¿Supersalarios o superbeneficios?

larazon

Los sueldos de la alta dirección del Ibex 35 crecieron de media un 22% en 2015 hasta totalizar los 180 millones de euros. La cifra ha sido motivo de airada crítica por parte de muchos españoles que acaso consideren que tales salarios son completamente inmerecidos y constituyen un robo al conjunto de la sociedad. El reproche puede estar ciertamente justificado respecto a aquellas grandes empresas que se lucran merced a los muy variados privilegios gubernamentales de los que son receptoras (como contratos públicos inflados o regulaciones que restringen artificialmente la competencia), pero en esos supuestos no deberíamos preocuparnos por lo accesorio (la remuneración de sus directivos) sino por lo crucial (la imperiosa necesidad de eliminar esas prebendas estatales).

Mas, desde luego, semejante reproche está completamente injustificado respecto a la alta dirección de aquellas otras compañías que logren sus voluminosos ingresos en abierta y libre competencia dentro del mercado: en tales casos, el sueldo de los presidentes o de los consejeros delegados no debería ser de la incumbencia de los ciudadanos, sino tan sólo de sus accionistas. A la postre, son los accionistas —y no los ciudadanos— quienes soportan el coste directo de tan altos emolumentos.

Tomemos el caso de Inditex: con 12 millones de euros, su consejero delegado Pablo Isla es el directivo mejor pagado de todo el Ibex 35. ¿Pero quién sufraga ese coste salarial? Pues, en esencia, Amancio Ortega (accionista mayoritario de Inditex con el 60% del capital). Si el Sr. Isla desempeñara su trabajo gratuitamente, los beneficios de Inditex aumentarían en 12 millones de euros, y éstos irían a parar en su mayor parte al bolsillo del Sr. Ortega. ¿Por qué, entonces, está dispuesto Amancio Ortega a entregarle a Pablo Isla 12 millones de euros cada año? Pues porque, acertada o equivocadamente, considera que su desempeño profesional contribuye a incrementar anualmente el valor económico de Inditex en más de 12 millones de euros. Si es así, los accionistas de la empresa textil harán bien en pagarle tales sumas a su consejero delegado; y si no es así, serán solo ellos quienes saldrán perdiendo por sus errores de cálculo. El resto somos meros convidados de piedra ante una transacción privada sobre la que podemos tener voz, pero sobre la que desde luego no deberíamos tener voto.

Preocuparse por lo mucho que cobran los directivos sólo equivale a desear que los accionistas ganen mucho más: mejor permitir que unos y otros negocien libremente entre sí.

También te puede gustar

24 comments

  1. Si protestamos por lo mucho que ganan los altos directivos, también deberíamos protestar por lo mucho que ganan los cantantes famosos (¡muchos de ellos de izquierdas!).

  2. Señores:

    A AMANCIO ORTEGA Y AL FUNCIONARIO DEL ESTADO ISLA NO LES GUSTA NADA QUE UTILICEN SUS NOMBRES.-

    Lo quieran o no los trabajadores-directivos y sus lametraseros, las retribuciones de los directivos de las empresas tienen naturaleza jurídica y económica salarial, atención, en todo el mundo, y como tal se consideran a rodos los efectos y computan en todos los ratios, incluso en Contabilidad Nacional.

    Como son escandalosas (y destructivas del orden social), los demás tenemos derecho a protegernos limitando su deducibilidad del Impuesto sobre Sociedades. Que se paguen lo que les dé la gana, pero que acepten que se trata de liberalidades o de cosas peores (cfr. alzamientos de bienes en perjuicio de acreedores).

    En el caso de Inditex, hace falta ser cínico para responsabilizar personalmente a Amancio Ortega del supersalario del Abogado del Estado Isla, cuando todos sabemos que hay cientos de miles de accionistas, entre ellos el propio Isla.

    Isla cobra de Inditex junto con los demás trabajadores. No es una chacha personal de Amancio Ortega.

    Por cierto, Rallo, ya que tienes tan poco estilo utilizando nombres y apellidos para parapetarte, dinos por qué Ana Patricia Botín manda en el Banco Santader. ¿O solo te atreves a ensuciar los nombres de quienes consideras inferiores a tu excelsa inteligencia de metafísico dogmático sabelotodo?

    Saludos cordiales.

    1. Desde luego no se me ocurriría considerar a uno de los inversores más exitosos de la historia y a quien probablemente sea el mejor CEO de Europa como personas intelectualmente inferiores a mí. Más bien al revés.

