Subdesarrollo solidario

larazon

En 2015, la renta per cápita de Extremadura —16.166 euros— era la mitad que la de la Comunidad de Madrid —31.812 euros—. Tal es la disparidad más extrema que se vive entre regiones españolas, pero no la única: la renta per cápita de Cataluña —27.663 euros— fue un 60% superior a la de Andalucía y la de La Rioja —25.507 euros— un 40% mayor a la de Castilla-La Mancha —18.354 euros—. Son estas desigualdades las que presuntamente justifican un alto grado de “solidaridad interterritorial” que ayude a que las regiones pobres a converger progresivamente con las regiones ricas: en 2013, esta redistribución entre autonomías le costó una media de 2.717 euros a cada madrileño, 1.364 euros a cada balear y 1.168 euros a cada catalán; en contrapartida, cada andaluz recibió como media una transferencia neta de 731 euros, cada asturiano de 1.935 euros y cada extremeño de 2.478. Si la lógica de la convergencia vía redistribución de la renta fuera cierta, dentro de pocos lustros deberíamos contemplar cómo la renta per cápita de Extremadura o Canarias se equiparan a la de Madrid o Cataluña.

Pero tal lógica es falaz: tras varias décadas recibiendo año tras año miles de millones de euros, las regiones españolas más pobres siguen siendo las más pobres. En el año 2000, la renta per cápita andaluza equivalía al 74% de la media española: hoy sigue equivaliendo al 74%; Castilla-La Mancha ha mejorado débilmente del 78% al 79%; y Canarias se ha hundido del 98% al 85%. La tan cacareada solidaridad interterritorial ha sido un rotundo fracaso —tanto dentro de España como dentro de Europa— que sólo ha contribuido, por un lado, a enervar torpemente a los ciudadanos de las regiones que son contribuyentes netas y, por otro, a hipertrofiar las burocracias públicas de aquellas regiones que son receptoras netas.

Es urgente abandonar este enfoque fallido: el desarrollo económico no se consigue mediante subvenciones estructurales, sino con instituciones respetuosas de la libertad y la propiedad, con administraciones pequeñas y austeras, con regulaciones moderadas y con impuestos bajos. Ésa es la receta que ha arrojado progreso económico siempre y en todas partes donde se ha aplicado: ésa es la receta que, sin embargo, la solidaridad interterritorial desincentiva adoptar. A la postre, ¿para qué reducir el tamaño del Estado pudiendo engordarlo a costa de los contribuyentes de otras regiones? Ése es el error: si subvencionamos el subdesarrollo, tendremos subdesarrollo. Empecemos por no obstaculizar el desarrollo.

También te puede gustar

9 comments

  1. Aunque como e otras ocasiones, me parece un gran artículo, debo discrepar en algo:

    España es un país de caja central y los supuestos servicios públicos regionales, que se utilizan para medir la contrapartida, dejan mucho que desear.

    Dicho esto, el IRPF o el IVA son pagados por muchos extremeños y andaluces y por tanto, no es cierto que cada madrileño, balear o catalán, pague a otros. De hecho, hay muchas personas en esas regiones que no pagan.

    Usted como economista sabe que agregar datos es peligroso y en este caso mucho más…

    Imagine mi caso, parado y sin pagar IRPF, pero si IVA y qué recibo a cambio….

    Creo que ese análisis agregado es peligroso y no solo da alas a la capital, cuya riqueza es discutible, sino también a independentistas. ..

    Un saludo.

    1. ¿Por qué la “solidaridad interterritorial” tiene que pagar salarios más altos a los políticos de Extremadura y Andalucía que los que tienen los políticos de Madrid?

      ¿Por qué la “solidaridad interterritorial” tiene que pagar la televisión andaluza, que solo sirve para que los pesoístas corruptos tengan propaganda gratis (gratis, no; pagada por los trabajadores de Madrid y Cataluña)

      ¿Por qué la “solidaridad interterritorial” tiene que pagar la pensión de políticos como Rodríguez Ibarra, si en Madrid los ex Presidentes no tienen esos privilegios?

      ¿Por qué la “solidaridad interterritorial” tiene que pagar las ayudas de Andalucía a Marruecos o a Palestina? Si Madrid o Barcelona quieren regalar algo a Marruecos o Palestina, lo pueden hacer directamente.

