Ahorro o pensiones bajas

larazon

A lo largo de los próximos 40 años se jubilarán 25 millones de españoles. A todos ellos el sistema público de pensiones les promete un retiro digno. Pero no será así. En apenas tres décadas pasaremos de contar con dos cotizantes por pensionista a solo uno: por necesidad, pues, las pensiones se reducirán en relación a los salarios. En este sentido, quienes aspiren a no sufrir un fuerte quebranto en su calidad de vida cuando cese su etapa laboral deberán esforzarse por ahorrar y acumular un patrimonio del que obtener rentas complementarias durante la jubilación. De acuerdo a un reciente estudio de la aseguradora AVIVA, los españoles que vayan a jubilarse entre 2017 y 2057 deberían ahorrar una media de 7.700 euros anuales para mantener sus niveles habituales de gasto una vez alcanzados los 65 años: a los trabajadores más jóvenes les bastaría con una suma menor (un promedio de 3.300 euros anuales para aquellos que cuenten hoy con 30 años) y los más provectos requerirían de un importe mayor (un promedio de 31.500 euros anuales para quienes cuenten hoy con 60 años y estén, por tanto, a punto de retirarse). En total, más de 190.000 millones de euros anuales de ahorro: el equivalente al 17% del PIB.

Sin embargo, la estimación de tales recomendaciones de ahorro depende de que las condiciones actuales de acceso a la jubilación se mantengan y, como ya hemos indicado, no lo harán por una mera cuestión demográfica: en tal caso, si durante los próximos lustros se materializa un deterioro adicional de las pensiones públicas, deberemos ahorrar aún más de lo estimado a día de hoy por AVIVA. Desgraciadamente, la inmensa mayoría de españoles no es consciente de esta imperiosa necesidad: sólo el 22% está pensando actualmente en complementar su futura pensión pública con algún tipo de ingreso privado; el resto, en cambio, confían a pies juntillas en las recurrentes mentiras de nuestros políticos, quienes optan por secuestrar el debate sobre los inexorables recortes de la Seguridad Social con tal de no ver mermadas sus expectativas electorales. Pese a que todos nuestros mandatarios conocen la magnitud del problema, ninguno de ellos posee el coraje suficiente como para sincerarse con los ciudadanos y reconocerles que los han estado estafando durante años. No confíe en su propaganda y comience a ahorrar: si no lo hace, lo lamentará en el futuro y, entonces, ya no contará con margen alguno para rectificar.

También te puede gustar

7 comments

  1. Solo un comentario malvado:

    “pasaremos de contar con dos cotizantes por pensionista a solo uno: por necesidad, pues, las pensiones se reducirán en relación a los salarios”

    Como ya estamos viendo ahora, si la primera premisa se cumple, la consecuencia será la opuesta: que las pensiones convergerán en cuantía con los salarios. Más que nada, porque habrá tantos votantes trabajadores como pensionistas, y la gente vota en su provecho. Y, evidentemente, los pensionistas tienen su propia idea de lo que debe ser una pensión.

    Otra cosa será que esa sociedad acabe a bofetadas. O no.

    1. “…las pensiones convergerán en cuantía con los salarios”. O lo que acabas de decir es un disparate como un templo, o no te he entendido nada.

      1. No descartes que sucedan ambas cosas a la vez…

        Dado que no me explico bien, dejaré que lo hagan Los Simpson por mí (la clave está justo al final).

        https://www.youtube.com/watch?v=RLp6SiDredE

        __

        Y ahora unos datos:

        Salarios 2008: 390.000 millones
        Salarios 2016: 315.000 millones

        Pensiones 2008: 90.000 millones
        Pensiones 2016; 120.000 millones

        (Como siempre, van de memoria, así que agradezco rectificaciones. Así los aprendo bien. Hasta que se me vuelvan a olvidar.)
        __

        Y ahora unas ideas deslavazadas (tampoco doy para más… ¡qué le vamos a hacer…!)

        Cuando llega la crisis, se decide qué hay que recortar Se recorta lo menos importante y se mantiene lo más importante. ¿Y qué es lo más importante? ¡Aaaaaah, misterio! Para mí, los salarios. Para mis padres, las pensiones y la sanidad.

        Luego se vota y el Gobierno hace lo que la mayoría cree que es “lo importante”. No todo va por mayorías y minorías. A veces basta con una minoría bien organizada para imponer lo que les conviene. Por ejemplo, los funcionarios son menos del 20% de los trabajadores pero sus condiciones laborales son mucho mejores.

        Cuando en Ex–paña haya un pensionista por trabajador, puede que el trabajador solo le dé pipas al pensionista. O puede que el pensionista se quede con los rendimientos del trabajo del trabajador y que sea aquél el que le deje solo para pipas a éste.

        ¡Hay tantos “puede”…! ¡Sig!

  2. Juan Ramón, estoy completamente de acuerdo con que al margen de lo que haga el gobierno los trabajadores de hoy, deberíamos ahorrar para complementar la pensión pública que obtendremos. Pero desde un punto de vista político, la mayoría de la gente considera que no tiene capacidad de ahorro (y menos la capacidad de ahorrar 7.700 euros de media). Por tanto en lo que hay que insistir, es en que la mayor eficiencia del sistema de capitalización, lograría tres objetivos:
    Mantener la tasa de remplazo en niveles de entorno al 70%.
    Mantener el nivel de consumo presente
    Mantener el poder adquisitivo de la futura pensión (con respecto a la inflación).
    Para lograr esto se deben reducir las cotizaciones sociales, permitiendo el ahorro de esa reducción, y por supuesto reducir el gasto público en la misma cuantía. Por suerte, lo que necesitamos ahorrar para lograr los tres objetivos anteriores es mucho menos que los 190.000 millones que defiende AVIVA. Según mis cálculos, bastaría con que nos permitieran ahorrar un 20% de las cotizaciones a la SS, es decir unos 30.000 millones. Con ese importe se lograría la sostenibilidad del sistema. Claro que por otro lado habría que presionar para que las pensiones públicas, fueran meramente subsidiarias a las privadas y fueran solo una garantía de pensión mínima. Incrementando todo lo posible la rama privada del sistema (por ser mucho más eficiente).