    2. Hábil a la vez que miserable forma de hacer contestar a JR. Rallo a los cansinos y delirantes comentarios del pisitos. En fin…

  3. Hace varias semanas decidí dejar de visitar la página web personal del profesor Rallo y en su lugar seguir sus artículos a través del RSS. Esto lo hice por la vergüenza ajena que me causaba la sección de comentarios, convertida en el cortijo del forero conocido como “señor”. Hoy vuelvo por curiosidad a ver si hay algún cambio y me encuentro que:
    – no solamente señor sigue utilizando este foro para promocionar su agenda personal como haría cualquier spammer y
    – sigue posteando diarreicamente contraviniendo las normas que se comprometió a seguir sino que además
    – ahora además insulta a su anfitrión con una vileza que yo por lo menos no había visto hasta ahora.

    Reconozco que la actitud de Rallo ante este personaje me resulta incomprensible. Sólo puedo aventurar que se trata de una tolerancia inmerecida fruto de una concepción demasiado laxa por parte del profesor de lo que significa la libertad de expresión.

    El liberalismo no es esto. No consiste en tolerar las agresiones. De hecho hacerlo solamente puede dar alas a quien siempre encuentra buenas excusas para violar el principio de no agresión.

    Hoy efectivamente se confirma que hice bien en irme y he de hacer aún mejor en no volver.

    Saludos a los que aún aguantan por aquí.

  4. Señores:

    HAY TRES VÍAS DE ADQUISICIÓN DE CLASE SOCIAL.-

    Pido disculpas si he herido alguna susceptibilidad.

    La clase social individual se adquiere por tres vías, y cada una tiene dos subvías, una estática y otra dinámica:

    1) ECONOMÍA:
    – Patrimonio
    – Renta

    2) RELACIONES:
    – Familia
    – Amistades

    3) EDUCACIÓN:
    – Formación
    – Conducta

    Nadie puntúa 10 sobre 10 en los seis vectores.

    Tampoco la sociedad pondera igual cada uno de los seis vectores.

    Nosotros, los liberales auténticos, estamos por la combinación Renta-Amistades-Conducta, algo que no disgustará a ningún trabajador ni emprendedor, ¿o no?

    En este blog, hay demasiado Patrimonio-Familia-Formación.

    ¿Por qué el Sr. Rallo gusta de utilizar el nombre de Amancio Ortega para ilustrar sus ideas? Utilizamos para lo nuestro lo que pensamos que está a nuestra disposición.

    ¿Te gustaría ti, querido lector, que tu nombre se utilizara para defender ideas discutibles y, desde luego, contrarias a la legalidad vigente, como lo es la negación de la natutaleza jurídica salarial de las retribuciones de los trabajadores-directivos?

    Finalmente, ¿qué sabes tú de las relaciones entre Ortega y Castellano?

    En suma, no confudamos pelota y pelotas. Hay veces que creemos que le estamos haciendo la pelota a alguien poderoso, pero en realidad le estamos tocando las pelotas.

    Saludos cordiales.

    1. Cuando te refieras a temas relacionados con España, la Unión europea o cualquier país del primer mundo y la mayoría de los otros olvida el concepto ´´Clases Sociales´´ no existe tal cosa en el capitalismo de hecho lo que quedaba de ellos era el rezago de una ideología muerta con el feudalismo. Es irónico que el hombre que más ha renegado de las clases sociales es sin embargo el principal causante de la eternización de semejante anacronismo en la mente de las personas por supuesto estoy hablando de Karlitos. Ni tu patrimonio ni las rentas que percibas , ni tu familia amistades y mucho menos la formación y tu cultura te conceden privilegios ,ni derechos extraordinarios con respecto a quienes tengan valores distintos en esos puntos. Una clase social es un grupo reconocido por la sociedad con deberes y derechos bien delimitados y diferentes de aquellos que se les reconocen a otros grupos humanos. Ejemplo clásico el feudalismo europeo donde la nobleza tenia privilegios que iban desde asumir cargos en el gobierno hasta cosas tan risibles (hoy día) como llevar espuelas de plata , mientras los plebeyos lo eran solo por nacimiento y tenían toda clase de limitaciones con respecto a los nobles hasta el punto de estar sometidos en todo a aquellos llegándose a extremos tales como que un noble podía matar a un plebeyo sin enfrentar consecuencias a no ser que el finado fuera siervo de otro noble. Te parece que Bill Gates puede matar impunemente a un mendigo en wallstreet a las doce del día ,frente a cámaras de transito, miles de testigos policías incluidos y salirse con la suya , crees que le juzgara un juez diferente al que me juzgaría a mí en el mismo caso , crees que un jurado de sus pares solo incluirá supermillonaros de la Forbes, crees que su condena sería diferente a la que enfrentaría el mendigo si hubiera sido el caso contrario o que la cumpliría en una cárcel especial solo para ricos. Si como es el caso la ley se aplica por igual a todos los casos si ni tu familia ,ni tus amigos, ni tu cultura , ni tu chequera te otorga privilegios de ningún tipo (no confundir privilegio con poder adquisitivo) ¿cómo se te ocurre que Bill Gates uno de los hombres más ricos de EEUU y un mendigo sin hogar están en clases sociales diferentes? Otro asunto es que en el tema conducta tu puntúas 0 nunca he visto a rallo atacarte ni responderte en malas formas o insultarte sin embargo tu sí que lo haces con frecuencia por lo que me parece por demás hipócrita el que te pongas a acusar a Rallo de usar los nombres de otros por temor a molestarles cuando tu no dejas de insultar a rayo como en el post anterior . La libertad de expresión es sagrada pero no la libertad de agresión y ciertamente Rallo podría bannearte y nadie lo acusaría de intolerante o totalitario pues tus argumentos si es que tienes alguno no es el problema si no la forma ,o mejor la falta de ella, en que los expresas en especial los ataques ad hominem.

