Ruina olímpica

larazon

Los Juegos Olímpicos son uno de los espectáculos más importantes del mundo. Acaso por ello, a muchas personas les entusiasma la idea de convertir a sus ciudades en urbes anfitrionas. Sin embargo, tamaño entusiasmo debería compararse con los costes vinculados a su organización: ¿salen a cuenta las Olimpiadas?

Al respecto, los economistas Robert Baade y Victor Matheson publicaron hace unos meses un detallado estudio sobre los beneficios derivados de la organización de los Juegos: “Going for the Gold: The Economics of the Olympics”. En este ensayo, sendos académicos efectúan un catálogo de los costes y de las ganancias derivadas de este espectáculo deportivo y el saldo resulta, en general, bastante ruinoso para la ciudad anfitriona.

Por el lado de los costes, el municipio debe proporcionar todas aquellas infraestructuras exigidas por el COI: residenciales (un mínimo de 40.000 habitaciones de hotel y una villa olímpica con 15.000 plazas), deportivas (estadios, velódromos, piscina, estación de esquí o pista de patinaje adaptados a los requerimientos olímpicos) y organizativas (seguridad, ceremonia de apertura y cierre o burocracia gestora). Aunque el monto de tales costes pueda ser muy oscilante según la ciudad, éste suele moverse entre los 7.000 y los 15.000 millones de dólares. Por ejemplo, los Juegos de Río costarán 11.000 millones (aunque otras estimaciones lo elevan hasta los 20.000 millones), los de Londres costaron 11.500, los de Atenas, 14.000 y los de Barcelona, 16.000 (todo ello en dólares con poder adquisitivo comparable de 2015). Las Olimpiadas más caras han sido las de Pekín (45.000 millones de dólares) y las más asequibles desde los 80, las de Los Angeles (1.000 millones) y las de Atlanta (3.500 millones).

Por el lado de los ingresos, los hay de carácter directo e indirecto. Los primeros son muy fáciles de medir: nos referimos a las entradas a las competiciones, los patrocinios empresariales y la participación local en los derechos televisivos. Estas cuantías se ubican, como mucho, en los 3.500 millones de dólares, esto es, entre la mitad y una quinta parte del coste directo habitual.

Más difícil resulta, en cambio, estimar los beneficios indirectos: entre ellos suelen mencionarse el aumento de la afluencia turística durante los Juegos, el estímulo económico derivado del gasto público, el uso que proporcionen a las generaciones futuras las instalaciones deportivas y el posicionamiento internacional de la ciudad. Pero los propios autores constatan que estas ganancias indirectas no suelen ser demasiado relevantes: el turismo también se ve negativamente afectado por los Juegos (Pekín y Londres registraron menos turistas que en otros años comparables); el estímulo, incluso desde una perspectiva keynesiana, sólo tendría ciertos efectos positivos en caso de que el desempleo fuera muy elevado; las instalaciones deportivas son demasiado especializadas como para reaprovecharse intensivamente en el futuro y lo habitual es dejar de gastar en su mantenimiento; y el posicionamiento internacional que logra la ciudad organizadora no es mayor que el que obtienen el resto de ciudades aspirantes si lo medimos por aumento de la inversión extranjera o de los flujos comerciales.

En conjunto, pues, el saldo de los Juegos Olímpicos tiende a ser bastante ruinoso para el municipio anfitrión. Sólo en aquellos casos en los que los costes se mantienen atados al mínimo (como Los Angeles o Atlanta), los beneficios resultan probables. Pero para ello habría que pinchar la burbuja política de las Olimpiadas: que los gobernantes locales no utilicen el dinero de los contribuyentes para entrar en una puja alocada ante el COI con el propósito de colgarse una medalla electoralista. Dado que ése es un escenario poco verosímil, por prudencia más valdría alejarnos de organizar cualesquiera Juegos Olímpicos futuros.

La deuda pública, en máximos

La deuda pública española alcanzó en junio los 1,107 billones de euros: cuantía equivalente al 102% del PIB, a 23.850 euros por español o a 60.350 euros por familia. Midamos cómo lo midamos, se trata de la cifra más elevada de nuestra historia que, a su vez, constituye una preocupante losa financiera para nuestro futuro. Sin ir más lejos, cada español ya está abonando como media 715 euros en concepto de intereses por la deuda pública: un importe que probablemente se incremente de un modo muy sustancial en el medio plazo. La nefasta gestión presupuestaria que se ha efectuado durante la crisis ha sido la principal responsable de esta explosión de los pasivos estatales: desde 2007, la deuda pública se ha disparado en más de 700.000 millones de euros, a partes iguales entre las administraciones de Zapatero y de Rajoy. Llegados a este punto, sólo cabe exigir una inmediata reducción del déficit presupuestario para detener la actual sangría de sobreendeudamiento que está hipotecando nuestro bienestar futuro.

