minimizar semejantes pérdidas. Un auténtico disparate: la economía europea no necesita reducir sus volúmenes de ahorro, sino lograr que ese ahorro se movilice en forma de inversión productiva y sostenible. Pero nada de ello sucederá mientras no aparezcan nuevas oportunidades de inversión que induzcan a los ahorradores a arriesgar su capital sin tener que penalizarlos con tipos de interés negativos.

Europa, estancada

La economía de la Eurozona apenas creció un 0,3% durante el segundo trimestre del año: un ritmo de expansión que es la mitad del registrado en el trimestre anterior. El preocupante estancamiento se debe, sobre todo, a la completa parálisis de dos grandes países: Francia e Italia, cuyo PIB intertrimestral varió un 0%. España —junto a otras sociedades como Chipre o Eslovaquia— creció a un ritmo que más que duplica el de la Eurozona. Un año después de empezar a aplicar políticas monetarias expansivas —como la ya mentada de tipos de interés negativos—, su fracaso resulta más que patente: Europa no necesita tramposos parches estimulantes, sino reformas que liberalicen su economía y reduzcan el peso de su Estado. Si estos cambios estructurales no son implementados, el crecimiento sano no regresará: la actual estrategia de cebar el endeudamiento barato para relanzar el gasto interno no sólo no funcionará, sino que, mientras perdamos el tiempo probando métodos fallidos, únicamente estaremos extendiendo una cortina de humo alrededor del auténtico origen de los problemas.

También te puede gustar

19 comments

  1. Rallo:

    Dices que hay una cosa que se llama:
    – “Las rentas que nos proporciona el capital que hemos logrado acumular a lo largo de nuestra etapa laboral”.

    Te preguntamos dos cosas muy sencillas:

    1) ¿De dónde sale ese dinero cada ejercicio?

    2) ¿Qué ahorro puede hacer el trabajador y el autónomo –no solo hoy– y materializado en qué?

    Te adelantamos nuestra contestación:

    1) Sale del Trabajo & Empresa

    2) En el capitalismo auténtico, quienes ahorran no son los trabajadores y autónomos; mucho menos hoy

    Saludos cordiales

  2. Algunos todavía no se han enterado de que hay algo que se llama interés, esto es, la preferencia temporal.

  3. Supongamos que en la aldea de Asterix y Obelix solo hay una empresa: Abraracurcix, SL. Allí trabaja todo el pueblo. O, al menos, la parte del pueblo que está en edad. Se ha decidido que los viejos y los niños no trabajan.

    Olvidémonos de los niños (me sé de un par de padres que ya quisieran… ji ji). ¿Qué hacemos con los viejos? Hay 4 opciones:

    1) Cuando lleguen a la situación de jubilación, se les sigue considerando trabajadores de la empresa, aunque ya no vayan por allí (¡bueno! Si son españoles, irán a criticar con los jóvenes) y cobran su sueldo a fin de mes, con el coeficiente reductor que se estime oportuno. Pero la empresa tendrá que seguir funcionando… Es decir, los viejos viven de que, todos los días, los jóvenes se levantan a trabajar.

    2) 1 no nos gusta, así que, a lo largo de su vida laboral, se les ha ido pagando un porcentaje del sueldo en acciones de la empresa. Y, por tanto, ahora cobran remuneración del capital. Remuneración del capital que sale de que la empresa funciona. Es decir, los viejos viven de que, todos los días, los jóvenes se levantan a trabajar.

    3) 1 y 2 no nos gustan, así que Abraracurcix le cobra un impuesto a todos los trabajadores, el cual se destina a pagar a los jubilados. Trabajadores que cobran de que la empresa funciona. Es decir, los viejos viven de que, todos los días, los jóvenes se levantan a trabajar.

    4)1, 2, y 3 no nos gustan, así que, que cada viejo se busque la vida. Que trabaje hasta que pueda y, cuando ya no pueda, se encarguen de él sus hijos. Si los ha tenido. Pero, para ello, los hijos tendrán que trabajar.