  5. Señores:

    ¿POR QUÉ SUBEN LOS SUPERSALARIOS DE LOS TRABAJADORES DIRECTIVOS PERO BAJAN LOS DEMÁS SALARIOS?.-

    ¿No será que los dos movimientos de esta tijera están correlacionados?

    Los supersalarios no alteran los costes laborales totales. Son solo una redistribución interna.

    ¿Acaso la empresa posmoderna no es insufrible, con su Dirección por Objetivos pervertida y control panóptico, aparte de la precariedad laboral?

    Unos vienen al mundo a ponerse fuertes con los débiles y débiles con los fuertes. Otros, no.

    Saludos cordiales.

    1. @Señor

      Yo no niego que el problema de agencia existe y hay empresas con consejos de administración muy mejorables, que manipulan a las Juntas de accionistas, con incentivos a corto plazo que perjudican la viabilidad de la empresa y con contratos blindados para protegerse de su mala gestión.

      Ahora bien, le recomiendo este artículo de Rallo sobre la evolución de los salarios y del empleo en las grandes empresas durante la crisis que desmiente su comentario.
      http://juanramonrallo.com/2016/01/la-reforma-laboral-una-reforma-para-las-pymes/

      Por otro lado, se olvida de otro agente bastante fuerte y con bastante poder de decisión llamado Estado que suele obtener suculentos “dividendos” a través de los impuestos sobre las rentas del capital
      Hay bastantes estudios que muestran que son los trabajadores los que sufren este impuesto por delante de los accionistas.
      Por cada euro extra recaudado, los salarios se deprimen en 0,6 euros. ( una vez descontando los salarios más altos)

      diegosanchezdelacruz.com/2015/09/08/quien-paga-el-impuesto-de-sociedades/

  6. O porque los directivos son trabajadores altamente cualificados, o porque hay mucho desempleo.

    Pisitos, get a life.
    Esto es obsesión. No es sano para ti
    :(

  7. Señores:

    ESTADO DE LA CUESTIÓN.-

    1) RENTAS INMOBILIARIAS: Desde mediados de los 1980 los precios inmobiliarios (plusvalías y alquileres) son monstruosos. Desde otoño-2006, el sistema capitalista está procediendo al pinchazo-derrumbe ordenado de la burbuja-pirámide generacional. Comom en otras ocasiones, quiere hacer transicionar al modelo, estructura o patrón de crecimiento popularcapitalista ochentero hacia el siguiente, mucho mejor, en el que no haya inflación (Era Cero). Pero se está encontrando con una gran resistencia de los perdedores, muy resentidos, quienes para preservar su rentismo usurero (injusticia conmuntativa) no dudan en desguazar el sistema. Con ello provocan que éste pierda legitimidad moral (un sistema solo es bueno si proporciona bienestar general), para regocijo de las potencias comerciales internacionales orientales, donde ya se habla de colapso gradual del capitalismo occidental. Toda vez que la Era Cero requiere de un mayor grado de elementos de Economía de Planificación Central, el puritanismo de la Economía de Mercadillo ha entrado en contradicción con el sistema. Así, a la pérdida de legitimidad moral por la expansión de la pobreza (renta disponible individual insuficiente), se une la labor de zapa cínica contra instituciones y autoridades, especialmente, contra el bancocentralismo.