Japón: el fracaso de los estímulos

Si hay un país en el mundo que ha tratado de solucionar su depresión económica con más deuda pública, ése ha sido Japón. Desde que su burbuja inmobiliaria y financiera colapsó a principios de los 90, el Estado nipón ha multiplicado los pasivos del Estado desde el 66% del PIB al 250% actual. Nada de ello le ha servido a su economía para levantar cabeza: no en vano, el PIB real de Japón se ha mantenido plano durante los últimos 25 años. Desde finales de 2012, sin embargo, el gobierno del primer ministro Shinzo Abe trató de relanzar el crecimiento del país mediante la implementación de un superlativo plan de estímulos monetarios (el banco central japonés ha comprado desde entonces un volumen de deuda pública equivalente al 50% del PIB). Nada de ello ha funcionado: la semana pasada conocimos que la economía nipona sigue totalmente estancada (no creció nada durante el segundo trimestre de 2016) y no parece que la situación vaya a cambiar en el futuro. Los estímulos no funcionan: las reformas son la clave.

La plaga de los tipos negativos

Por desgracia, tanto en la Eurozona como en Japón, los bancos centrales continúan apostando por agresivas políticas de estímulo monetario. Una de las más heterodoxas, aplicada por ambas instituciones emisoras, ha sido la de los tipos de interés negativos: cobrar a los bancos privados por sus depósitos en el banco central. Desde que semejante medida salió adelante, todo apuntaba a que esos tipos negativos terminarían pagándolos familias y empresas. Y, en efecto, varios bancos japoneses impusieron hace pocos meses un tipo de interés negativo a los depósitos de grandes empresas. A su vez, la semana pasada, una pequeña cooperativa de crédito alemana anunció que empezaría a cobrar intereses a los depositantes que mantuvieran saldos ociosos superiores a los 100.000 euros. Y este viernes, el Postbank (filial del Deutsche Bank) comunicó que los clientes que ingresaran menos de 3.000 euros mensuales pagarían una comisión de 3,9 euros al mes. Al final, la política monetaria expansiva no sólo es ineficaz, sino que termina repercutiendo negativamente sobre los ciudadanos.

También te puede gustar

14 comments

  1. Son una ruina económica pero me encantan los JJOO por dos razones:

    -Apología a la competencia, a la excelencia y a la desigualdad…¡Y nadie se escandaliza!!. ¿No es un milagro?

    -Sentimiento de suma positiva. Saúl Craviotto, uno de nuestros medallistas decía ayer : ” la medalla es un trozo de metal; la verdadera recompensa es hacer feliz a un país”.
    Desde la 2GM vivimos en una época post-heroica en la que el patriotismo está muy mal visto . Este evento es el último refugio para que frases como las de Saúl no sólo no sean criticables, sino que te llenan de orgullo.

    1. También es una apología de la igualdad de oportunidades (en las carreras todos parten de la misma línea de salida, y tienen que recorrer los mismos metros). Nunca he oido a ningún liberal defender la igualdad de oportunidades.

      Las olimpiadas son una apología de la competencia entre naciones, es decir, del proteccionismo y del mercantilismo; es decir, son una crítica de la globalización, entendida como fin de las fronteras y las naciones.

      En efecto, parece ser que fueron los nazis, en las olimpiadas de 1936 de Berlín, los que comenzaron la costumbre de publicar el medallero por naciones…, y seguimos así.

      1. Puede ser…..Yo lo veo como igualdad ante la ley, La competición tiene unas reglas iguales para todos. Pero las aptitudes de cada participante son diferentes así como sus resultados.

        ¿Alguien recuerda si fue USA, Alemania o GB quien ganó en los JJOO de Munich? ¿Alguien recuerda el número de medallas que tuvo China en Londres o su posición en el medallero?

        No, recordamos a héroes particulares y episodios gloriosos como el de Jesse Owens y Luz Long.

        E insisto en que hay un sentimiento de suma positiva, no es un nacionalismo rancio y exclusivo, ya que la propia delegación del país es un crisol de nacionalidades, regiones, razas, culturas o religiones ( salvo en los sospechosos habituales…)
        ¡¡Y lo mejor de todo es que durante la competición lo ignoras completamente!!!. Sólo valoras el éxito particular de ese deportista que hace feliz a millones de personas. Acabada la contienda, los competidores reconocen su derrota, y para la próxima ocasión intentarán mejorar y superarse. Es pura globalización.

      2. Entonces usted no conoce a ningún liberal de verdad pues si algo defienden es la igualdad de oportunidades de hecho los JJOO no son muestra de ello pues al fin y al cabo un corredor cubano de hoy día no tienen las mismas oportunidad que los súper entrenados , bien alimentados y experimentados corredores del primer mundo lo que no es ni remotamente una condena segura pero si una realidad que demuestra que la humanidad se compone de millones de individuos completamente distintos en todo.