    Como vemos, todos los caminos pensionisteros llevan a la Roma de que alguien tiene que trabajar. El debate no está aquí. No es un problema etiológico o técnico. Es el eteeeeeerno problema de cuánto tiene que cobrar cada uno.

    Es decir, una vez que hemos destinado de Abraracurcix, SL un 25% de toda la masa salarial, cuánto supone (para los que trabajan) el 75% restante. Y cómo se distribuye entre los que trabajan por escalas laborales. Y qué vida se puede pagar con cada escalón salarial.

    Con las leyes en la mano, leyes dicta el indómito Abraracurcix (quien solo tiene miedo a que el cielo se caiga sobre su cabeza) se decide cómo se distribuye ese dinero. ¿Y cómo dicta las leyes el indómito Abracurcix? Pues escuchando al los dioses, por supuesto. Es decir, escuchando las diferentes presiones que le llegan de su pueblo, calibrando qué sector es más peligroso y cuál, en cambio, es más dócil y se deja chulear más con, por ejemplo, promesas acerca de “ya te llegará tu momento, hombre, que aún eres muy joven”.

    El problema llega cuando el pueblo se te parte por la mitad, porque entonces ya no hay nada que hacer.

  4. Debería leer antes de subir, porque luego me queda confuso (tampoco hay que descartar que sea un problema de mi cerebro…).

    Tanto en un sistema público como privado, los pensionistas tienen una expectativa de nivel de vida. Si no se cumple, se sentirán muy defraudados.

    Ya sea el Estado, la empresa o el fondo de inversión, se hacen unas promesas. Si para cumplir esas promesas, hay que destrozar las rentas salariales o los resultados empresariales, el sentimiento se cambia de bando. Y es que los trabajadores también tienen expectativas de nivel de vida, malos bichos ellos… (o nosotros…)

    Ahora mismo, hay empresas (en otros países con otros modelos) cuyo mayor problema es afrontar las pensiones a las que se habían comprometido (quizás no legalmente, pero sí implícitamente).

    Lo mismito que aquí.

    ¡Vamos, que es un problema de convivencia, no de técnica económica! ¡Leches! ¡Tanta palabrería para llegar a esto!

  5. (El término invertir tendría que haber sido INVESTIR. Permítanme unos días para reelaborar el deslinde entre los términos Ahorro e Inversión en formato ultrasintético sencillo para internet.)

    Señores:

    LOS CAPITALES NO RENTAN NADA EN LA ERA CERO.-

    El término capital tiene dos significados en Economía:

    – Contabilidad (Capital, mayúscula singular); o

    – Matemáticas Financieras (capitales, minúscula plural).

    El término renta del capital, por tanto, puede significar dos cosas distintas:

    – dividendos; o

    – intereses.

    LOS TRABAJADORES Y AUTÓNOMOS NO OBTENDRÁN RENTAS DEL CAPITAL PROPIAS EN SU JUBILACIÓN:

    – EN EL CAPITALISMO, LOS TRABAJADORES Y AUTÓNOMOS NO SON TITULARES DE CAPITAL CONTABLE; Y

    – EN EL MODELO CAPITALISTA VIGENTE, “ERA CERO”, NO HAY INTERESES.

    El trabajador o autónomo que se cree que, en la jubilación, va a dejar de vivir de rentas del Trabajo y va a romper a obtener rentas del Capital o de los capitales, ¿es listo o tonto?

    Y el científico que se lo hace creer, ¿es buena o mala persona?

    Saludos cordiales.

  6. Señores:

    LAS PENSIONES PÚBLICAS NO TIENEN NINGÚN AGUJERO.-

    No se puede llamar razonablemente agujero a la diferencia entre:

    – el gasto público en pensiones; y

    – la recaudación por un tributo particular que se exacciona básicamente al pagar nóminas.

    Ni reparto, ni capitalización, ni leches, perdonen la expresión.