    2) PENSIONES: En la Era Cero, al no haber inflación, los tipos de interés de intervención son cercanos a cero. Quiere esto decir que los activos financieros más seguros, que son los idóneos para materializar los fondos para pensiones, carecen de rentabilidad. A la conspiración antisistema protagonizada por el popularcapitalismo inmobiliario, se une la avaricia de los trabajadores-directivos de la banca. Desesperados por no poder cobrarse sus supersalarios con la diferencia de tipos de interés entre depósitos y préstamos, pretenden enriquecerse con la recaudación mensual del tributo finalista que aún hoy financia en solitario las pensiones públicas —tributo que, por cierto, grava irracionalmente el Trabajo en sede de la Empresa—. Para ello desarrollan un nueva acción de boicot antisistema: proclaman que lo que hay es un reparto —término con connotación ‘rojo-de-mierda’— y ofertan la capitalización individual, silenciando que, en la Era Cero, no hay capitalización alguna, porque (1+i)^n es igual a 1 cuando i es cero.

    3) RENTAS FINANCIERO-FIJAS: En la Era Cero, no hay rentismo financiero fijo sin riesgo. Y, para riesgos, es mejor para el sistema que el rentismo financiero que haya sea variable (el rentismo financiero variable no es sino el rentismo empresarial, es decir, el rentismo “del Capital” de verdad). En cuanto pinchó la burbuja popularcapitalista, dado el “supermegahiperendeudamiento” reinante (y la descolateralización inmobiliaria de la inversión crediticia), las autoridades financieras inmediatamente reprimieron con mano firme el plazofijismo, aunque con argumentos políticamente correctos (retórica del estímulo); pero las razones de fondo era muy prosaicas: triunfo del antiinflacionismo, Era Cero y control de los tipos de interés reales ante la deflación por deudas. Surge así un nuevo foco antisistema: los trabajadores con ahorritos. De ellos, y de los trabajadores de la industria-DOP (Dinero de Otras Personas), nace la llamada Ideología de la Normalización, según la cual, la prueba del algodón de “la recuperación” sería que los tipos de interés rompieran a subir, y así volver a proporcionar jugosas rentas a los tenedores de cartillas de ahorro-de-toda-la-vida. Estas bajas pasiones usureras (la usura está en que la economía no crece para dar las rentas financiero-fijas que se demandan) ahondan la división de la sociedad entre quienes ansían que haya inflación (“himbersores” endeudados) y quienes no (trabajadores y emprendedores). Como la inflación es el peor enemigo del Capital, en contra del sistema, boicoteándolo donde más le duele, los cínicos que azuzan a los perdedores están sembrando el odio al dinero, cavándose su tumba, por el dinero siempre se venga.

    4) SUPERSALARIOS Y SUPERHONORARIOS: Aunque cuantitativamente, en términos macroeconómicos, no son relevantes las monstruosidades que extraen algunos trabajadores, sí son muy importantes desde el punto de vista cualitativo. Tú te harás pobre trabajando y emprendiendo, toda vez que la Renta se distribuye no hacia ti, sino en favor de caseros, pensionistas y plazofijistas. Pero para que el modelito popularcapitalista funcione hace falta que tú tengas la esperanza —en verdad, vana— de poder llegar a forrarte trabajando. Sin embargo el dinero que el Capital puede permitirse pagar a los asalariados es el que es. Hasta los 1980 el capitalismo ha mantenido bien el nivel salarial de los mandos intermedios, dando estabilidad al sistema. Pero la dinámica popularcapitalista le ha creado al capitalismo un problema con el que no contaba: los supersalarios y superhonorarios. Sin embargo, el Capital solo puede permitirse pagar en salarios y honorarios un dinero limitado. Para que funcionara la zanahoria, la primera reacción fue concentrar la retribución en las cúpulas y élites. Como decimos, se pudo, precisamante, gracias al efecto compensador de la burbuja inmobiliaria (“Me da igual mi salario, porque ya soy capitalistita: soy propietario de un piso”). Pero, pinchada la burbuja, el coste de los supersalarios y superhonorarios es muy alto: la depauperización del tejido laboral intermedio y la penuria de la base obrera. El sistema quiere acabar con ello. Incluso se ha planteado un referéndum en Suiza, sancta sanctorum del capitalismo. Pero la capacidad de extorsión al Capital de estos trabajadores sui generis es muy grande. Además está la cuestión de que, como se trata de trabajadores, su ideología es obrerista, aunque “de derechas”, por lo que representan un tumor canceroso incrustado en el corazón del sistema. ¿Ha llegado el momento de que las autoridades fiscales se replanteen qué hacer con estos salarios y honorarios? Sí. Prima facie se trata de rentas salariales o costes de aprovisionamientos de las empresas, que se suman aritméticamente con los ingresos ordinarios para calcular el beneficio empresarial. Sin embargo los trabajadores usureros que se benefician de ello han creado la idea de que se trata de un reparto del neto patrimonial querido por los dueños de la empresa ante la inmensidad del ‘talento’ individual que Dios les ha dado. Los supersalarios y superhonorarios se plantean como una revancha. Antiguamente, para resarcirse, los trabajadores-directivos tenían que delinquir contra su empresa. Hoy basta con subvencionar un “think tank” que esté todo el día con el incensario en ristre. La ley, en todo el mundo, el Capital y nosotros, decimos que se trata de meros salarios u honorarios extravagantes. Ellos dicen que no, que se trata de una contraprestación muy especial a un servicio también muy especial prestado a los dueños de las empresas, que se sitúa al margen del coste ordinario de la mano de obra y de otros aprovisionamientos comunes. Está claro que lo que toca es la identificación de dos tramos en estos supersalarios y superhonorarios: el ordinario, deducible del Impuesto sobre Sociedades, y el extraordinario, no deducible (asimilado a las liberalidades), todo lo especial que quieran estos obreros singulares descendientes de la pata de El Cid. Que extraigan lo que les dé la gana, pero que no lo pagues tú en forma de menos salario y menos recaudación por el Impuesto sobre Sociedades.