      ¿Por qué la “solidaridad interterritorial” tiene que pagar el ejercito de funcionarios agradecidos (a la Junta) de más que tiene Andalucía?

      ¿Por qué la “solidaridad interterritorial” tiene que mantener miles de empresas públicas, que solo valen para dar trabajo de jefe a los picatostes progresistas y a sus hijos?

      En fin. todo ésto es una tomadura de pelo, compra de votos, imposición con dinero de los demás de un régimen económico que no funciona y que mantiene para siempre a los votantes en la pobreza más abyecta dependiendo de los caciques pesoístas.

      La solidaridad es otra cosa: es para que los todos los ciudadanos de España tengan el mismo nivel básico de prestaciones, con independencia de su nivel de renta.

      Es decir, que en toda España el servicio de sanidad o de educación sea igual, para que las oportunidades sean iguales para todos; y para que todos gocen del mínimo nivel de bienestar.

      La “solidaridad interterritorial” no es para que el Partido Corrupto compre votos, juegue a ser Papá Noel con dinero de otros, atrase a la población, o haga de millonario irresponsable.

      Porque el dinero cuesta mucho ganarlo; y como no lo ganan ni los andaluces ni los extremeños, pues no importa tirarlo porque es pólvora del Rey y no duele.

      Tirar el dinero de esta manera es una de las razones del descontento de muchos catalanes; y lo que ha forzado a muchos a exigir tener una Hacienda Federal propia (para que no les roben los políticos andaluces y extremeños)

      Andalucía y Extremadura pueden hacer lo que quieran con su dinero; pero con el dinero de los demás, no. Y menos para fines tan ajenos a la solidaridad.

      Los políticos pesoístas se creen que la gente es gilipoyas; y que les pueden expoliar a su antojo.
      Es una opinión.
      Pero mientras tanto, con tanta subvención, han convertido a Andalucía y Extremadura en las parias de Europa; han perdido el tren de la industrialización y con ello el de la modernidad -teniendo como tenemos las fronteras abiertas y una moneda que no es la nuestra-. Por avariciosos y vagos.

      Y mientras tanto, como evidentemente la población no quiere trabajar, los marroquíes tienen que hacer su trabajo. (claro, pagan los trabajadores de Madrid y Barcelona a través de sus cotizaciones sociales)

      Andalucía y Extremadura son los casos más notorios de que este tipo de economías y de ideologías políticas no funcionan y producen paro y miseria.
      Si no fuese por Madrid y Barcelona, sus habitantes ya habrían echado a estos inútiles corruptos; lo que pasa es que como el dinero que traen y malgastan no es el suyo….

  2. Otro tema es donde tributan las empresas. Es decir si la sede de una gran multinacional esta en Barcelona o en Madrid aun teniendo fábricas en otras regiones, la riqueza esta vía impuesto de sociedad o via incluso todas las facturas o contrataciones pueden estar fijadas donde esta la central de la empresa. Aquí un servidor le contrataron en valencia cuando el trabajo era realizado en Barcelona. Alta seg social y tributaciones todo en valencia.

  3. El tema de las balanzas fiscales entre regiones genera morbo y está algo sobrestimado. En realidad, el modelo autonómico muestra un sistema progresivo y distributivo no muy diferente a otros países desarrollados.

    -Son las personas físicas o jurídicas las que pagan impuestos no las regiones.Un rico extremeño paga lo mismo ( o muy parecido) que un rico madrileño. Lo que pasa que en Madrid hay más ricos que en Extremadura.

    -Como dice el usuario de arriba muchas empresas pueden tener su sede social en Madrid o Barcelona donde pagan sus impuestos, pero realizar la mayor parte de su actividad en otras regiones.

    – La densidad de población cuenta. Evidentemente es más difícil generar economías de escala en Castilla y León ( con el agravante de una población envejecida: relativamente mayor gasto público en sanidad) que en las megaciudades.

    – Intra-regionalmente e intra-municipalmente hay balanzas fiscales. Aquí en el centro de Burgos ( y supongo que en toda España) pagamos más impuestos(IBI) que en las afueras.