    Lo que persigue el falsoliberalismo es:

    1) sesgar el debate sobre las pensiones públicas, para que el recorte que viene sea mayor del que debiera (y que haya más holgura para no tener que bajar otras rentas improductivas, v. gr. las rentas inmobiliarias);

    2) que los trabajadores-directivos del sector financiero tengan un patrimonio contra el que cobrarse sus supersalarios; y

    3) obligar a los trabajadores y autónomos a comprar deuda pública, es decir, a financiar el déficit público (¿en dónde creen ustedes, si no, que es dónde ponen el dinero los fondos de pensiones, dada la cautela con que están obligados a actuar?).

    Afortunadamente la ZIRP del BCE desnuda la canallada falsoliberal.

    Saludos cordiales.

  7. Señores:

    LA REBURBUJA TERMINARÁ EN REPINCHAZO.-

    La AVARICIA hinchó la burbuja 1986-2006; y terminó en el pinchazo 2010.

    En el período transicional subsiguiente, el MIEDO está hinchando la reburbuja, que terminará con el repinchazo 2018.

    La Transición Estructural estará ultimada en 2025, una generación después del pinchazo propiamente dicho. Los precios relativos inmobiliarios serán neutrales y dejará de existir el mercado inmobiliario dual actual, que volverá a ser un mercado de tangibles básicos normal, en el que solo valdrá lo realmente bueno.

    Por miedo, las autoridades financieras se ven obligadas a medidas extremas (que los cínicos venden como estímulos discrecionales).

    Por miedo, la sociedad de capitalistitas vota en contra del ortograma capitalista: brexits, rajoys, trumps (que los cínicos venden como triunfo de la libertad frente al Estado).

    Por miedo, en Alemania suben los precios inmobiliarios (que los cínicos venden como la llegada, por fin, de la “racionalidad del real estate” a las puertas de la ciudadela del capitalismo europeo –un “catch-up” al revés–.)

    Por miedo, los nacidos después de 1980 quieren comprar y no alquilar (que los cínicos venden como una “genética” ante la que no podemos hacer nada más que rendir la economía productiva).

    Por miedo, se da rienda suelta al alquiler turístico (que los cínicos, negando la destrucción del inquilinato y de la convivencia, venden como sumisión imaginativa y alegal a la ley de la oferta y la demanda).

    Y nosotros estamos muy, muy asustados viendo como vienr el odio al dinero (y “amor” forzado al ladrillo), estando en peligro la estabilidad financiera donde más daño hace: los depósitos.

    Estos dos años que vienen, 2017 y 2018, van a ser muy, pero que muy, muy, muy difíciles, señores, especialmente en España.

    Dato de ayer: Japón ya no crece, en dato-PIB intertrimestral (recuerden que este tipo de datos siempre están hinchados artificialmente); avanza, pues, la depresión (recesión cronificada, de etiología estructural) y la estridencia de la reburbuja resentida, reactiva al firme propósito del sistema capitalista de extender el modelo Era Cero enterrando el necio popularcapiralismo; veamos lo bueno: se aproxima el repinchazo, cada vez falta menos para completar el parto que empezó en 2010.

    Saludos cordiales.

    1. Señor de los anillos, ¿la avaricia solo se basa en dinero o puede ser en que te contesten aquí a ti? Jaja

      Precisamente en las burbujas poca avaricia tiene la gente porqur ahorra y no compra lo que se ofrece porque no lo quiere.

      Eres patético tío y encima me das ya pena porque parece con esas parrafadas que busques algún tipo de remuneración monetaria.

      ¿1 cent. por palabra, por parida o por churrifrase?

      Yo te pagaría más porque te largaras de la página de Juan Ramón créeme.

      Y por último: ¿nos puedes explicar que tipo de burbuja hay hoy en día relativa a la producción?

  8. @aversiahora, hay mucha diferencia entre las dos formas de pagar a los jubilados.

    En la forma de que éstos tengan acciones de la empresa, será capital en la empresa que podría producir algo en el futuro. Incrementar la productividad, sea con más mano de obra o con robots. O incluso capital que se ha invertido en la empresa de otro pueblo para diversificar.