    2. Requiemsoul, lo que yo no sé es de donde sacan ingresos. Sí, pero también puede ser un espectáculo racista (en esta época: anti-blanco), no hay más que ver que nombran más a Bolt que a Phelps cuando este último al menos participa con más blancos.
      Y todo el mundo con el baloncesto también, tanto desprestigiar y todavía no he visto yo a una selección africana ganar un mundial de baloncesto siendo negros de pura cepa.
      Hay que recordar que es lógico que en USA salga una élite baloncestista por haber tantos jugadores compitiendo por el draft, aparte de los que llegan de Europa u otros continentes.

      No sé, este rollo de las olimpiadas es un poco raro, yo veo poca cosa; además de que cada vez se alargan más las olimpiadas.

      ¿Llegará a haber 1 mes de olimpiadas?

  2. Competencia, Superioridad y Nacionalismo. No en vano los JJ.OO modernos empezaron en la Alemania de 1936.

  3. Estoy seguro que todo el mundo se entusiasma con los éxitos de Bolt y de Biles o aplaude el tiránico esfuerzo de marchistas y fondistas, aunque no pertenezcan a su país/región/ciudad/familia. En la final de ayer, nos aplastó USA y no sientes odio o envidia (propia del nacionalismo), sino admiración por el vencedor y orgullo por el esfuerzo del perdedor. Es un sentimiento enriquecedor, no malsano y destructivo.

  4. Señores:

    BANCA INÚTIL: COBRA POR RECIBIR DEPÓSITOS, PAGA POR DAR PRÉSTAMOS, CONGELA EL AJUSTE INMOBILIARIO Y REGALA SUPERSALARIOS A LOS TRABAJADORES DIRECTIVOS.-

    Ya hay que ser canalla para echar la culpa de la enfermedad al médico.

    Además, el victimismo exculpatorio es una membrillada

    Saludos cordiales.

    1. INÚTIL, para el ciudadano de a pié que vive de un salario, pero no para el “accionista” y los altos directivos.
      Porque, el “Sistema Financiero” que es, la “Columna vertebral del – SISTEMA”, hace que el “DINERO” que es “LA SANGRE DEL SISTEMA”, circule por las venas que le convienen y no por todas las venas, se convierte en el la “MAYOR ESTAFA LEGAL” directamente en este país e indirectamente en todos y cada uno de los países en unos más y en otros menos, pero en todos.

  5. Señores:

    ¿QUÉ RIQUEZA CREAN LOS CASEROS?.-

    Los nacidos entre 1960 y 1980 sois gilipollas del ladrillo, perdonad por la expresión.

    Estáis consintiendo que los deposititos bancarios de papi y mami, el ultimísimo cartucho financiero que queda en esta exhausta por supermegahiperendeudada España, se dilapiden en “himbertir”, atención, para exprimiros a vosotros con alquileres. Perdedores, los “himbersores”. Pero sobre todo, perdedores, vosotros.

    No tenéis nada más que trabajos de mierda: turismo baratero, bricolaje y poco más. Ni siquiera os salen artistas. Solo deportistas; pero se os han acabado las cohortes donde reclutar más.

    ¿Hijos?, dulce sueño. Vuestras mujeres, descanalizando la indignación que tenemos todos hacia el odio de género; del mismo modo que, en las provincias que se cren ricas, la indignación se transforma en odio a España.

    Vais a heredar viviendas sobrevaloradas y os vais a hinchar a cobraros entre vosotros impuestos de base inmobiliaria, papanatas de un ladrillo que nunca gozásteis.

    La actividad económica que haya en España será la que os dejen vuestros acreedores. Turismo baratero y poco más.

    Lo mejor de vosotros, exiliado por razones económicas.

    Los empresones, desguazados.

    La falsedad contable más grande de la historia. La última: las exportaciones, en la interpretación más delirante jamás vista de las las estadísticas de Aduanas y del IVA intracomunitario.

    La sanidad, masificada; colapsada con viejos achacosos.

    Vais a tener pensiones públicas y privadas de hambre, comparadas incluso con las portuguesas, toda vez que en Portugal los capitalistitas han doblado la cerviz a tiempo.

    Os vais a comer a vosotros mismos, llenos de odio.

    El colmo es que el día que terminan los Juegos Olímpicos, y se apaga la llama bajo la lluvia, la fiesta más bonita del mundo, salís con una cagarruta fría, en forma de artículo llamado “Ruina olímpica”, denigrándolos porque no satisfacen la avaricia del mercadilllo, en vuestra mezquina opinión, el motor del mundo.

    Sois estériles y canallas.

    Siento deciros que os merecéis todo lo que os pase.

    Pero recordad: Roma no paga traidores.

    Saludos cordiales.

  6. Colombo, Jajaja no sé si serán de oro macizo, pero con que sean de “golf field” ya da
    el pego xD