    – El asunto de las inversiones públicas. En el AVE Madrid- Barcelona muy probablemente la mayor parte del gasto público se concentró en Castilla-La Mancha y en Aragón, pero quizá el beneficio se lo lleve fundamentalmente Madrid y Barcelona.

    Por supuesto, no defiendo el actual Estado de las Autonomías y me parece bastante mejorable, por eso me gustan más otras opciones como extender el modelo foral (factible) y muy del gusto liberal o una utopía: cargarnos directamente las CCAA y las diputaciones y que tomen el relevo las CCLL con un tamaño del Estado limitado constitucionalmente como en Georgia (país)

  4. Señores:

    DESGUACE FALSOLIBERAL DE LA UNIDAD DEL MERCADO.-

    Hay que ser canalla para poner el foco del AUTONOMIZAZO en las Transferencias, y no en las COMPETENCIAS.

    La prueba del algodón del cinismo de la nueva propuesta, en la larga lista de desguaces (mercado laboral, inquilinato, pensiones), es que no se predica, por arriba, del ingente flujo de fondos europeos recibido por España desde 1986, y por abajo, de la financiación de las administraciones públicas locales e, incluso, de la solidaridad intrafamiliar.

    Hoy, con esta deposición falsoliberal anti-compensación territorial, tenemos la suerte de estar ante la prueba de que al falsoliberalismo no le interesa la unidad del mercado sino la AUTONOMÍA DE LOS MERCADILLOS, en concordancia con su Pensamiento Merchero (Ofertademandismo).

    PARA ENTENDER LA SITUACIÓN ESPAÑOLA HAY QUE PENSAR COMO EUROPEO, NO COMO UN JABATITO INDIVIDUALISTA.

    Lo impotante de nuestro análisis es la reflexión sobre qué significa ser antisistema en situaciones de cambio de modelo.

    La disyuntiva en España es entre:

    – un Gobierno de conservadores de un modelo, el popularcapitalista, que el sistema capitalista ya no quiere (PP Apoyado); y

    – un Gobierno que sí puede practicar el liberalismo para deszombificar el modelo (PSOE Coaligado).

    Fíjense cómo el falsoliberalismo nunca plantea el desguace de ninguno de los elementos que apuntalan el modelo muerto, muchos de ellos intervencionismos obscenos. Los dos ejemplos paradigmáticos son:
    – la Sareb, y
    – la protección jurídica y fiscal del exprimeinquilinato.

    Saludos cordiales.

  5. Señores:

    FALSOLIBERALISMO CANALLA.-

    Hace 10 años pinchó la burbuja inmbiliaria.

    La recesión subsiguiente se ha cronificado en una depresión económica.

    El mercado laboral es una mierda.

    El emprendimiento ordinario, otra.

    ¡Y los pisos siguen por las nubes!

    Ja, ja, ja.

    PARA QUÉ TRABAJAR O EMPRENDER SI ES TU CASERO QUIEN SE VA ADUEÑAR DE LA RENTA GENERADA.

    No puede haber nadie que se precie de ser liberal auténtico sin estar contra estos IMPUESTOS PRIVADOS.

    Los “himbersores”, conjurados contra el sistema capitalista, que le ha dado la espalda, no dan su brazo a torcer y han generado resentidos una peligrosa ideología: el FALSOLIBERALISMO CANALLA, vil, miserable, ruin, malvado, despreciable, que pretende el desguace de todo menos de lo suyo.

    Acabarán suicidándose en su búnker.

    Saludos cordiales.

  6. ¿Ya te han dejado publicar esto en la Razón? Me sorprende Incluso aunque sea por carga-beneficio para que Madrid quede como “más solidario” que por flujo monetario.

  7. Cuidado con los agregados, que soy andaluz y estoy subvencionando andaluces … y madrileños. Luego vienen algunos madrileños aquí de vacaciones -por cierto, muchas- y creen que todos somos unos vagos corruptos chupadores de su dinero que llevamos votando al PSOE 40 años. Pues mire, no, trabajo más que Ud., no tengo relación con la corrupción, sino que la sufro, probablemente en una balanza individual de sablazo fiscal salgo perdiendo con Ud. y jamás he votado porque me da asquito. Cuidado con los agregados …