    En cualquier caso será ahorro en capital que es la base del crecimiento sano de la productividad.

    En el caso de que cobren mediante un impuesto de los trabajadores actuales, entonces no hay capital acumulado, no hay incremento de productividad a menos que sea a base de crédito, mejor dicho deuda.

    Además, si estos nuevos trabajadores no aparecen, porque hay menos, o son reemplazados por robots, o los sueldos se reducen ¿quién paga a los jubilados?

    Por otro lado, los sistemas de “solidaridad intergeneracional”, se basan es que le pasamos el pufo de nuestras pensiones a nuestros hijos y nietos, en vez de ahorrar nosotros. Y además les pasamos el pufo de una deuda pública a 10, 30, o 50 años…

    Y, para añadir un poco más, tenemos pocos hijos…

    Cóctel perfecto.

    Saludos

  9. asertus, si vives en ilusión monetaria siempre creerás que tienes más poder adquisitivo por tener más billetes que otras veces. Si hay más de todo los precios tienden a bajar de forma natural lo que quiere decir que los abuelos no necesitarán 1000 € de pensión; al paso que se va necesitarán 3000 € para vivir como hoy con 1000 €.

    En los países nórdicos la tasa de natalidad no es mayor que en España que yo sepa. Lo que se necesita para mantener a consumidores “a secas” es gente que genere riqueza mediante rentas de trabajo o de capital, aparte del ahorro que debería tener el susodicho jubilado en un futuro; si el Estado le deja claro…

  10. Hay que encontrar de forma individual cuales son esos focos que no te permiten ahorrar para un futuro e intentar prescindir de ello sino…
    otra cosa es que haya quien no pueda pero eso es una minoría y debe seguir siéndolo. Aquí es que parece que todo el mundo quiere cobrar 1000 € mínimo de pensión y sin haberse responsabilizado nunca por ahorra pudiendo hacerlo.

  11. @FaKeD13, pero es que son los gobiernos, con sus ramas de bancos centrales los que evitan que todo sea más barato. Con un patrón oro, o similar, al aumentar la productividad todo debería ser más barato.

    Eso supondría que los estados deberían ser muy responsables, pues con deflación las deudas “aumentan”, de ahí que se dedique a imprimir más o menos irresponsablemente, comiéndose el poder adquisitivo y los ahorros de los ciudadanos. Y de ahí que sea tan difícil ahorrar.

    Es más, ya hacen sus campañas contra el ahorro, porque aún sacan más con impuestos al consumo y se benefician de que todos sean dependientes de ellos.

  12. Es falso quea los jubilados de hoy los mantengan los trabajadores actuales, dado que se mantienen gracias a las cotizaciones que pagaron durante su edad laboral. Si no fuera así, no cobraría más quien ha cotizado más.

    Pero bueno, también llevamos más de 25 años oyendo que no va a haber dinero para las pensiones, para convencer a los más tontos de que se abran un plan de pensiones privado, mientras tanto, las grandes fusiones entre grandes empresas se hacen a golpe de prejubilación (a los 55 años, 50, 45…)

    La suerte es que ningún partido político puede ganar unas elecciones proponiendo la supresión de las pensiones públicas.

    Está claro que para la derecha las pensiones públicas son el Gran Satán. Que desfachatez, cobrar del estado a partir de los 65 sin trabajar.

    1. Beatriz, sí es cierto, las pensiones de ahora los pagan los cotizantes de ahora. No existe dinero en ninguna hucha, y si mi palabra vale poco, o la de Rallo, al menos una fuente de un periódico:

      http://cincodias.com/cincodias/2015/08/07/economia/1438971113_586899.html

      “La principal fuente de financiación proviene de las denominadas cotizaciones o cuotas sociales por contingencias comunes y accidentes profesionales que pagan los empresarios y los trabajadores cada mes.”

      Saludos.

      1. No, es falso, porque si fuera cierto entonces el Estado y los políticos habrían defraudado cruelmente a cientos de millones de honrados e indefensos trabajadores, y eso es imposible. La lógica socialista nunca falla.