    Saludos cordiales.

  8. También podría ser (como mera hipótesis teórica que no se da en la realidad) que algún trabajador de Inditex gane por ejemplo 1200 € al mes, pero contribuya a que la empresa gane, por ejemlo, 2000 € al mes más, pero como no tiene tanto poder como un directivo tiene que dejar de ganar 800 € al mes. (y algún directivo, de 800 en 800, se acabara embolsando varios millones…)

    Que seguramente no, pero muy (pero que muy) teóricamente, hasta podría llegar a ser así.

    Sí, ya lo sé el teórico trabajador podría renegociar voluntariamente su contrato y bla, bla,bla, pero es que en la hipótesis es un poco tonto.

    1. (…)todo lo especial que quieran estos obreros singulares descendientes de la pata de El Cid.

      ¿Los cantantes famosos (muchos de ellos de izquierdas) son también “obreros singulares descendientes de la pata de El Cid”? ¿O realmente se merecen todo el dinero que ganan?

          1. Todo el mundo tiene derecho a tener ingresos multimillonarios (que por derechos no quede), los directivos, los cantantes y los trabajadores que trabajan para directivos y cantantes. Lo malo es que no siempre se ponen de acuerdo directivos, cantantes y asalariados a la hora de repartirse los millones que entre todos han contribuido a producir.

            En todas las empresas debería haber alguna calculadora de productividades marginales para evitar conflictos. No, mejor no, que eso atentaría contra la libertad individual (no sé por qué, pero seguro que hay alguien a quien se le ocurre algún argumento ingenioso para demostrarlo).

          2. Beatriz. Esa calculadora ya existe. Se llama mercado.

            Cuando un trabajador produce una cantidad “x” para su empresa, ese trabajador no cobra todo lo que recibe básicamente porque produce gracias al capital del que dispone en la empresa. No todo es su contribución.

          3. ¿Y quien calcula cual es la contribución del capital y cual la del trabajador?. Ah, sí!, que tonta, el acuerdo voluntario entre capitalista y trabajador. Pero…¿y qué pasa cuando no se ponen de acuerdo voluntariamente? Ah, sí, que el trabajador busca otro capitalista con el que ponerse de acuerdo voluntariamente, pero… y ¿si no encuentra ninguno?

          4. Muy bien Beatriz. Lo entiendes. Si hay pocos bienes de capital por trabajador(pocas empresas) la productividad del trabajo es muy baja y por tanto se pagan bajos salarios.
            Si hay muchas empresas y estas tienen un capital muy productivo, demandarán más mano de obra( aumento de la productividad del trabajo), y mayores salarios.

  9. No,no necesitan calculadora, con aplicar la teoría del valor de Marx sería suficiente. Claro que con eso ya se sabe a donde nos lleva.

    1. Yo me conformaría con que se aplicase la teoría del valor de Adam Smith y David Ricardo, que, como padres del liberalismo, no nos puede llevar a ningún mal sitio.

  10. Señores:

    LOS SUPERSALARIOS Y LOS SUPERHONORARIOS SON IMPUESTOS PRIVADOS.-

    Mozart vivía de alquiler.

    Los trabajadores-directivos ganan en un año lo que los miembros del Tribunal Supremo en toda su vida.

    Estamos en un colapso.

    Saludos cordiales.